2007: LA ULTIMA REFLEXION

No es fácil escribir un blog como este. Implica leer bastante, tener las ideas claras y una terquedad a prueba de balas, sobre todo, en tiempos en que la desesperación puede cundir. Implica tener paciencia con uno mismo y tener una mirada amplia hacia la política y la sociedad, los grandes temas de este espacio.

No ha sido un año fácil. El terremoto de agosto, sin duda, fue el momento en que el dolor fue mayúsculo y era más difícil escribir, pero creí que era indispensable hacer dos cosas: informar sobre lo que venía ocurriendo y, por supuesto, indicar cuáles eran los lugares en los cuales se podía ayudar. Hasta el día de hoy seguimos viendo las secuelas de dicho fenómeno natural y espero que hayamos aprendido la lección. Ojalá el día de mañana no tenga que ver, en medio del cansancio por la celebración de esta noche, noticias sobre locales siniestrados por falta de condiciones de seguridad que son elementales en cualquier país del mundo.

Sin duda, la economía sigue avanzando y el país sigue creciendo, pero hay tres cuestiones que debemos ir atendiendo. La primera, es que el contexto internacional comienza a ser adverso, ya que los precios de los minerales y metales más importantes ya vienen sufiendo bajas en su cotización y es un hecho que Estados Unidos se encontrará en recesión en medio de su año electoral. La segunda, es que el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos – y aquellos que se vayan suscribiendo en el 2008 – va a suponer una agenda de mejora de la competitividad que no solo queda en las leyes que dictará el Poder Ejecutivo, sino también en una predisposición monetaria y mental de nuestros empresarios que dependerán más de sus esfuerzos.

La tercera, supone un reto mayor: comenzar a trabajar en las tareas importantes y pendientes para brindar servicios básicos de calidad y estimular la formación de cadenas productivas en el interior del país, sobre todo, en las zonas más pobres. No se trata, como dicen en las reuniones del Club Empresarial, de prevenir que un radical gane en el 2011. Se trata de que ciudadanos como tu y como yo tengan las mismas oportunidades para salir adelante y forjar un futuro mejor que el que emprendemos.

Pero esta última tarea, que fue aquella que el electorado expresó hace casi un año y medio como norte para el gobierno que vendría, implica que el gobierno se comprometa con reformas de fondo en sectores como Salud, Educación, Administración de Justicia, Descentralización, Reforma de la Administración Estatal, Políticas de Lucha contra la Pobreza y Seguridad Interior.

Desafortunadamente, en pos de una alianza con el conservadurismo más ramplón, el gobierno se ha olvidado de dichas tareas urgentes, ya reclamadas desde el periodo de Alejandro Toledo. El resultado no ha podido ser peor: un gobierno que cada día se aisla más, un presidente con peores modales y exhibiendo – con otro signo económico y político – las mismas intemperancias que padeció entre 1985 y 1990 y, con preocupación para los asesores de Alan, una desaprobación amplia en todo el país.

A pesar de ello, el país avanzó en otros terrenos, como los de la lucha contra la impunidad, a pesar de los obstáculos. La extradición de Alberto Fujimori y su posterior procesamiento judicial es, a criterio de este blog, la noticia más importante del año por la trascendencia que tiene en muchos planos. En el plano jurídico, supone uno de los hitos que, en algunos años, serán estudiados por los futuros abogados como un avance en la lucha contra la impunidad. En el plano judicial, implica tener tribunales suficientemente preparados e independientes para afrontar una tarea de titanes. Para los derechos humanos, supone la oportunidad de consolidarlos, a través de un proceso justo y transparente, en el que se establezcan las responsabilidades correspondientes. Finalmente, implica una discusión sobre los límites que se tienen en la actuación del Estado para combatir a un flagelo como el terrorismo y, por supuesto, que nos indiquen los parámetros para luchar contra la amenaza de estos tiempos.

El mensaje que desde aquí he pretendido dar es que no fue el autoritarismo corrupto el que derrotó a Sendero Luminoso y al MRTA, sino las labores de inteligencia y de colaboración con la población que venían desde finales de los años ochenta. La ausencia de dichas políticas viene haciendo que el narcotráfico avance y que el gobierno saque medidas más efectistas posibles.

Estos han sido los temas que han dominado la agenda de este año y en los que hemos dado una opinión que ha buscado, además de criticar, proponer alternativas.

Jorge Basadre decía que el Perú era, a la vez, un problema y una posibilidad. Y vaya que este año lo hemos comprobado. Pero quizás me quedo con imágenes que han acompañado este año lleno de dificultades: peruanos solidarizándose con quienes quedaron sin nada, empresarios que apostaron por invertir en provincias y en productos con valor agregado, peruanos que apostaron por la descentralización, quienes hicieron alternativas diferentes y sustentables para mejorar la salud y la educación y quienes no creyeron en la impunidad.

La historia de este 2007 nos ha hablado de lo que somos, de lo que podemos ser y de lo que debemos dejar de ser. Esta historia habla de nuestras tareas pendientes. La historia del 2008 comienza hoy.

Un Feliz 2008 para todos.

LOS 25 DEL 2007

Los hechos que, para Desde el Tercer Piso, marcaron la agenda

Luego de revisar el abundante archivo de posts que este blog ha tenido durante este año, destaco los 25 temas más tocados a lo largo de este año, en orden de importancia y librado a mi absoulto libre albedrío. Espero que no se me haya escapado ninguno.

25. INSTITUTO NACIONAL DE CENSURA:
Piero Quijano. Tres caricaturas: Alan, Machu Picchu y violaciones de los derechos humanos. Petición de retiro por parte del INC, cuya directora, Cecilia Bákula, sigue sin entender que el arte no debe tener cortapisas. Una gestión lamentable, una censura inaceptable.

24. OJOS QUE LLORAN, DEBATES PERMANENTES
Ha sido un año en el que los derechos humanos han sido puestos en debate en este blog. Quizás las discusiones más interesantes fueron las surgidas alrededor del monumento El Ojo que Llora: en enero, este espacio y el programa Presencia Cultural discutieron sobre la pertinencia de este memorial, incluso sobre la base de argumentos ecológicos. En septiembre, la llegada de Alberto Fujimori tiño de naranja e intolerancia el monumento hecho por Lika Mutal. También se han registrado discusiones sobre la importancia del trabajo de la CVR, las leyes de amnistía y el caso Morales Bermúdez.

23. CONVULSO ORIENTE
Internacionalmente, Asia ha sido la región más sacudida por la violencia. Además de la invasión a Iraq que cumplió 4 años, se registraron incidentes importantes en Birmania en pos de la recuperación de la democracia. El año empezó y culminó con hechos violentos que tuvieron finales distintos: el periodista Jaime Rázuri fue secuestrado en Palestina y, luego de algunos días, fue finalmente liberado. Mientras que la ex primera ministra de Pakistán Benazir Bhutto fue asesinada, en medio de la campaña política por volver al poder.

