PRETENDIENDO CORTAR A LA CORTE

Corte Interamericana de Derechos Humanos

Todo comenzó con una mentira más del diario La Razón, que había adelantado – sin citar fuentes – que la Corte Interamericana de Derechos Humanos no le daría la razón al Perú en la demanda de interpretación del caso Castro Castro.

Recordemos la historia. A inicios del año pasado se planteó un gran revuelo cuando la Corte Interamericana dio su fallo en el caso Castro Castro, referido a la matanza de varios presos en dicho penal en mayo de 1992, a un mes del golpe de Estado dado por Alberto Fujimori. El operativo, incluso, estuvo a cargo del propio dictador.  Como es natural, se ordenaron indemnizaciones y demás tipos de reparaciones, incluyendo un reconocimiento público en el monumento El Ojo que Llora.  El problema para los peruanos era que varios de los fallecidos eran miembros convictos y confesos de Sendero Luminoso.

Como recordarán, la gritería fue enorme: Algunos hablaron de salirnos de la competencia de la Corte, otros quisieron eliminar El Ojo que Llora y se armó toda una discusión sobre la base de mentiras y falsedades sobre lo que decía o no decía la sentencia.  Finalmente, el Estado peruano planteó una demanda de interpretación de la sentencia, para que se incluyera una condena explícita a Sendero Luminoso y se rebajen las reparaciones.  La demanda, por cierto, hasta ahora no ha sido contestada por la Corte.

Volvamos al inicio. Pues la mentira sobre que la Corte ya emitió su sentencia “en contra del Perú” ha sido repetida – cuando no – por el almirante Luis Giampietri, quien ha aprovechado el pánico para insistir con retirarnos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Sorprendentemente – y en buena hora – el gabinete le ha dicho no al Almirante o, para suavizar las cosas, que es una “opinión a titulo personal” y no representa la opinión del gobierno. Incluso Rafael Rey, habitualmente desaforado en este tipo de temáticas han preferido guardar mutis frente a lo dicho por el vicepresidente Frontón.

Ahora bien, hay que ser claros. La demanda de interpretación no va a cambiar el fondo del asunto, que es que hubieron ejecuciones extrajudiciales y que el Estado peruano – y en el ámbito interno, quienes resulten responsables – tiene que responder por ellas. La vida humana de todos se respeta y los asesinatos, masacres y coches bombas de los senderistas no justifican que el Estado tome justicia por su propia mano. Por algo existe un Poder Judicial.

Sí considero importante que la Corte Interamericana haga un deslinde claro con Sendero Luminoso, a fin que nunca más los interesados de siempre vuelvan a arguir que es un organismo “pro terrorista”. De hecho, para los no enterados, el sistema interamericano preparó un completo informe sobre Derechos Humanos y Terrorismo, que da líneas bastante claras de como combatir este problema sin que se tengan que vulnerar derechos fundamentales, cuestión que sujetos como Giampietri intentan desafiar de cuando en cuando.

Por ello es pertinente recordar lo que señaló un informe emitido por el IDEHPUCP sobre esta sentencia:

La discusión en torno a esta sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos prueba lo difícil que es asumir la universalidad de los derechos humanos, así como demuestra que tan abiertas están las heridas de un conflicto que afectó, conviene recordarlo, a decenas de miles de campesinos pobres de nuestro país. El rechazo que produce Sendero Luminoso se ubica como parte de nuestro sentido común, al punto que se ha convertido en una categoría fundamentalmente negativa en el lenguaje cotidiano. Es lógico y consistente que sea así, pues la dimensión de los crímenes perpetrados por Abimael Guzmán trasciende el análisis factual y se ubica en un componente ético esencial de la sociedad peruana.

Cualquier interpretación jurídica que fundamente la corrección de los argumentos se enfrentará con un sentido común con características de verdad revelada, de axioma que anula cualquier discusión. Por si fuera poco, ciertas coaliciones coyunturales buscan y buscarán fundamentar decisiones y rechazo en función de ese sentido común. Como reparar a los terroristas es una barbaridad, también lo es que sigamos siendo parte de un sistema que los protege y los cobija. Asimismo, cualquiera que levante la voz reclamando que todos los seres humanos gozamos de derechos humanos será calificado como partidario del terrorismo. Las escasas referencias a las responsabilidades que le corresponden a Alberto Fujimori – que son referidas expresamente en la sentencia – nos dicen mucho de las razones del ruido y la niebla que se nos quiere tender, tanto frente a esta sentencia como aquella referida al caso de La Cantuta.

