JUSTICIA PARA JHINNA

Hace un par de años, el equipo de INFOS desarrolló una serie de reportajes sobre uno de los problemas más importantes y más escondidos en el Perú: la trata de personas.

Este delito consiste en “la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Este fin incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos” (ver el manual de la OIM e IDEHPUCP sobre el tema)

El caso más emblemático de trata de personas fue presentado hace algunos años por Capital Humano y Social Alternativo, una organización no gubernamental que trabaja este tema. En un documental elaborado por Natalia Vizcarra y Jerónimo Centurión, pudimos conocer lo ocurrido con Jhinna Pinchi. Una joven tarapotina que fue llevada a Piura, con engaños, para trabajar en un night club. Sufrió abuso sexual, quedó embarazada y finalmente huyó para poder contar su historia. Esta historia:

El caso llegó al sistema de justicia y, ayer tuvo una sentencia parcial. Informa El Comercio:

El Juzgado Penal de Piura dictó sentencia contra los implicados en el proceso por delito de trata de personas contra los administradores del night Club La Noche, ubicado en Piura. Se trata del primer caso judicializado por este delito en la historia del Perú.

A Nilson Prado Chicoma, administrador del mencionado night club, se le sentenció a 15 años de pena privativa de la libertad por el delito de trata de personas.

Por el delito de favorecimiento a la prostitución también se sentenció a Nilson Prado Chicoma a 5 años de pena privativa de la libertad, con lo cual su condena, en el presente caso, llega a 20 años de prisión efectiva.

Por el delito de trata de personas se sentenció a 12 años de prisión a Roycer del Castillo, quien fue la persona que trasladó a Piura a la tarapotina Jhinna Pinchi Calampa.

Prado Chicoma y Roycer del Castillo tendrán que pagar una reparación civil de 60 mil nuevos soles a la agraviada Jhinna Pinchi.

En tanto, Máximo Polo Mogollón y José Antonio Piscoya Paz fueron sentenciados a cuatro años de pena privativa de la libertad suspendida y a una reparación civil de S/.1.000.

Sin embargo, el principal responsable de los hechos, Carlos Chávez Montenegro, dueño de “La Noche”, aún no recibe sentencia. ¿El motivo? Está prófugo de la justicia. Se pide 35 años de prisión por los delitos en los que estaría implicado.

Hasta que esta persona no sea atrapada, la justicia no estará completa para Jhinna.

Y cuando el Estado comience a combatir en serio este delito, denunciado por medios nacionales e internacionales, podremos ser un país algo mejor del que tenemos.

(Foto: Capital Humano y Social Alternativo)

PASION POPULAR

Nacimos en una universidad. En medio de las aulas de San Marcos, se iniciaba una historia y una tradición.

Un clásico rival nos esperaba. El primer encuentro lo ganamos. Y el último, por cierto, también.

La leyenda se forjó con los goles de un cañetano nacido en una hacienda. Rompiendo las redes, rechazando cheques en blanco para ir a otros equipos. Teniendo un único amor toda la vida.

Grandes jornadas internacionales. Ganarle a River y a Racing en 48 horas. Darle un baile a Peñarol en el Centenario. Una final de Libertadores.

Como cientos de peruanos, que la luchan, que la pelean todos los días, que sacan aquello llamado garra para sobrevivir.

Un plantel de jóvenes. Un técnico en el que nadie creía. En una final que muchos pensaban perdida, frente a un rival que es un digno subcampeón. Sufriendo. En penales. Y luego llegó un grito de triunfo, desde Huancayo, en toda la patria.

Como decía, extraordinariamente, aquel entrañable personaje de Guillermo Francella en El Secreto de Sus Ojos: “El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios… pero hay una cosa que no puede cambiar (…): no puede cambiar… ¡de pasión!”

Llegó la 26. Universitario es campeón. Un país – sí, un país entero – festeja.

EL REGRESO DE MICHELLE

Hace 3 años, estuve 13 días por Chile. Un recorrido por cuatro ciudades me permitió sacar tres conclusiones claras: el desapego hacia la clase política era bastante fuerte – aunque no en los niveles peruanos -, la agenda estaba virando hacia la izquierda y, si postulaba, Michelle Bachelet obtendría la reelección.