22. AFICHES, FESTIVALES Y RACISMO
Uno de los debates más candentes en la blogósfera fue el suscitado alrededor del afiche del Festival de Cine de Lima, organizado por la PUCP. La polémica sacó a la luz la problemática del racismo en nuestro país, más aún cuando la empresa encargada de realizar el afiche fue Toronja, caracterizada por un discurso políticamente correcto frente al tema de los derechos humanos.

21. MACHU PICCHU: MARAVILLAS Y DEVOLUCIONES
El sitio arqueológico más representativo del país estuvo marcado por la alegría y la polémica. La elección como una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo suscitó una necesaria preocupación sobre la preservación de nuestra atracción turística más visitada. Asimismo, puso de relieve las aun no aclaradas negociaciones para la devolución de piezas incaicas extraídas de la ciudadela por parte de la Universidad de Yale.

20. LA PUCP Y UN LIO CARDENAL
En medio de las celebraciones por sus 90 años, la Pontificia Universidad Católica del Perú enfrentó una de sus mayores amenazas. A través de la Junta Administradora de los bienes de José de la Riva Agüero – benefactor de la universidad -, el Arzobispo de Lima volvió a amenazar la autonomía de una casa de estudios a la que desde hace años quiere controlar. El proceso judicial está en segunda instancia, mientras que el debate público giró no solo en torno a los testamentos de Riva Agüero, sino también a los posibles cambios que podría haber en la orientación de la universidad si es que Cipriani consigue sus objetivos.

19. EL NIÑO INEXISTENTE
El frustrado nombramiento de Alberto Pandolfi como Director Ejecutivo del PREVEN, organismo creado para prevenir un supuesto Fenómeno del Niño, destapó toda una olla de grillos en el gobierno. Se hizo evidente la existencia de una alianza con los sectores más conservadores y la torpeza en un nombramiento de un ex premier de Fujimori que estaba inhabilitado. Peor aún, en trabajo conjunto con Roberto Bustamante y Marco Sifuentes, llegamos a establecer que el dichoso fenómeno climático nunca existió y que el único beneficiado era el seudo meteorólogo Abraham Levy.

18. WAGNER SIN DEFENSA
El mejor Ministro del gabinete fue despedido casi sin explicación alguna, luego de un año de una feroz campaña por parte del diario La Razón, ligado al fujimorismo y a los sectores militares más conservadores. Wagner estaba emprendiendo reformas importantes en la legislación que rige a las Fuerzas Armadas, cambios a los que se opusieron militares en retiro y el propio Comandante General del Ejército, Edwin Donayre.

17. VIA EXPRESA A LA CORRUPCION
Uno de los mayores escándalos del año se produjo alrededor de la controvertida concesión de la vía hacía el Aeropuerto Internacional de Lima – Callao. El cobro de un peaje excesivo para los avances de la obra fue el aspecto que más tocó el bolsillo de los limeños y chalacos. El actual presidente regional del Callao, Alex Kouri, benefició con esta obra a sus familiares políticos y a una empresa sin capital para operar la vía.

16. MAL AMBIENTE
Si en algo no se tuvo preocupación en todas las autoridades estatales fue en el tema del medio ambiente. Aqui vimos ampliamente el tema de la Costa Verde y el recorte de las playas en Barranco, así como las amenazas a la reserva natural del Candamo. Aunque el anuncio del Ministerio del Medio Ambiente pudo tranquilizar a algunos, las suspicacias sobre organismos frustrados y la carencia de una política ambiental clara son bastante altas como para que dicho anuncio se tome en serio.

15. LA GUERRA CONTRA LAS ONG’S
Una batalla legal se formó alrededor de la ley que pretendía controlar a las organizaciones no gubernamentales con una norma inconstitucional. En realidad, el proyecto pretendía infundir miedo a las asociaciones vinculadas con temas de derechos humanos, reforma del Estado y medio ambiente. Finalmente, el Tribunal Constitucional zanjó el tema, señalando que el Estado podía fiscalizar a las ong’s, pero que no podía hacerlo vulnerando derechos como la libertad de asociación.

14. SANTA ANITA Y EL ALCALDE AUSENTE
El desalojo del invadido Mercado Mayorista de Santa Anita mostró varias aristas. Un buen trabajo policial en pos de hacer cumplir la ley, un problema social alrededor de las personas que compraron puestos en dicho mercado y la ausencia del alcalde de Lima en los problemas más importantes de la ciudad. A pesar de su fantasmal presencia y mudez, Castañeda – increiblemente – sigue teniendo un alto índice de aprobación.

13. BOWLING FOR VIRGINIA
En medio de un annus horribilis marcado por la recesión – ojo con lo que nos puede afectar – la noticia más trágica fue la masacre de Virginia Tech, donde nuevamente se pone en cuestión la libre tenencia de armas como derecho pasible de ser protegido por la Constitución. Un peruano falleció en medio de este baño de sangre.

12. LOS ASESORES DE LOS VICEPRESIDENTES
Este blog no se puede quejar de los dos vicepresidentes. Tanto Luis Giampietri como Lourdes Mendoza del Solar nos han regalado momentos de investigación bastante interesantes, como los referidos a los asesores que contrataron a pesar que ninguna norma los amparaba a ello. En el caso de Giampietri, incluso, se detectó la contratación dirigida de su hermana para un puesto en IMARPE, la entidad que alguna vez dirigió el Almirante Frontón.

11. J – GOL
Si algo hizo que nos olvidaramos del lamentable nivel de nuestro campeonato o de la enésima reelección de Manuel Burga, fue la campaña de los Jotitas en los torneos sudamericano y mundial. Un equipo ordenado, disciplinado y con rigor táctico fue capaz de hacer soñar a un país y volvernos a hacer levantar de madrugada para ver un partido. Vale por ellos y por los chicos del tenis que nos llevaron al Grupo Mundial de la Copa Davis.

10. NARCO – TERROR
La mayor amenaza para la seguridad del país se llama narcotráfico. Los asesinatos de policías, el aumento de la criminalidad en ciudades como Trujillo y el descubrimiento de tentáculos en la política de narcotraficantes como Fernando Zevallos, Luis Valdez o los Sánchez Paredes nos ponen de relieve un tema que crece gracias a que no tenemos un Ministro del Interior competente ni una política clara para enfrentar el narcotráfico.

9. EL ESTADO NO SABE COMPRAR
Patrulleros, ambulancias, pertrechos militares son algunas de las compras fallidas que el Estado peruano no ha podido hacer gracias a dos factores: ausencia de reformas destinadas a una mejor calidad del gasto y una galopante corrupción en varios ministerios. La única compra exitosa fue la que hizo Hernán Garrido Lecca: contenidos en La Razón para levantar su imagen.

