CASTAÑEDA, ¿EL HOMBRE DE ALAN?

Ayer Luis Castañeda Lossio salió en defensa de Alan García, luego de las declaraciones bastante duras que diera su supuesta aliada Lourdes Flores Nano, respecto de la gestión del actual Presidente.

No es la primera vez que se evidencia un acercamiento entre los vecinos de la Plaza Mayor. De hecho, el Presidente no trata al Alcalde con el mismo rigor que a los Presidentes Regionales, a los cuales insulta cada vez que puede, sino que le ha concedido créditos para la mejora de la ciudad con miras a las cumbres que se realizarán en mayo y noviembre.

Sin duda, no es malo que existan buenas relaciones entre las autoridades y colaboración entre las mismas. En realidad, esa debería ser la relación normal en el país, a pesar de las diferencias políticas. De hecho, mucho daño le hizo a Lima la pelea que Fujimori tuvo con Ricardo Belmont y Alberto Andrade, a los que vio como potenciales rivales electorales.

El problema se encuentra en la falta de congruencia de Castañeda Lossio con la alianza política formada con el Partido Popular Cristiano. De hecho, Unidad Nacional no ha sabido encontrar hasta el momento un perfil que le permita posicionarse políticamente de manera adecuada: ¿es oposicion dura o light o es pro gobierno? Y cuestiones como estas son cada dia más evidentes.

El problema de fondo es que Unidad Nacional está conformada por un partido de larga trayectoria que no ha terminado de definir su identidad política de manera clara y por una agrupación sustentada únicamente en el carisma (¿?) y obras físicas de su líder. Al no haber una unidad sobre ideas y programas, se producen estos cortos circuitos que terminan desdibujando a ambas agrupaciones y a ambos liderazgos.

Pero de hecho, tampoco debe dejar de contemplarse otra hipótesis que se ha tocado antes en Menoscanas: la persistencia de Alan García en tener un candidato no aprista para el año 2011. ¿Evidencias? Están en el pasado de Alan. Recordemos que en 1990 no apoyó a Luis Alva Castro – paradojas de la vida – y prefirió respaldar a Alfonso Barrantes, primero y a Alberto Fujimori, después. ¿El objetivo? Que su liderazgo en el APRA no se viera cuestionado con miras a 1995. Claro, el golpe de Estado varió las cosas, pero no cabe duda que la misma jugada puede estarse comenzando a gestar en estos momentos, a pesar que medios relativamente cercanos a Alfonso Ugarte digan lo contrario. Recordemos que Alan 2016 suena más fuerte que Del Castillo 2011, en términos reales.

Así, dos de los partidos más antiguos del país y dos de las autoridades más importantes están involucradas en una de las comedias políticas más tristes. Sobre todo, porque, al final, no terminan dando risa, sino lástima por la inconsistencia de los partidos y los liderazgos. Y ello es lo que, en buena cuenta, le causa un grave daño al Perú.

MAS SOBRE EL TEMA:
Santiago Pedraglio: Lourdes Flores o como jamás ganar las elecciones

Advertisements

LA LOGICA DE MARTIN RIVAS

No sorprende que Martin Rivas haya esgrimido la palabra “No” tantas veces que pretendiera hacer que creamos su cinismo y sus mentiras.

Decir que la entrevista brindada a Umberto Jara fue “un ensayo de lo que iba a declarar en el Poder Judicial” resulta francamente inverosimil, sobre todo cuando en dicha “práctica pre – judicial” esgrime una autoconfesión, ante un periodista con el que se sentía cómodo, sobre las actividades del Destacamento Colina, “ensayo” que, por cierto, no ha puesto en práctica en sus declaraciones judiciales.

¿A qué está jugando Martin Rivas? Pues no esta jugando precisamente para el esclarecimiento de los hechos. De hecho, el ex procurador César Azabache explicó ayer en Prensa Libre la serie de incongruencias del testimonio del jefe operativo de Colina, así como los elementos que el tribunal debería tomar en cuenta para ponderar el testimonio de alguien que ha faltado a la verdad. Y también recomendó a todos los abogados involucrados en el proceso que hagan bien su tarea y se dediquen a convencer a quien tienen que convencer, que es a la Sala Penal Especial y no necesariamente a la opinión pública.

