CRISIS DE CREDIBILIDAD

Hoy Ollanta Humala dio una explicación (o al menos, eso intentó) sobre la crisis generada por el caso López Meneses. La hipótesis del presidente de la República es que estamos ante un caso de tráfico de influencias en la Policía Nacional en torno al resguardo policial, en el que están inmersos tanto los mandos policiales relevados como Óscar López Meneses, a quien sindicó como un “prontuariado”.

La explicación resulta factible, pero a la vez, insuficiente. La corrupción policial es tan alta que esta hipótesis es plausible, sobre todo por la modalidad empleada (pura llamada telefónica para “no dejar huella escrita” de a quién protegían realmente), así como por el sujeto resguardado, un “vendedor de humo” que ha repetido a muchas personas que tiene llegada a personas con poder y que, por ello, consigue tener entrada con altos mandos policiales.

El problema para el presidente es que no se ha percatado que es parte de la crisis de credibilidad que afecta al sistema político peruano, donde todos los políticos son blanco de sospecha. Las dudas sobre el patrimonio inmobiliario de Alejandro Toledo, las explicaciones insuficientes de Alan García acerca del otorgamiento de más de 5,000 “narcoindultos” o las burlas reiteradas de Alberto Fujimori a su régimen penitenciario son quizás las muestras más tangibles de las razones por las cuáles la gente no confía en los políticos. Y hoy muchos piensan que Humala consintió un poder paralelo dentro de su gobierno, por más que él se encargue de negarlo.

De hecho, quizás el punto donde Humala estuvo más a la defensiva en la entrevista que le hizo Patricia del Río fue en el rol que ha tenido Adrián Villafuerte durante su gobierno. Indicó que había una “leyenda urbana” alrededor del exasesor, pero la procesión parece estar por dentro. Ángel Páez apuntó bien en el blanco de investigación – tanto el viernes como el sábado pasado – sobre el Ácido, al verse involucrado con personas que no tenían confianza alguna de Humala (tanto por afectar su campaña de 2006 como por su cercanía a enemigos suyos jurados como el general Paul Da Silva). Esa información – así como la sensación en Palacio que este caso “se les pasó por la huacha” a Villafuerte y a Pedraza – es la que determinó su salida.

A muchos ha llamado la atención que Humala cargue las tintas solo en la Policía Nacional y haya liberado de presiones al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. La lectura que tienen en Palacio – y así lo denotan tanto las declaraciones presidenciales como la entrevista de Rosa María Palacios a Daniel Abugattás – es que ha existido una doble traición desde la PNP. De un lado, por un tema de confianza en el tema de seguridad ciudadana, Humala ha preferido tener una relación casi personal con personajes clave en la PNP (el caso de Raúl Salazar es el más sintomático), así como poner a un viceministro que coordine con el almirante Cueto las acciones en el VRAEM (Iván Vega). Esa relación de confianza se ha quebrado. De otro lado, un sector del gobierno (y de la prensa) tiene claro que la filtración sobre el caso López Meneses provino de un alto mando policial. De allí que ahora Humala confíe más en militares en actividad y en civiles de su entorno (Albán, Otárola) para tareas de seguridad. Y por eso es que, sin mencionarla, la palabra purga suene en el ambiente.

El problema es que, justamente, la creación de una relación de confianza basada única y exclusivamente en la lealtad personal y no en la institucionalidad se da de patadas, precisamente, con la consolidación de una Policía Nacional fuerte y destinada a las tareas que debe realizar. Y termina siendo, con las distancias del caso, bastante parecida al vínculo que Alan García creó con empresas de seguridad privadas cercanas a la Marina de Guerra durante la primera parte de su gobierno.

Acierta Álvaro Vargas Llosa en señalar que, en el fondo, esta situación fue tolerada por mucho tiempo por algunas personas, por considerar que “no había que hacerle el juego al fujimorismo”. El problema es que el caso ha estallado en la cara del gobierno, precisamente, haciendole el juego al APRA y al fujimorismo. Que ambos intenten aprovechar el tema para su provecho – y en el caso de algunos fanáticos de ambas agrupaciones, con llamados irresponsables al adelanto del calendario electoral – era lo esperable. Pero los vínculos de López Meneses con personajes de ambas agrupaciones debilita su afán fiscalizador y los vuelve parte del problema y no de la solución.