8. MAJAZ Y LAS MAJADERIAS DEL GOBIERNO
Hecho sintomático de como el gobierno manejó las protestas sociales. Lo que comenzó siendo una consulta popular, fue para Alan García y su compañía la batalla por imponer un modelo de desarrollo basado únicamente en la extracción de minerales o de materias primas. El perro del hortelano puesto en práctica, pero con resultados fallidos. Una visita a la zona me permitió comprobar que la ausencia de un proyecto de desarrollo es clamoroso y que ello hace que la oposición a la minería sea tan alta. Tarea a trabajar desde los gobiernos centrales, regionales y locales.

7. LA PESIMA EDUCACION
A pesar que salió la Ley de Carrera Magisterial y de hacer un pare político al SUTEP, la educación en el Perú sigue siendo calamitosa. La no implementación del Proyecto Educativo Nacional, la carencia de una capacitación mejor para los profesores, la no mejora de los currículos no formaron parte de la agenda del Ministro Chang, más preocupado porque su universidad gane contratos con el Estado o por el negocio de las OLPC.

6. TRIBUNAL CONSTITUCIONAL: UNA ELECCION POLEMICA
La elección del Tribunal Constitucional fue el hecho que demostró la precariedad de nuestra institucionalidad. Cubileteos parlamentarios llevaron a una primera elección cuestionada por su falta de transparencia y por contar con candidatos cuestionados, uno de los cuales fue ampayado con Agustín Mantilla en plena comilona. Posteriormente, se eligieron a los 4 miembros, 3 de los cuales no cuentan con los pergaminos suficientes para ocupar el cargo.

5. LO QUE CHAVEZ QUE PASA EN AMERICA LATINA
Año marcado en lo internacional por lo que ha hecho el dictador de Venezuela, Hugo Chávez. El retiro de la licencia al canal opositor RCTV comenzó a rearmar a una oposición que consiguió parar sus aprestos de quedarse en el poder perpetuamente. En medio, un exabrupto con el Rey de España terminó convirtiéndose en la anécdota del año.

4. UN GOBIERNO CONSERVADOR
El gobierno de Alan García consolidó su modelo y visión: No reformas institucionales, el mantenimiento del status quo económico, la carencia de políticas sociales destinadas a incluir a más peruanos en los beneficios del crecimiento y medidas efectistas que colisionaban con el respeto d elos derechos humanos. Sin duda, el año político estuvo marcado por una alianza conservadora que prefirió llevarse demasiado bien con los poderes fácticos antes que mejorar la calidad de vida de los peruanos.

3. TLC: TRAS LA COMPETITIVIDAD
En términos económicos fue la noticia más importante. No tanto por los efectos inmediatos, sino por las oportunidades que puede ofrecer. La agenda abierta por el TLC será la clave económica para el 2008 y, si en Palacio se lo proponen, puede activar reformas que hagan más competitiva nuestra economía.

2. TERREMOTO: SOLIDARIDAD, INTEMPERANCIAS E INOPERANCIAS
El suceso más trágico del año y que sacó varias de nuestras caras. La solidaridad de todo un país ante una de las mayores tragedias de nuestra historia reciente, las frases e iniciativas poco adecuadas del gobierno para salvar la crisis y la creación de un organismo que no sirvió para nada: FORSUR. A 4 meses y medio del sismo, aun hay escombros, pero también la voluntad de un pueblo para levantarse.

1. FUJIMORI: LA HORA DE LA JUSTICIA
La noticia más importante del año. La repatriación de Alberto Fujimori para que rinda cuentas ante la justicia constituye el hecho político más importante de los últimos años. Por primera vez, se extraditó a un presidente a su país por violaciones de los derechos humanos y, además, ya ha recibido una condena a 6 años de prisión. En medio de amnesia selectiva y contradicciónes, Fujimori enfrenta un proceso que puede culminar en 30 años de prisión. Señales claras de que la impunidad en América Latina puede estar de retirada.

CONDORES, MORALES Y DERECHOS HUMANOS

O de como un general podría decir “No me defiendas, compadre”

Si hay una personalidad sobre la cual existe una discusión incipiente sobre su papel en la política peruana contemporánea es la de Francisco Morales Bermúdez. Hay quienes lo recuerdan como lo que efectivamente fue: un dictador, que restringió todo tipo de libertades, que deportó a sus opositores y que finalmente, acorralado por las circunstancias, entregó el poder a la civilidad. Otros prefieren destacar este último aspecto – hábilmente explotado por el general – y, además, anotar su oposición al régimen de Fujimori y lo que señalan como el inicio del desmontaje de las reformas de la llamada “Revolución Peruana”.

Esta discusión, inconclusa aún por la permanencia del personaje en cuestión en este mundo, se ha reavivado por su encausamiento en una corte italiana por su supuesta participación en la Operación Cóndor, esa transnacional de los asesinatos y las desapariciones operada por las dictaduras de Argentina, Chile, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay en la segunda mitad de la década de 1970.

Sobre el Plan Cóndor en el Perú, han sido básicamente dos investigaciones las que han dado serias muestras de que el Plan se extendió sus ramas hasta Lima. La primera es la de John Dinges, quien logró la desclasificación de documentos de la CIA que demostrarían la participación de la dictadura peruana en el plan. La segunda pertenece a Ricardo Uceda, en la que, sin concluir sobre la responsabilidad de Morales Bermúdez o Richter, recuerda el operativo colectivo de los servicios de inteligencia argentino y peruano para capturar a miembros de Montoneros, grupo argentino que supuestamente atentaría contra el dictador Jorge Videla en la transmisión del mando a Fernando Belaúnde en 1980. Los capturados fueron deportados a Bolivia y, posteriormente, asesinados en cumplimiento de las directivas de Cóndor.

En medio de la discusión subyacente, el ex dictador ha tomado el tema con relativa calma y ha señalado que se pondrá a derecho para defender lo que considera una acusación falsa. Lo mismo haría el general Richter.

Para el país y para la democracia peruana, lo mejor es que ambos ex oficiales rindan su testimonio y se sometan a la justicia italiana, para aclarar, de una vez por todas, si es que nuestro país también estuvo incluido en un plan maquiavélico y que no respetó los derechos de cientos de personas en América del Sur. También nos recuerda que los delitos de lesa humanidad no prescriben a pesar de los años transcurridos y que los espacios para dejar de procesar estos hechos son cada día más estrechos.

Desafortunadamente, el gobierno peruano y otros conocidos personajes han salido a declarar este acto – que es un encausamiento, no una declaratoria de culpabilidad – como una afrenta al país o una exageración. Los nombres de los “abogados” del ex dictador: Alan García Pérez, Luis Giampietri Rojas y Juan Luis Cipriani Thorne, presidente, vicepresidente y cardenal, respectivamente.

