ALAN Y LA PRENSA

Ayer por la noche conversaba con un amigo sobre el libro de Pedro Salinas, Rajes del Oficio, al que calificamos ambos como un estado de la prensa en la primera década del siglo XXI.

Pero leyendo los diarios de hoy, diría que dicho estado, reflejado a través de las opiniones de los periodistas más independientes del medio – aunque se cuela por allí un director de un medio que es candidato a dirigir El Peruano -, es parcial.

Sin duda, existen periodistas que tienen la valentía de decir, todos los días, lo que piensan y lo que sienten, sobre todo frente a un gobierno al que hay varias cosas que criticarle.

El problema es que parecen islas en medio de un tono general en que, como dice Salinas en una entrevista para Dedo Medio, a Alan García lo creen un Churchill en algunos medios de comunicación. Y yo añadiría que, peor aún, el Presidente cree lo mismo.

Ello explicaría lo relatado en el editorial de Augusto Alvarez Rodrich de hoy: el Presidente cuadra a un conocido reportero de RPP y le insinua que su director de noticias (Raúl Vargas Vega) y su dueño (Manuel Delgado Parker) no harían preguntas incómodas.

Es cierto que todo Presidente busca tener “buena prensa”, es decir, que le pregunten más por los supuestos logros y obras físicas antes que por los cuestionamientos. Ello explica, por ejemplo, porque Luis Castañeda Lossio hace de mudo casi todo el tiempo, con excepción de presentaciones complacientes en los noticieros de la mañana para presentar sus nuevos proyectos. Y ese es un mal que no solo caracteriza a García, sino a casi todos los detentadores de poder en el Perú.

El problema está cuando se tiene un Presidente al que no le gustan los contrapesos a su poder, frente al cual existe una oposición cada vez menos importante y en un país desinstitucionalizado donde la prensa es el único vehículo a través del cual la ciudadanía expresa lo que siente y se pueden hacer denuncias.

Y, para complicar más las cosas, cuando existen propietarios de medios de comunicación que hacen difícil tener una relación independiente con el poder. Ello explica las dificultades de César Hildebrandt o Juan Carlos Tafur, por mencionar dos ejemplos, de encontrar medios en que los cobijen. A pesar que finalmente se logran ubicar, toma tiempo que vuelvan a reencontrarse con su público.

Casos de intentos de control y amedrentamiento también han existido: la compra de contenidos al diario La Razón, el caso de los periodistas golpeados por bufalos apristas hace un año, el reciente affaire Salgado – Ivcher o la conversión de Tv Perú en Tv Apra son ejemplos de ello.

Sin duda, coincido con varios de los entrevistados por Salinas en su libro cuando señalan que la relación entre el poder y la prensa debe ser difícil, complicada y en la que las distancias deben estar presentes. El problema está cuando el detentador del poder no comprende dichas relaciones y pretende que bailemos todos al son que nos toca, sobre todo, cuando no sabe explicar problemas que nos agobian a todos.

7 thoughts on “ALAN Y LA PRENSA

  1. Buen post, pero en cuanto a Castañeda, tomar en cuenta que SE DIRIGE TODOS LOS DIAS A LA OPINION PUBLICA y lo hace indirectamente, mediante el programa Los Chistosos. Es interesante escucharlo, pues Rossini hace de “malo”, mientras que Castañeda, sonríe (“je je je”) constantemente, haciendo de bueno y formulando sus descargos. Ese mensaje se repite TODOS LOS DÍAS. De hecho que la presencia cotidiana del “personaje” Castañeda en un programa cómico de RPP, que sale a nivel nacional, no es NINGUNA casualidad en este país de desmemoriados e ignorantes ¿o si lo es?

    Me gusta

  2. Guarda ahí, Godoy!!! ¿Cómo es eso de que “su dueño”? ¿Dueño del periodista o de RPP? Por la redacción, parece lo primero.Otra cosa: lo que escribe Álvarez Rodrich en Perú 21 no es un editorial, sino una columna de opinión. El editorial no va firmado, es anónimo. La columna de opinión, en cambio, sí debe ir firmada.

    Me gusta

  3. cosa curiosa, bueno, no tanto, pero ese “cuadre” que le hace alan al reportero fue grabado por la ventana indiscreta, sin embrago ayer en su programa la chichi le dedicó casi siete minutos a “burlarse” de alejandro toledo. Oe tía, el cholo ya no es presidente, el presidente es tu patrón alan garcía… a ver métete con él, o tienes miedo que el baruch te ponga otro consejo editorial que supervise tus contenidos???

    Me gusta

  4. todos lo grabaron, incluso grabaron un cuadre a un camarógrafo del 2, diciendole “no señor periodista, no lo disculpo”. Chichi no es oposición, hace mucho se vendió al poder y al sensacionalismo. Ahora está dedicada a defender su cortina de humo las FARC y venezuela, no es que los temas no sean importantes, pero no es lo central para el perú, como si lo es la inflación…además esa entrevista a un ex gerente general de un banco fue muy extraña…no había ningun aspecto periodístico. Es una lástima que no hayan programas de analisis politico mas alla de rosa maria que a veces se pone farandulera y policial. Es cierto, el poder necesita un prensa más sólida no agresiva como en años de toledo pero si jodida e incómoda

    Me gusta

  5. Godoy: Ya que no te gusta el calificativo de “muertos de hambre” para el 99% de los periodistas, aquí tienes otra versión (con palabras más alturadas) con los fundamentos necesarios y suficientes para que te quites la venda de los ojos y reconozcas la verdad: El derecho a la ¿desinformación? http://www.rebelion.org/noticia.php?id=65103 Te sugiero lo leas por partes para que no te atosigues.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s