CLASES SOBRE AMNISTIA PARA EL MINISTRO VEGA

En la noche del último domingo, en el programa ADN Político de Canal N, el Ministro de Trabajo Rudecindo Vega trajo al debate público una controvertida propuesta: una amnistía general en todos los sectores, que incluya a violadores de derechos humanos, sin distinción alguna.

Más allá de que el Ministro de Trabajo se mande con una propuesta que nada tiene que ver con su sector, es necesario aclarar que esta propuesta es inviable, tanto desde el punto de vista ético como político.

En el campo ético, Vega ha señalado que su propuesta tiene como objeto “consolidar el crecimiento económico del país, para hacer sostenible la inclusión social, para fortalecer la descentralización, para luchar contra la corrupción y promover la ética pública”. El problema es que una amnistía no produce ese efecto, ni tampoco una reconciliación nacional, como el Ministro ha afirmado.

En términos coloquiales, se ha asociado el término reconciliación con el perdón. Mejor dicho, con el sacramento católico de la confesión. Pero la reconciliación no pasa por el olvido de hechos execrables, sino por la reconstrucción de lazos que hagan posible y sostenible la vida en sociedad y la convivencia pacífica. Ello implica ejercer la acción del sistema de justicia y no la abstención de la actuación estatal en esta materia.

En el caso concreto del Perú, la Comisión de la Verdad y Reconciliación descartó expresamente la posibilidad de una amnistía para alguno de los actores que haya cometido delitos en el marco del conflicto o de la lucha contra el terrorismo, debido a que la reconciliación no puede basarse en la impunidad. Ello le cierra las puertas tanto a los militantes del MOVADEF, que reclaman una amnistía general que incluya a los miembros de Sendero Luminoso, comenzando por el criminal Abimael Guzmán, como para los políticos y periodistas (sobre todo, los vinculados al fujimorismo y a los sectores más conservadores del país) que cada cierto tiempo plantean iniciativas de impunidad, como el Decreto Legislativo 1097.

Si en términos éticos la propuesta del señor Vega es cuestionable, en términos jurídicos resulta ciertamente inviable, por varias razones que expondremos a continuación:

1. La naturaleza de la amnistía: Esta institución es un rezago de la época absolutista, cuando el monarca despótico era el encargado de tomar las decisiones más importantes en un Estado: desde las normas jurídicas hasta las condenas judiciales. Y se ha mantenido en el Estado contemporáneo como última posibilidad de corregir errores judiciales o responder a “delitos políticos”. Dado que el otorgamiento de la amnistía elimina, para todo fin práctico, el hecho punible, la condena y cualquier otra consecuencia penal, e implica una ingerencia del Poder Legislativo en actos del Poder Judicial, debe usarse en forma excepcional.

2. Los límites puestos por el Tribunal Constitucional: El Tribunal Constitucional ha señalado en la sentencia del expediente N° 679-2005-AA/TC una serie de límites para el ejercicio de esta facultad. La amnistía debe ser dada por una ley expresa del Congreso de la República, no puede oponerse a la obligación que tiene el Estado de defender los derechos fundamentales ni a los compromisos internacionales adquiridos por el Perú en materia de derechos humanos. Tampoco puede otorgarse a los hechos comprendidos como delitos por el Estatuto de la Corte Penal Internacional.

3. La imposibilidad de su otorgamiento para casos de graves violaciones a los derechos humanos:  Existen cuatro sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (casos Barrios Altos, Almonacid Arellano, Gomes Lund y Gelman) que prohíben la expedición de leyes de amnistía, “punto final” o similares a casos de graves violaciones a los derechos humanos. Estas sentencias tienen dos fundamentos centrales: la obligación del Estado de investigar y sancionar a los responsables de este tipo de crímenes y la imposibilidad de establecer mecanismos que impidan el procesamiento penal de estas conductas. Estos argumentos también han sido recogidos por el Tribunal Constitucional y el Poder Judicial para oponerse a la aplicación del Decreto Legislativo N° 1097, una amnistía apenas encubierta promulgada en el gobierno que acaba de irse.

De acuerdo con la hoja de vida del Ministro, ha estudiado y ejercido la carrera de Derecho por varios años. Convendría que revise estos argumentos legales antes de realizar propuestas que no sólo son inviables en términos estrictamente jurídicos, sino que terminan dándose de portazos con las propuestas que un sector mayoritario del gobierno tiene en materia de derechos humanos. Ahora se entiende porque Salomón Lerner Ghitis quería que sus Ministros sólo hablen de temas vinculados a su sector.

ACLARANDO DUDAS SOBRE EL CASO CHAVIN DE HUANTAR

En los últimos días, se ha tenido una discusión sobre el caso Chavín de Huántar, a partir de una noticia aparecida en el diario Correo acerca de un posible informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos respecto a este hecho. Como se han tejido una serie de dudas respecto a este proceso, es mejor hacer varias aclaraciones a partir de la información que se tiene sobre el caso.

(Disclaimer: Mucha de la información que utilizaré ha sido recopilada y publicada por el IDEHPUCP, donde trabajo)

1. NO SE PROCESA UNA EXITOSA OPERACIÓN MILITAR: Este es un primer error común en el que se incurre cada vez que se habla de este caso. La operación Chavín de Huántar constituye un ejemplo de rescate de rehenes en todo el mundo y sus ejecutores son héroes del país a los que se debe reconocimiento y agradecimiento. Dicho reconocimiento, claro está, no los convierte en intocables para todo efecto, pero es necesario otorgarlo, en razón de su valerosa y esforzada acción.

2. ¿ENTONCES, QUE SE PROCESA? El objeto del proceso es dilucidar la responsabilidad sobre tres presuntas ejecuciones extrajudiciales cometidas luego del operativo militar. La hipótesis del Ministerio Público en este caso es la existencia de una cadena de mando paralela a la del operativo, vinculada al Servicio de Inteligencia Nacional. De hecho, hace algunos años, en el Utero de Marita, se comentaba esta hipótesis:

Umberto Jara publicó en dos partes (ver aquíaquí) adelantos de un libro que no hace sino confirmar una investigación de Edmundo Cruz del 2002: que quienes eliminaron a los emerretistas vivos no fueron los heroicos comandos del Ejército (…) sino la guardia dorada de Montesinos: el Escuadrón Júpiter.

Fueron ellos, liderados por Jesús Zamudio Aliaga (a) “ZAJ” y Roberto Huamán Azcurra, quienes ingresaron a la residencia una vez que terminó el operativo y, siguiendo los preceptos de la guerra sucia, ejecutaron a los terroristas rendidos (¿fueron varios los sobrevivientes o sólo fue “Tito”? Quizás nunca se sepa).

3. ¿Y COMO VAN LOS PROCESOS JUDICIALES? Existen dos procesos judiciales. En uno está como único procesado Alberto Fujimori, pero dicho proceso no avanzará mucho más si es que no se solicita la ampliación de la extradición a Chile por este caso. Dado que los muertos fueron miembros del MRTA, veo bastante difícil en términos políticos que algún gobierno solicite dicha ampliación.

