CONOCE A TUS CANDIDATOS AL CONGRESO POR LIMA: PPK GIRLS AND BOYS

Continuando con las listas parlamentarias por Lima, veamos quienes son los rostros más representativos de Alianza para el Gran Cambio. Si bien los personajes más conocidos, están aquí representados casi todos los partidos del sancochado electoral de PPK.

Humberto Lay Sun (1): Pastor evangélico y arquitecto. Líder de Restauración Nacional. Ha sido una vez candidato a la Presidencia y dos veces candidato a la alcaldía de Lima, sin éxito. Fue miembro de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. Ha mostrado cierto perfil bajo en esta campaña, confiando en el voto cautivo de los evangélicos. Fue apoyado por PPK en su última aventura edil, con intento de generación de pánico financiero de por medio.

Javier Bedoya de Vivanco (2): Señera figura del Partido Popular Cristiano e hijo de su fundador.  Va a la reelección en el Congreso. Representa a las figuras históricas de su agrupación.

Luis Iberico Nuñez (3): Ex congresista por el FIM y ex candidato a la alcaldía de Lima por Alianza Para el Progreso. Fue uno de los congresistas que presentó el video Kouri – Montesinos y ejerció el periodismo durante varios años. Labora como jefe de Imagen Institucional de la Universidad César Vallejo, de propiedad de César Acuña, líder de su partido.

Marisol Pérez Tello (4): Notaria y abogada. Es profesora de derechos humanos en la Universidad San Martín de Porres – aunque sus propuestas parlamentarias no se han orientado mucho en esta materia -. Candidata a la segunda vicepresidencia de la República por APGC. Pertenece a la corriente reformista del PPC, bastante crítica con las figuras históricas de su agrupación.

Gabriela Pérez del Solar (6): Va a la reelección. Miembro del PPC. Subcampeona olímpica de voley femenino en Seúl 1988 y se encuentra en el Salón de la Fama del Voley. Criticada en 2006 por unas polémicas declaraciones a favor de Alberto Fujimori.

Washington Ipenza (7): Miembro de Alianza Para el Progreso y ex miembro de Somos Perú e Izquierda Unida. Médico de profesión, fue alcalde de Villa María del Triunfo en 3 ocasiones.

Luis Galarreta (8): Miembro del PPC. Va a la reelección. Uno de los pocos congresistas que aceptó hacer públicos sus gastos operativos en el Congreso. (Para más señas sobre él, vean la entrevista que le hicimos junto a Laura Arroyo y Nicolás Zevallos en Tres en Raya. Allí menciona varias cosas interesantes sobre la alianza, sus propuestas, sus rivales y hasta errores de PPK).

Alberto Beingolea (10): Miembro del PPC, también de la corriente reformista. Abogado de profesión, es conocido por su labor como comentarista deportivo durante varias décadas. Además del deporte, es de los pocos candidatos que está proponiendo reformas sobre el Congreso de la República.

Lourdes Alcorta (11): Miembro del PPC, pero invitada por PPK, luego de que el partido no la eligiera como candidata. Rival interna de Bedoya de Vivanco. Polémica por su posición a favor de la pena de muerte para violadores de menores de edad (con descripción incluida) y contraria a las conclusiones de la CVR. Inicialmente en contra de publicar sus gastos operativos, terminó poniendo todo en su página web.

Julia Valenzuela (13): Ex parlamentaria por Perú Posible. Hace propaganda con el nombre de La Tía Julia. Autoproclamada “super defensora de los niños”. Miembro de Alianza para el Progreso.

Daniel Córdova (15): Intentó una candidatura presidencial por el PPC, pero fue rápidamente desembarcado por todos los dirigentes del partido. Doctor en Economía, ex miembro del directorio de ProCapitales, institución impulsora del mercado de valores en el Perú. Actual presidente del Instituto Invertir, dedicado al apoyo a empresarios emprendedores.

Paulo Hinostroza (24): Ex alcalde de San Juan de Miraflores y ex jugador de Alianza Lima. Miembro de Alianza Para el Progreso.

Herberth Cuba (27): Médico. Miembro de Alianza Para el Gran Cambio. Ex presidente de la Asociación Médica Peruana.

