¿NOVEDAD EN EL FRENTE?

A diferencia de varios analistas, considero que es importante la existencia de un espacio de izquierda en el país. No solo por cuestiones de equilibrio y representatividad, sino también porque se necesita un contrapeso mayor a una corriente conservadora que tiene demasiado peso en la política, la economía y los medios de comunicación peruanos.

Sin embargo, si me permito plantearme algunas interrogantes en relación al nuevo Frente Amplio conformados por los partidos de izquierda, que agrupa desde las corrientes más moderadas hasta las más radicales, dentro de nuestro establishment zurdo.

Una primera interrogante fue planteada, hace algunos meses, por Eduardo Dargent, en Velaverde:

(…) no basta con promover la unidad. La pregunta clave es unidad para qué. No olviden que Izquierda Unida en los años ochenta logró dicha conjunción, pero no le bastó para superar una serie de problemas que le impidieron actuar como partido organizado. El principal, ser una organización incapaz de enfrentar una campaña electoral bajo unidad de mando y con reacciones rápidas. Una serie de líderes atrapados en sus organizaciones no veían lo que demandaba el electorado. Lo que quería el pueblo a nivel teórico terminaba importando más de lo que pedía el pueblo con minúsculas.

Aquí existe una primera disyuntiva. Si el Frente Amplio se plantea como un frente electoral o si es el camino para la fusión en un único partido de izquierda. Por ahora, parece ser lo primero, aunque algunos de sus miembros en redes sociales indican que el proyecto a mediano plazo sería hacia la segunda vía. En ambos casos, sin duda, conviene tener en cuenta lo que señala Dargent. Uno de los factores que mató a Izquierda Unida fue el exceso de egos combinado con el wishful thinking sobre “lo que quiere el pueblo” y, dado que algunos de los actores centrales fueron protagonistas de dicha experiencia, se corre el riesgo de volverla a repetir. Ejemplo claro: el debate para radicalizar a Humala en la primera vuelta de 2011, cuando los signos daban cuenta que había empezado su gran moderación.

Ello me lleva al segundo tema, que también plantea Dargent (y también lo han indicado Carlos Meléndez y Javier Torres en sus columnas): la necesidad de un programa que mantenga cierto equilibrio y un cierto grado de moderación. Digamoslo claro, la izquierda no ganaría solo con un programa basado en el tema ambiental – como a veces tiende Tierra y Libertad -, o en las demandas clasemedieras de Lima – como en otras ocasiones parece que anda sumergida Fuerza Social – o en la lucha “contra el modelo económico neoliberal”, como la enuncia Gregorio Santos.

Si quieren ser alternativa de gobierno, algo de pragmatismo debe existir en un sector en el que, hasta que conocieron a Luis Favre, la comunicación política era inexistente (o demasiado onegera). Y ello implica articular un programa para todo el país. Allí necesitan recordar que hay un sector de clase media emergente que hasta ahora no tiene una representación política sólida. Y ese sector no se gana con el programa más radical. En esa línea va Antonio Zapata cuando señala que el “enemigo” de la izquierda no es la inversión, sino la injusticia. Ello también implica apuntalar bien a sus autoridades actuales, por cierto.

También implica un cambio de formas y lenguajes anacrónicos. No solo basta con definiciones sobre si la “solidaridad latinoamericana” implica tragarse todos los sapos de las autocracias de izquierda que existen en la región. También pasa por acercar el lenguaje más al ciudadano común y corriente, al que la ideología le dice (o importa) poco o nada. Nuestra izquierda – incluyendo a sus sectores más jóvenes – no sonríe, no se alegra, es demasiado adusta a tal punto que no la tomas en serio justo por eso. No se puede ser “guardián de la moral” todo el tiempo y menos aún pensar que la ética es solo patrimonio zurdo.

Finalmente, los amigos del Frente Amplio deberán mostrar una correa bastante ancha. No toda crítica que se les hace viene de “la derecha bruta y achorada” o del “capital que quiere destruir a la izquierda”. Muchas de las críticas e interrogantes señaladas arriba – y que comparto – provienen de sectores liberales o centristas que consideran que este espacio debe existir. Pero si no saben tender puentes hacia esos sectores, que podrían definir una elección, será complicado que puedan tener éxito electoral a mediano plazo. Buena suerte.