El segundo proceso, el más conocido, es el que comprende a la cadena de mando paralela, conformada por Vladimiro Montesinos, Nicolás Hermoza, Roberto Huamán y Jesús Zamudio. Este último está prófugo de la justicia desde hace varios años y no ha concurrido al proceso. En este caso se esta celebrando por tercera vez el juicio oral, ya que, en dos veces consecutivas la Sala encargada del caso ha cambiado a 2 de sus 3 magistrados. Por regla procesal, eso hace que se “quiebre” el proceso. La Corte Superior de Justicia de Lima, para evitar que el caso se retrase más, ha hecho que la Sala tenga jueces a dedicación exclusiva hasta que termine este proceso.

Para quienes quieran ver algunas de las pruebas del caso o seguir lo que fue el primer juicio oral, revisen esta crónica judicial que escribí para IDEHPUCP hace un par de años.

4. EL TEMA EN LA CIDH: En el 2003, los abogados de las presuntas víctimas presentaron su caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Básicamente, el punto cuestionado aquí es que las investigaciones sobre los comandos que participaron en la operación Chavín de Huántar fueron cerradas en el fuero militar.

Y es aquí donde viene el tema central. Como saben, la jurisprudencia nacional e internacional tiene claro que el fuero militar no es el ámbito donde deban resolverse casos de derechos humanos, porque considera que se trata de una jurisdicción excepcional solo para delitos de función, entre los que no se encuentran este tipo de procesos. Por tanto, es muy probable que si este caso llega a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Estado peruano lo termine perdiendo. Y ya imaginarán el bolondrón político que ello ocasionará, sobre todo, por parte de los sectores menos proclives a la defensa de los derechos humanos en el país.

De la visión que tengo del caso al haber observado el juicio oral durante un periodo bastante extendido, me queda claro que los comandos no tuvieron nada que ver con presuntas ejecuciones extrajudiciales. De hecho, de los testimonios y pruebas que pude ver durante dicho juicio, no había nada que comprometiera a estas personas en ello. Por ello, creo que lo mejor es que el Ministerio Público abra una investigación fiscal de oficio y, con las pruebas actuadas y algunas diligencias más que deban practicarse, sobresea el caso para los comandos, en forma definitiva. Ya tenemos el antecedente del caso Berenson, en el que, al hacer un proceso justo en instancia civil, no se condenó al Estado por el segundo proceso que se le hizo y que finalmente la condenó a 20 años de prisión.

Lo que termina siendo inexacto en la nota de Correo es que el Estado esté por allanarse en este caso. Y no solo lo digo por las declaraciones de Francisco Eguiguren, Ministro de Justicia, sino también porque Correo basa su nota en una pésima lectura del artículo 46° del reglamento de la CIDH, que cita de forma incompleta. Vean ustedes el reglamento y compárenlo con la nota de Correo para que saquen sus conclusiones.

Este es un caso límite por las personas que se encuentran implicadas. Como dije al inicio, no se juzga una valerosa acción de combate, sino actos reñidos con las propias reglas de la guerra. El problema es que quienes defienden a los militares de forma tan ardorosa (yo diría, salvo excepciones, que los usan), no distinguen entre quienes cumplieron heroicamente con su deber con quienes son reales criminales y, al confundirlos y pedir que no se investigue a nadie por estos casos, terminan haciéndole un daño peor, tanto a las Fuerzas Armadas, como a quienes cumplieron con su deber. Peor aún, en este caso, termina confundiendo a héroes con cuatro de las personas que dañaron más a las Fuerzas Armadas peruanas en toda su historia.

BONUS TRACK: Quienes también han explicado el caso con claridad han sido Rosa María Palacios y Daniel Yovera en el programa Tribuna Abierta. Allí queda claro que es lo que viene pasando con el caso y que es lo que tendría que hacer el Estado para solucionar el tema de los comandos, más allá de las bravatas vocingleras que ya conocemos. Aquí va el reportaje de Yovera y el análisis jurídico de Palacios:

Como dice Rosa María al final, con todas las confusiones e inexactitudes que se vienen diciendo, le están haciendo un favor a Vladimiro Montesinos y sus secuaces del SIN, pues no faltará alguno que quiera matar el asunto con una amnistía.

POLVO EN EL VIENTO (O LA HISTORIA DE VATICANO)

Para quienes en la década de 1990 se encontraban aún en edad de pediatría, el nombre Vaticano sólo les hará recordar a la Santa Sede o al Papa. Pero en los primeros años de esa década, en el Perú, dicho nombre se asoció al mayor narcotraficante que ha tenido el país en toda su historia.

Esta noche, el periodista Hugo Coya presentará Polvo en el Viento: Vaticano: esplendor y miserias de un narcotraficante, en el que cuenta paso a paso como Demetrio Limonier Chávez Peñaherrera pasó de ser un pobre muchacho con educación primaria completa, a tener una de las mayores fortunas del país, producto de sus actividades ilegales.

Vaticano, quien se encuentra purgando una pena de 25 años de prisión, dio su versión de los hechos a Coya, quien también ha explorado otras fuentes: 78 personas entrevistadas, documentos desclasificados del Departamento de Estado de Estados Unidos e investigaciones previas sobre el mundo del narcotráfico y la conexión que tuvo con el gobierno de Fujimori y Montesinos.

Esta semana conversé extensamente con Coya sobre Polvo en el Viento, una historia que tiene varios detalles que van a llamar la atención del lector: política, historias de la lucha contra el terrorismo, farándula. Pero sobre todo, según lo que me relató su autor, el libro busca una reflexión sobre como enfrentar este flagelo, que constituye un problema para la seguridad del país, pero también un problema social y de ausencia (o mala presencia) del Estado en las regiones en las que el narcotráfico opera.

A continuación, la entrevista a Hugo Coya sobre Vaticano, para Pasando Revista en La Mula:

http://cdn.livestream.com/grid/LSPlayer.swf?channel=lamulape&clip=flv_e1cacec0-a939-4d7a-8b7b-0b9eabfe946b&autoPlay=false

El libro se presentará hoy a las 8:00 p.m. en la Feria del Libro (Parque Kennedy, Miraflores). Estará a cargo de los periodistas Rossana Cueva y Augusto Álvarez Rodrich.

BONUS TRACK: Carmen de Carlos de ABC entrevista a Vaticano

APRENDICES DE FAÚNDEZ

Tinta Roja es una de las mejores novelas escritas sobre el periodismo en los últimos años. Alberto Fuguet logró reconstruir el espíritu de un diario sensacionalista, en particular, cuando trata noticias policiales. Sobre todo con un personaje: Saúl Faúndez.

Fuguet muestra a un viejo periodista que recomienda a su pupilo inventar detalles de casos policiales para que “El Clamor” tenga mayor lectoría y que mantiene excelentes relaciones con la Policía para obtener datos y primicias a cambio de dar protagonismo a los oficiales o suboficiales que intervienen en los operativos de captura. A su vez, este diario muestra las portadas más regadas de sangre de la prensa, en el universo creado por el escritor chileno.

Uno sabe qué no esperar de medios abiertamente sensacionalistas: rigor, precisión en los hechos, una reflexión mayor sobre un acontecimiento que involucra un crimen de por medio, y delicadeza en mostrar imágenes que afecten la susceptibilidad de los lectores.

