BLOG DAY: LOS 5 DEL 2012

Tradición bloguera del 3108. Aquí van los 5 blogs del 2012:

1. Sótano Beat: La cara virtual del conocido fanzine dedicado a rescatar lo mejor de la cultura musical popular peruana de los 60s y 70s. En estos días, estoy revisando Días Felices, una compilación de varios de los mejores artículos publicados en la versión impresa, el blog y algunos inéditos. Interesante testimonio para una época musical que viene siendo revalorada en estos años.

2. Actualidad Ambiental: Blog de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, una de las entidades no gubernamentales más serias sobre la materia. Recopila las noticias más importantes en temas de medio ambiente y da las opiniones de los expertos en esta institución. Importante para seguir noticias en un campo que cobra cada vez más notoriedad en el Perú.

3. Copy Paste Ilustrado: De los blogs más recomendados este año. Roy Palomino hace arqueología periodístico – literaria sobre los personajes más importantes de la literatura, sobre todo hispanoamericana. Ejemplos: Arturo Corcuera escribe sobre José María Eguren, la carta de Cortazar a MVLL sobre La Casa Verde o un retrato de Arguedas por Blanca Varela.

4. Huellas Digitales: Interesante uso del archivo histórico de El Comercio para resaltar efemérides varias y personajes destacados. Un ejemplo reciente es el recuerdo de la visita de Neil Armstrong a Lima, previa a su llegada a la luna.

5. Politka – Fernando Tuesta: El blog del conocido politólogo y docente universitario no solo cuenta con sus columnas publicadas en diversos diarios – sobre todo, en La República -. También varias pestañas interesantes sobre sondeos de opinión, varios de sus libros, data política siempre útil y compilaciones de videos de las más recientes campañas electorales peruanas.

PAIS DE JAUJA

Ayer tuvimos, nuevamente, un fallecido en una protesta social. Se trata del ciudadano Alex Gonzáles Huamán, cuyo cuerpo fue encontrado en un islote del río Mantaro, en la ciudad de Jauja.

Si bien hasta el momento no se esclarecen las circunstancias en que falleció esta persona, lo cierto es que, a esta altura del gobierno y con cerca de dos decenas de fallecidos en conflictos sociales, aquí hay una falla que va más allá de los Ministros del Interior – aunque tampoco pueden deprenderse de su cuota de responsabilidad, como veremos luego – y que tiene que ver con la forma en que la Policía Nacional encara su actuación frente a las protestas sociales.

Estamos de acuerdo con que se debe garantizar el orden público y que las tomas de carreteras constituyen una conducta delictiva. Pero la imposición de la ley no debe confundirse con la arbitrariedad o con un menosprecio por el otro que lleva a actuaciones policiales que, en otro contexto, no se producirían. Cuando ocurrieron las muertes en las protestas contra Conga en Cajamarca, Carlos Basombrío escribía lo siguiente:

¿Se pueden evitar? Claro que sí, en la mayoría de los casos. Primero, hay que tener voluntad de que así sea. Luego, en lo operativo, se requiere inteligencia para que haya anticipación y planificación.

Se debe asignar un número realmente disuasivo de policías que cuenten con equipamiento de protección de primer nivel y que estén lo suficientemente entrenados en el uso de armas no letales; incluso temporalmente incapacitantes, pero no letales.

Es decir, disuadir con energía para que el orden se restablezca, pero protegiendo la vida de los policías y de los manifestantes.

¿Privilegio de países desarrollados? Antes sí, cuando el Estado era paupérrimo. En el año 2002 el presupuesto que había en el Ministerio del Interior (Mininter) para invertir era cero, nada. Sin embargo, este año es de casi 700 millones de soles. ¿Lo han malgastado? Ni siquiera eso.

Solo han ejecutado el 11% en siete meses. La incompetencia mata. Los muertos traen crisis políticas y estas pueden, a la larga, terminar con este período de expansión económica.

Pero me temo que Basombrío se queda corto. Hace algunos meses, cuando se detuvo arbitrariamente a Marco Arana, una de las ciudadanas cajamarquinas reclamó a la policía por dicha acción, recibiendo como respuesta el calificativo de “perros” hacia quienes marchaban y una mentada de madre. Ello revela que hay cuestiones que van más allá del equipamiento y la dotación de armamento, sino que tienen que ver mucho con la cultura policial.

¿Y cual era el tema de la protesta? Se trata de diferencias sobre un aeropuerto en la región Junín. La República ha resumido bien los argumentos de ambas partes:

El alcalde provincial de Jauja, Sabino Mayor, quien ha respaldado la protesta, acusó al presidente regional de Junín, Vladimiro Cerrón, de provocar el conflicto, al indicar que su postura de oponerse a la internacionalización del aeropuerto Francisco Carlé va contra el Decreto Supremo 020-2012 del MTC, que refiere declarar de “necesidad pública e interés nacional” de modernización, equipamiento e internacionalización dicho aeropuerto.

A su turno, el líder regional reiteró que el Francisco Carlé puede funcionar como aeropuerto regional o nacional, pero no como uno internacional; y con lo cual, se mantiene la aspiración del proyecto del aeropuerto Internacional en el distrito de Orcotuna, ubicado a unos 37 km. de Jauja.

Las críticas desde los sectores opuestos a esta aspiración objetan la cercanía entre un aeropuerto y otro, y consideran que la construcción de un aeródromo en esta zona pondría en riesgo la importante producción agrícola que caracteriza al valle del Mantaro y hasta se aventuran a calificar el proyecto de un “capricho” del presidente regional.

