ALAN: ENTRE EL FRONTON Y LA MEGACOMISION

En los últimos días, Alan García ha estado más vinculado a las páginas judiciales que a las políticas. Dos fallos que han generado controversia han vuelto a poner sobre la mesa una discusión añeja: ¿García está saliendo libre gracias a la lenidad de nuestras instituciones o no se le han podido demostrar delitos? Antes de entrar a esa discusión, veamos los dos casos que lo han vuelto a poner en portada.

Hace un par de semanas, el Tribunal Constitucional emitió una sentencia bastante controvertida sobre el caso El Frontón, pues señalaba que las presuntas ejecuciones extrajudiciales cometidas luego del develamiento del motin que se produjo en el penal que existía en la isla chalaca en 1986 no constituían crímenes de lesa humanidad.

Asimismo, el Tribunal añadía un plazo de prescripción bastante raro: el caso se liquidará una vez que se terminen de juzgar a los autores materiales del hecho, sin que haya opción a investigar a los autores intelectuales, en caso haya nueva evidencia en su contra. Esta última cuestión es la que preocupa más a García, quien está como testigo en este caso.

En un editorial emitido hace algunos días, El Comercio sintetizó las dos principales críticas a la sentencia: este caso no puede prescribir, debido a su gravedad, y el TC no era la instancia para revisar la calificación de los crímenes como delitos de lesa humanidad, debido a que una demanda de hábeas corpus no servía para ello.  Hasta allí, todo indicaba que, en la siguiente audiencia de revisión de sentencias sobre el caso El Frontón ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, volveríamos a ser el hazmereir de América Latina en esta materia.

Pero un documento apareció la semana pasada. Se trata de un informe del Procurador Supranacional Luis Huerta Guerrero, en el que señalaba un serio error material en la sentencia del TC: el magistrado Juan Vergara Gotelli emitió dos votos contradictorios sobre el caso. De un lado, suscribió el fallo en mayoría que determina la inexistencia de crímenes de lesa humanidad. De otro lado, el mismo magistrado emitió un voto singular en el que señala que el Tribunal Constitucional no es competente para pronunciarse sobre dicha materia, dado que corresponde al juez penal que ve el caso.

La conclusión de Huerta, en síntesis, es que no se logró la mayoría en el TC para que se declare que los hechos ocurridos en El Frontón no fueron crímenes de lesa humanidad. Por tanto, el Tribunal debía corregir su sentencia cuanto antes. Hasta ahora, el Tribunal no dice esta boca es mía, pero este informe será un argumento en el que – por primera vez en tiempo – tanto el abogado del Estado como los miembros de las organizaciones de defensa de derechos humanos ligadas a este caso van a coincidir en San José. Si el TC no hace esta corrección, es probable que ocurra lo mismo que con la sentencia de la sala Villa Stein en el caso Barrios Altos.

Por una u otra vía, lo cierto es que el fallo del Tribunal Constitucional se va a terminar revirtiendo y, con ello, la posibilidad que los autores intelectuales de las presuntas ejecuciones extrajudiciales pueda ser procesada con la prueba que se obtenga en el juicio oral de El Frontón aumenta.

El otro episodio se produjo el viernes: el Quinto Juzgado Constitucional emitió una sentencia sobre el amparo presentado por García contra la Megacomisión del Congreso que lo investiga. El fallo tuvo un resultado mixto: AGP no logró demostrar que la comisión no era imparcial y no se le excluyó de sus investigaciones, pero el grupo de trabajo del Congreso presidido por Sergio Tejada tendrá que volver a citar a Alan García y sus declaraciones iniciales dadas hace algunos meses no podrán ser tomadas en cuenta. En términos generales, la sentencia es correcta y lo mejor que podría hacer la Megacomisión es citar de una vez a AGP para evitar dilatar más la investigación.

Aquí se mezclan dos temas. De un lado, el eterno pleito entre el Congreso y el Poder Judicial por el control de las funciones del parlamento, discusión que se había avivado cuando el mismo juez que acaba de dictar la sentencia sobre el caso García se pronunció a favor de anular la sanción a Javier Diez Canseco, resolución que el Congreso nunca acató.

De otro lado, la política. Desde el APRA está claro que quieren bajarle la llanta a un grupo de trabajo que ha producido algunos resultados – sobre todo, en el caso narcoindultos -, con miras a evitar que algo empañe la candidatura de Alan hacia el 2016. De otro lado, los detractores de García quieren verlo, a toda costa, ante el banquillo de los acusados, por lo que cualquier signo que suene a impunidad o exculpación va a ser cuestionado.