El problema está cuando aquellos medios que gozan de alguna credibilidad o que llegan a más personas hacen uso y abuso de la noticia policial, sin ningún tipo de reflexión, utilizando el tiempo condicional en casi todas las oraciones, mostrando un mero carnaval de sangre y efectismo.

Quizás la mayor expresión de este fenómeno es lo ocurrido con el caso del estudiante Ciro Castillo-Rojo. Durante 6 meses hemos tenido que soportar toda clase de teorías de la conspiración dirigidas a establecer la existencia de un crimen, así como la posible responsabilidad de su pareja, Rosario Ponce, en un presunto homicidio. Ninguna de estas teorías tenía asidero en la realidad y tenían un único objetivo: vender más diarios u obtener más rating.

Con las excepciones de siempre, varios medios de comunicación cometieron una serie de errores reseñados por Roberto Bustamante, como entrevistar a charlatanes, convertirse en jueces, apelar a material privado filtrado desde la Policía, olvidar sus principios rectores y el derecho a la privacidad y, para rematar la “faena”, exhibir imágenes del cadáver encontrado. Peor aún, no se plantearon preguntas claves sobre la inoperancia de la policía o de las instancias de auxilio ante la pérdida de dos personas en una zona altamente visitada por turistas. Ya ni hablemos de los 15,000 desaparecidos a raíz del conflicto armado interno, ignorados por años.

Si Saúl Faúndez existiera en la vida real, quedaría complacido de sus émulos. O, tal vez, se horrorizaría al ver que lo han superado.

(Columna publicada en Diario 16 el 27.10.2011)

TAMBIEN HAN ESCRITO SOBRE EL TRATAMIENTO PERIODISTICO DEL CASO CIRO CASTILLO – ROJO: Patricia del Río, Eduardo González Cueva, Augusto Álvarez Rodrich, Patricia Wiesse y Fernando Ampuero.

(Foto: Gianfranco Brero interpreta a Saúl Faúndez en la versión cinematográfica de Tinta Roja, dirigida por Francisco Lombardi)

EL PODER DE NADINE

Como anticipa Alfredo Torres en su último post en Semana Económica, es muy probable que Nadine Heredia tenga un importante lugar en la ya tradicional Encuesta del Poder que se presentará en las próximas semanas. Y razones hay de sobra. Aquí algunas notas sobre la esposa del Presidente de la República, la mujer con mayor peso en la política peruana.

1. LA SOCIEDAD POLITICA CON OLLANTA: Notorio en la campaña y en la Presidencia. Heredia es la principal consejera de su esposo, quien está con él en la mayor parte de actividades públicas y quien tiene un fuerte poder dentro de Gana Perú. En un artículo de Carlos León Moya para Dedo Medio sobre Gana Perú, se describe el siguiente diálogo:

– ¿Cómo describirías a Nadine Heredia? –le pregunto a un miembro de la Comisión Nacional de Campaña.
– ¿Vas a poner mi nombre? –me repregunta con desconfianza.
– No, no, ni siquiera tengo grabadora –le enseño mi libreta.
– Es el brazo derecho de Ollanta. Tiene una gran capacidad como organizadora: detecta rápido los problemas y sabe resolverlos a tiempo.

De hecho, León Moya suelta un dato importante: Nadine tuvo la última palabra en la contratación de Luis Favre como asesor principal de la campaña electoral.

2. TWITTEA, NADINE, TWITTEA: Ya desde la campaña electoral, la cuenta de Twitter de Nadine era bastante activa y más interesante que la de su esposo. Del archivo de ocraM (enero de 2011):

4. @NadineHeredia Seguidores: 3500 (su esposo no llega a 3 mil). Dialoga: Bastante. Autor verdadero: Ella misma, desde su Blackberry. Famosa por: no perder nunca la paciencia ni la sonrisa ante la lluvia de cuestionamientos. Retuiteadora compulsiva de todo lo relacionado a su marido. Cuentas vinculadas: @Ollanta_HumalaT cuyos tuits no son tan interesantes como los de su esposa; @cynthyamontes jefa de prensa y coordinadora de una amplia y bien afiatada red de cuentas nacionalistas de Twitter; @javierdcc Javier Diez Canseco ha descubierto que los 140 caracteres son perfectos para sus famosos puyazos y su ya conocida posición respecto de todo.

Ya en Palacio, el tuit más célebre lanzado por la esposa del Presidente ha sido aquel directamente vinculado al caso Chehade. Pero Sifuentes hizo notar un RT bastante singular y que también puede tener consecuencias:

Pero hay un retuit mucho más interesante: el que destaca el levantamiento de las restricciones contra los hilados de la India. ¿Por qué Nadine consideró que una medida así, en apariencia tan técnica y específica, necesitaba ser comunicada a sus 60 mil seguidores?

El actual gobierno, a través del Ministerio de Agricultura, había impuesto estas restricciones en agosto. La medida resultó controversial, encarecía los costos para los empresarios de Gamarra y, más bien, favorecía a un pequeño grupo de textileros. Entre ese grupo, según algunos congresistas, se encontraba, precisamente, el ministro de Agricultura, Miguel Caliaux, vinculado a una algodonera.

El retuit de Nadine sobre este caso, anunciando el retroceso de las medidas tomadas el Ministerio de Agricultura, parece haber sido una forma de dejar constancia que se estaba corrigiendo algo equivocado. El retuit, por cierto, ocurrió el mismo día del famoso “Tan difícil es caminar derecho??!!”. Quizás la pregunta no estaba dirigida sólo a Chehade.

De hecho, hoy Caillaux está en serios problemas. Diario 16 le sacó el domingo una lista de por lo menos 4 empresas vinculadas al Ministro con las que podría tener conflictos de intereses. Caillaux no ha dicho nada hasta el momento mientras sus compañeros de gabinete ya piden que aclare el roche.

3. LA AGENDA PROPIA: De hecho, Nadine tiene sus propias conferencias (hoy veía en Canal N que estaba participando en un evento celebrado en ADEX) y sus propias visitas. Rodrigo Barrenechea describe uno de sus viajes para Noticias SER:

Nadine llega al distrito de Challhuahuacho, en Apurímac, la recibe un hombre con un cartel que reza “Challhuahuacho siempre existió antes de la mina. ¡Nunca más olvido!”. Se trata de una de las zonas más pobres del Perú ubicada a 15 minutos del proyecto minero Las Bambas, uno de los más importantes del país. Nadine llega en helicóptero, evocando aquellas épocas en las que el “Chino” hacía su aparición en el pueblo más recóndito, ese mismo que en las últimas elecciones le prestó su apoyo a Keiko. La actual Primera Dama, como antes lo hizo Alberto Fujimori, parece entender la importancia de hacer política en serio en el Perú. Si no tienes partido o aparato que haga sentir tu presencia de forma constante, no hay mejor contacto que aquel que se hace cara a cara, sin mediadores en los que no se puede confiar.

División de trabajo le dicen. Mientras Humala despacha en Palacio y solo viaja por temas importantes, Heredia es la que hace viajes por todo el país. El problema, claro está, es en el énfasis asistencialista de sus visitas, lo que se da de patadas con el estilo de la nueva Ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Carolina Trivelli.

4. ¿UNA ÉMULA DE CRISTINA? Bastante difícil. Existe una prohibición legal en la Ley Orgánica de Elecciones para que los familiares del Presidente de la República en funciones puedan postular al más alto cargo del país. Y el anteproyecto de Código Electoral que acaba de presentar el Jurado Nacional de Elecciones tiene una disposición similar.

