DESAPARICIONES EN AYACUCHO, OTRA VEZ

Cuando parecía que estas noticias eran parte del pasado, veo en la web de la Coordinadora Nacional de Radio lo siguiente:

Pobladores de la comunidad de Pichis Río Seco, compresión de Huarcatán en el distrito de Ayahuanco de la provincia de Huanta, denunciaron a través de Radio Amauta, la desaparición de cuatro personas y dos niños el pasado 14 de septiembre, tras una incursión militar a la zona.

Lucy Pichardo, una de los familiares de las personas desaparecidas acompañada por el teniente gobernador de la zona, llegaron hasta la provincia de Huanta para poner en conocimiento que el pasado 14 de septiembre fuerzas militares ingresaron en horas de la noche a la comunidad, con disparos al aire, presumiblemente en el marco de una operación antidrogas.

Luego del ingreso militar, llegaron dos helicópteros que procedieron a bombardear la zona, generando confusión y temor entre la población, donde muchos de ellos optaron por salir de la comunidad.

Las personas que fueron declaradas como desaparecidas, producto de esta operación fueron identificados como: Los hermanos Máximo y Jesús Pichardo Fernández, Félix Canchanya Limache y Rosa Chávez, quien estuvo acompañada de sus dos menores hijos Moisés y Fresalinda.

Hasta el cierre de esta información, las autoridades militares de la zona no confirmaron el hecho mucho menos la desmintieron, por lo que la zona norte de la provincia vive momentos tensos y de mucha incertidumbre.

Según reportó El Comercio, el Consejero Regional de Huanta Zacarías Morales confirmó los hechos y elevó el número de desaparecidos a once personas. Si ya la denuncia era bastante seria, el hecho de que una autoridad regional brinde mayores datos nos indica que algo bastante grave está ocurriendo en Huanta. Y claro, cualquier persona esperaría que las autoridades encargadas de dar información tengan 1. disposición de investigar el caso y 2. respetar a las personas que han denunciado estos hechos.

Pero claro, estamos en el gobierno del Dr. Alan García, cuyo Ministro de Defensa es el Dr. Ántero Flores – Araoz, muy dado a denominar como llamas y vicuñas a quienes no piensan como él. Y que frente a una denuncia sobre desapariciones, se despacha de la siguiente manera:

“Lo que tengo de información es la que me da el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, que es el que comanda en toda esta zona las operaciones militares para recuperar Vizcatán. Esa es la información oficial que tengo, proporcionada la noche de ayer. Ninguna de estas personas han sido detenidas y cuando una de estas personas se les interviene y se las entrega de inmediato a la Policía”, refirió el titular del portafolio de Defensa.

A ver Ántero, si repasamos historia del conflicto armado interno, había algo que se llamaba patrones de violaciones de los derechos humanos y una de las conductas más frecuentes era la desaparición, en la que llevaban al detenido a cualquier lugar menos a la Comisaria. Descartar de plano el asunto no es la voz y menos aún, que declares cosas como estas:

Esta es una operación psicosocial para detener la toma de Vizcatán. Esta es la impresión que me da. Es el último refugio de Sendero Luminoso. Son socios con el narcotráfico. Lógicamente cuando interrumpes esa cadena comienza a bajar el precio de la droga. Y gente que está en esa zona, que su forma de subsistencia es por la coca, lógicamente empieza a protestar. El Estado no puede permitir eso”, consideró.

Señor Ministro de Defensa, ¿no existe algo que se llama investigación? Digo, en un país donde el número de desaparecidos durante 20 años fue bastante elevado – y justamente, en la zona donde se ha registrado el hecho -, lo mínimo que se le pediría es que ordene una investigación y no irse de plano por el lado de lo psicosocial. Además, el combate a la droga o una protesta de los campesinos cocaleros, ¿amerita que se lleven a familias enteras, incluyendo niños, a un lugar que hasta ahora no conocemos?

