¿QUIEN REPRESENTA AL CENTRO?

Hace algunos años, en una entrevista hecha por Eduardo Dargent y Alberto Vergara, Valentin Paniagua definía lo que consideraba como “centro radical” a partir de esta frase: “Bobbio prefiere usar el término libertario y por eso él, siendo un liberal, dice que es un liberal socialista, porque él no entiende la libertad sin un acento social y sin un sentido de responsabilidad y solidaridad elemental con los demás”. Cabe preguntarse, entonces, si es posible la existencia de una alternativa política que represente esta visión de país.

Dargent señaló hace algunos meses que tenemos tres segmentos claros en el electorado peruano. De un lado, existe un sector de ciudadanos críticos que demandan reformas profundas, vinculadas con una mayor presencia del Estado. De otro lado, hay un grupo de ciudadanos beneficiados con el crecimiento económico, con tendencias más conservadoras. Finalmente, aparece un conjunto de peruanos, entre el 40% y 50% de votantes, inclinados hacia cambios graduales en la economía y la política. Esta última fracción ha definido las elecciones presidenciales de la última década.

Esta clasificación de los electores cuadra con algunos datos proporcionados por Alfredo Torres en su libro “Opinión Pública 1921 – 2021”. Ni la izquierda – radical o moderada – ha podido ganar elecciones por sí sola, ni la derecha liberal democrática ha podido sacarse la etiqueta de representante de los sectores más pudientes. Mientras que la mayor parte de peruanos prefiere que el Estado intervenga en el mercado solo en lo necesario.

Sin embargo, a pesar de ganar con los votos del centro, los dos últimos presidentes que tuvo nuestro país terminaron como garantes del orden económico, con poca capacidad para emprender políticas sociales más allá del asistencialismo ni reformas políticas democráticas. Humala va en dirección a convertirse en una réplica de sus antecesores, debido a su precariedad y su idea de orden.

Alejandro Toledo era el llamado a ocupar este espacio centrista. Sin embargo, sus esfuerzos por consolidar Perú Posible sólo han conseguido construir un estado mayor propio. Sin Acción Popular como aliado, queda perdida para él, por ahora, la oportunidad de ser el heredero político legítimo de Fernando Belaúnde o del propio Paniagua. A ello se suman sus indefiniciones en relación con este gobierno, que lo muestran tan vacilante como en la campaña electoral.

A la ausencia de un “líder natural” de este espacio político, se suma un factor enunciado hace un año por Martín Tanaka, quien indicó que en contextos ideologizados y de polarización social y política, el centro termina debilitado. Y en la coyuntura actual se tiende a posiciones extremas, sin matices. Valdés y Santos son ejemplos de ello.

Por ello ha resultado solitaria la propuesta de Álvaro Vargas Llosa de un Presidente de Consejo de Ministros centrista. Si bien coincido con dicha propuesta, es más importante la construcción de un partido en esa línea, para que este sector no quede a expensas del mal menor de turno. Una tarea a contracorriente, pero imprescindible.

(Columna publicada en El Comercio el 08.06.2012)

MAS SOBRE EL TEMA:

Un análisis sobre la representación de la izquierda en la columna de Eduardo Dargent

(Foto extraída de aquí)

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s