Pero no solo existe la dificultad legal, sino que ambos casos no son comparables. Comenta Steven Levitsky:

Argentina es un caso aparte. El éxito de los Kirchner se debe a unas condiciones que son difíciles de reproducir. Primero, Cristina era una política experimentada. Había sido militante peronista desde los años 70. Trabajó por 18 años como legisladora, primero como diputada provincial y después como diputada y senadora nacional. Ganó siete elecciones antes de ser candidata presidencial.

Lejos de ser novata, entonces, Cristina era una política profesional, con perfil propio y con mucha experiencia, cuando postuló para la presidencia. Ningún presidente peruano en el último medio siglo tenía tanta experiencia en puestos electorales. Segundo, la candidatura de Cristina tenía más legitimidad porque Néstor Kirchner podía haber postulado a la reelección, que es legal en Argentina y Néstor estaba todavía en su primer periodo. Como consecuencia, era difícil tildar a la candidatura de Cristina como una jugada para esquivar a la ley. Tercero, Fernández era candidata de un partido fuerte: el peronismo. Un partido sólido, con raíces fuertes en la sociedad, es menos vulnerable a las crisis electorales que han sufrido los oficialismos peruanos.

Las condiciones que facilitaron la sucesión matrimonial en la Argentina no existen en otros países latinoamericanos, incluido el Perú. Aunque el modelo kirchnerista esté de moda, pocas parejas presidenciales son capaces de reproducirlo. Es más fácil llegar a la presidencia como viuda que como primera dama.

Más que el modelo K, los Humala – Heredia están haciendo lo que los Toledo – Karp (por la impopularidad de él y el estilo de ella) no pudieron hacer: la puesta en práctica de una sociedad política con división de labores en Palacio de Gobierno. Este estilo estará aún en evaluación sobre su desarrollo a futuro.

(Foto: Perú.21)

CHEHADE, EL TREN Y LOS BRASILEROS

Hasta ayer, Omar Chehade andaba bastante maltrecho con todo el escándalo del caso Brujas – Wong – Andahuasi. Tanto así que ayer concedió a Panorama lo que, según sus palabras, era la “última entrevista” sobre el tema. Y las implicancias del caso siguen resonando. Hoy Henry Pease en El Comercio le dedica una columna extensa a este caso, cuyo párrafo central aquí reproduzco:

El vicepresidente no tenía que meter sus narices en el tema, ni para un desalojo ni para discutir políticas de seguridad o inteligencia en un restaurante. Su cargo es delicado por la imagen que proyecta ante los funcionarios subordinados y ante los medios. No puede entrar en un asunto de seguridad ciudadana pasando sobre el ministro del Interior. Así hayan hablado de la inmortalidad del mosquito, ha hecho un enorme daño a su gobierno. ¿Quién le va a creer?

Anoche, un reportaje de Graciela Villasis para Cuarto Poder le complicó aun más la situación al vicepresidente. Diario 16 resume el contenido de lo presentado:

Ayer Cuarto Poder reveló otro caso similar, en el que habría tratado de favorecer a la empresa brasileña Andrade Gutiérrez.

Según el reportaje, el 9 de junio –cuatro días después del triunfo electoral- Chehade se reunió con el entonces ministro de Transportes y Comunicaciones, Enrique Cornejo, en el despacho de este, para destacar lo favorable que sería que la compañía brasileña ganara la buena pro del segundo tramo del Tren Eléctrico, obra que representa una inversión de US$583 millones.

Esta versión fue corroborada –según el reportaje- por dos funcionarios que estuvieron en la cita, en la que además de Cornejo y Chehade participaron el entonces secretario general del sector, Jorge Menacho, y los ex viceministros Jorge Cubas y Hjalmar Marangunich.

Chehade, quien reconoció la reunión, dijo que buscó a Cornejo por encargo de Salomón Lerner Ghitis, con la intención de expresarle al ministro la preocupación del nuevo gobierno sobre los actos irregulares en ese sector.

Sobre la alusión al Presidente del Consejo de Ministros, cabe indicar que éste no desempeñaba cargo público alguno al momento de ocurrir la reunión. Sin embargo, debe aclarar si es que autorizó a Chehade para esta gestión. Lerner Ghitis se encuentra cumpliendo actividades oficiales en Washington en estos días.

Volvamos a la licitación. En efecto, en aquellos días se discutía la concesión para la construcción del Tramo 2 de la Línea 1 del Tren Eléctrico. Existieron 3 consorcios postores y ganó el liderado por la omnipresente empresa Odebrecht. Y luego de esta derrota, pasó lo que señala Oscar Miranda en un informe para la revista Ideele:

Finalmente, en el caso del Tren Eléctrico se acaba de destapar una olla de grillos en la que las competidoras de Odebrecht parecen haberse cansado de ser las eternas segundonas en el banquete de las concesiones. Ahora, Andrade Gutiérrez, Camargo Correa y Queiroz Galvado denuncian que se cometieron una serie de irregularidades en la adjudicación del segundo tramo de la obra y exigen al Ministerio de Transportes que la anule. Una señal de que no están dispuestas a que las cosas sigan igual con el nuevo gobierno.

Varias de estas presuntas irregularidades fueron dadas a conocer en varios medios de comunicación. Incluso el aprista Javier Valle Riestra pedía que se anule la concesión del tramo 2 a favor de Odebrecht. Y, en esas semanas, se recordaba las vinculaciones entre Alan García y Odebrecht, como lo hacía Miranda en el reportaje antes mencionado:

Solo en el Gobierno de García, Odebrecht ha ganado contratos que suman más de US$2.500 millones (el último de ellos es el de la hidroeléctrica de Chaglla, por US$1.200 millones, sobre el que nadie aún ha echado un vistazo). Las relaciones entre sus ejecutivos y el Presidente son buenas, muy buenas: García y Jorge Barata, el gerente general de Odebrecht-Perú, se han tomado más de un trago de cachaza juntos. Y eso no es todo.

Fuentes consultadas para este informe señalan que Barata es muy amigo de José Antonio Nava, el hijo mayor de Luis Nava Guibert, ex secretario de la Presidencia de Palacio de Gobierno, ministro de la Producción y, sobre todos los demás cargos, mano derecha del mandatario y hombre de su más extrema confianza. También es un hecho que, hasta hace unos años, Odebrecht tenía un consorcio con la constructora UPACA, de Luis Felipe Piccini, el gran amigo y socio de Nava hijo (el Consorcio Odebrecht-UPACA, que hasta el 2008 figuraba en el directorio de constructoras del Ministerio de Vivienda). En un reportaje de Daniel Yovera publicado en Perú.21, Henry Brachowicz, ex gerente general de Comunicore, aseguró incluso que Nava tenía una empresa con su amigo Piccini que le prestaba servicios a Odebrecht en la Interoceánica Sur. El hijo mayor del Ministro negó en ese momento tal afirmación. Sin embargo, los indicios de la relación entre la empresa y los Nava están allí.

