IDICE ALAN Y LA DESESPERACION DE CASTAÑEDA

Durante este fin de semana hubo todo un lio con las encuestas, propiciado por Luis Castañeda Lossio, a partir de la aparición de los datos recabados por Ipsos Apoyo, que confirman al ex alcalde en el tercer lugar de las preferencias. Augusto Álvarez Rodrich resume lo ocurrido en su columna de hoy:

Dicho resultado, a solo cuarenta días de la elección, constituye un motivo de preocupación evidente para el presidente García y su candidato Castañeda, y los ha empujado a ambos a recurrir a la mentira artera a través de dos líneas de acción.

La primera es desprestigiar a Ipsos-Apoyo porque les ha traído la mala noticia de que Humala se le ha acercado tanto a Castañeda que, con la viada que lleva, podría llegar a pasarlo.

García puso la voz cantante en el esfuerzo difamador y, un día antes de que salga la encuesta, advirtió que “manipular información, inflar encuestas, es muy malo porque realmente significa burlar la voluntad popular”. Esto ocurre luego de que el JNE retrocediera en su intento de favorecer al gobierno con una maniobra para impedir el trabajo de las encuestadoras.

Servida la cancha por García, anteayer aparecieron Isaac Mekler y Castañeda a denunciar, sin más fundamento que su palabra, es decir, nada serio, una manipulación de las encuestas.

(…)

La segunda línea de reacción del dúo dinámico García-Castañeda frente al escenario complejo que enfrentan es sacar otra mentira con su encuestadora ‘Y Dice Alan’, la cual pretenden usar como Prozac para su estado al borde de un ataque de nervios, junto con el ‘van bien, muchachos, van bien’ con que los arengan sus medios aliados.

Hoy varios personajes han insistido con ambas líneas. En la línea 1, Castañeda hoy siguió en sus críticas y perdió los papeles frente a Patricia del Río y Ricardo Gómez Palma en RPP. A él se sumó un ataque sibilino de Aldo Mariátegui diciendo que “ya no creo ciegamente en Apoyo”, cuando las encuestas no son un tema de fe religiosa. Claro, Aldo M no sabe explicar “coincidencias de portadas” y cree que atacando encuestas y periodistas no va a ser criticado o será mejor tratado. Mismo pensamiento del alanismo-castañedismo.

Que Mariátegui pierda los papeles es un clásico del periodismo peruano, pero que lo haga Castañeda de forma tan virulenta suena a desesperación. La verdad, es que el ex alcalde ha estado mal acostumbrado a que sus únicos contactos con la prensa sean los enlaces microondas para mostrar sus obras y no tiene paciencia para responder a preguntas incómodas.

Y peor aún, no cuenta con un entorno que sepa decirle: “mira hermano, nos estamos equivocando en (inserte su error aquí)”, sino que está rodeado de personas que deambulan entre una realidad paralela donde Castañeda es poco menos que Ramón Castilla y los demás están complotando en su contra, son toledistas o “se lo quieren bajar”. A ello se suma la llegada de personajes acostumbrados a una sola cosa: la sobonería.

En la línea 2, aferrándose a la encuestadora favorita de Palacio de Gobierno, hoy ha aparecido un artículo de César Campos en Expreso defendiendo a capa y espada los “aciertos de IDICE”. Claro, Campos no hace el disclaimer que algunos humalistas hacen en sus columnas y no cuenta que, de acuerdo con algunos medios y con fuentes directas que hemos podido recabar, ha sido visto en el local de campaña de Castañeda Lossio. Cuestión esta última que el conocido periodista debería aclarar.

Y la verdad, es que aferrarse a cifras de IDICE es jugar con fuego. A algunos cuestionamientos ya expuestos en 2006 y 2007, se añade la confrontación que el semanario Hildebrandt en sus Trece hizo al director de esta encuestadora, Víctor Díaz. Algunos pasajes a continuación:

En noviembre del 2010, IDICE produjo uno de sus mayores esperpentos: le atribuyó 11% de intención de voto a Mercedes Aráoz, algo que ni siquiera un Papa Noel aprista podía imaginar.

“Lo que nosotros hicimos fue un trabajo privado para el APRA. Una encuesta. La formulación de una encuesta flash es medir el hecho político en un instante. Son sondeos no científicos. No se revisan las cuotas de estudio”, dice Díaz.

