LOS DILEMAS DE CIUDADANOS POR EL CAMBIO

Esta semana, Ciudadanos por el Cambio, el colectivo de intelectuales y técnicos de izquierda que apoyaron a Ollanta Humala y que formaron parte de su primer equipo de gobierno, tuvieron una reunión nacional en Lima, cuyos ecos se han hecho notar esta semana.

La cita ha permitido que Salomón Lerner Ghitis, ex presidente del Consejo de Ministros, regrese a las primeras páginas de las secciones políticas de los medios de comunicación. En dos entrevistas, concedidas tanto a La República como a ATV+, Siomi ha dejado algunos mensajes claros de su postura: apoyo y revindicación de la paternidad sobre la solución propuesta por el gobierno en el tema Conga, cuestionamiento a los errores de comunicación del gobierno, autocrítica por la falta de cohesión que tuvo el primer gabinete, críticas sutiles a Oscar Valdés y pedidos de medidas concretas. Digamos, un apoyo crítico al gobierno.

Donde sí varió un tanto la respuesta entre entrevista y entrevista es en la posibilidad de retorno al Gabinete. Mientras que a La República le dijo que “podría conversarse”, a Augusto Álvarez Rodrich le señaló que no volvería, debido a que extrañaba sus otras actividades.  En su comentario diario, el periodista Pedro Tenorio indica que, de acuerdo a fuentes vinculadas a Lerner, las declaraciones no buscan un reentré al gobierno, sino a una mayor presencia de Ciudadanos por el Cambio en el escenario político.

Pero hoy la línea del “apoyo crítico” dada por Lerner Ghitis – y secundada por Carlos Tapia – se contradice con una noticia aparecida en La República. Sinesio López, otro miembro de CxC, anunció que este colectivo rompe todo vínculo con el gobierno y que:

la decisión del colectivo se da ante la necesidad de construir un frente amplio de fuerzas progresistas, democráticas y de izquierda como factor fundamental para crear la nueva correlación de fuerzas nacionales, regionales y locales necesarias para la transformación democrática del país.

Con este propósito –dijo– el colectivo respaldará decididamente las justas demandas de los movimientos sociales y regionales, en especial de los grupos ambientalistas.

Aquí hay tres dilemas. El primero es que los propios integrantes de CxC no tienen clara su postura ante Humala. Es notorio, al revisar las columnas de Sinesio López en LR, que el conocido analista quiere pasar a una oposición más nítida. Pero, de las declaraciones de Lerner y Tapia, se nota que este paso no lo comparten todos.

Y la pregunta no es moco de pavo, dado que dos integrantes del colectivo son embajadores del Perú nombrados por Humala (Aida García Naranjo en Uruguay y Nicolás Lynch en Argentina) y que existen diversas versiones sobre la formación de una facción dentro de Gana Perú o una bancada propia liderada por Javier Diez Canseco y Rosa Mavila, quienes también pertenecen a este grupo.

El segundo dilema es la posición de apoyo crítico a Humala. Y lo digo por una razón: por más que esté cantada la salida de Valdés de la PCM, resulta claro que el Presidente de la República no volverá al programa original, por lo menos, no en los alcances, forma y discurso propuestos por el referido colectivo. Y esa no fue una posición que tomó el 28 de julio de 2011, sino antes. Como bien recuerda Carlos León Moya:

Viajemos a enero del 2010. El Manifiesto de bautizo de CxC, ¡Por la gran transformación del Perú!, es aún más explícito: evitar “continuar con la imposición neoliberal” con “un cambio radical en la economía” que implique “un camino distinto que supere la herencia colonial de la república criolla”;  “una Nueva Constitución que exprese la voluntad popular y ponga fin al veto del gran capital”; y cambiar el “modelo primario exportador neoliberal” por uno que  “recupere el control nacional de los recursos naturales”.

Volvamos a julio del 2011. Ahora explíquenme cómo se sostiene que CxC le dio el “discurso” a Humala. Es cierto, CxC tuvo un aporte en temas programáticos y hasta discursivos muy importante, pero al final el discurso que se impuso, con las consecuencias políticas que esto tendrá en el nuevo gobierno, no fue el que la mayoría de ellos hubiese preferido.

Alrededor de enero hubo una fuerte tensión al interior de Gana Perú. El motivo: el estancamiento de Humala en las encuestas. En sus propias palabras, “a pesar de que las encuestas nos ponían en 8% y de que un sector dentro del partido señalaba que nos estábamos saliendo del mensaje del 2006, que nos estábamos pegando al centro, yo seguí. Teníamos un sector que planteaba radicalizar el discurso, pero nosotros mantuvimos el timón firme en la tormenta. El resultado de la primera vuelta fue un voto de confianza del pueblo”. Quienes pensaban que se debía persistir en la estrategia eran principalmente los asesores brasileros. Adivine quiénes creían que debía radicalizar el discurso.

Y el tercer punto es la propia consistencia de Ciudadanos por el Cambio. Las diferencias sobre posturas frente al gobierno van en la línea de la coda del mencionado artículo de León Moya:

Es decir, que sus miembros se reconozcan bajo un rótulo común no es suficiente argumento para analizarlos como grupo. Sus acciones individuales pueden ser ausentes de coordinación, los intereses, objetivos y estrategias de sus miembros pueden ser no solo distintos sino contrapuestos, etcétera. Durante el 2010 era más o menos fácil distinguir el hilo común: ser el cuerpo técnico de Humala, darle soporte programático e ideológico al nacionalismo y construir el Plan de Gobierno. Ahora, ¿cuál será?

