UN TRIUNFO DE LA DEMOCRACIA

No ha sido suficientemente resaltado en los medios lo que constituye la noticia más importante del año: la ratificación de la sentencia contra la cúpula de Sendero Luminoso, por parte de la Corte Suprema de Justicia, lo que implica que Abimael Guzmán pasará el resto de sus días en una prisión y que los demás miembros del nivel más alto de lo que fue la organización más peligrosa y letal que padeció el Perú en toda su historia republicana pasarán largos años en la cárcel, por los crímenes que cometieron.

La trascendencia de esta sentencia es mayúscula, por varios motivos.

En primer lugar, se desbarata el argumento común en la década de los noventa, que afirmaba que solo con mano dura y jueces sin rostro podía condenarse a quienes convirtieron al país en un río de sangre. Por el contrario, el proceso ha tenido todas las garantías para los acusados, quienes no tendrán argumentos para acudir al sistema interamericano de derechos humanos, dado que su derecho al debido proceso fue respetado. La Sala Penal Nacional y la Segunda Sala Provisional de la Corte Suprema han conducido el juicio con pulcritud. Esto demuestra que no son necesarias medidas como las tomadas en los años noventa y que hicieron que se tuvieran que realizar nuevos juicios a la cùpula de Sendero Luminoso.

También se descarta el argumento de la defensa de Sendero Luminoso, que señalaba la inexistencia de pruebas contra Guzmán y sus secuaces. La Fiscalía, con acierto, asumió las tesis más modernas en derecho penal – recomendadas por la Comisión de la Verdad y Reconciliación – y acusó a los miembros de la cúpula senderista de autores mediatos de la matanza de Lucanamarca, uno de los peores crímenes cometidos durante el conflicto interno.

¿Cómo pudo demostrarse esta responsabilidad? La autoría mediata, en términos jurídicos, implica la culpabilidad de quienes ordenaron cometer los crímenes, quienes cuentan con el dominio de los hechos. ¿Qué significa esto? Que ellos pueden determinar si se comete o no la acción delictiva, a tal punto que no importa quien sea el ejecutor. Ello, como sabemos, fue la tónica de las acciones de Sendero Luminoso: no importaba quien ponía la bomba o cometía el asesinato, sino la orden del Comité Central.

Dado que Sendero Luminoso acumuló tanto poder en Guzmán y Elena Iparraguirre, ello hace que tengan la mayor responsabilidad en estos hechos. De hecho, la Comisión de la Verdad señala en sus conclusiones:

29/30. La CVR encuentra la más grave responsabilidad en los miembros del sistema de dirección del PCP-SL por el conflicto que desangró a la sociedad peruana, por los siguientes elementos:
• Por haber dado inicio a la violencia en contra del sentimiento abrumadoramente mayoritario de la población;
• por haber planteado su lucha contra la democracia peruana con una estrategia sanguinaria;
• por las prácticas violentas de ocupación y control de territorios rurales y poblaciones campesinas con un alto costo en vidas y en sufrimiento humano;
• por su política de genocidio mediante actos de provocación al Estado;
• por su decisión de proclamar el llamado equilibrio estratégico que acentuó el carácter terrorista de sus acciones

La democracia peruana acaba de dar una muestra importante de que puede hacerse bajo el respeto de la ley y la Constitución. Así como en varios momentos merece críticas, el Poder Judicial merece una felicitación importante por llevar, con pulcritud y severidad, un caso complejo, tanto por las implicancias jurídicas que tiene, como por el daño causado por Sendero Luminoso a la sociedad peruana.

Esperemos que, en otros casos, el Poder Judicial se siga portando a la altura de las circunstancias.