Las dos jornadas electorales que ha vivido Chile, con un mes de diferencia, han comprobado dicha impresión. Buena parte de la clase política chilena ha debatido, en ambas vueltas, sobre el significado de la abstención, en un país que recién implementa el voto voluntario. Una discusión que se planteará en varios países de la región donde hay un sector a favor de la implementación de este cambio en el sistema electoral, en lugares con menos institucionalidad que nuestro vecino del sur. Más aún, cuando para muchos, las dos grandes coaliciones se parecían tanto que daba lo mismo ir o no a votar, sentimiento que ya se reflejaba hacia 2010 y 2011.

Esta discusión se produce, en Chile, en un momento en el que la conciencia ciudadana chilena está bastante sensibilizada con temas cruciales para alcanzar el desarrollo, más allá del crecimiento económico, pero sin dejarlo de lado: el modelo educativo, temas medioambientales, políticas sociales serias, inclusión de los pueblos originarios. Incluso una oferta de cambio constitucional. El gobierno de Piñera optó por una “nueva forma de gobernar” en la que la tecnopolítica no fue suficiente para concretar el cambio renovador que ansiaban los chilenos. La campaña electoral de la Alianza fue simplemente el colofón de un desastre anunciado: primarias inamistosas, una candidata sin carisma y casi sin el apoyo del gobierno.

Bachelet fue a la inversa. Campaña bien planeada desde sus spots, timing preciso del retorno desde Nueva York luego de tres años fuera del debate interno. Apertura a los sectores que encabezaban las protestas con la inclusión del Partido Comunista y dirigentes estudiantiles en una Concertación reloaded llamada Nueva Mayoría (¿Aló, Mariátegui?). Apuesta de su prestigio personal y político al servicio de un programa más a la izquierda que el de su propio primer gobierno, para transmitir la imagen de un cambio sin sobresaltos. Salvo errores puntuales en el debate final, un método profesional para ganar la elección.

El reto que tiene Bachelet es mayor al de su primer gobierno. Ya no tiene que demostrar que una mujer socialista es capaz de gobernar. Ahora tendrá que lidiar con los legados inconclusos de su propia administración (Transantiago, educación), sumados a nuevas demandas. Así como saber lidiar, internamente, con las tensiones internas que su propia coalición podría tener en caso los cambios propuestos no se produzcan a la velocidad que algunos quisieran. Y quienes gobernarán con ella, deberán tener claros algunos tonos de su estilo: petit comité cerrado de toma de decisiones, hermetismo hasta el final al momento de los anuncios, mucha cercanía con la gente, paridad en el gabinete, intolerancia absoluta hacia la traición de su confianza.

Hacia afuera, Bachelet ya tiene un reto con fecha: el 27 de enero se producirá el fallo de la Corte Internacional de Justicia, sobre los límites marítimos con nuestro país. Bachelet fue la presidenta cuando se presentó la demanda y lo será cuando tenga que implementar el fallo, frente a un mandatario peruano que ha morigerado su inicial antichilenismo y que, en esta materia, ha continuado una política de Estado con coherencia. La exministra de Defensa será clave para morigerar a los posibles halcones que existan frente a un probable fallo adverso.

Desde el Perú, tanto los sectores de centro como los de izquierda debieran ver más a Bachelet y menos a Maduro.

ACUÑA: LA UNIVERSIDAD Y EL PARTIDO EN SIMBIOSIS

Hace tres años, Carlos Meléndez describía lo siguiente, en torno a la relación entre César Acuña, su partido Alianza Para el Progreso y la universidad César Vallejo, de su propiedad:

Asimismo, las universidades proveen recursos humanos que son empleados para ampliar el impacto del trabajo social de la fundación Clementina Peralta. Humberto Llempén nos cuenta cómo estudiantes de ingeniería y arquitectura de la Universidad César Vallejo realizaron proyectos de infraestructura social para la municipalidad de Ongón (Pataz): “En Ongón teníamos un alcalde (periodo 2006-2010) que no tenía técnicos que elaboraran los perfiles de proyectos… ahí mandamos a nuestros alumnos de los últimos años para que diseñen los perfiles y los convalidábamos como tesis profesionales”. De este modo, profesores y estudiantes terminan colaborando, ya sea como voluntarios de APP, o practicando profesionalmente en los proyectos sociales de Acuña, beneficiando a la larga su proyecto. “Si salgo elegido alcalde de Trujillo, los
alumnos de la Vallejo tendrán trabajo” fue una de sus curiosas promesas electorales.

Pues bien, en DTP fuimos un paso más allá y exploramos en los contratos registrados en el Portal de Transparencia Económica del MEF para conocer si es que municipalidades o gobiernos regionales liderados por miembros de Alianza Para el Progreso contrataron a la universidad puntal del imperio Acuña. Y estos fueron los cuatro casos que ubicamos, como potencial conflicto de intereses.

