DEL CADE A LA CALLE

La semana pasada, se realizo la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE). Debe haber sido de las ediciones menos “mediáticas” que hemos tenido. Razones habían varias: la ausencia anticipada del Presidente de la República, la crisis diplomática con Chile, el hecho de ser un año preelectoral y poca novedad en muchas ponencias parecen ser las razones por las cuales la atención no estuvo en Arequipa durante el fin de semana.

Sin embargo, hay algunas ideas que están en el sentido común empresarial  que merecen un mayor comentarioLuis Felipe Gamarra resumió algunos de ellos para El Comercio:

A pesar de que no se trató de un tema que se desarrolló explícitamente en la agenda, la noticia más importante de la reciente Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE 2009), tanto para los empresarios como para los ponentes o asistentes, fue el abrumador optimismo del sector privado en el futuro del Perú.

Esa convicción no solo se hizo evidente durante los efusivos aplausos que recibió el ministro de Economía, Luis Carranza, al final de su exposición, en la que afirmó que el Perú inició el camino al largo plazo. También se hizo presente en una encuesta de Ipsos Apoyo Opinión y Mercado durante la CADE, en la que el 96% de los participantes consideró que el país está progresando. Ninguno de los consultados, ni siquiera el 4% menos optimista, tuvo la sensación de que vayamos a empeorar o retroceder en la consolidación de la economía. Alfredo Torres, de Ipsos Apoyo, señaló que hace muchos años que no se sentía tanta confianza entre el empresariado peruano.

Incluso, con respecto a la crisis, en una encuesta hecha durante la mesa “Después de la crisis, ¿un nuevo equilibrio económico?”, en la que participaron el ministro Luis Carranza; Julio Velarde, presidente del BCR; y Sebastián Edwards, de la Escuela de Gestión de UCLA, para el 66,8% de participantes la crisis ya pasó.

“El clima de optimismo es la diferencia entre invertir o no invertir, para generar más trabajo, incrementar la competencia y producir mejores bienes de calidad. Los que digan que no hubo muchas novedades es solo porque nadie lo dijo de manera concreta”, afirmó Julio Luque, director de la consultora Métrica y presidente de la CADE 2010.

Según Luque, otro tema que se escapó de la agenda, y que también surgió en casi todas las ponencias, fue la educación. Para Alberto Benavides (Buenaventura), Mario Brescia (grupo Brescia), Dionisio Romero (grupo Romero) y Enrique Iglesias, ex presidente del BID, si el Perú no eleva el nivel de la educación, el país atravesaría por un cuello de botella que podría terminar paralizando su crecimiento.

Iglesias fue más contundente: “Si el Perú solo va a exportar materias primas y mano de obra barata, y no apuesta por la economía del conocimiento, nunca será un país desarrollado”.

Otra encuesta destacó que el 50% de participantes de la CADE consideró que lo más importante para asegurar el largo plazo es elevar el nivel de la educación, muy por encima del tema de infraestructura, lucha contra la corrupción y reforma del Estado.

Otro tema que no se abordó, a pesar de que la brecha del tiempo se acorta, fue el panorama electoral y político. Para unos fue positivo, porque los empresarios deben seguir desarrollando sus mercados más allá de la coyuntura. Para otros debería haberse desarrollado el tema, porque el futuro del modelo de crecimiento depende de la oferta de los partidos para el 2011. En opinión de Dionisio Romero, por ejemplo, “aún no sabemos qué va a pasar en las próximas elecciones”. Para Óscar Rivera, presidente de la CADE 2009, está descartado que gane un candidato antisistema, porque la población se está dando cuenta de que el Perú está creciendo.

Veamos punto por punto:

1. La crisis: ¿ya pasó? Aquí se contrasta la opinión de los especialistas y del sector privado con lo que piensa la calle. En Economía de los Mil Demonios, se nos presentan datos y cifras que nos hacen pensar que, más allá del optimismo empresarial, sí estaríamos saliendo de lo peor de la crisis, siendo necesarias medidas que mejoren el impacto que la misma tuvo en la pobreza, la inequidad y el empleo. El tema es que no se sabe si el sector privado y el Estado van a tomarlas. Para la gente, en cambio, la crisis no ha pasado. Según una reciente encuesta del Instituto de Opinión Pública de la PUCP en Lima, el 68% de encuestados señalan que estamos viviendo la crisis y los mayores temores se encuentran en pérdida de empleo y subida de precios.  Como para que lo tomen en cuenta en el sector privado.