En ese panorama, cabe preguntarse porque Chehade fue a reunirse con un ministro aprista sobre este tema, aunque ha negado que haya sido para favorecer a la referida empresa brasilera, competidora de Odebrecht. Y, al igual que en el caso Wong, cabe preguntarse también porque Andrade Gutiérrez habría recurrido a un miembro del partido de gobierno y abogado personal del Presidente de la República para estos fines. Sobre todo, considerando que el referente internacional de Humala es ahora Brasil, asesores de campaña incluidos. De hecho, en plena campaña electoral, la periodista Jacqueline Fowks señalaba en este informe del diario El País:

“Hay muchas empresas brasileñas de construcción que ya han hecho grandes negocios con el Gobierno de Alan García a las que les interesa mantener esos privilegios. Brasil y Perú firmaron un acuerdo de cooperación energética del que los peruanos nos enteramos por los medios brasileños. El pacto prevé la construcción de varias centrales hidroeléctricas para proveer de energía a Brasil, entre ellas la de Inambari, la más próxima a la frontera”, añade la periodista. Brasilia además ha invertido mucho en el trazado de dos carreteras interoceánicas (una terminada y la otra en construcción) para tener acceso a los puertos del Pacífico peruano y de ahí saltar al mercado asiático.

De hecho, aún prosigue la discusión sobre el tema de las hidroeléctricas, por todas las implicancias ambientales que pueden tener. Y si bien es bienvenida la inversión extranjera en el Perú, una gran interrogante se ciñe sobre aquellas empresas que prefieren el contacto con politicos antes que competir en igualdad de condiciones en el mercado. Entre tanto, uno se pregunta porque Omar Chehade dilata el desenlace de su carrera política durante más días, con el consiguiente daño que ello ocasiona al gobierno.

HILDEBRANDT: UNA PIEDRA EN EL ZAPATO

Con César Hildebrandt se puede disentir en muchas cosas: en su desconfianza hacia Chile, en ciertos estilos de hacer periodismo, en algunas concepciones que tiene sobre el mundo. Pero no se puede negar que, por mucho tiempo, ha sido un referente en el periodismo peruano y, para muchos, lo sigue siendo.

Hoy Hildebrandt presenta la primera parte de una compilación de sus columnas escritas en los últimos 31 años. Una Piedra en el Zapato compila varias de sus mejores columnas escritas entre 2006 y 2011. Y lo simpático del caso es no sólo tener esta compilación de sus grandes puyas y disidencias de los últimos años, sino también que es el segundo libro que saca con Tierra Nueva Editores, una editorial loretana que desde hace algunos años produce buenas publicaciones. Lo acabo de comprar, así que apenas lo termine les podré dar más comentarios con respecto al texto.

Como preámbulo a lo que Maribel de Paz y Nelson Manrique dirán desde las 8:15 p.m. en el Parque Kennedy de Miraflores, en el marco de la Feria del Libro Ricardo Palma, los dejo con esta entrevista que ayer le hizo Pedro Salinas para su programa en La Mula. Véanla completa. Deja varias frases para el recuerdo.

INTERESES PARTICULARES, INTERESES ESTATALES

Hace tres años estalló el escándalo de los Petroaudios, con consecuencias políticas para los apristas y cárcel para los chuponeadores, mientras que esta semana un implicado en el caso de corrupción violó su arresto domiciliario.

Sin embargo, un punto en el que no se ha incidido lo suficiente es en la otra revelación significativa de este caso. Quedó al desnudo la forma como algunos empresarios – remarco, algunos – hacen sus negocios en nuestro país: uso de gestores de intereses no inscritos, empleo de periodistas con intereses en consultoras de imagen, reuniones de funcionarios estatales fuera de oficina y sin agenda conocida, así como el espionaje industrial al competidor de turno.

En las últimas semanas, algunos actos nos indican que no hemos comprendido bien todas las dimensiones de esta forma de hacer negocios y cómo algunos funcionarios públicos confunden los intereses privados de determinadas personas y empresas con políticas de Estado.

La mayoría de los congresistas denunciados en estas semanas ante la Comisión de Ética comparten un destino común: se trata de personajes con éxito económico en su región y/o defensores de prácticas ilegales con impacto en su zona de origen. Como señaló Mirko Lauer en una reciente columna, estos personajes buscan llegar al Congreso por tres motivos: inmunidad parlamentaria, mejores oportunidades de negocio y alcanzar un status respetable. Todo ello con la anuencia de un sistema electoral complaciente y partidos políticos que otorgan puestos en la lista a cambio de aportes económicos.

Lo ocurrido con Omar Chehade va en camino similar. Las versiones brindadas por él sobre la célebre cena en el Brujas de Cachiche terminan confundiendo intereses privados con asuntos públicos dado que, según el vicepresidente, el ágape se produjo como agradecimiento a un alto mando policial que lo apoyó en su seguridad personal vía un telefonazo, así como para tratar un caso en el que la víctima era conocido suyo. Y si se termina comprobando la versión de IDL-Reporteros, la cosa puede ser peor: posible incidencia en un caso judicial sobre una empresa azucarera codiciada. Mientras tanto, el grupo Wong hace mutis y pierde en prestigio.

Es cierto que los actos de corrupción o de faltas a la ética pública pueden suscitarse en cualquier gobierno. Sin embargo, la diferencia está en la forma como se enfrentan. Y Humala, luego de evaluar toda la situación, pero más temprano que tarde, deberá decir algo que vaya más allá de un tuit.

(Columna publicada en Diario 16 el 20.10.2011)

MAS SOBRE EL TEMA:

Tercera parte del reportaje de IDL-Reporteros: Capitán PNP confirma que Miguel Chehade y Miguel León Barandiarán fueron a cuartel El Potao

Las opiniones de Augusto Álvarez Rodrich, Javier Torres Seoane, Carlos Basombrío y Gustavo Gorriti

CATORCE PUNTOS SOBRE EL CASO CHEHADE – ANDAHUASI

Desde el lunes en la noche, el segundo Vicepresidente de la República, Omar Chehade, inició un periplo por varios medios para dar sus descargos sobre el reportaje de IDL-Reporteros sobre la cena en Brujas de Cachiche con altos mandos policiales, en la que supuestamente intercerdió por el grupo Wong en el caso Andahuasi.

Veamos las explicaciones de Chehade, brindadas a Jaime de Althaus en La Hora N:

A partir de las mismas y de varios elementos que han salido en estos días, algunas precisiones e interrogantes mayores acerca del caso que golpea duro al gobierno.

1. SE RECOGIERON (E INTENTARON RECOGER) LAS VERSIONES DE LOS IMPLICADOS: El informe de Romina Mella sí señala que se intentó recoger las versiones de todos los implicados. Incluso uno de ellos, el general Abel Gamarra, sí brindó su versión:

IDL-R contactó al general Gamarra, y le preguntó sobre la cena. Este respondió que no recordaba si se produjo o no la cena, pese a que apenas había transcurrido una semana. “No me acuerdo. No recuerdo”, dijo, y terminó la conversación.

IDL-R intentó comunicarse repetidas veces con el general PNP Raúl Salazar pero éste no respondió.

Esta publicación también trató de conectarse con el segundo vicepresidente Omar Chehade y con su hermano, Miguel Chehade. Se dejó mensajes en los buzones de voz de los teléfonos del vicepresidente. Hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

Por tanto, el ejercicio mínimo de corroboración de versiones se puso en práctica. Fueron los implicados quienes no declararon o adujeron amnesia.

