CRIMEN DE LESA IGNORANCIA

El artículo 139° de la Constitución Política del Perú nos confiere el derecho a la crítica de las resoluciones judiciales. Así, luego de haber examinado la sentencia emitida por la Sala Penal Permanente en el caso del Destacamento Colina, podemos señalar los siguientes errores e imprecisiones contenidas en la referida resolución.

1. RESOLVIENDO MAL UNA RECUSACION:

Al inicio del texto de la sentencia, los magistrados de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia resuelven una recusación contra el juez Javier Villa Stein. Los abogados de un familiar de una de las víctimas en el caso Barrios Altos recusaron al magistrado por pronunciarse en contra de ellos y de las organizaciones de defensa de derechos humanos en dos entrevistas, así como sobre el acusado Juan Rivero Lazo.

Los argumentos de la Sala para rechazar la recusación son bastante graves pues, en resumen, admiten que los jueces puedan pronunciarse sobre temas políticos que no están vinculados a los temas jurisdiccionales. Bien aquí sabemos los peligros de contar con jueces con carnet o cuya imparcialidad está en cuestionamiento. Pero los colegas de Villa Stein deciden pasar esto por agua tibia.

2. CRIMENES DE LESA HUMANIDAD: UN TEMA POR EL QUE SI SE PRONUNCIÓ EL FISCAL:

Durante todas las entrevistas que ha dado, el vocal Villa Stein ha señalado que en ningún momento el Ministerio Público señaló que los hechos, además de la calificación típica que corresponde al derecho penal interno, puedan ser calificados también como crímenes de lesa humanidad.

Como consta en la página 49 de la sentencia de primera instancia en los casos Barrios Altos – El Santa Pedro Yauri, el fiscal, al momento de hacer la acusación oral final, señala lo siguiente:

Efectivamente, no se está acusando a las Fuerzas Armadas ni al Ejército, se está acusando a algunos de sus integrantes, que con sus acciones desprestigiaron la Institución que les brindó su desarrollo personal, y cometieron delitos que están siendo materia de juicio y que constituyen Crímenes de Lesa Humanidad, conforme en su acusación escrita planteó la Fiscalía.

De allí que no sea exacto lo mencionado por Villa Stein en las declaraciones periodísticas vertidas por él, como tampoco por los tres miembros de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia que indicaron que, reconociendo que los hechos constituyen delito de lesa humanidad, no podían pronunciarse al respecto porque el Ministerio Público no lo había aludido.

Las defensas de 6 de los acusados pudieron defenderse sobre este extremo de la acusación y así lo hicieron, como consta al inicio del fundamento 13 de la sentencia de primera instancia, que desarrolla este punto:

En sesión doscientos treinta y uno la defensa de los procesados Alvarado Salinas, Cubas Zapata, Carbajal García y Pino Díaz, sostuvo que los delitos materia de juicio no constituyen delitos de lesa humanidad (…) En similares términos, las defensas de los procesados Pinto Cárdenas (sesiones doscientos cuarenta y seis y doscientos cuarenta y siete) y Yarlequé Ordinola (sesión doscientos sesenta y tres), cuestionaron tal tratamiento de los delitos.

¿Por qué es importante esta calificación? Si bien a los procesados se les condena por tipos penales que están en el Código Penal, dicha calificación, derivada del derecho internacional es importante por los efectos accesorios que tiene. Lo explica bien Yván Montoya:

En primer lugar, la calificación de un hecho como crimen de lesa humanidad como complemento de un tipo penal común (asesinato, lesiones, secuestro, etc.) determina como consecuencias complementarias la imprescriptibilidad del hecho, la posibilidad de jurisdicción universal, la no inmunidad en caso de altos dignatarios y la obligada valoración más grave del hecho delictivo. Esta última consecuencia, a diferencia de la sentencia del Tribunal Supremo español, no es consignada en la sentencia de la Sala Penal Especial del Perú. Según nuestro concepto, ello puede deberse a que la obligada valoración gravosa del hecho incide de manera casi directa sobre la consecuencia punitiva, lo que asemejaría esta norma a una de naturaleza incriminatoria directa.

