MAS ALLA DE LOS GESTOS

Luego de una semana de tensiones, hoy los presidentes de Ecuador, Colombia, Venezuela y Nicaragua limaron asperezas y culminaron una jornada en la que, si bien no dejan de haber puyas, reclamos y acusaciones mutuas, se dejó en claro que no podía continuarse con una crisis diplomática que tenía aún visos de telenovela.

Sin duda, el gesto es acertado para liberar tensiones, luego de una semana en las que no faltaron los malos augurios sobre un conflicto armado y en las que la intemperancia de todas las partes involucradas hizo más dífícil la salida a este problema.

¿Qué nos debe dejar en claro los sucesos vividos? Que la lucha contra el terrorismo debe hacerse respetando la soberanía de los Estados, lo que debe llevar a América Latina a ir viendo las maneras de colaborar para luchar contra un problema internacional que viene siendo cada vez más grave – y bien lo sabemos los peruanos – y que requiere el concurso de todos.

Pero también esto ha servido para establecer que hay un dictador que está tratando de aprovechar errores y rencillas para poder ganar aliados internacionales, así como aminorar las críticas internas a una gestión autoritaria cada vez más cuestionada dentro y fuera de Venezuela.

No olvidemos esas dos lecciones, pues son las que marcarán, de alguna manera, la agenda de la región en los próximos meses.

MAS SOBRE EL TEMA:
Rosa María Palacios: Vencedores y vencidos
Augusto Alvarez Rodrich: Buenos muchachos
Utero de Marita: Cumbre de Rio: No hay guerra
Fabber: Latinoamérica como trampa

6 thoughts on “MAS ALLA DE LOS GESTOS

  1. haber godoy, lo que queda claro es que tus notas las puede firmar el director de p21 o la tía rosa Maria palacio, eres cada vez mas parcializado o realizas análisis superficiales, si estamos de acuerdo que Chávez es un gorila , no se que será Uribe ?un vampiro? si quieres hacer una análisis minimamente deberías pasar siquiera de costado ubicando quien es Uribe y que representa ni una referencia ni una a sus vínculos mas que evidentes con los paras que no son sino los colinas colombianos con el apoyo de usa y los narcos no es cierto? o por ejemplo para ponerlo en contexto porque no dices nada de Jorge Noguera Cote, Noguera fue jefe de la campaña presidencial de Uribe en 2002 en el departamento de Magdalena, en la Costa Atlántica, y luego, a partir de agosto de ese año, pasó a comandar la policía secreta, el DAS, que depende directamente del presidente.El ex funcionario estuvo al frente de la policía secreta colombiana hasta finales de 2005, después de que salieron a la luz pública denuncias en su contra por presuntos nexos con paramilitares.Sin embargo, el presidente Uribe lo respaldó y lo nombró cónsul de Colombia en Milán.pero cuales eran lo cargos específicamente estos son nada menos que el borrado ilegal de antecedentes penales de paramilitares y narcotraficantes de los archivos de la entidad este individuo despachaba directamente con el Sr. Uribe pero además se le acusa que cuando dirigía el DAS este proporcionaba información a los paras para la eliminación de campesinos, dirigentes sindicales o todo lo que se parece sierra a la izquierda de cuanto estamos hablando bueno de centenas y el eficaz Uribe el berraco como le gusta decir a los paisas dice que no sabia nada te suena conocida la historia. A por siaca este individuo no tenia ninguna experiencia en asuntos de inteligencia pero claro era cercanisimo del presidente colombiano, raro no, mas raro es que ni lo menciones y des por hecho los nexos de todos los demás con el narcotráfico o los terroristas, si sumas a esto los 40 congresistas presos por responder directamente a los paras, por recibir dinero de estos para la campaña del presidente no es necesario decir quien tiene los vínculos plenamente establecidos, pero de eso ni una línea, pero si faltase algo para ver como se maneja las noticias de un lado es si no revisar el despliegue que se le dio a la marcha contra la FARC y por la libertad de los rehenes, todos de acuerdo, pero ayer una marcha por los secuestrados y desaparecidos por los paras ni una línea es mas en el programa de prensa libre ni lo menciono la conductora (abogada )quería demostrar o darle credibilidad a los mail de las PC claro no es que somos inveciles y vamos a creer que se va a dejar una nota alegremente diciendo que te están tramitando 300 millones de dólares, pero ves lo poco objetivo de nuestra prensa lee los editoriales del director de p21 o los comentarios de althaus francamente les falto gritar viva la muerte. Si queremos buscar la verdad que sea completa si Chávez y correa son el problema estamos simplificando todo de una manera burda son parte del problemas posiblemente, que las FARC a derivado en una especie de franquicia del narcotráfico y el terrorismo tal vez que esto tiene su origen en problemas históricos no resueltos en Colombia mas de 50 años también es cierto que cuando quisieron una cercamiento político o participar directamente en la política abierta fueron masacrados tema bien es cierto les mataron dos candidatos presidenciales los paras, y decenas o centenas de cuadros políticos, pero también es cierto que el papel que juega Uribe es el de halcón americano y eso esto esta mas claro que nunca el plan Colombia es la implementación de estas intenciones no es el de acabar con la cocaína es tener presencia militar y política permanente en la región.

