PIQUEOS CORTOS

Hoy es uno de esos días donde hay varios temas en la mesa, así que comentemos brevemente uno por uno, con links incluidos:

Marcha por la Paz: Ayer se celebró en Lima una marcha por la paz, encabezada por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, a la que asistieron miles de personas. El rechazo al Movadef fue explícito por parte de ciudadanos comunes y corrientes, así como de miembros de distintos partidos políticos (PPC, APRA, Perú Posible, el nacionalismo y varios grupos de izquierda). No faltaron tampoco las críticas al rector de la UNMSM, por subirse al coche de la marcha y por cuestionamientos a su gestión.

En la web del Idehpucp (disclaimer, trabajo allí) se ha colgado un artículo escrito por el editor de este blog sobre lo que creo que son los aspectos a resaltar a partir de lo ocurrido ayer.

La “Sopa Criolla”: Desde hace algunos meses el gobierno peruano viene discutiendo (bajo 7 llaves) un tratado que puede afectar a los usuarios de Internet, sobre todo, en el tema de las descargas. Este mismo secretismo ha sido trasladado a la discusión sobre una norma a la que se ha denominado la “Sopa Criolla”, que también pretende regular estos temas. Y aunque algunos de sus difusores señalan que no hay peligro alguno, las suspicacias están a la orden del día.

Al respecto, recomiendo leer a Marco Sifuentes, Eduardo Villanueva y Miguel Morachimo, quienes dan distintas miradas al problema  y a los posibles peligros que podría implicar.

¿Nadine 2016 again?: Otra vez vuelve un tema que es el fantasma de este gobierno, a raíz de una declaración dada por el saliente presidente del JNE, Hugo Sivina, en entrevista con El Comercio publicada el lunes, sobre la posibilidad que la esposa del Presidente de la República sea candidata presidencial. Sivina dice que no hay impedimento constitucional (ojo, pero sí legal). Para complicar más las cosas, esta mañana, el flamante presidente del JNE, Francisco Távara, dio una declaración en el mismo sentido, pero fue más cauto al recordar el impedimento que señala la Ley Orgánica de Elecciones a los familiares del Presidente de la República.

Hoy la columna de Álvarez Rodrich comenta el tema y señala que es probable que, antes que una repartija en el Congreso, si es que el nacionalismo quisiera optar por esta peregrina idea, se iría por la vía del amparo al Tribunal Constitucional. AAR menciona dos atingencias en contra de este camino, que aquí suscribo: el mal sabor de boca ético que dejaría una forma de reelección encubierta (mi posición es que no deberíamos tener reelección presidencial de ningún tipo) y que los gobiernos peruanos quedan tan desgastados que dicha candidatura sería un canto al fracaso.

La base de Yuveni: Hoy en IDL-Reporteros se publican varias fotos con el estado actual de la base policial de Yuveni (La Convención, Cusco). Hablan las imágenes:

Suscribo, luego de ver las fotos, lo señalado por Romina Mella, encargada de esta nota:

Después de ver la situación en Yuveni y en otras guarniciones en uno de los frentes operativos más importantes en el país, habría que preguntarle a Pedraza cómo piensa mantener todos los equipos que va a comprar cuando su ministerio no es capaz de abastecer con lo más elemental a los policías que combaten ahora en el VRAE y La Convención.

Ojo con Huánuco: Para terminar, una noticia alarmante que ha salido en varios medios y que ha resumido bien Jerónimo Centurión en Diario 16:

Huánuco se ha convertido en el espejo más cruel de nuestra sociedad. La cantidad de denuncias de violación sexual contra menores de edad se incrementa cada mes, el 30 por ciento de internos del penal de Huánuco son acusados por ese delito. Sin embargo, lo más grave, es que un número considerable de delincuentes termina libre o con sanciones que no se ajustan a la gravedad de su delito.

Uno de los jueces que no ha aceptado pruebas a favor de las víctimas se llama Jorge Picón, quien pasó de una sala civil a una sala penal (donde las lógicas son distintas). Ante estos fallos, ocurrió lo siguiente:

Ante el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), Picón dijo que no era especialista en materia penal. Esta, entre otras consideraciones, llevó al Consejo a no ratificarlo. Sin embargo, el magistrado ha demandado ante un juzgado civil por 3 millones de soles a las ONGs que presentaron documentos ante el órgano fiscalizador de jueces. “Han dañado mi imagen y el CNM me saca porque le da la gana, simplemente”, nos dijo Picón en una entrevista.

