INSTITUTION DEATHMATCH: JNE VS. ONPE

La semana pasada, este diario dio a conocer que el Jurado Nacional de Elecciones emitió dos controvertidas resoluciones que pretenden quitar a la Oficina Nacional de Procesos Electorales dos facultades otorgadas por ley: la fiscalización y supervisión del financiamiento de los partidos políticos y la franja electoral.

Estas medidas han sido respondidas por la ONPE con una demanda de conflicto de competencia, presentada ante el Tribunal Constitucional. Dicha entidad ha señalado que esta contienda será resuelta luego de la primera vuelta electoral, con lo que la solución se dilata unos meses más.

En realidad, este suceso forma parte de un clásico de nuestra política nacional: el enfrentamiento entre los organismos del sistema electoral acerca de sus atribuciones.

Esta disputa comienza desde el debate de la Constitución de 1993. Quienes en ese momento se encontraban en oposición al régimen de Fujimori, estimaron que la división de las atribuciones electorales en dos organismos– el RENIEC está más cercano al tema de la identificación personal – podía llevar a la manipulación del sufragio. En parte, el proceso electoral del 2000 parecía confirmar dicho sentido común.

Sin embargo, con la buena conducción de las elecciones de 2001 en adelante por parte de la ONPE, se hizo evidente que, en sí mismo, el sistema de dos organismos electorales no era malo, sino que, al igual que cualquier institución, no funcionaba adecuadamente en un régimen autoritario.

A pesar de esta constatación, el JNE ha seguido defendiendo la idea de un solo organismo electoral y, de todas las formas posibles, ha hecho notar que pretende ser un ente superior a la ONPE en materia de sufragio. En un reciente reportaje para la revista Poder, Ricardo Uceda detalló una serie de detalles en esta línea, que van desde desplantes de protocolo hasta normas sobre funciones que se sobreponen sobre otras.

Parte de los problemas que tuvimos en la pasada elección municipal se debieron a una reglamentación draconiana del JNE sobre la observación formal de las actas. En la práctica, ello hizo que la decisión final sobre el resultado no estuviera en manos de la ONPE, sino del Jurado. Y con ello, los limeños estuvimos 3 semanas en ascuas hasta que Lourdes Flores reconoció su derrota. Ese reglamento, ojo, no ha sido derogado.

Sería bueno que nuestros candidatos, sobre todo al Congreso, tengan propuestas para solucionar este embrollo de competencias.

(Columna publicada en Diario 16 el 24.02.2011)

(Imagen extraída de aquí)

One thought on “INSTITUTION DEATHMATCH: JNE VS. ONPE

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s