Pero ¿a dónde fueron a hacer las encuestas, a la puerta de la casa del pueblo de Alfonso Ugarte? Porque ponerle 11% a Mercedes Aráoz…

“Pero no fue así, pues -dice nervioso, pero sin responder la pregunta- : el resultado del estudioso se hizo público por decisión de ellos. Ellos sabían muy bien qué era. Son sondeos no científicos. Eso es lo que se entregó privadamente”.

¿De qué le sirvió a García ese sondeo? “Yo no sé para qué le sirvió a García”.

¿Él se lo pidió personalmente?

“Bueno… esa es la apreciación que pueden tener los medios”.

Pero yo leí una declaración suya donde decía que el presidente se lo había pedido. ¿Lo desmiente?

A mí me pidió el estudio el Partido Aprista, lo vinieron a recoger y lo entregué. Ahí terminó mi responsabilidad. Cuando me llamaron de la prensa aclaré que eso me lo había encargado el APRA”.

¿Ese episodio lo perjudicó?

“Me perjudicó, claro que me perjudicó porque me sacaron titulares. A partir de allí, el JNE y la asociación  (se refiere a la Asociación Peruana de Empresas Investigadoras de Mercado, APEIM) se agarraron de eso para pedir que me fiscalicen”.

¿Ya se pronunció el JNE sobre esa fiscalización?

La fiscalización no es un proceso público. Por un momento, Díaz Gonzales duda sobre cómo responder la pregunta pero, finalmente, confiesa que, a raíz de la encuesta “pro- Meche”, su empresa ha sido sometida a un proceso de fiscalización de tres meses.

¿Qué observaciones le han hecho hasta ahora?

“Nos han observado, por ejemplo, que determinadas muestras no tienen aleatoriedad y que no habíamos incluido las tasas de respuestas”. De golpe, Díaz se calla y, tras un par de segundos, añade quitándole importancia al asunto: “son observaciones más de forma”.

Desde que la administración aprista se instaló, IDICE ha firmado contratos con el Estado por 766,403 soles. Si bien es cierto que la condición de afiliado aprista no inhabilita a ningún empresario, también es cierto que para que la empresa de Víctor Díaz pudiera participar en algunos concursos públicos se hicieron modificaciones en los requisitos de contratación.

A estas alturas, el consejo de Marisol Pérez Tello le viene bien a Castañeda: aléjese de su asesor, el Presidente.

MAS SOBRE EL TEMA

Rosa María Palacios: Esas encuestas que tanto irritan

Advertisements

LOS CANDIDATOS Y LA POLITICA EXTERIOR

Por lo general, no miramos mucho hacia lo que pasa en el exterior. Las solitarias excepciones están en las secciones internacionales de El Comercio y La República, en las crónicas publicadas en Hildebrandt en sus Trece sobre estas materias o los reportajes de Prensa Libre o Cuarto Poder cuando ocurre un suceso de importancia en el mundo.

Recientemente, dos sucesos han introducido, aunque sea fugazmente, temas internacionales en la campaña. De un lado, los cables de Wikileaks, cuya discusión, más allá de lo que señala cada uno de ellos, puede abrirse hacia la forma como los políticos peruanos se vinculan con los funcionarios y diplomáticos. De otro lado, la revolución democrática en el Magreb, que coló en la campaña con unas declaraciones inicialmente ambiguas de Ollanta Humala, que luego fueron aclaradas.

Todo ello me hizo revisar cuales eran las visiones y planes de gobierno de los candidatos a la Presidencia de la República acerca de la relación del Perú con el mundo. Veamos los resultados.

La primera sorpresa es que Keiko Fujimori y PPK no mencionan palabra alguna sobre la política exterior. Y la verdad es que me sorprende. Los fujimoristas siempre se preciaron de “haber conseguido la paz con Ecuador” y de la reinserción financiera internacional. Claro, cierto es que conforme se notaba más que su régimen tenía el olor de la corrupción y el autoritarismo terminamos más cerca de satrapías o gobiernos harto cuestionados. Y el hecho aún resulta más curioso cuando el ex canciller Fernando de Trazegnies es uno de los asesores técnicos de Keiko.