Pero como la locuacidad le gana, Flores – Araoz termina con esta pieza monumental de… (pónganle el calificativo ustedes):

“Son cómplices o complacientes con el narcoterrorismo. Pueden desaparecer por un tiempo, pero eso no significa que los hayan capturado ni las Fuerzas Armadas ni la Policía. Hay que verificar en el registro electoral si es que en verdad existen (los supuestos desaparecidos)”, puntualizó.

Me siento en los ochenta. Crisis económica internacional, Alan de Presidente, denuncias por desapariciones y Ministros negando que éstas existan. No hay duda, como los Borbones de Francia cuando regresaron al poder, parece que no hemos aprendido nada.

Advertisements

CRISIS EN EEUU: LAS INSTITUCIONES Y LA ECONOMIA

Si hay un economista cuya obra recomiendo leer en estos días es Douglas North, Premio Nobel de Economía 1993. Este señor, que ya tiene 88 años, enfatizó mucho en que los cambios institucionales – entiendiendo como instituciones a un conjunto de prácticas, organizaciones y costumbres que configuran un todo en sí mismo – son los que estimulan los cambios económicos. Y, según lo veo, también hace que las crisis se activen y se resuelvan.

Y es que son dos factores claves, mejor dicho, dos instituciones claves de la economía norteamericana las que han fallado.

En primer lugar, el sistema de hipotecas. Este es el sistema mediante el cual la gente de clase media en Estados Unidos puede acceder al sueño de la casa propia. Pues bien, las tasas de interés bajaron para facilitar los créditos, luego del 11-S, y se comenzaron a hacer cuestiones bastante poco claras con las hipotecas. Perú.21 lo explica de mejor manera:

Los bancos te daban plata a manos llenas para que compraras tu casa. Como era previsible, ante la demanda, el precio de las viviendas empezó a subir, lo que llevó a muchos a la especulación: uno se endeudaba para comprar una casa, esperaba que subiera el precio, la vendía, con ese dinero pagaba la deuda y se endeudaba de nuevo para comprar otra y así… El fenómeno es conocido como ‘burbuja inmobiliaria’ e hizo ricos a muchos.

Una de las formas de crédito que se dio en esta época fueron las hipotecas subprime, que consistían en prestarle dinero a una persona con un mal historial crediticio. Resultaba rentable para las financieras porque, luego de unos primeros años de intereses bajos, estos subían y eran muy altos. No había preocupaciones. Se creía que los precios de las viviendas seguirían creciendo.

Sin embargo, como suele ocurrir, la fiesta duró poco. A partir de 2004, la FED empezó a subir la tasa de interés como una medida para frenar la inflación. Obtener créditos ya no fue tan fácil, la demanda de viviendas cayó y, con ella, los precios y, entonces, ¡plin!, la burbuja se desvaneció. Sufrieron los especuladores, quienes ni siquiera poniendo como garantía sus propiedades podían honrar sus deudas. Sufrieron, por supuesto, los deudores de las subprime. Y pronto sufrieron todos.

Y en segundo lugar, los sistemas de regulación, tanto del sistema de banca de inversiones como de la bolsa. Y aquí viene la explicación de porque las bolsas se cayeron hace algunas semanas:

En los años previos, a los genios de Wall Street se les había ocurrido que las financieras podían emitir bonos que estuvieran respaldados por las hipotecas subprime, y que resultaban muy suculentos por sus altos intereses. Pero, como ya vimos, la gente dejó de pagar. Y el valor de los bonos se desplomó.

Solo en el último trimestre de 2007, Citigroup, el mayor banco comercial de los EE.UU., había perdido US$9,800 millones a causa de títulos comprometidos con las hipotecas subprime. En abril de este año, Bear Stearns, el quinto banco de inversión de Norteamérica, tuvo que admitir que debía US$48,000 millones, dinero que estaba en bonos subprime. Un mes después lo compró el JP Morgan antes de que se declarara en bancarrota.

Es decir, los gringos fallaron en lo clave: ajustar los sistemas de regulación económica para que no se generara una crisis como esta. Es decir, falló el mercado y falló también el Estado. Ejemplo claro de que no no se disocia del otro.