La región Lambayeque, a través de su hospital regional, contrató a la UCV por 2 800 nuevos soles en 2013. Y, oído a la música, su sede central contrató a dicha casa de estudios por 4600 nuevos soles. El presidente regional de dicha zona del país es Humberto Acuña Peralta, hermano del presidente del partido y, por supuesto, militante del partido.

La Municipalidad Distrital de Víctor Larco Herrera contrató a la UCV por 20 000 nuevos soles en 2011, 12 000 nuevos soles en 2012 y 10 000 nuevos soles en 2013. Ello no importaría mucho de no ser porque el alcalde del distrito trujillano es Carlos Enrique Vásquez Llamo, miembro de APP.  Todo esto en su segundo periodo. En su primer periodo como alcalde, encontramos contratos en 2009 por 10 405 nuevos soles y en 2010 con la universidad de su líder político por 20 000 nuevos soles.

En el distrito trujillano de Laredo, el alcalde, Miguel Orlando Chávez Castro, es de APP. Y la Universidad del líder de su partido obtuvo un contrato por 2360 nuevos soles en 2013.

Lo mismo ocurrió, en 2012, con la municipalidad de Sitabamba, donde su alcalde – Jerson Rodríguez Sumarán – también es de APP. Aquí el monto contratado fue de 10 800 nuevos soles. El año anterior, se localizan contratos por 10 200 nuevos soles. Y en 2010, cuando Rodríguez ya era alcalde (electo luego de un proceso de revocatoria en 2009) se contrató a la UCV por 10 200 nuevos soles.

No se trata de grandes montos, pero creemos que aquí hay algo que tanto César Acuña como las autoridades arriba mencionadas deberán explicar. Sobre todo en aquellas en las que hay contratos por varios años consecutivos.

AMENAZA JUDICIAL CONTRA DANIEL YOVERA

Daniel Yovera es uno de los periodistas que más destapes ha generado en los últimos años. Los principales: la serie de reportajes sobre el caso narcoindultos y el caso Comunicore. Hoy sufre una amenaza judicial, que podría calificarse como la versión jurídica de “otorongo no come otorongo”.

Hace tres años, Perú.21, donde trabajaba Yovera, publicó esta portada:

El reportaje del periodista registraba la historia del magistrado Juan Carlos Vidal Morales, postulante en ese entonces a la presidencia de la Corte Superior de Lima, con el padrinazgo de César Vega Vega, expresidente de la corte más importante del país y cercano al Partido Aprista Peruano. Aquí los ven a ambos en una ceremonia de homenaje al primero de los mencionados:

Según Yovera, Vidal tenía una investigación por enriquecimiento ilícito y defraudación tributaria que, para la época en que salió el reportaje, no estaba resuelta. El reportaje detalló la adquisición de inmuebles y vehículos que fueron declarados por debajo del monto real de compra, así como otros vehículos que fueron comprados al contado. La investigación fue detenida gracias a un proceso de hábeas corpus interpuesto por el magistrado, por lo que nunca pudo determinarse el desbalance patrimonial y, con ello, en 2012, Vidal pudo ser ratificado por el Consejo Nacional de la Magistratura.

El juez interpuso una querella contra Yovera, la cual fue resuelta, en primera instancia, por el 39° Juzgado Penal de Lima a favor del periodista. Los fundamentos de la absolución fueron los siguientes:

(…) El Acápite noveno del Acuerdo Plenario (Nro. 3 – 2006/CJ-116 de fecha 13 de octubre de 2006), refiriéndose a los derechos de información y de expresión, señala que estos derechos pueden justificar injerencias en el honor ajeno, a cuyo efecto es de analizar el ámbito sobre el que recaen las frases consideradas ofensivas, los requisitos del ejercicio de ambos derechos y la calidad –falsedad o no- de las aludidas expresiones (…). Sobre el primer criterio (…) es de indicarse que la coyuntura en que se publicaron las frases (…) era la realización de la elección del presidente de la Corte Superior de Justicia de Lima para el periodo 2011 – 2012 en la que el presunto agraviado participaba en su condición de juez superior como un candidato con fuertes opciones para ocupar tal cargo (…). Este cargo  es de peculiar importancia para la conducción institucional del Poder Judicial, así como trasciende a la vida interna institucional al ámbito social (…). En ese caso, se verifica que el contenido de las publicaciones versa sobre los puntos antes aludidos y desarrollados, motivo por el cual están plenamente justificados (…).