(Foto: La República)

3 thoughts on “¿NOVEDAD EN EL FRENTE?

  1. La izquierda peruana

    1. Fuerza Social es el unico proyecto de zquierda que tiene las mayores posibilidades de llegar a ser un partido politico moderno. Lo ha demostrado en el camino (Municipalidad de Lima). Su alianza con los demas partidos de izquierda no tiene mayor explicacion.
    2. Los demas partidos de izquierda se han quedado en los setenta, defendiendo los intereses de un pequeño grupo de la sociedad en desmedro de la mayoria. Ejemplo: Defienden al SUTEP pero no defienden a los alumnos. Defienden a los empleados publicos pero no defienden a los usuarios de los servivios estatales. Defienden al gremio medico pero no defienden a los enfermos.
    3. Los demas partidos de izquierda radical (MAS y Tierra y libertad) tal parece que nunca cambiaran, alucinando un mundo utopico que nunca llegara.
    4. La izuierda no comprende todavia que las maneras de hacer politica han cambiado y que no solo basta con un discurso lleno de buenas intenciones. Deben entender de una vez que para ganar una eleccion se necesita de varios factores: Estrategia, publicidad, propuestas viables y no cometer errores estupidos.

    http://www.poder360.com/article_detail.php?id_article=6502

    Me gusta

  2. La izquierda mientras no haga algo buena siempre sera relegado de la historia peruana,ya lo tubo con alan garcía y no paso nada nos llevo ala casi quiebra…susana villaran es lo mas reciente del fracaso de la izquierda…Mientras no habrán se cerebro a lo actual y modificar lo que este mal y no con la idea de la izquierda que se quiere tumbar de raíz proyectos que ya están funcionando….pero que falta modificar.Un punto de quiebre hubiera sido renovarle un canal a telefónica por 10 años y que ingrese otro operador..lo que hicieron es renovarle por 20 años…y nadie dice nada desde los congresistas hasta los medios de comunicación…

    Me gusta

  3. Una izquierda moderna o moderada?

    Lo de los rostros adustos y que no sonrien, eso ya es historia conocida, cuando saliò el reportaje en el semanario “Hildebrandt en sus trece” se podia apreciar que nadie sonreia ni para celebrar la alianza , hasta habia jovenes, chicas, que lejos de sonreir, mas parecian los emoticones inexpresivos que usan los japoneses en los chats.

    Si tanto dicen “estar por el pueblo” no les seria mas sencillo, demostrar o darles su confianza con una simple sonrisa? Villara fue la unica que entendio eso. Aprendan de ella, aunque claro.

    Dejen amigos de izquierda de pensar que la honradez y honestidad es solo propiedad del lado zurdo. Ni tampoco sean incisivos en ese tema, para cubrir falencias como la ineficiencia e ineptitud, del cual muchas autoridades de izquierda se caracterizaban. Lease Villaran(vemos a diario el trafico en Lima, la invasion de ambulantes en el Centro) o Frejolito cuando permitio que Polvos Azules siguiera detras de Palacio y sea foco de delincuentes.

    Respecto a que no toda critica proviene de la DBA, pues es cierto. Las criticas provienen en gran parte de un gran grupo(yo diria el mas numeroso) de personas que ‘ a parte de no inmiscuirse ni importarles a tiempo completo la Politica’ si bien no comparten las ideas de las izquierdas tropicales y autoritarias como Cuba y Venezuela, tampoco se tragan toda la histeria derechista de “proteger el glorioso sistema neoliberal asi como su inmutabilidad”, si desean votos pues empiecen por ese GRAN SECTOR ELECTORAL.

    “Dejar a los jovenes la posta de la izquierda”, no se parece acaso a Alan cuando su caballito de batalla era “ser joven y con energias”, lamentablemente en el sector de la izquierda vemos que no es asi, hablar con un o una joven de izquierda veinteañera es casi lo mismo que hablar con un sexagenario de la sub 40 zurda, aquella que sigue pensando que Cuba es la sociedad ideal y que el mercado imperialista es la culpable de las desgracias del tercer mundo. Innovense a la realidad actual, si no se quedaran con su 0.0055 % de intencion de voto.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s