FUJIMORI – MONTESINOS: EL REENCUENTRO

Fujimori Montesinos

(08:50 AM): Estamos a pocos minutos del momento más mediático del proceso a Alberto Fujimori por violaciones de los derechos humanos: el encuentro con Vladimiro Montesinos.

Si bien el Fiscal Guillén tiene más de 1,000 preguntas preparadas para tamaño testigo, la mayoría de analistas políticos y judiciales se inclinan por la hipótesis del silencio. El ex asesor no diría palabra alguna, considerando que él mismo estaría autoinvolucrándose en hechos que podrían costarle 35 años de prisión.  

Estaré actualizando este post cada vez que tengamos novedades – si es que las hay -, pero, por el momento, vayan disfrutando como entremés de los análisis previos:

Augusto Alvarez Rodrich: Dos viejos amigos

La República: “Yo daba cuenta al jefe de Estado”

Nelson Manrique: Los gemelos malvados

Umberto Jara: Si Montesinos habla, dirá medias verdades

Roberto Gil Lavedra, ex juez de la Corte Interamericana: Es posible encontrar culpabilidad en Fujimori sin que medie una orden escrita.

(11:00 AM): Acaba de terminar la primera parte de la audiencia. Un enfervorizado Vladimiro Montesinos negó que él y que Fujimori tuvieran algo que ver con los casos Barrios Altos y La Cantuta, con lo que comenzó su declaración ante la Sala Penal Especial de la Corte Suprema.

Vladi en el juicio

La audiencia comenzó con la presentación de una serie de documentos encontrados en la computadora de Rafael Merino Bartet en el SIN, los cuales comprometerían seriamente a (a) “Presidente” y (a) “Asesor”, dado que contienen desde resoluciones fiscales y judiciales, hasta las preguntas que los periodistas debían hacerle a Nicolás Hermoza a su salida de la audiencia parlamentaria sobre el caso La Cantuta.

Montesinos ha negado la veracidad de estos documentos y ha señalado que pertenecen a los recortes periodísticos coleccionados por Merino Bartet. Es muy probable, según fuentes de la Sala, que Merino sea citado a declarar a este proceso.

Llamó la atención que Montesinos señalara que era “subordinado de Alberto Fujimori” y “oficial de inteligencia en inactividad”. También el tono bastante confrontacional, que incluyó la acusación al fiscal Avelino Guillén de haber coordinado una resolución para exculpar al ex jefe del SIN Edwin “Cucharita” Díaz y a Roberto Huamán Azcurra por cargos de chuponeo, así como otra acusación al ex Ministro de Defensa del gobierno de Alejandro Toledo, Marciano Rengifo, de haber participado en espionaje telefónico en la década de 1970.

El ex asesor se ha negado a declarar sobre como comenzaron sus vínculos con AFF, basándose en el secreto profesional de los abogados. Asimismo, negó haber patrocinado narcotraficantes, aunque reconoció que nunca estuvo presente en audiencia alguna.

Al final de esta parte de la audiencia, Montesinos señaló que nunca fue dado de baja del Ejército por medida disciplinaria y que su famoso viaje a Estados Unidos en los años setenta se trató de una misión especial secreta sobre Cuba. Dejó entrever que habría seguido ascendiendo en la estructura del Ejército. De las investigaciones periodísticas sobre la materia, Montesinos ha mentido en este punto, dado el equívoco de fechas y la negativa de un proceso en el Consejo Supremo de Justicia Militar, que sí existió.

(1:30 PM): Ha terminado la audiencia de hoy con un final relativamente esperado. Luego de contestar parte del interrogatorio del Fiscal – hay que decirlo, Pelaez hoy estuvo fatal -, Montesinos se acogió al derecho al silencio, sin contestar ninguna pregunta sobre temas de fondo.

La decisión fue aceptada por la Sala, dado que el testigo en cuanto acusado en otros procesos podía hacer esto -y declarar en el juicio que se le sigue en la Corte Superior de Lima por estos casos -, pero llamó la atención a Montesinos por indicar esto al final de la declaración y no al inicio de la misma, cuestión que, por un mínimo de respeto a todos los involucrados, debió hacer.

Montesinos negó varios hechos, como el apoyo del SIN a la candidatura de Fujimori en 1990. Sin embargo, reconoció su participación en el nombramiento de varios funcionarios militares al inicio del régimen. En el caso del Fiscal Guillén insistió en la acusación hecha en la primera parte de la audiencia, indicando que su intervención fue por “razones de Estado” y que la resolución habria sido hecha 3 días antes del golpe del 3 de abril. También pretendió involucrar a otro ex Ministro de Defensa, Roberto Chiabra, en el espionaje telefónico de 1990.

El testigo no brindó elemento alguno que exculpara a Fujimori, tanto por el tema de su acogimiento al silencio, como porque se negó a responder a varias preguntas acogiéndose a no declarar bajo la monserga “los temas de inteligencia no se ventilan publicamente y menos ante los tribunales”.  Su única defensa del reo fue alabar la lucha antisubversiva en términos genéricos. No se refirió a hechos entre 1991 y 1992 (sobre los que dijo en un inicio que iba a declarar), sino que se refirió al tema de las entrevistas con Abimael Guzmán luego de su captura en 1992.

En suma la declaración de Montesinos ha procurado, más que una defensa judicial, una defensa mediática y comenzar a ejecutar algunas venganzas personales del ex asesor.

El miercoles continuará el proceso con la presentación del ex Comandante General del Ejército, Pedro Villanueva.

POST SCRIPTUM:

Avelino Guillén le ha declarado a El Comercio lo siguiente:

“Es clara la intención de que con sus aseveraciones Vladimiro Montesinos pretende cuestionar el desempeño funcional de un fiscal. Lo cierto es que efectivamente nosotros intervenimos en ese proceso que se siguió con esos funcionarios por el caso del chuponeo telefónico. Cuando concluyó la investigación judicial nosotros lamentablemente comprobamos que no existían mayores elementos de juicio para determinar la responsabilidad penal de quienes eran procesados por esa causa. Es por eso que nosotros nos pronunciamos por el archivo provisional de esa causa”, precisó el fiscal supremo adjunto en comunicación con elcomercio.com.pe.

Nuestro criterio se tomó de manera independiente, autónoma. No tuvimos ningún contacto con Montesinos. A mí esa acusación de Vladimiro Montesinos, el jefe de la mafia, más bien me honra”, añadió Guillén.

El fiscal Guillén añadió que precisamente por iniciar el proceso por chuponeo telefónico fue separado del Ministerio Público el 5 de abril de 1992. “Yo fui separado de la fiscalía el 5 de abril de 1992 justamente porque inicié ese proceso de chuponeo telefónico”, indicó.

MAS SOBRE EL TEMA:

Menos Canas: Estrategia verbal

Utero de Marita: Montesinos limpia a Fujimori

Pepitas: Montesinos, un mono con metralleta. Pretendió limpiar a su socio

Susana Villarán: Montesinos en el juicio a Fujimori

César Hildebrandt: Fujimori y Montesinos

El Comercio: Hasta Nakasaki dice que el testimonio de Montesinos no sirve

Ántero Flores – Araoz: Montesinos tendría más videos

Gladys Echaiz, Fiscal de la Nación: Montesinos miente al acusar a fiscal Guillén

José Pelaez: La Sala fue “muy blanda” con Montesinos (¿?)

2 thoughts on “FUJIMORI – MONTESINOS: EL REENCUENTRO

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s