Los vasos comunicantes entre política y economía fueron más evidentes ayer, cuando, luego del rechazo del plan de salvataje bancario propuesto por Bush, se produjo un nuevo lunes negro. A estas alturas, más que dogmatismo sobre el libre mercado, las explicaciones de la votación de ayer están en los cálculos electorales: salvar a los banqueros de inversión que se fueron solitos al hoyo es recontra impopular. De hecho, Michael Moore expresó dicho sentir en una carta en la que pide que la medida no se apruebe. Y desde la otra orilla, Ian Vásquez, del Instituto Cato (que está tan a la derecha como Aldo Mariátegui) le señaló esto a El Comercio:

“Los congresistas republicanos y demócratas no quieren correr riesgos electorales. Pedir respaldo a un plan que concede poderes imperiales al Departamento del Tesoro y que no ha sido bien pensado es algo muy difícil“, comentó Vásquez en declaraciones a El Comercio.

 

También señaló que el respaldo de los legisladores demócratas a la propuesta modificada durante el fin de semana responde a intereses partidarios y presiones estatales.

 

Vásquez mencionó, además, que el denominado plan de rescate financiero es deficiente, pues no concede ningún tipo de apoyo a los propietarios en riesgo de perder sus viviendas por falta de pago, ni garantiza la devolución de las inversiones destinadas a financiar los planes de jubilación de los obreros estadounidenses.

 

Hablar de rescate financiero y ayudar solo a los inversionistas de Wall Street es entendido por muchos votantes como ‘socializar’ las pérdidas. Aquí no fracasó el mercado de las inversiones, sino las políticas de gobierno de la administración Bush“, acotó el economista peruano.

En otras palabras, Bush va tener que ir pensando en otro plan de contingencia, menos costoso en términos políticos y más efectivo en términos económicos. Y quien gane, sea Obama o McCain, deberá ir pensando en ser el Presidente de la regulación y de la modificación institucional. Más que el capitalismo, lo que parece haber fenecido es una forma de especular con él.

Y vuelve a quedar claro, como decía el viejo North, que las instituciones siguen siendo la clave para que la economía crezca sostenidamente y llegue bien a todos. Lección que nuestro Presidente de la República debería tener en cuenta.

MAS SOBRE EL TEMA:

Editorial de La República: Otro lunes negro

Aldo Mariátegui: No repitan 1998

Mario Saldaña: El tiempo juega en contra

Utero de Marita: Lunes Negrazo

EL COMERCIO Y LA REVOCATORIA PRESIDENCIAL

El sábado comenté que era muy probable que El Comercio tuviera un giro político hacia la centroizquierda, luego del nombramiento de Francisco Miro Quesada Rada como director. Y aunque deberán pasar más días para percatarnos si es que el giro va en serio, lo cierto es que la página de Opinión resulta ser, por lo menos el día de hoy, bastante más “cívica” de lo normal. En los editoriales, el caso del procesamiento al alcalde de Pucallpa Luis Valdez por el asesinato del periodista Alberto Rivera (uno de los casos más groseros de impunidad en el país) y su audiencia pública sobre problemas en el sistema de justicia lo evidenciarían.  

Pero lo que me ha llamado más la atención es la columna del propio Francisco Miro Quesada, en la que habla sobre la posibilidad de la revocatoria presidencial. Luego de todo un rollo largo sobre la democracia y el poder – que conviene leer para comprender la Encuesta del Poder de Apoyo que sale hoy – dice estas frases, impensadas en El Comercio hace solo unos días:

Un grupo de ciudadanos ha planteado la revocatoria del presidente en nuestro país. Es una propuesta política y democrática, como muchas otras, por ejemplo la de los congresistas. Pero para que proceda se tendría que reformar la Constitución, porque de acuerdo con nuestro ordenamiento constitucional, solo pueden ser revocadas las autoridades regionales y municipales.

 

Ha causado preocupación esta propuesta argumentándose que puede generar inestabilidad política y afectar la gobernabilidad. Sin embargo, para lograr un equilibrio entre el poder del pueblo y el poder del presidente, la solución a mi modo de ver es que se establezcan causales, de esta manera el presidente solo podrá ser revocado en caso que incumpliera esas causales. Así como las autoridades tienen límites en el ejercicio del poder, también el ciudadano debe tenerlos.