    Me gusta

  2. ¿PRENSA LIBRE? POR LO VISTO, NO DE PREJUICIOSAl primer comentarista:Suscribo prácticamente todo lo que has manifestado. No hubiera estado de más que pulieras tu redacción antes de animarte a encarar a Godoy, pero la idea central es clara: INTENTEMOS SER MÁS OBJETIVOS antes de calificar o descalificar alegremente a tal o cual mandatario. Cada presidente tiene sus virtudes y defectos, pero los hechos —lo sucedido bajo el mandato de cada uno y su consiguiente reacción— los pintan de cuerpo entero.Anónimo Veneciano

    Me gusta

  3. Disidencias. El cerco a Ecuador por Alberto Adrianzén. Un dato importante del conflicto entre Colombia y Ecuador es la ideologización (y macarthismo) en la que algunos periodistas, analistas y medios han caído para explicar este incidente. Así como los EEUU han visto y ven sus relaciones con AL a través del lente cubano, incluso antes de la revolución –la Doctrina Monroe, el Destino Manifiesto, la Política del Buen Vecino y la Alianza para el Progreso–, hoy muchos ven la realidad regional con anteojeras antichavistas. Esta mirada ideologizada ha terminado por convertir a Ecuador en el causante del problema. Se le acusa de ser un hotel cinco estrellas y santuario de las FARC, como también un aliado, por no decir un peón, del gobierno venezolano, y se olvida que Colombia y Uribe a pesar del Plan Colombia y los millones de dólares no pueden acabar tampoco con las FARC en su territorio.Estos críticos se olvidan de otros detalles. Por ejemplo, que el gobierno de Correa desactivó 47 campamentos de las FARC el año pasado; cifra significativa si se toma en cuenta que entre el 2000 y el 2006 fueron destruidos solo 14. Ello, además de mostrar la voluntad del gobierno de Correa de no colaborar con las FARC, comprueba que las relaciones entre las FARC y Ecuador van más allá del ámbito ideológico y de una gestión presidencial específica. Hasta donde sabemos, los presidentes que han antecedido a Correa –Palacio, Gutiérrez, Novoa y Mahuad– no eran de izquierda. Incluso, vale la pena recordar que uno de ellos, Jamil Mahuad, permitió que los EEUU instalen una base militar en Manta. Lo más curioso es que en esos años ningún país, llámese Colombia o EEUU, dijo algo sobre este problema. El otro argumento es el supuesto alineamiento del gobierno ecuatoriano con la corriente bolivariana. Aquí los críticos también obvian algunos hechos: Ecuador no pertenece al ALBA; se negó diplomáticamente al pedido venezolano de recibir al presidente iraní en su periplo por la región. Cuando el presidente Chávez declaró a las FARC fuerza beligerante, el señor Correa lo primero que dijo fue que las FARC debían liberar a todos los secuestrados, y sobre la propuesta de beligerancia no opinó. Hay otro detalle: Ecuador, luego del incidente con Colombia, ha apelado a la OEA, a la CAN, al Mercosur y hasta incluso a la ONU. Es decir, a otros países y escenarios para ampliar su juego diplomático. Queda finalmente el tema del incidente mismo. Según el periodista argentino Luis Bruschtein (Página 12) una de las críticas más fuertes a Colombia provino del gobierno francés, “que lamentó la muerte del jefe guerrillero Raúl Reyes, segundo de las FARC, y reveló que desde hace varios meses estaba negociando con él la liberación de Ingrid Betancourt”. Para este periodista, “de manera silenciosa, aunque en total acuerdo con Uribe, el presidente Sarkozy tenía tres enviados personales en Colombia, desde octubre pasado, en una trabajosa negociación con Reyes para obtener la liberación de Ingrid Betancourt. Los negociadores franceses estaban instalados en la zona cercana a donde se produjo el ataque. El mes pasado, otro enviado personal de Sarkozy había mantenido una reunión con el Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, que forma parte del gobierno de Uribe. Al parecer, el sábado, los tres negociadores se encontraban a 200 kilómetros de la zona del ataque y se dirigían a una reunión con Reyes cuando recibieron un llamado de Restrepo. El Comisionado para la Paz les advirtió que en las próximas horas no se acercaran al punto de encuentro”. Todo indica que el señor Uribe sabía de las negociaciones entre Francia, las FARC y Ecuador. Ello explicaría la presencia del ministro ecuatoriano Gustavo Larrea en la zona. Ultima pregunta: por qué el presidente Uribe ha conseguido lo que siempre quiso evitar: la internacionalización del conflicto y el reconocimiento de la grave situación interna, la cual ha sido calificada por él mismo como una amenaza terrorista y no como un conflicto interno. Una posible respuesta es que estemos frente a un viraje estratégico del conflicto colombiano y del Plan Colombia, provocado por los intentos reeleccionistas de Uribe y por un nuevo rol de EEUU en ese país y en la región. Sobre ello Horacio Verbitsky (Página 12) dice que el reciente ataque colombiano muestra que estaríamos frente a la aplicación de la doctrina del golpe preventivo expuesta por el presidente Bush, “que declara caducas las doctrinas de contención y disuasión de la guerra fría y consagra como única estrategia posible el golpear primero (y que) destruye las bases jurídicas que permiten la existencia de una comunidad internacional organizada sobre principios racionales y con intenciones pacíficas. En su lugar consagra la ley del más fuerte”. La perspectiva no es, pues, nada buena. Con lo dicho hasta aquí no queremos justificar, menos avalar la retórica y la actuación del presidente Chávez, sino decir algo muy simple, parafraseando a Goethe: gris es la ideología y las anteojeras antichavistas, verde es el árbol de la vida y de la paz.

