SODALICIO: LOS DESLINDES QUE NO LLEGAN

El sábado pasado, en su columna en La República, el actor Jason Day hizo la siguiente revelación, luego que fuera sometido a una serie de ataques desde el portal ACI Prensa, en torno a una campaña contra la violencia contra la mujer:

Cuando tenía 9 años, a tres días de mi primera comunión, un cura del Sodalitium Christianae Vitae (o Sodalicio de Vida Cristiana), una secta de chicos blancos y “bien” del catolicismo local, me tomó de la mano luego de la primera confesión y me llevó por una escalera detrás del altar de su imponente iglesia en Camacho hacia un cuartito donde guardaban las túnicas, cálices y demás lujosos artilugios. “Aquí es donde nos cambiamos”, me dijo el cura con voz pausada y amable.

¿Qué hacía yo ahí? ¿Era un honor o una condena? Le decía que prefería regresar, que el resto de mi promoción y los profesores me dejarían. Pero él insistía con que no había de qué preocuparse, que quería que yo eligiera la túnica que se pondría para mi primera comunión. “¿Te gusta ésta?”, me preguntó, mostrándome una que llevaba por delante una imagen de la pálida y sufrida virgen María. A mí no me podía importar menos.

Luego me preguntó si sabía jugar gallito ciego. Y no, no sabía. Entonces, con esa paciencia suya que se contrastaba con mi bullente ansiedad por irme –porque uno puede ser un niño de 9 años pero el peligro se reconoce, siempre– me tomó de la mano una vez más y comenzó a jugar con mis dedos mientras me hacía preguntas sobre mi familia, mis hermanos…

Mi ansiedad se convertía en rabia. Conseguí librarme, no quería estar ahí. Lo siguiente era meterle una patada en los huevos y correr. Pero me dejó salir, con calma, esa calma del que tiene todo bajo control, del que ya recorrió ese camino varias veces y lo volverá a recorrer.

Decir estas cosas le ha costado a Day una nueva serie de ataques del mencionado portal que, a pesar de decirse católico, tiene poca vocación por el respeto hacia el prójimo que no piensa como ellos. El actor se ha ratificado plenamente en su versión.

No me sorprenden los ataques de ACI Prensa, pues he sido víctima de ellos hace un par de años. Y creo que el ejemplo que contaré a continuación ilustrará el comportamiento de personas que se dicen católicas pero que, lamentablemente, parecen imitar más a los fariseos.

Hace dos años, el mencionado portal me dedicó parte de una nota sobre algunas columnas de opinión aparecidas en Semana Santa de 2012 sobre experiencias de fe y la Iglesia Católica. Y no se refirieron en buenos términos a mi columna “Reflexiones de Semana Santa”, aparecida en El Comercio el viernes 6 de abril de aquel año.

Para empezar, al presentarme en la nota en cuestión, se refieren a mi como un bloguero “que alcanzó cierta notoriedad en el año 2010 por haber sido condenado y luego absuelto en un caso de difamación”. Resulta notorio que omiten varias cosas respecto de dicho proceso: al denunciante, que la condena tenía varios vicios que motivaron su posterior nulidad y que la magistrada que dictó la sentencia era militante de un partido político, lo que vulneraba abiertamente la Ley de Carrera Judicial y motivó la suspensión de la jueza en cuestión. Al presentarme de esa manera, resulta claro que la nota buscaba rebajar mi credibilidad. Por cierto, el caso lo gané, en instancia definitiva, en 2013, por si a alguien en dicho portal se le ocurre dar una “respuesta” a lo que vendrá a continuación.

El autor de la nota (que no está firmada) señalaba que mi columna  “parte de un elogio al padre de la Teología de la Liberación Marxista, Gustavo Gutiérrez”. Es público y notorio que, desde hace varios años, Aciprensa ha dedicado varias de sus notas a atacar al padre Gustavo Gutiérrez, a la Teología de la Liberación caricaturizándola como marxista y también a los libros del Instituto Bartolomé de las Casas, fundado por el teólogo peruano hace varias décadas. Es obvio que este sacerdote no les agrada y claro, al nombrarlo como “marxista”, intentan oponer su reflexión teológica con la fe cristiana. Claro está, ahora que Gutiérrez es revindicado por el Papa actual, no dicen ni una sola palabra.

Pero, peor aún, la columna no hacía alusión alguna a la Teología de la Liberación. Este es el inicio de la misma: “Gustavo Gutiérrez, nuestro teólogo más célebre, señala que toda reflexión teológica implica una experiencia de fe como sustento.” Sí considero, obviamente, que Gutiérrez es el teólogo más célebre del país y uno de los más versados en el mundo entero, como lo han señalado diversas universidades del mundo y, por cierto, la Fundación Príncipe de Asturias, que lo premió en 2003.

En relación con el cuerpo de la columna, señalan que se reclama “a la Iglesia que cambie sus enseñanzas sobre la anticoncepción, mientras la acusa de insistir “en tutelar las políticas de Estado en materia de salud reproductiva” y hasta de violar “la Constitución en lo que se refiere a su laicidad””. Y también indican que “El bloguero cuestiona “la forma de transmitir la religión”, alega que existe una obsesión de los voceros religiosos “con la sexualidad de las personas” y sostiene que la Iglesia debe recoger “el espíritu del Concilio Vaticano II” porque si “no sigue acercándose al mundo, dejará de ser luz en las tinieblas”.” Y claro, todo ello lo califican como un ataque a la Iglesia Católica.

