CRONICAS DE BARBADILLO

El proceso judicial que se sigue a Alberto Fujimori por violaciones de los derechos humanos entra a una fase decisiva. Están por culminar las declaraciones de los testigos – luego de Jesús Sosa, se presentarán Máximo San Roman, Benedicto Jiménez y Rafael Merino Bartet – y luego comenzarán a desfilar los peritos técnicos y expertos internacionales, para luego pasar a la lectura de documentos y alegatos finales de las partes.  Se calcula que en noviembre tendríamos la sentencia de primera instancia en este importante caso.

Antes de señalar como consideramos que va el proceso, es bueno dar cuenta de dos informaciones aparecidas en medios de comunicación durante el día de hoy y que nos hacen preocupar sobre las condiciones de encarcelamiento de Alberto Fujimori.

Cabe indicar que, como toda persona, Fujimori tiene sus derechos humanos garantizados. Y, de hecho, los fujimoristas no pueden acusar ni al gobierno ni al Poder Judicial de un maltrato o recorte en los derechos del sentenciado, más allá de los que la ley permite a un reo condenado por la administración de justicia.

Sin embargo, ello no nos impide señalar dos hechos raros en la celda de Fujimori.

El primero de ellos ya es conocido: la visita de Luis Alva Castro a Fujimori, negada hasta la saciedad por los representantes del partido de gobierno e incluso por los fujimoristas. Hoy Caretas confirma la versión de la visita:

Leonardo Caparrós, presidente del Inpe, dijo a CARETAS que el director del centro de reclusión de Fujimori, coronel Alejandro Castro Ángeles, negó que Alva Castro haya visitado al ex jefe de Estado, pero diversos testigos presenciales sostienen lo contrario. Estas fuentes indican que Alva Castro ingresó a la miniprisión y conversó con Fujimori 15 minutos, aproximadamente. Salazar y su escolta de seguridad aguardaron afuera.

La pregunta es: ¿qué han negociado? Jorge del Castillo, el más duro de los apristas frente al fujimorismo, sigue con un régimen de estabilidad laboral en la PCM que los trabajadores sindicalizados envidiarían. De otro lado, la opción de la amnistía es inviable, considerando tratados y sentencias emitidas por tribunales internacionales y papelones globales que AGP quisiera evitar, en tiempos en que Serbia envía a sus criminales de guerra a Holanda para que el TPI para la ex Yugoslavia los procese. (A menos que su conducta de asociado, como la llama Gustavo Gorriti, sumado a sus temores de estar en la misma ubicación que Fujimori hoy, le lleven a García a mandar al diablo años de evolución del derecho internacional de los derechos humanos). Queda solo la opción de cierta blandura en sus condiciones carcelarias, lo cual parece confirmarse el día de hoy con el suceso extraño número 2.

Perú.21 informa hoy que Fujimori recíbió la visita de dos de los miembros de Los Iracundos en vísperas de su cumpleaños, el pasado domingo 27. Como se supo durante su estancia en Chile, el ex dictador es aficionado a la música de Radio Felicidad o La Inolvidable y claro, en lugar de escuchar la radio, Kenji le llevó al cantante y al guitarrista principal del grupo uruguayo. El diario recrea la escena:

La falta de instrumentos no fue impedimento para que los dos ‘iracundos’ se animaran a cantar, a capela, dos de sus temas del recuerdo para el agasajado. Entonaron Río Verde (…buscar algún lugar donde yo/pueda ser libre así como tú…) y Puerto Montt (…salgamos a correr/busquemos el ayer/que yo te hice feliz…).

Fujimori les agradeció el gesto y, en el devenir de la conversación, les mostró las pinturas que hace en los momentos cuando no recibe visitas, y también les contó que por ahora se dedica a cultivar plantas.

La celebración terminó a las 5 de la tarde, no sin antes cantar el Happy Birthday y esperar a que Fujimori soplara las velas de su torta.