    Me gusta

  4. PARA MEJOR INFORMAR LEER EL SGTE. ENVIO:Discurso de Presidente Rafael Correa en la XX Cumbre del Grupo de RíoPresidente Uribe, su insolencia indigna más al pueblo ecuatoriano que sus bombas asesinas Presidentes y hermanos de Latinoamérica:Mi Patria ha sido bombardeada, ultrajada por aeronaves y por soldados extranjerosDespués de estar en frecuente contacto con el Presidente Álvaro Uribe por distintos asuntos bilaterales, pocas horas después de haber tenido nuestra última conversación en la tarde del viernes 29 de febrero, cuando le informé la decisión unilateral y de buena voluntad de mi gobierno de eliminar el requisito del pasado judicial para los ciudadanos colombianos que ingresen al Ecuador, el Gobierno de Colombia bombardeó mi país.Como en toda agresión, la primera víctima es la verdad. El Presidente Uribe me llamó aproximadamente a las 08h30 del día sábado 1° de Marzo, para “informarme” que en la madrugada de ese mismo día fuerzas militares habían tenido choques con efectivos de las FARC en territorio colombiano, muy cerca de la frontera con Ecuador.El Presidente Uribe me comunicó además que los miembros de las FARC habían cruzado la frontera, razón por la cual, explicó, se había emprendido una persecución “en caliente” dentro de nuestro territorio. Como resultado de esta acción dijo que sus fuerzas habían dado muerte a 17 miembros de las FARC, herido y capturado a 11, y que un soldado colombiano había perdido la vida. Entre los muertos de las FARC se encontraba uno de sus líderes, Raúl Reyes. Esta primera versión, a excepción de los muertos y heridos, resultó ser una completa falsedad.Lamenté la pérdida de vidas humanas, me solidaricé con el pueblo colombiano, y apenas terminada nuestra conversación ordené a las fuerzas armadas ecuatorianas la investigación de los hechos. Se enviaron helicópteros artillados a sobrevolar la zona, situada claramente en territorio ecuatoriano. (FOTOS 1 Y 2 RIO PUTUMAYO) Simultáneamente se despacharon tropas por vía terrestre que llegaron al lugar de los hechos varias horas después, ya que se trata de una zona inhóspita, donde los árboles alcanzan fácilmente los 30 metros de altura, lo que además impide tener información certera desde el aire (FOTO 3 AEREA DE LA ZONA).El primer helicóptero de nuestras fuerzas armadas que sobrevoló el lugar de la incursión colombiana en territorio ecuatoriano, avistó una patrulla policial colombiana y entró en contacto radial con el comandante de dicha unidad, el Mayor Castellanos, quien le reportó pertenecer a la patrulla antinarcóticos JUNGLA de la policía colombiana, estar efectuando una operación muy importante, y encontrarse rodeada por “guerrilleros”. Además solicitó “apoyo de fuegos” de las fuerzas armadas ecuatorianas para defenderse de los supuestos atacantes que los rodeaban (FOTO 4 y 5).Nuestra decencia y coherencia es tal, que al ser informado de la situación reportada por la patrulla colombiana, ordené sin dudar que nuestros helicópteros repelan a los supuestos irregulares de las FARC y defiendan por todos los medios la vida de los policías colombianos. Luego descubriríamos que todo aquello también fue falso. Solo querían ganar tiempo para salir del territorio del Ecuador, como efectivamente lo hicieron, sin entregarse a las fuerzas ecuatorianas según establece la Cartilla de Seguridad acordada entre Ecuador y Colombia.Las contradicciones en la información presentada por el Gobierno colombiano se manifiestan de manera reiterada, fruto de su necesidad de ocultar la naturaleza de la violación a la soberanía del territorio ecuatoriano.El primer comunicado del Ministro de Defensa de Colombia, de 1 de marzo, informaba que la acción se había iniciado a las 0h25 del día sábado, en el lado colombiano, y que cuando transportaban tropas por helicópteros éstos fueron atacados desde un campamento de las FARC a 1800 metros de la frontera binacional, en territorio ecuatoriano. El comunicado afirma textualmente: “5. Con las coordenadas, la Fuerza Aérea Colombiana procedió a atacar el campamento desde el lado colombiano, teniendo siempre en cuenta la orden de no violar el espacio aéreo ecuatoriano”. Cuando el Presidente Uribe se dirige a la nación para celebrar su “trofeo de guerra”, al creer que había logrado engañarnos y callaríamos ante la agresión dice: “agradezco al Presidente Rafael Correa, del Ecuador, a las fuerzas militares y de policía y al pueblo del país hermano, su comprensión al momento que vive Colombia de determinación para derrotar al terrorismo (…)”. Nuestro silencio se debía en realidad, a que no teníamos información objetiva de los hechos.Cuando nuestros soldados llegaron al sitio del combate, encontraron una verdadera masacre, con cadáveres por doquier y heridos abandonados. Todo lo que había dicho hasta ese momento Álvaro Uribe y el gobierno colombiano era una gran mentira, y era claro que se trataba de una acción planificada, no una persecución en caliente, y que se había violado la soberanía ecuatoriana. De hecho, si se había detectado un campamento de las FARC en nuestro suelo, las autoridades colombianas debieron informar al Ecuador con anticipación, de acuerdo a los procedimientos claramente establecidos en los acuerdos bilaterales de la Comisión Binacional de Fronteras Ecuatoriano Colombiana, COMBIFRON; la Declaración Conjunta del 12 de enero de 2006, suscrita