Para que el lector pueda formarse su propia opinión, estos son los párrafos completos a los que Aciprensa alude:

Si la Iglesia continúa insistiendo en tutelar las políticas de Estado en materia de salud reproductiva –con la aquiescencia de nuestros ministros de Salud–, acrecentará su distancia entre los ciudadanos (muchos de ellos bautizados en dicha fe), además de seguir vulnerando la Constitución en lo que se refiere a su laicidad. Del lado del Estado, además de evitar que desde el púlpito se sigan dictando políticas de Estado, resulta indispensable que nuestros gobernantes mantengan una saludable distancia con el clero, sin intentar ganarse puntos en las encuestas con estatuas o gestos que, más que religiosos, resultan teniendo una finalidad más pagana.

Dentro del catolicismo se requiere una reflexión seria sobre la forma de transmitir la religión. La culpa resulta ser endeble para mantener una fe madura en la adultez y por ello los jóvenes se apartan de ella. Más aun cuando algunos voceros religiosos parecen estar obsesionados con la sexualidad de las personas. Como lo ha señalado en una reciente entrevista el padre Gastón Garatea: “Se preocupan más en la ley que en el espíritu: se habla más del canon y no tanto del Evangelio”.

Por mi parte debo hacer algunas precisiones. La columna no buscaba atacar a la Iglesia Católica (a la que pertenezco), pero sí hacer una crítica respecto de aspectos que no colisionan ni con los dogmas de fe, ni menos aún con el Evangelio. Es público que quienes escriben en Aciprensa tienen una posición conservadora frente a los temas aludidos, que no esperaba cambiar. Pero creo que resulta necesario que esta gente aprenda a respetar a quienes, dentro de la propia religión, tenemos opiniones que disienten de aspectos opinables sobre las posiciones de la jerarquía eclesial, las que consideramos deben variar. Y en ello no varió ni en una coma mi opinión. De hecho, el actual Papa señala que en la Iglesia no deberían estar tan obsesionados con la sexualidad de la gente.

Para rematar la nota, Aciprensa cita al señor Alejandro Bermúdez, director del referido medio, quien indica sobre mí que “La buena noticia esta vez ha sido que, junto a los previsibles sujetos como Godoy, que cree que sabe más que el Papa sobre cómo se debe gobernar a la Iglesia, aparece la confesión transparente de otros autores que muestran una verdad eterna: todo ser humano tiene sed de Dios, y no hay mejor momento pare evidenciarlo que la Semana Santa”.

Dos cuestiones claras. La primera es que la opinión expresada hace un par de años no tenía la descabellada pretensión de “demostrar que se más que el Papa sobre cómo gobernar la Iglesia”. Cuando no se tienen argumentos para responder, la única respuesta que queda es el ataque. Y eso es lo que se nota a lo largo de la nota en cuestión. En momento alguno se debate sobre alguno de los puntos señalados. Lo mismo han hecho con Jason Day y con otros personajes a los que han atacado con expresiones que, tranquilamente, un abogado podría calificar si encuadran o no en algún tipo determinado establecido en el Código Penal.

La segunda cuestión es que el señor Bermúdez no alude a un párrafo de la nota que, a mi criterio, sí merecía una respuesta clara. Y es este:

También se requiere una autocrítica seria en el tratamiento de los casos de abuso sexual contra menores y mayores de edad cometidos por miembros del clero o laicos comprometidos. Nuestro país no ha sido ajeno a estas prácticas. El año pasado, se reveló la suspensión del proceso de beatificación del laico Germán Doig por mantener una “doble vida”. Y llamó la atención que representantes importantes de la Iglesia peruana, caracterizados por opinar sobre casi todos los temas, guardaran un lacónico silencio, cuando lo que cabía era una reflexión y un pedido de perdón.

Como sabemos, el señor Doig pertenecía al Sodalicio de Vida Cristiana, institución que, luego de la revelación de Diario 16 sobre este tema, tuvo que reconocer lo ocurrido. Pues bien, el señor Bermúdez, como lo ha indicado mi amigo Pedro Salinas, pertenece al SVC. Y debemos aclararle que la alusión al señor Doig no es un ataque a su organización, ni mucho menos. Pero sí es necesaria una exigencia a las altas esferas de la Iglesia Católica peruana a que digan algo sobre el principal caso conocido en el Perú de abusos sexuales cometidos dentro de una de sus organizaciones con mayor presencia. El silencio de personajes habitualmente locuaces resulta ominoso para las víctimas y para el resto de fieles (aunque, como veremos, el mismo se explica claramente).

Y este es el tema que no responden, a fin de cuentas. Como lo ha contado Ernesto Cabral en el Utero de Marita:

Un próximo libro de Pedro Salinas reproduce la investigación que realizó con la periodista Paola Ugaz sobre la historia detrás de estos casos. Sus pesquisas dieron con una verdadera primicia: los sodálites conocen más casos que señalan a su fundador Luis Fernando Figari, pues estos habrían sido presentados ante el tribunal eclesiástico del Arzobispado. (…)

Según la investigación de Salinas, y la colaboración de Paola Ugaz, Figari y Doig no son los únicos involucrados en diversas acusaciones de abusos sexuales. El Tribunal Eclesiástico ha recibido varias denuncias que acusan a conspicuos líderes del Sodalicio. Sin embargo,Victor Huapaya Quispe, clérigo vinculado al Opus y que preside el tribunal, nunca ha querido responder sobre éstas a la prensa.