Sin embargo, el juicio si puede servir, como apunta bien Laura Arroyo Gárate, para desarmar la tesis esgrimida por los medios adictos a la dictadura de que era necesario vulnerar derechos humanos para derrotar a Sendero Luminoso – y que es la tesis que Martin Rivas esgrime en el libro de Jara – y para el mundo confirme que lo que indicó la Corte Suprema de Chile, al aprobar por unanimidad la extradición en violaciones de los derechos humanos, lo que indica que sí existen elementos claves para el procesamiento y sanción de Alberto Fujimori.

Pero creo que este proceso judicial también deberá servir para comenzar a separar la paja del trigo. Ayer, el jefe de Colina quiso arguir que las acusaciones en su contra eran una campaña contra las Fuerzas Armadas. No todos en las Fuerzas Armadas actuaron como este sujeto y su grupo de la muerte. Hubieron oficiales que defendieron al país con honor y respeto a los derechos humanos y quienes dejaron su vida por defender la democracia. ¿Pueden los familiares de estos militares honorables sentirse bien por ser confundidos con asesinos por declaraciones como estas? No lo creo. Y si bien las Fuerzas Armadas aun son reticentes a aceptar la dimensión de violaciones a los derechos humanos cometidas por sus miembros, no toleran grupos como Colina en su seno.

Seguiremos viendo más declaraciones como estas en varios dias. Y sin duda, no habrá quien se ofrezca a justificarlas. Pero, al final, serán los jueces quienes ponderen. Y para ello, la Fiscalía y los abogados de la parte civil deberán hacer bien su trabajo.

MAS SOBRE EL TEMA:
Laura Arroyo Gárate: ¿Por que DDHH? Juicio a Fujimori
Caretas: Las dos caras de Martin Rivas

EL SOLIDO NORTE, LA PALOMA BLANCA Y LOS NARCOS

En algún momento voy a recuperar Trujillo, aunque tenga que ser candidato a la Alcaldía de Trujillo, personalmente. Yo le voy a recuperar Trujillo a Haya de la Torre.
(Alan García Pérez)

Trujillo. Tierra de la marinera, de la cultura chimú y uno de los lugares más bellos del país. Y según dicen quienes viven en dicho lugar del país, allí nació Dios.

Y también es tierra del APRA.

Bueno, hasta hace unos años, esta última afirmación no podía ponerse en duda, pero desde el 19 de noviembre de 2006, con el triunfo de César Acuña Peralta en las eleccíones para alcalde de Trujillo, los apristas del sólido norte pusieron cara de que Dios pudo haber nacido en Nazca.

La situación, que ya era mala, ha pasado a ser peor, producto de un producto de exportación no tradicional del norte del país, los Sánchez Paredes, múltiplemente acusados de ser de los mayores productores de nuestro producto bandera de la ilegalidad: cocaína.

Ayer, el congresista humalista Álvaro Gutiérreza la vez detractor y protector de Luis Alva Castro, cuestión que hasta ahora no logra descifrarnos – dijo que iba a pedir una investigación a un ex asesor del Ministro del Interior vinculado a los Sánchez Paredes.

Digamos que Gutiérrez llegó un año tarde a la denuncia. Caretas ya había registrado apenas llegado Alva Castro a Corpac de la mala compañía que podía suponer José Abanto Verástegui, asesor del despacho del congresista trujillano y, a la vez, gerente general y abogado de la Compañía de Exportaciones Algamarca, propiedad de la familia Sánchez Paredes. Posteriormente, este blog reveló que Abanto era también abogado de Moises Wolfenson, el presidario más defendido por el Presidente de la República.

Como se imaginarán, los apristas le han contestado a Gutiérrez, entre ellos el propio abogado Abanto Verástegui, quien ha dicho que denunciará por difamación y calumnia al poco ubicuo seguidor de Humala. Sin embargo, la nota de ANDINA con las declaraciones del ex asesor de Alva Castro menciona un detalle curioso:

Visiblemente disgustado por la denuncia el abogado sostuvo que sólo fue asesor de Alva Castro 73 días, es decir, entre el 10 de agosto del 2006 hasta el 22 de octubre del mismo año.