Tanto el jefe del INPE, Leonardo Caparrós, como el vocero fujimorista, Carlos Raffo, han señalado que esta visita está dentro de los límites del régimen carcelario de Fujimori. Mi pregunta es, ¿qué interno en el Perú recibe a un grupo musical de forma exclusiva en su celda para que le canten en vísperas de su cumpleaños? Como diría el propio Chino, no nos crean caídos del palto.

Ahora bien, ¿cómo va el juicio?

Hasta el momento, lo que se encuentra suficientemente probado son los secuestros de Gustavo Gorriti y Samuel Dyer, ocurridos en 1992, y que, no olvidemos, forman parte de este proceso. Revisando la norma penal vigente en la época en la que ocurrieron los hechos, Fujimori podría tener entre 10 a 20 años de prisión por ambos secuestros.

En lo que respecta a los casos La Cantuta y Barrios Altos, se ha podido demostrar fehacientemente que Colina existió y que fue un destacamento del Ejército. Asimismo, se ha evidenciado su doble dependencia: admnistrativamente dependía de la Dirección de Inteligencia del Ejército – y por ello es que lo conformaban agentes del Servicio de Inteligencia del Ejército -, pero funcionalmente tenía al SIN y a la Comandancia General del Ejército como quienes indicaban las acciones a ejecutar (literalmente). Y tanto Vladimiro Montesinos como Nicolás Hermoza (y antes, Pedro Villanueva) solo podían rendir cuentas a una sola persona: Alberto Fujimori Fujimori.

Es por ello que la defensa de Fujimori va a jugar a utilizar la carta de los gobiernos anteriores. Y hacia ello iría el testimonio de Jesús Sosa, que se basa en hechos ciertos: el cambio de estrategia contrasubversiva empezó en 1989, durante el gobierno de Alan, y como lo demostró el libro de Uceda, desde tiempos de Fernando Belaúnde operaban destacamentos del Ejército para eliminar personas. Allí operaría la siguiente premisa: si durante los gobiernos de AGPy FBT se mató más gente (y la propia CVR lo dice), ¿por qué condenar a Fujimori? Premisa bastante elaborada y basada sobre algunas verdades, pero que tiene un serio defecto.

Y es que, como lo hemos señalado, Fujimori tenía control directo sobre Colina y ese hecho lo diferencia de los otros gobiernos (la única excepción podría ser el caso de los sucesos de los penales en el primer gobierno de García). Además, se debe tomar en cuenta que no nos encontrábamos ante un régimen democrático que, incluso desde 1990, había formado una camarilla de poder, que concentraba todo hacia la Presidencia de la República y el Servicio de Inteligencia Nacional.

Esto es lo que se ha podido comprobar. El tema es que la Fiscalía se puso una valla bastante alta para la demostración de la culpabilidad de Fujimori, la cual se puede bajar en los alegatos finales o, en todo caso, la Sala Penal Especial de la Corte Suprema puede considerar otro standard de prueba que permita tener la culpabilidad de Fujimori en este caso. Con todo, ya está suficientemente demostrado que Fujimori sabía, avalaba y encubría los crímenes de su escuadrón de la muerte afincado en el Ejército Peruano.

Pero, como vemos, la política puede comenzar a interferir en un proceso que, hasta ahora, viene siendo llevado de modo pulcro. Esperemos que en noviembre sea la justicia la que prevalezca.

MAS SOBRE EL TEMA:

Ideele Radio: Fiscal Avelino Guillén comenta el juicio y la presencia de Los Iracundos en Barbadillo

Javier Velásquez Quesquén, presidente del Congreso: Visita de Los Iracundos a Fujimori no fue irregular

Advertisements

SOSA, EL ESPIA Y ALAN GARCIA

 

Hoy, en el marco del juicio a Alberto Fujimori, asistió Jesús Sosa Saavedra, quien ha sido interrogado por el fiscal Avelino Guillén. La línea de preguntas de la mañana y la tarde ha procurado corroborar, en forma cronológica, la serie de revelaciones que dio a Ricardo Uceda, para la elaboración del libro Muerte en el Pentagonito.