2. LA SUPUESTA TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN APRISTA: Una cosa es cierta: el general Guillermo Arteta no es de simpatías apristas. De hecho, como lo mencionó IDL-Reporteros en agosto de 2010:

El alcalde de Florencia de Mora, Wilson Toribio, atacó al general Eduardo Arteta –que había acompañado a la comitiva hasta la puerta de casa– diciendo que era muy cercano a Acuña y que los partidarios de Toribio habían sufrido hace poco un ataque “a perdigonazos” de partidarios del alcalde provincial y que la policía de Florencia de Mora no los había protegido.

Otro dirigente aprista, José Marreros, secundó las críticas de Toribio. Ambos, según dirigentes de las juntas vecinales a quienes IDL-Reporteros ha entrevistado, tienen serios cuestionamientos respecto de la eficacia y transparencia de su labor, y “odian al general Arteta porque no lo pudieron mangonear”, dice una dirigenta.

Entonces habló Luis Alva Castro y apoyó lo que había dicho Toribio, persona, según varios testimonios, muy cercana a él. “Arteta no ayuda nada al Partido” dijo. García entonces anunció la decisión de bajarle el dedo a Arteta.

No todos los asistentes estuvieron de acuerdo con la decisión, aunque parece que ninguno intervino para defender al general. Sin embargo, la filtración de lo que se había discutido y decidido fue amplia y profusa.

Lo que sí creemos es que Chehade si debiera dejar, por decoro, esta comisión. Y no sólo por el escándalo en sí mismo, sino porque, uno de los muy posibles investigados del grupo de trabajo formado para indagar sobre el gobierno anterior, Hernan Garrido Lecca, fue brevemente parte del directorio de Andahuasi, gracias a la facción rival del grupo Wong.

3. EL OTORGAMIENTO DE SEGURIDAD A CHEHADE: En su declaración, el vicepresidente señala que fue gracias a unas llamadas de su hermano Miguel al general Raúl Salazar, que en mayo de 2011 aún estaba en la Dirección de Seguridad del Estado, que pudo obtener una custodia ante las supuestas amenazas de muerte que recibía. Dos preguntas caben aquí: ¿cómo conoce Miguel Chehade al general Raúl Salazar? y ¿cómo gracias a un telefonazo le pudieron dar seguridad al entonces candidato?

4. LA CENA EN BRUJAS DE CACHICHE: Es el único error admitido por Chehade. Incluso, de acuerdo a su versión, Humala lo regañó por tener “reuniones informales” con generales de la Policía en lugares públicos. Tan grave es el tema que el propio Ministro del Interior tuvo que prohibir estas “reuniones informales”.

5. LAS CONTRADICCIONES SOBRE EL MOTIVO DE LA REUNIÓN: Chehade menciona que se convocó al general Arteta porque se iban a tratar cuestiones de seguridad ciudadana. Sin embargo, el reportaje inicial de Romina Mella indica que a Arteta lo convocaron sin mencionarle el motivo en forma clara:

¿Con motivo de qué la cena? preguntó Arteta a Salazar. Que no se preocupe, contestó este, que ahí lo hablaban, pero le pidió que llevara papel y lapicero.

En relación con el general Gamarra, se indicó su experiencia en inteligencia como motivo de su convocatoria. Y aquí vienen las contradicciones mayores. El segundo informe de IDL – Reporteros indica que Gamarra no se ha distinguido por sus dotes en dicha materia:

IDL-R puede afirmar que el general Abel Gamarra no es ningún experto en inteligencia. Si algo es Gamarra es experto en Relaciones Públicas. Policía del llamado Código 3, (es decir, de la ex Guardia Republicana), Gamarra fue jefe de la Dinfo, la Dirección de Informaciones, antes de hacerse cargo de la jefatura de Lima Provincias y luego enviado a Tumbes, desde donde llegó en vuelo casi directo a las Brujas de Cachiche. ¿Las relaciones públicas son una especialidad en inteligencia para Chehade?

Peor aún, IDL – Reporteros obtuvo la versión del sexto comensal del Brujas: Miguel León Barandiarán. El amigo de los Chehade dijo que no se trataron temas de inteligencia en la reunión. Lo que nos lleva al siguiente punto.

6. ¿QUE HACIAN DOS PERSONAS AJENAS AL GOBIERNO EN UNA REUNIÓN SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA? Del hermano del vicepresidente sólo se conoce que es administrador de empresas y que tuvo un incidente por supuestas amenazas a su hermano en 2007. Y de León Barandiarán solo se tiene un artículo publicado en El Comercio hace un par de años, curiosamente, sobre el caso de los Petroaudios.

7. EL CASO OYARCE: El otro motivo de la reunión, según Chehade. Un caso sobre el que Chehade se pronunció una semana después de la reunión, defendiendo la actuación de Salazar:

“Creo que no habría que culpar al general Salazar por la lamentable muerte de Walter Oyarce, siendo un tema lamentable, que ha excedido y que tendrá que responder el presidente de la Asociación de Palquistas del Estadio Monumental, que es el que tiene más responsabilidad que cualquier otra persona, porque él es el responsable como ente privado de dichos palcos, que son como si fueran departamentos”, acotó.

El tema es que, más allá de las responsabilidades de Universitario de Deportes y la Asociación de Palquistas, sí le cabe una responsabilidad a la Policía por no custodiar una zona conocida por el alto consumo de alcohol en un partido de alto riesgo. Y esa era la mayor crítica que tenía Salazar para ejercer el cargo de Director General de la Policía Nacional.

Peor aún, con esto Chehade se complica más, como bien señala Güido Lombardi en su columna de hoy:

Igualmente autoinculpatoria resulta la explicación de que asistía a la reunión preocupado por aspectos de seguridad ciudadana en la medida en que Walter Oyarce (el joven hincha aliancista victimado en el Estadio Monumental) estaba vinculado a su esposa. Una vez más aparece la incapacidad de ciertos servidores públicos para distinguir entre sus intereses personales o privados y los intereses del Estado, que son los que están en la obligación de cautelar. El vicepresidente se interesa por la “seguridad en los estadios” porque la víctima tiene una relación de cercanía con su esposa; si la víctima hubiera sido cualquier hijo de vecino, el tema no le habría parecido relevante.

8. “NUNCA SE TOCÓ ANDAHUASI”: Eso fue lo que dijo Chehade inicialmente. Luego mencionó que algo se aludió al hablar de operativos policiales en general. Y León Barandiarán indica que el tema si se tocó. Aquí hay una contradicción.

9. EL PASE AL RETIRO DE ARTETA: En ningún momento el general ha cuestionado la legalidad de su pase a retiro, que, a pesar de ser cuestionable en términos generales (por basarse únicamente en la antigüedad), es perfectamente regido por la Ley. Tampoco Arteta ha señalado una relación causa  – efecto entre la reunión del Brujas con su pase a retiro. Es más, ha manifestado que no hará un juicio al Estado para que lo repongan y que no quiere volver a la Policía. Por tanto, esgrimir esta excusa para bajarle la llanta a la denuncia no tiene mayor asidero.

