PASANDO REVISTA: DETRAS DE CONGA Y VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Esta semana en Pasando Revista:

Marco Sifuentes, editor de INFOS, conversa con nosotros sobre el “behind the scenes of Conga”, partiendo de los actores involucrados.

Rossy Salazar, abogada de DEMUS, comenta el estado de los casos de violencia sexual contra la mujer en el contexto del periodo de violencia entre 1980 y 2000.

Aquí el programa emitido el miércoles:

http://www.ustream.tv/flash/viewer.swf

NOTICIAS MUNICIPALES

Hoy el Jurado Nacional de Elecciones ha emitido dos resoluciones que ponen punto final sobre la controversia referida a la permanencia de dos alcaldes conocidos.

Como informamos hace un mes y medio en este blog, en San Isidro existía una pugna el alcalde Raúl Cantella y la teniente alcaldesa Magdalena de Monzarz por ver quien dirigirá el distrito en los dos años y medio que quedan de periodo municipal. ¿El motivo? La salud del alcalde Cantella, convertida en motivo de discusión de sus defensores y detractores.

Curiosamente, ambos políticos pertenecen al mismo partido, el PPC, lo que ha causado no pocos resquemores al interior de dicha agrupación. Ello ocasionó que hace pocos días el presidente del partido, Raúl Castro, solicitara al JNE que se pronunciara sobre este caso, a fin de acabar con las disputas. Cantella, de Monzarz y los regidores pepecistas de San Isidro estaban sometidos a proceso disciplinario dentro de la agrupación, por la serie de ataques que ambas partes se habían dado en estos meses.

La resolución emitida hoy por el Jurado señala que el alcalde Cantella no está obligado a realizarse un nuevo examen médico para constatar su estado de salud y que el burgomaestre estaba autorizado a retirar su solicitud de pedido de su propia vacancia, dado que se trataba de una potestad discrecional. Con ello, Cantella se queda en el cargo.

Distinta ha sido la suerte de Omar Marcos, alcalde de Ventanilla, hijo del caricaturista Alfredo Marcos, ex dirigente deportivo y miembro del partido Chimpum Callao, agrupación que estuvo en el centro de la controversia en los últimos meses por denuncias de presunto espionaje telefónico y seguimiento entre líderes de la misma agrupación.

Marcos ha sido vacado por no justificar su inasistencia a 6 sesiones de concejo municipal. De acuerdo con la resolución respectiva, el JNE indicó que la “agenda recargada de labores” no es una excusa suficiente para no concurrir a dichas sesiones. Con ello, la conocida agrupación chalaca pierde a uno de sus puntales.

El reemplazante de Marcos es el abogado Javier Reymer Aragón, ex funcionario del gobierno regional del Callao durante la gestión de Alex Kouri, regidor en Ventanilla desde 2007 y también miembro del partido regional hegemónico en el primer puerto.

EL NUEVO ACCIONISTA DE FRECUENCIA LATINA

La principal movida del año en medios de comunicación se produjo ayer: Enfoca Inversiones entró como accionista de Frecuencia Latina, uno de los principales canales de televisión del país. ¿Los motivos? Semana Económica lo explica:

El equipo de Enfoca ha valorado el gran potencial que tiene nuestro canal y este sector y nos ayudará a capitalizarlo, estamos convencidos de que esta alianza estratégica será un gran impulso para el canal y para todos los que forman parte de él”, concluyó Baruch Ivcher.

Tal como SEMANAeconómica adelantó en su edición anterior (SE 1327), la venta del canal, que se rumoreó por años, devino inminente en las últimas semanas tras haberse previamente barajado diversas opciones; a la luz de las consideraciones personales y de proyección del negocio de su principal accionista, Baruch Ivcher, quien continuará como presidente del directorio de la empresa. Sin embargo, se ignora el porcentaje exacto de la nueva participaciòn de Enfoca, aunque se presume que le concederá el control societario.

De acuerdo con la información brindada por la edición impresa de SE de la semana pasada, Ivcher estaba pensando en vender su participación en el canal, debido a que sus hijas no planeaban manejar la televisora. Asimismo, requería de fondos para enfrentar a la competencia.