Hay que decir que el abogado de Wolfenson tiene un problema serio con la verdad. Cuando realicé la investigación sobre este personaje, pude ver que las relaciones con Alva Castro no se limitaron a 73 días en el 2006. Abanto fue asesor de Alva Castro en el 2000, en la Comisión de Economía del Congreso de la República (junto al actual Ministro de Vivienda y Construcción Enrique Cornejo Ramírez). Y, de hecho, Caretas mencionó que la relación entre ambos es de vieja data:

Abanto Verástegui (44), hombre de confianza de Alva Castro y su asesor parlamentario desde inicios del 2000, pertenece al núcleo del clan trujillano de los Sánchez Paredes. Ha acompañado al ministro en las Comisiones de Economía y Presupuesto. En audiencias y debates técnicos aparecía como “representante del congresista Alva Castro”.

Tan es asi que, como lo registra la página web del ex parlamentario aprista Rodolfo Raza, aquí aparece Abanto Verástegui junto a este ex congresista:

En la foto: Dr. Alonso Morales Costa, Asesor Legal de Audolmesi, Aup William Arteaga Donayre, Gerente General de APPAR, congresista Rodolfo Raza Urbina, Humberto Abanto Verástegui, representante del congresista Luis Alva Castro, Dr Oscar Dávila Salazar, gerente legal de Paramonga y el Dr Roberto Faulkes Aguad. 8-11-2002.

Ademças, Abanto fue parte de la Comisión de Transferencia de la Presidencia del Consejo de Ministros, durante el periodo de cambio de gobierno.

Ello hace que, aunque algo tarde, el pedido de Gutiérrez tenga bastante sustento y que ya no solo el controvertido abogado tenga que explicar sus vínculos con los Sánchez Paredes. El propio Ministro del Interior – que, recordamos nuevamente, es trujillano – también debiera aclarar si es que ha tenido relación con la investigada familia, en un contexto donde dos de sus compañeros tienen que aclarar algunas extrañas relaciones.

Como se conoce, el congresista Elías Rodríguez Zavaleta viene siendo investigado por recibir muebles de oficina pagados por los Sánchez Paredes. De hecho, las investigaciones estarían centradas ahora verificar cuales han sido sus reales aportantes para la campaña electoral. Tan grave es el tema que el APRA lo ha suspendido en su militancia hasta nuevo aviso. Y, conociendo los códigos de Alfonso Ugarte, eso es nada menos que un pre-aviso de que lo van a botar del partido.

Como dato a tomar en cuenta, Rodríguez Zavaleta ha acusado a Alva Castro de ser quien ha lanzado esta acusación por celos personales, ya que, según él, fue el congresista más votado de La Libertad y no el veterano líder mochero.

Pero ahora no es el único que tiene que responde cuentas sobre este tema. De acuerdo a lo que informa el diario La República, Miriam Pilco, actual Secretaria General del APRA en La Libertad y ex alcaldesa de Trujillo, defendió a más de 20 narcotraficantes y tiene su estudio jurídico en un inmueble de propiedad de una de las empresas de los Sánchez Paredes. Como informa este diario:

La operación comercial, la relación entre Pilco y los Sánchez Paredes, ya había sido establecida por la Comisión Investigadora del Senado sobre Narcotráfico y sus Vínculos en el País, que presidió el senador Javier Diez Canseco, en 1986. El caso se inició a partir de la denuncia que plantearon el senador aprista Jorge Torres Vallejo y el ex alcalde provincial de Trujillo Luis Santa María, también del Partido Aprista.

Por cierto, y para ahondar más en la crisis, Pilco ha sido bastante dura con Rodríguez Zavaleta y Alva Castro en recientes declaraciones. De hecho, Pilco es la accesitaria de Rodríguez Zavaleta, por lo que un desafuero del parlamentario aprista dejaría a la actual mandamás del PAP en Trujillo expedita para ocupar una curul, claro, si es que antes ella no termina también investigada por dichos vínculos poco santos.