¿Cuál es la única forma que esta crisis se resuelva en serio? Pues empoderando al nuevo ministro del Interior, en forma clara, para que pueda emprender una poda general (respetando el debido proceso) en la Policía Nacional. Walter Albán, a quien conocemos, es una persona honesta, pero creemos que entra, precisamente, a una institución plagada de problemas serios, en las que necesitará muñeca y un personal de confianza a su cargo que le ayude a lidiar con la PNP. Ello implica, por cierto, que Humala deje trabajar a su ministro y deje de lado las relaciones de confianza personal en el plano de la seguridad.

La gran interrogante es si, para recuperar la confianza perdida, Ollanta Humala se atreverá a dar ese paso. Y quienes eligieron a Humala deberán retomar un rol más activo en torno a la vigilancia de sus compromisos con el sistema democrático. Más que en contra de una figura (aunque, ciertamente, en estas semanas, alguna de ellas ha confirmado varios de nuestros temores), para evitar un deterioro mayor de la confianza de los ciudadanos en el Estado.

MAS SOBRE EL TEMA:

Gonzalo Zegarra: El costo de no reformar

(Foto: RPP)

6 thoughts on “CRISIS DE CREDIBILIDAD

  1. Bueno para empezar el Presidente no debió emitir opinión de algo que está siendo investigado por el Ministerio Publico que por cierto debemos saber si cuando hizo la intervención en la madrugada de la dirección de López Meneses, lo hizo en todas las casas del complejo habitacional y además, ¿va a entrevistar a todos los que viven allí?
    Es raro que no haya tomado en cuenta que varios Generales PNP hayan mencionado que hasta personalmente han recibido el pedido del Almirante Cueto, dictando él mismo la dirección y que están dispuestos a someterse a la prueba del políg rafo.
    Tampoco la documentación del Alcalde de Surco que demuestra que el anterior Jefe del CCFFAA le pidió el resguardo.
    Que los argumentos del Almirante Cueto (no era mi número, por lo tanto no era yo, y mi voz es reconocible) son absurdas para una persona de tal cargo, además que el hecho de tener a su mando al primo de Oscar López Meneces es sospechoso, más aun si él fue el que lo llevo a la ceremonia de la policía donde sale en la foto con él, como lo dice el Gral. Praeli.

    Me gusta

  2. Al margen de los personajes hasta ahora involucrados, creo que las preguntas que hiciste en días pasados son claves: ¿Por qué Óscar López Meneses tenía tanta custodia policial tanto a pie como en vehículos, en su casa y en la de su padre? ¿Cuidaban a alguien o algo? El Presidente no las respondió, pero la investigación debe hacerlo, pues es evidente que hay algo que se trata de apañar.

    Me gusta

  3. “En una u otra forma debe haber algún hilo, no me explico cómo. Si esto lo sabían los mandos policiales y las Fuerzas Armadas. ¿Cómo entonces no lo van a saber en Palacio? No es posible” (Alberto Fujimori dixit).

    La sentencia de arriba fue expresada por Fujimori, en referencia al caso de Oscar López Meneses, durante otra ilegal comunicación teléfonica, esta vez con 90′ Segundos.

    Si lo dice Kenya Fujimori, debe ser cierto.

    En cuanto a lo que le corresponde a Ollanta Humala, si ha tenido dominio del hecho como reclama Fujimori, debe ser sancionado de acuerdo a ley, por otro lado si ha sido ignorante al hecho, Humala tampoco queda bien parado, solo hace evidente su incapacidad como presidente o lo que es peor, evidencia que entierra la cabeza y deja el terreno libre para que los Villafuertes, Chehades, etc., hagan de las suyas; ¿A mérito de qué?

    Salita del SIN de los fujimontesinistas, Country Club de San Isidro de los apristas, y ahora festines en restaurantes caros con protección policial por parte de los humalistas. ¿Es tan difícil tener un gobierno sin corrupción?

    Me gusta

  4. Godoy por qué no incluyes en tu sesudo análisis las suaves preguntas de la caviar del Río, así como el trato que recibe por parte de la prensa mafiosa. Lee por ejemplo cualquier columna de AAR.