Cabe indicar, además, que durante los últimos años se habían barajado varias posibilidades de compra del canal. En el libro En Vivo y En Directo, escrito por el periodista Fernando Vivas, se indicó que en 2008 la empresa mexicana Televisión Aztecasocia de los ex ministros apristas Hernán Garrido Lecca y José Antonio Chang en una empresa de animación – tuvo interés en adquirir la empresa de comunicaciones, sin éxito. El dato adicional que proporcionó Vivas explica la actual transacción: Ivcher ya comenzaba a ver la necesidad de un socio inversionista para el canal.

De acuerdo con el comunicado oficial brindado por la televisora, el ingreso de Enfoca permitirá una mayor inversión en los siguientes rubros:

Los accionistas confirmaron que con esta operación “podremos acelerar la implementación de proyectos muy relevantes para el canal, como la construcción y equipamiento de cuatro nuevos estudios de producción para lograr maximizar la presencia de contenido local en la programación, además de potenciar la infraestructura, invertir en nuevas tecnologías para incrementar la digitalización de la señal y ampliar su cobertura. Estas mejoras reforzarán aún más nuestra posición en el sector, que estamos convencidos tiene grandes proyecciones”, según declaraciones de Baruch Ivcher, quien fue ratificado como Presidente del Directorio.

¿Qué es Enfoca? De acuerdo con un reportaje presentado por la revista Poder el año pasado, se trata de una empresa administradora de fondos de inversión, liderada por el ingeniero industrial Jesús Zamora. Enfoca controla actualmente empresas de diverso tipo, como Maestro Ace Home Center (venta de artículos de construcción y para el hogar), Talma (servicios aeroportuarios), Pesquera Diamante y Oncosalud. También han adquirido el proyecto de la nueva Clínica Delgado en Miraflores. Se trata de su primera incursión en medios de comunicación.

La interrogante pendiente se encuentra en sí esta operación será la primera de varias adquisiciones o ventas de medios de comunicación durante los siguientes meses.

(Logo: Compañía Latinoamericana de Radiodifusión)

PASANDO REVISTA: LA REFORMA DEL TRANSPORTE Y LAS ENCUESTAS DE HUMALA

Como ya saben, desde hace cerca de un año tenemos en La Mula TV un espacio llamado Pasando Revista, en el que comentamos temas de actualidad política, por lo general, con algún invitado. Va todos los miércoles a las 9 p.m.

En el primer bloque del programa de la semana pasada, referido a la reforma del transporte en Lima, conversamos con Mariana Alegre, coordinadora del observatorio Lima Como Vamos. Con ella discutimos sobre las aristas de la política pública que viene abordando con mayor fuerza la Municipalidad Metropolitana de Lima: desde el transporte público hasta la preocupación por el peatón.

En el segundo bloque, Santiago Pedraglio, analista político, comenta con nosotros las encuestas de opinión sobre la aprobación a la gestión del Presidente de la República y el manejo de los conflictos sociales.

A continuación, el programa completo:

http://www.ustream.tv/flash/viewer.swf

CAJAMARCA MAS ALLA DE CONGA

Más allá de si Conga “va o no va”, la región Cajamarca tiene retos importantes para su desarrollo, que no están siendo percibidos al concentrarse las miradas en el destino final del referido proyecto minero. Por ello, conviene observar los factores que se encuentran en la raíz de los problemas que atraviesa esta zona del país, ubicada dentro de los departamentos con mayor nivel de pobreza.

El factor central de desencuentros en torno a la minería tiene nombre propio: Yanacocha. Luego de dos décadas de convivencia entre la empresa y los cajamarquinos, esta compañía divide opiniones entre quienes han obtenido una mejora en sus ingresos gracias a la actividad minera y quienes que cuestionan sus prácticas ambientales o su relación con las comunidades vecinas.

La viabilidad de la minería en Cajamarca no se juega tanto en el futuro de Conga, como en la capacidad que tenga la empresa de reconstruir una relación dañada por errores propios y un pésimo trabajo de comunicación.

Si Yanacocha no recupera credibilidad, serán más difíciles las operaciones de otras empresas que tienen concesiones en la región.

Los problemas mineros no se cierran con la mencionada compañía. El gobierno deberá plasmar, más temprano que tarde, los ofrecimientos hechos en el mensaje presidencial del 20 de abril sobre “una nueva forma de hacer minería en el Perú”, con mayores cuidados en el tema medioambiental.