por los Ministros de Defensa de ambos países, y la específica Cartilla de Seguridad. Debido a ello presentamos nuestra primera y enérgica nota de protesta al Gobierno colombiano, el cual a través de su Cancillería, ratifica la versión dada por el Ministerio de Defensa de ese país, es decir, que se preparó una acción en el lado colombiano, se recibieron disparos del lado ecuatoriano y se respondió. La Cancillería colombiana además afirmó que: “fue indispensable que las tropas colombianas INGRESARAN a territorio ecuatoriano para registrar el sitio desde donde recibieron disparos (…) el citado Raúl Reyes dirigía desde hace muchos años operaciones criminales en el sur de nuestro país, y CLANDESTINAMENTE, desde territorio ecuatoriano, SIN EL CONSENTIMIENTO de ese gobierno”. Añade la nota que “los terroristas, entre ellos Raúl Reyes, han tenido la costumbre de asesinar en Colombia e INVADIR el territorio de países vecinos para refugiarse (…)”.Es decir, que cuando aún creían que nos podían engañar, el propio Gobierno colombiano aseveraba, como siempre lo había hecho, que el Ecuador no da su consentimiento a las operaciones de las FARC en su territorio. Pero ahora, y tras develarse sus mentiras, articula calumnias e infamias que van desde tildar al Gobierno ecuatoriano de dar albergue a los que llaman terroristas, hasta calificarnos de cómplices e informantes. Es el mayor cinismo en la historia reciente de América Latina.A primeras horas del día domingo 2 de Marzo enviamos al lugar de los hechos, cercano a la población de Santa Rosa, a una misión de funcionarios de gobierno y militares, junto con prensa nacional e internacional. La realidad fue mucho más grave de lo anticipado. Todo, repito, todo lo dicho por el Presidente Uribe y su gobierno había sido una gran farsa.La misión halló evidencias sólidas de que se había perpetrado un ataque premeditado, planificado, con plena conciencia de que se iba a ejecutar en territorio ecuatoriano. La página oficial de la Presidencia de la República de Colombia dice, textualmente, que: “durante toda la noche del viernes 29 de febrero y la madrugada de este sábado 1 de marzo, el Presidente de la República, Alvaro Uribe Vélez, estuvo siguiendo de cerca la operación conjunta que adelantaron las fuerzas militares y la policía en el sur del país”.La realidad de los hechos fue que en la madrugada del sábado 1 de marzo, ingresaron a nuestro espacio aéreo aviones de la Fuerza Aérea Colombiana. Las evidencias señalan que atacaron desde el Sur y, con bombas de alta precisión, destrozaron el campamento de las FARC que se hallaba a unos 1800 metros de la línea de frontera, en un lugar claramente delimitado por un accidente geográfico como el Río Putumayo, lo que eliminaba la posibilidad de error en el posicionamiento. Luego del ataque aéreo, entraron en el territorio ecuatoriano tropas colombianas transportadas en helicópteros para culminar el ataque y llevarse cuerpos de los miembros de las FARC abatidos en la operación. Cuando horas más tarde la misión ecuatoriana llegó al sitio del ataque, encontró en un primer momento diecisiete cadáveres y tres mujeres heridas y abandonadas en el sitio del bombardeo.La mayoría de los cadáveres se hallaban en paños menores y ropa de dormir, lo que revela otra mentira más del Presidente Uribe y su gobierno: no hubo enfrentamiento entre las FARC y la fuerza pública colombiana, los irregulares fueron masacrados mientras dormían. Muchos cadáveres presentan orificios de proyectiles en la espalda. El argumento de legítima defensa, que todavía con descaro sostiene el Gobierno colombiano, es simplemente insostenible: no hubo la coexistencia de necesidad, inmediatez y mesura para repeler una agresión.Por ello, ese mismo día domingo 2 de Marzo, me comuniqué con la mayoría de Presidentes de la región para transmitirles nuestra indignación por la violación a nuestra soberanía y la burla que se había realizado a nuestra buena fe. Además, exigimos una disculpa sin condiciones al Gobierno Colombiano. La respuesta y las supuestas excusas, fueron otro insulto a la verdad y al pueblo ecuatoriano. Por ello, en mensaje a la Nación, esa misma noche anuncié la expulsión del embajador de Colombia en mi país. Menos de una hora después, resulta que desde Bogotá, y con información de computadoras milagrosamente rescatadas intactas del salvaje bombardeo, se nos acusaba de actuar en complicidad con las FARC, pese a que poco mas de 24 horas antes, en comunicado oficial, el Gobierno colombiano había reconocido que Raúl Reyes actuaba esporádicamente en territorio ecuatoriano y sin nuestro consentimiento. El Presidente Uribe miente al Ecuador, a Colombia y al mundo entero.Esta mala fe se ve agravada por un nuevo y cínico comunicado del Ministerio de Defensa Colombiano en que prácticamente se nos responsabiliza del ataque por no colaborar en lo que ellos llaman su lucha antiterrorista: De esta forma, la víctima resultaba ser el victimario. Por esta razón, ante tanta mentira y agravio al pueblo ecuatoriano, me ví obligado el día lunes 3 de Marzo a las 14h00 a romper las extraordinarias relaciones diplomáticas que durante siglos hemos tenido con Colombia, dejando en claro que las relaciones de hermandad entre el pueblo ecuatoriano y el pueblo colombiano serán eternas, pero que no podemos hablar con un presidente y con un gobierno sin ninguna