Tampoco se ha pronunciado el cardenal Cipriani. ¿La razón? Bueno, al parecer es muy amigo del sacerdote sodálite Jaime Baertl, y de los obispos sodálites José Antonio Eguren (obispo de Piura y Tumbres) y Kay Schmalhausen (obispo de Ayaviri). A buen entendedor… ya saben

Pero, ¿quién más de la familia Sodálite estaría implicado en estos crímenes? La investigación de Salinas y Ugaz llaman la atención sobre diversas denuncias de abuso que se han hecho en el blog Las Líneas Torcidas, donde se señala a Jeffrey Daniels, sodálite que habría salido hace años del Perú hacia Estados Unidos, apañado por el Sodalicio de Vida Cristiana.

No sería la primera vez. Según estas pesquisas que comentamos, en los últimos dos años se han retirado con reserva varios sodálites, vinculados a Doig y Figari.

¿Tendrán, en ACI Prensa, algo que decir sobre Germán Doig, personaje sobre el que tenían varias notas elogiosas en su portal, que tuvieron que borrar una vez que el caso se hizo público? ¿Dirán las razones por las cuales Luis Fernando Figari dejó de ser el superior del Sodalicio? ¿Dejarán de atacar a todo aquel que hace preguntas válidas sobre una organización que, teniendo gente valiosa al interior, no ha sabido procesar ni deslindar adecuadamente sobre denuncias serias de abusos sexuales, manipulación psicológica y maltratos? ¿Se someterán ante las autoridades judiciales por actos que podrían implicar varios tipos penales en juego? A ver si sobre eso responden y no atacan, como comúnmente hacen, con poca caridad cristiana.

POST SCRIPTUM (05:00 P.M.): Martín Scheuch describe bien el caso, rebate las falacias de ACI Prensa y concluye:

En todo caso, el asunto amerita una investigación, y un testigo importante para aclarar el asunto podría ser Mons. José Antonio Eguren Anselmi, arzobispo de Piura y Tumbes, quien en el año 1996 era párroco de Nuestra Señora de la Reconciliación. Él debe saber qué curas sodálites participaron en la preparación para la Primera Comunión de los niños del Markham College. Ése es el camino a tomar. Y ése parece ser el camino que están tomando las autoridades competentes del Sodalicio, pues no obstante las exabruptos de su vocero y de Alejandro Bermúdez, me ha llegado de buena fuente la noticia de que han invitado a Jason Day a conversar sobre este tema y ayudarlo a que haga la denuncia correspondiente ante el tribunal eclesiástico. Si esto es así, felicito a quienes están a cargo del Sodalicio, y espero que hagan lo correcto. No quisiera tener que sufrir nuevamente una decepción. Que así sea.

MAS SOBRE EL TEMA:

Jimena Ledgard: Aci Prensa: cuando la matonería viene de quien pregona compasión

Advertisements

EL ERROR DE PPK (PARTE DOS)

El domingo, en mi columna en Exitosa, señalaba que PPK había cometido un error llevando a Salvador Heresi como candidato a la alcaldía de Lima. ¿Motivos? Falta de factor diferenciador frente a sus contrincantes, poca conexión con el electorado “popular pragmático” y un entorno de correr.

Ayer PPK fue al programa de Milagros Leiva y dijo esto sobre los cuestionamientos a Heresi (vía El Comercio):

Todo eso se aclarará. Es un alcalde que tiene doce años de experiencia. Nos ha ayudado en el partido, y es nuestro candidato. Lo apoyo”.

Hasta allí, dentro de lo previsible, PPK defendiendo (hasta donde puede) a su candidato.

Pero lo peor vino después, cuando hizo el siguiente anuncio:

Asimismo, afirmó que el ex ministro fujimorista Absalón Vásquez postulará por su partido a la Presidencia Regional de Cajamarca. Acotó que ayudará a que el proyecto Conga salga adelante.

“Con Conga hay que cambiar el gobierno regional. El 5 de octubre [día de los comicios] hay una oportunidad. Absalón Vásquez es una opción. Lo apoyo. Es mi candidato“.

Los antecedentes de Absalón incluyen una condena cumplida a prisión suspendida por peculado, una controvertida eliminación de una condena por el caso Vladipolos (gracias a la Sala Villa Stein) y un largo rosario de acusaciones judiciales, amen, claro está, de su actuación clientelista durante el gobierno de Fujimori.

A su pasado, debemos sumar una acusación reciente, presentada por La República hace algunas semanas, sobre el uso de un programa de cocinas rurales para la campaña de Cajamarca Siempre Verde, el movimiento regional del exministro de Agricultura.

Vásquez actualmente está alejado del fujimorismo – que postulará a Osías Ramírez (hermano del congresista y presidente del UTC) a la presidencia regional – y ha intentado hacer campaña en zonas rurales. Los detractores de Yanacocha dicen que “es el candidato de la minera” y la asociación con PPK le zampa ese sanbenito, que en Cajamarca le puede costar la elección, considerando el “cariño” que le tienen a la minera. Absalón intentará bajar ese voto “anti” con su fórmula de siempre: clientelismo puro y duro.

Pero no es el único candidato de PPK en problemas. El actual alcalde de San Juan de Miraflores, Adolfo Ocampo, que ya tiene todo un rosario de acusaciones en su contra, acumula un cuestionamiento ético más, según registra hoy Diario 16:

El alcalde de este distrito, Adolfo Ocampo, citó a una sesión ordinaria de concejo municipal, realizada ayer, para buscar que se apruebe sí o sí la donación de un terreno de 2 808 metros cuadrados para la construcción de la sede de la Corte Superior de Justicia de Lima Sur.

Esto no tendría nada de malo si no fuera porque el burgomaestre de SJM tiene en la actualidad un proceso ¡en esta misma instancia judicial!, por el delito de colusión en agravio del Estado.