Asimismo, Humala deberá buscar aminorar las tensiones vinculadas a los aspectos represivos de la acción del Estado. En esa medida, un relevo en la Dirección Nacional de Inteligencia, cuyo jefe antes se desempeñó en la seguridad de empresas mineras, sería saludable para evitar suspicacias sobre la relación Estado – empresa, sin renunciar a mantener el orden.

Pero la agenda cajamarquina no se agota exclusivamente en el tema extractivo. Para el desarrollo de otras actividades económicas y del intercambio comercial, se requiere una fuerte inversión en infraestructura regional. Como precisó un reportaje de Ricardo Uceda para la revista Poder, Cajamarca tiene un déficit importante en vías de comunicación terrestre, cuya solución se encuentra entrampada por las disputas entre autoridades nacionales y regionales acerca de las competencias y prioridades sobre las obras.

En el citado informe, se resaltó como problema urgente la atención al desarrollo de la pequeña agricultura en el área rural regional, inquietud compartida por el editorial de El Comercio de ayer. Una posible solución estaría en la aplicación del programa Sierra Productiva, basado en la tecnificación de unidades rurales familiares. Sin embargo, existen trabas en el MEF para ello. Tarea para el ministro Castilla.

Finalmente, se requiere la reconciliación del país con Cajamarca. A lo largo del conflicto sobre Conga, ambos bandos fueron etiquetados como “vendidos a la minera” o “comunistas que no quieren el desarrollo”. Las estigmatizaciones fanáticas, en el pasado reciente, nos costaron las vidas de casi 70,000 personas. La convivencia pacífica constituye un reto para todos los peruanos.

(Columna publicada en El Comercio el 22.06.2012)

MAS SOBRE EL TEMA:

El mensaje presidencial del sábado sobre minería y Conga

Entrevista a Roque Benavides, por Rosa María Palacios

Entrevista a Gregorio Santos, por Ana Nuñez

Las columnas de Rosa María Palacios, Claudia Cisneros, Carlos Tapia, Javier Torres, Mirko Lauer y Augusto Álvarez Rodrich

Un informe de Marco Sifuentes sobre los actores involucrados en las protestas contra Conga

LA CAIDA DE LUGO

Ayer el Presidente de Paraguay, Fernando Lugo, fue destituido luego de un juicio político bastante rápido. Su vicepresidente, Federico Franco, asumió el mando y señaló que cumpliría estrictamente con terminar el periodo para el que fue elegido su predecesor, a quien le faltaban 9 meses para cumplir con su mandato constitucional.

En América Latina, la mayor parte de presidentes, con matices sobre el reconocimiento del nuevo gobierno, han condenado lo ocurrido, mientras que en Lima, el presidente Humala dijo que lo ocurrido ayer “era un revés al desarrollo democrático de la región”.

Para entender con mayor precisión lo ocurrido, es necesario ver las dos aristas centrales del hecho.

La primera de ellas es la jurídica. La Constitución Política de Paraguay permite la realización del juicio político del Presidente de la República por “por mal desempeño de sus funciones”, una cláusula bastante abierta y que se asemeja bastante a la “incapacidad moral permanente” que constituye una causal de vacancia en el Perú.

Por ello, creemos que puede aplicarse a esta disposición constitucional paraguaya lo que dijimos hace un par de años con relación a la referida posibilidad de vacancia presidencial en el Perú:

Desde el punto de vista legal y constitucional, las causales de vacancia presidencial deben interpretarse de la manera más restrictiva. El término “vacancia por incapacidad moral” es bastante difuso, por lo que se debe dar la interpretación más restringida posible y no forzar la figura. Más aún, esta casual debería ser reemplazada por el término propuesto en el Proyecto de Reforma Constitucional: “conducta incompatible con la dignidad del cargo”, que si bien sigue siendo difusa y presta a interpretaciones, es más precisa para la intención que se tiene con esta figura.

Pero sea cual fuere su denominación, la vacancia sólo deberá emplearse si existen causas que involucren directamente al Presidente en una conducta realmente grave.