No extraña que los tres personajes antes mencionados tomen este tipo de actitudes. Conocida es su trayectoria de menosprecio a los derechos humanos. Pero triste es comprobar, nuevamente, que no existe signo de autocrítica alguno en su actuación pública.

Sin embargo, resulta paradójico que este año lo terminemos como lo comenzamos: con un gobierno dispuesto a avalar la impunidad y los atropellos a los derechos de los demás. El caso Castro Castro y las iniciativas en favor de la pena de muerte marcaron la agenda de los primeros días del 2007. Hoy, a dos días de culminar este año, nuevamente vuelven a las andadas.

Aun se nota que, para Palacio de Gobierno y el Palacio Arzobispal, los derechos humanos son una cojudez.

MAS SOBRE EL TEMA:
Perú.21: Flores – Araoz también defiende a Morales Bermúdez
Nelson Manrique: Que la justicia se pronuncie
Isaac Bigio: La moraleja de Bermúdez
José de la Puente Radbil: Morales Bermúdez rechazó participar en Operación Cóndor
Informe de Terra España sobre el caso
Juan Gargurevich: El general Morales Bermúdez y el periodismo

LOS DAÑOS DE ALVA CASTRO

Ayer, la encuesta del día de La Ventana Indiscreta preguntó sobre quien era el político más antipático y nefasto del 2007. Ganó Carlos Raffo, el escudero de Fujimori, quien ha hecho méritos suficientes para hacerse de tan dudoso honor.

Sin embargo, mi voto no hubiera sido por el cada vez más patético congresista de las filas del reo de Barbadillo, sino por el peor ministro de este gobierno: Luis Alva Castro, el (ir)responsable que está a cargo del Ministerio del Interior.

Desde su nombramiento, Alva Castro conscitó las dudas de todos. Bastaba evocar su pasado como Primer Ministro y Ministro de Economía del Aprocalipsis y su poca experiencia en el sector para desconfiar de lo que sería su gestión. Si bien el desalojo del Mercado de Santa Anita le dio algo de oxigeno, lo que es una operación de rutina – a pesar de la magnitud – no determina que una gestión sea exitosa.

Es así que la gestión de Alva Castro, luego de 10 meses, termina siendo la más dañina para el actual gobierno.

DAÑOS DE IMAGEN:

El cambio de gabinete ministerial – con todos los cuestionamientos que ya tenía por las personas escogidas – no ha supuesto una mejora en la imagen del gobierno al mantenerse a una persona sumamente cuestionada como el “Ministro” del Interior en su puesto.

A estas alturas, ni siquiera la supuesta intención de tener un Premier “suplente” se sostiene: ya trajeron a Flores – Araoz para que cumpla esa función y Alan, con lo autodestructivo que puede ser, no es tan iluso para suponer que Alva Castro puede seguir cumpliendo esa función.

DAÑOS EN LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCION:

Bueno, eso de “lucha contra la corrupción” es un decir.

En realidad, cuando Pilar Mazzetti salió del Ministerio, dejó una advertencia: Yo me voy, pero todo el sistema que permitió la corruptela de Patrulleros I, está intacta.

¿Cambios? Ninguno. Por el contrario, Alva Castro tuvo el triste record de superar a su antecesora y hacer una licitación de patrulleros de menor calidad y más amañada. Y a ello le sumó una compra de pertrechos también cuestionada. Resultados: algunos funcionarios de nivel medio despedidos, pero la estructura que permitió estas compras cuestionadas siguen intactas y seguimos, un año después, sin contar con vehículos adecuados para colaborar en la lucha por una mejor seguridad ciudadana.

Si por menos, se fue Pilar Mazzetti…

DAÑOS EN LA ESTRUCTURA POLICIAL:

Si algo se procuró respetar en todo el gobierno de Alejandro Toledo – con todos los defectos que tuvo – fue la línea de carrera en la Policía Nacional, por lo menos entre los altos mandos policiales. Quienes fueron elegidos como Directores de la Policía Nacional fueron los más destacados de su promoción y, bemoles más, bemoles menos, funcionaron en la medida de sus capacidades y del margen permitido por los sucesivos Ministros del Interior.

Pero ello no ha ocurrido con el gobierno aprista. En agosto, por ejemplo, se advirtió del desequiibrio entre las distintas fuerzas policiales provocado por el propio Alva Castro, el cual afecta a la cohesión policial, aun ausente en algunas ramas y direcciones.

Sin embargo, es peor lo que se cocina en estas semanas. En la última edición de la revista Ideele, Gustavo Gorriti advirtió un par de detalles que mostrarían que el operador real de los ascensos en la Policía no es Alva Castro, sino nada menos que Luis Nava Guibert, el Secretario General de la Presidencia de la República. Los detalles: la inclusión de Nava en los agradecimientos protocolares durante el discurso del actual Director General de la PNP, David Rodríguez Segeu, y las relaciones que ha tendido el hombre de confianza de Alan García con Jorge Cárdenas – director de la Dirección de Inteligencia del Ministerio – y Mauro Remicio, jefe de Seguridad del Estado.

Y hoy, Plaza de Armas de Perú.21 ha informado que Remicio sería el nuevo Director General de la Policía, para lo que se estaría impulsando la promulgación de una norma que le impida pasar a retiro el próximo 31.

Quizás aquí está la razón central por la cual Alva Castro se quede en Corpac: Porque permite que los escuderos de Alan manipulen a la Policía como les da la gana.

DAÑOS A LA VIDA:

Si lo anterior no es grosero, pues no tengo calificativos para explicar lo que viene. Las recientes muertes de policías en Ocobamba, Huancavelica y Huanta pudieron evitarse si es que se hacían caso a las advertencias dadas por los mismos agentes del orden y que, para variar, Alva Castro no advirtió.

Susana Villarán, ex Defensora de la Policía, en un artículo bastante fuerte, nos recuerda la responsabilidad del encargado de Corpac y de su jefe en este tema:

Luricocha, 24 de diciembre, Tayacaja, Huancavelica el 14 de noviembre, Occobamba, Apurímac el 1 de noviembre, Huancavelica, puesto de vigilancia de DOE Run , 30 de agosto, Tocache, San Martín, 14 de junio. Estos son los lugares y las fechas. Desde ahí se llevan sus cuerpos inertes a que sus viudas y huérfanos los lloren y los entierren Señor Presidente. Es en esos sitios en los que caen asesinados Señor Ministro, a los que usted llega en helicóptero siempre un día después. Son nuestros policías, aunque parece que no fueran suyos, Señor Presidente.

