COMO VAMOS EN MATERIA DE REPARACIONES

reparaciones

El próximo mes se cumplirá un año desde el inicio del Programa de Reparaciones Colectivas, puesto en práctica por la Presidencia del Consejo de Ministros en cumplimiento de las recomendaciones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación y con el que se inició la aplicación del Plan Integral de Reparaciones propuesto por dicho grupo de trabajo.  Tiempo suficiente para ir evaluando cuales son los logros alcanzados y hacernos preguntas para mejorar toda la política de reparaciones.

Para comenzar, es ya un mérito de este gobierno haber puesto atención en al menos una parte de las recomendaciones de la CVR y haber destinado los fondos que Alejandro Toledo no destinó para este programa. El otro mérito es la conformación del Consejo de Reparaciones, encargado de elaborar el Registro Único de Víctimas.

Cabe recordar que son dos entidades las encargadas de ejecutar la política en esta materia. De un lado, el Consejo de Reparaciones se encarga de inscribir a los afectados por el conflicto armado interno – individuales y colectivos – en un registro, lo que permite saber a quien se debe reparar y, en el caso de las comunidades, cuál es su grado de afectación. La CMAN (Comisión Multisectorial de Alto Nivel), dependiente de la Presidencia del Consejo de Ministros, es la que define y ejecuta los programas que conforman el Plan Integral de Reparaciones.  Esta dicotomía en la materia genera no pocas confusiones. En realidad, la CVR planteó un único ente, pero el diseño dejado por el toledismo ha sido respetado por el gobierno aprista y, a estas alturas, parece difícil cambiarlo.

Pero para que todo este funcione, tiene que haber: 1) Presupuesto y 2) una política clara sobre la materia.

En cuanto al primer punto, si bien la CMAN tiene ya partidas para hacer las entregas programadas a las comunidades, es el Consejo de Reparaciones el que tiene problemas. Como lo mencionó su presidenta, Sofía Macher, es necesaria la aprobación de un crédito suplementario que le permita al Consejo seguir abriendo oficinas en todo el país y continuar con su trabajo que no es poca cosa. De un lado, integrar las listas ya existentes – CVR, inocentes indultados, comunidades incluidas en el Censo por la Paz, desaparecidos, Fuerzas Armadas y Policiales – así como la inscripción de afectados no incluidos en estas listas. En otras palabras, Jorge, suelta el billete.

En cuanto a la política, hay que afinar algunos aspectos de la misma. Uno de ellos, quizás el central en el tema de Reparaciones Colectivas, tienen que ver con los criterios de entrega del monto (S/.100,000) a cada comunidad. ¿Por qué? Porque cada comunidad se vio afectada de modo distinto, tan es así que el Consejo de Reparaciones, dentro de su base de datos del Libro Segundo del Registro de Víctimas, incluye lo siguiente:

§           «Base de datos de inscripción en el RUV», Libro Segundo

·        Nombre de la comunidad o del grupo de personas.

·        Ubicación geográfica.

·        Tipos de afectaciones. Año y lugar.

·        Nivel de afectación.

·        Documentación sustentatoria que acompaña el expediente.

Sin embargo, la CMAN hace los repartos “flat”, sin importar el nivel de afectación. ¿No debería corregirse este tema?

Un segundo problema fue alertado por la Defensora del Pueblo, Beatriz Merino, en agosto pasado:

En consecuencia, mediante un sistemático seguimiento del proceso de reparaciones, la Defensoría del Pueblo ha realizado visitas de supervisión a dichas regiones con el propósito de sostener reuniones con representantes de los Gobiernos Regionales y Locales, de las organizaciones de víctimas, así como de miembros de las comunidades afectadas.

No obstante estos avances, hemos observado que la mayoría de las comunidades seleccionadas requiere de mayor asesoría técnica, a fin de que puedan cumplir con los requisitos exigidos para la elaboración y ejecución de los proyectos de desarrollo.

Las comunidades necesitan una permanente asistencia para ejecutar eficazmente el Programa de reparaciones colectivas.

Por ello es necesario que la Comisión Multisectorial de Alto Nivel, los Gobiernos Regionales y los Gobiernos Locales brinden un mayor apoyo técnico a las comunidades beneficiarias, haciendo que dicho proceso sea más participativo y descentralizado.

Pregunta para el Presidente del Consejo de Ministros y para el Secretario Ejecutivo de la CMAN: ¿cuanto apoyo técnico efectivo han dado para los programas de reparación colectiva? El cheque está muy bien para la foto, pero no solo basta con ello.

Finalmente, ¿habrá entendido el gobierno que reparaciones colectivas no es igual a programas sociales? ¿Por qué no se impulsan de igual manera lo referido a reformas institucionales y memoria histórica, otros de los componentes de las recomendaciones de la CVR que no han sido tocados por este gobierno?

Al igual que la disminución de la pobreza, este es otro de los grandes retos que este gobierno, si lo pasa, podría llevarlo a un buen lugar en la historia. De lo contrario, la tendencia a la mediocridad que viene encarnando hasta el momento será su epitafio, el 28 de julio de 2011.

3 thoughts on “COMO VAMOS EN MATERIA DE REPARACIONES

Añdir un comentario a Alfredo P. Cancelar respuesta

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s