Este tema que, en el papel, podría ser resuelto con un estudio técnico encargado por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, se confunde, además de las rivalidades entre autoridades, por las disputas intrarregionales entre Jauja y Huancayo por la concentración del mayor flujo turístico y comercial de la región.

Así las cosas, la construcción de un aeropuerto en Junín supone una demanda urgente en infraestructura para una región que necesita incrementar su intercambio de productos y de personas con el resto del país, dado que tiene como casi única vía para ello a la Carretera Central. Pero para resolver el tema intrarregional, dependerá mucho que las autoridades regionales y locales se comprometan, más allá de sus propias revindicaciones, a respetar los estudios que señalen el lugar más adecuado para el establecimiento de esta importante instalación.

Lo ocurrido en Jauja ayer condensa todos los problemas de crecimiento que el Perú viene teniendo y que no estamos sabiendo como procesar adecuadamente, ni desde el Estado ni desde la sociedad.

MAS SOBRE EL TEMA:

¿César Cataño detrás de las protestas? La hipótesis del presidente regional de Junín

(Foto: La República)

EL APRA Y COREA DEL NORTE

Hoy, gracias al politólogo Eduardo Dargent, varios nos enteramos de esto:

Registremos a los actores. De un lado, la Municipalidad Distrital de Breña es encabezada por José Gordillo, alcalde reelecto, conocido por su apoyo al box y, además, miembro del Partido Aprista Peruano. Del otro lado, Kim Jong Il es el fallecido líder de Corea del Norte, una de las satrapías más longevas del mundo, en el que la sucesión es patrilineal, y que tiene un arsenal nuclear considerado como potencialmente peligroso para la seguridad mundial.

Sin embargo, la agencia norcoreana de noticias aclara que la condecoración es para el actual dictador de ese país, Kim Jong Un (hijo del anterior). Lean la nota de prensa (ver en noticias de hoy):

El Máximo Dirigente Kim Jong Un recibió el título de ciudadano honorario que le otorgara la municipalidad de Breña de la ciudad de Lima, Perú, con motivo del 52º aniversario del inicio de la dirección de Kim Jong Il sobre la revolución mediante el Songun y del 64º aniversario de la fundación de la República Popular Democrática de Corea.

Tuvo lugar el día 26 en la sede de dicha municipalidad la ceremonia de otorgamiento del certificado de ciudadano honorario, la llave de la ciudad, la nota de explicación de la llave, la medalla y el título de ciudadano honorario y de lectura de la resolución correspondiente del consejo de municipalidad. Pronunció discurso el gobernador de la municipalidad de Breña, José Antonio Gordillo.

En representación de los miembros de la municipalidad y todos los ciudadanos del municipio, el gobernador expresó la más alta consideración al Mariscal Kim Jong Un, quien hace gran aporte al progreso y prosperidad de la humanidad y a la paz y estabilidad del mundo continuando el propósito de Su Excelencia, Generalísimo Kim Jong Il, quien convirtió a Corea en un país poderoso y prestó profunda atención al desarrollo de relaciones de amistad y cooperación entre ambos países.

Si ya la condecoración – y sus fundamentos – hacen pensar que el alcalde de Breña no lee la sección internacional de los diarios limeños, hay que hacer un pequeño memorex sobre la estrecha relación entre Corea del Norte y el APRA durante la primera gestión de Alan García.

En su capítulo sobre el denominado Comando Rodrigo Franco, la Comisión de la Verdad y Reconciliación señaló que:

A comienzos del año 1983, Agustín Mantilla Campos impulsó la creación de nuevos cuadros de seguridad de personalidades del Partido Aprista Peruano, buscando cambiar la percepción que se tenía de los anteriores grupos de seguridad. Así lo ha confirmado a la CVR: «Como nosotros queríamos dar una imagen diferente al país de lo que era seguridad, yo dejo de lado todos los rostros adustos, maduros […] y formo un pequeño equipo para que acompañe al candidato en sus giras. Un equipo de muchachos».

(…)

En 1984, algunos de los jóvenes reclutados fueron enviados a Corea del Norte para ser entrenados en asuntos relacionados con la seguridad de dignatarios y manejo de armas. De acuerdo con la versión de Carlos del Pozo Maldonado, las personas que además de él viajaron con tal finalidad fueron Manuel Alzamora Muñoz, Omar La Cunza Tantarico, Gino Fiori González y Miguel Ángel Pinchilotti Cabrejos.

Esta versión fue confirmada en el libro de Ricardo Uceda, Muerte en el Pentagonito. Aunque a diferencia de la CVR, que señala que el autodenominado CRF fue un grupo armado dentro del APRA – aunque no dependiente de su dirección nacional – contra Sendero Luminoso, Uceda afirmó en su libro que era un grupo de inteligencia para detectar senderistas. De los viajeros a Corea del Norte, solo Fiori González ha sido sindicado como parte del denominado CRF por el Ministerio Público y será llevado a juicio por violaciones a los derechos humanos en las próximas semanas, junto con otros miembros del grupo, encabezado por Agustín Mantilla.

Mientras que, como bien recordó Mario Vargas Llosa en El Pez en el Agua, fue durante el primer gobierno de Alan que se establecieron relaciones diplomáticas con Pyongyang y señaló algunas acusaciones sobre compra de armamento norcoreano para las fuerzas de seguridad peruanas. Vargas Llosa señaló en público que rompería relaciones diplomáticas con Corea del Norte si es que ganaba las elecciones, cuestión que, como sabemos, no ocurrió.

Como vemos, un episodio anecdótico que terminó recordando algunas cosas que en al menos en un sector de Alfonso Ugarte quisieran que sean olvidadas.

