MARCHA CONTRA LAS FARC: UNA EVALUACION

Me ha sorprendido gratamente el éxito que ha tenido la movilización mundial contra las FARC, rechazando los actos vulneratorios de los derechos humanos que esta organización ha cometido y sigue perpetrando, en particular, en lo que se refiere a la gran cantidad de personas que mantienen secuestradas durante varios años.

Sin duda, esto constituye un mensaje claro para los miembros de esta organización, quienes aún consideraban que gozaban de un respaldo para su supuesta causa en favor de la justicia social. A estas alturas, seguir pretendiendo que la violencia es un medio adecuado para resolver los problemas refleja no entender lo que sucede en el mundo.

Pero la protesta ha evidenciado también los límites y crisis de algunas organizaciones, tanto en Bogota como en Lima.

Mi amigo Eduardo Dargent, quien se encuentra en Colombia, ha relatado como se produjo la manifestación en Bogotá y como reaccionó el Polo Democrático, la principal agrupación opositora a Álvaro Uribe. Copio uno de sus párrafos:

Sin embargo, a raíz de la marcha, entraron en unas discusiones bizantinas sobre si había que marchar o no que fueron de caricatura (ojo, no digo bizantinas por el tema de la convocatoria, que creo sí debia discutirse, sino por la pésima impresión que creo dejaron). Cuestionaban que la forma en que se convocó la marcha terminaba apoyando a Uribe y a la opción belicista. Además, señalaban que se centraba la violencia en las FARC y no se incluía otros tipos de violencia tan o más dañinas.

El Polo se equivocó de cabo a rabo. Apoyar la marcha contra las FARC no significaba avalar los tratos de Uribe con los paramilitares o las acciones del Ejército colombiano que hayan vulnerado derechos humanos. Participar en la misma – hicieron una movilización paralela – no solo les hubiera otorgado el favor de una población cansada de la violencia, sino que, en términos meramente políticos, les hubiera permitido descolocar a Uribe y tener mayores argumentos para criticar los límites de su plan de pacificación para Colombia.

Aquí en Lima, algunos la supieron ver y otros no. Alan García supo montarse sobre la ola – de manera legítima, pues también es muy cercano a Colombia – y se anotó un gol apoyando la protesta. Claro, si ese mismo entusiasmo lo tuviera para saldar las cuentas del conflicto interno, otro sería el país y otra sería mi percepción sobre Alan.

Quienes no la supieron ver son mis amigos de las organizaciones de derechos humanos. Marco Sifuentes ha citado las declaraciones de Miguel Jugo y Francisco Soberón para justificar la ausencia, las cuales, por cierto, han sido aprovechadas convenientemente por Rafael Rey.

No creo que exista, como señala el Ministro de la Producción, una complicidad con las FARC o el marxismo. De haberla, los chicos de la Coordinadora no se mandarían con un comunicado como este:

SENTENCIA HISTÓRICA CONTRA ABIMAEL GUZMÁN

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) saluda la ratificación de sentencia a cadena perpetua impuesta contra Abimael Guzmán Reynoso y Elena Iparraguirre, responsables de la masacre de Lucanamarca que acabó con la vida de 69 pobladores. Así mismo respaldamos la máxima pena de cárcel impuesta por la Segunda Sala Penal Transitoria a las líderes terroristas Laura Zambrano y María Pantoja, autoras y responsables de execrables crímenes de lesa humanidad en agravio de miles de peruanos y peruanas.

Si la CNDDHH fuera “pro terruca” como dicen sus enemigos, ¿haría un comunicado de este tipo?

Lo que si ha existido y de modo claro, es una falta de cálculo y, también, algo de desinterés por esta movilización. Quien deseaba ir se podía enterar por diversos medios: los diarios, la televisión, la radio, los blogs – de hecho, aquí informamos sobre la realización de esta actividad – y del Facebook (donde se inició esta movilización). Y cualquiera que sigue la prensa peruana sabe que hay lobos dispuestos a hacer piñata a la Coordinadora por quitame estas pajas. ¿No calcularon ese efecto?

Sin duda, en Lima y en Bogotá deberán hacer una severa autocrítica.