credibilidad ni sentido de la decencia.Podemos demostrar con múltiples documentos y pruebas que siguieron intentando crear muchas mentiras, entre ellas la supuesta relación política con las FARC, otra infamia verdaderamente canallesca. En realidad, desde el pasado mes de Diciembre nos encontrábamos con otros países y ONGs intercediendo por la liberación de rehenes de las FARC, como ya lo han confirmado gobiernos amigos y familiares de los rehenes.De hecho, Ecuador en los últimos años ha desmantelado 117 campamentos de la FARC en nuestro territorio, y de estos 47 solo en mi primer año de gobierno, muchas veces con enfrentamientos armados con la guerrilla. Nuestros soldados permanentemente exponen la vida por un problema que no es nuestro. Estos campamentos e infiltraciones, no son culpa del gobierno ecuatoriano, son responsabilidad del gobierno colombiano, quien tiene absolutamente desprotegida su frontera y gran parte de su territorio. Lo hemos dicho desde mucho antes: Ecuador limita al norte no con el Estado Colombiano, sino con las FARC. De hecho, lejos de lo que ha manifestado el Presidente Uribe, el único país que alberga lo que ellos llaman terroristas, además de paramilitares, narcotraficantes, extensos cultivos de drogas ilícitas, etc., se llama Colombia, ya que, insistimos, no controla extensas partes de su territorio ni sus fronteras, y de esta forma exporta sus conflictos a los países vecinos. Con la farsa de la supuesta relación de Ecuador con las FARC, Uribe trata de justificar su agresión e imponer la teoría de poder actuar en cualquier Estado por la seguridad nacional de Colombia, gravísimo principio que debemos rechazarlo de plano. Incluso, con los argumentos esgrimidos por el Presidente Uribe, la principal víctima sería Colombia, ya que todos los países tendrían el derecho de bombardearla, pues, insisto, el germen de la desestabilización regional se encuentra en Colombia.Hasta hace poco, las mentiras del gobierno colombiano continuaban. El Ministro de Defensa colombiano, hace escasas horas ya reconoce que violó nuestra soberanía, que fue un ataque planificado y no se debió a legítima defensa, pero intenta justificar estas barbaridades con el argumento de que a última hora las fuentes de inteligencia cambiaron las coordenadas y se dieron cuenta que el ataque debía ser en territorio ecuatoriano. Casi simultáneamente, decía Ud., Presidente Uribe, en relación al Presidente del Ecuador y el ocultamiento deliberado de información: “yo no le conté porque estaba seguro que el operativo iba a fracasar”. Esto demuestra, además de su insolencia, que SIEMPRE supieron que el ataque sería en territorio ecuatoriano, y que siguen tratando de engañar al Ecuador y al mundo. Una prueba audiovisual, grabada, filmada y presentada a Colombia y al mundo por el propio Gobierno colombiano, se convierte hoy en el mejor instrumento para corroborar estos hechos execrables. El video presenta el testimonio de la usurpación, el saqueo y la audacia de ejercer jurisdicción administrativa sobre territorio ecuatoriano a través de la presencia de un fiscal colombiano en el lugar de los hechos, lo que representa ya no sólo una violación de la soberanía, sino una apropiación de facultades jurisdiccionales que sólo competen al Estado ecuatoriano (VIDEO).Hermanos latinoamericanos:Ecuador no permitirá que este ultraje del Gobierno Colombiano quede en la impunidad, y estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias. Este no es un problema bilateral, es un problema regional. De permitir esta agresión, que, repito, Ecuador no puede dejar impune, se estaría sentando un precedente nefasto en la región: que cualquier país, se atreva a bombardear e incursionar en territorio ajeno porque considera que allí se refugian lo que ellos consideran terroristas. Nada justifica la violación de la soberanía territorial de un Estado por otro Estado, según la carta de la OEA. Hoy fue la soberanía de Ecuador. Mañana puede ser la de Brasil, Perú, Panamá, o cualquier otro. No podemos andar con tibiezas, no podemos permitir que quieran convertir a nuestra región en otro Medio Oriente. Se requiere un rechazo frontal, claro y contundente, al agresor.Presidente Uribe:Reconozca sin ambages su error. Tenga decencia: pida disculpas al Ecuador, y a Latinoamerica, sin buscar falaces atenuantes. Nada, repito NADA, justifica la violación del territorio de un Estado por parte de otro. Nada justifica la agresión de Colombia contra Ecuador. Por el bien mayor que constituye la paz, denos garantías de que estos hechos, contrarios a la Ley Internacional, no se repetirán. Y basta de calumnias. Su insolencia indigna más al pueblo ecuatoriano que sus bombas asesinas. Ud. Es la única fuente de conflictos regionales, al no poder controlar su territorio ni sus fronteras de la guerrilla, los paramilitares, el narcotráfico y el cultivo de drogas. Ecuador no tiene nada de eso, somos las víctimas de un conflicto que no es nuestro. Hermanos de Latinoamérica:Ecuador es un país de paz. Confiamos en la comunidad regional y creemos en la solución pacífica de conflictos. En sus manos, en su conciencia, está remediar este quebrantamiento del derecho por medios pacíficos. Repito, confiamos en la comunidad regional, pero si esta falla, sabremos hacernos respetar por nuestros propios medios. Sabremos defender la Patria.Viernes, 7 de marzo de 2008

