LAS ASPIRACIONES DE ACUÑA

Como lo ha demostrado el caso Ancash – y, más recientemente, lo que viene ocurriendo en Tumbes – habrá que prestarle bastante atención a lo que ocurra en las elecciones regionales y municipales fuera de Lima. Además de los ajustes que el proceso de descentralización requiere (lo que también implica, ojo, tareas importantes para el gobierno central), dependerá de la performance de las nuevas (o reelectas) autoridades cómo se vaya avanzando en el buen gobierno en las distintas circunscripciones en el país.

De allí que sea importante seguirle la pista a los actores regionales. Hoy comenzaremos por, quizás, el más importante (y uno de los más cuestionados) de todos: César Acuña Peralta.

Como lo anunció hace semanas, Acuña ha dejado la Municipalidad de Trujillo para postular al gobierno regional de La Libertad. Su misión: derrotar por tercera vez consecutiva al APRA. Esta vez, la posible víctima es José Murgia, el eterno líder trujillano del partido de la estrella. Claro está, todos sabemos que las reales aspiraciones del exalcalde están en la Presidencia de la República.

El estilo Acuña tiene varios rasgos que, 8 años después de su establecimiento formal en política, ya tienen marca definida. Poder económico traducido en poder político, acompañado de una forma de clientelismo basado en una fundación bautizada con el nombre de la madre del burgomaestre trujillano y programas sociales desarrollados con el peculio del líder de Alianza Para el Progreso. Y obviamente, cemento a montones.

A ello se sumó el trabajo remunerado de varios de los dirigentes de este partido en el consorcio universitario de propiedad de su líder máximo, a cuyos alumnos, en plena campaña electoral municipal, el reelecto alcalde prometió puestos de trabajo. A ello se suma el uso de la universidad para contratos con las alcaldías y gobiernos regionales de APP y hasta para la elaboración de panetones con el rostro de Acuña.

Por supuesto, con dos triunfos electorales y dicha maquinaria, se pensaba que Acuña podía ser un buen actor de empuje para cualquier campaña en el norte del país. Así lo pensó PPK, pero ya vimos que, en 2011, su plaza más fuerte no fue Trujillo, sino Lima. Y, en realidad, le ha resultado mejor la expansión cuando ha contado con caciques locales. Pero volveremos a este punto más adelante.

Acuña no ha estado exento de críticas por su estilo. Pero también ha tenido que librar denuncias serias sobre corrupción en la Municipalidad de Trujillo, a partir del uso de las “subvenciones sociales” para campañas asistencialistas y el pago de fiestas de los tres sindicatos de la comuna, como lo registró Christopher Acosta hace un par de años. O también ha tenido cuestionamientos por la ejecución de obras (mejor dicho, por la no realización de las mismas), con motivo de los Juegos Bolivarianos, como detalló Juan Carlos Ortecho hace algunos meses.

A pesar de este festival de anticuchos, Acuña quiere aprovechar la dispersión de candidatos en La Libertad para poder afianzar su proyecto en dicho departamento. Considerando, además, que buena parte de partidos nacionales harán alianzas con movimientos regionales para las postulaciones a gobiernos regionales y locales.

De hecho, Acuña no ha sido ajeno a dicha variable, pero con un matiz: todos sus aliados postularán con su símbolo para posicionarlo. Sus aliados regionales centrales son: el exministro de Agricultura Carlos Leyton en Arequipa y el excomandante general del Ejército Edwin Donayre en Ayacucho. De hecho, el excéntrico militar en retiro busca reemplazar a un caudillo apadrinado por Acuña, Wilfredo Oscorima, de discreta gestión en dicha región del país y con varias denuncias de corrupción encima.

A ellos se suman dos fichas del partido: el hermano del líder de APP, Humberto Acuña Peralta, quien irá a la reelección en Lambayeque y Guillermo Arteta, expolicía que denunció el caso Brujas de Cachiche, como candidato a la alcaldía de Lima.

La gran pregunta es si el binomio partido – conglomerado universitario de César Acuña seguirá avanzando con sus fichas en todo el país o si el desgaste propio de los años de gestión – y de las denuncias en su contra – le cobrarán un duro revés en octubre próximo.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s