En el caso del candidato de Alianza para el Gran Cambio, la ausencia también es notoria. PPK siempre se preció de ser un hombre de mundo – y ha sido funcionario en varios organismos internacionales – y el PPC ha tenido en anteriores campañas una posición clara sobre la relación del Perú con el entorno global.  Y sería interesante saber su posición, dado que ello le podría permitir esclarecer las dudas que muchos tienen a partir de que cuenta con doble nacionalidad por matrimonio.

Lo que si no tiene nombre es que Fuerza Social, que presenta nada menos que a un ex Canciller como candidato, no hace mención alguna en su plan de gobierno a la política que tendría el Perú frente al mundo o a los compatriotas en el exterior. Lo único sobre el tema lo he podido encontrar en una entrevista a Rodriguez Cuadros y la alusión a comercio exterior (ítem que no maneja Torre Tagle, por cierto).

Sobre los candidatos pequeños hay poco que decir. Adelante de Rafael Belaúnde no señala una sola palabra al respecto (lo mismo Juliana Reymer) mientras que la gente de Fonavistas del Perú hace un diagnóstico extenso sin propuesta alguna. Humberto Pinazo de Juste habla de recuperación de los talentos peruanos en el exterior, sin mencionar como, y de “humanizar y democratizar la ONU” (¿?). Despertar Nacional señala el “no pago de la deuda externa” y alude al “regreso de las tropas norteamericanas a sus casas” (¿?).

Quedan tres candidatos. Comencemos por Perú Posible. Los ejes centrales están en el respaldo a la demanda peruana sobre la delimitación marítima con Chile ante la Corte Internacional de Justicia, el reforzamiento de la presencia del Perú en América Latina, UNASUR y la cuenca del Pacífico. Sobre la política con Estados Unidos, China y la Unión Europea, ni una palabra.

Medidas más vinculadas al manejo interno de la política exterior están en la creación de un curso previo al ascenso para embajadores y el refuerzo de las oficinas culturales en el exterior. En cuanto a los peruanos residentes en el extranjero, las medidas van desde la creación de un viceministerio sobre la materia, uso del gobierno electrónico, homologación de títulos universitarios, creación de un distrito electoral ad hoc y el respeto al pasaporte peruano a través del inicio de negociaciones para eliminar el requisito de visas para los connacionales.

Pasemos a Gana Perú. Ellos dedican el capítulo 8 de su plan de gobierno a la materia y son bastante detallados. Señalan que reforzarán la Comunidad Andina, en particular, en los temas energéticos y para el desarrollo de una política de fomento a la industria petroquímica. En cuanto a Brasil, señalan que se basarán en una activa cooperación económica y política y el respeto al medio ambiente.

En cuanto a Estados Unidos, el plan señala que las relaciones “se basaran en el respeto a nuestra independencia, en la reducción de las actuales asimetrías económicas, en la promoción de un comercio justo, en la defensa del medio ambiente y de nuestra biodiversidad, en una política de seguridad que parta de nuestros propios intereses nacionales y en la corresponsabilidad en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado.”

También señalan que impulsarán la generación de un mundo multipolar, incrementando la participación peruana en todas las instancias de Naciones Unidas, profundizando la relación con la Unión Europea, China, Rusia y la cuenca del Pacífico.  También señalan el planteamiento de contar con una mayor representación de los países en desarrollo en el FMI y el Banco Mundial. Señalan el apoyo a la creación de un estado para Palestina y para la república Sarahui, el fin del bloqueo económico a Cuba y el respaldo del reclamo argentino por las Islas Malvinas.

Sobre los peruanos en el exterior, los nacionalistas proponen reforzar la política consular, a fin de tener un contacto más profundo y directo con las necesidades de las comunidades peruanas en el extranjero.

Finalmente, Castañeda Lossio es lacónico. En su plan se señala el reforzamiento del intercambio comercial con los países vecinos, el respaldo a la posición peruana ante la demanda de delimitación marítima, brindar a acceso a la seguridad social a los peruanos en el exterior así como la creación de un distrito electoral propio.

Salvo las medidas concretas de Toledo – aunque con varios vacíos – y la profundización de Humala en estas materias, los candidatos no han dado mayor importancia a este tema. Una verdadera lástima.