El proceso que Mercedes Tucto Ramírez inició en contra de Daza por la violación a su hija fue evaluado por la Corte Suprema y ésta encontró tal cantidad de vicios y errores que ha ordenado que se reinicie el juicio. El acusado, sin embargo, ya huyó.

Lo que más le preocupa a Mercedes y a las mujeres de Tamar, sin embargo, es que el magistrado Picón, quien ha presentado una acción de amparo en Huánuco, pueda volver al cargo. Ellas están dispuestas a venir a Lima para pedir justicia.

UNA MIRADA AL CONGRESO CON MARTIN HIDALGO

Ayer en La Mula conversamos con Martín Hidalgo, periodista del diario La República, sobre un lugar que conoce bien por su trabajo cotidiano: el Congreso de la República.

Más que una mirada académica, pasamos revista a lo que ocurre en este poder del Estado a partir de sucesos cotidianos: la suspensión a Javier Diez Canseco, las disputas en todas las bancadas y los procesos de elección de altas autoridades (Defensoría del Pueblo, Tribunal Constitucional, Banco Central de Reserva).

Datos relevantes: Toledo es el político que se reune más con su bancada, Nadine llamó a los posibles nuevos disidentes de Gana Perú – post sanción a Diez Canseco – para que no renuncien, el fujimorismo sale como bloque a pesar que adentro se matan y Solidaridad quiere pesar más como aliado parlamentario del gobierno.

En la parte final, comentarios míos sobre La Haya y las declaraciones de Mario Vargas Llosa.

CHICHA TU PRENSA

La ampliación de la extradición de Alberto Fujimori por la compra de diarios chicha pone sobre la mesa una necesaria reflexión sobre el uso de medios con amplia llegada a los sectores populares con fines de manipulación y demolición del enemigo político.

Fujimori y Vladimiro Montesinos no inventaron la forma de sensacionalismo que caracterizó a ciertos diarios populares durante la década de 1990. Como bien recuerda Carlos Iván Degregori en “La década de la antipolítica”, el conservadurismo subyacente a las críticas sobre la vida privada de las personas y el character assassination se focalizaba en figuras públicas del deporte, la crónica roja y el espectáculo. La compra de estos medios sirvió para llevar las características antes mencionadas a la política, con miras a demoler a los rivales del fujimorismo.

A ello se añadió un tono de guerra informativa, presentado por Fernando Rospigliosi en su libro “El arte del engaño”. Los periodistas que denunciaban violaciones a los derechos humanos, casos de corrupción en compras militares o cuestionaban el poder de Montesinos eran tratados como traidores a la patria. Quien chocaba con el poder castrense alineado con el fujimorato era difamado en titulares de diarios que no tenían el tema político como primordial.

Caído el régimen, algunos de los diarios que ejecutaron estas operaciones de demolición desaparecieron. Otros volvieron a sus temas principales, con los mismos vicios que ya tenían. Y aquellos tabloides que no sucumbieron a la cooptación o que surgieron posteriormente practicaron el sensacionalismo, pero sin llegar a los extremos vistos en la década pasada.

Pero varios de los usos de la década de 1990 subsisten hasta hoy, esta vez en algunos diarios que se presentan como serios. Juicios sobre la vida privada, titulares con verdades a medias y la utilización de las secciones de trascendidos para la demolición de políticos y periodistas se conjugan en un paquete destinado, esta vez, contra quienes cuestionan cierto sentido común conservador de un sector de nuestras élites.

Como lo demostró la experiencia de la década fujimorista, dicho concentrado de lodo solo puede ser superado con una actuación y gestión políticas conectadas directamente con los intereses y preocupaciones ciudadanas, sin dejar de denunciar lo que, con seguridad, Luis Miró Quesada de la Guerra caracterizaría como el más vil de los oficios. Pero, sin buen énfasis en el primer punto, lo segundo, en democracia, será visto como una pataleta por los ciudadanos.

(Columna publicada en Diario 16 el 19.11.2012)

(Imagen extraída de aquí)

PARA ENTENDER BIEN EL JUICIO EN LA HAYA

El 3 de diciembre se iniciará la fase oral del juicio que mantiene el Estado peruano contra su par chileno en la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya (Holanda), por el diferendo sobre la frontera marítima entre ambos países. Serán algunos días en los que la atención de la opinión pública de ambos países recaerá en las audiencias en las que cada país sentará su posición.