MAS SOBRE EL TEMA:
ANDINA: Aprodeh emite comunicado solidarizándose con Colombia
Editorial de El Comercio: Terrorismo disfrazado de insurgencia
El Fondo del Vaso: ¿Por qué las ONG no marcharon en la protesta contra las FARC?
Blogiarquía: Las FARC y el 4 de febrero
Cuaderno de Borrador: ¿Por qué no más FARC?
Habla Sonia Luz: Millones de Voces

20 thoughts on “MARCHA CONTRA LAS FARC: UNA EVALUACION

  1. Godoy:Cuán benevolente eres con las ONGs caviares. En realidad, la sorpresa hubiese sido que critiques con severidad su sinuoso accionar.Sacas el comunicado sobre Abimael como para justificarlos. Sí pues, cuando el león está muerto hasta un niño puede patearlo, el asunto es enjaular al león vivo. Recuerdo claramente la misma actitud que hoy mostraron estas ONGs frente a las FARC, pues es la misma que mostraban cuándo Sendero estaba en su apogeo. Siempre tibios, medrosos, contemporizadores con el terror senderista, no había, ni por asomo, esa garra que ahora tienen para incriminar a las FFAA. Una prueba más del fariseísmo y el doble discurso de estos luchadores asalariados de los Derechos Humanos.Saludos

    Me gusta

  2. No me sorprende que estas ONGs derechohumanistas no hayan querido participar de la multitudinaria marcha de ayer, para ellos los DD.HH son sólo un pretexto para hacer trabajo político que tiene la misma matríz ideológica de los terroristas, por eso se cuidan mucho en condenarlios. Estos izquierdosos no aprenden y continuan cometiendo los mismos errores y horrores que en los 80s, cuando esos mismos malabarismos verbales los aplicaban para negar el caràcter terrorista de Sendero Luminoso.Recuerdo que en 1989 se convocó una marcha contra el terrorismo y estos izquierdosos derechohumanistas dudaban en participar, al final asistieron pero bajo un lema que resumía todo su malabarismo verbal y que al final no condenaba al terrorismo marxista de Sendero Luminoso: “no matarás no con hambre ni con balas”.Estos izquierdistas son expertos en no quedar mal con nadie.

    Me gusta

  3. Les recuerdo un párrafo del primer comunicado de la Coordinadora en su historia, para que vean que no hubo dudas en la condena a Sendero:Debemos señalar que una grave responsabilidad en esta espiral de la violencia le corresponde a organizaciones como Sendero Luminoso, que mediante actos de terror, atentados y asesinatos pretende supuestamente construir la justicia en el país. Junto con nuestra condena a este comportamiento, señalamos que estos actos deberían y deben ser sancionados exclusivamente de acuerdo a las Leyes de la República. El comunicado es del 20 de enero de 1985. Gobierno de Fernando Belaúnde. El contenido es clarísimo. Nunca hubo complacencia. (El comunicado lo pueden encontrar en Youngers, Coletta, Violencia Política y Sociedad Civil en el Perú, Lima, IEP, 2003, pp. 124 – 125).

    Me gusta

  4. Godoy!, el comunicado que incluiste en tu post es luego de la sentencia a Abimael, es muy fácil condenar a Sendero Luminoso cuando este ya ha suido derrotado. El comunicado que dices es de 1985,hace mención a que SL supuestamente busca construir la justicia pero que ese objetivo no se lograría cometiendo actos de terror; pero en ningún momento se condena la lucha armada y este es un grosero error de estas ONGs derechohumanistas y del propio IF CVR: no condenan la lucha armada en sí, para ellos la injusticia sería una situación que justificaría tomar las armas para tomar violentamente el poder.Como ya decía anteriormente, la ideología derechohumanista (utilizar como pretexto los DD.HH para cuestiones políticas) sufre de hemiplegia moral.

    Me gusta

  5. JAG:Rafael Rey, no tiene la mínima idea de lo que es el Marxismo. Y insiste en la mala costumbre de acusar a todos quienes se oponen como izquierdistas, marxistas, comunistas etc. Sobre la marcha y las FARC, he opinado en mi blog http://timpanoroto.blogspot.com, dónde señalo porque las FARC no pueden ser considerados marxistas.Respecto a las ONG, derecho humanistas, estoy plenamente convencido de que sus objetivos “solidarios” son muy discutibles.Y definitivamente no son de izquierda, no se de donde sacan esa tonteria.