El ex miembro de Colina comenzó con el pie en alto, al señalar que dos de los ex Comandantes Generales del Ejército que habían declarado en el proceso habían mentido. Las alusiones a Nicolás Hermoza Ríos y José Villanueva Ruesta Pedro Villanueva fueron bastante obvias.

Pero lo que viene resaltando la prensa es el testimonio de Sosa sobre la captura y asesinato del espía ecuatoriano Enrique Duchicela, ocurrido en 1988, a quien se le ejecutó por haber conseguido secretos militares peruanos. Sosa apunta alto en sus acusaciones:

“Fui llamado por el coronel Oswaldo Hanke para realizar este trabajo. (Hanke) me informó que esta era una orden expresa del presidente de la República, Alan García Pérez, me acuerdo que esto fue en mayo o junio de 1988″, dijo.

“Al término de la misión yo fui a conversar con el coronel Hanke a su despacho, estando allí por el videoteléfono lo llama el comandante general y es felicitado por haberse realizado con éxito la operación y le expresa las felicitaciones del presidente de la República (Alan García Pérez) lo cual me consta porque yo estaba en la oficina del coronel Hanke”, contó ‘Kerosene’.

Cabe mencionar que García, entrevistado por Uceda para su investigación, negó su participación en los hechos. Pero quedó una pregunta flotando para el periodista: ¿cómo informó el Ejército de los hechos al Presidente?

El proceso penal seguido por este hecho involucra tanto a Sosa, como a sus superiores inmediatos – Oswaldo Hanke y Harry Rivera – y tres suboficiales que participaron en la ejecución y posterior incineración de los restos del espía ecuatoriano. García ni siquiera ha sido llamado como testigo en dicho proceso. Luego de esta declaración, ¿seguirán sin llamarlo?

Quizás ahora se entiende mejor porque García no profirió palabra alguna sobre derechos humanos durante su mensaje del lunes.

MAS SOBRE EL TEMA:

Utero de Marita: Kerosene echa a Alan

Elite Sadomasoquista: ¿Para quién juega Sosa?

MINISTERIO DE CULTURA, ¿PARA QUE?

El único gran anuncio del mensaje presidencial fue el inicio del debate para la creación de un Ministerio de Cultura. Para quienes se perdieron dicho pasaje, Alan dijo exactamente esto:

le propongo al Congreso iniciar el debate para la creación del Ministerio de la Cultura que reivindique el pasado del Perú, porque esta es la Madre Patria de Sudamérica, pues de aquí nacieron los otros países. Discutamos la creación del Ministerio de Cultura que promueva la literatura, el teatro, la pintura, el cine, la música y otras expresiones. Ese Ministerio no requiere mucho gasto, casi ninguno, pero existe en toda Europa y Latinoamérica, y sin embargo aquí no existe, donde tenemos tantas razones para crearlo. Le pido ayuda a los artistas e intelectuales del Perú para hacerlo realidad.

Inmediatamente, las voces en contra, se hicieron notar. El editorial de Aldo Mariátegui de ayer culmina diciendo que esto crearía más burocracia, a contrario de lo que dijo su admirado Presidente.

Y en un rapto de sinceridad, el presidente de la CONFIEP Jaime Cáceres Sayán ratificó varios de los estereotipos empresariales, al señalar que:

Lo que nos ha sorprendido es la propuesta de crear el Ministerio de Cultura cuando en realidad lo que creemos es que debió haber presentado la propuesta del Ministerio de Turismo, que es una propuesta de la Confiep y que es lo que puede generar una gran cantidad de empleo. La parte de la cultura la puede manejar el INC.

Alusiones patróticas o empresariales al margen, lo cierto es que el Presidente ha planteado un tema que se encuentra en debate intelectual hace algunos años y que, incluso, fue mencionado en el mensaje presidencial de Alejandro Toledo de 2005, cuando ya no había tiempo para reformas.