2. El optimismo: Sin duda, la economía también se maneja en base a percepciones y muchas de ellas parten de como nos está yendo personalmente.  De hecho, si los empresarios consideran que nos irá bien, no solo es por mejorar el clima de negocios, sino también la crisis los golpeó menos de lo que esperaban. El optimismo es más moderado en la gente, ya que en la encuesta antes citada, la mayor cantidad de personas se inclinan porque la situación económica irá igual. Y la pregunta que muchos se hacen es: ¿por qué tanto optimismo si hasta ahora yo no me beneficio del crecimiento?

Creo que en buena parte la respuesta a esa pregunta tiene que ver con que no hemos emprendido hasta ahora las reformas que nos saquen de la inequidad.  Algunos me dirán que el modelo es intrínsecamente inequitativo y que, por tanto, hay que reemplazarlo por otra cosa. El problema es que cuando pregunto que es esa “otra cosa”, por lo general la respuesta es vaga, alude a mayores protecciones económicas – que hay que ver si son sostenibles o no – o simplemente comienzo a escuchar grillitos.  Lo claro es que crecer económicamente es necesario para sostener una política económica, pero no es suficiente para que la misma tenga efectos en todos los peruanos. Y es allí donde entra el Estado, tan ninguneado por ciertos talibanes económicos, tan alabado por los fundamentalistas del otro lado, pero tan necesario para todos.

De ello no se ha dado cuenta el Presidente y por eso es que tiene la aprobación que tiene, pero eso es otro rollo.

3. La educación: Coincido en que la educación es parte del motor del crecimiento económico y que ésta, en el Perú, está hasta las patas. Basta ver los escándalos en torno a las pruebas para entrar a la Carrera Pública Magisterial o lo que viene ocurriendo en Alas Peruanas y otras universidades para darnos cuenta que la cosa anda mal, amen de los resultados de las pruebas de matemática y lenguaje en que sabemos que andamos como la selección peruana de fútbol.

Soluciones y hojas de ruta se han dado, tanto en documentos extensos como en comentarios de coyuntura, pero el tema está en que se carece de voluntad política para emprender mejores cambios. Como se preguntaba esta mañana el ex rector de San Marcos, Manuel Burga: ¿puede un Ministro con intereses en un determinado modelo y percepción de la educación hacer cambios de fondo? A estas alturas, todo indica que tendremos que esperar al siguiente gobierno para ello.

4. El optimismo político: Yo no sería tan optimista como los amigos empresarios en relación a la imposibilidad de un outsider (ver más sobre esta lógica en el artículo de Gonzalo Carranza para Perú Económico). La posibilidad de un candidato del descontento es posible en un país que tiene desconfianza en sus políticos y en sus empresarios, está descontento con la performance económica y que, según sale en la encuesta de la PUCP que he mencionado anteriormente, varía volatilmente su percepción acerca de si es mejor el estatismo o el libre mercado como modelo económico. Como se pregunta Gabriel Ortiz de Zevallos en esa misma encuesta:

¿El debate estatismo-economía de mercado está zanjado? ¿son estas opiniones posiciones ya formadas o están basadas en una comprensión incompleta de sus componentes e implicancias? Creo que es lo segundo, lo cual es una oportunidad, si se profundiza y aclara el debate; pero también una amenaza, si es que no se actúa proactivamente para hacer las conexiones entre la experiencia y las posiciones sobre temas concretos versus las ideas generales.

5. La percepción sobre los empresarios: Finalmente, lo que no existe en el sector empresarial es una autocrítica sobre sus virtudes y carencias. Otra encuesta del IOP – PUCP sobre percepciones sobre los empresarios, arroja estos datos:

Emprendedores y explotadores, esas son las principales características que los limeños les otorgan a los grandes empresarios peruanos. Y a pesar de que la gran mayoría considera que el Estado deba apoyarlos, sólo un 57% de los encuestados tienen alguna/mucha confianza en las empresas peruanas.

Y si bien se reconoce su importancia y su compromiso con el desarrollo del país (70% lo consideran así), existe aún una mirada recelosa frente al empresariado, motivada tal vez por ser un espacio poco conocido y misterioso (27% los considera deshonestos y corruptos); por la notoria percepción de influencia sobre el Estado (70%) y los políticos -a pesar de que el 56% de los limeños crean que la relación con el actual gobierno es regular-; y por la idea que se tiene sobre las privatizaciones realizadas en el país, que desde el 2007 hasta hoy, más del 40% de los encuestados en Lima consideran negativa.