    Me gusta

  6. Informe Final de la CVR, Tomo IX, recomendacion general:Antes de pasar a las recomendaciones específicas en cada una de las cuatro áreas, hay una de carácter general, que atañe directamente a todos los actores sociales y políticos. Consideramos de un gran valor pedagógico para el país el que todos los actores hagan un claro deslinde con la violencia y hagan explícito que sólo en el marco de un régimen democrático es que debe darse la convivencia entre los peruanos. Por ello proponemos: Un compromiso expreso del no uso de la violencia y el respeto a los Derechos Humanos tanto desde los partidos políticos como desde las organizaciones sociales, como requisito para integrarse y actuar dentro del sistema de partidos y organizaciones sociales legalmente reconocidos. Asimismo, exigencia de constancia expresa en estatutos de organizaciones políticas y sociales de compromiso a respetar la Constitución como regla fundamental de la vida política y el pluralismo democrático Esta recomendación, para no quedarse en una mera declaración retórica, debe ser expresión de un compromiso de todos los actores en torno a implementar las reformas y cambios necesarios para erradicar la posibilidad de que los sucesos que sufrimos en las últimas dos décadas vuelvan a producirse. La expresión de un compromiso de este tipo debiera ser una referencia para avanzar en desterrar la violencia como un patrón de conducta o interacción social en todos los ámbitos de la vida.

    Me gusta

  7. La marcha fue un exito. Estuve la noche anterior en una reunion con varios colombianos y el sentir general era de participar en la marcha y que continuen los esfuerzos de Chavez por rescatar mas secuestrados. A ellos no les importa si es Chavez o cualquier otro, lo que les importa es que alguien lo haga. Las declaraciones de Rey no tienen ninguna importancia. Que autoridad moral tiene el para opinar de nada.Mas bien hay que preocuparnos del problema de la Fiscal, es acaso otra artimaña de la derecha para deshacerse de Bolivar o es verdad.Las relevaciones de CH que son harto conocidas, nos hacen recordar que cuando El Comercio hace una campaña es porque tiene intereses. No sera otra campañita de El Comercio. Tambien hay que preocuparse de la crisis economica de EU y cuanto puede afectar al pais y a la gente en general. Hoy la bolsa en EU volvio a colapsar.No sera una bomba de humo?

    Me gusta

  8. Estimado anónimo de las 12:55, la marcha a la que haces referencia ocurrió el 3 de noviembre de 1989. La marcha fue convocada por Henry Pease, candidato de Izquierda Unida y tuvo gran acogida. Así lo reconoce Mario Vargas Llosa en el Pez en el Agua:”El 26 de octubre de 1989, El Diario, portavoz de Sendero Luminoso, publicó un comunicado en nombre de un organismo de fachada, el Movimiento Revolucionario en Defensa del Pueblo (MRDP), convocando a un «paro armado clasista y combativo» para el 3 de noviembre, en «apoyo a la guerra popular».A la mañana siguiente el candidato de Izquierda Unida a la alcaldía de Lima y a la presidencia, Henry Pease García, anunció que el día escogido por el senderismo para el paro armado él saldría a las calles con sus partidarios a fin de mostrar «que la democracia era más firme que la subversión». Yo estaba con Álvaro, en mi escritorio —todas las mañanas, temprano, antes de la reunión del kitchen cabinet, pasábamos revista al programa del día—, cuando escuché en la radio la noticia. Al instante me vino la idea de solidarizarme con la marcha y salir también con mis partidarios a manifestar el 3 de noviembre en respuesta al desafío de Sendero Luminoso. A Álvaro le gustó la idea, y, para evitar que se embrollara en consultas con los aliados, la hice pública sin pérdida de tiempo, en una entrevista telefónica con Radioprogramas. En ella, felicité a Henry Pease y le propuse que desfiláramos juntos” (…)”La Marcha por la Paz recibió una ola de adhesiones de partidos políticos, sindicatos, instituciones culturales y sociales, y figuras conocidas. Y atrajo una enorme concurrencia, deseosa de mostrar su repudio al horror en que venía hundiéndose el Perú por el fanatismo mesiánico de una minoría”.”No me hubiera plegado a la Marcha por la Paz si la iniciativa no hubiera venido de Henry Pease, un adversario que, como intelectual y como político, me parecía respetable. Hay muchas maneras de definir lo respetable. En lo que a mí se refiere, me merece respeto el intelectual o el político que dice lo que cree, hace lo que dice y no utiliza las ideas y las palabras como una coartada para el arribismo”.MARIO VARGAS LLOSAEL PEZ EN EL AGUAPAGS. 157 y158.