3. LOS ARGUMENTOS CONTRA LAS VÍCTIMAS

Esta parte ha sido bien resumida por Rosa María Palacios en su columna de hoy:

Primero, señala que los crímenes del destacamento Colina no constituyen crímenes de lesa humanidad (es decir, imprescriptibles) porque estos solo existen cuando se ejecutan contra población civil. Según la Corte, Colina se crea como política de Estado “dirigida a la eliminación física de los mandos militares de PCP-SL y delincuentes terroristas” y como los terroristas no son población civil (lo cual es muy debatible y aún peligroso de afirmar para el Estado), entonces, no se puede aplicar este principio.

Si no me creen, vean la página 165 de la sentencia. ¿Los heladeros de Barrios Altos, Pedro Yauri o los campesinos del Santa son terroristas? ¿Y en qué proceso se declaró semejante barbaridad? El único “exceso” que la Corte reconoce (usando específicamente esa penosa palabra) es el asesinato de un niño. Nada más.

A ver si me quedó claro: para la Corte ¿los muertos no son civiles porque son terroristas? La explicación de la Corte, si entiendo bien, es que la víctima es irrelevante. Para estos cinco genios jurídicos, la intención de Colina era matar terroristas. Eso es lo único que cuenta (a favor de ellos) y no sus desastrosos resultados.

De hecho, la sentencia de primera instancia en este caso, así como la sentencia del caso Fujimori son explícitas en señalar que no existe prueba alguna sobre la vinculación de las víctimas de los crímenes del Destacamento Colina con Sendero Luminoso. Tal afectación del derecho al honor incluso mereció que el Consejo de la Prensa Peruana ordenara al diario La Razón que se rectificara sobre insinuaciones contrarias a esta verdad judicial. Pero además la fundamentación jurídica resulta tan pobre que merece un comentario aparte.

4. JALADOS EN DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO Y DERECHO PENAL INTERNACIONAL:

Si ya dejar de lado la calificación de delito de lesa humanidad era un error, la ensalada jurídica que hacen los magistrados de la Sala Penal Permanente para justificarla requiere una breve clase de derecho.

Además de lo ya dicho sobre las víctimas, Villa Stein y compañía cometen un error garrafal al basar su concepto de población civil en lo señalado por el Convenio III de Ginebra, dado que este cuerpo legal es solo aplicable a conflictos armados internacionales. Más aún cuando el concepto de lesa humanidad tiene que ver con derecho penal internacional. Papelón jurídico tremendo. En otras palabras, confunden papas con camotes.

5. EL DELITO DE ASOCIACIÓN ILICITA PARA DELINQUIR

Carlos Rivera explica esto adecuadamente:

El primer asunto es el referido a la nulidad de la condena de todos los acusados por el delito de asociación ilícita para delinquir bajo el  argumento de que fueron condenados sin que la fiscalía haya presentado denuncia por ese delito. Eso no es cierto, porque la fiscalía sí presentó denuncia luego de que la jueza de la causa readecuara el tipo penal hacia la figura de asociación ilícita como en aquel momento (2001) la ley procesal penal lo permitía. Ello es tan cierto que desde aquel año hasta el fin de la causa judicial ha participado en el proceso judicial el Procurador Público ad hoc porque solo la denuncia por este delito pudo su posibilitar su intervención por ser justamente un delito en agravio del Estado. ¿Cuál es la relevancia de este delito? Una muy relevante. La existencia de una asociación ilícita da cuenta de la existencia de una organización criminal al interior del Estado y si ello no existe, entonces estamos ante eventos criminales aislados y no sistemáticos.