MAS SOBRE EL TEMA:
Salomón Lerner Febres: Fallo ratificado contra Abimael Guzmán sienta un precedente en juicio a Alberto Fujimori
Hans Landolt: Villa Stein no votó a favor de la autoría mediata
Santiago Pedraglio: El valor democrático de una sentencia
Iván Meini: La autoria mediata de Abimael Guzmán

15 thoughts on “UN TRIUNFO DE LA DEMOCRACIA

  1. Godoy, el PP.JJ de hoy no es el mismo de los 80s, ahora tenemos un clima de seguridad que permite que los jueces puedan juzgar y sentenciar a estos asesinos revolucionarios.En los 80s, una bomba en la puerta de tu casa o un perro muerto dejado en tu puerta bastaban para “disuadir” a cualquier juez o fiscal de conocer casos de terrorismo. Por supuesto que hubieron excepciones, pero la regla general fue que el PP.JJ y la fiscalía eran unas coladeras que dejaban escapar a los terroristas.

    Me gusta

  2. Alfredo:De acuerdo con que el Poder Judicial de los 80 era una coladera, pero el cambio no se dio por las medidas de emergencia o los jueces sin rostro. Por el contrario, ninguna de esas medidas resolvió el tema.

    Me gusta

  3. Buen texto Godoy, aquí en Francia se asombran y no termino de explicar (porque no se puede) ni ellos terminan de entender (porque no es comprensible) cómo en el Perú de los noventas existieron “tribunales sin rostro”… (creo que les parece más macabra esa figura que la de los tribunales nazis).Confiemos en este gran precedente que, seguramente no estará repercutiendo como debería en la prensa peruana… confiemos en un poder judicial cada vez con mayor independencia y demostrando calidad en su fallos.

    Me gusta

  4. Otra vez leyendo y considero que hay demasiada “burbuja” en lo escrito. En los ´90 el Tribunal sin rostro se utilizo para poder defender la identidad de los jueces y estos no sean extorsionados por las huestes comunistas al juzgar a sus camaradas. Decir que esas medidas no resolvieron el tema es una falta de analisis evidente de los que ocurrio en aquel entonces. El Juez sin rostro fue un recurso de emergencia para evitar la coladera pero que metieron adentro a muchos inocentes, es uno de los defectos de tal medida.

    Me gusta

  5. Es una buena noticia, definitivamente, pero dudo que eso mismo hubieses pasado diez o quince años atrás si no se hubiesen tomado algunas acciones necesarias para ese momento. Creer lo contrario es olvidar la zozobra que vivía el país en ese entonces.Más bien debemos estar satisfechos que ahora estén dada las condiciones que permiten se lleve a cabo un proceso judicial de manera normal.

    Me gusta

  6. el problema no fue los tribunales sin rostro sino que no se respetó el derecho a la legítima defensa. En esa epoca Sendero Luminoso amenazaba de muerte a los jueces y a sus familias y todos los terroristas salían libres. Finalmente los jueces son personas y tienen temores como todos, proteger su identidad no me parece tan abominable como lo quieren hacer parecer.

    Me gusta

  7. Pongo en seria duda esta afirmación:”Esto demuestra que no son necesarias medidas como las tomadas en los años noventa”.Como se nota que el autor de la nota tiene la edad que manifiesta y no era consciente de cómo estaba el Perú hace 17 años.Una cosa es juzgar a los terroristas cuando están derrotados y otra cuando todo parecía que estaban por ganar la guerra y los jueces se morían de miedo. Creo que el autor debería leer los diarios de la época y conversar con personas de más edad y de diferentes círculos sociales. Es fácil ser profeta del pasado o general después de la guerra.

    Me gusta

  8. Sobre lo que comenta el lector Reaño, bastante desinformado: “aquí en Francia se asombran y no termino de explicar (porque no se puede) ni ellos terminan de entender (porque no es comprensible) cómo en el Perú de los noventas existieron “tribunales sin rostro”… (creo que les parece más macabra esa figura que la de los tribunales nazis).”La modalidad de los Tribunales sin Rostro es europea, se usó en Italia para juzgar a los terroristas de las Brigadas Rojas en los ochentas, pues intimidaban y asesinaban a los jueces que se atrevían a procesarlos, después se aplicó en otros países.