    Me gusta

  9. Godoy, apelo a tu lucidez demostrada, vamos, no te me pongas Nakasaki con estas ONGs. Intereses políticos antes que derechos humanos son las que han marcado, y siguen marcando su derrotero. Creer que son defensoras de los DDHH a estas alturas es un acto de ingenuidad o un parte de fe inquebrantable. Los derechos humanos son solo de los humanos de izquierda en su accionar, el resto son excusas, perogrulladas con una bestia caída como menciona Miranda, no interés verdadero en los lamentablemente vapuleados DDHH, nobles principios con los que tanto la derecha y la izquierda se limpian el culo.

    Me gusta

  10. A ver, varias cosas que comentar:- Creo que si se cometió un grave error de consecuencia. Como lo pongo al final de mi post, es necesario que en la comunidad de derechos humanos hagan una autocrítica sobre este tema en específico. – Las organizaciones de ddhh aparecieron a finales de los setenta y la Coordinadora en 1985. Varias de sus organizaciones partieron de la iglesia y otras, en efecto, como APRODEH, partieron de personas que anteriormente militaron en partidos de izquierda. Sin embargo, la mayor parte de ellas, en este momento, impide a sus directivos y miembros ejercer cargos políticos si estas en la institución. Es lo que pasó con Gino Costa y Susana Villarán, que tuvieron que renunciar al IDL para poder llevar adelante sus respectivos proyectos políticos. – La condena de las organizaciones de derechos humanos a Sendero fue clara desde el inicio. – Como lo comentaba con algunos amigos, las generalizaciones no son el mejor camino. Hay personas que pueden tener aspiraciones políticas y otras a las que no. Y, seamos, claros, no está mal tenerlas. El problema viene cuando esas agendas se juntan. ¿Ello ocurre en el movimiento de derechos humanos? Si, en contados casos, pero en mucha menor medida de lo que sus detractores piensan.No pretendo ser el Nagasaki de nadie, ni tampoco convencer a nadie de lo que quiere o no creer. Solo creo que es necesario matizar opiniones y no hacer un cargamonton.