10. ARTETA NUNCA VARIA SU VERSION: En todas sus declaraciones, el general manifiesta exactamente la misma historia.

11. EL GENERAL ARTETA NUNCA PIDE UNA RESOLUCION JUDICIAL PARA PROCEDER CON EL OPERATIVO: Vayamos al relato del reportaje original:

Arteta, el veterano policía para quien la represión solo se justifica cuando se han agotado todos los otros recursos y cuando se ejectua razonablemente, les contestó que un operativo de esa naturaleza podría causar un gran “costo social” si se realizaba precipitadamente.

Dijo que, en primer lugar, era indispensable tener una orden judicial de desalojo en regla. Y luego hacer un cálculo de riesgo y una apreciación de inteligencia antes de poner en marcha el plan de desalojo.

Lo que hace el general es explicar que se requiere para un operativo de ese estilo, no acepta presión alguna.

12. LA CAVA DEL BRUJAS DE CACHICHE SI ES UN LUGAR PRIVADO: Si bien es cierto que la ya famosa Cava del Brujas de Cachiche tiene una puerta de vidrio, basta haber ido al lugar o leer la descripción de este salón en su página web para percatarnos que es un lugar que, por su propia función, es cerrado y privado.

13. ¿SE PODÍA DESCONOCER LA EXISTENCIA DEL CASO ANDAHUASI?: El caso ha sido cubierto por El Comercio, Perú.21, Poder, La Primera y este blog, por solo mencionar 5 medios, durante los últimos dos años. Como dijo Jaime de Althaus, había que apenas abrir los periódicos para enterarse. Más aún, cuando uno de los congresistas de Gana Perú, Wilder Ruiz Loayza, fue director de la Empresa Azucarera Andahuasi. Era más difícil no estar informados sobre este tema.

14. EL GRUPO WONG: Según este cuadro de Poder del año 2009, luego de salir del negocio de supermercados, Corporación EW tiene como uno de sus principales negocios el vinculado a la industria azucarera. Veamos:

Resulta por lo menos curioso que una de las corporaciones que tenía mejor reputación en el país termine sin dar una explicación, a casi 96 horas de estallado el escándalo. Ni una entrevista, ni un vocero, ni un comunicado. A menos que se conformen con que en algunos medios de comunicación se les aluda como “una conocida empresa privada”, cabría una respuesta clara de la firma, más aún si el caso reviste importancia política y empresarial. Pero, según La República, Corporación EW ha decidido no brindar ninguna declaración.

El caso ya se encuentra ante el Ministerio Público. Y aún puede traer más cola.

MAS SOBRE EL TEMA:

Hasta César Lévano, director de La Primera, encuentra que las explicaciones de Chehade no convencen

Fiscal de la Nación indica que las investigaciones durarán 75 días

AZUCAR, POLICIAS, VICEPRESIDENTES E INVESTIGACIONES

El sábado, IDL-Reporteros soltó una bomba periodística. Romina Mella, periodista de esta publicación electrónica, contó las supuestas presiones ejercidas por el hermano y el primo del segundo vicepresidente de la República, Omar Chehade Moya, al general PNP Guillermo Arteta, para que interviniera en un operativo policial para que el grupo Wong tome el control final de la Empresa Azucarera Andahuasi.

Aunque, de acuerdo con el relato, Chehade no estuvo presente en el momento en que sus familiares hablaron del caso Andahuasi con tres altos mandos policiales, el vicepresidente participó en una cena celebrada a inicios de octubre en la que estuvieron sus familiares junto a tres altos mandos policiales: Arteta, el hoy director general de la Policía Nacional del Perú, Raúl Salazar Salazar y el general PNP Abel Gamarra Malpartida. De acuerdo con el reportaje, el objetivo era que Arteta, entonces jefe de la Dirección Territorial de Lima Norte, bajo cuya jurisdicción se encuentra la codiciada azucarera, autorizara el operativo de toma de la empresa a favor del grupo Wong.

Arteta, considerado como uno de los oficiales más probos y diligentes del alto mando de la PNP de los últimos años, se negó a hacer el operativo sin una orden judicial clara y tampoco aceptó la oferta de una bonificación económica para los miembros de la Policía que participen en la toma de Andahuasi.

Una semana después de rechazar la oferta, Arteta fue uno de los 30 generales que pasaría a retiro en la poda policial anunciada por el Ministro del Interior Óscar Valdés. Y aunque la poda afectó a todos aquellos que fueran más antiguos que el hoy director general Salazar – incluyendo a oficiales probos y otros que merecían una investigación -, el reportaje se termina preguntando si es que este hecho no tiene alguna relación con esta negativa.

Hasta aquí el resumen del reportaje. Frente al mismo. a regañadientes, Daniel Abugattás ha señalado que el caso se va a la Comisión de Ética del Congreso de la República. Ya algunos parlamentarios como Yohny Lescano y Marisol Pérez Tello demandan una explicación mayor. El procurador anticorrupción Julio Arbizu ha indicado que el Ministerio Público debe actuar de oficio en este caso.

Dos hechos complican más la situación de Chehade. El primero, la confirmación dada por el general Arteta de la versión dada por IDL – Reporteros, con una sola diferencia: que Chehade sí habría estado presente al momento de la propuesta de su hermano a favor del grupo Wong. Hasta el momento, Chehade no ha dicho una sola palabra sobre su caso.

El segundo fue señalado esta mañana por Glatzer Tuesta, conductor y director del programa radial “No hay derecho”, al recordar estas declaraciones de Chehade brindadas la semana pasada, cuando se conoció que Raúl Salazar era el nuevo Director General de la PNP y, ahora sabemos, una semana después de la famosa reunión en el Brujas de Cachiche:

El nombramiento del general Raúl Salazar como director de la Policía Nacional no debería sorprender porque tiene un buen legajo de vida y su supuesta cercanía con el exmandatario Alan García nos tiene sin cuidado, sostuvo el segundo vicepresidente de la República, Omar Chehade, al descartar que el oficial tenga responsabilidad en el caso de la muerte del barrista Walter Oyarce.

Fue al comentar el pase al retiro de 30 generales de carrera y al referirse a los cuestionamientos surgidos contra Salazar Salazar, quien integró el grupo de seguridad de Palacio de Gobierno entre el 2007 y el 2010, y fue –como jefe de la Sétima Región de Lima Sur– responsable de la seguridad del estadio Monumental, donde murió el joven aliancista.

“Tengo entendido que ha habido una evaluación profunda por parte del ministro del Interior, por parte del presidente Ollanta Humala y han tenido por conveniente ascender a personalidades, en otros casos de ponerles punto final a otras. Yo creo que hay que confiar en la decisión del presidente Humala y del ministro del Interior; ha sido una evaluación bastante minuciosa que ha demorado varias semanas, creo yo que hay que esperar los resultados”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Hay que respetar la decisión del presidente de la República y en el caso del general Salazar independiente de lo que se ha señalado, tiene un buen currículo, es un buen profesional, es una persona que ha seguido muy de cerca los principales acontecimientos de seguridad en el país; y teniendo un buen currículo y un buen legajo de vida, yo creo que su ascenso y su nombramiento como director de la general de la Policía no debería sorprender”, agregó.

Y existen tres temas de fondo que no deben perderse de vista al momento de ver este caso. Temas que van más allá del escándalo y que, a mi modo de ver, deben ser aclarados por los actores involucrados en esta reunión.