6. LA AUTORIA MEDIATA

RMP es clara en el efecto que tiene optar por la coautoría en este caso:

Y lo tercero, no hay autoría mediata (dominio de la organización delictiva). Como lo lee. La tesis de Roxin aplicada al proceso Fujimori  no es aplicable porque lo que la Corte sostiene es que se trata de coautoría (página 188). ¿Y cuál es la diferencia? La Corte se lo calla, pero las consecuencias estarán en la aplicación de las penas. Los coautores deben recibir la misma pena. En resumen, todos condenados por un delito común: homicidio calificado y punto. Penas rebajadas y reparación civil reducida, algunos han cumplido su pena y otros saldrán libres pronto.

Peor aún, la coautoría en este caso no resulta la figura más exacta para definir lo que ocurrió con Colina, a pesar que, como señala Palacios

404 páginas que reconocen que el Grupo Colina “era un equipo especial con la misión de detectar, capturar y eliminar terroristas” (parte, juez y verdugo) y que contaba con “una línea de comando que se inicia en el presidente de la República, pasa al Comandante General del Ejercito que autorizaba al Director de Inteligencia, este al Jefe del Destacamento y este al Jefe Operativo”. Estas son las exactas palabras de los autores confesos de sus crímenes. Estos son los hechos que permitieron, recién en este siglo, conocer a cabalidad al Grupo Colina y determinar, judicialmente, que no eran un grupo paramilitar o un escuadrón de la muerte, como muchos creímos, sino parte del Estado. Es decir, no un grupo formado “al margen de” sino “dentro de” la estructura orgánica del Ejército.

La autoría mediata por dominio de la organización resulta ser la figura de imputación penal que explica mejor los grados de responsabilidad en los hechos. De allí que los autores intelectuales, al controlar la organización delictiva, sean los que más pena reciban. Y, además, con lo señalado arriba se detecta otra incongruencia de la sentencia: demuestro que Colina es una organización vertical que respondía a las altas esferas del Estado, pero no imputo que es una organización criminal. Ni Kafka lo hubiera hecho mejor.

7. LA ABSOLUCION DE ALBERTO PINTO CARDENAS

Rivera explica claramente porque la misma resulta siendo un error:

Un tercer asunto es la absolución del Coronel EP Alberto Pinto Cárdenas -Jefe del SIE en 1992- quien fue condenado por el tribunal superior por los casos de El Santa y Pedro Yauri y que increíblemente ha sido absuelto por la sentencia de la Suprema bajo el argumento de que él simplemente estaba ejerciendo sus deberes funcionales cumpliendo órdenes superiores –como destacar agentes para integrar el grupo Colina-. La sentencia declara que, “…se advierte que el imputado actuó en cumplimiento a las órdenes emitidas por la DINTE, relacionadas al cese de destaque de personal, -siendo la función de dicha unidad del Ejército, administrar al personal de inteligencia y contrainteligencia, en aquellos procedimientos de personal derivados de los requerimientos de seguridad-, de conformidad con lo regulado en el Manual de Operación y Funciones MOF de la DINTE, de 1991…” (párrafo 314), con lo cual la Suprema interpreta que favorecer el funcionamiento del destacamento Colina, sabiendo perfectamente cuál era su misión (asesinar), ello solo es parte de su “oficio cotidiano” y por lo tanto no es responsable. Ello no es otra cosa que la aplicación en la jurisprudencia interna de la llamada obediencia debida, concepto absolutamente proscrito por del derecho internacional.