    Me gusta

  11. INFORME DEL 04 DE FEBREROLa Colombia que no marchó, la que marchó, y la que marchó contra los que marcharon Por Fredy Muñoz Altamiranda Hay, por lo menos, dos colombias. Una que marchó y otra que no. Una que votó y seguiría votando por mantener a un paramilitar y narcotraficante como Álvaro Uribe en la presidencia, y otra que continuará oponiéndosele, a pesar de que le asesinen a sus hijos, le roben sus tierras o la dejen sin trabajo.Hay una Colombia de sentimientos patrióticos virtualizados, muchachos y muchachas de “bien” que a diario se indignan, a través de Facebook, de la violencia nacional, mientras envían a sus listas de correos y círculos de amistades electrónicas, razones por las cuales sentirse orgullosos de lo que creen que es Colombia: Juanes, Shakira y Montoya.En la otra Colombia hay por lo menos sesenta mil familias que aún esperan que los paramilitares amigos del gobierno mafioso de Uribe les digan dónde enterraron los pedazos mutilados de sus víctimas. En qué fosa común, de qué hacienda, de cuál congresista uribista, están los despojos de miles de hombres, mujeres, jóvenes y niños que hacían parte de la otra Colombia, la que no marchó.Como tampoco marcharon los campesinos asesinados por la Brigada Móvil número XV del ejército colombiano, que según contó uno de los propios asesinos a la Procuraduría General de la Nación, el sargento Alexander Rodríguez, eran tiroteados para hacerlos pasar por guerrilleros y reclamar cinco días de descanso por cada muerto.La Colombia de las universidades privadas, de los empleos bien remunerados en almacenes, compañías, centros comerciales, bancos y empresas prósperas de la mafia, la Colombia propietaria, la que dice poder viajar ahora por carretera en sus camionetas blindadas a visitar sus fincas de recreo en tierras exclusivas del país, robadas a campesinos o a indígenas y hoy custodiadas por paramilitares, esa Colombia si marchó.Los jóvenes de barrio que reciben clases en las universidades públicas, con un pasaje de bus en el bolsillo y un desayuno casero en el estómago, los chicos y chicas que han leído más de un buen libro sobre la historia y el origen de nuestra violencia, los que insisten en la democracia participativa y los cambios estructurales de un país tomado por el paramilitarismo, los que no le comen cuento ni a Uribe ni a sus asesores cínicos, esos no marcharon.En mi tierra, la Costa Atlántica, los uribistas pretendieron aprovechar la asistencia del pueblo a la programación multitudinaria del Carnaval de Barranquilla, para hacerle creer a los navegantes de internet que esa manifestación cultural centenaria y rica era producto de sus convocatorias virtuales. Pero sólo pudieron hacer un rápido y deslucido desfile de carros lujosos, de electores de Uribe que suspendieron la parranda por quince minutos, y salieron a darle una vuelta a la cuadra, a sonar sus bocinas y tomarse una foto con el teléfono celular para montarla en los portales de “Facebook” y decir que “millones de colombianos marcharon”.Pero hubo una Colombia, entre estas dos de las que he hablado, que también marchó, para exigir la solución política negociada al conflicto armado, un intercambio humanitario de prisioneros, y la paz con justicia social que mantiene en armas a otra Colombia. Y que si esa otra Colombia armada salió a marchar, lo hizo por las montañas y las selvas del país, a combatir, como lo hacen a diario, a mercenarios gringos, a oficiales y soldados, compatriotas cuya única alternativa de trabajo remunerado ha sido la guerra; y a los nuevos paramilitares que negociarán con Uribe nuevos beneficios, en un ya lanzado tercer mandato.Una Colombia que marchó (pero no por seguirle el juego a “Facebook”, la extensión de la CIA cuyos 16 socios son agentes de inteligencia estatal estadounidenses) en Washington coreaba: “¡Uribe, paraco, el pueblo está verraco!”. En Bogotá jóvenes del Sur de la ciudad marcharon a la usanza de las tribus urbanas, pidiendo paz, pero también justicia para sus amigos asesinados por los paramilitares en complicidad con la policía, y mostrados luego como delincuentes dados de baja o resultado de ajustes de cuentas entre bandas, cuando realmente eran adolescentes irreverentes, en resistencia al control social de los paramilitares en sus barrios.La Colombia que marchó lo hizo convencida de que reelegirán a Uribe para cuatro años más de gobierno mafioso y paramilitar. Muchos quizás no sean conscientes de eso.La Colombia que marchó contra la marcha de Uribe lo hizo, en buena parte, para no ser tomados como amigos de los “violentos”, pero en otra para expresar salidas distintas al unanimismo guerrerista.Y la Colombia que no marchó espera que los huesos de sus familiares aparezcan, o que alguien diga, “Yo los maté” como ya ha hecho el narcotraficante, paramilitar y elector de Uribe, Hernán Giraldo con 37 asesinatos, entre ellos el de Martha Lucía Hernández Turriago, ex directora del Parque Tayrona, y el del estudiante Hugo Maduro, ex miembro de la Juventud Comunista, y hoy una cifra más en la estadística de un exterminio que no cesa.