Esta historia nos deja varias preguntas sueltas: ¿Cuáles son los vínculos de los Sánchez Paredes con la política local trujillana y, en particular, con el Partido Aprista Peruano?¨¿Por qué los Sánchez Paredes financiaron el Día de la Fraternidad en Trujillo? ¿Por qué José Abanto Verástegui mintió sobre la duración de su relación con el Ministro del Interior? ¿Por qué los tres implicados en pugnas internas en el otrora sólido norte han terminado relacionados directa o indirectamente con narcotraficantes?

Alan dijo que recuperaría Trujillo para el Partido Aprista. Pero parece que, antes de ello, tendrá que recuperar al APRA de sus pugnas y de vínculos que hace rato huelen bastante mal. No vaya ser que sigan repitiendo que por algo la paloma y el pañuelo son blancos.

MAS SOBRE EL TEMA:
Sonia Medina Calvo, procuradora antidrogas: Partidos políticos deben estudiar exhaustivamente hojas de vida de militantes
Perú.21: APRA advierte que no tolerará nexos con narcos
La República: La verdadera historia de la absolución de Perciles Sánchez Paredes
Correo: Ministerio Público investiga a esposo de Miriam Pilco
Expreso: Asesores de Alva Castro son directores de empresas quebradas

QUIEN CURA A ALVA CASTRO, QUIEN LO CURA

A estas alturas del partido, asociar al Ministro del Interior con la incapacidad es casi como señalar una tautología. Luis Alva Castro, convertido en el mayor lastre del gabinete del Castillo, sigue siendo el rey del yerro, con el aval presidencial que impide que se le saque del cargo, además, claro, de una oposición que dista de serlo en muchos temas y forzar lo que debiera ser una interpelación acompañada de una moción de censura.

Durante el año pasado Alva Castro había hecho suficientes méritos para dejar un cargo que siempre le quedó grande. Nunca tuvo idea de una política de seguridad ciudadana, no supo comprar patrulleros y la transparencia en general no ha sido una regularidad de su gestión. Sin duda, era candidato para salir en diciembre pero más puede el carnet que la capacidad, en el extraño criterio que tiene Alan García para mantener ministros incompetentes y cuestionados en el cargo.

Pero durante este año el mochero ha hecho nuevas “hazañas” que ameritan una nueva petición para que su jefe le cante Y hoy te vas, te vas, te vas, te vas.

La más importante tiene que ver con la huelga agraria de la semana pasada, en la que fallecieron cuatro personas. Y aquí hay que hacer notar dos graves problemas.

El primero tiene que ver con el menosprecio por la vida humana con el que el gobierno ha encarado estos fallecimientos – dos de ellos por heridas de bala en la cabeza – y que vuelven a reflejar los graves problemas de falta de ciudadanía existentes en el país. Wilfredo Ardito y Nelson Manrique han comentado más ampliamente este tema y señalan que poco le faltaba a Alan para decir que los muertos se habían suicidado. ¿Y Alva Castro? Pues entretenido con los patrulleros que Corea del Sur nos ha regalado, a falta de capacidad para poder adquirirlos con transparencia.

El segundo está referido a la falta de preparación policial para enfrentar conflictos sociales que amenazan el orden interno. Anota Fernando Rospigliosi:

Es muy fácil bloquear una carretera y muy difícil desbloquearla. Pero hay algunos puntos que son conocidos. Con algo de prevención se pudo haber impedido, por lo menos, algunos de los estragos causados por la obstrucción de las vías.

Tampoco se ha hecho nada por dotar a la Policía de instrumentos no letales para enfrentar estos problemas de orden público. Antes no había dinero, pero ahora las arcas del Estado están colmadas.

¿Y en que gasta el Ministerio del Interior los recursos necesarios para implementar una política de control del orden interno que no vulnere los derechos humanos? Pues en más publicidad para ensalzar la desastrosa gestión de Alva Castro. Propaganda que, por cierto, está exonerada de cualquier proceso de selección. Así, en principio, el MININTER gastará más de seis millones de soles en compra de publicidad, cuestión que ya ha hecho el año pasado. Lo peor es que, además de sospechoso, estamos ante la reincidencia en este tipo de exoneraciones para levantar la imagen de un Ministro cuestionado.