8. LA REDUCCIÓN DE LA PENA

Como indicamos el viernes, a todos los acusados en estos casos se les rebaja la pena. Y en ningún pasaje de la sentencia se hace explícita la razón para ello. Tan es así que Rivera ha encontrado las contradicciones de Villa Stein sobre este extremo:

Al respecto es interesante destacar que el viernes 20 Villa Stein argumentó ante Canal N que la reducción se debe a que resultaba ser una forma de compensar a los condenados por el excesivo plazo de duración del proceso, pero no menciona una palabra de las estrategias obstruccionistas y dilatorias de los casi 50 procesados, pero el domingo 22 el mismo Villa Stein –en el canal 4- dijo que la reducción se debía porque se había eliminado el delito de asociación ilícita para delinquir y al haber menos delitos la pena debía ser menor. ¿Cuál es el verdadero argumento? En realidad pareciera que poco importa. El hecho es que se trataba de premiar a los asesinos y así lo hicieron.

Estos son los aspectos más importantes de un fallo que, como vemos, tiene varias y severas inconsistencias jurídicas. Y que como vemos, tiene serias y penosas consecuencias.}

(Foto: Carlos Torres – Diario 16)

30 thoughts on “CRIMEN DE LESA IGNORANCIA

  1. Segun entiendo, la calificacion de “lesa humanidad” no estuvo incluida en la acusacion inicial (antes de iniciado el juicio), y esa es la razon por la cual se le quita dicha calificacion a la sentencia contra el grupo colina. Si, inicialmente, se les acusa de homicidio, no se puede, luego, ya comenzado el juicio, agregarle la calificacion de lesa humanidad, precisamente por las implicancias negativas para con los acusados, en caso fueren condenados. La defensa puede afirmar, comprensiblemente, que su estrategia legal hubiera sido diferente, de haber sabido que el cargo era por “lesa humanidad” desde un comienzo.

    Me gusta

  2. Sr. Godoy: Sugiero que antes de emitir una opinión sobre un tema tan delicado como una sentencia de la Corte Suprema, se revise la denuncia y no repetir lo que otros opinan interesadamente. El derecho no lo forman los periodistas ni los líderes de opinión.

    Me gusta

  3. La verdad no entiendo casi nada de derecho pero trato de entender este caso y veo que parte del tema gira en la acusación o no acusación de crímenes de lesa humanidad. En el link que pones de la sentencia en el item de delitos dice: Contra la Vida, El Cuerpo y la Salud – HOMICIDIOCALIFICADO -; – LESIONES GRAVES -; contra la Tranquilidad Pública – ASOCIACION ILICITA PARA DELINQUIR -; contrala Libertad – Violación de la Libertad Personal – SECUESTRO AGRAVADO. No se dice nada sobre crímenes de lesa humanidad. Mas adelante en el juicio oral la fiscalia acusa delitos de HOMICIDIO CALIFICADO al caso Barrios Altos. A lo que me pregunto, por que el poder judicial en su momento no los sentencio por el delito por crímenes de lesa humanidad y se acababa el problema.

    Me gusta

  4. Sr.Godoy, tal vez estoy entendiendo mal lo leido en la seccion 2, asi que le pido una precision: Cuando se hace la presesntacion de cargos contra los integrantes de grupo colina, antes de inciada la fase oral del juicio, estaba ya incluida la calificacion por “lesa humanidad”? … o esta es mencionada, ya comenzado el juicio? … Porque, creo que es a eso que se refiere Villa Stein.

    Me gusta

  5. C3PO: La acusación escrita a la que alude la primera cita de la sección 2 es la que se presenta antes del juicio oral.
    Jukebox: Homicidio, asociación ilícita y secuestro son los tipos penales peruanos. La calificación de lesa humanidad añade consecuencias accesorias. Ver punto 2 del post.

    Me gusta

  6. Punto 3.

    Sobre los crimenes de lesa humanidad, segun los Estatutos de Roma (art. 7):

    “… se entenderá por “crimen de lesa humanidad”
    cualquiera de los actos siguientes cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o
    sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque … ”

    tienen que ser generalizados (no especificos o selectivos), sistematicos (no aislados) y “dirigidos” a la poblacion civil, osea, la poblacion civil tiene que ser el objetivo de dichos ataques (y no aparecer como una consecuencia no deseada de dichos ataques). De no ser asi, cualquier accion militar en la que resultase un civil muerto, aun cuando no haya sido el objetivo, deberia ser calificada de “lesa humanidad”. La pregunta clave aqui es: cual era el objetivo del grupo colina? Terroristas o civiles inocentes?