Pues bien, quienes se encuentran a favor de una entidad como ésta, señalan, entre otros, estos argumentos:

En líneas generales, un eventual Ministerio de Cultura debería tener como objetivo incorporar a la cultura como un componente clave de las estrategias de desarrollo y vincular las políticas culturales con el conjunto de planes gubernamentales en otros ministerios. En esa lógica, se trataría de intervenir creativamente en problemas básicos de la sociedad peruiana promoviendo el diálogo intercultural, estimulando la creatividad y fomentando la participación de los ciudadanos sin distinciones ni exclusiones de ningún tipo. Debería ser misión de este organismo preservar el patrimonio cultural, promover la investigación sobre el mismo, estimular a las industrias culturales y establecer redes internacionales de intercambios simbólicos. Lograr todo ello supone crear marcos institucionales adecuados, fortalecer a los diferentes actores culturales y estimular la formaciòn de un mercado mucho más diverso y equilibrado. En la actualidad hay en el país una demanda para que el Estado promueva y facilite el desarrollo cultural; una demanda por gestionar mejor la cultura (leyes de fomento, creación de fondos públicos, construcción de infraestructura, capacitación a maestros, etc.) y por apoyar lo que ya existe de otra manera

(Guillermo Cortés y Víctor Vich, Prólogo de “Políticas Culturales. Ensayos Críticos”, Lima, IEP – INC – OEI, 2006, pp. 15 – 16)

Pero ello implicaría que se deje de ver a la cultura como un asunto meramente de cuidado de patrimonio histórico, la tarea principal del Instituto Nacional de Cultura a lo largo de las últimas décadas. O que la cultura se deje de concebir como sinónimo de “cultura culta”, sino que también incorpore a todas las manifestaciones musicales (como, por ejemplo, el rock, la salsa o la cumbia), artísticas, cinematográficas, entre otras. Y claro, también implica ver a lo cultural como manifestaciones cotidianas que influye en nuestros comportamientos, por los que temas como la discriminación, la reconciliación, entre otros, podrían ser vistos también desde esta arista.

En cuanto al tema burocrático, que a muchos preocupa por incremento de gasto, lo cierto es que actualmente el INC, tal como está, tiene serios problemas para cubrir los costos de su tarea. Así que la creación del Ministerio de Cultura deberá tener en consideración este factor para saber que tareas precisas va a tener – sobre la base de la visión antes descrita -, y, en base a ello, poder definir con cuantos funcionarios se podría hacer una labor más eficiente en la promoción e investigación cultural.

Finalmente, una interrogante mayor es saber quien va a estar a cargo de este nuevo sector. En el caso de Antonio Brack y el Ministerio de Ambiente, muchos de los especialistas en la materia reconocen sus buenas intenciones y competencia en medio de un gobierno que no tiene el tema ambiental entre sus prioridades.

Sin embargo, lo mismo no se podría decir de Cecilia Bákula, actual jefa del INC y a quien, sin duda, Alan García tendrá como primera en su lista para encabezar la nueva cartera a crear. Su gestión durante el 2007 fue un desastre, cuyo signo mayor de descalabro fue la censura a Piero Quijano por dibujos críticos del Presidente de la República y de las Fuerzas Armadas.

Pero a ello se suma una denuncia en su contra que, aunque venía circulando por medios culturales y blogs hacía varios meses, recién es puesta en evidencia de modo más documentado. Pues bien, de acuerdo con La República, la señora Bákula viene copando varios puestos en el INC con miembros de Avanzada Católica, la agrupación religiosa a la que pertenece. La jefa del Instituto Nacional de Cultura tiene todo el derecho a ser lo conservadora que quiera en términos religiosos, dado que es su opción personal, pero no a despedir gente o contratarla sobre dicha fundamentación.

Sin duda, esta discusión recién comienza. ¿Tendrá un buen final?