    Me gusta

  5. PARA MEJOR INFORMAR VA LO SGTE.:Discurso de Presidente Rafael Correa en la XX Cumbre del Grupo de RíoPresidente Uribe, su insolencia indigna más al pueblo ecuatoriano que sus bombas asesinas Presidentes y hermanos de Latinoamérica:Mi Patria ha sido bombardeada, ultrajada por aeronaves y por soldados extranjerosDespués de estar en frecuente contacto con el Presidente Álvaro Uribe por distintos asuntos bilaterales, pocas horas después de haber tenido nuestra última conversación en la tarde del viernes 29 de febrero, cuando le informé la decisión unilateral y de buena voluntad de mi gobierno de eliminar el requisito del pasado judicial para los ciudadanos colombianos que ingresen al Ecuador, el Gobierno de Colombia bombardeó mi país.Como en toda agresión, la primera víctima es la verdad. El Presidente Uribe me llamó aproximadamente a las 08h30 del día sábado 1° de Marzo, para “informarme” que en la madrugada de ese mismo día fuerzas militares habían tenido choques con efectivos de las FARC en territorio colombiano, muy cerca de la frontera con Ecuador.El Presidente Uribe me comunicó además que los miembros de las FARC habían cruzado la frontera, razón por la cual, explicó, se había emprendido una persecución “en caliente” dentro de nuestro territorio. Como resultado de esta acción dijo que sus fuerzas habían dado muerte a 17 miembros de las FARC, herido y capturado a 11, y que un soldado colombiano había perdido la vida. Entre los muertos de las FARC se encontraba uno de sus líderes, Raúl Reyes. Esta primera versión, a excepción de los muertos y heridos, resultó ser una completa falsedad.Lamenté la pérdida de vidas humanas, me solidaricé con el pueblo colombiano, y apenas terminada nuestra conversación ordené a las fuerzas armadas ecuatorianas la investigación de los hechos. Se enviaron helicópteros artillados a sobrevolar la zona, situada claramente en territorio ecuatoriano. (FOTOS 1 Y 2 RIO PUTUMAYO) Simultáneamente se despacharon tropas por vía terrestre que llegaron al lugar de los hechos varias horas después, ya que se trata de una zona inhóspita, donde los árboles alcanzan fácilmente los 30 metros de altura, lo que además impide tener información certera desde el aire (FOTO 3 AEREA DE LA ZONA).El primer helicóptero de nuestras fuerzas armadas que sobrevoló el lugar de la incursión colombiana en territorio ecuatoriano, avistó una patrulla policial colombiana y entró en contacto radial con el comandante de dicha unidad, el Mayor Castellanos, quien le reportó pertenecer a la patrulla antinarcóticos JUNGLA de la policía colombiana, estar efectuando una operación muy importante, y encontrarse rodeada por “guerrilleros”. Además solicitó “apoyo de fuegos” de las fuerzas armadas ecuatorianas para defenderse de los supuestos atacantes que los rodeaban (FOTO 4 y 5).Nuestra decencia y coherencia es tal, que al ser informado de la situación reportada por la patrulla colombiana, ordené sin dudar que nuestros helicópteros repelan a los supuestos irregulares de las FARC y defiendan por todos los medios la vida de los policías colombianos. Luego descubriríamos que todo aquello también fue falso. Solo querían ganar tiempo para salir del territorio del Ecuador, como efectivamente lo hicieron, sin entregarse a las fuerzas ecuatorianas según establece la Cartilla de Seguridad acordada entre Ecuador y Colombia.Las contradicciones en la información presentada por el Gobierno colombiano se manifiestan de manera reiterada, fruto de su necesidad de ocultar la naturaleza de la violación a la soberanía del territorio ecuatoriano.El primer comunicado del Ministro de Defensa de Colombia, de 1 de marzo, informaba que la acción se había iniciado a las 0h25 del día sábado, en el lado colombiano, y que cuando transportaban tropas por helicópteros éstos fueron atacados desde un campamento de las FARC a 1800 metros de la frontera binacional, en territorio ecuatoriano. El comunicado afirma textualmente: “5. Con las coordenadas, la Fuerza Aérea Colombiana procedió a atacar el campamento desde el lado colombiano, teniendo siempre en cuenta la orden de no violar el espacio aéreo ecuatoriano”. Cuando el Presidente Uribe se dirige a la nación para celebrar su “trofeo de guerra”, al creer que había logrado engañarnos y callaríamos ante la agresión dice: “agradezco al Presidente Rafael Correa, del Ecuador, a las fuerzas militares y de policía y al pueblo del país hermano, su comprensión al momento que vive Colombia de determinación para derrotar al terrorismo (…)”. Nuestro silencio se debía en realidad, a que no teníamos información objetiva de los hechos.Cuando nuestros soldados llegaron al sitio del combate, encontraron una verdadera masacre, con cadáveres por doquier y heridos abandonados. Todo lo que había dicho hasta ese momento Álvaro Uribe y el gobierno colombiano era una gran mentira, y era claro que se trataba de una acción planificada, no una persecución en caliente, y que se había violado la soberanía ecuatoriana. De hecho, si se había detectado un campamento de las FARC en nuestro suelo, las autoridades colombianas debieron informar al Ecuador con anticipación, de acuerdo a los procedimientos claramente establecidos en los acuerdos bilaterales de la Comisión Binacional de Fronteras Ecuatoriano Colombiana, COMBIFRON; la Declaración Conjunta del 12 de enero de 2006, suscrita por los Ministros de Defensa de ambos países, y la específica Cartilla de Seguridad. Debido a ello presentamos nuestra primera y enérgica nota de protesta al Gobierno colombiano, el cual a través de su Cancillería, ratifica la versión dada por el Ministerio de Defensa de ese país, es decir, que se