El regidor Gregorio Contreras denunció que el burgomaestre Adolfo Ocampo está muy empecinado en donar este terreno a la corte, pese a que esto significaría un serio conflicto de intereses entre ambas partes.

Asimismo, advirtió que, durante la sesión de concejo, el alcalde Ocampo protestó porque su petición fue rechazada y dejó entrever que con ayuda de sus regidores podría presentar un recurso de reconsideración, a sabiendas de que este mismo terreno fue cedido al Ministerio Público a través de una sesión extraordinaria con fecha 30 de marzo de 2012.

Pero la polémica no acaba aquí. El concejal denunciante informó que los abogados del burgomaestre de San Juan de Miraflores acudirán hoy a las 11:00 de la mañana a la Sala de Audiencias de la Corte Superior de Justicia de Lima Sur para no solo responder por el grave delito que se le imputa, sino para pedir que su caso regrese a foja cero y se deje sin efecto todo lo actuado hasta el momento.

Al menos, el sancochado del 2011 – con excepción de Acuña – tenía más calidad en nombres y en probidad.

LA IZQUIERDA QUE EL PERU NECESITA

No soy de izquierda. Y entre otras cosas, no lo soy porque, en el Perú, se ha pensado equivocadamente que serlo implica tragarse los sapos sobre los “procesos de cambio” que viven otros países de la región. Y pongo procesos de cambio entre comillas porque a estas alturas llamar “proceso” a una dictadura abierta como la cubana o a un autoritarismo cada vez más desembozado como el venezolano resulta ser un insulto.

El comunicado emitido este fin de semana a nombre del Frente Amplio sobre la situación en Venezuela parece haber sido hecho en 1955. Solo así puede explicarse el anacronismo de frases como esta:

2.Esta ofensiva, que sigue un guión conocido, busca la desestabilización económica y política del hermano país y la reversión de las conquistas sociales y de independencia nacional de quince años de gobierno popular.

Quienes redactaron esta pieza de retroceso a tiempos de la Guerra Fría suenan tan ridículos como aquellos que advierten de “amenazas comunistas” 25 años después de la caída del Muro de Berlín. Y terminan haciendo el juego al sector más achorado de la derecha, como bien lo han señalado ayer Juan Carlos Tafur y Eduardo Dargent.

No faltará algún zurdo que diga que “condenar a Maduro es hacerle el juego a Estados Unidos”. Claro, olvidan que el mismo gobierno con lenguaje flamígero contra “el imperio” es el mismo que le vende petróleo al país más poderoso del mundo. O que “decir los errores de Venezuela es hacerle el juego a la derecha”, cuando precisamente, es una izquierda como la que gobierna en Caracas lo que necesita el conservadurismo más recalcitrante para descalificar incluso hasta a las posiciones socialdemócratas.

Peor aún, llamar “proceso de cambios” a lo que ocurre en Venezuela oculta lo que, con acierto irónico, señaló Carlos León este fin de semana:

Vamos a decir que la ofensiva busca la desestabilización económica del “hermano país”, y omitiremos que la inflación, la depreciación de la moneda y los problemas de productividad petrolera no fueron creados por Leopoldo López sino por el gobierno, y venía siendo señalado desde años atrás. Ay, qué vivos somos.

¿Era posible hacer un comunicado mejor? Por supuesto. La gente de Fuerza Social ha hecho circular un comunicado bastante más claro sobre lo que ocurre en Venezuela. Y ayer Susana Villarán mandaba un mail a varios contactos donde decía cosas como esta:

(…) les remito nuestro pronunciamiento y deslindo personalmente con la posición expresada en el comunicado del Frente Amplio respecto de la situación en Venezuela. Es demasiado grave lo que ahí ocurre hace muchos años como para que quien siempre ha hablado con claridad sobre ella, aparezca muda ahora. Nunca lo he hecho.

Soy de izquierda y luchare siempre por la justicia social en sociedades tan desiguales como la nuestra, y creo que serlo, entraña ser defensora de la democracia viva, del estado de derecho, del equilibrio de poderes, de las libertades de expresión, asociación; de todos los derechos humanos, de todas las personas.

He sido parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y firme el Informe sobre el Estado de la democracia y los derechos humanos en Venezuela en el 2002. Me reafirmo en lo que ahí se dice sobre la grave crisis democrática en Venezuela que no ha hecho sino agravarse con los años.

Tener el apoyo del pueblo o haber ganado en elecciones no hace a un gobierno democrático. Recordemos los diez años de fujimontesinismo para no remontarnos a situaciones de  otros países y épocas que la humanidad lamenta hasta hoy.

He sido parte del Gobierno de Transición que trajo de vuelta al país desde Venezuela, a rendir cuentas ante la justicia a Vladimiro Montesinos. Estuvo ahí por meses, amparado por el régimen de Chávez. O tan rápido nos olvidamos de la historia?

Lamentablemente, estas posiciones parecen minoritarias en nuestra izquierda. Y digo parecen porque conozco a mucha gente dentro del FA que no suscribiría una sola coma del mamotreto publicado el sábado. Y que no lo hace en nombre de “la unidad” o “no hacer al juego a la derecha”. Y creo que deberían salir de forma tan clara a decir las cosas como las sienten y piensan realmente.

El Perú sí necesita una izquierda. Que plantee críticas a un modelo económico que requiere ajustes. Que se preocupe por la igualdad por la que la derecha parece no preocuparse. Que realmente se compre, en todos los casos, los pleitos a favor de la democracia y los derechos humanos y no siga siendo tan demócrata precaria como quienes aplaudieron a Fujimori y hoy condenan a Maduro. Y que ocupe un espacio político serio, lejos de anacronismos y cada vez más cercano a un sector popular que es menos ideologizado y más pragmático.