MAS SOBRE EL TEMA:

El Blog del Morsa: ¿Ministerio de Cultura en el Perú?

Pospost: La creación de un Ministerio de Cultura en el Perú

UN MENSAJE MEDIOCRE

Ver Foto

No me quedan muchos ánimos para escribir sobre el mensaje del día de ayer. No porque ayer 28 el día fuera malo – y aquí tengo a varios que podrán dar testimonio de que la pasé realmente bien -, sino porque, digamos, aunque tenía pocas expectativas sobre lo que fuera a decir el Presidente, el saldo fue más negativo de lo que pensaba.

No comenzó mal el discurso. Se abordó, como se tenía pensado, el tema de la inflación como principal preocupación ciudadana. Y aunque la mayor parte de la explicación siguió recayendo en los factores internacionales, García no dejó de reconocer que algo se tenía que hacer. El problema es que no dijo que era exactamente ello.

Luego, se ensayó una suerte de autocrítica, en el que no se dejó de reconocer que hubo poca modestia en muchos momentos del gobierno. Sin embargo, también quedó allí nomás.

Por lo demás, el mensaje fue bastante desordenado y demasiado cargado de cifras. Digamos, llegó a un punto en el que escuchar cifras de carreteras, kilowatts y demás fue realmente agotador. Si Alan tenía la intención de convencer al país de que trabaja para que todo siga bien y el Perú avanza, pues llenando a la gente de datos no era la mejor salida.  Si los interesados en la política estuvieron francamente agotados, me imagino como es que el ciudadano común y corriente debe haber tomado esto.

Por lo demás y, como bien lo anotó Julio Cotler, más que un presidente conservador, a García le cae bien el mote de estalinista, porque todo lo pretende hacer girar alrededor de los medios de producción. Y es que las ausencias del mensaje fueron notorias: educación, salud, justicia, derechos humanos, lucha contra la corrupción, institucionalidad democrática y manejo de conflictos sociales. Precisamente, las áreas en las que el Presidente tiene sendos jalados.

Por lo demás, desde la época de Fujimori no escuchaba a un orador presidencial tan mediocre. Y eso que hablamos de alguien que se preció durante muchos años de ser el gran experto en esa materia. El discurso de Alan García ha devenido en hueco, vacío y sin sustancia alguna.

Pero, peor para el país, es que ese discurso está tan igual como la gestión de gobierno.

PD: ¿Alguién me quiere explicar en que consiste la “reforma del alma” propuesta por el Presidente de la República?

MAS SOBRE EL TEMA:

Versión completa del discurso presidencial

Menos Canas: El mensaje incompleto

Susana Villarán: Un mensaje sin “alma”

DOS AÑOS CON ALAN

Si, llegamos ya a los 2 años conviviendo – presidencialmente hablando – con Alan García. Así que es hora del balance de rigor, para ver en que le fue bien o mal al Presidente de la República (y así estar atentos a los errores y omisiones del Mensaje de mañana).

LO BUENO (sí, lo hubo):

Creo que nadie puede mezquinarle a García el hecho de que se haya mantenido el crecimiento económico a niveles bastante altos. Ya son 84 meses en que el país tiene mayores recursos. El tema es como administrarlos y, como veremos más adelante, allí está el mayor déficit del gobierno.

Otro éxito de estos dos años, pero esta vez a pesar de García, ha sido la extradición y procesamiento de Alberto Fujimori. Si bien el acercamiento con el fujimorismo es más que evidente, hasta el momento, no han existido intervención alguna de parte del gobierno en el juicio. Esperamos que esa actitud se mantenga, aunque las sospechas, luego de la cita Alva Castro – Fujimori, son más que fundadas.

Otro logro del bienio es la aprobación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, aunque para que nos beneficie serán necesarias las medidas internas, sea de mejora de la competitividad como de compensación. Y los controvertidos Decretos Legislativos dictados a fines de junio deberán ser analizados en profundidad para comprobar si es que contribuyen a dicho objetivo.