    En la sentencia a Fujimori, efectivamente, se establece que las victimas de La Cantuta y Barrios Altos no formaban parte de sendero luminoso. El problema es que ellos no estaban siendo juzgados en ese juicio (lo era Fujimori!), nadie tuvo la obligacion de realizar alguna investigacion al respecto, de conseguir pruebas y de acusarlos de pertenecer a dicha organizacion (la fiscalia no lo iba a hacer). Como puede entonces, el tribunal, llegar a esa categorica conclusion? … que no pertenecian a sendero luminoso.

    Me gusta

  7. José Alejandro, muy buen post. Queremos saber si podemos reproducirlo en el diario. Gracias. PD. La foto que publicas la tomó nuestro reportero gráfico Carlos Torres. Es nuestro error. En la página web no incluimos los créditos. Un abrazo

    Me gusta

  8. El Sr. Villa Stein es uno de los cinco magistrados que tomaron la decision, este Sr. esta siendo utilizando como tonto util por los poderosos, a el le deben tener algun secreto con lo cual lo amenasan, solo asi se entiende que quiera defender una medida que va contra la sed de justicia que viven todos los peruanos. Sospecho que este Sr. Villa Stein adolece de criterio para estar en una corte de justicia. Investigar su salud mental seria una medida para empezar.

    Me gusta

  9. Señor c3po, en la sentencia a Fujimori se establece que las víctimas no eran senderistas por al sencilla razón que no existían pruebas que lo fueran, ni juicios pendientes contra ellos. Sentido común nada más. ¿O pretende que las víctimas de un criminal primero tienen que ser investigadas y juzgadas para establecer qué tipo de condena se le va a dar al delincuente? Con su lógica entonces, en cualquier asesinato, tendría que investigarse primero a la víctima para saber si es merecedora de que lo maten ¡!! Es un razonamiento tipo Rafael Rey.

    Me gusta

  10. Para el comentario de Paco Tilla:

    En el juicio a Fujimori … se estaba juzgando a Fujimori! … no a las victimas de La Cantuta o Barrios Altos! … El que estas victimas hubieren pertenecido a sendero luminoso o no, era irrelevante al caso por autoria mediata. No se estaban discutiendo si dichas masacres ocurrieron o no, ni la existencia o no del grupo colina, lo que estaba en discusion era el grado de resposabilidad, de participacion o conocimiento que Fujimori podria haber tenido en la creacion y direccion del accionar del grupo colina.

    Lo que existe es la presuncion de inocencia, que se aplica bien a las victimas pero no a Fujimori.

    Si no se presentaron pruebas de la pertenencia de estas personas a sendero luminoso, es porque no se buscaron (por irrelevante, repito) … a diferencia de Fujimori a quien sí le buscaron pruebas sin hallarlas … y aun asi, ha sido condenado. (De haber existido pruebas, no habrian tenido la necesidad de recurrir a la teoria del dominio del hecho de Roxin, la que se basa en la suposicion de que es posible controlar a las personas).

    Pregunto: puedo yo, pedir a un tribunal, que me declare inocente de un delito por el cual NO estoy siendo juzgado, en un juicio en el que tampoco estoy siendo juzgado?!

