ANALIZANDO A ALAN

Luego de las últimas apariciones públicas del Presidente de la República, en las que el rebosante optimismo por la economía aparece mezclado con el populismo más frenético y una preocupante tendencia autoritaria en el discurso, muchos han comenzado a pensar que, para ver lo que hace Alan en el gobierno, ya no es solo necesario el prismático del analista político, sino también el del psicólogo.

Quizás no sea del todo descabellado. A mi modo de ver, García – a pesar de su signo económico – no ha cambiado mucho en su personalidad. Muchos de los signos de su personalidad que nos mostró en su primer gobierno nos acompañaron han vuelto a salir: la omnipresencia mediática, la anulación de la oposición, la declaración desmesurada. Todo esto acompañado de un signo de los tiempos: el achoramiento del personaje. Como comentaba con un amigo, el discurso presidencial ha dejado de tener las dotes oratorias de otrora – salvo en ocasiones como las de la Cumbre ALC – UE – para pasar a un estilo en el que la vulgaridad verbal, el insulto fácil y lo que el mismo Alan llamó “política de cantina” han pasado a dominar la escena pública.

Otros le llamarían lenguaje de gamonal, tan presente en cercanos a su gobierno como Ántero Flores Araoz – “¿le vas a preguntar a las llamas y vicuñas sobre el TLC?” – o José Chlimper – “Con mis armas, con la licencia de Discamec, mañana tomaré el puerto. Si la Marina no puede, yo sí”.

En una entrevista con Utero.tv, Juan Carlos Tafur señala que:

“Yo veo un síndrome del poder que se reedita. A partir del segundo año de gobierno comienza a desequilibrarse. Le ocurrió en el gobierno del 85 al 90, en el segundo año estatiza la banca, comienza la debacle del gobierno y hoy empieza a dar tumbos, declaraciones insensatas, contradictorias, iracibles, se empieza a descomponer el personaje”.

“El tiene el alma populista. Eso no le va a quitar nadie. Está autocontrolado haciendo el gobierno que está haciendo. Para él es un suplicio”.

Es cierto lo que dice Tafur. Tenemos a nuestro Presidente desfilando cual modelo de pasarela en cuanto comercial de empresas mineras hay y, al mismo tiempo, se va con propuestas como la de los juegos olímpicos. “Pensar en grande” equivale a que todos nos callemos la boca y aplaudamos cual focas al Presidente.

El problema es que la política pasa a ser lo que describe Julio Cotler hoy en El Comercio:

El presidente parece más un gerente de relaciones públicas de empresas que un político que busca consensuar acuerdos. Cuando encuentra oposición los insulta, somos perros. ¿Qué cosa es la gobernabilidad democrática? Convivir con el diferente. A mí esta euforia de García me hace recordar su euforia de 1987. No aceptaba razones de nadie y podría decir las cosas más inverosímiles. Esta historia de los juegos olímpicos es una muestra. En vez de hablar de olimpiadas, ¿por qué no se propone que, cuando acabe su gobierno, el doble de los chicos comprenderá lo que lee y hará las cuatro operaciones matemáticas? Pero no, él tiene esa cosa fastuosa y faraónica. No quiere hacer política porque hacerlo significa ceder, reconocer a los otros. Si hay una huelga, García saldrá a decirles de terroristas para arriba. Hay un talante autoritario.

La intolerancia llega a niveles tales que no acepta críticas de sus propios aliados mediáticos, como Aldo Mariátegui, quien en términos bastante respetuosos – raro en él – le dice: “Caballo Loco, no la sigas regando”:

Es malo que se insista tanto en ese disparate de postular a ser sede de las Olimpiadas o que se diga que vamos a tener una pobreza inferior a la de Estados Unidos en el 2015, porque mueven a befa, hacen que se pierda respeto y se melle la figura presidencial, le hacen perder la “gravitas” y “dignitas” –tipo De Gaulle– que debe tener. Ya uno comienza a escuchar por doquier comentarios burlones sobre la cordura presidencial o que se resuciten apodos equinos de los ochenta que deben ser sepultados para bien del país.

