EPENSA Y LA ¿CONCENTRACIÓN? DE MEDIOS

La telenovela alrededor de la venta de Empresa Periodística Nacional (EPENSA) se terminó resolviendo en estos días. Al final El Comercio hizo un acuerdo de asociación con la familia Agois, producto del cual, EPENSA se dividirá en dos compañías: una a cargo del tema periodístico, con el control total de los Agois y otra que concentrará la impresión y comercialización de los diarios de la cadena, con el 54% de acciones a favor de EC y el saldo restante para los Agois Banchero. La transacción tiene un monto de 17 millones de dólares.

En términos estrictamente comerciales, la asociación puede convenirles a ambas partes. De un lado, El Comercio a uno de los activos más valiosos que ha generado EPENSA durante el último medio siglo: su red de distribución a nivel nacional. De otro lado, los Agois mantienen el control periodístico sobre una cadena que, finalmente, ellos han hecho que sobreviva y crezca durante los últimos 30 años, más allá que nos guste o no su línea editorial.

A pesar de esta división empresarial, no han faltado voces que señalen que nos encontramos ante una posible concentración de medios. Y esta es una arista que conviene revisar con especial cuidado.

En primer lugar, hay que mencionar que , la Constitución es clara: no deben existir monopolios en materia de medios de comunicación. Y de allí que aquellos medios con propiedad cruzada – léase, aquellos medios controlados por empresas que tienen diarios, canales, radios y/o portales web – tengan que tener especial cuidado en no limitar la pluralidad informativa dentro del grupo. Por ello, Rosa María Palacios, en sus meses finales en América Televisión, advertía a los miembros del consejo ejecutivo de Plural Televisión (la sociedad entre El Comercio y La República que controla el canal) que debía tenerse especial cuidado en mantener la independencia de los medios de los grupos periodísticos que lo conforman.

Así las cosas, estamos ante un tema bastante complejo.  Como bien señala el amigo Mil Demonios, a veces es posible tener el control de un medio con solo contar con el 50% + 1 de las acciones. E incluso yo diría que pueden formarse coaliciones de accionistas – sobre todo, cuando ser mayoritario significa tener 6% de las acciones -. Por tanto, en principio, preferible la autorregulación, la garantía de la pluralidad informativa dentro de medios con propiedad cruzada (y para eso, el respeto a los Principios Rectores dentro de un grupo mediático es central) y la aplicación de las normas sobre monopolios ya existentes en el país.

Existen, sin embargo, quienes se encuentran a favor de una Ley de Medios en el país. De hecho, el plan original de Humala la contenía. En segunda vuelta y luego, en el gobierno, la idea ha sido desechada. Sin embargo, en un sector de la izquierda aún persiste la idea de que hay que encontrar algún tipo de mecanismo para “hacerle el pare” a conglomerados mediáticos que tienen agendas, intereses económicos y, of course, hostilidad hacia el sector zurdo.

El problema es que la legislación no parece ser la mejor idea para ello. Primero, por la poca precisión que tendría en definir cuando nos encontramos ante una “concentración de medios”. Y segundo, por los efectos que ya han generado normas de este tipo en otros países. El caso claro para mi es Argentina. Una visión benévola sugeriría que la norma ha generado tal polarización que ahora no existen medios que critiquen a gobierno y posición en general. Otra visión señalaría que el gobierno ha encontrado un mecanismo perfecto para ajustar a quienes se opongan a un proyecto continuista. Lo cierto es que, a la larga, este enfrentamiento ha perjudicado más al gobierno y, por supuesto, a los ciudadanos.

El otro problema es que muchas de las alternativas periodísticas – o “medios alternativos” – que se postulan para “contrarrestar los mensajes de la derecha” terminan priorizando el mensaje ideológico antes que el tratamiento periodístico. Así, terminamos con “medios alternativos” que terminan hablando únicamente para quienes piensan como ellos o sin ningún atractivo incluso para el sector al que supuestamente están dirigidos. Para decirlo claro, la mayoría resulta siendo un plomo.

Pero también cabe preguntarse que hubiera pasado si el grupo La República concretaba la compra de EPENSA. ¿Hubiera sido digerible un cambio radical en la línea editorial de Correo, diario emblema de la cadena? ¿No tendría un sector conservador o liberal de derechas el mismo derecho a pitear por un cambio en sus contenidos? Preguntas que quedan sin respuesta, dado que la operación, al final, no se cumplió.

Pero sí es cierto que existe un problema de percepción en relación con los medios de comunicación. Como indicó hace algunos años Roberto Bustamante, se tiene la imagen desde hace varios años que los medios (nacionales) responden a los intereses de los poderosos. Y he allí un tema de reflexión al interior de los los mismos, en particular, en aquellos que forman parte de grandes conglomerados. Más aun, cuando la mayoría de ellos son empresas familiares, algunas de tal tamaño que las diferencias entre sus distintas facciones pueden ocasionar un cambio de rumbo en la línea editorial de los medios a los que controlan.

(Foto: El Comercio)

7 thoughts on “EPENSA Y LA ¿CONCENTRACIÓN? DE MEDIOS

  1. La pregunta es,si el diario la república lo hubiera comprado lo hubieras sacado godoy ? creo que no…en fin ,el monopolio es malo..tanto en radio,tv,periódicos, revistas …y por que los periodistas sonados como,alvarez rodrich,rosa maria palacios nunca dicen que es malo tener monopolios..sera por que ellos trabajan en esos monopolios…

    Me gusta

  2. Kirchner esta luchando con el poderoso Grupo Clarin, pues ese grupo tiene mucho poder y monopolio de la prensa .

    Aqui en Peru el monopolio lo tiene el Grupo El Comercio.

    En resumen, la concentracion de medios, no es bueno para una democracia.

    Canal N, canal 4, el trome, peru21, diario gestion, diario el comercio, red de diarios Correo, etc, etc, pertenecen a ese tremendo grupo El Comercio.

    Eso es libertad de prensa?

    Me gusta

  3. Quien nos defendera a los ciudadanos cultos e incultos de esta abusiva concentracion de medios de prensa en poder de una familia, podrian querer desestabilizar a este o cualquier gobierno aprovechandose de los sectores desinformados y nulos en cultura.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s