EL APRA Y LA VALLA ELECTORAL

La mayor parte de encuestas – salvo la de Ipsos Apoyo – señalan que el Partido Aprista Peruano no pasará la valla electoral de 5%. Sólo les quedaría obtener 7 congresistas o, de lo contrario, comenzar a juntar firmas para su reinscripción como organización política con todas las de la Ley.

¿Cómo llegó el APRA a esta situación? Parte de la respuesta se encuentra en la telenovela que rodeó la renuncia de Mercedes Araoz. En la misma se vieron reflejadas varias de las situaciones que han generado una crisis mayúscula en el aprismo y que resumimos a continuación.

1. Disputas internas apristas: Distintas facciones peleando entre sí es la tónica dentro de un partido donde la fraternidad antes era la consigna. Por un lado, los cuarentones. Del otro lado, los “tio George” boys. A ello sumemos a agentes libres como Mauricio Mulder y a una facción alanista dura (con Velásquez Quesquén y Nava a la cabeza). Mientras que miembros del ala izquierda como Bendezú y Roca terminan supeditados ena los antojos de la cúpula partidaria y otros, como Salgado, apartados del partido. La fraternidad de Caín parece ser la corriente predominante.

2. La militancia: Nelson Manrique ha descrito como anda la situación entre la gente de base del partido:

¿Cómo toma esta crisis el grueso de militantes? Hay un sector que ve al partido fundamentalmente como una agencia de empleo y, por lo tanto, manifiesta fidelidad a los dirigentes; otro que está descontento, pero no tiene posibilidad real de modificar la situación; y uno último y amplio que ha sido entrenado durante muchos años, décadas diría, en la lógica de justificar todo lo que hace la dirección.

Eso explica, a la vez, que el partido no sufra una escisión como en anteriores crisis, pero que tampoco estén muy entusiastas con la campaña.

3. Falta de renovación: Con la honestidad que lo caracteriza, Armando Villanueva, indica como los cuadros del APRA, digamos, tienen bastante experiencia, por no decir que no se han renovado:

Te voy a demostrar, sin mencionar nombres, algo que es importante. (Abre un fólder manila, titulado “Los viejos”, que contiene varias hojas de vida de candidatos al Congreso por el Apra). Por ejemplo, tenemos un candidato con 26 años en la función pública: el secretario general. Otro candidato con 31 años en el Parlamento desde la Asamblea Constituyente; otra candidata con 26 años en la vida parlamentaria y actividad política; otro candidato, 26 años: aquí dice diputado, diputado, congresista, congresista, congresista. Otro, que ha sido constituyente con (Víctor Raúl )Haya de la Torre, y tiene 31 años en la vida parlamentaria. He observado eso, y creo que tenemos que buscar renovación para reestructurar el partido.

4. Alan es el partido: Como en 1990, todo se subordina a las órdenes de Alan. La diferencia está en que en 1990 Alva Castro y el resto de la dirigencia aún le podía plantar cara a García porque no le debían la carrera a él. Hoy el panorama es distinto: electoralmente, el APRA es Alan-dependiente, más aún, luego del descalabro en las elecciones regionales y municipales de octubre último.

5. Cuestionamientos: Si revisamos la lista aprista, pocos se salvan de cuestionamientos de fondo. escándalos o casos de corrupción por aclarar. Pasemos lista: Mercedes Cabanillas y Bagua, Carlos Arana y sus cercanías con Mantilla, Aurelio Pastor y el indulto a Crousillat, Luciana León y la controvertida ley de Cine, Jorge del Castillo y todo lo que ya se ha criticado sobre él en este gobierno, Javier Velásquez Quesquén y el copamiento de compañeros en el Congreso. Y hablamos de varias de las figuras más representativas del partido.

Así las cosas, en Alfonso Ugarte deberán preparar dos planes: 1. Ver como hacen campaña dura en este mes que les queda y 2. tener un plan de recolección de firmas por si acaso.

PD: Feliz Día de la Fraternidad.

6 thoughts on “EL APRA Y LA VALLA ELECTORAL

  1. Pero la brand new ideología aprista sí estará en el Chongreso, Y ESTARÁ BIEN REPRESENTADA POR EL RECOLECTOR DE FIRMAS KENYI FUJITUBBIE QUIEN ES KARATEKA PORSIACA “CAVIARES”!! JAJAJAAAAGGG!!

    Otro que encarna a la perfección con la ideología aprista es rey y la chavez (RECONTRAAAGG)

    Pero estoy mas preocupado con el “patriota” Rospi, ya que Ollanta pasa, a pesar del fraude que le cocinan con todo, a la segunda vuelta, ahora qué cosa irá a hacer??? Irá de madrugada a la embajada gringa disfrazado de Pluto para pedir asilo??? se amarrará cohetones alrededor y se inmolará por la democracia??? . Que pacharaco resultó este “analista”.