Si valora sus vidas, ocúpese de su seguridad y de la nuestra. Si le importa enfrentar con eficacia y decisión el crimen organizado y la criminalidad común, dirija la política de seguridad del país en serio. El primer paso es sacar a Alva Castro de Córpac. Si no lo hace inmediatamente enviará un penoso mensaje a la Policía Nacional del Perú: que prefiere a un militante aprista en su Gabinete que las valiosas vidas de nuestros policías.

Quizás ahora se entiende mejor porque Alva Castro fue pifeado ayer en el entierro de uno de los policías asesinados.

PARA TERMINAR:

No soy de los que creo que el número de ministros o funcionarios que un periodista o un blog pueda echarse abajo es el criterio con el que deba medirse su efectividad. Por el contrario, esa vocación que tienen algunos periodistas por poner cabezas de funcionarios de trofeos hace que se pierda la perspectiva de lo que realmente se busca: la verdad y el análisis de los hechos que a todos los ciudadanos nos importan.

Pero no por ello se debe callar. Otro blog, con más dedicación y energía con el que yo lo he hecho, nos ha recordado durante este año como la política de seguridad ciudadana ha estado supeditada al capricho de dos personas: Luis Alva Castro y Alan García Pérez. Esa irresponsabilidad es la misma que nos costó un desastre en 1987 con la economía. Hoy puede repetirse esa historia, pero con la seguridad de todos los peruanos.

En Año Nuevo, una de las canciones más bailadas será una del Grupo 5, cuyo coro espero entonarle a Alva Castro en un futuro cercano: Y hoy te vas, te vas, te vas.

Señor Presidente, súmese al coro.

OTRA DE ALVA CASTRO: Personal de la Sanidad es empleado como Policías

MAS SOBRE EL TEMA:
Alva Castro: Policías asesinados no cumplieron con instrucciones
Perú.21: Alan sigue defendiendo a Alva Castro (27.12.2007)
Menos Canas: Tiro por la culata
Susana Villarán: Ni un policía más

FONAVI: EL LIO CALIENTE DEL VERANO

No tengo vocación de Nostradamus o de Xandrox. Pero no hace falta tener dotes de adivino para darse cuenta de lo que va a ser el lio caliente del verano: el FONAVI.

Para quienes se encontraban en edad de pediatria o eran nonatos a finales de los años setenta, el Fondo Nacional de Vivienda fue una de las últimas criaturas creadas por el gobierno militar, para supuestamente financiar prestamos para la construcción o adquisición de viviendas, a través de una retención del sueldo de los trabajadores en planilla.

Como se imaginarán, el dichoso fondo no sirvió para los fines planeados. Solo el 3.6% de los aportantes se benefició de los créditos del FONAVI y el resto de la plata fue utilizada en otros asuntos. (¿Por cierto, García Pérez nos puede aclarar que se hizo con el FONAVI durante su gobierno?). En 1998, el Fondo fue cerrado y reemplazado por el Impuesto Extraordinario de Solidaridad, que duró hasta hace unos 3 años.

Durante varios años, las asociaciones de fonavistas han procurado que el Estado les devuelva los aportes que hicieron durante todos los años que duró el Fondo. Los resultados fueron exiguos hasta una reciente y polémica sentencia del Tribunal Constitucional.

El TC señaló dos cuestiones importantes: a) que la naturaleza de los fondos del FONAVI no es tributaria; b) que no tratándose de materia tributaria, procedía la petición de un referéndum para definir el destino final de dichos aportes.

¿Por qué digo que la sentencia es polémica? Porque nuestros abogados laboralistas y tributaristas no terminan de ponerse de acuerdo sobre la naturaleza de dichos aportes y, además, como pregunta lógica y válida, si los fondos son de libre disposición, ¿por qué hacer un referéndum para definir su destino?

Al margen de dichas cuestiones legales, lo cierto es que estamos ante una sentencia de última instancia y, por tanto, es de obligatorio cumplimiento por parte de todas las instituciones.

Claro, como estamos en el Perú, la telenovela ha seguido. Y es que el Jurado Nacional de Elecciones no convocará a referéndum para definir la situación del FONAVI. Y es que el JNE sigue basándose en que los aportes son un tributo para denegar este tema. Y, además, en que el TC había dado sentencias en las que consideró a los aportes de los fonavistas como tributo. Es decir, lio de abogados y capricho para no poner un tema extremadamente sensible sobre la mesa. Si la sentencia se expidió, pues el JNE tiene que acatar lo que haya dicho el Tribunal, por más que no esté de acuerdo con lo señalado por el fallo.

Para completar el sainete, ya los políticos han salido a opinar. Alan sutilmente ha salido en favor del JNE, mientras que nuestros parlamentarios ya planean recortarle facultades al TC (nuevamente el síndrome Flores – Araoz). Por su parte, para morigerar los ánimos, el magistrado Fernando Calle ha dicho que el TC emitirá en las próximas semanas una nueva sentencia sobre el tema.

El lio es bastante grosso. Y es que, además de las aristas jurídicas e institucionales que hemos cubierto en los párrafos anteriores, hay dos temas a contemplar y que son los más sensibles. El primero es el económico y tiene que ver con como pagar estos aportes sin que la caja fiscal se resienta demasiado. (Para veamos la posible magnitud, el propio Alan ha dicho que aportó 20,000 soles al FONAVI).

Pero el gobierno también tiene que contemplar que, si el TC ha dicho que este dinero se puede disponer en su favor, tienen el derecho de reclamar que se les devuelva. Asimismo, hay un tema social de por medio, ya que muchos de los aportantes tienen expectativas en la devolución de estos aportes, para tener una vejez digna, más allá de las exiguas jubilaciones del Estado.

Toda una papa caliente. La primera del 2008. A tenerla en cuenta.

MAS SOBRE EL TEMA:
Augusto Alvarez Rodrich: El fondo del Fonavi
Opiniones discrepantes en el Gabinete: Rosario Fernandez vs. Rafael Rey
Carlos Mesía, magistrado del TC: Si AGP no toma en cuenta opinión de Rosario Fernández, la Ministra debe renunciar.
Ernesto de la Jara: Es grave que Alan no sepa que fallo cumplir en caso FONAVI.
Duelo de parlamentarios: Carlos Bruce vs. Víctor Andrés García Belaúnde
Apuntes Peruanos: Aportes al FONAVI, devolución y los efectos del clientelismo

BARRANTES E IU EN DEBATE

Entre todas las cosas que estoy leyendo en estos días, la que más me ha llamado la atención se ha encontrado en el blog de Martín Tanaka. Bajo el título de Barrantes: vicios privados, vicios públicos, el conocido sociólogo hace una severa (auto)crítica a lo que fue Izquierda Unida en los años ochenta y el papel que cumplió el más conocido de sus líderes de aquellos años.