Sendero Luminoso no sólo afectó vidas y futuros de miles de peruanas y peruanos, sino que también contribuyó significativamente al envilecimiento moral de la Nación. Sus acciones y su fundamento ideológico terrorista privaron al país de oportunidades de desarrollo en democracia. De allí que la tentación de la mano dura y los más oscuros capítulos de nuestra historia reciente siempre encuentran una conexión con el argumento de la lucha contra el terrorismo, y que el autoritarismo político y social encuentre entonces cabida y cierto apoyo popular, muchas veces reactivo, como cuando observamos el alucinante apoyo masivo a la pena de muerte, a la intervención de las fuerzas armadas y, como no, frente al tema y a las organizaciones de derechos humanos.

Aprender a enfrentar este problema es, sin duda, una de nuestras tareas pendientes como sociedad.

MAS SOBRE EL TEMA:

Ántero Flores Araoz: Salirnos de la Corte es troglodita, pero deben haber cambios

Eduardo Vega, Adjunto en DDHH de la Defensoría del Pueblo: Perú debe acatar los fallos de la Corte Interamericana

Miguel Jugo: La propuesta de Giampietri busca garantizar el indulto a Fujimori

7 thoughts on “PRETENDIENDO CORTAR A LA CORTE

  1. “La vida humana de todos se respeta y los asesinatos, masacres y coches bombas de los senderistas no justifican que el Estado tome justicia por su propia mano. Por algo existe un Poder Judicial.”

    Godoy!, Godoy! ¿en qué planeta vives?, ¿en qué planeta estuviste durante los 80s y 90s, durante esas décadas de horror que vivimos gracias a los senderistas y sus defensores?.
    Cómo se nota que pontificas desde la tranquilidad de un teclado e ignoras lo que nos tocó vivir a los peruanos en esas décadas: vivimos una guerra declarada por una pandilla de alucinados comunistas que querían implantar una Kampuchea sudamericana a sangre y fuego.
    En una guerra o se mata al enemigo o este te mata a tí, así de simple y enhorabuena que acabaron con esos terroristas de Canto Grande que habían convertido esa prisión en un parque temático del marxismo-leninismo-maoísmo-pensamientoGonzalo.
    En tu defensa de la malhadada sentencia de la CIDH se te olvida mencionar a ese juez brasilero que parece un mal imitador de Jorge Amado, que tuvo la insolencia de sostener en dicha sentencia que las presas senderistas eran unas luchadoras de la justicia camino al sacrifico similares a Juana de Arco.
    Frente a esta insolencia que ofende a las víctimas del terrorismo, ¿debemos bajar la cabeza?, mira, si tu no tienes dignidad, pues la mayoría de los peruanos sí y por eso no aceptamos que unos jueces extrangeros nos vengan a decir cómo tratar a unos terroristas que tanto daño han causado a nuestro país.

    Me gusta

  2. http://www.larazon.com.ar/notas/2008/05/27/01681294.html En Chile se está procesando a 198 policias de la DINA por ejecutar a 119 civiles opositores al régimen de Pinochet en la llamada Operación Colombo de 1975. Igual sucede en todas partes donde se realizaron masacres. En el Perú, no veo porque tienen corona aquellos que asesinaron inmesiricordemente a más de 100 comuneros campesinos en Putis. El ejército debe deslindar responsabilidades de aquellos que usaron su uniforme para asesinar por la espalda a gente rendida… esos malos elementos no merecen ser llamado soldados, menos peruanos porque ensucian la gloriosa institución armada del Perú.

    Me gusta

  3. Hice el articulo de la Corte de San José, y lo allí expuesto no es mentira. Es más, el secretario de derechos humanos del MINJUS hizo unas precisiones interesantes sobre lo que se nos viene. Igual tendremos que pagar abultadas reparaciones a quienes buscaron destruir al país. Si para ti eso es justicia, es un criterio con el cual difiero.

    Revisa por favor http://www.larazon.com.pe/online/indice.asp?tfi=LRPolitica08&td=28&tm=05&ta=2008

    Además, decir que la Nación peruana se ha envilecido moralmente por el fenómeno Sendero Luminoso, y que por ello acepta dictaduras, pena de muerte y se opone a las ONGs es un argumento barato. La Nación peruana sobrevivió, y allí seguimos…

    Me gusta

  4. Una cosa es el tema de Mutis que espero sea investigado y los culpables sancionados penalmente pero una muy distinta hacer caso a las cojudeces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el tema de los terroristas de Castro Castro. Seria genial que los defensores de la Corte (Godoy con cuanto colaboras) paguen estas reparaciones a los terrucos y hagan el desagravio que se pide sino bien vale no tomar en cuenta a la Corte en temas relacionado a terroristas convictos y confesos. Hostia sin consagrar para este caso.

    Me gusta

Añdir un comentario a gonzalo Cancelar respuesta

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s