De hecho, lo abierto de esta cláusula ya ha generado dos juicios políticos en Paraguay al amparo de la Constitución de 1992. Como indica El Comercio, mediante esta fórmula se logró la salida del presidente Raúl Cubas, luego que indultara al general golpista Lino Oviedo, mientras que no tuvo éxito para forzar la salida de su sucesor, Luis Gonzáles Macchi, acusado de hechos de corrupción.

A la larga, la destitución presidencial termina dependiendo de si se cuenta con los dos tercios para lograr, tanto la aprobación del juicio político en la Cámara de Diputados, como una votación similar entre los Senadores para obtener la salida del cargo del funcionario cuestionado.

¿Cuál fue la acusación contra Lugo? Según se puede apreciar, el ex presidente paraguayo fue confrontado por 5 hechos: una concentración política en una instalación militar producida en 2009, la presunta instigación de invasiones de tierras (en un país donde Lugo quiso variar el régimen de propiedad de la tierra, sin éxito), la creciente inseguridad ciudadana, la suscripción de un convenio firmado entre los presidentes de Mercosur para protegerse en caso de destitución y, finalmente, la matanza de Curuguaty, producida por enfrentamientos entre la policía e invasores de tierras que terminaron en la muerte de 17 personas, entre policías y campesinos.

El congreso paraguayo consideró a Lugo como responsable político directo de estos hechos. El problema es que la acusación no muestra mayores evidencias para establecer que la responsabilidad política debió alcanzar al Presidente. Así, si bien los parlamentarios paraguayos cumplieron estrictamente con el procedimiento establecido por la Constitución, lo cuestionable se encuentra en la racionalidad de la acusación contra Lugo. De allí que la mayoría de presidentes latinoamericanos se haya solidarizado con él.

Así nos queda la arista política. ¿Por qué Lugo terminó su mandato sin apoyo? Quizás la razón central la tengamos en este perfil del ex presidente presentado por el diario El País:

Lugo gobernaba con los aliados del partido liberal pero también fue otorgando ministerios al Partido Colorado. En el ministerio de Agricultura estaba dominado por políticas neoliberales y el del Medio Ambiente controlado por la izquierda radical. “Le fue difícil sacarse la sotana”, comentaba ayer un miembro del Frente Guazú. “Veía con mucha bondad a todos los rivales, como si fueran feligreses. Apelaba a la bondad de la persona sin tener en cuenta que muchas de esas personas tienen intereses económicos muy grandes y poderosos”.

Transcurrieron más de cuatro años y Lugo nunca pudo poner en práctica sus ideales de la redistribución de la tierra. Sus seguidores estiman que los enemigos de Lugo eran demasiados poderosos: el sistema judicial, la cámara de Diputados y los grandes medios de comunicación sirven a los intereses de una pequeña oligarquía, según los partidarios de Lugo.

En el fondo, más allá de sus publicitadas paternidades siendo obispo, la soledad fue lo que caracterizó la actividad política de Fernando Lugo. Y así se termina de explicar su caída.

MAS SOBRE EL TEMA:

Álvarez Rodrich se pregunta si la posibilidad de una vacancia en este estilo es posible en Perú

HUMALA Y EL MODELO BRASILERO

Para entender “la gran transformación” de Humala, es necesario tener en cuenta un elemento clave: Brasil. Sin duda, los elementos de marketing proporcionados por Luis Favre y Valdemir Garreta al candidato ganador de las elecciones presidenciales fueron claves para que la imagen del Humala chavista fuera mutando a la de un candidato centrista.

El tema es que muchos olvidaron que implicaba seguir la senda brasilera o algo parecido a ello. Quizás por ello resulta importante que Martín Tanaka haya podido señalar, el domingo pasado, las similitudes entre Humala y otros gobiernos con características relativamente similares en la región:

Si seguimos haciendo comparaciones, podríamos decir que el gobierno de Humala enfrenta problemas similares al de otros que llegaron al poder con agendas “progresistas” en los últimos años. Estas izquierdas ganaron en medio de una gran ambigüedad: de un lado, fueron herederos de una tradición “nacional – popular” asociada al populismo tradicional; es decir, una lógica según la cual lo central es recuperar un “control nacional” de los recursos naturales, para destinarlos a esfuerzos redistributivos e industrialistas, arrebatándolos de intereses transnacionales, oligárquicos. Y del otro, llegaron al poder de la mano del fortalecimiento de movimientos indígenas y agendas ecologistas, más bien contrarias a lógicas “extractivistas” y que apuestan por un modelo de desarrollo “alternativo”.