Creo que el debate es primordial por tres motivos centrales.

El primero, es que varios analistas – tanto de izquierda como de derecha, pero sobre todo quienes han tenido simpatías zurdas – han señalado que, para que surja un nuevo partido de izquierda con fuerza electoral, debe tenerse un caudillo como Barrantes.

El segundo es que, frente a personas como Belaúnde, Paniagua o Barrantes, debido a su proverbial honestidad, se tiene a totemizar, sin ver cual fue su real legado histórico y sus posibles defectos.

Finalmente, es necesario ver cuales fueron los posibles errores y fortalezas de ese experimento, así como lo que ha cambiado en el país durante estos años, para ver que es lo que vale la pena rescatar y que no lo es.

El artículo de Tanaka cumple con esos tres requisitos. Sin dejar de reconocer su arrastre popular, honestidad y forma fácil de enganchar con la gente, el ex director del IEP demuele el mito de Barrantes y lo coloca en su debido lugar: como co-responsable de lo que fue la crisis de la izquierda peruana. Ya lo había anticipado en su libro sobre la crisis de los partidos en los años ochenta, pero esta vez es más explícito y directo.

Según Tanaka, la crisis comenzó cuando Barrantes se olvidó de hacer su chamba: es decir, gobernar Lima e ir a las bases de IU. Y si a ello se suma la crisis de radicalización en Izquierda Unida, que no se supo manejar bien, el liderazgo dentro de la izquierda por parte del ex alcalde de Lima estaba perdido en 1988, aproximadamente.

Y ello, a mi modo de ver, explica, en parte, porque nuestro país no tiene una socialdemocracia consolidada, sino un partido supuestamente socialdemócrata (el APRA) convertido en la locomotora del conservadurismo más ramplón y a los posibles iniciadores de un nuevo esfuerzo similar (Fuerza Social) empezando prácticamente desde cero.

Sin duda, Barrantes sigue siendo un personaje fundamental en la política peruana. Pero, tal como José Ignacio López Soria lo plantea sobre Mariátegui en un reciente libro, es necesario darle un entierro decoroso. Así como se debe plantear la discusión sobre el Estado – Nación en términos de un contexto dominado por la globalización – sin dejar de lado lo dicho en los años veinte, pero ya no tomándolo como referente central -, lo mismo debiera ocurrir en quienes piensan construir una aventura socialdemócrata o quienes pretenden analizarla.

Por ello, luego de leer este articulo, las preguntas que hace un tiempo me hice siguen quedando abiertas: ¿de verdad se sigue necesitando un caudillo para levantar a la izquierda? ¿No es necesario un mayor trabajo de base, además de contar con los cuadros técnicos que ya se tienen? ¿De qué tipo de izquierda se puede hablar en el siglo XXI?

El debate está abierto.

MAS SOBRE EL TEMA:
Roberto Bustamante: La izquierda en debate

TV PERU EN DEBATE

En medio de las celebraciones navideñas, se ha producido el segundo cambio en la presidencia de TV Perú en lo que va de este gobierno. El nuevo presidente del canal de todos los peruanos es Carlos Manrique Negrón, hasta hace pocos días director de El Peruano y con vínculos con la familia Agois, propietaria de Correo y Ojo.

Desde inicios de este gobierno, el manejo de TV Perú tuvo visos de copamiento partidario. La gestión de María del Pilar Tello llego incluso a los extremos de sacar a una narradora de noticias por decir que no aceptaría trabajar en un “canal sobón”. Luego de ese affaire, Tello salió del canal y la reemplazó el publicista aprista Alfonso Salcedo.

Con Salcedo la cosa no mejoró. Por el contrario, fueron cada vez más evidentes los intentos de copar el canal del Estado con la mayor cantidad de actividades presidenciales posibles, incluso aquellas que tenían solo la importancia de ser las vinculadas con los amigos de Alan. En lo que fue casi un manifiesto, Salcedo declaró a La República que:

Esa producción tiene que estar subordinada a los más grandes intereses del país, como es lo que habla el Presidente de la República Alan García.

En Alfonso Ugarte, ese pensamiento es común. Hasta el hijo del Ministro de Salud Garrido Lecca se mandó una columna en Correo – curioso, diario vinculado al nuevo presidente de TV Perú – en el que decía que había que difundir lo “verdaderamente importante”, léase, las actividades presidenciales.

Pero como cereza sobre el pastel, Salcedo se mandó con otra de sus brillantes ideas. Decidió no pasar el juicio a Fujimori en canal 7. ¿Sus razones?

Yo soy el responsable. A mí nadie me ordenó que no se emitiera. Preferí que no se haga porque solo complacería a quienes, con morbo querían ver tal gesto de Fujimori. Hay noticias más importantes que el país debió ver a esa hora.

Es decir, Salcedo prefiere pasar hasta las inauguraciones de ollas de Alan, antes que el proceso judicial más importante de la historia peruana. El sentido de la noticia por parte del ahora ex presidente de la señal televisiva estatal reprobaría cualquier examen elemental de comunicación social.

Este tema refleja una problemática mayor. El gobierno ha definido claramente que no quiere un régimen de televisión pública para Tv Perú, sino que prefiere tener un canal al servicio del gobierno y de las actividades presidenciales. Ello explica la denuncia de Fernando Vivas de hace unas semanas sobre la demora en la elaboración de la ley de radiodifusión estatal, encargada al ex congresista aprista José Luis Delgado. Peor aún, su parrilla cultural ha sufrido cierto retroceso en su impulso, lo que hace que se añoren – con todo y defectos – a la gestión que Eduardo Bruce emprendió hace algunos años en el canal del Estado.

Por cierto, ya que tanto idolatramos al modelo chileno: ¿por qué no vemos que es lo que hacen con su televisora estatal y su manejo pulcro y separado de la política partidaria? En lugar de pensar en privatizaciones o en seguir partidarizando el canal del Estado, tal vez sea hora de exigir al gobierno que tengamos una televisión pública, de una vez por todas.

Supeditar la programación del canal del Estado, cuya función es brindar una pluralidad informativa, programación cultural y entretenimiento de calidad, a los caprichos de los ayayeros presidenciales sigue siendo uno de los principales errores de este gobierno. Pensar que el uso descarado de los medios de comunicación logrará mayores réditos es seguir ignorando que el país votó en contra de los medios en 1990 y 2000 (y, en menor medida, en 2006).

Mientras tanto, saltemonos el 7 a la hora de ver noticias.

MAS SOBRE EL TEMA:
Juan Paredes Castro: ¿Donde radica el problema del canal 7?

NAVIDADES DISTINTAS

Te despiertas. Es el día de Navidad. La cena estuvo muy bien y el compartir con la familia se prolongó hasta las cuatro de la mañana, porque la conversación estuvo bien entretenida y todos estaban felices por el hecho de estar allí reunidos, alrededor de la mesa.