OBRIGRADO, ODEBRECHT

En los últimos años, se ha cuestionado la relación tan cercana que existió entre Odebrecht y el gobierno de Alan García. ¿Qué opina de esas críticas?
Odebrecht procura estar siempre cerca del Estado peruano porque entendemos que esa es la mejor forma de otorgar bienestar a la población.

Pero esa cercanía, para muchos excesiva, siempre generó suspicacias…
No hay que tener a los empresarios lejos del gobierno. Ambos deben asociarse para sacar adelante proyectos que beneficien a la población. Así lo entendimos y así lo hemos hecho. Por eso hemos estado cerca del gobierno.

¿Qué tan cerca deben estar los empresarios del gobierno?
Los más cerca posible para atender los deseos de la población, pero, claro, la relación debe ser lo más transparente posible.

Y ustedes sienten que siempre han sido transparentes.
Sí, claro, siempre hemos actuado de manera transparente y la prueba es que continuamos aquí.

Con estas palabras culminó una entrevista hecha por Azucena León a Marcelo Odebrecht, presidente de la conocida empresa constructora brasilera, para la sección Economía y Negocios del diario El Comercio, hace algunas semanas. Las preguntas no eran ociosas, pues desde hace varios años se ha hablado de la estrecha relación que la compañía tiene con los gobiernos con los que trabaja, algo que ha sido cuestionado en varios lados.

Hace poco más de un año, el periodista Óscar Miranda publicó en la revista Ideele un extenso reportaje sobre los vínculos entre Odebrecht y el gobierno de Alan García. Y la introducción era bastante sabrosa, pues relata como Lula Da Silva, luego de bajar al llano, se convirtió en conferencista pagado por la constructora:

A mediados de junio, pocos días antes de su encuentro con Humala, Lula viajó a Venezuela invitado por la corporación Odebrecht para dictar un ciclo de conferencias. Los mismísimos Emilio y Marcelo Odebrecht llegaron a Caracas en los días previos para organizar todo y oficiar de acompañantes. Se arregló una reunión con Hugo Chávez. Por entonces, el Gobierno venezolano adeudaba cerca de US$1.000 millones a la constructora y ésta ya no sabía qué hacer para conminarlo a pagar. La prensa, citando fuentes diplomáticas, informó que Lula llegaba a cobrar la deuda de los Odebrecht. Un día antes de que el ex presidente aterrizara en Caracas en un jet privado de la multinacional, Chávez pagó. Los voceros de la compañía aseguraron que la visita y la cancelación de la deuda no tenían nada que ver y que se trataba de una agradable coincidencia. “Lula, un lobista que vale 1 billón”, fue uno de los titulares que dejó el episodio.

Antes de ir a Venezuela, Lula estuvo en Cuba inspeccionando, junto a Raúl Castro, las obras de construcción del puerto de Mariel. En mayo viajó a Panamá para inaugurar, junto al presidente Ricardo Martinelli, un paseo costero en la capital. En ambos casos se trató de obras construidas por Odebrecht. La compañía trasladó a Lula, costeó su estadía y coordinó su agenda de reuniones. En los actos oficiales lo presentaba como su “invitado de honor”.

No es la primera vez que Lula saca la cara por los intereses de la constructora. En el 2008 fue público el intenso lobby que desplegó para evitar que Rafael Correa la expulsara de Ecuador debido a las irregularidades detectadas en las concesiones que había ganado y, sobre todo, a las graves fallas en la construcción de la Central Hidroeléctrica San Francisco. Sin embargo, en aquella ocasión Lula era jefe de Estado y como tal cumplía con defender los intereses del empresariado brasileño en el extranjero. Ahora viaja por el mundo contratado directamente por la compañía. A inicios de julio estuvo en Angola para ofrecer una conferencia organizada por Odebrecht, que opera en el país desde 1984. Según algunos medios brasileños, la empresa le paga nada menos que US$200.000 por discurso.

En el Perú, ya conocemos un par de episodios en los que el abrazo del oso de Odebrecht ha perjudicado la imagen de dos autoridades públicas. El primero, la ya famosa donación para colocar el controvertido Cristo del Pacífico en el Morro Solar a finales del gobierno de Alan, cuestión que si bien no es ilegal, se vio mal en el contexto de un gobierno en el que la empresa ganó harto. El segundo capítulo fue la remodelación de la playa La Herradura, a cargo de la municipalidad de Lima, en la que la donación de arena (que se terminó llevando el mar) fue hecha por la empresa brasilera. En ambos casos, las autoridades beneficiadas terminaron, a la larga, perjudicadas. (Actualización: Hoy por la tarde, Susana Villarán reconoció en entrevista con Patricia del Río que fue un error la donación de Odebrecht).

Un nuevo episodio se ha producido esta semana. En estos días, Diario 16 publicó una versión sobre una charla sobre nutrición dictada por la estudiante de la especialidad (y reconocida modelo) Vanessa Tello a un conjunto de trabajadores de la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico. El tema podría haber terminado en el anecdotario de no ser por el reconocimiento por parte de la AATE que la misma fue pagada por el Consorcio que construye la etapa 2 de la Linea 1 del Metro de Lima: Graña y Montero – Odebrecht.

Aquí la cuestión aumenta un grado en gravedad. De acuerdo a lo que indica la página web de la AATE, su misión es:

Planificar, coordinar, supervisar, controlar y ejecutar el establecimiento de un sistema eléctrico de transporte masivo, eficaz, eficiente y con calidad ambiental para Lima y Callao.