Próxima entrega: Gana Perú.

CONOCE A TUS CANDIDATOS AL CONGRESO POR LIMA: APRA

Comenzamos a presentar a algunos de los candidatos al Congreso de la República. Nos circunscribiremos a Lima, dado que es el distrito en el que voto y en el que se concentran la mayor cantidad de alcance nacional. Y comenzamos por los candidatos más conocidos de la lista limeña aprista.

Mauricio Mulder (1): Va a la segunda reelección como congresista. Ha sido secretario general del APRA, pero fue cuestionado por demorar las elecciones internas y el partido llegó a tener hasta dos páginas webs oficiales. En la década de 1990 fue columnista de La República y co-organizador de Foro Democrático. Mulder también fue uno de los viajeros pagados por la Universidad Alas Peruanas.

Mercedes Cabanillas (2): Va por el quinto periodo parlamentario. También ha sido secretaria general del APRA. Durante este periodo parlamentario, propuso una Ley Mordaza contra los blogs – finalmente retirada – y se peleó con el Ministro Chang por la inclusión de contenidos vinculados al conflicto armado interno. Como Ministra del Interior, siempre se recordará su infeliz actuación en los sucesos de Bagua (y a pesar de ello la condecoraron). Durante su gestión como presidenta del Congreso, se contrató a Business Track para hacer barridos electrónicos y el Informe Luizar indicó que en ese periodo Ponce Feijóo la llamaba bastante sobre temas de seguridad y se interceptaron los teléfonos de parlamentarios.

César Zumaeta (3): Actual presidente del Congreso de la República. Su esposa fue acusada por una investigación periodística de comprar terrenos en Asia a precio bastante barato.

Carlos Arana Vivar (4): Secretario de Organización del APRA y sindicado como uno de los principales movilizadores de masas apristas. Arana fue fugaz director de Agua para Todos, pero dejó el cargo cuando un grupo de sus compañeros agredió a dos periodistas que lo investigaban.  También fue director de FONCODES y allí lanzó la idea de los núcleos ejecutores para la construcción de obras, idea cuestionada desde varios flancos. Arana es cercano al ex ministro Agustín Mantilla.

Javier Morán (5): Perteneciente al llamado grupo de los “cuarentones”. Actual sub secretario general del partido. Carlos Roca lo sindicó como la persona que proponía “apoyar por lo bajo” a Alex Kouri, en la reciente campaña municipal.

Aurelio Pastor (6): Solo mencionemos su participación en la elección del Tribunal Constitucional y en el indulto a Crousillat como principales “méritos” de este quinquenio. Y claro, sus justificaciones para no declarar sus gastos operativos.

Judith Puente de la Mata (9): Hija de nuestra embajadora en Argentina (y ex abogada de Alan) Judith de la Mata. Durante este gobierno fue titular de la Secretaría Nacional de la Juventud. Marco Sifuentes reseñó algunas cuestiones sobre su gestión que la candidata debería aclarar.

María del Cármen Barragán (10): Abogada que ha ocupado puestos importantes en el Ministerio de Justicia, el INPE y el Ministerio del Interior en este gobierno. Ha tenido programas y segmentos de asesoría jurídica en televisión.

Erick Iriarte Ahón (12): Abogado especialista en temas informáticos. Su plataforma está centrada en derechos de autor, acceso a Internet y protección de datos personales, entre otros temas.

Luciana León (20): Parlamentaria que va a la reelección con seguidores y detractores. En su haber se encuentra la ley que permitió rebajar impuestos a los conciertos. En el debe se encuentra un controvertido proyecto de Ley de Cine. Hasta ahora no se esclarece el real conocimiento que tuvo de los negocios de su padre, Rómulo, hoy en prisión.

Oswaldo Morán Márquez (24): Ex ministro de Transportes y Comunicaciones en el primer alanismo y ex regidor en la gestión de Jorge del Castillo al frente de la alcaldía de Lima.

