LA OTRA EMPRESA DE MARTIN RIVAS

Santiago Enrique Martin Rivas, principal agente operativo del tristemente célebre Destacamento Colina, no solo se dedicaba a dar órdenes para matar, sino que también fue encargado de ejecutar parte de la cobertura legal del grupo de aniquilamiento cuyas acciones podrían terminar con un ex dictador con una condena de 30 años de prisión.

Como parte de esa cobertura, se formó una empresa, denominada Consultores y Constructores de Proyectos América (COPRANSA), ubicada en Miraflores y que supuestamente se dedicaba a labores de ingeniería civil, arquitectura y urbanismo. El local de la misma servía como sitio de reunión para la coordinación de los jefes de los subgrupos que conformaban el Destacamento. Nótese en la ficha registral de la empresa – la cual vemos a continuación – que los miembros de Colina que conformaron la empresa (Martin Rivas, Rivero Lazo, Rodríguez Zaballescoa y Pichiligüe Guevara) se registran, eufemísticamente, como industriales.

Sin embargo, hay otra empresa que también merecería ser investigada por la Policía y el Poder Judicial. El nombre de la misma es Corporación Nacional de Integración S.A., dedicada al rubro inmobiliario, y fue constituida en 1999, cuando Martin Rivas gozaba ya de la libertad ganada por la Ley de Amnistía.

Como se puede ver en la Partida Electrónica de la empresa, el principal accionista de esta compañía se llama Edgar Espinoza Chacón – persona relacionada con la Asociación Mutualista de los técnicos del Ejército – y es un viejo conocido del asesino de La Cantuta y Barrios Altos.

Una investigación de Agenciaperu.com reveló en su momento que Espinoza Chacón habría ayudado económicamente a Martin Rivas durante parte del periodo que estaba fuera del alcance de la justicia. A través de otra empresa, World Business Investrors S.A., se le daba un sueldo al miembro de Colina. Resulta curioso que dicha empresa tenga como uno de sus socios principales a Manuel Custodio Poémape, la persona que manejaba las cuentas de Vladimiro Montesinos en el Banco Wiese.

En su momento, Espinoza quiso deslindar este vínculo, pero este es un nuevo elemento de prueba que las investigaciones antes mencionadas apuntaban en sentido correcto.

Pero eso no es todo. Otro de los socios de Martin y Espinoza es el ex miembro del Ejercito Pablo Larrea de la Piedra, de quien he encontrado que, como varios oficiales, fue a hacer cursos a la tristemente célebre Escuela de las Américas.

Aquí hay dos preguntas que hacernos: 1. ¿Cuáles fueron las conexiones de Martin Rivas con el Ejército y el gobierno peruano entre 1995 y 2000? 2. ¿Por qué se asoció con una persona relacionada con el entorno económico de Vladimiro Montesinos?

Cuestiones que, en medio del juicio más importante de la historia, tal vez merecerían más de una explicación.

MAS SOBRE EL TEMA:
Archivo del Tercer Piso: Para que se vuelva a atragantar (07.02.2007)
La República: Audios revelan que Fujimori negoció amnistía con Colina
Ricardo Uceda: Fujimori debe ser sancionado por su complicidad con el grupo Colina

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s