(…) “Sobre el segundo criterio (…), esta judicatura valora que las expresiones publicadas buscaron informar a la población sobre la trayectoria de un magistrado (…) el mismo que fue investigado por el Órgano de Control Institucional, que concluyó con la imposición de una sanción de apercibimiento, e inclusive, en la investigación que estaba realizando el Ministerio Público sobre la conducta funcional del magistrado se truncó debido a la interposición de una acción constitucional; todo lo cual indica la intención del procesado de brindar información y dar a conocer a la comunidad en su totalidad, sobre acontecimientos considerados importantes (…).

(…) “La ponderación efectuada de los derechos constitucionales en litigio vemos que el perjuicio al honor es en grado menor frente al derecho a la información (…) es por ello que se justifica la intromisión del derecho a informar sobre el derecho al honor (…).

Para traducir los términos jurídicos, el reportaje estaba plenamente justificado, en tanto que el magistrado postulaba a un alto puesto dentro de la estructura del Poder Judicial y la información reseñada era de interés público. Criterios básicos que no solo reconoce la Corte Suprema, sino también el sistema interamericano de derechos humanos.

Normalmente, cuando te absuelven en primera instancia en una querella, sobre todo, con fundamentos tan claros como los antes expuestos, en segunda instancia ratifican la sentencia, sin mayores problemas. Y es aquí donde el juicio contra Yovera se vuelve un “homenaje” a El Proceso de Kafka. La Quinta Sala Penal Superior de Lima decidió anular todo el proceso. Luego la Corte Suprema decidió confirmar la sentencia absolutoria a favor, pero que otra sala se pronuncie sobre la apelación del juez. Y nuevamente la Quinta Sala Penal se pronunció, anulando la sentencia de primera instancia al señalar que Yovera había dado “información maliciosa y sesgada”.

Y el siguiente fundamento es francamente inexplicable.

El primer análisis que debió hacer la A quo fue preguntarse si resultaba justificado que el periodista Daniel Renato Yovera Soto expresara, en su noticia, lo siguiente:   (…) “Es vox populi en el Poder Judicial (PJ) que el Presidente de la Corte Superior de Lima y amigo del partido aprista, César Vega Vega, ya tendría candidato para sucederlo en el cargo desde el dos de diciembre próximo. Ese “favorito” del mandamás de la corte limeña es el vocal superior Juan Carlos Vidal Morales. Pero este magistrado lleva en sus espaldas una historia de la que prefiere no hablar (…)”; o si acaso resultaba justificado el colocar entre guiones, al referirse a la sentencia de fecha 4 de agosto de 2010, correspondiente al Habeas Corpus que declaró fundada la demanda planteada por el ahora querellante, por vulnerar el plazo razonable de la investigación, que: “La Fiscalía apeló tal decisión, pero el 13 de setiembre pasado, la Segunda Sala Penal con Reos Libres –que depende de la presidencia de la Corte de Lima- ratificó el archivamiento […].

Anular una sentencia por “colocar entre guiones” una frase me recuerda tanto a casos en los que se ha sentenciado a alguien por mencionar las palabras “joya” y “perlas”. Es decir, la falta evidente de motivación de la sentencia es impúdica. Más aún, con este razonamiento ningún periodista podría criticar a ninguna autoridad pública o hacer uso correcto de la colocación entre guiones de una frase.

Por tanto, pende una espada de Damocles judicial sobre Yovera, pues un caso en el que dos veces ha sido absuelto termina siendo anulado con argumentos con los que se podría jalar un examen de Derecho Penal 1.

Dato adicional: el abogado de Vidal Morales es nada menos que Julio Rodríguez Delgado, quien defendió a Luis Castañeda Lossio en el caso Comunicore y, actualmente, también patrocina a Aurelio Pastor en el caso narcoindultos. Si, los dos casos que reseñábamos al inicio.

Estaremos atentos a lo que ocurra con este proceso.

¿GASTON PRESIDENTE? (Y LAS MOVIDAS EN ACCION POPULAR)

Hoy Milagros Leiva hace una interesante entrevista a Gastón Acurio en El Comercio. Además de seguir ensayando una visión política sobre el país, el conocido chef reconoce que votó por Ollanta Humala en 2011 y, además, por primera vez deja abierta (aunque no contundentemente) la posibilidad de un futuro político:

— Regresemos al 2016.
Votaré por el mejor equipo. El 2016 necesitamos el mejor equipo peruano de todos los tiempos, mejor que México 70. ¿Cómo armas un equipo? Con todos. El que sea capaz de liderar un proceso histórico de cinco años que le entregue al Perú el 2021 su libertad plena y eso solo se puede hacer con un gran liderazgo basado en el consenso de todas las fuerzas políticas, sociales y económicas del Perú.