Jorge del Castillo (36): De alcalde de Lima, pasó a abogado de Alan, a líder del partido en ausencia del jefe en el exilio, a personaje clave en la transición democrática, a ser – a la vez – el nexo con los empresarios y con organizaciones sociales y a la Presidencia del Consejo de Ministros. Allí comenzó su caída. Los casos Pandolfi, RBC, Petroaudios, Petrolera Monterrico, la permuta de un departamento y sus evidentes impulsos de la Ley Oviedo han desdibujado una imagen ganada por años.

CASTAÑEDA EN CAPILLA

Hoy Susana Villarán, luego de algunas demoras, presentó el Informe N° 1 a Lima, que da cuenta del estado de la ciudad tal cual se encontró luego de la gestión de Luis Castañeda Lossio.

Si bien la alcaldesa reconoció logros de Castañeda al inicio del mismo – los Hospitales de la Solidaridad y las escaleras, entre ellos – se señalaron algunos aspectos puntuales en la que la gestión de Castañeda ha tenido yerros e irregularidades severos. Con cargo a que vean el discurso de Villarán, aquí un resumen:

OIM: Se pagó 42 millones a la Organización Internacional de Migraciones – y aun queda un saldo por 6 millones más – para que maneje las principales licitaciones de la Municipalidad. Conclusiones: se pierde plata necesaria para obras, se entrega el manejo a una organización que no rinde cuentas a Contraloría – y que también tiene pendientes por aclarar en el caso Petroaudios – y la Municipalidad no cuenta con gente de planta competente en el tema de contrataciones y adquisiciones, porque todo se deriva a un tercero.

PRESUPUESTOS MULTIPLICADOS EN OBRAS: Se mencionó los casos del Teatro Municipal – “inaugurado” por Castañeda cuando aún la obra no estaba completa – y de los by-pass de la avenida Angamos – abiertos esta semana -. Pero si recordamos toda la gestion de LCL, hubo otras obras con estos “problemas”. Del archivo del blog (que, a su vez, cita a La Hora N y Caretas):

–El intercambio de las avenidas Colonial y Universitaria saltó de S/.27 millones a S/.39 millones

–La Vía Expresa de Grau pasó de S/.59 millones a S/.124 millones.

–El intercambio de la Panamericana Norte y Habich comenzó en S/.32.5 millones y cerró en S/.93 millones.

Las dos primeras licitaciones fueron supervisadas por la Organización Internacional de Migraciones. La tercera la llevó UNOPS.

OBRAS CON PROBLEMAS: Aquí se encuentran el túnel Santa Rosa, para descongestionar el Rímac, que tuvo un derrumbe que el contratista sólo reportó a la OIM, debido a la tercerización de las licitaciones y el centro deportivo Pedro Huilca, construido sobre un relleno sanitario.

METROPOLITANO: Esta obra, necesaria para la ciudad, merecía capítulo aparte. Se habló de “inflación presupuestal” debido a que :

(…) durante los “ocho años que duró la ejecución” del nuevo sistema de transporte, su partida presupuestal pasó de S/. 400 millones a S/.1.000 millones, y que a pesar de ello se acortó en 8 kilómetros su recorrido.

“Aún así, con tanto tiempo y tanta inversión, será preciso invertir S/. 60 millones más para subsanar fallas de diseño que afectan seriamente la accesibilidad y seguridad del sistema. Actualmente estamos en proceso de licitación y contratación de proyectos específicos por S/. 16 millones, a la vez que diseñamos el resto de obras de subsanación del Metropolitano”, agregó.

Villarán también criticó que el gobierno central siga empecinado en hacer una segunda línea del Tren Eléctrico por el mismo lugar que se tiene ya planeada la Línea 2 del Metropolitano. Por ello propuso una única autoridad para el transporte en la ciudad.

MERCADO MAYORISTA DE SANTA ANITA: Esta obra era otro de los piteos de la gente de Solidaridad Nacional por no inaugurarla. Pero el informe señala que, si bien ya están listos algunos de los espacios:

El principal problema es que no se ha hecho ningún esfuerzo significativo para empadronar a los comerciantes, definir un plan y un esquema de funcionamiento racional en el nuevo mercado, y organizar el traslado. Es decir, estamos recibiendo una infraestructura que no tiene cómo funcionar, por insuficiente, y porque no se ha discutido un plan operativo. Sin este planeamiento indispensable, se corre el riesgo de que Santa Anita se convierta en pocos años en una nueva Parada.