    Me gusta

  12. Lo mismo que comenté en el blog de Marco:Ese es precisamente el problema de APRODEH: es bastante suave en sus críticas cuando quienes cometen violaciones a los derechos humanos tienen una “tendencia izquierdoza” (para no entrar en tecnisismos ni mayores debates). Yo estuve en APRODEH como voluntario hace muchos años y soy testigo de ello. Tienen todo el derecho de sostener -porque es florazo eso de que no estaban enterados- el por qué de su no participación en la marcha y el por qué no están en contra de las atrocidades que cometen las FARC, y es respetable. Mas, cuando den alguna opinión acerca de algún otro tema debatible, ésta debería ser tomada como tal, y no sostener, sobre todo quienes la citan como fuente recurrente, que sus argumentos tienen razón bendecida a priori. Hay que analizar sus pronunciamientos haciendo incapié en la objetividad y la normativa legal dependiendo del caso concreto.Creo que la existencia de una ONG como APRODEH es muy importante, pero, vuelvo a repetir, sus pronunciamientos son dispares y eso hace que su credibilidad como defensora de los DD.HH decaiga. Y muchas veces, como esta vez, con justa razón.Una homogenización en su dircurso se torna imperativo.Slds, KTC

    Me gusta

  13. Disculpame Godoy por lo que te voy a decir pero a tu post le falto huevos para condenar la ausencia de las ONG de izquierda que se hacen llamar derechohumanistas. Mas bien intentas vanamente excusarlas.

    Me gusta

  14. Una pregunta suelta: la condena a cadena perpetua para Abimael Guzmán y sus secuaces sólo obedece a la masacre de Lucanamarca? Es decir, en términos estrictamente penales sólo se le ha demostrado responsabilidad (y sólo está pagando condena) por la muerte de 69 personas? No se le ha condenado por las miles de muertes que ocasionó sendero ni por los heridos, bombas, atentados contra bienes públicos y privados, daños a la economía, etc.?A este paso, Alan García va a tener más muertos en su haber (por El Frontón) que Guzmán…

    Me gusta

  15. SR GODOY, LO DEMOCRATICO ES SIEMPRE CONOCER LA INFORMACION DE DIFERENTES LADOS Y FUENTES. LO INVITO A LEER ESTA NOTA SOBRE LA MARCHA “CONTRA LAS FARC” PROMOVIDA POR EL GOBIERNO DE URIBE, Y LA POSICION QUE TUVIERON LOS FAMILIARES DE LOS SECUESTRADOS, INCLUYENDO LOS BETANCOURT: Familiares de ex congresistas estiman que marcha contra las FARC ”no fue del todo positiva” TeleSUR 04/02/08 Familiares de ex congresistas que serán próximamente liberados por las FARC comentaron desde Caracas las marchas que se desarrollaron este lunes en Colombia y otros países contra el grupo guerrillero. Ángela de Pérez, esposa del ex parlamentario Luis Eladio Pérez, estimó que “está convocatoria no fue del todo positiva en el sentido del enfoque que se le dio. Nosotros habíamos pedido que se marchara por el acuerdo humanitario”. Colombia se movilizó este lunes en las ciudades capitales de departamento y principalmente en Bogotá. Gracias al impulso de los medios masivos de comunicación y al respaldo gubernamental, se dio una marcha gigante en contra de la guerrilla de las FARC, que tienen en su poder a civiles y militares desde hace varios años.Por otro lado, miles de personas se congregaron para realizar una jornada contra la violencia y la guerra interna que vive esta nación. Esta convocatoria estuvo a cargo del partido político de oposición Polo Democrático Alternativo (PDA), en respaldo al acuerdo humanitario y en rechazo a las marchas apoyadas por el Gobierno de Álvaro Uribe contra las FARC. Marcha alternativa a favor del acuerdo humanitario y contra la violenciaEsta organización ha querido diferenciar su participación de las marchas que se realizaron en numerosas ciudades colombianas y del mundo, que contaron con una amplia participación y que fueron entre otros, apoyadas públicamente por líderes del paramilitarismo.La manifestación convocada por el PDA respaldó el acuerdo humanitario, como única salida que lleve a recuperar la libertad de quienes siguen en la selva en manos de la guerrilla y de presos de esta organización en las cárceles. A este llamado se sumaron distintas organizaciones sociales, como las centrales obreras. “El intercambio humanitario se hace necesario, indispensable, nosotros hoy saludamos que las FARC hayan decidido de manera unilateral que regresen tres personas secuestradas nuevamente a sus hogares, y valoramos profundamente la presencia y la contribución del presidente Chávez y la senadora Piedad Córdoba en este proceso”, dijo Carlos Rodríguez, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia. Pero donde menos gente hubo, paradójicamente, fue en la iglesia del Voto Nacional en Bogotá, donde se reunieron los familiares de las personas que las FARC tienen en su poder, las víctimas recibieron el respaldo del alcalde de esa ciudad y otras personalidades, pero no de las mayorías de los colombianos.Familiares insisten en la necesidad de negociación y conciliaciónDoce familiares, incluso niños, llegaron este lunes a Caracas en vista de la próxima liberación de los tres ex congresistas en manos de las FARC, Gloria Polanco, Eladio Pérez y Orlando Beltrán.Los familiares de los retenidos siguieron insistiendo en la necesidad de una negociación. “Indiscutiblemente, Colombia tiene que abrir espacios de negociación y concertación. Consideramos que es la única vía posible no solamente para la liberación, sino para conseguir los caminos de la paz” dijo Ángela de Pérez.En rueda de prensa desde un hotel de Caracas, las familias recordaron que el proceso con las FARC había sido imposible durante muchos años y respaldaron la iniciativa del presidente venezolano, Hugo Chávez, y de la senadora colombiana Piedad Córdoba. Anunciaron además que se reunirán con el canciller venezolano, Nicolás Maduro, en las próximas horas.

