ALAN Y EL “ARTE” DE LA IMPROVISACION

Como pueden ver en la foto, a Bill Clinton le encantaba el jazz. Yo tampoco puedo negar mi encanto por dicho género, sobre todo, por la capacidad de generar melodías en tan poco tiempo y con capacidad de respuesta rápida e inventiva veloz, lo que cualquier diccionario nos definiría como improvisación.

Pero hay otro señor, el de la siguiente foto, que parece que, tal como al esposo de Hillary, el gusto por el jazz le era conocido, sobre todo, por la capacidad de improvisación que viene demostrando:

Revisando archivos bloggeros, me topo con un post del Utero de Marita en el que, a solo 20 días de iniciado el gobierno, se notaba que alguien tenía ganas de improvisar:

No ha pasado ni un mes pero parecen muchos más. Directo desde Palacio de Gobierno se han originado los siguientes escandaletes, sin ningún orden particular:

– Los ataques contra la Comisión de la Verdad, algunos filtrados desde el Consejo de Ministros.
– El inagotable debate sobre la pena de muerte.
– Los anuncios de investigación a la gestión de Eliane Karp, incluido el paseíto por su supuesto despacho (que resultó no serlo).
– La camioneta que Toledo no devolvió.
– Los anuncios de investigación a la gestión de Carlos Almerí (aunque vaya que se lo merece).
– La Guerra de los Techitos (y su tierna reconciliación).
– El rollo de la austeridad hecha al caballazo por el Ejecutivo, a sabiendas que los otorongos defenderían sus fueros.
– El absurdo lanzamiento de Benedicto Jiménez (?) a la alcaldía de Lima cuando el mismo Alan, me cuentan, ya le había prometido “todo el apoyo” a Castañeda.
– La propuesta -¡y posterior arrepentimiento!- de prohibir el despido arbitrario.

Ya muchas, ya, ¿no? (Y si me falta alguno, avisen).

¿Notan algún patrón común? Pues básicamente el siguiente: un gobierno desesperado por lo que no le pase lo que le ocurría a Alejandro Toledo: que los medios de comunicación le pongan la agenda. Es por ello que desde los primeros días García ha intentado dominar la escena pública con sus iniciativas. De hecho, el objetivo lo ha conseguido con creces. No hay semana en que las declaraciones, mensajes, acciones y reacciones presidenciales no sean comentadas por los medios de comunicación y por espacios como este, claro está.

El problema es que, a diferencia de lo que piensan algunos en Palacio, un país no se maneja a través de los medios de comunicación o colocando agendas mediáticas.

En primer lugar, por lo obvio. Para que un Estado se maneje ordenadamente se requiere de dos elementos claves: 1. que el Estado esté bien diseñado y, en su defecto, se reforme, y 2. acciones concretas del gobierno en esa línea. Si de algo carece Alan es justamente de esta vocación reformista, olvidando que los países que de verdad se desarrollaron lo hicieron gracias a la existencia de instituciones sólidas y no con petardos mediáticos para satisfacer a las tribunas.

En segundo lugar porque, si bien los medios de comunicación son los grandes intermediarios de la agenda y el debate político de nuestros tiempos, tampoco es que hagan que la gente piense como ellos opinan. Historia del Perú Contemporáneo 1: Fujimori en 1990, Toledo en 2000 y Humala en 2006 estuvieron en posiciones expectantes a pesar de que tenían a buena parte de la prensa en su contra. Y ello explica también porque a pesar de cierta monocronomía televisiva, el Presidente tiene un techo de aprobación que se encuentra en el tercio de los ciudadanos.

Y en tercer lugar, porque se corren dos riesgos, el del disparate o el de la contradicción. El primero acabamos de vivirlo con la patinada sobre la postulación a organizar los Juegos Olímpicos. La segunda ya la estamos viviendo con el bendito tema de la austeridad, a la cual Jorge del Castillo le acaba de dar partida de defunción.

Particulamente, a mi el rollo de “vamos a gastar menos en sueldos para la alta burocracia” y anunciarlo rimbombantemente fue la primera gran tontería de este gobierno. Nadie dice que repitan la frivolidad con la que se manejó Toledo en algunos lugares y momentos de su estancia en Palacio de Gobierno, pero tampoco puede privarse a cuadros técnicos que provienen del sector privado de contar con ingresos acordes con sus conocimientos. Sí, el Estado no puede ser una agencia de empleos, pero tampoco puede dejar de pagar bien a todos sus trabajadores y ello no se soluciona rebajando los sueldos de unos. Todos deben ganar de acuerdo a sus méritos, capacidades y al puesto que desempeñan. Si vales 15, que te los paguen y no en nombre de gestos tribuneros que te rebajen el sueldo a 10. Aunque claro, malgastes fondos en asesores para tus vicepresidentes o en cubrir el matrimonio de Juan Diego Flores en el canal del Estado.

¿Que es lo que genera como efecto este tipo de propuestas?. Laura Arroyo Gárate lo resume bastante bien:

En realidad, lo que hace es dejar mal su propia imagen frente a quienes notamos inmediatamente que eso de tener planes de las propuestas es historia ajena. Por otro lado, deja mal la imagen del país delante de representantes de otros países quienes, desde luego, no logran comprender del todo la intención de García.

Y también se genera otro efecto pernicioso: que se crea que un pais se maneja de esa manera.

La improvisación dejémosela a los músicos, allí es donde la disfrutamos. Cuando se traslada a la política, sin duda, produce disonancias y cacofonías. Pero García sigue pensando que toca al ritmo de Celia Cruz y que La Vida es un Carnaval.

MAS SOBRE EL TEMA:
Augusto Alvarez Rodrich: El sobón
Rosa María Palacios: Alan, el olímpico
Menos Canas: Festival de Impro y Austeridad Cumplida
Utero de Marita: Jorgito: ya fue la austeridad
Apuntes Peruanos: El Ministerio del Ambiente y sus problemas

One thought on “ALAN Y EL “ARTE” DE LA IMPROVISACION

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s