DDHH Y PLANES DE GOBIERNO (3): LOS SEIS ENANOS

Pocas veces le prestamos atención a los candidatos con menores opciones a la Presidencia. Y la verdad, pensé que la mayoría de ellos – con una excepción – ni siquiera se ocuparía en mencionar los temas vinculados a derechos humanos en sus planes de gobierno. Pero al menos algunos de ellos hicieron una mención. Veamos las propuestas de estos 6 candidatos:

Comencemos por Adelante, la agrupación de Rafael Belaúnde, hijo del ex presidente. A pesar que han sido explicitos en considerase un partido liberal, me sorprende que en su plan de gobierno no le den pelota a una materia que comenzó a ser importante, justamente, gracias a las corrientes liberales desde el siglo XVIII. La única alusión, loable por cierto, es la preocupación por brindar un tratamiento especial a veteranos de guerra y deudos de caídos en combate, cuestión que aquí compartimos. El problema: es que Adelante propone que esa tarea sea asumida por una entidad sin fines de lucro antes que por el propio Estado.

Pasemos a JUSTE, que presenta a Humberto Pinazo como candidato presidencial. En su plan de gobierno reconoce genéricamente que un gran número de peruanos fueron víctimas de la violencia y que se promoverá el respeto estricto de los derechos humanos de acuerdo con los tratados internacionales. No señala más como punto específico sobre la materia, siendo casi un saludo a la bandera. Y en cuestiones de conflictos sociales, proponen que el Presidente de la República sea quien tenga la solución definitiva. Digamos, si un defecto teníamos en la materia es que, precisamente, muchos de los conflictos se incentivaban porque los demandantes querían a autoridades de rango de ministro para arriba para solucionarlo. Menudo lío.

La Miss Simpatía de estas elecciones es Juliana Reymer, de Fuerza Nacional. Pero, para desilusión de sus fans, podríamos decir que casi se queda sin goles. Con una excepción. Su plan de gobierno señala políticas en favor de las personas con discapacidad. La que más me llamó la atención es el otorgamiento de un subsidio a los empleadores privados que contraten a personas con discapacidad. Quizas los amigos Ben Solis o Hans Rothgeisser puedan ver si es que esto resulta viable en términos económicos.

Hace unos días ví a José Ñique de la Puente quejarse de la falta de cobertura a él y a la gente de Fonavistas del Perú. Así que aquí lo revindicamos y presentamos sus propuestas sobre derechos humanos. Ñique pone como meta para su primer año de gobierno hacer efectivo al menos el 50% de las reparaciones pendientes “por acción del terrorismo”. ¿Cómo lo hará? Aun lo sigo buscando. Lo máximo que encontré es que esta tarea se encargará al Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social. ¿Conocen que hay entidades estatales ya creadas sobre la materia? Next.

Ricardo Noriega Salaverry ya se ha presentado en otros procesos electorales y esta vez lo hace en las filas de Despertar Nacional, una agrupación que ha merecido controversia porque Noriega ha sido abogado de Víctor Polay, líder del MRTA, a quien considera un “insurgente”. Y ponen en el diagnóstico histórico de su plan que en el primer gobierno aprista “se inicia la insurgencia armada del MRTA, cuyos orígenes se circunscriben a la gesta de Luis de la Puente Uceda, la épica homérica del comandante Ernesto “Che” Guevara en Bolivia y la propia guerra de guerrillas de la Sierra Maestra en Cuba”. Digamos, eso hace que toda cháchara sobre derechos humanos de esta gente me sepa hueca. Para ellos, les recomiendo leer el capítulo de la CVR sobre el MRTA, para que vean las reales responsabilidades de esta agrupación y sus líderes, quienes no fueron “insurgentes” ni “guerrilleros”. Gracias a Dios, esta gente no tiene ninguna opción de ganar.