Mucha de esta percepción se debe a que los buenos empresarios – que existen – no se desmarcan a tiempo ni condenan las prácticas de los malos empresarios – que también existen -, por lo que se tiende a meter a todos en el mismo saco. Poner más atención en el cumplimiento de derechos laborales, promover buenas prácticas empresariales y, por cierto, contar con medidas concretas contra la corrupción y cambiar su forma de vincularse con los políticos y el Estado. He allí el reto del sector privado, además de seguir promoviendo empleo y mejorar su competitividad.

MAS SOBRE EL TEMA:

Economía de los Mil Demonios: Dos izquierdas versus dos derechas (todos los artículos de la serie)

Entrevista a Ricardo Briceño en Poder

Luis Navarro: Nueva Ética para Amador

Julio Lira: La inversión y los retos de la responsabilidad social empresarial

Juan Zegarra: Un trío que no resonó en la CADE

(Foto: IPAE)

3 thoughts on “DEL CADE A LA CALLE

  1. De la misma manera como el APRA denigro el magisterio en el primer gobierno de Alan Garcia donde la Cabanillas hizo nombrar a miles de profesores que solo habian estudiado en Institutos (ligados al aprismo por supuesto) . Hoy se esta incubando una bomba de tiempo con la educacion universitaria. Se imaginan en 10 años cuando el mercado laboral este inundado de “profesionales” egresados de Alas Peruanas, Universidad Simon Bolivar y otras. Que empresario serio va a contratar a esta gente, si dicen que los examenes de admision son mas faciles que comerse una pera y si aun asi no lo apruebas, ingresas de todas maneras. Una vez adentro ya lo unico que les importa es que pagues tu pension a tiempo para con ese dinero continuar invitando congresistas y jueces a pasear por el mundo, comprar terrenos y abrir sucursales en provincias. El daño que el APRA le esta haciendo al pais es enorme, vieron ayer al Rector de Alas Peruana en TV, demostro ser el digno representante principal de ese antro universitario.
    Donde estan los empresarios serios que si los hay como dices que no dicen esta boca es mia sobre este penoso tema donde se esta jugando con el futuro de miles de jovenes. Si dicen que hasta el presidente de la Corporacion Wong ha recibido un Honoris Causa de AP.

    Me gusta

  2. Hace tan solo un año Alan García exhortaba al empresariado a invertir más ya que “todos” habían sido bendecidos con una bonanza por los altos precios de commodities, la demanda en construcción y las inversiones extranjeras en minería sobretodo. También se decía que creceríamos más del 6% y así, el empresariado aplaudía incrédulo.
    Hoy, ad portas de un año electoral que pondrá realmente en vilo al país, el empresariado va a tener que jugar todas sus cartas para seguir gozando de privilegios y gollerías, no importan si están endeudados hasta el cuello algunos. Hablo sobretodo de la gran industria que tiene el agua más barata del mundo, por ejemplo, y la explota sin misericordia en un país que, como dijo en su exposición Felipe Ortiz de Zavallos, tiene poca agua y se desperdicia, opinión que comparto y que es màs que evidente.
    Me pregunto si la CADE más que una reunión de familias y amigotes, clanes y empresaurios, salvo contadas excepciones, representa al 90% de los verdaderos empresarios peruanos que contra toda corriente se sacan el ancho por crear empleo y mantener a millones de peruanos empleados de alguna manera, que prácticamente no verán “las grandes ventajas” de los TLC que se negocian a espaldas del pueblo, como el de Chile y China.
    Hay cerca de 300 conflictos socioambientales en el país y muchos empresarios silban de costado. Lástima que no invitaran a exponer a la Defensoría del Pueblo, estoy seguro que les hubiera servido.

    Nicolás Vidal Salas

    Me gusta

  3. A ver que tan optimistas son nuestros Empresarios, si se trataran del 2% de los Peruanos su solidez en economía son alabadas por instituciones Internacionales, pero del 98% restante quien los podrá defender?, el percapite de ingresos del Pais si sumamos el ingreso del 2% del Pais mas el 98% considerando su ingreso mas alto S/. 1,500.00 nuevos soles, les aseguro que sería el percapite mas bajo del Mundo, a pesar que horas hombre es el segundo Pais que mas hora está en el trabajo (12) a nivel Mundial si considerar que el 88% del 98% cobran por honorarios, o sea no pagan seguro, CTS y jubilación o sea pobres y triste generación joven de éste Pais, nada, nada de futuro para esta juventud.

    Que viva el Peru? o que otro Pais?

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s