preparó una acción en el lado colombiano, se recibieron disparos del lado ecuatoriano y se respondió. La Cancillería colombiana además afirmó que: “fue indispensable que las tropas colombianas INGRESARAN a territorio ecuatoriano para registrar el sitio desde donde recibieron disparos (…) el citado Raúl Reyes dirigía desde hace muchos años operaciones criminales en el sur de nuestro país, y CLANDESTINAMENTE, desde territorio ecuatoriano, SIN EL CONSENTIMIENTO de ese gobierno”. Añade la nota que “los terroristas, entre ellos Raúl Reyes, han tenido la costumbre de asesinar en Colombia e INVADIR el territorio de países vecinos para refugiarse (…)”.Es decir, que cuando aún creían que nos podían engañar, el propio Gobierno colombiano aseveraba, como siempre lo había hecho, que el Ecuador no da su consentimiento a las operaciones de las FARC en su territorio. Pero ahora, y tras develarse sus mentiras, articula calumnias e infamias que van desde tildar al Gobierno ecuatoriano de dar albergue a los que llaman terroristas, hasta calificarnos de cómplices e informantes. Es el mayor cinismo en la historia reciente de América Latina.A primeras horas del día domingo 2 de Marzo enviamos al lugar de los hechos, cercano a la población de Santa Rosa, a una misión de funcionarios de gobierno y militares, junto con prensa nacional e internacional. La realidad fue mucho más grave de lo anticipado. Todo, repito, todo lo dicho por el Presidente Uribe y su gobierno había sido una gran farsa.La misión halló evidencias sólidas de que se había perpetrado un ataque premeditado, planificado, con plena conciencia de que se iba a ejecutar en territorio ecuatoriano. La página oficial de la Presidencia de la República de Colombia dice, textualmente, que: “durante toda la noche del viernes 29 de febrero y la madrugada de este sábado 1 de marzo, el Presidente de la República, Alvaro Uribe Vélez, estuvo siguiendo de cerca la operación conjunta que adelantaron las fuerzas militares y la policía en el sur del país”.La realidad de los hechos fue que en la madrugada del sábado 1 de marzo, ingresaron a nuestro espacio aéreo aviones de la Fuerza Aérea Colombiana. Las evidencias señalan que atacaron desde el Sur y, con bombas de alta precisión, destrozaron el campamento de las FARC que se hallaba a unos 1800 metros de la línea de frontera, en un lugar claramente delimitado por un accidente geográfico como el Río Putumayo, lo que eliminaba la posibilidad de error en el posicionamiento. Luego del ataque aéreo, entraron en el territorio ecuatoriano tropas colombianas transportadas en helicópteros para culminar el ataque y llevarse cuerpos de los miembros de las FARC abatidos en la operación. Cuando horas más tarde la misión ecuatoriana llegó al sitio del ataque, encontró en un primer momento diecisiete cadáveres y tres mujeres heridas y abandonadas en el sitio del bombardeo.La mayoría de los cadáveres se hallaban en paños menores y ropa de dormir, lo que revela otra mentira más del Presidente Uribe y su gobierno: no hubo enfrentamiento entre las FARC y la fuerza pública colombiana, los irregulares fueron masacrados mientras dormían. Muchos cadáveres presentan orificios de proyectiles en la espalda. El argumento de legítima defensa, que todavía con descaro sostiene el Gobierno colombiano, es simplemente insostenible: no hubo la coexistencia de necesidad, inmediatez y mesura para repeler una agresión.Por ello, ese mismo día domingo 2 de Marzo, me comuniqué con la mayoría de Presidentes de la región para transmitirles nuestra indignación por la violación a nuestra soberanía y la burla que se había realizado a nuestra buena fe. Además, exigimos una disculpa sin condiciones al Gobierno Colombiano. La respuesta y las supuestas excusas, fueron otro insulto a la verdad y al pueblo ecuatoriano. Por ello, en mensaje a la Nación, esa misma noche anuncié la expulsión del embajador de Colombia en mi país. Menos de una hora después, resulta que desde Bogotá, y con información de computadoras milagrosamente rescatadas intactas del salvaje bombardeo, se nos acusaba de actuar en complicidad con las FARC, pese a que poco mas de 24 horas antes, en comunicado oficial, el Gobierno colombiano había reconocido que Raúl Reyes actuaba esporádicamente en territorio ecuatoriano y sin nuestro consentimiento. El Presidente Uribe miente al Ecuador, a Colombia y al mundo entero.Esta mala fe se ve agravada por un nuevo y cínico comunicado del Ministerio de Defensa Colombiano en que prácticamente se nos responsabiliza del ataque por no colaborar en lo que ellos llaman su lucha antiterrorista: De esta forma, la víctima resultaba ser el victimario. Por esta razón, ante tanta mentira y agravio al pueblo ecuatoriano, me ví obligado el día lunes 3 de Marzo a las 14h00 a romper las extraordinarias relaciones diplomáticas que durante siglos hemos tenido con Colombia, dejando en claro que las relaciones de hermandad entre el pueblo ecuatoriano y el pueblo colombiano serán eternas, pero que no podemos hablar con un presidente y con un gobierno sin ninguna credibilidad ni sentido de la decencia.Podemos demostrar con múltiples documentos y pruebas que siguieron intentando crear muchas mentiras, entre ellas la supuesta relación política con las FARC, otra infamia verdaderamente canallesca. En realidad, desde el pasado mes de Diciembre nos encontrábamos con otros países y ONGs intercediendo por la liberación de rehenes de las FARC, como ya lo han confirmado gobiernos amigos y familiares de los rehenes.De hecho, Ecuador en los últimos años ha desmantelado 117 campamentos de la FARC en nuestro territorio, y de estos 47 solo en mi primer año de