Quien queda mejor de este grupo de candidatos en materia de derechos humanos es Manuel Rodriguez Cuadros de Fuerza Social. En su plan de gobierno dedican un acápite completo a este tópico y señalan que las políticas públicas que adopten en una posible gestión tendrán un enfoque de derechos humanos. Eso ya suena congruente. Y también proponen medidas puntuales:

a) Diversidad sexual: Reconocimiento de la identidad de personas transexuales e imposición de sanciones por discriminación sexual.

b) Reconocimiento de la pluralidad cultural, con particular interés en las normas de resolución de conflictos.

c) Implementar las recomendaciones de la CVR, sobre todo en los temas de judicialización, reformas institucionales y plan integral de reparaciones. No señalan como hacerlo.

d) Finalmente, FS es la única agrupación que hace alusión al Plan Nacional de Derechos Humanos, documento de politica pública sobre la materia, que fuera aprobado en el gobierno de Toledo, pero que nunca fue implementado en este gobierno. Se propone actualizarlo, sobre todo en la parte de derechos sexuales y reproductivos.

La próxima semana, el último post sobre este tema y comenzamos con las políticas en materia de administración de justicia.

(Imagen: Disney)

INSTITUTION DEATHMATCH: JNE VS. ONPE

La semana pasada, este diario dio a conocer que el Jurado Nacional de Elecciones emitió dos controvertidas resoluciones que pretenden quitar a la Oficina Nacional de Procesos Electorales dos facultades otorgadas por ley: la fiscalización y supervisión del financiamiento de los partidos políticos y la franja electoral.

Estas medidas han sido respondidas por la ONPE con una demanda de conflicto de competencia, presentada ante el Tribunal Constitucional. Dicha entidad ha señalado que esta contienda será resuelta luego de la primera vuelta electoral, con lo que la solución se dilata unos meses más.

En realidad, este suceso forma parte de un clásico de nuestra política nacional: el enfrentamiento entre los organismos del sistema electoral acerca de sus atribuciones.

Esta disputa comienza desde el debate de la Constitución de 1993. Quienes en ese momento se encontraban en oposición al régimen de Fujimori, estimaron que la división de las atribuciones electorales en dos organismos– el RENIEC está más cercano al tema de la identificación personal – podía llevar a la manipulación del sufragio. En parte, el proceso electoral del 2000 parecía confirmar dicho sentido común.

Sin embargo, con la buena conducción de las elecciones de 2001 en adelante por parte de la ONPE, se hizo evidente que, en sí mismo, el sistema de dos organismos electorales no era malo, sino que, al igual que cualquier institución, no funcionaba adecuadamente en un régimen autoritario.

A pesar de esta constatación, el JNE ha seguido defendiendo la idea de un solo organismo electoral y, de todas las formas posibles, ha hecho notar que pretende ser un ente superior a la ONPE en materia de sufragio. En un reciente reportaje para la revista Poder, Ricardo Uceda detalló una serie de detalles en esta línea, que van desde desplantes de protocolo hasta normas sobre funciones que se sobreponen sobre otras.

Parte de los problemas que tuvimos en la pasada elección municipal se debieron a una reglamentación draconiana del JNE sobre la observación formal de las actas. En la práctica, ello hizo que la decisión final sobre el resultado no estuviera en manos de la ONPE, sino del Jurado. Y con ello, los limeños estuvimos 3 semanas en ascuas hasta que Lourdes Flores reconoció su derrota. Ese reglamento, ojo, no ha sido derogado.

Sería bueno que nuestros candidatos, sobre todo al Congreso, tengan propuestas para solucionar este embrollo de competencias.

(Columna publicada en Diario 16 el 24.02.2011)

(Imagen extraída de aquí)

EL APRA Y LA VALLA ELECTORAL

La mayor parte de encuestas – salvo la de Ipsos Apoyo – señalan que el Partido Aprista Peruano no pasará la valla electoral de 5%. Sólo les quedaría obtener 7 congresistas o, de lo contrario, comenzar a juntar firmas para su reinscripción como organización política con todas las de la Ley.

¿Cómo llegó el APRA a esta situación? Parte de la respuesta se encuentra en la telenovela que rodeó la renuncia de Mercedes Araoz. En la misma se vieron reflejadas varias de las situaciones que han generado una crisis mayúscula en el aprismo y que resumimos a continuación.

1. Disputas internas apristas: Distintas facciones peleando entre sí es la tónica dentro de un partido donde la fraternidad antes era la consigna. Por un lado, los cuarentones. Del otro lado, los “tio George” boys. A ello sumemos a agentes libres como Mauricio Mulder y a una facción alanista dura (con Velásquez Quesquén y Nava a la cabeza). Mientras que miembros del ala izquierda como Bendezú y Roca terminan supeditados ena los antojos de la cúpula partidaria y otros, como Salgado, apartados del partido. La fraternidad de Caín parece ser la corriente predominante.