Mi respuesta a ambos bandos es: esperen un poco. Hasta ahora las investigaciones hechas por la Megacomisión tienen evidencia que compromete a varios de los ministros y funcionarios del gobierno aprista, que – como señaló Gustavo Gorriti el jueves – tiene harta carne por investigar. Y sobre AGP, hasta ahora, todo puede apuntar, sobre todo, en el caso de los narcoindultos, a una inhabilitación. Pero lo mejor aquí es no ser impacientes, sin perder una mirada a lo que ocurra en el PJ y en el TC. García tiene derecho a un debido proceso, como cualquier persona en este país, pero sus abogados y partidarios (incluyendo a algunos medios que le sirven de coristas) deberán entender que, lo mejor para él, es que aclare los temas pendientes de los dos mandatos en que dirigió al país.

6 thoughts on “ALAN: ENTRE EL FRONTON Y LA MEGACOMISION

  1. El abogado de Alan García, Erasmo Reyna, confirmó que el expresidente posee dos cuentas bancarias en Francia; sin embargo, aseguró que en ninguna tiene grandes sumas de dinero. Ello tras las declaraciones del fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, quien anunció que “está pendiente la revisión de una documentación de dos bancos de París donde aparecen dos cuentas a nombre del expresidente de la República y van a ser analizadas posteriormente”. Reyna aseguró que se trata de “dos cuentas que han sido puestas a conocimiento del Ministerio Público”.

    “Quizá el fiscal ha fraseado mal, porque están en un proceso de traducción. Hay información que se presentó, que evidentemente está en francés. Se está realizando la traducción correspondiente. Descartado por completo que se trate de cuentas que causen escándalo. No son cuentas millonarias”, dijo en diálogo con RPP. Alan García se manifestó a través de su cuenta de Twitter para confirmar lo dicho por su abogado. “Yo mismo comuniqué a la Fiscalía mi cuenta con 20 mil dólares de 1995 en Francia y el préstamo hipotecario del 97 ya saldado”, escribió.
    El líder del partido aprista es investigado por presunto enriquecimiento ilícito durante su segundo mandato.

    Por la cara de asustado del fiscal de la nación durante la entrevista televisiva y por lo declarado por Alan García, esta pesquisa mas que una investigación parece una indegación teledigida por el mismo Alan García para no hallar nada y que el diga despues: “Ven, como les dije, no tengo nada. Estoy limpio”. Cuando en realidad esta investigación tendria que estar dirigida por un ente internacional como la Interpol, o sea, una organización imparcial, experta en la materia y que no va a seguir las instrucciones del investigado, sino, al contrario, va a hacer todo lo opuesto y lo va a calatear asi no le guste a este y va a llegar al fondo del asunto bajo escrutinio. Es como si para investigar a Vladimiro Montesinos, José Ugaz haya acudido al mismo Montesinos para que le diga donde no se va a encontrar ninguna irregularidad para que todo se vea bien. No, pues. No nos quieran agarrar de idiotas. Alan García hasta se da el lujo hasta de corregir lo que el fiscal dice y como lo dice, cuando el mismo ha sido un abusador del floro desfazado y turbio durante dos periodos presidenciales, ahora si se convirtió en un exigente del verdadero significado de las palabras, al punto de que no le gustó el fallo del juez Velásquez que lo favoreció porque no anuló TODA la investigacion de la Megacomisión como el tenia planeado desde un inicio y por eso han apelado la sentencia, desnudando que su verdadera meta nunca fue hacer respetar los derechos constitucionales de Alan García y el debido proceso de nada. Se nota que el apra esta trabajando muy arduamente y en unísono para limpiar la imágen de Alan García y desacreditar q quienes los investigan. Solo hay que mirar como demasiado coordinadamente Mauricio Mulder, Velásquez Quesquén, Jorge del Castillo, la revista CARETAS, Peru21, el fiscal de la nación, Peláez Bardales, y el sospechoso silencio de los contactos de Alan García en el PJ (César Vega Vega, Enrique Mendoza, Angel Romero, Javier Villa Stein, entre los más predominantes) atacan a Alejandro Toledo y su familia desbocadamente, manchando su reputación (no que Toledo parezca incoente y cometa torpezas masivamente), rompen palitos con Ollanta Humala, la Contraloría y la Procuraduría y cometen toda serie de ilegalidades y declaraciones llenas de odio en favor de Alan García.