Vistas así las cosas, los dilemas de Humala no se ven muy diferentes a los que enfrentan otros gobiernos de izquierda:encontramos políticas de “recuperación” o “nacionalización” de recursos naturales como el gas y el petróleo en Bolivia y Argentina, pero sin mayores preocupaciones ambientales o sobre la sostenibilidad a largo plazo de estas iniciativas; la propuesta de construcción de grandes obras de infraestrutura en Brasil o Bolivia, pero que enfrentan serias objeciones por sus impactos ambientales y la oposición de la población afectada por las mismas; y en general, el progresivo distanciamiento y la movilización de organizaciones sociales en contra de gobiernos que supuestamente los representaban. A estas alturas, Rafael Correa y Evo Morales enfrentan ya la oposición de los movimientos indígenas, por ejemplo.

Me detengo en el modelo brasilero porque es el más cercano a Humala, en muchos sentidos. Si se analiza con una mirada más profunda el modelo establecido por Lula y que ha continuado con algunas variantes con Dilma (con un peso más específico en la lucha contra la corrupción), nos podemos percatar de algunos componentes cuyo parecido al caso peruano no son mera coincidencia: gran inversión en infraestructura y obras extractivas para asegurar el éxito de programas sociales focalizados, tensiones con sectores más hacia la izquierda de lo que ha quedado el gobierno (de hecho, la aparición de Marina Silva, una ex ministra de Lula con una agenda más ambientalista fue producto de dichas tensiones), complicaciones con el tema medioambiental y avances y retrocesos en los temas vinculados a la institucionalidad y los derechos humanos.

La conexión del empresariado brasilero con Lula es más fuerte de lo que uno piensa. Como lo señaló un informe del periodista Oscar Miranda para la revista ideele, el ex presidente del gigante sudamericano es bastante cercano a la empresa constructora Odebrecht, pues ha dado conferencias invitado por dicha corporación, que tiene una fuerte presencia en obras de infraestructura en nuestro país. Y de allí que tampoco me sorprenda mucho que Humala “saludara” el anuncio preliminar de Newmont – Yanacocha de ajustarse a sus condiciones en el proyecto Conga.

La alerta sobre este escenario la dio la periodista Jacqueline Fowks al diario El País de España, días después de la primera vuelta electoral:

A finales de marzo la periodista Jacqueline Fowks, de IDL-Reporteros, advirtió que la Carta Compromiso con el Pueblo Peruano, presentada por Humala para tranquilizar a los empresarios y las clases conservadoras sobre su plan de gobierno, era idéntica a la Carta ao Povo Brasileiro utilizada con el mismo fin por Lula en junio de 2002. “Humala ha estado varias veces en Brasil para reunirse con Lula. La última vez fue en febrero, con motivo del 31º aniversario del PT, al que fue invitado por expresa orden de la cúpula del partido”, explica Fowks.

“Hay muchas empresas brasileñas de construcción que ya han hecho grandes negocios con el Gobierno de Alan García a las que les interesa mantener esos privilegios. Brasil y Perú firmaron un acuerdo de cooperación energética del que los peruanos nos enteramos por los medios brasileños. El pacto prevé la construcción de varias centrales hidroeléctricas para proveer de energía a Brasil, entre ellas la de Inambari, la más próxima a la frontera”, añade la periodista. Brasilia además ha invertido mucho en el trazado de dos carreteras interoceánicas (una terminada y la otra en construcción) para tener acceso a los puertos del Pacífico peruano y de ahí saltar al mercado asiático.

Sin embargo, la relación con Brasil no ha estado exenta de tensiones en los últimos meses. Hace algunas semanas, en su columna semanal en la revista Caretas, Gustavo Gorriti contó la competencia entre brasileros y coreanos (dos países con los que Humala tiene estrecha relación) en torno a la adquisición de aviones militares. Asimismo, el proyecto Inambari fue aplazado en mayo hasta el 2020, mes en que Dilma tenía pendiente una visita al Perú. De hecho, en la reciente cumbre Rio+20, la presidenta de Brasil le prometió a Humala venir durante el año, aunque aún no ha fijado fecha.