    Me gusta

  11. Lo que pasa es simple, la justicia la aplican los humanos, y todos tenemos nuestros corazoncitos, en este caso sabemos que ese senor Villa Stein siempre se ha inclinado por favorecer a los procesados que fueron funcionarios del anterior gobierno de fujimori-montesinos, todos hemos visto en tv y las entrevistas en periodicos, no somos tontos el publico para no darnos cuenta de sus propias palabras- actitudes, y asi entonces en este caso a hecho un rebuscado argumento a favor de esos asesinos del grupo colina, jalonado y adecuado a las interpretaciones propias que le corresponde como juzgador. Las normas penales nacionales o extranjeras vinculantes, no son el problema (pero sirven de justificacion) el problema es el hombre que tiene el expediente en sus manos y el poder de decidir, lamentablemente para el Peru, tenemos un hombre como Villa Stein que esta a favor de los crimenes y los criminales que marcaron una epoca de horror e ignominia en el Peru. Que verguenza tener a ese personaje como Juez Supremo en tiempos de cambio democratico!!!

    Me gusta

  12. Cada hora que pasa se descubren mas las mentiras de Villa Stein. Hay que ser muy tonto para pensar que todas las barrabasadas que ha dicho Villa Stein son sus interpretaciones de la ley. Aqui se ve claro que minuciosamente ha tratado de buscar el mas minimo defecto a la sentencia para poder darles una “ayudadita” a sus amigos. Pero ha medida que pasa el tiempo se van descubriendo sus mentiras. Creo que Villa Stein ha actuado bajo amenaza de algun videito que debe tener Montesinos bajo la manga, tanto es asi que Montesinos ya preveia el fallo y que orgulloso lo insinuaba para demostrar que todavia tiene poder. Quizas hasta Montesinos lo haya redactado, recordemos que muchas veces hizo lo mismo.

    Me gusta

  13. Esto es muy simple, simplemente no hubo en la acusación fiscal un desarrollo, un fundamento- juridicamente una motivación-sobre la calificacion de lesa humanidad sobre los delitos bases sobre las cuales estaban siendo juzgados. Hubo una mención incompleta y referencial y no se explico ni indico sus gravosas consecuencias para los acusados ( no piense en los colina piense q pude ser usted sometido a un juicio) que tiene el agregar esta calificación que mas q una simple calificacion corresponde a un agravante de la pena por la cual, los acusados debieron conocer con antelacion detallada para poder rebatirla. Hay pues un vicio, pero no es el unico, de la propia boca de la jueza de la sala se indica q se abrio instruccion x un delito q no estaba en la acusacion fiscal, los q somos abogados sabemos q desde el 3 ciclo en Derecho procesal Penal se nos enseña el principio acusatorio que indica q no hay juicio ni sancion ni pena sin acusacion fiscal…lamentablemente tb es causa de nulidad y ese solo error debio traerse abajo todo el proceso….

    Me gusta

  14. Sr. Godoy: Su respuesta en el comentario 4) demuestra que no ha leído la denuncia fiscal. Creo que eso lo lleva a emitir opinión sobre temas que no domina. Agradezco su deferencia y su respeto.

    Saludos

    Me gusta

  15. El Dr. Cesar San Martin propone un debate alturado y tecnico. Y si, este se tiene que dar.

    Pero por otro lado, ¡que demonios, ni que ocho cuartos! ¡El PJ esta que se derrumba de vocales y jueces corruptos! Este nuevo fiasco judicial solo demuestra que estas cucarachas estan diseminadas por todos y cada uno de los huecos de la institucion.

    Este proceso de invetigacion a los magistrados de la Sala Suprema involucrados en este juicio, tiene que incluir el levantamiento del secreto bancario y la reserva financiera y patrimonial de todos ellos. Vayamos a la medula del problema bajo escrutinio que no es otro que el flagrante prevaricato del PJ desde sus cimientos hasta la cuspide de su estructura piramidal, a cambio del lait motif numero uno de todo corrupto: Don Dinero Sucio y en favor de la corrupcion estatal y el crimen organizado.

    Si esta posibilidad no entra en este debate y no queda descartada de raiz, entonces este nunca sera alturado y menos realista.