— Ya estoy viendo los letreros: “Gastón presidente”. Ahora tienes que buscar un símbolo: un ají, un rocoto.
La lampa.

— Ajá, Acción Popular, entonces ya tienes un partido.
Fernando Belaunde, más allá de los errores de gestión, y la coyuntura política que tuvo que enfrentar en su momento… qué importante sería su presencia hoy día, su espíritu conciliador, su capacidad para dar un paso atrás, su cercanía con los principios y valores que encarnó el Perú desde siempre.

— Hace años cuando te hacía esta pregunta me mandabas al desvío. ¿Es posible que te lances y que puedas llegar a ser presidente del Perú?
No creo que la sociedad peruana crea que eso es posible.

— No me torees. ¿Es posible que ahora te lances?
Si me preguntas ahora, te diría que no es posible. Hoy día te digo no es posible. Mañana no sé.

— ¿En el 2016?
Yo no sé mañana.

Lo cierto es que sí hay un interés de un sector de Acción Popular para que Acurio sea su candidato en el 2016. Vayamos por partes y cucharadas en esta historia, que hay algunos ingredientes a ser conocidos.

Al igual que en la mayoría de partidos, la campaña hacia el 2016 se ha adelantado en el viejo local del Paseo Colón. En el mes de septiembre hubo elecciones internas y salió elegido como secretario general del partido Alan Kessel, quien ha sido vicepresidente de la Cámara de Comercio de Lima y regidor en San Isidro. Según una fuente del partido fundado por Belaúnde, Kessel representa a la facción centrista y, agárrense, estaría dispuesto a aceptar el retorno de Raúl Diez Canseco al partido de la lampa.  Allí puede haber tanto un posible precandidato como una persona que sea enlace con otros posibles postulantes.

Al mismo tiempo, Gastón Acurio viene siendo sondeado sobre una posibilidad política en dicha agrupación, en la que su padre ocupa un puesto en la comisión política. Hoy, en el programa de Rosa María Palacios, Víctor Andrés García Belaúnde indicó que Acurio sería bienvenido en el partido, si se anima finalmente a armar una carrera política.

Pero el reconocido cocinero y empresario tendría competencia. Otro sector de Acción Popular, cercano al exmagistrado del Tribunal Constitucional Javier Alva Orlandini, tiene conversaciones con Alfredo Barrenechea, conocido consultor y periodista, que tuvo simpatías por el APRA a fines de la década de 1970 y principios de los 80 (incluso postuló a la alcaldía de Lima en 1983, perdiendo contra Alfonso Barrantes). Una fuente que no pertenece a AP nos confirmó esta posibilidad hace una semana.

En algún momento también se sondeó el nombre de Beatriz Merino en predios acciopopulistas, pero ella acaba de acercarse al nuevo proyecto político de PPK. Según aparece en la web del Instituto País, presidido por PPK, ella es la flamante presidenta del consejo consultivo del brazo académico-tecnocrático de Perú Más.

Así las cosas, AP está buscando un candidato de prestigio que sea la locomotora de una aventura relativamente centrista hacia el 2016, considerando que el partido tiene una marca reconocida, algunas bases en el interior del país y que Perú Posible (que ocupaba ese espacio) está debilitado. Más aún cuando, como señala Eduardo Dargent, al centro hay sitio:

Entonces, veo dos huecos. Uno al que, amorfamente, podemos llamar centro político: clasemediero, social-demócrata, liberal, urbano, pero también con llegada a ciudades intermedias. Sectores adversos al riesgo de los grandes cambios, pero tampoco contentos con la derecha optimista y su cercanía al empresariado. Casi imposible que Toledo sea su mal menor. La fórmula tendría que hacer un guiño a los que no se sienten cómodos con candidatos de extremos ideológicos, pero también romper la división Lima-regiones.

Las combinaciones para llenar dicho espacio pueden ser varias, pero en esa diversidad radica también su debilidad. Si la fórmula es muy acotada, no logrará articular a todos los grupos. Y si es demasiado abierta puede ser una mazamorra sin personalidad, en un centro ya de por sí difícil de politizar.