En política exterior, hay que destacar tres cosas. La primera, es la organización de la Cumbre ALC – UE, a pesar de ciertos tropiezos. En segundo lugar, la campaña iniciada desde Cancillería para pedir explicaciones a la Unión Europea por la Ley del Retorno, que podría afectar a varios de nuestros compatriotas, además de violar derechos fundamentales.

Pero, de trascendencia mayor es la interposición de la demanda ante la Corte Internacional de Justicia sobre el diferendo marítimo con Chile. Este recurso legal no sólo nos dará una solución final a un conflicto que se ha mantenido durante varias décadas, sino que también les demuestra a los halcones de uno y otro lado que este tipo de diferencias se puede resolver de modo pacífico.

La evaluación a los maestros podría estar dentro de este rubro. La intención era buena, por lo menos en el papel. El problema es que se llevó a cabo de mala forma y sin respetar los derechos de los profesores. Digamoslo claro, no todo debió quedarse en neutralizar a la dirigencia del SUTEP. La falta de visión del Ministro Chang fue clamorosa.

Finalmente, el programa de reparaciones colectivas a las víctimas del conflicto armado interno deberá estar entre los activos de este gobierno. No incluyo aquí la creación del Consejo de Reparaciones, pues, por inacción gubernamental, podría cerrar sus puertas en los próximos días.

LO MALO:

Si lo de la aprobación del TLC fue bueno, su contraparte fue negativa. La carencia de implementación de medidas que permitan un TLC “hacia adentro” hace que algunos mantengamos nuestras expectativas sobre los beneficios de este acuerdo comercial en suspenso, dado que no necesariamente se cubre a los perdedores ni a todos los que podrían ganar.

La carencia de reformas institucionales y políticas públicas que vayan más allá del crecimiento es algo crucial para entender las limitaciones del gobierno. Al no entender que sin instituciones sólidas, el Perú no avanza, García deja la misma tarea pendiente que su antecesor: sectores básicos sin reformar, servicios necesarios que llegan de modo insuficiente a las personas, descontento garantizado, Estado lejos de todos nosotros, el país del Perro del Hortelano.

Las acciones del vicepresidente Giampietri contra las ong’s de derechos humanos se inscriben dentro de la poca importancia que este gobierno le ha dado a este tema, sea en la elaboración de políticas públicas, como en el cumplimiento de las recomendaciones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación y, por cierto, y esto preocupa aún más, en el lenguaje cotidiano del gobierno.

En lo económico regulador, dos temas bastante sensibles han sido la pérdida de independencia de los organismos reguladores de servicios públicos, con un nuevo sistema de elección que hizo que varios funcionarios presentaran su renuncia y la reducción de sueldos en la alta burocracia estatal, lo que ha hecho perder a varios tecnócratas eficientes, que han pasado al sector privado.

La ingerencia aprista en el Tribunal Constitucional se puso de manifiesto con el proceso de elección de magistrados, teñido de varias dudas, así como en la reciente renuncia de César Landa a la presidencia de este organismo, por motivos aún no aclarados. Ello se completa con el descuido de la reforma de la administración de justicia, que duerme el sueño de los justos.

La ineficiencia del sistema de defensa civil durante el terremoto fue clamorosa. Y luego de ver los acontecimientos recientes en Puno, se puede decir que nada se ha avanzado en mejorarla.

La compra de computadoras para escolares sin sustento técnico ni pedagógico es una muestra de la política educativa del gobierno. Mayor tecnología, más maquillaje, pero sin idea alguna de lo que se quiere hacer en mejora de lo que en realidad importa: que los estudiantes del país tengan mejores herramientas para ser mejores profesionales y mejores ciudadanos. De ello, el Ministro José Antonio Chang no habla. Business son business.