Antes de levantarte de la cama, vienen varios pensamientos a tu cabeza, sobre quienes pasan Navidad de manera distinta.

Desde que tienes uso de razón, sabes que la tierra donde nació aquel a quien llamas Salvador es una de las zonas más convulsionadas del planeta. Y te preguntas porque ninguno de los esfuerzos para procurar alcanzar la paz ha tenido éxito duradero, porque entre primos – porque palestinos e israelíes lo son – se disparan todos los días y porque no pueden compartir una misma tierra. Recuerdas la Biblia y ves que la historia es cíclica en cierto sentido.

Cerca de allí, en Iraq, tampoco la están pasando bien. Ya van a ser cinco años de invasión y las cosas, lejos de componerse, siguen siendo violentas. Andar por una calle en Bagdad o Basora sigue siendo un riesgo. ¿Podrá ser posible jugar en medio de minas antipersona o de ataques de Dios sabe que grupo? ¿Será posible ser feliz en medio de las bombas y la hambruna en Darfur?

Y volviendo a la realidad más cercana, te preguntas por el dolor de las familias de los dos policías asesinados ayer en una nueva emboscada. ¿Por qué nos seguimos matando entre peruanos? ¿Por qué seguimos lamentando estas muertes y el gobierno sigue inoperante o recurriendo a supuestas medidas de “mano dura” que no dan resultados certeros?

¿Cómo habrá sido la Navidad en Pisco entre demoliciones y remociones? ¿Como vivirán los niños la esperanza en medio de promesas incumplidas de reconstrucción y del esfuerzo de sus padres para que todo vuelva a la normalidad, a pesar de que FORSUR parece ser cada vez más uno de los peores cuentos de ficción que el país ha vivido en los últimos años?

Y sin embargo, cada una de estas personas sigue despertando todos los días, con la terca esperanza de que su situación mejore y haciendo todo lo posible para que cambie. Y te aferras a esa esperanza para que las lágrimas que han caido no salgan más. Porque el dolor tiene que dar paso a la acción. Y porque de alguien aprendiste que, a pesar que haya mucho dolor acumulado, el camino a la felicidad se hace todos los días.

Mientras el sol alumbra el tercer piso, la mañana de Navidad.

NAVIDAD

Diciembre llega. Epoca de revisar lo que hicimos en el año. Epoca de ver quienes se quedarán en la agenda del próximo año y quienes se han ido, por ahora o permanentemente. Y de compartir con aquellas personas que no vemos mucho y con las que hablamos todos los días.

Son 31 días en los que piensas que no pasará nada y que los tendrás relajados, pero vienen con su carga de exámenes finales, celebraciones y, por cierto, material de sobra para el blog. Nuestros políticos no descansan nunca en producir “genialidades”, por lo que supongo que algo sucederá para que esta noche tenga algo de material que me obligue a tomar harto vino para pasar el mal sabor. Espero tomar vino por motivos mejores, como los que se celebran hoy.

Para todos, Navidad es una época especial. Días de darnos como personas los unos a los otros. Para mí, es la fase del año en que tengo mayor conciencia de que los seres humanos no somos solo trabajadores, estudiantes, bloggeros o la ocupación que elegimos o que la vida nos deparó, sino que somos personas con defectos y virtudes y con sensibilidad, en algunos más oculta que en otros.

Y, finalmente, para alguien que tiene fe, como yo intento tenerla todos los días, este día termina siendo la esperanza encarnada en un ser superior que vino a este mundo para darnos un mensaje. Que este mundo puede ser otro, más inclusivo, más fraterno, menos hipócrita, más solidario. Y aunque a veces mi iglesia no sea lo suficientemente capaz de traducir ese mensaje en hechos concretos, sigo en la brega para que podamos ser más consecuentes con lo que decimos predicar.

Seguir viviendo intensamente es la tarea que me queda.

Feliz Navidad.

MAS SALUDOS NAVIDEÑOS:
Laura sin canas le da regalos a nuestros políticos
Morena escribe sobre la navidad de Inventarte (Y el C también)
El Morsa politiquea hasta en Navidad y luego nos habla de la historia de esta festividad.
ocraM, con estrellita aprista en el Utero, nos pone “villancico” de Bing Crosby y David Bowie
Tanaka y una iniciativa solidaria
Gonzalo Gamio y el significado de la Navidad
Historiadores nos regalan a Mr. Bean navideño
Spencer prepara con su abuela un postre navideño
Los deseos navideños de Eduardo Villanueva
De la selva, su Navidad en el otro Belén
Tabo y sus peculiares Aires de Navidad
Regala libros: las listas de Iván Thays y Augusto Alvarez Rodrich
Alberto y lo que puede ser un milagro navideño: el ministerio de Medio Ambiente
Javier Prado y una caricatura navideña
Fantomas nos regala el pare del calentamiento global
El verdadero “amo y señor de la cholósfera” nos dedica una de Lavoe en Navidad
Cisneros solo en su casa esta Navidad

LA NAVE DEL OLVIDO

El artículo que escribí el viernes sobre la improcedencia jurídica y ética de las Leyes de Amnistía ha desatado una serie de comentarios que creo necesario responder y ampliar. Creo que el tema mantiene una particular relevancia, no solo por los juicios sobre Fujimori, sino también porque se terminan confrontando dos versiones sobre lo que fue el conflicto armado que vivió el país.

Comencemos por precisar que es erróneo hablar de una “ideología derechohumanista” como si fuera algo contraproducente para el país o fuese algo manipulatorio. Los derechos humanos no son patrimonio de un grupo o de una ideologia, sino que es la plasmación en reglas básicas de la dignidad de todo ser humano – sin importar cual sea su conducta ética – que todos nos debemos. Y ello debieran compartirlo liberales, comunistas, conservadores y demás personas en el mundo.

¿Por qué es importante mantener los hechos dolorosos que nos sucedieron en el recuerdo? En primer lugar, porque no todo se ve con el prisma de “para que me sirve” utilitario que acompaña el pensamiento de muchos, que miden el mundo con criterios meramente economicista. El crecimiento económico – bien lo sabemos en estos años de bonanza – no es suficiente para que la gente viva bien o es un pretexto para decir: olvídemonos de lo que pasó. Y es que los derechos de cualquiera de nosotros no se deciden por votación popular o encuestas, sino que son inherentes a nuestra calidad de seres humanos y no se pierden por ninguna acción que cometas.

En segundo lugar, porque es necesario tener en cuenta que el Estado no puede proceder como quiere a la hora de combatir el terrorismo. Sin duda, tiene el derecho y el deber de defender a sus ciudadanos de lo que supone una amenaza a los derechos de todos – Sendero Luminoso y el MRTA lo fueron y de eso no cabe ninguna dura -, pero no puede hacerlo utilizando los mismos métodos empleados por ellos.