Como podrán imaginar, la respuesta de los solidarios era la esperable: que Villarán estaba jugando para Toledo con la presentación de este informe. Dos problemitas con esta hipótesis: 1. Villarán fue una de las personas dentro de Fuerza Social que no aceptó hacer una alianza con Perú Posible. Es más, dentro de la carta que envió en medio de la crisis de FS, la hoy alcaldesa recordó que el acuerdo del partido era no formar alianzas con partidos nacionales.

Y 2. a menos que Castañeda siga creyendo en Idice Alan – o en periodistas como Aldo Mariátegui y Luis García Miró -, su candidatura va camino al descalabro y a que no solo Ollanta Humala lo pase, sino con el peligro que PPK lo envié al quinto puesto. Y no por complots, sino por las debilidades en el manejo de una candidatura que, con lo que tenía, pudo ser mejor trabajada. Y a ello, sin duda, se sumarán las revelaciones de hoy, que no han sido rebatidas con argumentos.

PPK, SECADA Y LOS DERECHOS LABORALES

Ayer por la tarde, el ambiente político se alborotó por una entrevista dada por Pablo Secada, jefe de plan de gobierno de Alianza para el Gran Cambio, al diario El Peruano. Las declaraciones de Secada apuntaban a explicar varios puntos del plan, pero el tema laboral fue el que causó mayor conmoción:

¿Cómo generarán más empleo?
–La idea básica es dar condiciones laborales diferentes a quienes entran al mercado. Los que ya están en él se quedan como están. Si ya tienen CTS, vacaciones de un mes, seguro de salud de EPS y de Essalud, así se quedan. Los que entran  al mercado laboral ya no tendrán CTS sino seguro de desempleo. Las vacaciones se recortarán a medio mes. Perú tiene vacaciones larguísimas.

La medida causa controversia, aunque no es nueva. De hecho, desde hace varios años circula en círculos económicos y empresariales la idea de que menos derechos laborales que los actuales contribuirá a una mayor formalización del empleo en el Perú.

Sin embargo, esto tiene dos problemas. El primero, es que sigue enfatizando en la visión del trabajador como un mero costo laboral. Y a cualquier trabajador común y corriente una medida como esta le activa las alarmas. Peor aún en quienes van a ingresar al mercado laboral, quienes legítimamente se preguntan porqué no pueden tener los mismos derechos de quienes ya gozan con empleo, más aún, si el país y las empresas siguen creciendo. Y la visión del trabajador como costo, siento decirlo, recuerda más a las medidas de la década de 1990 que a una derecha democrática y liberal.

La segunda y, que hasta el momento, no ha podido ser contestada – y tampoco aparece en el libro Perú:ahora o nunca, al que me han remitido los fans y voceros del candidato – tiene que ver con un tema crucial: la alta movilidad laboral existente y que hace que la gente ya no tenga, como en el pasado, un horizonte de 20 o 30 años trabajando en el mismo lugar, necesariamente.

Que pasará con estos trabajadores en el caso en que cambien de empleo y se aprueben los dos régimenes laborales que contempla PPK como plan es lo que no se especifica, ni en el libro, ni en el plan. Como tampoco se indica cómo fortalecer al Ministerio de Trabajo como ente regulador y supervisor de las relaciones laborales en el país.

Para complicar más las cosas, PPK ratificó esta mañana lo del tema de la CTS para los nuevos, pero contradijo a su jefe de Plan en lo que se refiere al tema de las vacaciones. Y también hizo una mención a la Ley Pyme como régimen diferenciado.

Más allá de una discusión que debe darse sobre el tema laboral – y que se ha postergado tantas veces, como la Ley General del Trabajo -, el problema mayor está en que estos mensajes confusos generan un efecto demoledor en la imagen del candidato y de la Alianza. Cuando ayer – junto a Laura Arroyo y Nicolás Zevallos – le preguntamos a Luis Galarreta sobre este tema, nos dijo que desconocía las declaraciones de Secada. Y eso creo que le hace más daño a una candidatura que una propuesta controvertida, pero que, finalmente, corresponde a una visión del mundo del postulante y de su entorno.