LA PODA POLICIAL

Como ha indicado Carlos Basombrío, resulta cierto que, ante la alta cifra de generales y coroneles que existen en la Policía Nacional, es necesaria una reducción del alto mando policial. Sin embargo, la misma se ha hecho en forma abrupta y sin tener claro que es lo que se quiere hacer con dicha poda. Comenta Gustavo Gorriti:

El único criterio que definió la purga fue el cronológico: si eres más antiguo en el grado de general que Raúl Salazar, el nuevo director general, estás fuera. Si eres más reciente (de dos años para abajo en el puesto), bueno o malo, te mantienes en servicio activo.

Se dirá que cuando se nombra a un general como director general (en el caso de la PNP) o comandante general (en el caso de las FFAA), los más antiguos en el grado pasan necesariamente al retiro.

Pero entonces, ¿cuál era el objetivo? ¿Poner a generales junior en el comando o mejorar la seguridad ciudadana y luchar contra la corrupción?

Hasta ahora, lo único claro es que en el Ministerio del Interior, además de la inexperiencia, ha regido la arbitrariedad como sistema.

En eso el caso de Arteta resulta sintomático de cómo la arbitrariedad y la politiquería terminan siendo nefastas para la seguridad ciudadana. Lejos de los – por decir lo menos – controvertidos métodos policiales atribuidos al coronel Elidio Espinoza (absuelto en primera instancia de un caso judicial por la presunta existencia de escuadrones de la muerte en Trujillo), Arteta en su estadía por la ciudad de la marinera norteña empleó otro estilo: el trabajo con los alcaldes y con las juntas vecinales. Una fórmula que resultó durante los 8 meses que estuvo en el cargo.

Arteta salió, de acuerdo con otra investigación de IDL – Reporteros, por otro motivo: no sumarse al coro aprista que quería petardear la candidatura de César Acuña a la reelección como alcalde de Trujillo. Eso le costó su traslado a Tumbes y a Trujillo, un cambio más que afectó su ya maltrecha seguridad ciudadana. Y en este gobierno, durante un mes, estuvo en la jefatura de Lima Norte, una plaza en la que aplicaría sus conocidos métodos de trabajo, en zonas bastante calientes de la capital del Perú.

De allí que las explicaciones del ministro Valdés, más allá de las cifras, sean necesarias caso por caso.

EL CASO ANDAHUASI

En los últimos años, el negocio azucarero ha tenido bastantes réditos en términos económicos. Y una de las plazas más codiciadas ha sido la Empresa Azucarera Andahuasi. En julio de 2009, Luis Navarro informaba lo siguiente para la revista Poder:

En mayo, las portadas volvieron a tener como protagonista a una hacienda azucarera, cuando una junta tomó de facto la dirección del ingenio limeño Andahuasi. Días antes, la familia Wong había adquirido un importante paquete de acciones y pugnaba por hacerse del control. Pero una directiva paralela, encabezada por el inversionista Manuel Bustamante, asumía el mando pese a no ser reconocida por el regulador del mercado de valores, Conasev.

En el directorio no reconocido figuraban personajes identificables. El ex ministro aprista Hernán Garrido Lecca, el ex dirigente de Casagrande Greco Quiroz y el mismo Manuel Bustamante.

Pocos meses después, en otro reportaje de Poder, se informó que los grupos Wong y Bustamante habían decidido compartir la administración de la empresa, en tanto el lío se resolviera. Pero las disputas continuaron y la Corte Suprema terminó reconociendo al directorio nombrado por el grupo Bustamante. Como vemos, la paz está lejos de la codiciada empresa.

Para complicar más las cosas, si algunos familiares de los Chehade estarían presuntamente involucrados en presiones a favor de los Wong (quienes a título individual apoyaron económicamente la campaña de Keiko Fujimori), el otro lado de esta historia también tiene un representante en Gana Perú. El parlamentario Wilder Ruiz Loayza era, hasta su elección, miembro del directorio de Andahuasi nombrado por el grupo Bustamante. Como se sabe, Ruiz Loayza es uno de los parlamentarios con procesos judiciales e investigaciones judiciales pendientes.

LA COMISION GARCIA

Este caso complica la permanencia del vicepresidente Chehade en la Comisión Investigadora del gobierno de Alan García. Y es que por lo menos dos casos vinculados al azúcar podrían ser materia de las indagaciones de esta comisión.

La primera de ellas es la famosa Ley Oviedo, impulsada por algunos parlamentarios apristas. Dicha norma tenía varios inconvenientes que reseñamos en una columna de febrero de 2011:

Esta semana, Ricardo Uceda presentó una extensa investigación en la revista Poder que permitió corroborar las afirmaciones brindadas por el gobierno en el documento de observación. El reportaje señala porque la norma debería ser rechazada, al extender por en un año más un régimen “temporal”, que no permite embargar por deudas – a pesar que las mismas se han incrementado – y que no incentiva la inversión, a pesar que Oviedo sigue ganando.

En el fondo, lo que tenemos en el referido proyecto de ley es un régimen paralelo a las normas de procedimiento concursal, creadas justamente para viabilizar la recuperación de una empresa en problemas o brindarle una salida ordenada del mercado. Con ello, la autoridad de INDECOPI quedaba mellada.

Todo un caso en el que debe verse sí es que se terminó causando un perjuicio patrimonial al Estado y, de ser el caso, en cuanto estaría avaluado dicho perjuicio.

Un segundo punto vinculado con el mercado azucarero es el caso BTR. De acuerdo con investigaciones del periodista Ángel Paez, una de las empresas interceptadas fue Empresa Agroindustrial Laredo, de capitales colombianos y vinculada al mercado azucarero. Esta empresa era competidora degrupo Gloria, de propiedad de la familia arequipeña Rodríguez Banda, con quien se disputaba comercialmente la adquisición de accciones en la azucarera Cartavio, que actualmente está en poder del grupo arequipeño.

A pesar que varios testigos en este caso han señalado a Gloria como posible financista del espionaje industrial, este grupo empresarial ha negado en todos los idiomas alguna participación. Y el caso BTR estará, con sus varias conexiones, dentro de la mira del grupo de trabajo parlamentario.

COLOFON

De allí que sea necesario que Chehade brinde sus descargos sobre este tema. Pero creo yo que el asunto es tan grave que, como mínimo, debe dejar la comisión investigadora del caso García y tendrá que someterse a todas las investigaciones pertinentes como varios de sus colegas parlamentarios. Y creo yo que con este caso que se verá la real dimensión de los compromisos anticorrupción de Ollanta Humala. Una cosa es que separen a parlamentarios que, habiendo cometido serias faltas, no tenían un peso político y económico fuerte. Y otra cuando se trata del segundo vicepresidente de la República y un caso que involucra a importantes grupos económicos.

ACTUALIZACIÓN (20:00 h)

La respuesta de Chehade, vía Twitter, ha sido esta:

Esto es una patraña, la verdad esclarecerá todo, gracias por su apoyo.

Mejor se quedaba callado. La cosa se le va a poner más fea con esa respuesta.

MAS SOBRE EL TEMA:

Augusto Álvarez Rodrich: ¿Algo se pudre en Ollantamarca?