2. La militancia: Nelson Manrique ha descrito como anda la situación entre la gente de base del partido:

¿Cómo toma esta crisis el grueso de militantes? Hay un sector que ve al partido fundamentalmente como una agencia de empleo y, por lo tanto, manifiesta fidelidad a los dirigentes; otro que está descontento, pero no tiene posibilidad real de modificar la situación; y uno último y amplio que ha sido entrenado durante muchos años, décadas diría, en la lógica de justificar todo lo que hace la dirección.

Eso explica, a la vez, que el partido no sufra una escisión como en anteriores crisis, pero que tampoco estén muy entusiastas con la campaña.

3. Falta de renovación: Con la honestidad que lo caracteriza, Armando Villanueva, indica como los cuadros del APRA, digamos, tienen bastante experiencia, por no decir que no se han renovado:

Te voy a demostrar, sin mencionar nombres, algo que es importante. (Abre un fólder manila, titulado “Los viejos”, que contiene varias hojas de vida de candidatos al Congreso por el Apra). Por ejemplo, tenemos un candidato con 26 años en la función pública: el secretario general. Otro candidato con 31 años en el Parlamento desde la Asamblea Constituyente; otra candidata con 26 años en la vida parlamentaria y actividad política; otro candidato, 26 años: aquí dice diputado, diputado, congresista, congresista, congresista. Otro, que ha sido constituyente con (Víctor Raúl )Haya de la Torre, y tiene 31 años en la vida parlamentaria. He observado eso, y creo que tenemos que buscar renovación para reestructurar el partido.

4. Alan es el partido: Como en 1990, todo se subordina a las órdenes de Alan. La diferencia está en que en 1990 Alva Castro y el resto de la dirigencia aún le podía plantar cara a García porque no le debían la carrera a él. Hoy el panorama es distinto: electoralmente, el APRA es Alan-dependiente, más aún, luego del descalabro en las elecciones regionales y municipales de octubre último.

5. Cuestionamientos: Si revisamos la lista aprista, pocos se salvan de cuestionamientos de fondo. escándalos o casos de corrupción por aclarar. Pasemos lista: Mercedes Cabanillas y Bagua, Carlos Arana y sus cercanías con Mantilla, Aurelio Pastor y el indulto a Crousillat, Luciana León y la controvertida ley de Cine, Jorge del Castillo y todo lo que ya se ha criticado sobre él en este gobierno, Javier Velásquez Quesquén y el copamiento de compañeros en el Congreso. Y hablamos de varias de las figuras más representativas del partido.

Así las cosas, en Alfonso Ugarte deberán preparar dos planes: 1. Ver como hacen campaña dura en este mes que les queda y 2. tener un plan de recolección de firmas por si acaso.

PD: Feliz Día de la Fraternidad.

LLUVIA DE CABLES DE WIKILEAKS EN LA CAMPAÑA

Si ayer el ambiente político se vio revuelto con el cable de Wikileaks sobre la solicitud de Fernando Rospigliosi para impedir la subida de la candidatura de Ollanta Humala en 2006, hoy el ambiente se vió más revuelto con un conjunto de cables publicados por El Comercio y las reacciones frente a las revelaciones del fin de semana.

EL ALCANCE DE LOS CABLES Y PPK

Todo comenzó muy temprano, cuando El Comercio hizo público un conjunto de cables vinculados a los 4 principales candidatos a la Presidencia de la República, según las encuestas. La nota introductoria elaborada por Rossana Echeandía decía lo siguiente en relación al alcance de las revelaciones:

Por lo general, cuando los políticos están ante las cámaras de televisión, fotográficas o nuestras grabadoras de periodistas, se muestran de una manera calculada para comunicar solo lo que les conviene. Mirar cómo se han comportado en sus reuniones con funcionarios de una embajada extranjera nos ofrece un ángulo desconocido de ellos que puede servir para que el ciudadano tenga un conocimiento más amplio de los candidatos.