Como el tema para muchos es difícil de entender, es mejor explicarlo en la forma más didáctica posible. Y hoy Daniel Yovera, en el debut de #esnoticia, el nuevo programa dominical de Rosa María Palacios, ha hecho un buen reportaje que explica las fortalezas y debilidades de las posiciones de ambos países. Aquí el video.

En DTP estaremos informando sobre este tema en los siguiente días.

SOBRE EL CASO DIEZ CANSECO

En este espacio hemos discrepado amigablemente con Javier Diez Canseco. Pensamos que congresistas como él, en términos de fiscalización, son necesarios en un sistema político donde la ética no es el fuerte y reconocemos su valía al poner en la agenda temas como los derechos de las personas con discapacidad. Estamos mucho menos cercanos a él en temas económicos, sobre todo, cuando se refiere a temas de regulación, no porque la consideremos innecesaria, sino porque, en varios casos, no es la más adecuada.

Digo esto porque el caso de la presentación de un proyecto de ley sobre acciones de inversión, antes que analizarse en términos éticos y económicos, se ha visto puesto en el debate, antes que en estos términos, en base a la trayectoria de JDC y, a partir de allí, defenderlo a ultranza porque piensan como él o denostarlo en un acto de vendetta política porque se oponen a él.

Vamos a ser directos en este caso. Creemos, luego de lo presentado por Diez Canseco como por sus acusadores, el congresista sí cometió un error al presentar un proyecto de ley sin informar que un familiar directo suyo y su ex esposa tenían acciones de inversión. Y eso lo han reconocido medios como Hildebrandt en sus Trece o Dedo Medio que no formaron parte de ninguna campaña mediática

Más allá de la discusión sobre si existía o no beneficio patrimonial posible, cuestión que el congresista ha negado con ciertos argumentos, no consignar esta información ante la opinión pública y ante el Congreso conjuntamente con la presentación del proyecto fue un presente griego que el parlamentario entregó a sus opositores, que hace años le buscan algo para bajárselo.

¿Este error ameritaba una suspensión de 90 días? Creemos que no y que la sanción debió ser la propuesta inicialmente por la secretaría de la Comisión de Ética: una amonestación pública por el error cometido. En la imposición de la sanción ya entraron otros factores, desde los intereses políticos (el fujimorismo se la tenía jurada y el nacionalismo se cobró su salida de la bancada), hasta la carencia de una gradación más fina en las sanciones a imponer a partir de los informes de la Comisión de Ética del Congreso de la República.

Y yendo al tema de fondo, ya es hora que el Congreso tenga un registro de conflictos de intereses. El año pasado, en un informe publicado en El Comercio, la periodista Fabiola Torres consignaba lo siguiente:

Un referente puede ser Colombia, donde los congresistas están obligados a llevar un libro de registro de sus intereses privados. Allí dejan constancia sobre su participación en sociedades anónimas o en cualquier organización o actividad privada económica o sin ánimo de lucro, de la cual forman parte en su país o en el exterior. Si se prueba que han omitido información y logrado un beneficio personal, pueden ser sancionados hasta con la pérdida de la investidura.

Y digo esto porque, más allá del escándalo que produzca el caso para algunos o la defensa a ultranza que hagan otros, me importa más que se institucionalice, de una vez por todas, cómo hacer explícitos los conflictos de interés en el sector público, donde abundan. Y este es un tema que va más allá de izquierdas y derechas, las cuales, ambas, tienen talones de aquiles en estos temas.

No quiero terminar este post sin dejar de hacer referencia a dos conflictos de interés privado de dos de los acusadores mediáticos. El primero de ellos, corresponde al señor Fritz Du Bois, quien fuera acusado por el señor Diez Canseco en las investigaciones que hizo la Comisión Investigadora sobre Delitos Económicos y Financieros por el salvataje del Banco Latino (Pueden ver un resumen del caso en un reportaje hecho por Paola Ugaz para Hildebrandt en sus Trece). Cuestión que no ha puesto en ninguno de sus editoriales sobre este caso en Perú.21 y que hubiera sido recomendable tener en cuenta, para saber si este tema influenció o no en su posición sobre el caso.