Quizás en dicha conversación pendiente en Lima, Dilma pueda contarle a su colega peruano que uno de los secretos para que el modelo brasilero, con todas las tensiones que conlleva, tuviera relativo éxito, fue sobre la base de las negociaciones con otras tiendas políticas, así como en el manejo fino que ella y su antecesor tuvieron en determinados temas. Y en saber administrar su liderazgo. Todo aquello que, precisamente, no ha tenido Humala durante su primer año en Palacio de Gobierno.

SEXUALIDAD SIN CONDENA

Hace 6 años, a algún iluminado en el Congreso de la República se le ocurrió la “genial” idea de tipificar como violación a las relaciones sexuales con consentimiento en la que al menos uno de los involucrados era una persona mayor de 14 años y menor de 18.  De hecho, el infractor de la norma puede irse entre 25 y 30 años a la cárcel.

A mi juicio, dicha tipificación resulta un error. De un lado, porque ignoraba un hecho biológico: la pubertad. De otro lado, porque pretendía prohibir las relaciones sexuales consentidas entre y con adolescentes, ignorando que las mismas se seguirían produciendo, en forma clandestina.  Peor aún, como ya se ha indicado en algunos medios de comunicación, se llegaban a situaciones absurdas, como el ocultamiento de paternidades para evitar ser conducidos a prisión.

Para nadie es un secreto que muchos padres viven asustados por la fecha de inicio de la actividad sexual de sus hijos, así como por las posibles consecuencias que ello conllevaría. El problema está en que el legislador entendió que el Estado debía penalizar un conducta absolutamente natural y que ni los embarazos adolescentes, ni la posible presencia de enfermedades de transmisión sexual – por mencionar solo dos de los temores paternos – se evitarían llevando a la cárcel al (o la) “responsable” del inicio sexual de un menor. En el fondo, se daba una figura “cómoda” para los padres: ellos se desentendían de hablar de sexo, ya que el Estado prohibía que sus hijos tuvieran relaciones. Todo ello en lugar de asumir su responsabilidad de orientación acerca de esta materia.

Desde la semana pasada se viene discutiendo públicamente esta materia, debido a que en la Comisión de la Mujer del Congreso se ha aprobado un proyecto de ley para corregir este error, que tendrá que ser aprobado en el Pleno del Congreso a partir de agosto.  Y ello ha dividido las voces de congresistas, padres, hijos y dirigentes religiosos (a pesar que el Estado es laico). De hecho, ya la Corte Suprema, mediante un Acuerdo Plenario de 2008, permitía a los jueces inaplicar esta norma, pues ellos podían considerar que era inconstitucional.

Como recoge La República, el proyecto de ley no plantea dejar impunes casos de relaciones sexuales sin consentimiento, e incluso va más allá en la protección de los menores:

Algo más enfática, Celia Huaylla, de 34 años, cree que es mejor no despenalizar nada. “No se puede correr el riesgo de que algunos jóvenes se aprovechen de las chicas y que las embaracen”, indica mientras mira a su hija Angie, de 13 años, a quien dice cuidar como a su mayor tesoro y a quien siempre le habla de los chicos para “que se cuide”. “Ella sabe que debe cuidarse, es pequeña y necesita saber los peligros que hay en la calle”, dice sin dejar el tono de preocupación.

Celia ha dado en el clavo, es decir, precisamente en esa parte del proyecto que no ha tenido mayor difusión, a decir de Beatriz Ramírez, abogada de Promsex. Según la especialista, si bien este proyecto de ley despenaliza las relaciones sexuales consentidas entre y con adolescentes, también establece un “candado” para poder proteger a los menores de figuras como la violación, la seducción o la coacción, que sí son delitos que merecen sanción y pena. Este proyecto tiene, para Ramírez, una novedad, un concepto nunca antes aplicado en la ley peruana para estos temas: la figura del “consentimiento no válido”.

Pongamos –dice Ramírez– un típico ejemplo: un señor de 30 años con una jovencita, digamos, de 17. ¿Qué sucede si la familia de ella sospecha que esa relación surgió bajo una coacción o que la adolescente fue inducida a tener relaciones sexuales? Así el o la adolescente diga que sus relaciones fueron consentidas, si se logra probar lo contrario, es decir que fue inducido o coaccionado, se aplicarán las sanciones correspondientes.