La gran pregunta es si Acurio será suficiente para resucitar electoralmente al viejo partido de Belaúnde y Paniagua. O si será el outsider de centro que los desencantados con Alejandro Toledo (o que lo veían como mal menor) aún esperan. Carisma y una visión de país tiene. La pregunta es si dejará sus negocios y la promoción de la cocina peruana a cambio de una carrera desde la que se pueden hacer muchas cosas, pero en las que sus rivales no serán precisamente limpios a la hora de preparar el menú electoral del 2016. Y si su visión política será mayor que las declaraciones que ha dado en sus entrevistas y como parte de su trabajo.

(Foto: El Comercio)

GUIA DE PERSONAJES EN EL CASO LOPEZ MENESES

Hace un par de semanas, Eduardo Dargent mencionaba lo siguiente en torno al caso López Meneses:

Lo que lamento es que, salvo pocos casos (pienso en Gustavo Gorriti y su equipo, Ángel Paéz en La República, algunos reportes de programas dominicales), no encuentro versiones que intenten ir al fondo de los hechos y explicarlos coherentemente. Y ello es causa de la forma en que han actuado los medios en los años post-transición. En vez de fortalecer esas unidades de investigación que sacaron varias cosas a la luz a fines de los noventa, tuvimos en democracia menos recursos para la investigación periodística.

Dada la amplia cantidad de personajes involucrados en las investigaciones presentadas por Gorriti, Páez (junto a Doris Aguirre) y otros periodistas, aquí presentamos la siguiente guía para no perdernos en una historia que tiene más personajes que Cien Años de Soledad.

OSCAR LOPEZ MENESES: El centro de la trama. Ex yerno del general Víctor Malca, hombre de confianza de Vladimiro Montesinos en los últimos años de la autocracia fujimorista. Con conexiones políticas en varias tiendas y, como veremos a continuación, sobre todo en las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional. Durante varios años se presentó como “hombre de confianza y seguridad” de Roberto Letts Colmenares, dueño de la empresa minera Volcan e incluso le contó a varias personas – entre ellos, al periodista Juan Carlos Tafur – que era heredero del magnate (cuestión, esta última, ya descartada). Subsiste la gran interrogante en este caso: ¿por qué había tanta vigilancia alrededor de su casa y la de su padre en Surco?

LOS POLICIAS:

Raúl Salazar Salazar: General de la PNP involucrado en el caso Brujas de Cachiche y premiado por este gobierno con la Dirección General de la Policía, a la que se aferró hasta donde pudo. Según él, el pedido de resguardo fue solicitado por el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, José Cueto Aservi, pero el marino ha desmentido esta versión. Su situación se complica más cuando se conoció que pedía un cuaderno que probaría que la casa que estaban resguardando era la de Cueto. Como demostraron las investigaciones periodísticas en paralelo que Páez y Gorriti vienen desarrollando, el famoso cuaderno tenía anotaciones fraguadas. Para Gorriti, la orden de la custodia a OLM vino desde su despacho.

Luis Praeli: Ex jefe de la Región Lima. Conocido de López Meneses, con quien ha departido en reuniones sociales. Ha negado la invitación a OLM al cuartel El Potao para una ceremonia policial. Para Wilfredo Pedraza, exministro del Interior, es el principal responsable policial del caso. Argumenta Praeli a su favor que la orden para custodiar a López Meneses era anterior a él. Posible candidato a ser enviado al retiro en diciembre.

Williams Pingo Cienfuegos: Fue el suboficial que reveló a su comando que sus superiores le ordenaron mentir respecto al cuaderno fraguado sobre la supuesta custodia a Humala.

Alfredo Marín: Ex jefe de estado mayor de la Sub Unidad de Acciones Tácticas (SUAT). Desde su puesto controlaba la distribución de los patrulleros. Como indica Paez, Marín confesó haber fraguado el famoso cuaderno.

Carlos Morán: El segundo a bordo de la PNP. Daniel Abugattás lo sindicó como la probable fuente de la información sobre la custodia a López Meneses brinada a Willax. Morán es una conocida fuente de varios medios de comunicación y, tanto desde una parte del oficialismo como desde un sector de la prensa desconfían sobre él, debido a sus cercanías con una sección del entorno de Alan García durante el gobierno pasado. La gran pregunta es si se quedará luego del 31 de diciembre en la PNP.