Pero no es lo único mal que huele en Corpac. Como lo ha informado la Unidad de Seguridad Ciudadana del Instituto de Defensa Legal, una de las personas que está fungiendo de asesor informal de Alva Castro es Freddy Ghilardi, quien tiene el dudoso honor de haber sido el primer presidente regional en ser vacado por malos manejos durante su gestión en Ancash. Ghilardi, por cierto, es miembro del partido de gobierno y hace algunos meses estaba voceado para ocupar la Dirección General de Gobierno Interior, la oficina que controla el nombramiento de gobernadores y tenientes gobernadores, generalmente miembros del partido de gobierno.

Pero si ya por esto Alva Castro merecería una severa interpelación, lo que ha contado Gustavo Gorriti esta semana merece activar todas las alarmas pues demuestra el nivel de irresponsabilidad del Ministro en un tema sensible para todos: la lucha contra los remanentes de Sendero Luminoso.

Como menciona Gorriti, el actual jefe de la lucha contrasubversiva es Luis Valencia Hirano, una de las tres personas que capitaneo el GEIN y el único de sus líderes que permanece en actividad. Sin embargo, tanto él como los miembros de su equipo no fueron considerados para los ascensos – incluso, como indica el periodista, se prefirió a alguien cuyo mayor mérito fue servir en el Comité de Damas de la Policía – y, peor aún, el MININTER no paga desde octubre los viáticos a los policías de la DINCOTE en el Alto Huallaga ni les ha dado los fondos especiales para operaciones.

No hay duda. La incompetencia puede ser más mortífera que una bala. Esta desastrosa gestión lo confirma.

MAS SOBRE EL TEMA:
Perú.21: Oposición buscará censurar a Alva Castro por muertes

CUSCO: LA PELEA POR EL TURISMO Y LA CULTURA

Vamos a ver. No comentaba sobre este tema pues la cantidad de voces contradictorias sobre el mismo era abundante y no tenía todos los elementos de juicio para hacerlo, pero en los últimos días he podido leer algo más sobre el conflicto en el Cusco, sobre la tan mentada Ley Bruce y sobre lo que parece ser un nuevo capítulo de la bronca por Machu Picchu. Tres temas enlazados y que tienen que ver con como estamos pensando la protección nuestro patrimonio cultural y la política turística en el Perú.

Hace una semana me encontré con un amigo que trabaja en el MINCETUR y, claro, aproveché la oportunidad para preguntarle sobre el tan mentado tema de las protestas en Cusco. Y lo que escuché de su parte fueron dos hipótesis: la presencia de elementos de izquierda liderando las protestas – llamémosle, la tesis Alan – y los intereses de los operadores locales de turismo. Pero cuando le inquiri sobre si el Ministerio para el que trabaja no tenía otros programas de fomento del turismo que no fuera de 5 estrellas y 4 tenedores, mi amigo me señaló que, si bien existían, no se les estaba dando el impulso suficiente desde el Viceministerio de Turismo y desde el despacho de Mercedes Araoz.

Este diálogo me fue revelando cuales eran las limitaciones de la política turística del país y a la que Carlos Bruce ha contribuido.

Creo que nadie en su sano juicio estaría en contra de la inversión privada en turismo. Por el contrario, se trata de una inversión que, bien realizada, puede potenciar la llegada de más personas al país y activar una industria que no contamina y que genera divisas. Perú tiene varios atractivos turísticos por explotar y sean bienvenidos al país todos quienes quieran venir.

El problema es que, tanto el Congresista Bruce como Mercedes Araoz, no se han percatado de dos elementos. El primero, referido a los diversos tipos de oferta turística, ha sido comentado por Roberto Bustamante:

1. el modelo de turismo (sobre la base de desarrollo sostenible) utilizado aquí es el de los hoteles y restaurantes cuatro y cinco estrellas/tenedores. es decir, casi siguiendo el modelo de la receta contra el perro del hortelano, se privilegia la gran inversión sobre la posibilidad de tener un turismo basado en la pequeña y mediana empresa. el nuevo latifundio sobre los pequeños dueños asociados. si eres un campesino y quieres tener un albergue con tus vecinos, fuiste.