Hace pocas semanas se habría satanizado esta propuesta de revocatoria presidencial, en lugar de hacer lo que hace FMQ, que es colocar la misma en su justa dimensión y limitarla a causales específicas, que sería la única manera real que un mecanismo como la revocatoria – que es una forma de decirle al Presidente, “oiga, no lo está haciendo bien” – pueda funcionar en un país como el nuestro en el que, por un lado, una figura como esta, sin controles o causales específicas, podría generar gran inestabilidad y, por el otro, en el que el Presidente de la República es visto como un monarca en nuestro país, tanto en términos legales como culturales.

¿Los oficialistas llamarán “humalista” al nuevo director de El Comercio?

TAXI – PATRULLEROS, ¿PARA QUE NO NOS ASALTEN?

Bien decía Marco Sifuentes que los atentados verbales de Hernán Garrido Lecca nos estaban haciendo olvidar la pésima gestión de Luis Alva Castro, quien aún sigue de “Ministro del Interior”.  Afortundamente, LAC vuelve a hacer algo como para que nos acordemos que el reino de la estupidez no se limita al Ministerio de Salud.

Como saben, una de las modalidades más extendidas de robos en la actualidad es la que se denomina como Marca. Mientras estás en el banco retirando una cantidad importante de dinero, algún sujeto te observa entre la gente que está sentada esperando su turno y va mandando mensajes a otro compinche afuera quien, junto con otros, te asaltará. No se descarta que en algunos casos también haya complicidad de algunos malos empleados de agencias bancarias. El caso más célebre de este tipo de delito es el robo perpetrado contra el director técnico de Universitario, Ricardo Gareca.

Pues bien, para contrarrestar este tipo de delitos, a Alva Castro se le ha ocurrido la idea de colocar agentes especializados a custodiar las agencias bancarias y, además, ello incluso se complementa con la idea del Director de la Policía Nacional, Octavio Salazar, para llevar a aquellas personas que retiran cantidades importantes de dinero dentro de patrulleros a sus domicilios o centros de trabajo.

Esta idea ha sido controvertida y respondida por dos expertos en seguridad ciudadana. Primero, Carlos Basombrío:

¡Miles y miles de personas que escoltar cada día! ¿De dónde van a sacar a los policías? ¡Como si tuviésemos un depósito enorme de policías esperando que se les asigne alguna función! Obvio, no es así. ¿Elevarán, entonces, una plegaria al señor esperando el milagro de la multiplicación de los tombos? Y si Dios no ayuda, no quedará otra que desvestir un santo para vestir a otro. Es decir, a cada policía que se le asigne esta ‘nueva función’ tendrá que ser sacado de otra.

Pero asumamos que eso no importa. ¿Por qué casetas en los bancos de los centros comerciales y no en los demás? De hecho, la mayoría de las agencias bancarias no está en centros comerciales. Bastaría que los ‘marcas’ actúen en las otras y el problema continuaría. Otra cosa: ¿cuánto dinero merece la protección? ¿Los 3,000 soles de una persona que sacó los ahorros de toda una vida o los 30 mil dólares de un empresario que va pagar planilla? ¿Quién decide? Dicen que solo acompañarán dentro del distrito: ¿lo dejará el patrullero en la ‘frontera’ si el destino está unas cuadras más allá del límite distrital?

Si todo lo anterior no diera cuenta ya de algo inviable, ¿no es acaso un riesgo adicional de seguridad que un policía te escolte a la salida del banco? ¿No es este, más bien, un servicio a los ‘marcas’, avisándoles que tienes tanto billete que la policía te tiene que cuidar? ¿No terminaría siendo, el escoltado, candidato a un asalto o un secuestro?

Y en la edición impresa de Perú.21, también Fernando Rospigliosi critica la propuesta de Alva Castro, desde la misma perspectiva dada por su ex Viceministro del Interior.