Ello implica, obviamente, controlar que la obra se haga en las condiciones adecuadas y en los tiempos pactados, lo que debe conllevar a una saludable distancia entre quien debe regular la adecuada construcción de la obra y las empresas encargadas de hacer la misma, más aún cuando ya se han registrado algunos cuestionamientos a los montos finalmente pagados a la empresa por las obras hechas en todo el país, incluyendo, claro está, el Tren Eléctrico o Metro de Lima.

De hecho, en el sector privado – sea con o sin fines de lucro – cada vez son más explícitos los códigos de ética y buen gobierno en lo que se refiere al otorgamiento o recepción de donaciones y regalos, dado el carácter delicado que estas acciones, comunes entre ciudadanos comunes y corrientes, conllevan para las empresas o para las asociaciones. El caso Odebrecht debería llevar a que más empresas sean más claras y transparentes en sus políticas sobre esta materia.

MAS SOBRE EL TEMA:

Augusto Álvarez Rodrich: La colita del tren

CVR+9

Hoy es el noveno aniversario de la entrega del Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, uno de los documentos oficiales (recuerden, la CVR fue una institución estatal, esto se olvida a veces) más importantes emitidos durante el país. Y hoy, creo que la reflexión se impone a partir de lo que ha sido la discusión sobre el Informe Final durante estos años.

Si revisamos los términos del debate producido desde 2003 en adelante sobre el IFCVR, se parecerán mucho a los descritos por Beto Ortiz, en la misma semana que el documento fuera entregado a los 3 poderes del Estado:

¿Quién dijo que el Acuerdo Nacional no era posible? Señoras y señores, bienvenidos a la soñada concertación: Paniagua, Fujimori y García, Flores-Aráoz, Cabanillas, Rey, la Chávez y Barrón, por fin todos en ronda y de la manito. Y en la angurria electoral, hermanitos. Suave, locos, aquí no ha pasado nada. ¿Cuántos muertos dijo? Nooo, imposible. Aguanta tu carro. Qué va a ser. ¿Sesenticuánto? No, no se pasen, pues.

Para decirlo en crudo, estos términos del debate político sobre la CVR – y la serie de críticas que suscitó la entrega de su informe – se debió a una premisa: nosotros matamos menos o nosotros fuimos menos responsables. El centro de la discusión se basó en las responsabilidades políticas, sociales y, en varios casos, penales, de los actores armados, políticos y sociales que estuvieron durante las dos décadas más violentas de la historia repúblicana. En parte, porque el espíritu político en que nació y trabajó la CVR era el de la lucha contra la impunidad (recuerden, eran los años de la transición). En parte, porque pocos de los actores políticos de aquellos años quedaban indemnes de algún tipo de responsabilidad.

Esa fue la base de la ofensiva que durante estos años diversos actores (y sus escuderos mediáticos) han emprendido contra la Comisión, su informe, sus integrantes y sus defensores. En muchos casos, con medias verdades y mentiras de por medio. Y eso trajo una reacción: que quienes defienden el Informe Final lo hagan en bloque, sin leerlo críticamente y olvidando que el mismo documento, en su introducción, ratificaba su carácter de relato perfectible en el tiempo por nuevas investigaciones.

Sobre este último punto, por ejemplo, caben resaltar algunas muestras: dos capítulos de “Qué difícil es ser Dios” de Carlos Iván Degregori, en el que hace anotaciones sobre los intelectuales y el periodo de violencia, así como la comparación entre Sendero Luminoso y otros movimientos alzados en armas en la región; las cifras sobre desaparecidos estimadas por el EPAF (mayores a las calculadas por la CVR); la propia parte narrativa de la sentencia de primera instancia contra Alberto Fujimori y podríamos seguir detallando, pero creo que es suficiente para demostrar el punto.

Volvamos a nuestro hilo conductor. Es cierto que las responsabilidades del proceso de violencia deben ser esclarecida, los culpables sancionados y eventualmente, los actores políticos y sociales deberán enfrentar el juicio de la historia. Es parte de un proceso que es largo, que está sujeto a idas y venidas, y en el que siempre habrá que estar con la mirada abierta frente a cualquier intento de impunidad.

Sin embargo, no debe dejarse de lado dos temas. De un lado, la descripción que la CVR hizo del Perú y que fue el telón de fondo del conflicto. Y que debe emparentarse con los problemas que tenemos hoy en día. No puede explicarse el Movadef sin la pobre atención que se le da a la educación pública en todos sus niveles, excepto cuando hay una huelga o cuando aparece el cuco del SUTEP, olvidando que uno de los principales problemas de la educación peruana es el autoritarismo presente en la forma de dictado. No puede entenderse la forma de afrontar los conflictos sociales sin analizar cuales son las lógicas de actuación regional así como la forma como un sector de la Policía concibe a una parte de los ciudadanos peruanos.

Pero fundamentalmente, creo que la discusión ha perdido de lado a las víctimas, que fueron el centro del trabajo de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. Y allí tiene cierta razón Carlos Meléndez en su columna de hoy en El Comercio cuando señala que la memoria resulta ser selectiva. Recordamos Tarata más que decenas de atentados en Lima Norte o en San Juan de Lurigancho (pueden ver una lista amplia en el tomo IV del IF), para ya no hablar de las historias regionales de la violencia.

Y podríamos seguir enumerando los ninguneos del Estado frente a quienes sufrieron las consecuencias del conflicto que podríamos resumir en lo ocurrido ayer en el comportamiento de los agentes del Estado en la audiencia por el caso Barrios Altos ante la Corte Interamericana o en la deuda que aún se tiene a los caídos o heridos en acción de las Fuerzas Armadas o Policiales.  Pero, a diferencia de hace algunos años, las asociaciones de víctimas buscan tener una voz propia y directa con el Estado y sus demás interlocutores.