    Me gusta

  16. Lean la denuncia fiscal por favor, Villa Stein mintió. Sí hubo acusación por “lesa humanidad”. La única conclusión que cabe es que Villa Stein ha sido comprado o tiene intereses reales con el Grupo Colina, Montesinos y Fujimori. Y para rematar tres de ellos dijeron que sí había crímenes de lesa humanidad y dos votaron en contra pero Villa Stein impuso su decisión y repito, por intereses oscuros y subalternos.

    Me gusta

  17. Es imposible que la Fiscalia o el Juez de primera instancia hubiera denunciado por delito de lessa humanidad, la razón es sencilla, el Tratado de Roma fue suscrito por el Perú en el año 2000 y ratificado en el 2001, y reciién en el 2004 se inicia el proceso d eimplementación de las leyes peruanas a dicho tratado. Como podría aplicarse un tratado del cual no eramos parte cuando se inicio el juicio. No me queda clro.

    Me gusta

  18. Pero en el derecho penal existe el principio de legalidad. Esa no es una garantía de todo ciudadano? La costumbre no es fuente del derecho penal o si?.San Martín señalaba en una entrevista, que el delito de Lesa humanidad no esta tipificado en el ordenamiento peruano. No será que las leyes no estan a la altura de las circunstancias?

    Me gusta

  19. La diferencia entre el caso Scilingo y el de Alberto Fujimori, que son mencionados en el documento de idehpucp, es que el primero fue un “ejecutor” de los crimenes, mientras que a Alberto Fujimori se le condena por “autoria mediata”, NO HABIENDOSE PROBADO QUE FUERA EL CREADOR, ORGANIZADOR Y DIRECTOR DEL GRUPO COLINA, y donde ha falta de pruebas utilizan una teoria (teoria del dominio del hecho de Roxin) por la cual, solo por el hecho de ocupar un lugar dentro de una organizacion se es “automaticamente” culpable por los delitos cometidos por miembros de esa organizacion, repito, sin mayores pruebas.

    Me gusta

  20. Interesante el artículo de Ivan Montoya, pero al parecer este tiene una tesis muy similar a la de Villa Stein. Lo que dice Montoya es que la calificación complementaria de los hechos como cimenes de lesa humanidad, solo para efectos secundarios no punitivos no afecta el ambito esencial del prinmcipio de legalidad. de donde se puede deducir que la tipificacion de lesa humanidad solo puede ser utilizada para temas secundarios como prescripcion, más no para imponer una pena por una tipificacion como tal.
    Lo que es más ni en la sentencia de Scilingo ni en la de Fujimori, estos fueron sentenciados por delitos de lesa humanidad, sino por asesinato y secuestro.

    Me gusta

  21. Realmente quieren hacernos creer que LOS TERRORISTAS SON POBLACION CIVIL?? Porque llegar a tan bajo nivel de abstraccion en una razonamiento tan simple.. VEamos;
    Si los teroristas son poblacion civil significa que son personas como cualquiera de nosotros que no participamos con ellos?
    Acaso yo uso fusil o dinamita? Porque me quieren rebajar mi nivel civico al mismo que el de un terrorista? Con esa aberrrante deduccion lo unico que quieren sustentar es que LA POBLACION CIVIL TAMBIEN ES TERRORISTA!! En que dimension o planeta???

    Me gusta

  22. Sobre el tema de la acusación.

    La acusación sólo hace mención a la calificación jurídica de lesa humanidad; sin embargo, no desarrolla la razón por la que estos delitos constituyen un delito de lesa humanidad. Por ello, estamos frente a un caso de motivación indebida, dado que la acusación no debe limitarse a expresar la calificación, sino debe señalar por qué califica los hechos de tal manera. En la acusación no existe referencia alguna expresa a que estos hechos se consideren un ataque, generalizado o sistemático, contra la población civil. Distinto es el caso de los delitos comunes imputados, donde el Fiscal expresamente, además de relatar los hechos y pruebas, resume la imputación en contra de los procesados y dice por qué esta calificadría como el delito acusado.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s