El segundo corresponde al director del diario Correo, quien fue mencionado en uno de los informes de la referida comisión Diez Canseco. AsÍ lo registró hace algunos años el blog Reportaje al Perú, de la periodista Paola Ugaz:

Siguiendo con el tema de Aldo M., uno de los personajes mas controvertidos de la red peruana,  se han preguntado ustedes porque o ¿de donde nace el odio tan acendrado de Aldo M. al político de izquierda, Javier Diez Canseco?, bueno, en parte se explica porque Diez Canseco dirigió la Comisión Investigadora de los Delitos Económicos y Financieros entre 1990 y 2001, donde si uno teclea Mariategui+Goldenberg+ David Saettone se encontrará con una muestra mas de cómo hace periodismo el director del diario Correo:

El señor SAETTONE WATMOUGH.— No, yo no lo conocía. Si ve mi currículum, yo soy economista, estudié en Canadá y luego hice una maestría y soy candidato a doctor en la Universidad de Princetown, en Estados Unidos. (10) Yo trabajé en el Banco de Crédito, inicié mis labores como gerente del área de análisis económico más relacionado al mercado de capitales y tenía un buen desempeño ahí.
Aparentemente, el señor Goldenberg estaba buscando un jefe de gabinete de asesores y en una conversación con el que era entonces el director de la página económica de El Comercio, que era Aldo Mariátegui, surge mi nombre, que Mariátegui se lo propone a Goldenberg. Y el señor Goldenberg tenía reuniones, creo que eran los jueves con ciertos asesores dentro de los cuales estaba Miguel Palomino, Julio Velarde, Gianfranco Castagnola y José Valderrama y me invitaron para discutir sobre el tema del tipo de cambio, porque había habido una fuerte devaluación creo que fue en febrero del año 99, si mal no recuerdo, y tenían preguntas con respecto al mercado cambiario, tenían preguntas con respecto a las reservas.
Entonces, me invitaron a compartir mis ideas con ellos y eso habrá sido en el mes de octubre del año 99. Y el ministro Goldenberg de ese entonces, en diciembre del 99, no se comunicó directamente conmigo sino se comunicó con el presidente del directorio del banco para solicitarle si yo podía ir a trabajar con ellos, a lo cual al final accedí. Como le mencioné anteriormente, yo renuncié al Banco de Crédito y fui al ministerio y ahí lo conocí al ministro Goldenberg.

En este fragmento de una de las sesiones de la Comisión que presidía Diez Canseco (21 de febrero de 2002, pagina 36 del documento elaborado en el Congreso de la Republica), David Saettone cuenta como fue contratado por el entonces ministro de Economía, Efraín Goldenberg;  el entonces Jefe de la página de economía del diario “El Comercio”, Aldo Mariátegui le propone el nombre a Goldenberg y éste solícito lo contrata de inmediato. Goldenberg trabajo en el gobierno del condenado presidente Alberto Fujimori (1990-2000).

Los conflictos de intereses deben ser explícitos, tanto en el sector público como en el privado.

ELECCION JUDICIAL: A TRES SEMANAS

En este blog venimos siguiendo desde hace algunas semanas las elecciones en el Poder Judicial, que comprenden tanto al Presidente del Poder Judicial como a los presidentes de las Cortes Superiores en todo el país.  Y ayer se produjo la antesala, con los comicios para decidir quien es el nuevo presidente del Jurado Nacional de Elecciones.

Como ya se sabe, el elegido ha sido Francisco Távara, expresidente del Poder Judicial. César Romero de La República precisó cómo se decidió que Távara fuera al JNE, en votación de los miembros de la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia de la República.

Távara obtuvo siete votos, José Luis Lecaros Cornejo, cinco votos, Vicente Walde Jáuregui, tres votos, y Julio Rodríguez Mendoza, dos votos.

Luego en una segunda votación los jueces supremos Walde Jáuregui y Josué Pariona Pastrana resultaron elegidos primero y segundo suplente del nuevo presidente del JNE.

El juez supremo Javier Villa Stein no se presentó a la reunión de Sala Plena y prefirió mantenerse en su despacho atendiendo otros asuntos jurisdiccionales.

Hechos relevantes a partir de esta elección:

1. No votó Villa Stein.  Según La República, JVS no asistirá a la Sala Plena mientras no se resuelva el proceso disciplinario que tiene en el Consejo Nacional de la Magistratura. ¿Votará en la elección del 6 de diciembre? Como veremos a continuación, esto tiene importancia para la elección del presidente del PJ.

2. Como ha indicado Ricardo Uceda en la edición más reciente de Poder, la elección del presidente del Poder Judicial tiene dos candidatos de fuerza: Luis Almenara Bryson y Duberlí Rodríguez.