LOS MILITARES

José Cueto Aservi: Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. Ratificado por Humala (por ahora). Va a tener que convivir ahora más estrechamente con el flamante viceministro de Defensa (y antes de Interior) Iván Vega, el hombre clave para Humala en la lucha contra Sendero en el VRAEM.

Oswaldo Zapata: Pieza clave en las conexiones de López Meneses con el sector castrense. De un lado, como indica Gorriti:

(…) cuando en junio de 2008 se reactivó el arma de inteligencia, López Meneses influenció con éxito para que se ordenara a los oficiales a cargo de la reclasificación, incluir a dos primos de López Meneses: el coronel Oswaldo Zapata (compañero de promoción del presidente Humala) y el comandante (hoy coronel) Luis Zapata.

De otro lado, como mencionó Páez hace algunas semanasZapata acompañó a López Meneses a la famosa ceremonia en El Potao donde estaba el general Praeli, a quien mencionaba como su amigo. Y, oído a la música, fue Villafuerte quien llevó a Zapata al CCFFAA. De hecho, a pesar de ser promoción de Humala, Zapata no era querido por el presidente de la República, por haber trabajado en el entorno cercano de Paul Da Silva, excomandante general del Ejército que le había hecho contracampaña en el 2006. Y aqui viene el siguiente nombre

Paul Da Silva: Según Gorriti, López Meneses tuvo mucho que ver en su nombramiento en 2010:

A la vez, López Meneses hizo, según fuentes militares diversas, un lobby intenso para que se nombrara al general EP Paul da Silva como comandante general del Ejército. En el proceso, da Silva, López Meneses y Mantilla fueron vistos en un restaurante del club Regatas. La llamada burlona de un amigo de Mantilla, un fotógrafo de peso, pidiéndoles que sonrían a las cámaras, hizo que los tres dejaran el local con la comida a medio digerir.

No está claro cuán exitoso fue el lobby, pero sí que Alan García no le dio ninguna posibilidad de plantear alternativas a su entonces ministro de Defensa, Jaime Thorne. Fuentes familiarizadas con el pensamiento de Thorne indican que García le dijo que podía proponer, si quería, a alguien en la Marina, pero que en el Ejército él, García, iba a nombrar a Paul da Silva. Y así fue.

¿Por qué era clave Da Silva? Según el director de IDL-Reporteros – y como también lo ha señalado Cuarto Poder – durante la presencia de este personaje en el cuartel de San Borja, OLM pudo tener libre acceso al Pentagonito cuantas veces quisiera. Incluso propuso la construcción de un sauna en las instalaciones de la Comandancia General del Ejército.

Víctor Ripalda: Gorriti menciona:

(…) Da Silva fue relevado, más bien destituido, el 8 de agosto de 2011. En su lugar, fue nombrado como nuevo comandante general el general EP Víctor Ripalda, un compañero de promoción de Villafuerte (y también de los generales Moncada y Cabrera).

La influencia de López Meneses dejó de ser tan evidente y abierta, pero siguió siendo muy fuerte.

Una de las primeras cosas que logró fue el relevo del general Rivera, de la Dinte (López Meneses le tenía antipatía por haber evitado que Oswaldo Zapata sea el jefe del batallón de inteligencia, nota de DTP. Se lo responsabilizó por la visita que hizo don Isaac Humala, el padre del Presidente, al batallón de inteligencia el 16 de agosto de 2011. Quien lo invitó, por petición de otro oficial, fue en realidad el coronel Murguía, pero se responsabilizó a Rivera.

Una semana antes, sin embargo, apenas salió Da Silva, Rivera conminó a Zapata a abandonar la oficina que tenía en el batallón de inteligencia. Para resarcirlo de ese contraste, López Meneses hizo refaccionar y decorar la nueva oficina de Zapata.

Lo hizo, de nuevo, con la asistencia de Félix Moreno, el presidente de Callao, según fuentes informadas.

A la inauguración de la refaccionada oficina asistió el nuevo comandante general Ripalda, junto con López Meneses. Fue Ripalda quien sacó al general Rivera de la Dinte.

Es seguro que López Meneses mantuvo una fuerte influencia con Ripalda a quien, según fuentes con conocimiento directo, visitaba unas tres veces por semana en la Comandancia General.

LOS POLITICOS:

Como ya hemos mencionado, López Meneses tenía conexiones con gente de diversas bancadas. Hagamos un repaso:

Apristas: La conexión mayor es Agustín Mantilla, con quien protagonizó un ampay junto a dos altos oficiales del Ejército y un magistrado electo del Tribunal Constitucional en 2007. Gorriti señala que OLM pudo organizar una custodia policial desde San Jorge el día que Mantilla salió libre, luego de cumplir su pena por corrupción. Ojo que fue Mantilla quien dijo que López Meneses era amigo de Humala y Adrián Villafuerte, cuestión que ambos personajes han negado.