Para ello necesita mandar a varias de sus figuras a su propia Pensión 65, así como convencer a varios de sus cuadros jóvenes que no deben repetir, cual mantra, las mismas sandeces de varios de sus antecesores.

Ser crítico no es sinónimo de ser anacrónico. Quizás el gran problema del Frente Amplio sea que, a fin de cuentas, tengan claro que hay cosas que deban cambiar, pero que no tengan una receta para hacerlo o propuestas más aterrizadas para ello. Y por ello no termina de ser la izquierda que el Perú necesita, sino la que el sector más anacrónico de nuestra derecha está contenta de tener.

EL GABINETE CASTILLA

No. No hemos olvidado que, nominalmente, René Cornejo es el nuevo presidente del Consejo de Ministros. Pero la atención durante todo el día ha estado centrada en un solo personaje: Luis Miguel Castilla.

Ayer, el Ministro de Economía y Finanzas, en apariencia, desataba la crisis ministerial, al sostener que nunca había hablado con César Villanueva sobre una papa caliente: el aumento del sueldo mínimo. Durante la semana, Nadine Heredia había dicho que el tema no estaba en agenda, luego que el hasta ese entonces presidente del Consejo de Ministros había dicho que sí. Y todo ello en medio de cambios postergados en el equipo ministerial desde hace semanas.

Decimos en apariencia porque, según propia confesión dada esta mañana en ATV+, Villanueva presentó su renuncia ayer a las 6 p.m., una vez que el Presidente de la República llegó de su gira por Medio Oriente. Es decir, en Palacio ya sabían, a la hora que salió Castilla a tratar a su aún jefe peor de lo que Ferrando lo hacía con su elenco, que el expresidente regional de San Martín ya estaba de salida. En resumidas cuentas, Castilla salió a patear un cadáver político.

Al mediodía, en RPP, luego que Palacio confirmara la aceptación de su renuncia, Villanueva tenía una consigna: mandar indirectas hacia Castilla. Basó su defensa sobre el tema del sueldo mínimo en una argumentación bastante parecida a la que dio hoy en La República el expresidente de Petroperú Humberto Campodónico: que el tema se debía tratar en el Consejo Nacional del Trabajo. Al mismo tiempo, Villanueva hablaba de la necesidad de “institucionalizar” más el gobierno y sobre “caudillos económicos”. Las alusiones hacia el titular del MEF eran más que obvias.

Luego de ello, comenzaron los rumores. El Comercio señalaba que Castilla se iba y que su reemplazo sería Miguel Palomino, director del Instituto Peruano de Economía. Una fuente cercana a Palomino nos indicó, al momento que dicho rumor aparecía, que razones profesionales y económicas harían difícil que el economista acepte el cargo. Finalmente, Palomino desmintió al diario decano esta versión.

Hasta las 4 p.m., aún se manejaba la versión que Castilla se iba. Pero luego de esa hora, todas las versiones apuntaban a que el titular del MEF había logrado quedarse en el cargo. Una opinión con conocimiento sobre Castilla y su permanencia la dio Luis Davelouis, periodista especializado en temas económicos:

Castilla se ha hecho necesario para los empresarios. “Si no les gusta, me voy y ustedes se arreglan de frente con el Presidente y todo lo que él quiera hacer”. Esos fueron, palabras más palabra menos y en más de una ocasión, los términos con los cuales el ministro de Economía consiguió que los empresarios apoyaran (o se hicieran los de la vista gorda) con medidas a las que, de cualquier otro modo, se hubieran opuesto. “Cuidadito que me voy y los dejo con este que ni siquiera los recibe en Palacio”.

También se ha hecho necesario para el Presidente quien siente que lo único que separa a su gobierno del asesinato económico (vía garrote financiero privado) es que Castilla sigue allí, como garante de que las cosas van a seguir su curso como hasta ahora, lo más pragmáticos que se pueda dentro de un gobierno de centro izquierda (?). Humala realmente siente que puede confiar en Castilla. Y Nadine refuerza esa sensación.

Por otro lado, en Palacio (pero no solo allí), Castilla ha venido repitiendo que está cansado, que gana muy poco y que le está dedicando muy poco a tiempo a su familia. Todo lo dicho es cierto, todo: trabaja desde el amanecer hasta muy tarde, no tiene feriados ni fines de semana, solo ganaba S/.15.000 brutos (algo más de S/.11.000 netos) y con el ritmo vida que lleva no le queda tiempo para nada más que para eso, trabajar. Castilla tiene un doctorado que cuesta varias veces lo que gana al año en el MEF, ha sido viceministro de Mercedes Aráoz y de Ismael Benavides, ha trabajado en instituciones financieras multilaterales y ha sido ministro por más de dos años, así que ofertas de trabajo en el sector privado le deben llover, sin la presión política que desgasta hasta al más plantado, ganando cinco veces más y trabajando menos (sino pregúntenle a algunos ex ministros, como a Luis Carranza o Fernando Zavala).

Castilla afianza su poder en el gabinete con el ingreso de Cornejo a la PCM. Humala contempló el nombre de su hasta hoy ministro de Vivienda junto al del expresidente del Congreso Víctor Isla. El flamante presidente del Consejo de Ministros ya había sido voceado en dos oportunidades anteriores para ocupar este puesto, cuando salieron Óscar Valdés y Juan Jiménez.