Hay aquí la oportunidad, por tanto, de corregir un severo error en la legislación penal, así como una exigencia al Estado para que pueda implementar políticas serias sobre salud sexual y reproductiva que puedan alcanzar a todos quienes se encuentran en edad de tener relaciones consentidas. Y también una vuelta a la realidad a los padres para que dejen de cohibirse en hablar de sexo cuando se dan cuenta que su pequeño o pequeña dejó de ser tal.

(Figura tomada de aquí)

CASTAÑEDA EN LUZ AMBAR

El último viernes, en el semanario Hildebrandt en sus Trece, se presentó el siguiente trascendido: Gana Perú estaría negociando con Solidaridad Nacional sus 8 votos en el Congreso de la República. A cambio, Luis Castañeda Lossio podría ocupar el Ministerio de Transportes y Comunicaciones o la Presidencia del Consejo de Ministros y Luis Rubio, ex director de los Hospitales de la Solidaridad, pasaría a Essalud.

Si bien esta versión no ha podido ser confirmada, han habido algunas reacciones. Algunas más cercanas a un wishful thinking, como las de Aldo Mariátegui o la del solidario Marco Parra y otras, más bien, han señalado las limitaciones del líder de SN en el gabinete, como indicó el domingo Augusto Álvarez Rodrich (links añadidos por DTP):

No recurriré al argumento fácil de recordar lo que Castañeda dijo sobre Humala en la campaña, pues las elecciones son períodos en que los candidatos se alucinan y dicen lo que sea por ganar votos, pero sí es oportuno recordar que el ex alcalde enfrenta un proceso complejo sobre la honestidad de su gestión edil, así como por su muy probable vinculación en el escándalo de las firmas falsas de Marco ‘Turbio’ Gutiérrez.

Más allá de la especulación sobre un posible puesto en el actual gobierno – lo que aquí consideramos un error, pues, a las razones dadas por AAR, se suma una vocación por la mudez  y sus peleas con medio gremio periodístico, lo que no ayuda a un gobierno que tiene que hacer política más allá del cemento -, resulta interesante saber cuáles son las posibilidades y límites que tiene el actual alcalde para hacer crecer a su agrupación durante los años no electorales.

Hasta el momento, el juego de Castañeda se ha limitado a tres variantes: un puesto en la universidad de su congresista José Luna Gálvez, la continuidad del Instituto Solidaridad para la formación de cuadros partidarios y 8 congresistas que, por lo general, terminan votando en casi todas las votaciones con el gobierno. A ello se suma que cada uno de sus parlamentarios y voceros (o él mismo, en sus pocas apariciones públicas), traten de prolongar lo más posible el recuerdo de sus obras.

Ello le ha sido suficiente para mantener su imagen en el candelero político, además de los fustigamientos a la gestión de Susana Villarán en la Municipalidad Metropolitana de Lima.

Sin embargo, la posición de Castañeda no resulta tan sólida. Hace poco más de un año, luego de la primera vuelta electoral, Eduardo Dargent comparaba las proyecciones de dos personas que se disputaban el mismo electorado: el ex alcalde de Lima y Alex Kouri. Sobre el primero de ellos, enunciaba:

Castañeda, por otro lado, apostó por el personalismo y la obra pública, especialmente en los conos de Lima, pero no construyó organización. La estrategia fue exitosa para mantener cifras apabullantes de popularidad que seguramente le hubiesen dado la reelección. Pero Castañeda no dejó nada cuando abandonó Lima. No invirtió su enorme capital político para construir una organización de alcaldes distritales. Sus segundos están muy lejos de ser candidatos de peso en una elección.

Castañeda tiene, de los 5 candidatos que estuvieron en el pelotón de primera fila, la organización más precaria. SN tiene como núcleo duro a ex funcionarios de la MML y varios de sus congresistas son invitados. Sus escuderos y porristas más entusiastas son asesores parlamentarios. No tiene cuadros técnicos de renombre – tuvo que acercarse a la gente de Todos Por el Perú para que le armen un plan – y su organización durante la campaña fue bastante débil.