MAS SOBRE EL TEMA:

También comentarios sobre esta medida en Menos Canas

ANTICANDIDATOS (U OTRO ANGULO SOBRE LAS ELECCIONES)

Para quienes seguimos la actividad política, resulta interesante la aparición de nuevas publicaciones que brinden otras perspectivas de análisis que enriquezcan la mirada sobre el poder. Este es el caso de Anticandidatos (Lima, Mitin Editores – 50 +1, 2011), conjunto de artículos compilados por Carlos Meléndez sobre la actual campaña electoral.

Los trabajos presentados procuran hacernos comprender cómo funcionan las campañas electorales en un país cuya institucionalidad partidaria no existe y los postulantes a la Presidencia no son grandes líderes de masas. Y, a la par, creo que leer el libro nos permite comprender porque a muchos esta campaña le ha parecido intrascendente.

La respuesta, creo yo, está en el elemento común a los cinco principales candidatos electorales: la priorización de la construcción de un aparato para la campaña antes que en mensajes claros y concretos para los ciudadanos.

Las débiles estructuras partidarias son rápidamente reemplazadas por alianzas de coyuntura, núcleos duros de leales, técnicos reclutados por afinidades personales o de ideas con el candidato y un circuito de escuderos destinados a dar y recibir los golpes que nuestros postulantes a estadistas no pueden dar, sin el riesgo de desdibujarse (más).

En cuanto a cada candidato en específico, me quedan algunas interrogantes sobre su futuro político, de acuerdo a la descripción hecha en el libro.

Si Toledo gana, ¿el núcleo chakano alrededor de él le petardeará ministros o pedirá trabajo insistentemente como en su primer gobierno? Y si pierde, ¿su bancada quedará firme y en base a qué ideas o acuerdos?

Si Keiko triunfa, gracias al legado paterno, ¿quién gobernará realmente: ella en el Centro o su padre en la DIROES (o en libertad)? Y si es derrotada, ¿cómo controlará una bancada que probablemente no tenga operadores políticos en su seno?

Si Castañeda, con todo y auditoria, llega a Palacio, ¿podrá gobernar eficientemente con un grupo de válidos y adulones? Y si no llega, ¿la estructura formada a partir de una gestión de 8 años se desarmará?

De resultar ganador Humala, ¿cómo construirá consensos si sus alianzas y adhesiones las hizo sobre la base de no cuestionar su candidatura “natural”? Y de perder, ¿con quien se aliarán sus operadores, intelectuales cercanos a él y congresistas?

Y en el caso de PPK, independientemente de si gana o no, ¿una alianza de individuos con un partido histórico pero débil podrá sostenerse en el tiempo?

(Columna publicada en Diario 16 el 10.03.2011)

PLANES DE GOBIERNO Y JUSTICIA (1): EL FUJIMORISMO

Ayer, cerrando su ronda de reuniones con candidatos presidenciales, César San Martín recibió a Keiko Fujimori. La candidata de Fuerza 2011, visiblemente incómoda (a tal punto que no consigna el evento en su web de campaña), fue al Poder Judicial para exponerle a uno de los magistrados que condenó a su padre cuales eran sus planes para mejorar la justicia en el Perú, motivo de las citas del presidente del PJ con todos los candidatos a la Presidencia.

Tomando como base La Razón, el medio más afín a su campaña, Keiko enfatizó en lo siguiente:

Aseguró que de ganar la Presidencia, apoyará al Poder Judicial en todas las reformas que hagan de la justicia más oportuna y predecible, sobre todo para los estratos sociales más pobres y pidió ver la manera de implementar totalmente el nuevo código procesal penal, y desterrar la corrupción en la administración de justicia.

Sin embargo, cuando quise ver si en su Plan de Gobierno se desarrollaban más estos puntos, encontré que ni siquiera hay un capítulo sobre Administración de Justicia en dicho documento.