    Ver: http://elcomercio.pe/actualidad/1636389/noticia-fiscalia-investiga-dos-cuentas-bancarias-alan-garcia-paris?ft=grid.

    Me gusta

  2. Una muestra más de que García ha copado el PJ. La cosa NO es investigar el enriquecimiento ilícito en su segundo mandato sino en el primero. La investigación en cuentas extranjeras debe estar a cargo de Interpol, no del apristón Peláez. Si tiene dos cuentas que datan del 95 “con un ripio de 20 mil $”, qué otras cuentas tendrá donde está el grueso del dinero porque ¿con 20 mil $ uno se mantienen fuera del Perú por 10 años en las zonas más caras de París y Bogotá? No me jodan.

    Me gusta

  3. LAS CUENTAS DE ALAN GARCÍA

    El fiscal de la Nación, José Antonio Peláez Bardales, masón y portador de un gran corazoncito aprista, reiteró que el ex presidente AGP fue quien le entregó personalmente la información de dos cuentas a su nombre en bancos de París. “Lo que está haciendo la fiscalía es contrastar la información con la que deben remitir los mismo bancos de Francia, sobre montos y movimientos de dichas cuentas”, explicó. De igual modo, aclaró que “no se han encontrado cuentas en otros países” a nombre del ex mandatario aprista, sino que las únicas “son las de Francia”. Lo que no aclaró es que la fiscalía nunca ha buscado otras cuentas en ninguna parte del mundo, como le correspondía, ni que tampoco ha solicitado a la Interpol hacerlo, evitando así ir al Caribe, en donde no sólo AGP tiene otras cuentas, sino Jorge del Castillo, César Vega Vega, varios otros apristas. Investigando los viajes que todos estos personajes han hecho a esa región, saltará la verdad rápidamente. Eso hasta la prensa puede hacerlo con mucha facilidad independientemente. Peláez Bardales también señaló, nuevamente, que en su calidad de fiscal de la Nación tiene la potestad de investigar al ex jefe de Estado Alejandro Toledo, a quien sí le ha dado con palo y garrote al levantarle el secreto bancario nacional e internacionalmente a él, sus familares, sus socios y sus cómplices más cercanos, tal y como corresponde, pero dando clara prueba de parcialidad funcional y abuso procesal inaceptables, en particular para un hombre de ley que se respete así mismo. Incluso Peláez Bardales viajó personalmente a Costa Rica para efectuar las pesquisas en el caso Ecoteva él mismo.
    No nos dejemos llevar por estos montajes mediáticos que sólo buscan distraernos del fondo de este asunto: los graves actos de corrupción se cometieron, sucedieron, no son invenciones y todos sus responsables deben pagar con todo el rigor de la ley y de forma ejemplar por sus delitos; sobre todo los titiriteros mayores que pretenden esconderse detrás de los peces chicos, tipo Miguel Facundo Chinguel, Elías Ponce Feijóo y Carlos Tomasio de Lambarri. Me refiero a AGP, Jorge del Castillo Gálvez, Luis Giampietri Rojas y César Vega Vega y sus socios fantasmas, personajes quienes deben salir a flote por su trascendencia. Cada uno de estos operadores cumplió una función como lo es promover los servicos de BTR en el Estado, utilizar el servicio de espionaje ilegal para chuponear opositores politicos o personales o reinsertar el dinero malhabido al sistema económico y hacerlo crecer y otras tareas de ese tipo. La clave está en seguir las huellas que dejan las transacciones financieras, las compras de propiedades, inversiones y los movimientos bancarios, tributarios, notariales y bursátiles del dinero ilegal, que comprueban el enriquecimiento ilegal de sus gestores. Esa evidencia queda registrada, es inexpugnable forénsicamente hablando y muy detectable porque es tangible y no puede desaparecer. Como dice Augusto Alvarez Rodrich: “FOLLOW THE MONEY” pero por medio de la INTERPOL y no de fiascos investigativos seguidos por personajes como José Peláez Bardales o los tantos aliados apristas del PJ, el MP y la PNP, todos, en su particular manera y después de todo, miembros de la misma red de corrupción enquistada en el Estado peruano.