Ambos pertenecen a generaciones distintas en el Poder Judicial – Almenara hizo carrera desde la década del 60 como secretario de juzgado, mientras que Rodríguez ingresó a la Suprema por los concursos del CNM – y tienen a dos personas enfrentadas como posibles respaldos. Según Uceda, Almenara es apoyado por César San Martín, actual presidente del PJ, y Rodríguez por Villa Stein.

Hoy en Caretas, Rodríguez, elegantemente, discrepa del voto de Villa Stein en el tema Colina y remarca que los crímenes cometidos en Barrios Altos y La Cantuta son de lesa humanidad. Cabe recordar que Rodríguez fue presidente de la Sala que confirmó la pena de 25 años de prisión a Fujimori y que fue diputado por Izquierda Unida en la década de 1980. A Almenara se le atribuyó cierta participación en la poda de jueces luego del 5 de abril de 1992, cuestión negada por él, y puede exhibir un voto a favor que el caso La Cantuta fuera procesado en el fuero civil, durante el fujimorato.

¿Por qué resultan importantes estos datos? Porque esta elección, en buena parte, no se deciden por programas de gobierno (aunque aquí pueden ver los de Almenara y Rodríguez), sino por relaciones personales y correlaciones de fuerzas, así como por quien garantice mayor independencia judicial, tal cual lo entienden los magistrados supremos.

En esa medida, el voto de Távara, quien ahora no podrá participar en la elección, iba a ir para Almenara. ¿El motivo? Uceda recuerda que Villa Stein criticó en público y pidió investigar el único episodio controvertido de la carrera de Távara: su viaje a Francia invitado por la Universidad Alas Peruanas. Si bien Távara no fue sancionado, se la tiene jurada a JVS desde ese entonces, debido a que él autorizó la travesía parisina.

¿Con ello Almenara pierde un voto? No necesariamente. Según Uceda, ganara Távara o el otro candidato de fuerza al JNE, José Luis Lecaros, el veterano magistrado supremo mantenía su correlación de fuerzas (ligeramente favorable por el momento), dado que el ahora ex presidente del JNE, Hugo Sivina, votará por él en la elección.

3.Ojo con el magistrado Walde Jaúregui. Como vemos, si Távara no puede completar su periodo por alguna circunstancia, será este juez quien lo reemplace como titular del Jurado Nacional de Elecciones. Y según Uceda, Walde es percibido como bastante cercano al Partido Aprista Peruano.

Pero el voto de este magistrado también es clave para la elección del Presidente de la Corte Suprema. La razón es que Walde es el único respaldo, hasta el momento, que tiene el tercer candidato al PJ, Enrique Mendoza, actual presidente de la OCMA, ex presidente del JNE y sin mayores máculas en su trayectoria personal. Pero es amigo personal de Alan García, con lo que el peso aprista en el PJ podría ser clave en esta elección. Si Mendoza no retira su candidatura, es probable que se vaya a una segunda vuelta, donde su voto y el de Walde son decisivos. Cabe recordar que ningún otro grupo político – ni siquiera el partido de gobierno – tiene peso fuerte en esta elección.

Finalmente, una nota casi a pie de página sobre la elección en la Corte Superior de Justicia de Lima. Comenta el abogado César Bazán del IDL:

Por otra parte, en la corte de Lima la situación no pinta bien. Dos de los principales postulantes son César Vega Vega y Ángel Romero Díaz. A este nivel, no cabe la prohibición de reelección. Ambos ex presidentes de corte han sido fuertemente cuestionados por diversas razones. Inclusive Ángel Romero fue destituido por el CNM, pero dicho órgano retrocedió sin razón confesable y lo repuso en el cargo (para unrecordaris rápido ver: CNM y candidato Ángel Romero: ¿Vidaurre contra Vidaurre?). Mientras que César Vega Vega también tiene cuestionamientos de cuidado, que motivaron a que desde IDL-Justicia Viva solicitásemos su no ratificación (ver dossier).

El tercer candidato es el magistrado Iván Sequeiros, quien dirigió el proceso en el caso BTR y estuvo en el sistema anticorrupción, casi sin mayores sobresaltos. Ojo a lo que pase también en esta elección, clave para las designaciones de magistrados (incluyendo a provisionales) en la corte superior más importante del país.