Lo máximo que encuentro en el Plan sobre la materia está en el rubro Seguridad. Allí Keiko propone la creación de juzgados para delitos menores para promover soluciones efectivas a este tipo de conductas, lo que no es una mala propuesta y ya se ha escuchado incluso en la campaña municipal. Pero sobre lo demás que le dijo a San Martín ayer, naranjas Huando.

Y resulta doblemente curioso que Fuerza 2011 no diga una palabra más sobre este tema. Primero, porque en su equipo técnico hay varios abogados de estudio que conocen cómo trabaja el sistema de justicia .- y sus defectos – y que podrían haberle dicho algo más que lo mencionado ayer a modo de esbozo.

Y segundo, porque si un conjunto de instituciones resultó bastante corrompido en el gobierno de Fujimori fue el sistema de justicia, amputado en sus facultades, con magistrados comprados o presionados y con mecanismos que tenían una sola máxima: “a mis amigos todo, a mis enemigos, la Ley”. Y ésta resulta otra “deuda pendiente” no saldada con el país.

LAS MUJERES Y LA POLÍTICA PERUANA

Escribir sobre el día de la mujer sin caer en los clichés o temas de toda la vida resulta difícil. Pero prefiero morir en el intento antes que poner una canción de Arjona, cifras que ya todos conocemos o el refuerzo de estereotipos tipo “odio a los hombres” (en “Marisol, la Faraona de la Cumbia” mode on).

Cuando hablamos de mujeres y política solemos ver el vaso medio lleno. En efecto, hay personas destacadas en este ámbito como Lourdes Flores o Susana Villarán que disputaron la alcaldía de Lima y que son criticadas o reconocidas no por ser de determinado género, sino por sus posiciones. Lo mismo podríamos decir de funcionarias públicas como Beatriz Merino. Y también de periodistas vinculadas al ámbito político como Patricia del Río, Rosa María Palacios o Cecilia Valenzuela. Que estas personas destaquen en sus puestos, sin duda, es un avance.

Sin embargo, creo yo que hay roles que siguen ejerciéndose en la política peruana que son lamentables. Hoy fue notorio el estereotipo de “mujer – madre de familia” que Ollanta Humala utilizó en su afiche por este día. Y también es necesario salir del cliché que identifica a la mujer con honestidad. Recuerda en un estudio de hace algunos años Cecilia Blondet:

Cuidado con el resurgimiento del “mujerismo” y del “viva la mujer”. No todas las mujeres somos iguales ni todas hermanas, por lo tanto, no recreemos una categoría MUJER homogénea que encubre las diferencias sociales, económicas y políticas. Hay mujeres honestas y corruptas, autoritarias y demócratas, pobres y ricas, cada una con intereses bien diferenciados. Es precisamente el reconocimiento de la diferencia uno de los grandes aportes del feminismo. No lo reduzcamos a la homogenización de las mujeres porque en esta dinámica, se corre el riesgo de perder perspectiva.

Casos claros, los siguientes. El más notorio ocurrió con las mujeres en Sendero Luminoso. La patética escena de las mujeres protegiendo a Abimael Guzmán el día de su captura reflejó como esta organización subversiva y terrorista confinó a la mujer a un rol de mera subordinada a un lider totalitario y absolutamente cobarde y, a la vez, de ser quien daba el tiro de gracia o era más “poderosa” al ser más sanguinaria.

Y, guardando las distancias, lo mismo ocurrió con el Fujimorismo. Con matices entre ellas, pero la mayor parte de las mujeres vinculadas a esta organización política cumplen con un rol defensor a ultranza de un líder autoritario, en un esquema en el que todas las posiciones finales pasan por él – sea en Palacio o en la DIROES – y en el que hasta su hija termina siendo el instrumento de un pasado patriarcal. Que me repitan la monserga de que Fujimori creó el MIMDES resulta siendo hueca frente a un esquema en el que tanto las señoras defensoras del ex dictador como el hoy reo cumplieron a las claras con esquemas que, de revindicación de género, tenían bastante poco.

Así que más allá de los clichés y de los recordatorios de temas absolutamente importantes para las mujeres, cabe recordar que ponerlas en un altar, sin mirar las diferencias entre ellas, tampoco sirve de mucho.

(Ilustración: Álvaro Portales)