En este informe recogemos cables de reuniones de cuatro políticos que hoy son candidatos a la presidencia y lideran las encuestas: Alejandro Toledo, Keiko Fujimori, Luis Castañeda y Ollanta Humala; no hemos encontrado (entre el material revisado hasta este momento) información relevante acerca de Pedro Pablo Kuczynski, ni de los demás aspirantes a conducir el país. En el momento de esas reuniones Toledo era el presidente de la República y Castañeda el alcalde de Lima; Fujimori era congresista, como sigue siéndolo, y Humala líder del Partido Nacionalista.

Esta situación, en la que no salía ningún cable de PPK hizo decir a Lourdes Flores que el candidato de Alianza Para el Gran Cambio era el único que no iba a la Embajada de EEUU por apoyo o a despotricar de otros. Y PPK acaba de decir que está tranquilo por no salir en los Wikileaks.

El problema – y eso olvidan el candidato y Lourdes – es que el diario inglés The Guardian hizo público hace unas semanas un cable en el que, en 2005, el entonces embajador James Curtis Strubble consideraba como importante a PPK contra las organizaciones que criticaban los efectos de la minería o la actividad minera en sí misma.

El cable, que no fue muy difundido en su momento, le podía traer problemas a PPK en tanto ha mantenido en buena parte de la población una imagen muy cercana a grandes empresas y a sus intereses.

CASTAÑEDA SE VA DE BOCA

Nunca pensé poner un titular como éste, pero eso es lo que se desprende de los cables presentados sobre Luis Castañeda Lossio por El Comercio.  Castañeda se mostró muy locuaz en enero de 2006 frente al embajador norteamericana, ante quien llegó a decir que AGP era “un vendedor de sebo de culebra con un discurso transnochado”.

Sin embargo, cuando le preguntaron a Castañeda hoy sobre esta declaración, se puso en modo traductor y aseguró que es una forma de decir que Alan convence. Flaco favor le hace a su candidatura seguir enfatizando la imagen de que es el candidato del gobierno.

También se saca en claro porque Castañeda es poco llano a aceptar errores y hablar con la prensa. Dijo que es un político más popular entre los pobres que Humala y que los periodistas son artistas del chantaje. Ahora entendemos porque persiste en un estilo poco claro para explicar muchas cosas.

KEIKO Y LA “ALIANZA” CON EL APRA

Otro cable publicado hoy menciona una reunión sostenida por Keiko y Santiago Fujimori junto a Jaime Yoshiyama con funcionarios de la embajada de EEUU, luego de la primera vuelta electoral de 2006. En la reunión, los fujimoristas expresaron su estrategia para el quinquenio 2006-2011: una alianza con el APRA a cambio de que se termine con la “persecusión política” contra el fujimorismo e “imparcialidad” en el juicio contra Fujimori.

El Comercio sostiene que la alianza se vio traducida en lo siguiente:

A la luz de estos cables, los apristas habrían canjeado un régimen penitenciario laxo para Fujimori por el apoyo para mantener en el 2008 el control de la Mesa Directiva del Congreso y sus votos a favor del Apra, como cuando Carlos Raffo exculpó al ex primer ministro Jorge del Castillo del caso ‘petroaudios’.

Tanto Keiko Fujimori como Jorge del Castillo han negado esta versión. Y si bien es cierto que los acontecimientos posteriores han demostrado que el acercamiento entre fujimoristas y apristas ha sido claro, tampoco ha podido ser desmontada del todo con este cable la tesis del analista Martín Tanaka, quien sostiene que estos hechos, antes que producto de una transacción, reflejan más bien coincidencias en enemigos comunes y una visión conservadora de la sociedad peruana. Igual que a Castañeda, tampoco le conviene verse tan cerca al gobierno, pero este cable los junta aún más, con alianza o con visión compartida del mundo.

Un hecho confirma la tesis de la no negociación: el fujimorismo no ha logrado hasta ahora su objetivo máximo: la liberación de Fujimori. Y esto parece que nunca se producirá, debido a que AGP sabe que, si brinda esa concesión, los votos fujimoristas inmediatamente se irán para otro lado. Esto, ojo, no quiere decir que dicho sentido conservador que fujimoristas y apristas han compartido no sea igualmente criticable desde el punto de vista político.

