SENDERO: EL HUALLAGA OTRA VEZ

Crónica de una emboscada anunciada. Ayer miembros de Sendero Luminoso asesinaron a un joven suboficial de la Policía y a dos trabajadores del Corah, el programa estatal de control y reducción de cultivo de coca en el valle del Huallaga.

Los indicios de que el ataque se produciría en cualquier momento eran varios. Ya “Artemio”, el líder senderista en la zona, había dicho que volverían a hacer ataques, mientras que la relación entre los comuneros del Huallaga y los funcionarios del Corah era bastante tirante. Estos elementos debieron ser analizados claramente por la Policía Nacional, que es la encargada del combate a esta facción subversiva en esta zona del país.

Sin embargo, la crisis general en la que se haya la Policía Nacional, producto de las desastrosas gestiones que hemos tenido en este quinquenio en el Ministerio del Interior, ha hecho mella.

En agosto de 2009, Gustavo Gorriti señalaba lo siguiente:

De la misma forma, el hecho que la situación en el Huallaga esté tanto mejor que la del VRAE es resultado en gran medida de una eficaz acción de inteligencia policial. Hasta hace pocos años, “Artemio” era tan fuerte como los senderistas del VRAE, pero los sucesivos contrastes que sufrió lo han debilitado considerablemente.

¿Quiénes son los policías que lo enfrentan? Buena parte son los veteranos históricos del GEIN, incluido el actual jefe del Frente Huallaga, el general PNP Luis Valencia Hirano. Pese a operar con presupuestos ridículos, con menos policías especializados que antes, sin viáticos, con pocos medios, la PNP mantiene la iniciativa porque es hábil, conoce el tema y tiene el método adecuado.

No es verdad que haya habido una buena colaboración militar en el Huallaga. Ha habido constantes roces entre jefes militares y policiales, y desde el momento en que la captura de Artemio se convirtió en una posibilidad real, la competencia se hizo mayor. Es cierto que los actuales jefes militares hacen ahora esfuerzos por mejorar esa situación, pero se trata de acciones recientes.

Pues la situación se ha complicado. En diciembre, Valencia Hirano fue pasado al retiro por “renovación”, esa causal tan usada para liquidar carreras prometedoras por celos políticos o rivalidades internas. Y comenzaron de nuevo los problemas. De hecho, hace unos meses, el propio Valencia señalaba esto a Ideele Radio:

“En dos o tres oportunidades hemos tenidos la oportunidad de capturar a “Artemio” y justamente porque nos falló la radio (no se concretó la comunicación) hacia la central de operaciones. Relativamente (está) supeditado a un solo satelital, a un solo teléfono satelital que lamentablemente no es uno de los mejores”, dijo en el programa “No Hay Derecho” de Ideeleradio.

“Este tipo de problemas se ha tratado de superar el año pasado. De alguna manera se ha logrado avanzar, pero más que nada exhortar al comando institucional (Ministerio del Interior) para que de una vez por todas, dote al frente policial a las unidades que están combatiendo día a día (en el Huallaga) con los recursos que realmente necesitan”, solicitó.

Yo digo, si Sendero es el principal problema de seguridad interna que tiene el país, ¿por que la Policía anda con tan pobres recursos de logística, comunicaciones y armamento? Quizás la respuesta esté en las disputas policiales que describió la semana pasada Carlos Basombrío:

Segundo, las rencillas y los celos del ministro con el director han generado un clima interno muy enrarecido. Muchos atribuyen a Octavio Salazar el seguimiento de inteligencia a Miguel Hidalgo, así como la difusión de hechos de su vida privada, los que por un reglamento disciplinario cavernario se convierten en faltas graves. (¡Qué legado, doña Meche!)

En los quince años que sigo de cerca lo que ocurre en la Policía no recuerdo un solo caso en que un ministro nombre una comisión de generales, los más antiguos, para investigar a su propio director general. Menos, todavía, que ellos lo encuentren responsable y pidan su baja, dada la norma disciplinaria vigente.

Ahora bien, el general director sigue en el cargo (porque ya que no tiene apoyo del ministro, lo tiene del presidente). En cambio, el teniente general Arturo Dávila, respetado en la institución y quien presidió la investigación, ha pedido irse a su casa al sentirse burlado.

Si en la cabeza las cosas cojean, luego no nos extrañe que la inteligencia policial comience a flaquear. Y ello, recordémoslo siempre, fue lo que permitió tener a la cúpula senderista donde debe estar, en una prisión.

MAS SOBRE EL TEMA

Rubén Vargas: No debe parar erradicación ni trabajo de inteligencia policial.