gobierno, muchas veces con enfrentamientos armados con la guerrilla. Nuestros soldados permanentemente exponen la vida por un problema que no es nuestro. Estos campamentos e infiltraciones, no son culpa del gobierno ecuatoriano, son responsabilidad del gobierno colombiano, quien tiene absolutamente desprotegida su frontera y gran parte de su territorio. Lo hemos dicho desde mucho antes: Ecuador limita al norte no con el Estado Colombiano, sino con las FARC. De hecho, lejos de lo que ha manifestado el Presidente Uribe, el único país que alberga lo que ellos llaman terroristas, además de paramilitares, narcotraficantes, extensos cultivos de drogas ilícitas, etc., se llama Colombia, ya que, insistimos, no controla extensas partes de su territorio ni sus fronteras, y de esta forma exporta sus conflictos a los países vecinos. Con la farsa de la supuesta relación de Ecuador con las FARC, Uribe trata de justificar su agresión e imponer la teoría de poder actuar en cualquier Estado por la seguridad nacional de Colombia, gravísimo principio que debemos rechazarlo de plano. Incluso, con los argumentos esgrimidos por el Presidente Uribe, la principal víctima sería Colombia, ya que todos los países tendrían el derecho de bombardearla, pues, insisto, el germen de la desestabilización regional se encuentra en Colombia.Hasta hace poco, las mentiras del gobierno colombiano continuaban. El Ministro de Defensa colombiano, hace escasas horas ya reconoce que violó nuestra soberanía, que fue un ataque planificado y no se debió a legítima defensa, pero intenta justificar estas barbaridades con el argumento de que a última hora las fuentes de inteligencia cambiaron las coordenadas y se dieron cuenta que el ataque debía ser en territorio ecuatoriano. Casi simultáneamente, decía Ud., Presidente Uribe, en relación al Presidente del Ecuador y el ocultamiento deliberado de información: “yo no le conté porque estaba seguro que el operativo iba a fracasar”. Esto demuestra, además de su insolencia, que SIEMPRE supieron que el ataque sería en territorio ecuatoriano, y que siguen tratando de engañar al Ecuador y al mundo. Una prueba audiovisual, grabada, filmada y presentada a Colombia y al mundo por el propio Gobierno colombiano, se convierte hoy en el mejor instrumento para corroborar estos hechos execrables. El video presenta el testimonio de la usurpación, el saqueo y la audacia de ejercer jurisdicción administrativa sobre territorio ecuatoriano a través de la presencia de un fiscal colombiano en el lugar de los hechos, lo que representa ya no sólo una violación de la soberanía, sino una apropiación de facultades jurisdiccionales que sólo competen al Estado ecuatoriano (VIDEO).Hermanos latinoamericanos:Ecuador no permitirá que este ultraje del Gobierno Colombiano quede en la impunidad, y estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias. Este no es un problema bilateral, es un problema regional. De permitir esta agresión, que, repito, Ecuador no puede dejar impune, se estaría sentando un precedente nefasto en la región: que cualquier país, se atreva a bombardear e incursionar en territorio ajeno porque considera que allí se refugian lo que ellos consideran terroristas. Nada justifica la violación de la soberanía territorial de un Estado por otro Estado, según la carta de la OEA. Hoy fue la soberanía de Ecuador. Mañana puede ser la de Brasil, Perú, Panamá, o cualquier otro. No podemos andar con tibiezas, no podemos permitir que quieran convertir a nuestra región en otro Medio Oriente. Se requiere un rechazo frontal, claro y contundente, al agresor.Presidente Uribe:Reconozca sin ambages su error. Tenga decencia: pida disculpas al Ecuador, y a Latinoamerica, sin buscar falaces atenuantes. Nada, repito NADA, justifica la violación del territorio de un Estado por parte de otro. Nada justifica la agresión de Colombia contra Ecuador. Por el bien mayor que constituye la paz, denos garantías de que estos hechos, contrarios a la Ley Internacional, no se repetirán. Y basta de calumnias. Su insolencia indigna más al pueblo ecuatoriano que sus bombas asesinas. Ud. Es la única fuente de conflictos regionales, al no poder controlar su territorio ni sus fronteras de la guerrilla, los paramilitares, el narcotráfico y el cultivo de drogas. Ecuador no tiene nada de eso, somos las víctimas de un conflicto que no es nuestro. Hermanos de Latinoamérica:Ecuador es un país de paz. Confiamos en la comunidad regional y creemos en la solución pacífica de conflictos. En sus manos, en su conciencia, está remediar este quebrantamiento del derecho por medios pacíficos. Repito, confiamos en la comunidad regional, pero si esta falla, sabremos hacernos respetar por nuestros propios medios. Sabremos defender la Patria.Viernes, 7 de marzo de 2008

    Me gusta

  6. En todo lugar somos testigos de cómo se opina a favor y en contra, como se argumenta con apasionamiento defendiendo determinada posición, como se reclama tener la razón, tener “la verdad”.Todos sabemos que la paz se construye a partir de la justicia, y la justicia a partir de una búsqueda sincera del bienestar de las personas, por encima de otros intereses.Pero hay quienes proclaman defender la paz, sin embargo concienten actos de injusticia, y no me refiero solo a los gobiernos o a las FARC, esto ocurre a todo nivel, por lo mismo la solución debe darse a todo nivel.Hace falta participar en más grupos sociales reales, la influencia de estos espacios sociales en las esferas de poder si garantizan un cambio real y duradero, creer que la autoridad gubernamental lo hará es engañarse, esta solo puede ayudar.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s