    Me gusta

  9. Sin que deje de ser una magnífica noticia, José Alejandro, esta sentencia se ha debido principalmente a que SL es un enemigo militar y socialmente derrotado. Debido a que SL ya no genera apagones, masacres y genocidios es que se le ha podido sentenciar de esa manera. En 1990 esto no hubiera sido posible, entre otras cosas porque la cupula de la banda asesina estaba libre. Hector Ñaupari

    Me gusta

  10. Esto de acuerdo con José Alejandro Godoy: creo que la mano dura no solucionó el problema del terrorismo en nuestro país. Fue la labor de inteligencia y no las masacres las que permitieron derrotar a Sendero Luminoso. Un amigo decía una frase que decía algo así: “lo que nos diferencia de los terroristas es justamente que no recurrimos a la violencia”. No fue ni barrios altos ni la cantuta lo que devolvió la paz al país. Creo que poco a poco se va echando por tierra la defensa de fujimori, que quiere hacernos creer que era necesaria una dictadura que concentrara todo el poder en su persona para pacificar el país. Saludos!

    Me gusta

  11. DISCUSION DE TEMAS SIN TRASCENDENCIA EL QUE HABLAN MIS ANTECESORES, PERO A LO QUE ME LLAMA LA ATENCION …ES JUSTO SENTENCIAR A ALGUIEN DE POR VIDA POR CRIMENES DE LESA HUMANIDAD.Y MAS AUN CUANDO LOS ALTOMS MANDOS SENDERISTAS MOSTRARON SU ARREPENTIMIENTO FRENTE A LA CVR, Y MAS AUN TODAVIA QUE PARA UNA VERDERA RECONCILIACION NO SE DEBERIA YA DEJAR LIBRE A ALGUNOS SENDERISTAS O TAL VES ESTE EQUIVOCADO… RESPUESTAS AGRADECIDAS

    Me gusta

  12. JAG:La democracia belaundista y aprista fue la que permitió el mayor baño de sangre del que el Perú tenga memoria. Los presidentes incapaces dejaron que el senderismo se fortalezca y estuviese a punto de tomar el poder. Esa seudodemocracia de los ochenta tiene la mayor cuota de responsabilidad por el baño de sangre que asoló nuestro país. Si la estrategia fujimorista de alianza del ejército con el pueblo se hubiese llevado a cabo, nos habríamos ahorrado por lo menos unos veinte mil muertos. Son los gobiernos pusilánimes los que contribuyeron decisivamente a la desgracia de nuestro país.Ya me gustaría ver a los jueces actuales haciendo lo mismo que hacen hoy hace 15 años, me gustaría ver a Toledo y a los caviarillos liderando la lucha antisubversiva en los 90, seguro que allí mostrarían toda la incompetencia que mostraron Belaunde y García. Es fácil ser general después que la batalla está ganada.

    Me gusta

  13. todos casi coinciden al manifestar que el PP.JJ. de ahora no es el mismo que el de los 80, pues las condiciones y el clima de seguridad no son los mismos, en esa epoca nadie queria tener siquiera algun vinculo con autoridades ni de su entorno, el mismo ciudadano de a pie no era el de ahora, antes veias un auto estacionado y tratabas de alejarte, hay que entender las condiciones no son las mismas, cuando el problema ya esta resuelto, ya no es problema

    Me gusta

  14. Dice Godoy: “En primer lugar, se desbarata el argumento común en la década de los noventa, que afirmaba que solo con mano dura y jueces sin rostro podía condenarse a quienes convirtieron al país en un río de sangre.”Creo que Godoy no vivía en esos años en Perú. O, el alzheimer prematuro lo está asaltando y confunde la paz actual (obtenida gracias a Fujimori) con la “paz” de aquellos años.Godoy eres un peligro. Si así eres ahora que no tienes más poder que un blog, ¿qué harás más adelante, con título en mano, como fiel colaborador de este “sistema” en el cual ingenuamente crees?

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s