Esta narración sobre la discusión del Informe Final de la CVR debe hacer recuperar el norte de las preocupaciones en torno a la agenda pendiente sobre sus recomendaciones. Y a sus detractores debe hacerles acordar que, finalmente, esta historia, la que tanto nos dolió y de la que tanto aún cuesta recuperarnos habla de peruanos. Y que, por tanto, no puede quedar enterrada bajo el manto del olvido.  El pasado trae lecciones, debemos comenzar a aplicarlas.

MAS SOBRE EL TEMA:

Un balance del estado de las recomendaciones de la CVR por Salomón Lerner Febres

Eduardo Gonzáles Cueva da una mirada comparada frente a otras comisiones de la verdad

En Spacio Libre, una discusión a 9 años del IF

Un especial completo en Número Zero

(Foto: Dámaso Quispe, archivo TAFOS)

LAS EXPLICACIONES PENDIENTES DE ALEXIS

La trama en el caso Alexis Humala se ha complejizado bastante en estos días, sobre todo, en relación con los contratos que la empresa Krasny del Perú, en la que sigue figurando como accionista, suscribió con el Estado. Veamos cuales han sido los puntos principales de lo que se ha encontrado en estos días.

LA SUPUESTA VENTA DE ACCIONES:

El jueves, Daniel Yovera logró ubicar a Alexis Humala y, en una breve entrevista, esto fue lo que le dijo el hermano del Presidente de la República:

“Hay información que se ha filtrado, pero la venta de mis acciones fueron el 20 de julio del 2011”, manifestó en comunicación con Tribuna Abierta.

Coincidiendo en sus afirmaciones con su exsocio, Carlos Quiñe, quien aseguró que el ex postulante al Legislativo Víctor Armando Cumpa Sullón adquirió el 25% que tenía el hermano del presidente.

Consultado sobre cómo había sido la trasferencia de las acciones, el hermano del presidente refirió que todo estaba en el libro de actas y en la notaria.

En efecto, tanto Quiñe como Alexis (e Isaac Humala) han dado la misma versión. Sin embargo, hasta el momento, no habían mostrado documento alguno de la transacción. Y eso ya despertaba suspicacias.

La explicación sobre esta falta la dio ayer un nuevo reportaje aparecido ayer en Panorama, programa que hizo el destape del caso Krasny el domingo pasado. La periodista Carla Muschi fue a la notaría donde se ven los papeles de la empresa y allí se comprobó que aún no se había firmado la escritura pública de la modificación del accionariado de la empresa. Este detalle resulta importante, como señaló ayer en Twitter Rosa María Palacios:

Las transferencias de participaciones de SRL (sociedades de responsabilidad limitada, nota de DTP) se formalizan x escritura pública y se inscribe en Registros Públicos (art.291 Ley Gral. Soc.)

¿Consecuencias? Hasta que no se inscriba este tema en Registros Públicos, frente a terceros, Alexis Humala seguirá apareciendo como accionista de la empresa y, por tanto, responsable ante los demás ciudadanos e instituciones sobre los actos de la misma. Ello también implica que la empresa, en teoría, no pueda contratar con el Estado, a pesar de lo cual…

EL CONTRATO EN AREQUIPA

Panorama encontró anoche otro contrato de Krasny del Perú, con algunas particularidades que son relevantes para el tema de las acciones. Resume Diario 16:

Según el informe periodístico, Krasny del Perú se hizo de la buena pro en un concurso público realizado por el Seguro Social (EsSalud) de Arequipa por un monto total de S/. 116 mil 960 para venderle reactivos de patología clínica. En ese momento la normativa exigía que, de haberse producido una modificación en la constitución de la empresa, esta debía ser debidamente actualizada.

Lo extraño es que en la escritura pública que presentó el propio Carlos Quiñe el 10 de octubre del año pasado para postular al concurso público de EsSalud, Alexis Humala todavía aparecía como socio y gerente de relaciones públicas.

Cualquier funcionario con dos dedos de frente hubiera detenido la adquisición al darse cuenta de este detalle. Sin embargo…

Curiosamente, quien firma la jugosa adjudicación a favor de la empresa de Alexis Humala es Carlos Emilio Vizcarra Velasco, gerente de la red de EsSalud de esa región y excandidato al Congreso por el Partido Nacionalista.

EL COMPRADOR CUMPA

Sobre Armando Cumpa, supuesto comprador de las acciones de Alexis Humala, se ha podido conocer algo más en estos días. Cumpa fue candidato al Congreso de la República por Lambayeque en las filas del partido de gobierno y no alcanzó una curul. Era trabajador en Krasny del Perú y ahora, según el hermano del Presidente, es también accionista de la empresa.

Sin embargo, el vínculo Cumpa – Alexis es aún más estrecho. De acuerdo con versiones recogidas por La República, ambos personajes estrecharon vínculos pues estudiaron juntos en Rusia. Y, según revelaron ayer tanto Panorama como Sin Medias Tintas, Cumpa es gerente de la empresa Lozenec Consulting SAC, dedicada a labores de representación empresarial y que fuera formada por un conjunto de inversionistas búlgaros junto al hermano del Presidente. De allí que, a partir de este vínculo, surjan preguntas válidas en relación con la venta de las acciones en Krasny.

COLOFON

En términos generales, lo hagan o declaren los parientes del Presidente de la República no nos debería importar. De hecho, en este espacio no hemos dado mayor importancia a los deslices verbales del padre y de varios de los hermanos de Ollanta Humala, dado que los mismos se encuentran más cerca del anecdotario, antes que del análisis político.