A Cornejo se le concibe como un hombre cercano a Castilla. Exdirector de Proinversión durante el gobierno de Toledo y parte del equipo de PPK en 2011, fue a quien Humala envío para ofrecer un paquete de inversiones en Cajamarca que hicieran atractivo el proyecto Conga para los opuestos a las actividades de Yanacocha. El esfuerzo fue en vano. Cornejo tuvo también problemas internos con personas de Gana Perú adscritas inicialmente a su despacho, como registró IDL-Reporteros. Asimismo, varios medios han apuntado a la consultora Helios, que formó a su salida de Proinversión, como una fuente de potenciales conflictos de intereses.

El perfil es claro: impulso de inversiones para las obras que Humala quiere dejar inauguradas o ya iniciadas al final de su mandato. La gran pregunta está en las dotes políticas que el cargo requiere y que Cornejo, hasta ahora, no ha exhibido en su paso por el sector público.

Castilla también gana la partida con la salida de Jorge Merino del Ministerio de Energía y Minas. Mejor dicho, se cobra una deuda del año pasado. Como informaron en su oportunidad Laura Grados en Velaverde y Ricardo Uceda en Poder, Merino fue quien, a espaldas de Castilla, armó el esquema para la posible compra de los activos de Repsol. Como informamos, además, en este blog hace algunos meses, Merino estaba también pedido por los gremios empresariales vinculados a su sector, quienes lo veían con poco dinamismo para impulsar nuevos proyectos.

El reemplazo de Merino es Eleodoro Mayorga, ingeniero petrolero de la UNI y doctor en matemáticas aplicadas a la economía por la Universidad de Paris X, experto en hidrocarburos, quien viene del estudio Laub & Quijandría Consultores y Abogados.

Donde sí se pronostica un potencial choque para Castilla es en el Ministerio de la Producción, donde ha ido a recalar Piero Ghezzi, un economista con tantos o más pergaminos que Castilla en materia académica y profesional. Ghezzi publicó el año pasado un libro junto a su colega José Gallardo donde criticaba la actual matriz de crecimiento peruana e indicaba que requería modificaciones claves en varios sectores. Politólogos como Alberto Vergara han criticado que las soluciones propuestas por Ghezzi y Gallardo sobre institucionalidad se concentren sobre todo en la tecnocracia.

Para muchos, las visiones entre Ghezzi y Castilla son opuestas. Para otros, se viene preparando al sucesor de Castilla quien, según nos indicaron fuentes del MEF en enero, tenía el compromiso de quedarse hasta julio en su puesto.

Por cierto, Gallardo fue voceado a Vivienda. Pero al final, fue Milton Von Hesse quien hizo el enroque hacia dicha cartera. En Agricultura, sube el viceministro de Desarrollo de Infraestructura Agraria y Riego, Juan Manuel Benites Ramos.

Los otros cambios son más políticos. Humala ha decidido afianzar su alianza con Perú Posible, nombrando a Carmen Omonte como ministra de la Mujer. Al mismo tiempo, Toledo retiene a una parlamentaria que había mostrado dotes para el debate político y a quien varias bancadas querían llevarse en medio de la crisis de esta agrupación.

Al mismo tiempo, Ana Jara deja luego de más de 2 años la cartera que más réditos políticos le había dado y pasa a comandar el sector Trabajo, donde la señora Nancy Laos nunca dio fuego. ¿Saldrá con ella el tema del aumento del salario mínimo? Todo apunta, al menos, a un trabajo más político en esta cartera.

Finalmente, se presentó el cambio de Mónica Rubio, titular del MIDIS, que venía con buenos pergaminos, pero que también recibió el fuego graneado por las fallas en la implementación del programa Qali Warma. Varios analistas señalaban que Rubio no supo tomar el liderazgo político para capear las críticas que se dieron con el programa. La reemplaza Paola Bustamante, quien era viceministra de Prestaciones Sociales y ojo, fue la encargada de liquidar el PRONAA. El mensaje del gobierno aquí es claro: mejor defensa para un programa que no pensamos dejar de lado.

Y mientras tanto, en alguna oficina de Palacio, Nadine Heredia sonríe en silencio. O tal vez no.

(Foto de Castilla: Gestión) (Foto de Nadine: Pamela Acosta)

EL ERROR DE PPK

Pedro Pablo Kuczy­nski está a punto de inscribir su partido político, Perú Más, mientras que su precandi­dato a la alcaldía de Lima, Salvador Heresi, recorre ca­lles y plazas en busca de vo­tos. Sin embargo, su postu­lación parece ser un error por tres motivos.

En primer lugar, PPK re­quiere, en una plaza in­clinada hacia la derecha como Lima, contar con un candidato que tenga algún elemento distinto. Here­si no podría diferenciar­se con la experiencia, pues Castañeda y Villarán ya la tienen. La actual alcaldesa ya tiene adherida la marca honestidad, mientras que el líder de Solidaridad Na­cional cuenta con la etique­ta de obras pegada al cuer­po. ¿Cómo resaltar en ese escenario?

En segundo lugar, Here­si tiene un estrecho mar­gen para ubicarse en el “sector popular pragmáti­co”. Castañeda orientó su gestión directamente a di­cho estrato y Villarán tra­ta de escarbar en el mis­mo a través del programa Barrio Mío. ¿Qué ofrece el alcalde de San Miguel más allá de palabras sobre se­guridad y una “reforma del transporte negociada”?

Finalmente, el entor­no. Durante la última se­mana, el candidato de PPK confesó que Aurelio Pastor, cuestionado por los nar­coindultos, era su asesor en temas constitucionales (por 17.000 Nuevos Soles). Su consultora electoral está asociada a Alex Kouri, cuya divisa no es precisamente la transparencia. Y precandidatos distritales como Adolfo Ocampo tienen un rosario de acusaciones bien fundamentadas.