    Me gusta

  4. Lo que se debe exponer con suma autoridad es que, más allá de las razones que todos estos piliticuchos de pacotilla esgrimen -sobre todo los argumentos provenientes de los acusados por corrupción y sus tradicionales escuderos-, las gestiones presidenciales deben ser fiscalizadas hasta las últimas consecuencias. En la actual coyuntura en la cual estamos se corre el riesgo de la suspensión de algo que no debe suspenderse: la fiscalización del Estado por parte de la ciudadanía hasta el último centavo que circuló por sus manos, ya que los políticos y los funcionarios públicos tienen la obligación de rendirnos cuentas y el Perú posee al respecto una historia demasiado turbia que debe ser revertida.

    El problema nace de toda una operación que está muy mal concebida, ejecutada y además, para colmo, fue mantenida oculta; cuyo aparente objetivo es, aparte de lo anterior, sumamente cuestionable y que, valgan verdades, no tuvo nada provechoso para la nación. Indultar narcos va la gracia presidencial y absolver criminales altamente peligrosos en una sociedad que está saturada de inseguridad urbana y violencia delincuencial, no tiene sentido alguno, por ejemplo. El usar recursos del Estado para espiar ciudadanos adversarios del gobierno de turno y los enemigos de sus amigos dispuestos a pagar el alto precio que cobraba Business Track por sus ilegales servicios y la vez guardar silencio, todo con la meta ventajera de solucionar sus problemas judiciales o empresariales a la mala, jugando sucio y rapidito, tampoco es razonable. Renovar colegios con precios sobrevaluados y dejarlos peor de lo que estaban antes y hasta, en algunos casos, inoperativos, es absoltuamente ilógico. Aceptar donaciones de todo el mundo y gestionar programas para la reconstrucción del sur chico ocasionada por el terremoto y luego no hacer nada y encima lucrar de eso, no tiene pies ni cabeza. No se diga es inhumano.

    No se trata de citar dichos como: ‘Guerra avisada no mata gente’, para justificar que elegimos a AGP sabiendo que era un corrupto conocido rodeado de inmorales. Se trata de hacerse respetar diciendo: ‘Caí en tu juego la primera vez, pero en la segunda te agarré y te hice pagar las dos cuentas’.

    Me gusta

  5. Es realmente desgradable ser testigo de como ciertos medios de comunicacion como Caretas y Peru21 se han parcializado abiertamente contra Alejandro Toledo y en favor de Alan Garcia. No queda duda, principalmente tras los resultados que los ultimos sondeos arrojan, que la poblacion esta tan en contra de la posible corrupcion de ambos y que tiene la expectativa o, mejor dicho, la vaga ilusion de que si el PJ investiga con diligencia los dos afamados casos y los encuentra culpables, de que tanto Toledo, como Garcia vayan a prision con penas severas y bajo efecto permanente, devuelvan todo el botin robado con intereses incluidos y paguen sus respectivas reparaciones civiles por completo. O sea, lo opuesto de lo que sucedio con Fujimori y sus secuaces, quienes todavia conservan posesion de la mayoria del dinero que nos hurtaron, monto que asciende a unos cuantos miles de millones de dolares.

    Ahora, claro esta, hay una gran diferencia entre los dos casos antepuestos. Primero porque Toledo solo tiene una denuncia cuyo origen parece ser lavado de activos y/o evasion de impuestos pero no se sabe con claridad. Y juzgando por su torpeza, da la impresion de que es culpbale. Sin embargo, Toledo no fue un presidente ladron. Tampoco lo fueron sus funcionarios publicos, ni sus ministros. Se le pueden achacar docenas de otros defectos pero Toledo no fue un lider corrupto y su carrera profesional tambien avala esa proyeccion. Alan Garcia nunca trabajo en nada, que se sepa. Esa diferencia marca un abismo de diferencia no solo por las multiples, graves, variadas y ya historicas denuncias contra Alan Garcia, pero tambien con las de las huestes de chacales hambrientos que siempre lo han rodeado y por su indudable nexo con su primordial aliado politico: el fujimontesinismo.

    Asi que si vamos a lapidar a Toledo por un par de presuntos delitos de corrupcion, en balance con la misma escala de valores morales, Garcia deberia correr el mismo destino judicial por haber presuntamente cometido 100 veces mas y peores actos de corrupcion y ese hecho no puede ser cambiado por lineas editoriales, ni magsitrados entidades estatales parcializadas, quien sabe por que turbios motivos, con precisamente la peor parte de este duo.

    No dejemos que ennublezcan nuestra objetividad y escriban la historia del Peru con falsedades. Tampoco permitamos que manipulen dos metas tan valiosas que debemos recuperar en este pais: el peso institucional del Estado y el valor de la justicia igual para todos, si es que alguna vez en verdad existieron, caiga quien caiga.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s