POR LA RAZON, NO POR LA FUERZA

Quizás una de las mayores transformaciones de Ollanta Humala ha sido en su discurso frente al problema limítrofe marítimo que tenemos con Chile. El hoy presidente, en 2006, era un beligerante nacionalista, que encabezaba marchas simbólicas hacia la frontera en defensa de la soberanía nacional. De hecho, revisando los archivos del diario El País de España, me encuentro con una nota titulada “La guerra de Humala contra Chile”. Solo coloco el primer párrafo para su atención:

El líder del Partido Nacionalista Peruano, el ex comandante Ollanta Humala, encabezará hoy una marcha nacionalista hasta la frontera con Chile para defender la soberanía nacional, si la justicia le autoriza a pernoctar fuera de Lima. La marcha saldrá hoy de la ciudad de Tacna hasta el hito Número Uno, en la frontera peruano-chilena, como parte de las conmemoraciones del inicio de la Guerra del Pacífico (1879-1883), en la que los peruanos y los bolivianos fueron derrotados por Chile. El aniversario se cumple el próximo 5 de abril.

Para contrastar el discurso, leamos ahora el cierre del mensaje a la Nación dado por Humala, ya como presidente, hace un par de semanas desde Paris, luego de la reunión que tuvo con el equipo de abogados que ve nuestro litigio en La Haya:

El Perú es un país con una larga tradición de respeto al derecho internacional, por ello, recurrimos a la Corte Internacional de Justicia para solucionar este tema pendiente y hemos planteado con absoluta claridad que respetaremos la sentencia de la Corte. Resuelta esta controversia, peruanos y chilenos, debemos mirar hacia el futuro y enfrentar juntos los numerosos desafíos que tenemos por delante como son el desarrollo sostenible, la inclusión social y la integración regional.

En este caso, se trata de un cambio para bien. Si hay un tema que Humala ha guardado serenidad y se ha comportado como un estadista en su presidencia es en lo que se refiere al juicio en la Corte Internacional de Justicia. No solo siguió lo ya realizado por sus antecesores en el cargo (Toledo y García), sino que reforzó el equipo con un agente alterno de polendas: el ex Canciller José Antonio García Belaúnde. Y los voceros oficiales del gobierno han sido bastante prudentes en relación con sus declaraciones, defendiendo la posición legal peruana, sin triunfalismos, pero con la certeza que tenemos la razón.

Por ello resulta también una buena noticia que el gobierno chileno, a través de sus voceros oficiales, haya desestimado cualquier duda sobre el cumplimiento del fallo que se dictará en algunos meses sobre el tema del límite martítimo. Más aún luego de las declaraciones de dos de sus ex presidentes, así como la lamentable pateada de tablero dada por Colombia al salir de la competencia contenciosa de la Corte Internacional de Justicia, luego de perder un litigio con Nicaragua. Ello vuelve las aguas a su nivel en medio de lo que serán semanas donde los halcones de los dos lados van a llamar a desconocer la sentencia en caso no favorezca a ninguna de las partes.

Acudir a la Corte Internacional de Justicia para resolver el último problema de límites que tiene nuestro país no solo supone una actuación conforme a derecho, sino también la disposición histórica del Perú de resolver sus problemas internacionales, antes que por la fuerza, con el uso de la argumentación. Que el comportamiento impecable que ha tenido el gobierno peruano en esta materia se mantenga hasta el final, incluso si el fallo, en base a los argumentos presentados por las partes, no nos da por completo la razón.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s