HUMALA, LA EMBAJADA Y LAS TEORIAS DE LA CONSPIRACION

Un conjunto de los cables difundidos hoy tiene que ver con las cuatro reuniones de Ollanta Humala con el embajador de Estados Unidos entre 2006 y 2009.  A contracorriente de muchos que han criticado el simple hecho de reunirse, debo recordar que el muy antimperialista Haya de la Torre (entre 1931 y 1956) se reunió varias veces con representantes de la embajada de EE.UU. y casi con la misma intención de Humala: intercambiar opiniones y convencerlos de que el cuco no es tan fuerte como los gringos pensaban.

Las reuniones dejan una impresión a los norteamericanos que no está lejana de la realidad: Humala pretende transitar, al mismo tiempo, por espacios moderados y radicales. Los norteamericanos también la achuntan cuando mencionan que los movimientos sociales que se juntaron a Humala lo hicieron por oportunismo antes que por preferencias políticas o ideologicas.

Hasta allí, todo bien. El problema ha sido la reacción de Humala frente al cable de ayer, pues sigue pensando que le robaron la elección. Alguien en su entorno debe decirle al comandante que la clave de la derrota de OH no estuvo en que habían grupos poderosos en su contra – sino, Evo Morales jamás habría sido presidente de Bolivia – sino que estuvo en sus propios errores de estrategia, campaña y mensaje.

Y como dice Federico Salazar en su columna de hoy, tampoco puede estar con estas cuestiones de “vacar al Presidente” que ha venido arguyendo desde que apareció en la política peruana.

TOLEDO Y UNAS EXPLICACIONES PENDIENTES

Los cables sobre Toledo presentados por El Comercio tienen dos facetas. Una es la de la autocrítica y la autocomplacencia, dado que el entonces presidente, en 2006, reconocía que no se hizo lo suficiente en temas de desigualdad social, pero que dejaba un país con mayor aceptación ciudadana.

El segundo es un dato que merecerá corroboración: la supuesta existencia de terrenos de Raúl Diez Canseco y Eliane Karp en zonas cercanas a centros arqueológicos como presunta motivación para una norma propuesta por Carlos Bruce sobre fomento de la inversión turística cerca de zonas arqueológicas. El cable no ha sido colgado aún por El Comercio y los involucrados no han dado explicaciones sobre el tema. La versión es proporcionada, según el diario, por funcionarios de la embajada norteamericana.

De otro lado, si bien es cierto que el cable sobre Rospigliosi no incrimina a Toledo en una conspiración,  su reacción no ha sido la mejor en torno a uno de sus miembros del equipo de plan de gobierno que estuvo con el ex ministro en la cita: Rubén Vargas. En principio negó conocerlo, pero todos sabíamos que aparece en el plan de gobierno como colaborador. Otra vez en las chambonadas de siempre. Hasta ahora ningún vocero de Perú Posible ha dado alguna explicación sobre este personaje. Vargas le dijo a El Comercio que no pidieron ayuda a la embajada, pero Rospigliosi ha confirmado el contenido del cable.

Finalmente, hoy Augusto Álvarez Rodrich mencionó un dato en su columna habitual de La República que también deberá merecer una aclaración desde Pershing:

¿Pudo ser al revés, es decir, que el gobierno de Estados Unidos le pidiera a Toledo –cuya cercanía a Washington es obvia– que pusiera el hombro para parar a Humala? Cuando yo dirigía Perú.21, en plena elección 2006, me llamó un alto funcionario del gobierno de Toledo para que ‘colaborara’ en una campaña informativa que alertara que el dólar se dispararía a cuatro o cinco soles –y que el BCR no debía impedirlo– si Humala seguía creciendo. Por supuesto que no acepté, pero al día siguiente constaté que mis colegas de El Comercio y Correo, entre otros, se habían matriculado con entusiasmo en el esfuerzo.

MI CONCLUSION: Ir a la Embajada de Estados Unidos en sí mismo no es un crímen. El problema político se presenta cuando se dicen o proponen cosas que, ante el gran público, no son presentadas o son mostradas con otro cariz. He allí el problema para todos los candidatos.

MAS SOBRE EL TEMA:

Marco Sifuentes: El candidato Assange

Roberto Bustamante: La balada de Julián Assange

(Imagen extraída de aquí)