¿Qué nos indica esto? La poca confianza que tiene el Presidente en alguien que no sea el reflejo de su espejo. Ni en los apristas, ni en sus aliados empresariales, ni en sus aplaudidores mediáticos de hoy. Es un solitario que solo se hace caso a si mismo y a la voz de su cabeza.

Y, como bien sabemos – y lo demostró la experiencia anterior de gobierno – cuando una persona solo se escucha a si misma y no los errores que puede cometer, va derechito al hoyo. Lo malo es que el país se puede ir junto con él al mismo abismo.

Ya saben: Lemij, Bruce, Tafur, Dr. Lecter. Les espera harta chamba.

7 thoughts on “ANALIZANDO A ALAN

  1. Alan es un gran candidato, un mal presidente… creo que ya ha pasado la barrera de la megalomanía que todos conocíamos para hacer declaraciones varias (como por ejemplo la de las Olimpiadas) que muestran que el temor al ridículo y con ello gran parte del sentido de realidad ha desaparecido.
    Es esta pérdida de contacto con la realidad la que nos debe llamar a una mayor vigilancia y alerta… Sobre todo frente a la nula oposición, a una bancada servil. La prensa y los blogs son el medio de fiscalizar y alertar: a estar vigilante Godoy!

    Me gusta

  2. Alan sabe que gritoneando y tabeando la hace linda. Oposicion no existe, el ‘pueblo’ vive contento con los estupidos estupidizantes lios domesticos-peloteros, la prensa está pa llorarrrr… es un rey–papa. Pero iguaaaaaaal con o sin locura, la agenda sigue su camino.

    Me gusta

  3. Creo que sería más interesante psicoanalizar a los caviares, el porqué de su ausencia de sentido del ridículo (ese post defendiendo la malhadada sentencia de la CIDH contra el Perú ya es de antología), qué conflictos internos se reflejan en esos malabarismos verbales que son sus documentos (los comunicados del IDEHPUCP son una muestra clínica) y su sentido de evasión de la realidad (que los llevan a creer que hablan en nombre de las grandes mayorías, cuando en los procesos electorales no sacan ni para el té) harían las delicias de los seguidores de Freud.

    Me gusta

  4. Ya me estaba preocupando con la forma cómo conducía Alan García su gobierno (la estaba haciendo bien, ¿no?), pero felizmente creo que no nos defraudará nunca y seguirá desbocado como siempre… y poco a poco regresa a la normalidad (¡qué mello!, como dice mi hijita). Eso demuestra que en política, las personas no cambian (bueno, y en el ámbito personal tampoco)… lo que viene es sencillo de predecir: Alan destruirá todo lo avanzado… y quizás postulará para el 2016 (gracias a la amnesia colectiva crónica de los peruanos) y así podrá inaugurar las Olimpiadas Perú 2020 (Alfredo P. estarás allí de todas maneras, ¿cierto?)… Pero antes, ¿no creen que debería terminar el Tren Eléctrico e inaugurarlo?

    Me gusta

  5. Independientemente de las acciones como politico de Álan, pienso que a la gran mayoría se les escapa un detalle fundamental…este hombre no está bien de sus facultades mentales. Y esta no es una opinión política, mas bien compasiva frente a un hombre que ve la realidad lastrado por algun mal que, seguramente, algunos ya conocen pero no se atreven a decir… La unica explicación que encuento a que esta situación no sea evidente para la gran mayoría de peruanos es que están inmersos en un contexto que no les permite analizar algunos actos de Alan…propios, objetivamente, de una persona afectada de algo…¿A alguno de ustedes se le ocurriría patear con furia a un pobre hombre como hizo Alan? ¿O bailar de la forma que todo el mundo ha visto? ¿Es que hay alguien que aterrizando por primera vez en el Perú puede pensar que es un país postulante a unas Olimpiadas?…. Creo que el tema aqui planteado es mas serio de lo que a muchos pudiera parecer….No tiene porque ser tabú pues las decisiones de Alan involucran a todo un país…Sería sensato discutirlo teniendo el suficiente tacto de hacerlo sin hacer padecer innecesariamente a la familia de Alan…pero algo habría que hacer. Todo esto dicho con el respeto del caso.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s