Yo me pregunto. ¿Dónde queda en esta perspectiva la labor de inteligencia para detectar a bandas como éstas? Digo, si ya se conoce el modus operandi de las mismas y algunos de sus miembros ya han sido identificados, pues la labor inmediata debe ser la captura e informar a la ciudadanía de diversos mecanismos de prevención y precaución para evitar robos como éstos.

Un elemento más para seguir afirmando que con LAC y con el actual jefe de la Policía debemos temer por nuestra seguridad ciudadana.

SOBRE LOS CAMBIOS EN EL COMERCIO

 

A estas alturas, ya todos saben que Francisco Miro Quesada Rada es el nuevo director de El Comercio. La información comenzó a circular ayer por la tarde y fue colocada en la blogósfera por el blog Morena Escribe.  Posteriomente, las bitácoras Reportaje al Perú y Elite Sadomasoquista han contado los detalles y las causas de este relevo en el diario privado más antiguo del país, que ha dejado a Alejandro Miro Quesada Cisneros fuera de la dirección. 

Todo se concentraría, en apariencia, en lo que parece ser una línea de relevo generacional decidida por el directorio del Grupo El Comercio.  Pero también a una de las constantes pujas de poder dentro de la familia Miro Quesada. Esta vez, la facción de los “Alejos” y de Bernardo Roca Rey ha sido la directamente afectada por esta decisión. 

Y ya en el plano de la información – que es el que finalmente importa -, el nuevo director de El Comercio variaría algunas cosas. Pamela Acosta adelanta algunos de los posibles cambios:

Los primeros cambios serían una portada mucho más involucrada con la realidad nacional, secciones repotenciadas como deportes, o resucitadas como contracorriente, y la parte editorial insistiría mucho más que antes en la supervision de la gestion de los poderes de estado.

Además de ello, hay que tener en cuenta que Miro Quesada Rada tiene una posición menos conservadora que su predecesor en el cargo. Y si a ello se suma la salida de Fritz Du Bois del diario, El Comercio, dentro de su estilo, podría inclinarse por una posición política más liberal, en el sentido político del término y matizando su línea en materia económica.  

Veremos que ocurre con el Decano.

MAS MOVIDAS EN LOS MEDIOS: Vía el Utero de Marita

DR. DOOLITLE

Esta creación gráfica de Álvaro Portales, puesta la semana pasada en El Otorongo, ha sido premonitoria del último rapto de locura del Ministro de Salud Hernán Garrido Lecca.

Todos los medios, incluso aquellos más cercanos al gobierno como Correo y Caretas, han señalado que el Ministro ha perdido los papeles e incluso hasta el control de si mismo. Pero lo escuchado hoy no tiene precedentes. Vía RPP:

El ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca, propuso hoy nombrar a veterinarios con maestrías en gestión como directores de los hospitales públicos, al radicalizarse la huelga médica, que lleva doce días sin perspectivas de solución.

Garrido Lecca puntualizó que los centros o puestos de salud deben estar en “manos de los mejores gestores y gerentes”, un anuncio que coincide con la decisión de los médicos huelguistas de dar de alta a los pacientes para entregar desde hoy cinco hospitales públicos al Gobierno.

“Las competencias para gerenciar (dirigir) un establecimiento de salud poco o nada tienen que ver con las competencias para dirigir un acto médico”, dijo Garrido Lecca en el XIX Congreso Nacional de Ciencias Veterinarias en la ciudad de Puno, informó la agencia oficial Andina.

Con todo el respeto que me merecen los señores veterinarios y su labor para curar a nuestras mascotas, me queda bastante claro que su función, por más que tengan algún conocimiento de medicina, no tiene nada que ver con la salud de seres humanos. Y si el Ministro buscaba alguien con capacidad de gestión, pues hay médicos o administradores que podrían cumplir con dicha tarea. Comparar a los veterinarios con los médicos es un nuevo acto de temeridad verbal que, además de ser rechazado por los médicos en huelga, no aporta nada más a la entrapada negociación para solucionar el conflicto que ya tiene 12 días de paralización en marcha, sin visos de solución.

A veces uno piensa que, más que reformas, el país necesita un psiquiatra.