Ganar una guerra no supone hacer lo que se da la gana, por más que la causa que se defienda sea justa. Y ello tampoco es pretexto para evitar procesos judiciales. Si se cometieron delitos, pues hay que responder por ellos si es que se encuentran los elementos suficientes de prueba. Aceptar que se cometieron violaciones sistemáticas y/o generalizadas de los derechos humanos no es una afrenta a las Fuerzas Armadas, sino que debe suponer una necesaria reflexión sobre su papel cumplido y como es que este tipo de prácticas eran, a la vez que ética y jurídicamente reprochables, poco eficientes para la derrota de la subversión. Se ganó el conflicto en términos militares, pero fue a pesar de dichas vulneraciones de los derechos fundamentales. Quizás a Andrés Bedoya Ugarteche le convenga tener eso en cuenta, antes que seguir citando al almirante Emilio Massera, uno de los principales represores de la dictadura argentina.

Y enunciar este tipo de cosas no supone hacerle el juego a Sendero Luminoso o al MRTA. Por el contrario, implica que el Estado tenga una superioridad moral que se traduzca en acciones. Menos implica pedir una amnistía por crímenes tan execrables cometidos por los grupos encabezados por Abimael Guzmán y Víctor Polay. Por el contrario, la CVR estuvo contraria al establecimiento de este tipo de complacencias o leyes de olvido porque no contribuyen en nada al objetivo de la reconciliación, menos aún cuando la propia Comisión señaló que SL era el principal responsable de lo ocurrido al país entre 1980 y 2000. Recordar lo se dijo es necesario:

El primero y principal culpable, desde todo punto de vista, es la organización terrorista autodenominada Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso. Lo es porque fue quien desencadenó la violencia, precisamente cuando los peruanos recuperábamos la democracia; lo fue porque quiso imponernos mediante la práctica del terrorismo un modelo de organización social supuestamente superior, cuando los peruanos veníamos transformando nuestra sociedad, haciéndola más humana, más plural, más equitativa, en un proceso lento, es cierto, pero fundamentalmente pacífico y participativo.

La Comisión ha encontrado en los militantes del autodenominado Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso, y de manera principal en sus jefes ideológicos y políticos, su Comité Central y sus principales órganos de conducción, responsabilidad por graves y numerosos crímenes de lesa humanidad, practicados con una crueldad inaudita en la historia de nuestro país. Sería ocioso, seguramente, pretender explicar a ustedes, compatriotas de Ayacucho, la magnitud y crueldad de esos crímenes que ustedes conocen mejor que el resto de peruanos: el reclutamiento forzado de niños y adolescentes, las prácticas de torturas para castigar y aterrorizar a la población, los aniquilamientos selectivos y las masacres de comunidades campesinas, el abuso sexual contra las mujeres, esa suerte de deleite que parecían sentir en ocasionar sufrimiento a sus víctimas. La Comisión ha encontrado que la dirección política y militar del PCP-SL es responsable de violaciones de los derechos humanos practicadas de manera sistemática y generalizada como parte de su estrategia de poder.

¿Cómo explicar la degradación de una agrupación de seres humanos hasta ese nivel de crueldad? Será imposible, de seguro, ofrecer una respuesta completa. Pero la Comisión considera que los crímenes de lesa humanidad cometidos contra el pueblo ayacuchano, contra los pueblos de los andes peruanos, contra el Perú en general, no hubieran sido posible sin la voluntad obstinada de un grupo de personas, aferrados a una ideología totalitaria que despreciaba el valor de la vida humana y que se expresaba en un culto delirante a su líder, Abimael Guzmán Reinoso, ese líder que pedía a sus militantes pagar una cuota de sangre por la revolución, que los inducía al sacrificio de sus vidas para provocar al Estado, que les exigía llevar la vida en la punta de los dedos. Ese líder, en suma, que nunca abandonó la tranquilidad de sus refugios urbanos y que apenas sintió en peligro su vida no vaciló en abandonar todas las consignas guerreras con las que había empujado a la muerte a sus jóvenes militantes y propuso un inverosímil acuerdo de paz.

Para la Comisión, por la magnitud de sus crímenes, y por su naturaleza criminal, por su práctica recurrente del terrorismo, el Partido Comunista del Perú no puede tener un lugar en la sociedad democrática que queremos construir.

Juzgar a quienes cometieron crímenes no es una persecución, como enunció ayer el personaje que, para desgracia de los católicos en el Perú, ejerce el rol de Cardenal y Arzobispo de Lima. Juzgar implica reconocer, en primer lugar, que no estamos ante meros excesos. Como se decía en el mismo discurso que he citado:

Debemos decir, en primer lugar, que es insostenible, casi una afrenta para las víctimas, insistir en que solamente se cometieron excesos. Un exceso es una extralimitación en el cumplimiento de las funciones. Y la Comisión no ve cómo, de qué manera, pueden considerarse como tales las numerosas violaciones de derechos humanos que se cometieron principalmente en las zonas bajo dominio de los comandos político-militares.

Pero los procesos judiciales implica, fundamentalmente, reconocer en las víctimas de lo ocurrido en otros semejantes a nosotros. Desgraciadamente, muchos no han podido aceptar la dolorosa verdad de que la mayor parte de víctimas se registró en las zonas más pobres de nuestro país, justamente por prácticas que no tomaron en cuenta los derechos de quienes moran allí y que enfatizaron en rasgos comunes de nuestra sociedad como el racismo y la discriminación de género, así como se complejizaron con dinámicas regionales y locales que hicieron que personas de una misma localidad se mataran entre ellas. Así de compleja fue la realidad en el Perú.

Perdonar, como lo dije en el artículo anterior, corresponde a la voluntad de cada persona y, por ende, se maneja en el ámbito interpersonal, no en el del Estado. El ámbito estatal tiene que ver, fundamentalmente, con construir las condiciones que impidan que el dolor vivido en estos años se repita. Y entre esas condiciones, se encuentra, sin duda, los procesos judiciales que deben seguirse para que quienes se sintieron afectados en sus derechos puedan alcanzar justicia y, por fin, puedan ir dejando atrás, en la medida de lo posible, esa página dolorosa de su historia personal y de nuestra historia colectiva.

En estos días en que nos acordamos de lo que implica darse a los demás, quizás sea un buen momento para pensar sobre la importancia que tiene la dignidad del ser humano en nuestras vidas, sobre todo, de aquel a que no conocemos. El flaco – para algunos Dios, para otros, un gran hombre – que vino hace 2007 años bien que nos los recordaba y miren quienes eran sus amigos para ver que no eran precisamente los más capos o privilegiados. No hay necesidad de creer en El para poder entenderlo.