Sin embargo, el caso Alexis sí resulta importante, tanto por involucrar fondos del Estado como por la posible afectación que puede tener sobre la imagen de su hermano. Si bien a diferencia de los sucesos rusos, la reacción desde Palacio de Gobierno parece haber sido más tajante, debe demostrarse en los hechos que la lucha contra la corrupción no diferencia el apellido que aparece en el DNI. Ello implica una investigación bien hecha en lo judicial, pero además, un mensaje a los parientes del Presidente: la ley prevalece antes que la familia, incluso cuando los montos, para algunos, sean irrisorios frente a la corrupción del gobierno anterior.

(Foto: Perú.com)

LOS CASOS PENSION 65 Y ALEXIS: UNA MIRADA DESDE PROETICA

Esta semana en Pasando Revista estuvo Samuel Rotta, coordinador de proyectos de Proética, con quien conversamos acerca de los casos que movieron más el ambiente político esta semana: las perforaciones en el programa Pensión 65 y las nuevas aventuras de Alexis Humala. Aquí la charla, que resultó ser un paso por los defectos que tiene el Estado en la implementación de sus políticas:

http://www.ustream.tv/flash/viewer.swf

MISTURA Y UN CENTRO DE CONVENCIONES PARA LIMA

En un par de semanas se inaugurará la ya tradicional feria de comida peruana Mistura. Sin duda, es uno de los eventos más esperados del año, al que mucha gente concurre para probar platos que tradicionalmente no come durante el año, sea de restaurantes regionales o de lugares cuyos precios, normalmente, no son accesibles incluso para bolsillos clasemedieros.  Y más allá de algunas visiones que restringen la peruanidad a la gastronomía – o de quienes se ponen demasiado haters con el evento en sí mismo -, la verdad es que Mistura ha terminado siendo un lugar de encuentro para quienes les gusta comer bien (me incluyo).

Sin embargo, el evento tiene un problema que no puede resolver hasta el momento: su lugar de emplazamiento.  Mistura comenzó en el Cuartel San Martín (Miraflores) y luego encontró un espacio provisional en el Parque de la Exposición, en el centro de Lima. Este año, la feria de comidas estará en el Campo de Marte, ubicado en el distrito de Jesús María. Sin duda, un lugar con más tamaño, pero donde la comunicación no ha sido efectiva, sobre todo, en relación con los vecinos y el estado de uno de los parques más grandes de Lima.

En particular, lo que preocupa a muchos vecinos es el estado del parque con las obras que se vienen haciendo. Como los propios vecinos de Jesús María han podido constatar, hay varios espacios del Campo de Marte en el que se vienen haciendo instalaciones provisionales de cemento. Y luego que han comenzado a circular las fotos, APEGA, la asociación de empresarios gastronómicos, viene circulando un comunicado cuya parte más importante es la siguiente:

Nuestro compromiso es dejar este lugar en las mismas condiciones, e incluso mejores, en que lo hemos recibido, recuperando para ello las zonas verdes que se vean afectadas por el desarrollo de Mistura, renovando el alumbrado público e instalando un sistema de saneamiento (agua y desagüe) subterráneo. Asimismo, estamos regenerando las veredas, bancas y tachos del parque, y construyendo 20 baños que antes no existían. Todo, en el ánimo de legarle a los vecinos un recinto más moderno y agradable del que hasta ahora vienen disfrutando.

La respuesta tiene algunos puntos importantes, pero resulta incompleta. Por ejemplo, Roberto Bustamante, conocido blogger, ha señalado lo siguiente en los comentarios a dicha carta:

1) No entiendo por qué ese mensaje de APEGA no salió antes de que circulen las fotos de las obras. 2) Están removiendo pasto. Entiendo entonces que está financiada la reposición. Lo que no dice el comunicado es el tiempo que tomará esa reposición. 3) Si dicen que van a haber mejoras, que expliquen en qué van a consistir y que se muestre el expediente técnico.

En un posterior comunicado, APEGA ha reafirmado su compromiso de dejar el Campo de Marte en óptimas condiciones luego de la realización del evento. El comunicado apareció luego de un pronunciamiento público de Gastón Acurio – quien no participa desde el año pasado en el comité organizador de Mistura -, en el que solicitaba que la asociación de empresarios culinarios aclare varios puntos sobre el tema y también daba su visión sobre lo que debe ser el espíritu de una feria como esta. Y aún falta, como señala Bustamante, que se haga público el expediente técnico para salir de toda duda.

Pero, además de ello, hay un tema adicional: la Municipalidad de Jesús María. Resulta sintomático que los vecinos reclamen a la asociación empresarial y no a la autoridad porque a) el alcalde Oscrospoma o ningún vocero ha dicho esta boca es mía sobre el tema, b) el expediente técnico lo debería tener la Municipalidad y c) muchos vecinos no confían en una autoridad frente a la que han tenido que defender sus espacios públicos. La Municipalidad debería responder a la brevedad posible los reclamos de sus vecinos.

Pero más allá del alcalde Oscrospoma, hay un tema de fondo aquí. Mistura viene siendo una feria errante debido a su propio éxito. Al crecer, necesita espacio mayor para hacerse y, por lo general, el único espacio grande para eventos como éste está en los grandes parques. Y ello suscita choques con los vecinos, quienes temen por el posible daño a sus áreas verdes de toda la vida. La desconfianza hacia las autoridades en general termina siendo el ají que condimenta estos choques.