Así las cosas, Heresi es, antes que un aporte, el an­cla para un partido que, en esta elección, busca despe­gar con perfil propio.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 23.02.2014)

(Foto: Municipalidad de San Miguel)

EL APRA Y LAS DICTADURAS

En estos días, el APRA ha aprovechado el vacío que han dejado otros partidos políticos para ser el abanderado de la oposición peruana contra el régimen venezolano. Hasta allí, digamos, todo bien. Los apristas son tradicionales aliados de Acción Democrática, partido opositor a Chávez y Maduro (y cuyos desastrosos gobiernos fueron responsables del advenimiento de una satrapia como la que hay instalada en Caracas, pero esa es otra historia) y en el 2006 le ganaron la presidencia a Humala por la asociación “o Chávez o el Perú”. Claro está, en Alfonso Ugarte esperaban que se olvidaran de escenas como esta.

Como bien se ha recordado, el APRA se opuso a Fujimori (y marchó contra ellos desde el primer día) y ha sufrido maltratos de otras dictaduras que ha sufrido el país. La persecución de Sánchez Cerro, Benavides y Odría es estudiada por la historia. Como también lo es, por supuesto, la Alianza APRA-UNO que puso juntos a los otroras perseguidos junto a sus exenemigos. Como también lo será, por cierto, esta suerte de coincidencia conservadora que puso a Alan García y al fujimorismo juntos en varios pasajes de esta década.

Uno ve a los apristas manifestarse contra dictaduras y autocracias como la venezolana y todos los que defendemos la democracia señalamos que eso está bien, por supuesto. Y claro está, también podríamos recordar lo que Alan García dice sobre régimenes totalitarios como el chino, con un partido único de por medio:

Por eso hoy, de muchos lugares, parte la iniciativa de empañar el avance de China desluciendo la realización de sus Juegos Olímpicos. Así, desórdenes y motines en el Tíbet, tras muchos años de quietud, tienen una extraña coincidencia con ese propósito. Además, la propuesta del candidato presidencial de Taiwan para introducir esa parte del territorio chino en la ONU como país independiente, aunque haya sido derrotada por el ausentismo, resulta otra extraña coincidencia que buscaba seguramente generar una amenaza bélica en la zona. Finalmente, y esta es una hipótesis, en las próximas semanas se calentará el tema de la desnuclearización de Corea del Norte, poniendo un punto adicional de tensión alrededor de China. Así, China resultaría teniendo al este, al oeste y al sur tres conflictos en los meses previos a las olimpiadas.

El problema de fondo es saber quién está detrás de esos argumentos. No creo que sean directores de la campaña los grandes países pues estos saben del peligro de enemistarse con China, que tiene en sus manos, entre otras cosas, el valor del dólar. Pienso que es un ‘establishment’ mundial, algo así como una red o ‘network’ sin centro, una suma de productores, de gurúes mundiales del pensamiento, de analistas de inteligencia que ahora comprenden estar siendo desplazados en la producción, pero también en la inteligencia estratégica y en la distribución de comunicaciones.

Comentarios tan deslindantes de satrapías como la china (¿no les recuerda a todos los amigos de izquierda que hablan de conspiranoias del imperialismo contra Maduro?) que motivan, con justa razón, esta reflexión de Gustavo Gorriti:

La cosa va así: Si se trata de una nación regida por el Partido Comunista y por nadie más. Si el Partido planifica, encauza y dirige la estrategia económica, ¿es eso economía de mercado? ¿Marxismo-leninismo-maoísmo-pensamiento guía del camarada Von Hayek? Bueno, se dirá que todo el mundo sabe que China no es una economía de mercado, pero como te exige que tú digas que lo crees, hay que darles gusto. Al fin, si París bien vale una misa, se dirá que Pekín bien vale hacerse el idiota.

O claro está, también vienen a la memoria deslindes tan claros como los que ha tenido el APRA con otra dictadura de partido único: Corea del Norte. Como lo hizo su alcalde en Breña, José Gordillo:

Siempre se saluda la congruencia. Feliz día de la Fraternidad.

OJO CON LA ESTRATEGIA JURIDICA DE FUJIMORI

Pocos han reparado en la estrategia jurídica de dos vías que tiene Alberto Fujimori para intentar, de un lado, salir de prisión antes de cumplir las penas impuestas por corrupción y violaciones a los derechos humanos y, de otro lado, evitar que el juicio por el caso Diarios Chicha llegue a buen término.

En el primer caso, lo que se busca es, de alguna manera, tratar de invalidar la sentencia que condenó a Fujimori por homicidio calificado, secuestro agravado y lesiones graves. Para ello, el abogado William Paco Castillo viene preparando un recurso de revisión amparado en dos supuestas vulneraciones al debido proceso: señalar que los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta fueron crímenes de lesa humanidad y que la sentencia ya venía predeterminada por correos electrónicos enviados por César San Martin a juristas españoles.