    Me gusta

  2. Señor Godoy:

    1. Con toda mi consideración, creo que le hace falta mencionar algo que me parece que es lo más importante: la traición del APRA a sus principios.

    2. Pero no solo eso, que es lo más notorio, sino también la traición a lo que prometió en la campaña. Aparentó ser “el cambio responsable” pero fue todo lo contrario. Mintió, descaradamente. Y eso tiene un precio.

    3. El fracaso en las municipales y regionales lo grita claramente. Y esto no creo que se deba a sus problemas internos pues los que tenemos algunos años recordamos divisiones aún más profundas (como la escisión de Townsend) o el terrible primer gobierno de Alan que, aún así, arrastró más del 20% de los votos para Alva Castro.

    4. De modo que buscar la crisis actual del APRA en su propia organización es omitir el juicio de la historia: ellos sirvieron al sistema, al modelo, a la CONFIEP, no a sus ideas (y los Wikileaks de Del Castillo así lo demuestran, pues aparece haciendo lobby para que Lourdes renuncie a su derecho a ir a la segunda vuelta “en nombre de la democracia”, lo cual, que haya aceptado, habla tremendamente de qué clase de persona es ella).

    5. Si este gobierno es tan exitoso como dicen, si la economía está tan bien para la gente, para el pueblo ¿cómo se explica este rechazo al APRA, esa percepción de corrupción que mancha por completo su estabilidad económica? Pues la respuesta la estamos viendo ahora mismo en lugares como Bahrein, un país aún más estable que el Perú y con uno de los mayores PBI del mundo, donde toda su brillante economía no logró impedir la insatisfacción con un gobierno que se sostiene sobre LA INJUSTICIA.

    6. Porque eso es lo que se percibe aquí en nuestro país: una gran macroestabilidad pero una injusticia mayor que la que había hace 20 años, donde los ricos han multiplicado por diez su riqueza mientras que el salario mínimo se ha depreciado varias veces (remitiéndome a estadísticas serias y confiables que son de dominio público). En pocas palabras, estamos en un buen gobierno para las empresas, para las cifras en azul, pero el cual genera un descontento extremo que se traduce en repudio. Esto los amigos de la CONFIEP no lo quieren ver y creen que una nación se reduce a contener la inflación y pagar la deuda. No se dan cuenta que las revueltas de Egipto se están incubando aquí también, se hallan a la vuelta de la esquina, porque el problema es que es el modelo el que, a la larga, las produce.

    7. Entonces, amigo Godoy, esta animadversión al APRA no es porque tenga pleitos internos (¡quién no los tiene!) ni porque la candidata renunció. ¡Renunció porque este gobierno de economía extraordinaria, con un “Eisha” boyante, no llegaba al 3% de aprobación! Y el problema es que la inteligentzia peruana ha desaparecido y ahora todo se reduce a hablar de economía y de números, como si eso explicara la existencia y contuviera todo lo que la humanidad puede querer. La muerte de las ideologías mató también nuestra capacidad de pensar.

    8. De modo que no mencionar que el fracaso del segundo gobierno de Alan es el haber continuado con el modelo -con la correspondiente amargura y desilusión que ello implica- es negarse ver todo el panorama. Y para que no piense usted que es solo mi punto de vista vea las encuestas más recientes: más del 70% de la población pide el cambio, responsable o no (lo mismo que hace cinco años). El APRA mintió y el pueblo por eso la castiga. Se puso al servicio del “más de lo mismo” y eso tiene que pagarlo.

    9. Las revoluciones árabes demuestran que se puede engañar a los pueblos durante muchos años pero no toda la vida; y ni siquiera las economías más sólidas y deslumbrantes (como la de Túnez) logran tapar el Sol con un dedo: es la injusticia, esa que destina la mayor parte de los beneficios a solo a unos pocos, la que crea las revoluciones.

    Muchas gracias.

    Me gusta

  3. HERBERT MUJICA ESCRIBIO ESTO SOBRE LOS ALANISTAS:

    “Escucho con frecuencia que los ladrones alanistas poseen ingentes recursos y que aquellos estarán a su servicio cuando vuelvan, fuera del gobierno, a mandonear en Alfonso Ugarte (¿alguna vez se fueron?). Y ese “argumento” atemoriza o inhibe a no pocos buenos hombres y mujeres en lo que debiera ser la reconquista de su partido, el movimiento fundado por Haya de la Torre. Sin embargo, la especie desatiende la estructura lógica (si hay lógica en la exacción y la monra de la cosa pública) de cómo actúa y piensa la cacocracia alanista: ¡sólo gasta lo birlado al Estado, el producto de la coima o del óbolo que dan las grandes empresas o bancos y en ningún caso emplea dinero que ya está anclado en sus bolsillos!