Asimismo, la nostalgia por el hacedor de obras resulta frágil. Hasta un grupo político basado en la nostalgia, el fujimorismo, ha tenido que crear una identidad política mayor para poder perdurar más allá de su líder. Más aún cuando las obras y acciones de la actual gestión municipal limeña pueden hacer olvidar a lo que Castañeda haya hecho en el pasado.

Pero quizás el mayor error de Castañeda haya sido su tácito – hasta ahora – apoyo a la revocatoria de su sucesora. No solo porque el proceso terminó despabilando a Villarán y a su equipo (como bien mencionó Pedro Ortiz Bisso en El Comercio hace un mes), sino porque todas las irregularidades en torno al proceso descubiertas durante estas semanas le han salpicado a los promotores oficiales y oficiosos. Más aún cuando miembros de su partido fueron responsables de varios planillones de firmas.

De allí que algunos entusiastas sueñen con una alianza con el gobierno, como único vehículo de salvación de la agrupación. El problema es que no calculan que también asumen el pasivo de Humala, con todo lo que ello implica.

EL FUTURO DEL PPC

Minusvalorado por algunos por su invicta capacidad en perder elecciones presidenciales, encasillado por otros como “el grupo de los ricos”, el Partido Popular Cristiano lleva a cuestas 45 años de vida institucional y, sorprendentemente, cuenta con mejor salud que otras agrupaciones políticas. Por ello, resulta interesante examinar aquellos elementos que han permitido su continuidad, así como algunos rasgos que le impiden una mayor consolidación.

Si bien varias figuras han salido del PPC para emprender su camino propio, este partido ha conseguido llevar a cabo transiciones ordenadas de liderazgo y renovación constante de cuadros. Convertido Luis Bedoya Reyes en figura patriarcal y con Lourdes Flores tomando un tiempo sabático de la política, la vida partidaria se divide en dos líneas claras. Mientras que las figuras que crecieron en torno a Flores Nano son quienes ocupan puestos importantes como congresistas y regidores metropolitanos, el manejo cotidiano de la agrupación está a cargo de quienes preferían que el sector “reformista” esperara algunos años antes de dirigir la nave por sí sola.

Las disputas partidarias, si bien ardorosas dentro de la agrupación, son definidas a través de elecciones internas. Los cargos partidarios, los candidatos al Congreso o a las municipalidades, e incluso las decisiones sobre la conformación o continuidad de alianzas electorales no se imponen por la voluntad de un líder carismático – como García en el Apra -, sino que pasan por un proceso de votación. De esta manera, el partido ha logrado construir vías de institucionalización y de carrera partidaria.

Sin embargo, si bien el PPC se ha autodefinido como un “partido responsable”, no ha podido conseguir llegar a los sectores populares. Su discurso solo ha logrado convencer a los sectores medios urbanos con convicciones democráticas más conectados con el Estado y el mercado, sobre todo en Lima. En 1999, Ernesto Alayza Grundy, figura histórica del partido, reconocía esta dificultad al politólogo Gregory Schmidt con una dura frase: “nunca hemos aprendido a hablarle al pueblo”. Allí estuvo el límite central para que Flores y PPK no pasaran a segunda vuelta en las últimas tres elecciones presidenciales.

Pero también resulta indispensable que definan que tipo de derecha quieren ser. Figuras como Lourdes Alcorta y Alberto Beingolea posicionan al PPC como “partido del orden”, con ardorosa beligerancia frente a todo aquello que esté a su izquierda y con apelaciones a la mano dura. Un ala más socialcristiana, con Flores y Marisol Pérez Tello, intentan un acercamiento hacia los derechos humanos y en darle al Estado un rol promotor y regulador. En minoría, hay un ala más liberal en materia económica.

El país requiere de una derecha democrática que pueda disputarle al fujimorismo las banderas de la seguridad y la estabilidad. El PPC ha demostrado tenacidad en construir un partido como manda la teoría. Su reto está en combinar el orden, el mercado y la democracia en forma atractiva para quienes los han visto lejanos del gusto popular. ¿Podrán lograrlo el 2016?

(Columna publicada en El Comercio el 15.06.2012)

MAS SOBRE EL TEMA:

Lourdes Flores habla sobre Valdés y rumbo del gobierno

Carlos León Moya: Elogio del adversario

(Foto: La Industria)