    Me gusta

  5. Tal como se presentaron las elecciones anteriore, cuando hubo la ronda de candidatos a sus exposiciones para plantear, su Plan de Gobierno, no oimos al actual Presidente ningun plan para luchar contra la Lucha contra la Corrupcion, esta cultura se a institucionalizado en ambos sectores tanto : a.-Estatal como en el ambito b.-Privado.
    Ambos se conjugan y trabajan armonicamente, mientras uno ofrece el otro pide.
    Laconicamente escuchamos o leemos en El Peruano, la formacion de organizaciones que se forman para generar Gastos en sus reuniones como, las llamadas “dietas” y que son favores politicos y que en verdad no tienen mayor ingerencia, para desterrar esta cultura, me refiero a LAS COMISIONES DE ALTO NIVEL EN LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCION”.-Y si no me creen el ex premier integra esta ultima, y esta en El Peruano.
    Para nadie es un Secreto que al interior Policia la coima es un mediio, de incrementar su pauperrimos ingresos salariales, aparte de que alquilas sus Servicios Privadamente, y “tienen” que dejar una ALITA para el comanche, de su juridiccion, e igual pasa con las escandalosas batidas callejeras.
    Hay casos donde sin ningun escrupulo, con armamento de La Policia se asalta, se mata, se extorciona, aunado a esto el abuso policial quienes agreden con sus varas, a los mismos ciudadanos que los mantienen con sus impuestos.
    En el gobierno anterior hemos sido testigos mudos, del mal accionar de altos Oficiales quienes servilmente han encubierto las acciones de investigacion para defender a Personajes por el llamado Chuponeo, uno que como Comandante perdio “ESCANDALOSAMENTE” los SUB, al terminar el periodo presidencial lo ascendieron, al otro como Director y oculto informacion del mismo caso, para protegerlo lo ubicaron de Ministro, esperemos si es que la CORRUPCION no esta enquistada en el Ministerio Publico, ni en el Poder Judicial se llegue a la verdad.-Y hablando del Poder Judicial recordemos la calificacion del Crimen a la Policia, en Andahuaylas donde matar a gendarmes y el homicida es el hermanito de Ollanta hoy Presidente, merece un trato muy diefrente, solo falta medalla del Congreso.
    Ahora hemos visto los que conducimos por las calles, que las batidas se hacen en la noche 9.pm sera para evitar la luz del dia y no se aprecie el desliz del dinero y acallar el delito.
    H e sido victima de un Policia, quien para entregarme un documento policial, me exigi la entrega o donacion de un SUB, y requeriendo la constatacion domiciliaria hubo que darle 30 soles para la gasolina.
    Con el tema de las Fotopapeletas, tambien La Policia esta comprometida, y cuando el Ministerio Publico actuara de oficio, otro complice de este FRAUDE fotografico es EL SAT, quienes con ostentosos sueldos y en una labor parasital saben, embargar amenazar y abusar de los contribuyentes.
    La CORRUPCION tampoco es exclusiva de La POLICIA NACIONAL, en la selva mejor dicho en los rios de alto caudal donde Los Militares, tiene el control, las maderas salen como Alan a Colombia y regresa por Francia. El trafico de La Blanca lo hace con pistas donde Los Militares no ven, no sienten ,no escuchan, pero si regresan con los bolsillos llenos que no nos llame la atencion que dentro de cada institucion se coimea por cambios a lugares estrategicos, como Iquitos, Caballo Cocha, a Puno donde es tierra de nadie, la Coca y la mineria informal, tambien llenan bolsillos.
    Aunque pensemos que este problema de Crisis de Credibilidad, es pasajero estamos haciendonos sordos, mudos y tratamos de ingnorar complicitamente , un problema muy serio, si es un caso de Coima Institucional, enquistado en La Policia Nacional, quienes estan encargados de La Seguridad Ciudadana, estamos mas que en incredibilidad debiendo hacer una reforma total, que servira de ejemplo para reformar Los Institutos Armados, donde la cultura del secretismo predomina, para ocultar nombres de los inmersos en abusos de Lesa Humanidad, ejemplos tenemos imaginamos, suponemos, pero que documento no dice el nombre Del Comandante Carlos.Ok

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s