LA MALA RACHA DE FUJIMORI

Las últimas semanas han sido un solo de derrotas para la familia Fujimori, en particular, para el patriarca del clan. ¿A qué se deben estas sucesivas malas noticias? ¿Es simple mala suerte o una estrategia equivocada? Aquí, un intento de respuesta.

EL JUICIO POR LOS DIARIOS CHICHA:

Queda claro que nunca estuvo en los planes del fujimorismo que Chile ampliara los cargos por los que fue extraditado su lider. Parte de la confianza que tenían en Alan García se basaba en que el ex presidente no fue precisamente un entusiasta de su venida y que los casos pendientes contra Fujimori en la justicia peruana avanzaban con pasos de tortuga.

Pero confiar en Alan García tiene sus costos. Uno de ellos, tener excesiva seguridad de que no iba a hacer nada. Pero fue al final del gobierno aprista que varios casos se presentaron a Chile para ampliar la extradición de Fujimori.

Obviamente, el encargo fue tomado en este gobierno por una Procuraduría Anticorrupción mucho más activa y estratégica. Y apenas obtuvieron el primer triunfo, con la aceptación en primera instancia del caso Diarios Chicha, tomaron una decisión correcta: contratar al mismo abogado que logró la extradición. Por el lado fujimorista, su abogado presentó un escrito bastante pobre oponiéndose a la misma. Al final, el resultado ya es por todos conocido.

Es muy probable que Fujimori se termine allanando en este caso. Más que por las razones de salud esgrimidas por el doctor Nakazaki, por la misma causa que hizo que, en los anteriores casos de corrupción, aceptara sus culpas. Y es que un proceso largo, en el que se presenten varias evidencias de su responsabilidad en este tipo de hechos, demolería su imagen incluso entre algunos de sus partidarios. Y las pruebas, hay que decirlo, son bastante contundentes.

El campo judicial es uno donde Fujimori ha tenido varias derrotas. De hecho, al no ser un caso con sentencia firme, el caso Diarios Chicha está fuera de los alcances del indulto, que implica una redención de la pena. Y en caso se aprobara el indulto – cosa cada día menos probable, como veremos -, este caso lo dejaría aun dentro de prisión, dado que el proceso se ha iniciado con mandato de detención y podría volver a la misma en ese caso, si es que es declarado culpable. Pero este último escenario parece improbable.

EL PARTIDO DIVIDIDO:

Lo más resaltante del reportaje de Marco Sifuentes presentado el último domingo es constatar, una vez más, las divisiones internas que existen en el fujimorismo.  Así, tenemos a:

a) Un grupo de “amigos de Fujimori” (los albertistas) que son los más entusiastas con la salida de Fujimori y el aprovechamiento político de la situación. Son ellos quienes han impulsado toda la serie de gaffes y errores en los que ha incurrido la estrategia del indulto y, por tanto, ahora son las personas más criticadas en ese sector. Resulta sintomático que anoche uno de ellos, Carlos Raffo, haya sido víctima del apanado de una conocida columnista de un diario local, ex candidata al Congreso por el fujimorismo y cuya posición es favorable al indulto (o, al menos, a un imposible arresto domiciliario).

b) La bancada, en la que confluyen fujimoristas de la primera hora (Salgado, Chávez), figuras mediáticas (Gagó), congresistas nuevos con algo de manejo político (Diaz Dios y Spadaro) y un conjunto de invitados que no dice absolutamente nada sobre el indulto y que mira este tema desde el balcón.

c) Kenji, quien, como dice Sifuentes, nadie sabe que piensa y de quien todo el mundo teme que la embarre hasta el fondo. Oportunidades no han faltado, como la famosa conferencia sobre la prisión de su padre. La ventaja que tiene sobre todos los fujimoristas es que, de los hijos, es el más cercano a Alberto.

d) Keiko, la más renuente al tema del indulto, cuestión que se expresa en sus pocas salidas a declarar sobre el tema. Junto con su estado mayor (Jaime Yoshiyama y Ana Vega – su asesora desde la época en que era Primera Dama -) es quien calcula más los efectos políticos del fiasco que ha sido este proceso.

A esta altura y luego de la revelación de las fotos de la cárcel de Barbadillo, queda claro que el tema, por ahora, está liquidado. ¿Lo pretenderán reactivar en Navidad apelando al único argumento que les queda, es decir, la compasión y la pena?  No se pierdan el siguiente capítulo de esta historia en la que, hasta ahora, el único ganador es Ollanta Humala, quien flota durante un mes y medio pasando piola con las torpezas fujimoristas.