Hace un año, la Municipalidad Metropolitana de Lima presentó una cartera de proyectos de inversión para que el sector privado pueda colaborar con la mejora de la ciudad, dado que la MML no cuenta con los recursos para hacer estas obras de envergadura al mismo tiempo. Dentro de dicha cartera de proyectos, está la idea de un gran Centro de Convenciones, donde el inversionista recuperaría la inversión a través del usufructo de la infraestructura construida.

Según me informó vía Twitter Augusto Rey, quien trabaja en la Gerencia de Inversión Privada de la Municipalidad Metropolitana de Lima, considerando los tiempos de las asociaciones público privadas, el contrato de concesión debería estar suscrito, aproximadamente, en agosto de 2013. Se viene definiendo el lugar donde se realizará la obra y las dimensiones de la misma.

La ausencia de una infraestructura de este tipo no solo afecta a APEGA, también a otras actividades culturales, como bien ha recordado Hans Rothgiesser en Semana Económica:

Más allá de cuánto les creemos, está el problema mismo relacionado a tantos otros eventos que se organizan en Lima y que tienen que buscar un espacio idóneo para usar.  Desde la Feria del Libro, que también se organiza en un parque adaptado, hasta el Lima Comics 2012, que tuvo que tuvo que instalarse en un parque ubicado en una zona que definitivamente no era la ideal.  Ambos fueron eventos culturales que terminaron perjudicados por la falta de un área idóneo para esta clase de convenciones.

Es hora que Lima tenga un espacio en el que todos ganamos: vecinos que ya no verán sus parques comprometidos por un mes, empresarios que podrán hacer sus eventos en espacios ad hoc y los limeños que podremos asistir a eventos de diverso tipo en lugares con todas las comodidades. Es hora de mirar al futuro y no solo quedarse en el éxito inmediato. Y claro, donde se puedan realizar eventos como Mistura que sigan congregando a cientos de peruanos.

(Foto extraída de aquí)

CONGA: UN BAILE INTERRUMPIDO

Hoy tanto El Comercio como Augusto Álvarez Rodrich en su columna presentan las cifras de una encuesta hecha por Ipsos Apoyo en Cajamarca, cuyas cifras son más contundentes de lo que se pensaba en torno al proyecto: el 78% de los encuestados no respaldan el proyecto Conga (aunque un 36% piensa que si las cosas cambian el proyecto podría ser viable) y, de acuerdo a lo que señala AAR, ese porcentaje crece al 83% en la zona rural.

La encuesta no es más que la constatación de algo visible a todas luces: para la mayoría de cajamarquinos, el proyecto resulta inviable por varias razones, que van desde una legítima preocupación por el medio ambiente, pasando por visiones políticas distintas a las limeñas sobre la minería, continuando con los muertos en las protestas como, fundamentalmente, por la mala relación que ha tenido Yanacocha con importantes sectores de la sociedad cajamarquina.

Durante las últimas semanas, he conversado con varios actores vinculados directa o indirectamente al conflicto. Y la sensación que tengo es que existieron varios errores en el camino que complicaron aun más la situación de un proyecto que, por venir de quien venía, ya era bastante complejo.

Desde el lado gubernamental, el principal error fue convertir a Conga en un tema símbolo de su compromiso con la inversión privada, luego de la campaña electoral. Humala y su equipo no tomaron en cuenta que el rechazo a Yanacocha era más fuerte de lo que se percibía desde Lima y que la empresa no colaboraba mucho en bajar las tensiones. Y tampoco tuvieron un plan propio para convencer a los cajamarquinos de la importancia del proyecto.

En el fondo, como confesó el propio Salomón Lerner Ghitis, desde Palacio nunca se pensó en serio que el Presidente de la República bajara al llano a defender su cambio en relación con la minería (o, mejor dicho, que hiciera aún más explícito que no era un antiminero, sino que su discurso se centraba, sobre todo, en una mejor redistribución de los recursos obtenidos de la extracción de los minerales).

Con la salida de Lerner y de un sector de izquierda al que Humala pensó – equivocadamente – que podía controlar a la protesta social con un par de telefonazos (olvidando que, salvo Patria Roja, la izquierda no cuenta con capacidad de movilización, e incluso la de PR es limitada), se pasó al otro extremo. Óscar Valdés mantuvo el tono de “guachimán de la inversión” que el fujimorismo le adjudicó y, con el transcurrir de los meses, se convirtió en una caricatura.

Finalmente, ya en el gabinete Jiménez, el silencio sobre el tema reflejaba el reconocimiento tácito del entrampamiento y la continuación del estado de emergencia era, antes que una señal de no diálogo, una medida de fuerza frente a Gregorio Santos antes que frente a Cajamarca.

En esa medida, la columna de ayer de Carlos Meléndez en El Comercio resulta reveladora de algo que se percibía desde octubre. Más que un ideólogo en contra de la inversión privada, Santos se montó a una ola previa a él y capitalizó el descontento. Siendo el presidente regional y teniendo un partido con organización detrás, pudo fácilmente desplazar a un Wilfredo Saavedra que no representaba a nadie y dejar a Marco Arana, líder de una agrupación aún pequeña y centrada exclusivamente en temas ambientales, en los aspectos estrictamente técnicos. Eso no exime a Santos de errores graves – como sus declaraciones ambiguas sobre la continuidad del mandato del Presidente de la República -, pero permite entender la lógica de su actuación política.