Otros apristas mencionados han sido Luis Gonzáles Posada y Mercedes Cabanillas, protagonista y mencionada en dos audios, respectivamente, de López Meneses, lanzados en la campaña de 2006.

Sin ser aprista, pero cercano al cogollo de Alan, es el rector de la Universidad San Martín de Porres, José Antonio Chang, amigo de López Meneses desde la época en que el controvertido personaje estaba a cargo de la Clínica Odontológica de la USMP.

Una última persona vinculada al APRA y mencionada en este caso es Ramón Óscar Murillo Serna, exasesor de Octavio Salazar cuando fue ministro del Interior, que acompañó a Oswaldo Zapata (el primo militar de López Meneses) a una reunión con el hoy congresista fujimorista celebrada el 26 de agosto paasado. Salazar ha reconocido la reunión a instancias de Murillo, en la que Zapata le pidió que abogara por él para un ascenso en el Ejército Peruano. Murillo es formador de militantes apristas y, agárrense, coordinador del doctorado del Instituto de Gobierno de la USMP, que dirige Alan García. Ojo con este personaje que puede dar más de una sorpresa.

Fujimoristas: Además de las conexiones noventeras y de Octavio Salazar, ya mencionado en esta trama, el aún esposo de Cecilia Chacón, Luis Portal, es socio de la pareja de Francisco Lara Rojas, el empresario de transportes a cuyo nombre está el teléfono celular desde el que se hicieron llamadas para pedir custodia a la casa de López Meneses. Como han confirmado El Comercio y La República esta semana, tanto un miembro de seguridad de la casa de OLM como trabajadores del CCFFAA hicieron uso de dicho teléfono.

Nacionalistas y conservadores: Ayer José Urquizo reconoció que había sostenido una reunión con Oswaldo Zapata, el primo militar de López Meneses. Según el exministro de Defensa, conoció a Zapata en el CAEM el año pasado. También ha reconocido que conoce a OLM. Según Gorriti, la relación es más estrecha:

Otro ministro de Defensa con el que López Meneses tuvo relación fluida fue José Urquizo, un ex militante aprista ayacuchano (fue vicepresidente regional, elegido en la lista que presidió Omar Quesada) que terminó en Gana Perú.

Hay que recordar que Urquizo no solo fue aprista, sino también cercano al cardenal Juan Luis Cipriani. Y, precisamente, según el director de IDL-Reporteros, otro miembro del Opus Dei era cercano a López Meneses:

Cuando Rafael Rey fue ministro de Defensa, entre julio de 2009 y septiembre de 2010, varios militares –a decir de fuentes de la propia institución– se acercaron a López Meneses con la esperanza de que les facilitara un buen contacto con Rey, gracias a los lazos del Opus Dei. Rey conoce, según ha admitido, a López Meneses desde que este era niño, un pequeño asistente del club ‘Saeta’ del Opus. Luego, según ha dicho, lo volvió a ver en 1993 y en el 2000 como asesor de la bancada fujimorista y de Jorge Polack en especial.

LAS HIPOTESIS: A esta altura, hay dos hipótesis complementarias bastante plausibles. De un lado, López Meneses fue tejiendo, al salir de prisión, una serie de vínculos políticos, empresariales y, sobre todo, influencia en el sistema de inteligencia del Ejército. Al mismo tiempo, resulta cada vez más plausible la tesis de Rosa María Palacios sobre la custodia policial: entrega de patrulleros a cambio de la posibilidad de una ayudita para los ascensos. Además de sus influencias reales, recordemos, López Meneses se ha ufanado ante varias personas de su presunta cercanía a Ollanta Humala, relación que ha sido negada por el Presidente de la República. En el camino, para evitar más represalias, un grupo de policías quiso salpicar a la custodia presidencial en este tema, pero con tal torpeza que el tema fue casi inmediatamente descubierto por la propia PNP.

En ese sentido, el periodismo ha aportado mucha evidencia que la comisión García Belaúnde deberá tomar en consideración, antes que procurar afanes de figuración lamentables para la investigación. Lo cierto es que esto es más que un caso de corrupción policial, como se nos indicó desde Palacio de Gobierno.

(Foto: La República)