En relación con el primer punto, hay que indicar que la inclusión de este término no vulnera el debido proceso. Como lo ha señalado un reciente comunicado de los magistrados que sentenciaron a Fujimori:

Los sucesos de naturaleza penal que constituyeron los casos conocidos como “Barrios Altos y La Cantuta”, han sido considerados como crímenes de lesa humanidad por reiteradas sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y del Tribunal Constitucional del Perú –es patente y concluyente, al respecto, la Resolución de dicha Corte Internacional, en supervisión de cumplimiento de sentencia, del 7 de septiembre de 2012–. Es de anotar, desde esta perspectiva jurídica, primero, que la consideración de crímenes de lesa humanidad fue planteada y debatida en el juicio oral –en especial en las sesiones de audiencia número 140, 142 y 148, materia de la requisitoria oral y de los alegatos de la parte civil y la defensa–, con lo que se respetó los principios acusatorio, contradicción y exhaustividad; segundo, que la Corte IDH y la doctrina de Derecho Penal Internacional, exigen que no se desconozcan ni omitan en los fundamentos de las sentencias aquellos crímenes que cumplan los elementos que tal normatividad supranacional define y se imponen por su carácter de ius cogens; y, tercero, que en la sentencia comentada la condena recayó en delitos materia de acusación fiscal: homicidio calificado, lesiones graves y secuestro agravado, por consiguiente, se respetó el principio de especialidad extradicional.

¿Por qué resulta esta calificación importante de eliminar para el abogado de Fujimori? Con ella, se coloca un candado más a la posibilidad que Fujimori pueda ser amnistiado o indultado (con excepción del indulto humanitario, si cumple los requisitos) y se evita que estos crimenes prescriban. Castillo busca, al tratar de bajársela, que el autócrata puede ser indultado o amnistiado o, en caso de conseguir un nuevo juicio por una leguleyada, que el mismo prescriba a los pocos meses.

El segundo tema tiene que ver con los ya famosos correos de San Martín. Pero también tiene dos problemas. De un lado, hoy Diario 16 publica que un peritaje policial señala que los correos han sido adulterados. De otro, que los mismos tampoco demostraban el dictado de órdenes o directivas acerca de la sentencia.

Si jurídicamente el tema es insostenible, ¿cuál es el riesgo? Se llama Javier Villa Stein. El magistrado preside la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia y, durante los últimos días, ha dado opiniones descalificadoras contra los magistrados que condenaron a Fujimori y adelantado opinión sobre el tema de lesa humanidad. Recordemos que Villa Stein dijo que el caso Barrios Altos no calificaba como tal, en una sentencia que tuvo que ser enmendada debido a una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en uno de los papelones jurídicos más graves de los últimos años.

En principio, con estos adelantos de opinión, si el recurso de revisión llegara a manos de Villa Stein, el juez debería inhibirse. Sin embargo, vía este tipo de recursos se ha logrado la exculpación de Absalón Vásquez en el caso Vladipolos así como un grave retroceso en la jurisprudencia sobre violaciones a los derechos humanos, precisamente, en la sala que preside este magistrado, por lo que habrá que estar atentos a él y a su colegiado.

Ahora vayamos al caso de los Diarios Chicha. Como habrán podido notar quienes van o siguen las audiencias del proceso, ocurren dos hechos claros. De un lado, todos los testigos presentados están hundiendo a Fujimori en gran forma y estilo y se van presentando nuevos documentos que apuntan a la culpabilidad del exgobernante. De otro lado, el proceso se estira, tanto por el estado de salud de Fujimori, que implica realizar audiencias relativamente cortas, como por las maniobras dilatorias de Castillo. A estas últimas nos referimos.

Dos son los hechos concretos a través de los cuales se busca el denominado “quiebre del juicio oral” (es decir, que el mismo vuelva a fojas cero). De un lado, Castillo ha buscado recusar, ya en dos oportunidades, a a las magistradas que procesan a Fujimori. Hay aún una recusación pendiente contra la jueza Aissa Mendoza que deberá resolver otra sala anticorrupción. Si la misma procede, el juicio vuelve a iniciarse, debido a que a inicios de año se cambió a una de las juezas por cuestiones administrativas.

De otro lado, Castillo ha presentado un recurso donde señala que, en realidad, es la Corte Suprema la que debe juzgar a Fujimori, cuestión que ya ha sido rechazada antes, dado que el autócrata ya no tiene el beneficio del antejuicio político vigente. Y quien tiene el poder de decidir es, nuevamente, la sala que preside Villa Stein. Y, de ampararse esta leguleyada, ocurrirá lo que alerta Laura Grados en Diario 16:

Si La Sala Penal Permanente decide aceptar el pedido del abogado Paco Castillo, de plano todo el proceso contra Fujimori, que se ventila hasta ahora en la Cuarta Sala Penal Liquidadora, queda en fojas cero. Se quiebra.

El riesgo es que se pierdan varios meses de proceso. Las declaraciones de los testigos se anulan. Mientras se instala la nueva Sala para que juzgue al exmandatario, el reinicio del proceso demoraría hasta julio o agosto de este año. Por lo tanto, el litigio podría dilatarse hasta llegada la fecha en la que los delitos cometidos por Fujimori en este emblemático caso, prescriban.

¿Por qué es importante este relato? Por dos razones. La primera, porque, más allá que los pedidos de Castillo puedan parecer estrambóticos hasta para un estudiante de primer ciclo de Derecho, lo cierto es que hay un magistrado con ganas de darle una mano a su patrocinado desde hace varios años. Y hay que tener mucho cuidado con ello.

Y la segunda es esta. En momentos en que un régimen bastante parecido al fujimorista – con la única diferencia del signo económico – tiene una crisis realmente fuerte, es importante saber que le puede esperar a los principales dirigentes de esta autocracia. A fin de cuentas, Alberto Fujimori es el padre de los autoritarismos competitivos en América Latina. Que recuerden en otras latitudes que puede esperarles y claro está, conviene que nosotros tengamos presente que harán para evitarlo.

(Caricatura: Carlín)