También son ciertas las percepciones enunciadas por Meléndez y Marco Sifuentes en estos días, en relación con las declaraciones consecutivas que tanto el fujimorismo, PPK y, recientemente, el presidente del CEO de Newmont – principal accionista de Yanacocha – dieron acerca de la invabilidad, por ahora, del proyecto. Desde los gremios mineros, se critica fuertemente a la empresa, en privado, por los errores cometidos y se le termina comparando con los buenos resultados que Anglo American tuvo en Moquegua. El tema es ver si es que, desde este sector político y empresarial, la defensa de la inversión privada se hace con más tino e inteligencia. Algunos pasos se dieron con el caso Doe Run, pero tal vez aquí sea necesario aceptar que la regulación ambiental en minería debe ajustarse.

En esa medida, se espera que el gobierno aterrice las medidas anunciadas sobre cambios en la regulación minero – ambiental. En el mensaje ante el Congreso del Presidente del Consejo de Ministros, solo se enunció una medida concreta, a la que aún falta hacer precisiones:

El Estado debe contar para este fin con un sistema eficiente y transparente, con credibilidad en los agentes económicos y sociales que garantice la sostenibilidad de la inversión. Para ello, presentaremos al Congreso una iniciativa de ley para la creación de una entidad con la responsabilidad de certificar los Estudios de Impacto Ambiental que operará de manera coordinada con los sectores productivos. Se buscará que este organismo actúe promoviendo inversiones sostenibles, de modo que se eviten futuros conflictos; pero también que se acorten los plazos que se emplean en la actualidad en esta tarea.

Además, Newmont deberá evaluar si es que los cambios que deben hacer para que sus inversiones futuras en Cajamarca puedan ser viables implican variaciones en algunos puestos altos en Yanacocha, a modo de gesto. De hecho, esto fue algo que el gobierno pidió explicitamente en junio, pero que finalmente no se produjo. Asimismo, deberá dejar de lado una constante: dejar a sus manejadores de imagen y publicistas la solución de los conflictos sociales o el diálogo con los opositores. Tienen que ser conscientes que 20 años de mala relación no se van a solucionar de la noche a la mañana, pero que, si quieren seguir operando, tienen que ir más allá de spots de ciudadanos con cascos mineros.

Finalmente, queda una agenda pendiente en Cajamarca que va más allá de Conga. Un proyecto de desarrollo regional que permita conjugar la minería con otras actividades económicas, inversión en infraestructura básica, atención al desarrollo de la agricultura y, por supuesto, la reconciliación del país con Cajamarca luego de casi un año de visiones encontradas y adjetivos de un lado y de otro. Esta agenda, que ha quedado oculta por el tema Conga, merece revalorarse y puede ser el punto de encuentro para que los facilitadores lleguen a sentar a la mesa a todas las partes involucradas en este conflicto. Más allá de si “Conga va o no va”, la región merece un mejor destino del que ahora tiene.

(Foto: Fabiola Valle, Perú.21)

UNA VISION SOBRE LA AMAZONIA

En su columna de la semana pasada en El Comercio, Patricia del Río describió cuáles eran las visiones tradicionales que, desde Lima, teníamos hacia muchos de nuestros compatriotas que viven en la sierra y en la selva de nuestro país. Nos debatimos entre el discurso que remarca la diversidad en comerciales de exportación, el menosprecio cotidiano hacia peruanos que tienen los mismos derechos que el morador de La Molina o el paternalismo condescendiente. No percibimos al otro como un sujeto igual a nosotros.

En el caso de la Amazonía peruana, resulta muy fácil caer en el estereotipo. Resulta sencillo asociar a nuestra selva con espacios exóticos, pueblos originarios no contactados, mujeres con mayor libertad sexual que sus pares en el resto del país, plantas medicinales y variados recursos naturales que pueden ser extraídos sin mayor control.

Esta mirada olvida que la selva requiere un plan de desarrollo indispensable por los problemas que debe afrontar. Para empezar, en lo que se refiere a temas de seguridad. Esta semana se han producido dos emboscadas en el VRAE que han costado la vida de 6 valerosos soldados, que siguen siendo enviados a pelear en condiciones difíciles y con pocos planes estratégicos e integrales en el papel. Sólo nos acordamos de ellos a la hora del homenaje póstumo, al momento de criticar al ministro de Defensa o del Interior de turno o para tratar de blindar a quienes hicieron las cosas con poco honor en décadas pasadas.

Asimismo, se requiere ordenar los espacios en los que se pueden realizar actividades económicas legales con responsabilidad. Resulta indispensable, además de la implementación de la Ley de Consulta Previa, que sean presentadas las normas ambientales y de ordenamiento territorial prometidas por el Presidente de la República desde hace poco más de un mes.

En la misma línea, se requiere seguir avanzando en las políticas de Estado para enfrentar a la minería y tala ilegales, las cuales no solo impactan en los ecosistemas selváticos, pues también conllevan delitos como prostitución y trata de personas.

Además de los servicios básicos y la necesaria inversión en infraestructura que requiere nuestra Amazonía para integrarse al resto del país, es indispensable que los peruanos conozcamos más dicha región. No solo con el incentivo del turismo interno, sino también con la paulatina incorporación de la historia de esta zona del país a nuestro bagaje cultural básico.

Y con ello no solo me refiero a la aparición y formación de sus pueblos, sino también a acontecimientos más cercanos en el tiempo, como el boom del caucho y su impacto en Iquitos y poblaciones circundantes o los sucesos de Bagua. La anunciada creación de un Museo Nacional Amazónico y la actividad cultural que existe en varias ciudades de la región serán pilares fundamentales para ello.

Al igual que Fernando Belaúnde, Ollanta Humala tiene una aceptable aprobación en la selva peruana. Debe aprovechar la misma para impulsar una política de Estado a favor de los ciudadanos de esta zona del país, que vaya más allá de lo simbólico.

(Columna publicada en El Comercio el 17.08.2012)