Y esa pregunta es ahora clave para saber si pueden ser la locomotora programática de una izquierda que aún no sabe que rumbo tomar.

MAS SOBRE EL TEMA

La “amistosa” respuesta de Abugattás, vía La República

Documento: Acerca de la táctica de CxC. Ver el análisis en Spacio Libre

(Foto: La República)

9 thoughts on “LOS DILEMAS DE CIUDADANOS POR EL CAMBIO

  1. Señor Godoy:

    1. ¿Se acuerda usted del “antisistema”? ¿Qué cosa era eso? ¿Alguna vez existió?

    2. Todo fue una quimera, una sombra, una ficción. El pueblo peruano (una vez más) fue engañado por el sistema democrático, aquel elaborado especialmente para que gane quien representa a los más poderosos. La demagogia es lo que permite dar discursos “encendidos” a lo Alan García para después, en el poder, mandar todo al tacho y gobernar con los mineros y la CONFIEP.

    3. La pregunta es si esto seguirá funcionando ahora que “todo el peligro ha pasado” y que todo está en su lugar: los ricos con su riqueza y los pobres con su pobreza. Nada ha cambiado en el Perú ni cambiará; no habrá la famosa (y ya mítica) industrialización pues somos “un país minero” y nuestro destino es exportar materia prima. Los famosos “cambio responsable” como la “gran transformación” son solo frases astutamente creadas para el engaño perfecto.

    4. En estos momentos de triunfo de la derecha (Conga fue contra viento y marea), donde todo está muy bien y el Perú sigue siendo el “tigre de América”, donde tenemos el presupuesto educativo MÁS BAJO DE TODA LATINOAMÉRICA, en donde las leyes laborales son solo un chiste barato, donde lo único que importa es la ganancia inmediata de la minería y estar bien con La Embajada, el misterio es si esto seguirá así sin que nada pase, sin que hayan consecuencias de ningún tipo, sin que ninguna fuerza organizada o no se incomode siquiera.

    5. La izquierda, después de la patada en el trasero que le dio el fujimorito Humala, solo le queda llorar sobre sus miserias y ver qué torpe ha sido toda la vida y qué fácilmente la utilizan y engañan para los fines que se requieran. ¿Nunca sospecharon de Humala y sus contactos? ¡Qué ingenuos! Están realmente fuera de la historia y de todo lo realmente importante.

    Muchas gracias.

    Me gusta

  2. EL CONSENSO DEL CHINO

    Comunistas de todo pelaje: ya fueron. No quieren reconocer que en el Perú el rumbo político cambió para bien desde que Fujimori cerró el Congreso en abril de 1992. Lo que prevalece en este país es EL CONSENSO DEL CHINO, o sea el statu quo establecido por la Constitución de 1993. Ni siquiera el humalismo y su mayoría parlamentaria son capaces de revertir dicho statu quo que ya caló muy hondo en la conciencia nacional. El discurso radical ya no pega en la mayoría, ha quedado solo para las discusiones de grupitos minoritarios sin futuro. ¿Hasta cuándo seguirán viviendo en un tiempo que ya fué?.

    Me gusta

  3. Es inútil Godoy. Si CxC quiere futuro en la politica precisa contar con “masas” y no solo con “cuadros”. Si no, veremos la misma historia: un conglomerado de izquierda con poca fuerza electoral propia, que espera subirse al carro de la “opcion” de turno (ayer Ollanta, mañana Santos o Arana) y esperar que ese caudillo “se ensucie las manos” y despues le regale el poder politico en bandeja de plata. No pues.

    El “mensaje” y el “programa” de CxC deberia empezar por sintonizar con las preocupaciones de las grandes masas, que no pasan por la Constitucion de 1979 o por estatizaciones masivas. Pasan por seguridad ciudadana, y calidad de servicios publicos, en primer lugar. Pero no lo hacen. Se encierran en conciliabulos esteriles de doctrina (¿socialismo del siglo XXI o socialismo setentero? o paporretear los Siete Ensayos como si fuera conjuro de chamanes), rechazan la renovacion de cuadros (o sea, los jovenes dedicados solamente a pegar carteles), y no buscan conectar con la masa (¿no han notado ellos que las mismas caras acuden a los mismos eventos hace años?).

    Para colmo, su inmovilismo les hace presa facil de sus rivales de derecha. ¿Se concibe una “ruptura” con el regimen mientras recibo un sueldo como embajador de ese mismo regimen? ¿Oposicion “desde dentro”? ¿Un “te apoyo pero te critico”? Ya pues, mejor que pongan condiciones basicas para apoyar al regimen, y si Ollanta no las acepta, pues a la oposicion. ¿O es pura y simple cobardia? ¿Falta de fe en si mismos?

    Me gusta

  4. el peru progresara cuando haya un proceso de industrialización y abierto al mundo, donde la mano de obra este ocupada.. los gobiernos con tanta plata deben crear centro de producción no es posible que hasta las agujas para coser se importen de malasya o china, lamentablemente las ideas retrogadas ya no calan, pero también no podemos permitir con politicas liberales extremistas y explotadoras

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s