4 thoughts on “SENDERO: EL HUALLAGA OTRA VEZ

  1. Mientras todo esto sucede , Alan Garcia ha perdido tiempo tratando de comprar Tanques chinos. Ahora estan tratando de comprar misiles fallados y la vez pasada se hizo la denuncia de los camiones portatropas bamba.
    El Ministerio de Defensa sigue en manos de un inepto para el cargo, que se dedica a opinar sobre la pildora del dia siguiente y otros temas que no son de su portafolio. La responzabilidad de todo esto cae directamente en Alan Garcia quien ha nombrado a toda esta gente Ministro, Jefe del CCFA, etc.

    Me gusta

  2. Señor Godoy:

    1. Esto parece un “deja vu”: ¿”Sendero” otra vez? ¿No quedó claro acaso que todo lo que allí en la selva ocurre empieza y termina con el narcotráfico; y que la existencia de “Sendero” es solo para ocultar la presencia y el avance de dicho negocio?

    2. La rapidez con la que todo “atentado” es atribuido a Sendero es realmente impresionante. Nadie investiga, nadie da pruebas de que se trata de tal grupo pero, en cuestión de segundos, si dudar, el “ataque” es calificado como obra de Sendero. ¿Así de fácil? ¿Será el Perú el único país donde los narcotraficantes no tienen sicarios, guardaespaldas, gente armada a su servicio, sino que contratan a unos remanentes, mal vestidos y desarrapados, como piezas importantes de sus intereses?

    3. Señor Godoy: no hay que ser un genio para entender que un grupo subversivo, por muy aliado que sea, no puede nunca funcionar como un brazo armado de mafias. Así no es el negocio delictivo (que es tan complejo y delicado como el que más). Cada mafia es específica y requiere de gente armada adaptada a sus necesidades y requerimientos. Si Sendero quisiera actuar como mercenario tendría que rediseñar toda su estructura y logística, cosa que imposible.

    4. Lo cierto es que lo único que hay en la selva y ceja de selva son mercenarios o gente armada del narcotráfico que impone su ley, por encima de la autoridad estatal. Ésta, para ocultar su inoperatividad y falta “voluntaria” de interés en combatirla, atañe de todo a Sendero, porque de ese modo justifica todo.

    5. Pero no señor: allí el que actúa es el brazo del narcotráfico y punto. Dicho negocio es sumamente complejo, y no admite advenedizos ni “terroristas” que finalmente no entienden nada del asunto y no están disponibles a toda hora, como toda fuerza de protección de hacer. Todo esto es pura mentira, puro show mediático para justificar lo injustificable.

    6. Perú es hoy el primer exportador de cocaína del mundo y sus áreas de acción se han quintuplicado en los últimos años. Eso nadie, por supuesto, lo va a admitir. Además el narcotráfico no es como se lo pintan: un negocio de gente que vive en la selva. Es como si se dijera que el negocio de la agroexportación lo llevan adelante un grupo de campesinos de Ica. Estos son negocios son eminentemente urbanos, manejados desde las grandes capitales del mundo.

    7. Por lo que esos “capos” de la droga que captura la policía en ningún modo se parecen a los verdaderos dueños de este imperio (entre los que se cuentan los más grandes empresarios de diversos rubros y las más altas autoridades del planeta). A esos capos, los verdaderos, jamás nadie los “captura”.

    8. ¿Por qué? Porque el mundo “es” ya de propiedad de las mafias, no como se dice en las películas que son un elemento ajeno al poder. El narcotráfico es parte inherente al poder del mundo, son quienes lo dirigen, no quienes lo atacan. El mundo es en verdad propiedad de los piratas, y los subversivos somos en realidad quienes creemos ilusamente lo contrario.

    9. Por eso seguir con la remanida historia de “Sendero atacó” a toda acción armada que ocurra en el país es solo tener el ánimo de ocultar las grandes verdades y tapar con un dedo el dominio absoluto que dicho negocio tiene en el Perú.

    Muchas gracias.

    Me gusta

  3. Hay una leyenda urbana por estos lados del hemisferio, en la que se cuenta como el aparato policial debe ser poco a poco inutilizado para dar paso a las fuerzas armadas. Siendo asi, los militares ejercen funciones de policia. La pregunta es y quien pasa a desempeñar las labores de los militares en caso de agresión externa?. Ta, ta, ta,.. tan!!!,… aldo mariátegui como buen profeta del servilismo podrá decirlo entre lineas,… “llamamos a los marines para que nos defiendan”. No se preocupen es solamente una leyenda, hay otra que cuenta como la corrupción permea (si quieren le sacan “per”) en todos los organismos del estado. Que no escupan al cielo los que creen que el estado peruano, así como está, puede existir sin el llamado “narco-terrorismo”, “economia paralela”, “economia informal”, etc. A todo esto ya compraron la versión pirata de Avatar?

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s