Sin duda, con las cumbres internacionales llegaran muchos visitantes que también querrán conocer el país y que seguramente querrán las comodidades del caso. Esa demanda tiene que ser cubierta por instalaciones adecuadas a ese tipo de turista. Pero tampoco puede dejarse de lado a quienes quieran hacer turismo vivencial o a los tan famosos “mochileros”, quienes también requieren de un lugar adecuado para estar y quienes generalmente son atendidos por pequeños empresarios o pobladores de la zona. A ese grupo de personas, simplemente, el MINCETUR y el ex ministro de Alejandro Toledo no les han prestado atención.

Y es aquí donde viene el segundo elemento: los reclamos por incorporación al mercado turìstico por parte de estos pequeños y medianos operadores. Comenta Rosa María Palacios:

Con muy buena intención (y, creo, es lo correcto), la ley levanta las barreras de acceso al negocio turístico en lugares muy apreciados en términos académicos, pero no explotados en términos comerciales. Salvo en el Cusco. De ahí la protesta exclusiva en esa región. La ley reserva para la gran inversión privada (hoteles de cinco estrellas y restaurantes de cuatro tenedores) y, probablemente, extranjera (por los capitales de los que debe disponer) zonas contiguas a monumentos que hoy se encuentran invadidas de pequeños comerciantes que venden artesanías, así como de hoteles de bajo presupuesto. Estos (que son miles) van a tener que competir con la gran inversión o, peor aún, corren el riesgo de ser desalojados en el ánimo de formalizar estas zonas, sujetos al futuro arbitrio (léase coima) del INC o del gobierno regional.

Y allí nos vemos sujetos al otro tema: la institucionalidad existente para implementar la norma. ¿Un Instituto Nacional de Cultura sin recursos y que no ha tenido precisamente la mejor de las gestiones va a ser capaz de hacer el control de calidad de la inversión para que no se deteriore el patrimonio cultural? ¿Ocurre lo mismo con los gobiernos regionales? Eso, en mi tierra, se llama institucionalidad para la competitividad y que también alcanza al turismo. Si tenemos un producto con valor agregado en el Perú es ese y pretendemos poner controles y mecanismos informales para que llegue la gran inversión y/o no fomentar a los pequeños empresarios. Es como si pusiera a Laura Bozzo al frente del INC, ejem, bueno, eso ya pasó en el gobierno aprista anterior.

Y ya que hablamos del INC, pasemos a otro bochornoso incidente que da cuenta de la poca confianza que merece esta institución, tanto en limeños como en costeños. Hace algunos meses se habló sobre las negociaciones para que la Universidad de Yale le devuelva al Perú las piezas arqueológicas que Hiram Bingham se llevó de Machu Picchu. Nuestro “negociador” fue el hoy Ministro de Salud Hernán Garrido Lecca. Y al cierre de dichas tratativas, se alertó que solo se nos devolvería las piezas de menor valor de la colección sustraida por el polémico arqueólogo.

Pues bien, este fin de semana Eliane Karp – sí, nuestra ex primera dama – ha escrito un artículo sobre este tema, dos de cuyos párrafos son bastantes reveladores:

De acuerdo con el Memorándum de Entendimiento entre Yale y el presidente García, el Perú se compromete a construir un museo y un centro de investigación en el Cusco, la ciudad más cercana a Machu Picchu, donde parte de la colección sería exhibida. Yale sería una institución asesora del centro, y se encargaría de seleccionar qué piezas serían entregadas al museo. El derecho soberano del Perú a ejercer la propiedad de la colección no ha sido reconocido, y queda claro que Yale mantendría una proporción significativa de los materiales.

Al Perú, como lo plantearon antes, no se le permitirá realizar un inventario propio. Solamente cuando el museo haya sido construido cumpliendo con las especificaciones presentadas por Yale, solo una porción de los materiales retornaría, permitiéndole a los peruanos disfrutar de artefactos históricos que nunca han visto.

Y a pesar que yo no comparto las tesis de la Dra. Karp sobre el rechazo del acuerdo planteado anteriormente por Alejandro Toledo – lo atribuye a racismo – ni sus tesis sobre los pueblos indígenas, lo que queda claro es que se ha dado el trabajo de comprobar que lo que varios medios han señalado sobre este tema es cierto: el país no ha sabido negociar la devolución de su patrimonio cultural y no hemos sabido preservarlo de manera adecuada.