    Me gusta

  16. Claro, reconozco que aca estan algo ideologizadas para el asunto de terrucos extrafronteras porque piensan que no nos daremos cuenta de sus silencios o que ya llenaron su cuota porque se pronuncian contra SL o MRTA. Lo cierto tambien es que hubo un uso politico de la marcha por el gobierno y este se lleva pesimo con las ong de DDHH aca y realmente ese factor de que si asisto a la marcha me mezclo con este fariseo pues resulto una salida muy facil.

    Me gusta

  17. no disculpes a las ONG. en el programa sin rodeos de canal N, hans landolt invito a un analista que aseguro que llamar terrorista a las FARC no ayudaba en el camino a la paz y el presidente de IDL estuvo de acuerdo pues considera que debian ser reconocidos como insurgentes. Los asesinos y secuestradores son la guerrilla del pueblo…entonces que cosa es ser terrorista? Si no viste ese programa, deberias verlo y aceptar que muchas ONG apoyan a estos grupos. Si hubiera sido una marcha contra las FFAA hubieran estado en primera fila pero como eran contra los terroristas justo no les parecio adecuado…que raro…muy raro.

    Me gusta

  18. no les quieres hacer cargamontón porque tu crees en ellas. Pero asi como eres super crítico con el gobierno y la corrupción aprende a ser crítico con tus creencias y aceptar que no apoyaron la marcha porque sienten cercanía a las FARC porque están lejos, porque no les han matado o secuestrado a nadie y porque debien terroristas. En ningun post respondes tanto a los comentarios, analiza tu actitud. Te dolió que tu defensa cerrada a su actitud se desvaneciera tan rápido

    Me gusta

  19. Las ONGs caviares creen haberse lavado la cara ahora que, extemporáneamente, sacaron su papelito contra las FARC. No sorprendería que dentro de unos quince años algún despistado presente esos papelitos como una prueba que estas ONGs condenaban a los terroristas de izquierda.Siempre fue así, papelitos inflamados contrastando con sus acciones complacientes con los “luchadores sociales”. Era la misma táctica cuando Sendero dinamitaba el país, veinte años después Godoy presenta los papelitos condenatorios, mientras se olvida sus diarias actitudes complacientes con los terroristas.