    Por tanto, luego del período gubernamental 2006-2011 ¿de dónde el flujo que pague servicios de apaleamiento de adversarios, intimidación judicial a cargo de magistrados corruptos, “mermelada” a los medios para destruir honras y reputaciones, comisiones para burócratas responsables de engrasar tal o cual gestión dolosa, si el caño principal está clausurado? Si las compuertas de combustible se cierran o empiezan a bloquear su curso, pensar que alanistas de todo pelaje pagarán de su peculio esta clase de asaltos, es parte de un craso error de óptica.

    ¿Cómo actúa el ladrón?: guarda pan para mayo. O para viajar y sombrearse hasta que “se calme el ambiente”. Ha supervisado que estudios de abogados vigilen al milímetro sus estafas y el producto sustancioso de las mismas y las ha incorporado a cuentas, casi siempre en el exterior. En buen castellano, ha maquillado sus delitos y del producto honró las facturas cómplices. Además, a muy alto nivel, la transición, los que se van aleccionan a los que llegan, consiste en proteger a los pirañas antiguos y explicar bien a los nuevos del porqué de esta situación claramente perjudicial al pueblo peruano pero feraz a las faltriqueras.

    Otro yerro estriba en considerar a los alanistas como militantes y creyentes en la doctrina o ideología de Haya de la Torre. ¡De ninguna manera! En la mente del ladrón alanista habita una termita o una langosta. Su meta es enriquecerse so pretexto del cumplimiento de tareas en la cosa pública, pero los escándalos son mayúsculos y repiten su paso desvergonzado como en el lustro 1985-1990. ¡Hasta en las leyes del Congreso esconden tapaderas de sucesos de hace veinte años con nepótico designio! Los discursos ya no alcanzan a disimular la profunda, raigal y esencial inmoralidad de que hace gala cualquier patán que hoy no acierta a esconder múltiples autos, propiedades inmobiliarias, negociados al por mayor, gruesos enjambres dinásticos de amigos, parientes, queridas o queridos, en empresas cuya única función es hacerse recipendiaria de favores que el Estado otorga gracias a la influencia y carente, casi siempre, de méritos.

    Hay una genética vocación delincuencial en los alanistas, ésa que Víctor Raúl describió en su carta desde la prisión en San Lorenzo, el 3 de octubre de 1923, antes de partir al destierro: la política como vil negociado culpable.

    Al ladrón, no hay que retacearle cualidades, hay que llamarlo truhán a secas. Recordarle siempre su paso depredador por el Estado y la comisión de exacciones con el dinero público.

    Decía Winston Churchill que si un súbdito inglés nacía, crecía, vivía y estudiaba pero ¡no hacía nada porque las cosas cambiaran entonces trocaba en ¡un ladrón de su tiempo! En efecto, aquí hay decenas, cientos o miles de ladrones que robaron el patrimonio espiritual de una historia azarosa, enriquecida por el martirologio y la rectitud de hombres y mujeres que vinieron a hacer la revolución de pan con libertad que estas langostas despreciables convirtieron, como cuando el civilismo, en los viejos usos de la butifarra y el licor.

    No hay escatología o injuria en que no hayan incurrido los ladrones alanistas: destruyeron al Partido, lo despojaron de ideología, pulverizaron la Fraternidad, lo anemizaron en su concepción social de Frente Unico de Trabajadores Manuales e Intelectuales, escupieron sobre el sacrificio de sus héroes y mártires, convirtieron el robo y la monra en “formas de vida” y la mejor demostración es que para el habitante común y corriente “todos los apristas son vulgares rateros”. Al estafador, caco y vil exaccionador simplemente hay que reconocerlo como tal. Y de manera vitalicia.

    ¡A estos no se les saluda, se les escupe con indignación!

    Ser alanista es exhibir prontuario y ser mirado con la sospecha de que robó o dejó robar o copió y se apropió de lo que no era suyo. Siempre un elemento postizo, inane, innoble, capaz de negociar por unas pocas monedas cualquier afán egoísta.

    ¿Qué esperan los buenos apristas supérstites en todo el Perú para ponerse los pantalones y limpiar el templo de tanta traición?

    ¿He dicho algo distinto de lo que todos conocen pero de lo que NO hablan? Problema y miedos ajenos, no míos”.

    LECTURA QUE NO ABURRE

    SALUDOS

    Me gusta

Añdir un comentario a Luis Enrique Cancelar respuesta

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s