Como vemos, estamos ante un problema severo de confianza institucional y de falta de explicación de lo que se quiere hacer con el turismo y el patrimonio histórico del país. Peor aún, no estamos estimando adecuadamente todas las posibilidades que la actividad turística tiene potencial o realmente en el Perú y, además, no estamos enviando a las personas adecuadas a tratar temas delicados. Los hechos ocurridos en Cusco y el malestar de los cusqueños es entendible – lo que no avala actitudes violentas – y explicable. Y ese factor se sigue llamando exclusión del Estado y del mercado.

Visto esto, el Perro del Hortelano parece vivir cómodamente en Palacio de Gobierno.

MAS SOBRE EL TEMA:
Rosa María Palacios: Ni terrucos, ni locos, ni suicidas
Roberto Bustamante: La Ley Bruce para Dummies
Eliane Karp: Sobre el tesoro perdido de Machu Picchu
Menos Canas: Decir “No”

EL BALANCE DEL CHINO

Trascurridos dos meses y medio del inicio del juicio a Alberto Fujimori, se puede hacer un balance sereno y firme de como va este proceso por violaciones a los derechos humanos que ha conscitado la atención de la prensa nacional y extranjera.

En primer lugar, debe quedar claro que, tal como ha sido planteado el proceso por ambas partes, ninguna de ellas va a ganar – por decirlo en términos prestados del box – por knock out. Cabe recordar que a Fujimori se le procesa por ser autor mediato de crimenes de lesa humanidad. En términos judiciales, ello implica que se vaya construyendo la culpabilidad del acusado a través de un cúmulo de pruebas. Es decir, olvidémonos de un Vladivideo tipo Crousillat o Schutz. Lo más cercano que tengamos a eso será el vídeo de la entrevista hecha por Umberto Jara a Martin Rivas.

Un segundo tópico tiene que ver con las estrategias de los abogados. Quien ha tenido mayor protagonismo ha sido César Nakasaki, el abogado defensor de Fujimori. Sus habilidades como abogado procesalista las ha puesto al servicio de la tesis de la confusión y está jugando en el terreno de la opinión pública más que en el campo estrictamente judicial. ¿Qué es lo que busca?

De un lado, llevar a los abogados de la parte civil y a los fiscales a un terreno pantanoso: que intenten probar la culpabilidad de Fujimori mediante la existencia de documentos oficiales. Como bien saben muchos, si bien existieron directivas y manuales contrasubversivos que contemplaban la eliminación de sospechosos de terrorismo, la creación de Colina y las órdenes por cada operativo no han quedado registrado en documentos, salvo los reportes de inteligencia que pedían cuestiones logísticas para cada una de estas matanzas. Ese tipo de órdenes no son puestas por escrito, pues son incriminatorias. Lo penoso es que, sobre todo los abogados de la parte civil, por momentos se viene cayendo en ocasiones en pisar este palito puesto por Nakasaki.

De otro lado, se busca desacreditar a los testigos, a través de la búsqueda de contradicciones en sus declaraciones. De hecho, en esto el abogado de Fujimori no ha respetado las canas de Edmundo Cruz y quiso ponerle una fecha falsa para hacerlo caer, lo que mereció una reconvención por parte de los jueces. Lo mismo ha pretendido hacer con los miembros de Colina. Y llevando la estrategia al máximo, algunos testigos de la defensa pretenden imponer el infundado rumor de un pago por incriminar a Fujimori, refrito que, por cierto, fue difundido y desmentido en el 2003.

En la estrategía, digamos, “política”, los fujimoristas han corrido con cierta ventaja. El hecho de que no se difunda el juicio por Canal 7 – un grosero error que Carlos Manrique Negrón debiera corregir – y la existencia de encuestas que siguen arrojando un importante índice de aprobación a Fujimori hacen que sus seguidores y familiares sigan arrojando bravatas a la opinión pública, pretendiendo que la inocencia de Fujimori se va a definir en un mitin. Y aquí es donde nuevamente se equivocan: si Fujimori será sentenciado es en virtud de cuestiones judiciales, no de una encuesta. Al ex dictador no se le juzga por venganza o enquina, sino por la existencia de pruebas que lo comprometen en crímenes graves y que, de hecho, ya le valieron una sentencia condenatoria.