Y para cerrar, se dieron anuncios que nunca se llevaron a cabo, como el Pacto Social que nunca fue implementado o la Oficina Nacional Anticorrupción, que cerrará el próximo miércoles con más pena que gloria, sin apoyo gubernamental ni definición clara de funciones.  

LO FEO (preparar pastilla de Gravol para leer):

El tono conservador del gobierno y su acercamiento con el fujimorismo despide el hedor con el que durante estos años hemos observado al gobierno. Y es que estos dos hechos son los que definen su actuación política, sus ganas de confrontar las críticas con adjetivos bastante gruesos, la satanización de la protesta, su poca preocupación por lo social y por los derechos de todos nosotros. Y por ello encabeza la lista de lo horribilis de este régimen. Ello explica porque tuvimos un spot contra el Paro Nacional 2008 utilizando a Montesinos.

Que Pisco siga siendo un páramo a un año del terremoto ya no solo constituye una irresponsabilidad, sino también es el más claro monumento a la indiferencia gubernamental, a la alta burocracia estatal ineficiente, a los funcionarios que se aprovecharon del puesto para hacer negocios con el gobierno y, en fin, a un país que no ha aprendido las lecciones de su pasado más reciente.

Las iniciativas para implantar la pena de muerte en el Perú se detuvieron felizmente en este segundo año. Pero siempre hay que recordar que fue Alan quien nos regresó a tiempos de la Inquisición.

Es sintomático que la palabra inflación, aunque aún baja, haya vuelto a formar parte del vocabulario popular. Y las fallas no solo son internacionales, sino que reflejan que algo de responsabilidad hay en Palacio, que se ha hecho personalmente responsable de lo que ocurra en la economía. Igual que en 1987.

Mantener a Luis Alva Castro en el Ministerio del Interior fue quizás el más claro signo de desafío a la población. Su carencia de políticas de seguridad ciudadana, sus compras equivocadas, los retrocesos en la reforma policial y, claro, su negociación con Fujimori lo convierte en candidato a irse hace tiempo. Pero ya sabemos, Alan no premia las buenas gestiones.

Y había que hablar de escándalos como las influencias de Carlos Arana en el sector Vivienda y los golpes a dos periodistas en el local aprista de Pueblo Libre, la compra de contenidos en diarios por parte de Hernán Garrido Lecca, la última elección de la presidencia del Congreso, los escándalos de corrupción como Patrulleros I y II, Ambulancias, Banco de Materiales, RBC, INPE, Tula Benites y un largo etcétera. Pero ya me tomaría más tiempo y más líneas. Y creanme, esos ejemplos bastan y sobran.

Si me piden que resuma esto en una nota, pues sería 09. ¿Y tú, que nota le podrías al Presidente?

FAUSTO EN EL CONGRESO

Esta mañana Javier Velásquez Quesquén fue elegido presidente del Congreso. Sin duda, una víctoria política del APRA, pero conseguida a un costo que, en el mediano plazo, no solo les puede resultar caro a ellos, sino también a buena parte de la política peruana.

El partido de gobierno ha afianzado su alianza con el fujimorismo, luego de varias idas y venidas. Si ya esto se debía a coincidencias importantes en el estilo y orientación del gobierno (ver editorial de La Razón de hoy, para mayor explicación), lo peligroso es que puede haber algo detrás de la mesa que se pueda estar cocinando y que huele a podrido. No en vano es el médico de Fujimori quien está en la Mesa Directiva del Congreso.

Se ha confirmado que Luis Alva Castro fue a la DIROES esta semana. Todo indica que se negoció algo con el reo de Barbadillo. Y la verdad, ver a un partido que fue perseguido por el fujimorismo durante años negociar con el partido que representa a un golpista y a un delincuente, no sólo da lástima, sino asco. Aunque claro, el APRA tiene una larga historia de negociar con sus perseguidores.  Manuel Prado y Ugarteche y Manuel A. Odría pueden dar fe desde el otro mundo de ello.