    Me gusta

  20. Disidencias. Las marchas colombianas Alberto Adrianzén Luego de la marcha este 4 de febrero realizada en diversos países contra las FARC, queda claro que este round lo ganó el presidente Uribe. El perdedor es el presidente Chávez que hace unas semanas declaró a la guerrilla colombiana como una fuerza insurgente. El triunfo de Uribe ha sido amplio no solo por el gran número de personas que se movilizaron sino también porque ha logrado legitimar aún más su presidencia, cambiar la agenda al convertir a las FARC en el único enemigo público y enviar un mensaje a Estados Unidos. También ha logrado aislar a los sectores más progresistas que plantean una solución negociada y humanitaria al conflicto armado en ese país. Todo indica que la línea del presidente Uribe de actuar “con firmeza para derrotar a los criminales”, como él dice, ha logrado un triunfo importante. El Polo Democrático Alternativo, principal fuerza opositora, si bien no participó de la marcha realizó una concentración paralela bajo el lema “Por el acuerdo humanitario: no a la guerra, no al secuestro”. Tampoco participaron los familiares de los secuestrados que optaron por reunirse en una iglesia bogotana. Fue Astrid Betancourt, hermana de Ingrid –secuestrada hace varios años por las FARC–quien mejor expresó estos desacuerdos al señalar al presidente Uribe como responsable de “atizar la rabia, la cólera de los colombianos, sin proponer ninguna solución”. En este contexto la marcha del 4 de febrero tiene varias lecturas. La primera implica negar a los paramilitares como parte del conflicto interno. Los paramilitares, junto con las FARC y el propio Estado, son también responsables de la violencia y el terrorismo en Colombia. A fines del 2006, la revista colombiana La Semana, eligió como personaje del año al “fantasma paramilitar” que se “había convertido en un cáncer que estaba carcomiendo silenciosamente los pilares de la democracia”. Para esta revista, el paramilitarismo “que empezó a mediados de los 80 como un proyecto contrainsurgente para defenderse de las extorsiones y los secuestros de la guerrilla en Magdalena Medio terminó como la expresión más sofisticada que ha tenido el narcotráfico en toda su historia” (12/23/06). Lo que no lograron los cárteles de Cali y Medellín, ni Pablo Escobar, penetrar la política y al Estado, lo lograron los paramilitares. Su expresión es la llamada parapolítica que hoy sacude Colombia y que compromete a parlamentarios, ministros, alcaldes, militares, empresarios, gobernadores, etc. Según el periodista italiano Simone Bruno, más de 60 congresistas y políticos uribistas estarían involucrados en el escándalo de la parapolítica. Sin embargo, el asunto no queda ahí. Los paramilitares lograron organizar una fuerza de más de 30 mil hombres. La Comisión Nacional de Reconciliación y Reparación, señala Simone, ha identificado como víctimas del paramilitarismo a 120 mil personas. Asimismo, serían responsables de la desaparición de 14 mil personas. Solo a uno de los ex jefes del paramilitarismo, Salvatore Mancuso, se le atribuye más de 112 masacres con un total de 1,370 víctimas. Y si bien hoy una mayoría está desmovilizada, continúan operando y asesinando a civiles. De otro lado, la marcha también ha servido para consolidar el liderazgo del presidente Uribe. No sería nada extraño que en poco tiempo, como ya ha sido planteado por partidarios de su movimiento, se haga realidad la candidatura a su segunda reelección. Y, finalmente, la marcha es también una respuesta a los demócratas norteamericanos que han criticado al gobierno de Uribe por violar los derechos humanos y frenado el TLC. En noviembre del año pasado, Barak Obama, precandidato a la presidencia, Edward Kennedy y otros once congresistas de ese país, le enviaron una carta al presidente Uribe “en la que rechazan su práctica de agredir y poner en peligro la vida de los colombianos que piden que se conozca la verdad sobre el paramilitarismo y los parapolíticos en Colombia” (Fuente: Polo Democrático). Por eso, no se trata de desfilar hoy contra el terrorismo de las FARC y mañana contra el terrorismo de los paramilitares o del Estado. Ello alienta la polarización. Mirar la mitad de la verdad, es un error político. La guerra en Colombia ha producido cuatro millones de desplazados, cientos de secuestrados y cientos de miles de víctimas. Hoy Colombia busca liberarse de la parapolítica, del narcotráfico y del terrorismo, alentemos todo ello, pero también una solución a la guerra desde las víctimas y no desde el frío cálculo político que produce los intereses menores. Los colombianos no merecen ese futuro.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s