Ese error de percepción – o, más bien, estrategia para una amnistía, como ellos lo han definido claramente – es el que hace ver a Kenji Fujimori decir “están matando a mi padre de a pocos”, cuando su viejo tiene un régimen penitenciario estricto, pero que respeta sus derechos fundamentales y su celda es más grande y cómoda que cualquier instalación del mismo tipo en Castro Castro o Piedras Gordas.

¿Qué es lo que se viene? Pues las declaraciones más importantes del proceso: Umberto Jara y su investigación sobre Fujimori, Martin Rivas, Hermoza Ríos, las investigaciones de la CVR explicadas por Carlos Iván Degregori y Salomón Lerner Febres y, en términos mediáticos, el careo con Vladimiro Montesinos. Entretenimiento tendremos, cuestiones interesantes para el análisis también.

Y al final, esperemos que sera la justicia la que se alcance.

MAS SOBRE EL TEMA:
Rosario Fernández, Ministra de Justicia: Fujimoristas deben dejar de desinformar
Augusto Alvarez Rodrich: Se le viene la noche
Agencia Perú y Umberto Jara: Ojo por Ojo – Parte 1 y Parte 2
Santiago Pedraglio: ¿Qué va quedando en claro?

OTRA VEZ, LA INFLACION

Inflación. Mala palabra en términos económicos cuyo significado conocemos todos aquellos que hemos nacido, crecido y/o padecido el primer gobierno de Alan García Pérez.

Hasta para los más neófitos en economía, nos quedó claro que inflación significaba dos cosas: la pérdida en el valor real de los ingresos – sobre todo, para quienes menos ganan – y, además, elimina toda posibilidad de confianza en quienes manejan nuestra economía.

Sobre este último punto, ya algo hemos comentado por aquí. Frente a la crisis en Estados Unidos, era necesario que Luis Carranza explicara si, más allá de nuestra bonanza, nuestra economía era realmente sólida como para aguantar los embates internacionales y, además, saber si es que el auto del desarrollo sostenido realmente estaba andando sobre una pista amplia y con buenos cimientos.

Pero Carranza ha procurado imitar en esto a Luis Castañeda Lossio y competir por el título de autoridad más callada del país.

Sin embargo, lo que hoy saca El Comercio en primera plana debería hacerlo despertar del letargo.

Un informe de la Universidad del Pacífico ha logrado medir el impacto real de la inflación en los sectores más pobres. Cabe recordar que la inflación del año pasado fue, según cifras oficiales, de 3.9%, una de las más bajas de la región, pero de las más altas en 10 años. Y lo que dice la UP es preocupante:

Que debido al mayor peso de los alimentos dentro de su canasta, para una familia con un ingreso mensual de S/.800 la inflación no fue de 3,9%, como dice el INEI, sino que podría haberse ubicado en alrededor de 8,2%, según demuestra un estudio del Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico.

Es decir, cuando tenemos incluso una inflación aparentemente baja en comparación con la región, los afectados siguen siendo los pobres. Los especialistas de la UP se cuidan mucho de desconfiar de las cifras oficiales – cuestión que, con este INEI, no compartimos – e indican también que:

“No es que se esté escondiendo la inflación, sino que el índice de precios que se publica se construye con el promedio de los precios de la economía y no con el promedio de las inflaciones de las familias. Por ello, refleja más la de los grupos con ingresos más altos, porque consumen más”

Ello indica que la variable de construcción de la inflación no estaría reflejando adecuadamente que es lo que ocurre verdaderamente en el país, por lo que, si a ello se suma la desconfianza en el gobierno, pues el resultado puede ser perjudicial para la economía peruana.

Haría bien el ministro Carranza en explicar este tema. Sobre todo, cuando todos sentimos que los precios suben de verdad y nadie dice absolutamente nada, salvo que todo sigue marchando bien.

Ojalá esto no sea un deja vu y mañana vuelva a escuchar de inflación bruta e inflación neta. Ya sabemos como acabó esa historia.