Pero, además, el APRA nuevamente ha premiado el transfuguismo. Álvaro Gutiérrez, ex financista de Humala, es otro de los integrantes de esta directiva. Lo mismo ocurrió con Carlos Torres Caro el año pasado. Digamos, aprovechar a estos oportunistas que llegaron gracias a los votos aluvionales de Ollanta Humala – quien, por cierto, debería comenzar a preocuparse por una mejor selección de su entorno, que estaba lleno de Judas – se ha convertido en parte habitual de los arreglos parlamentarios de la bancada de gobierno.

Finalmente, para todo efecto práctico, Unidad Nacional ha dejado de existir el día de hoy. Ya no es sólo la presencia de Fabiola Morales en la Mesa, sino también sus adjetivos contra el PPC. Una pugna que se veía venir desde hacía varios meses. Por una cuestión de sinceramiento, es hora que, de una vez, se liquide esta alianza, cada día más contranatura.

Triste día para el Congreso, en el que los golpistas, los transfugas y los traidores terminan siendo premiados por un partido que parece haber perdido lo poco de decencia que le quedaba. Pero cabe recordar que, como todo en la vida, el poder es efìmero y que quienes hoy están arriba, mañana no lo estarán.  Venderle el alma a Mefistófeles tiene sus costos. Goethe se lo puede contar esta noche al Presidente de la República. Ojalá sepa leer el mensaje.

MAS SOBRE EL TEMA:

Augusto Álvarez Rodrich: Pacto con pata de cabra

Rosa María Palacios: Llegó el circo

El Comercio: Apristas y fujimoristas en el Congreso

Física 3: Ciertos pactos apestan

Útero de Marita: El nuevo Presidente del Congreso

RPP, LA RADIO DE FUJIMORI

Si, ya se que decir esto no es novedad y que hay excepciones a la regla como Patricia del Río, Raúl Vargas y Augusto Álvarez Rodrich. Pero la cobertura del juicio a Fujimori por parte de la radio más importante del país es francamente escandalosa.

El primer indicador lo dio Marco Sifuentes, al denunciar al abogado – comentarista Julio Rodríguez, penalista cuyos comentarios parecían un auspicio gratuito al estudio Souza & Nakazaki.

Pero el miércoles, la cosa fue abierta. En buena parte de la audiencia se discutió la admisión de un “amicus curiae” – para los legos en Derecho, un informe jurídico de un tercero que no es parte en el proceso – elaborado por la Universidad George Washington, una de las mejores universidades en materia de derechos humanos.  La discusión fue curiosa: mientras que Pelaez y Ronald Gamarra (quien dijo que no necesariamente estaba de acuerdo con todos los argumentos de esta universidad, pero que compartía el fondo del asunto) le pedían a San Martín y compañía que aceptara el amicus, Nakazaki hacía lo imposible para que se descartara la inclusión del documento.  La Sala señala que el tema se decidirá el miércoles, antes que declare Jesús “Kerosene” Sosa.

Y aquí viene el asunto. Con un esfuerzo digno de La Razón, el reportero de RPP Ricardo Gómez Palma, se mandó con una nota en contra del amicus y en una defensa desaforada de Fujimori, cuyos párrafos más importantes destaco:

Hasta el momento ambas partes, tanto la defensa como la acusación, afirman estar ganando el juicio. Sin embargo en el rubro testigos, el de mas peso hasta ahora, la representación de Fujimori Fujimori parece haber salido favorecida por la actitud y mejores técnicas interrogatorias puestas en juego con suficiencia y eficacia por Cesar Nakasaki.

No obstante la palabra final la tiene el Tribunal que integran además de César San Martin, Víctor Prado y Hugo Príncipe. La responsabilidad que descansa sobre sus hombros es tremenda y tanto la Fiscalía como la defensa de Fujimori, temen que la enorme presión mediática termine por inclinar la balanza hacia uno u otro lado.

Y luego dicen que esta radio es “la voz de un gran país”. De un país naranja, será.