GARRIDO LECCA Y LA MONTAÑA RUSA

Mi país es una montaña rusa. Lo decía Carlos Iván Degregori al inicio de su libro sobre el régimen de Fujimori y lo tenía muy presente ayer cuando se produjo el sainete alrededor de la renuncia desdicha de Hernán Garrido Lecca.

A estas alturas, lo que puede calificarse como uno de los episodios de torpeza política más grave de este gobierno, no ha desencadenado, como muchos esperábamos, el inicio de los cambios ministeriales, sino un grave descrédito al Ministro renunciante y, además, un serio daño al Gabinete Del Castillo.

Lo que El Comercio llama, con pudor, “explicación lingüística extrema” – y que no es más que desdecirse de una renuncia hecha en la puerta de Palacio de Gobierno – ha desatado toda una ola de rumores e intentos de explicación sobre lo que pasó ayer en la sesión del Consejo de Ministros. Las principales especulaciones se centran en un negocio inmobiliario que comprende la venta de la sede de la Presidencia del Consejo de Ministros, el cual ya viene siendo cocinado desde hace algún tiempo y que llevó al propio Garrido Lecca a señalar que deberíamos mudar todos los Ministerios al Pentagonito. Otros hablan de bromas malentendidas y una discusión más seria sobre la Ley de fomento a las PYMES, en la que Garrido Lecca habría sido el perdedor. Y ya se hablaba de un hombre vinculado a Del Castillo, el ex presidente regional de Ayacucho Omar Quesada, como el nuevo inquilino de la cartera más rentable del gabinete.

Lo cierto es que, una vez abierta la boca de Marcahuasi, sorprendido el Primer Ministro y debilitada la unidad del gabinete, comenzó el juego acostumbrado de negociaciones. De hecho, no es la primera vez que un Ministro le da un portazo en la cara al Presidente García: ya Allan Wagner y el propio Jorge del Castillo jugaron la carta de la renuncia cuando sentían que no sentían respaldo y forzaron a Alan a mejorar sus condiciones de trabajo para poder quedarse. Lo peor es que Alan disfruta de estos juegos y los alienta, aún a costa de debilitar la credibilidad del gobierno y sin dedicarse a otros asuntos importantes, como mejorar la competitividad del país.

Pero el daño parece ser más grave. La presencia de Garrido Lecca por 4 semanas en Pisco vuelve a poner sobre el tapete la crítica situación de FORSUR, donde nadie quiere hacerse cargo de asumir la responsabilidad de la reconstrucción y del manejo de los fondos recaudados. Julio Favre ha culminado siendo secuestrado por el Gobierno y la renuncia, que es la única carta que le queda por jugar, no tiene visos de solución. ¿Y la reconstrucción? Bien gracias.

El sube y baja, el dar vueltas en círculos y la incertidumbre controlada de este gobierno me siguen haciendo recordar a cada vez que me subo una montaña rusa. Dejamos el Tren Eléctrico fantasma, por el lúdico masoquismo de no saber hacia donde vamos.

5 thoughts on “GARRIDO LECCA Y LA MONTAÑA RUSA

  1. ahora alan declara que el problema son las operaciones para bajar rapidamente de peso, y eso genera que el ministro se vuelva hiperactivo y declare cosas que no son….

    Me gusta

  2. Aqui solo hay dos cosas ciertas : a) el ministro se mandó con una renuncia; b) alguien (casi con seguridad Alan) mandó emisarios para que el gordito se retracte, de cara al paro y a la firma del TLC.Los otros argumentos no dejan de ser ciertos, pero solo cumplen el papel de catalizadores de la reacción (predisponente -> condicionante -> desencadenante -> boom !!). Las explicaciones respecto que Ciclo es una suerte de “renovación” para volver a reiterar lo mismo, está buena para contarla a la abuelita cuando pregunta respecto de porqué no le viene el “ciclo” de la nietita, pero no para que nos vengan a querer agarrar de tonto.Respecto al tema FORSUR, creo que Favre debería hidalgamente reconocer que no tiene la suficiente solvencia ni la llegada como para lograr algun éxito en el emprendimiento delegado. Adicionalemente aqui el responsable de la reconstrucción no es Favre sino el mismisimo presidente de la republica por medio de sus ministrros. Cosa que parece no entender muy claramente Alan and Company.

    Me gusta

  3. Según el diario montesinista “la razón”, Garrido Lecca habría sido objeto de burla y desprecio en el Consejo de Ministros. ¿Así se conduce el Consejo de Ministros del Perú? ¿Tenemos payasos en vez de ministros? Si hubo tal vejación, ¿por qué no persistió en la renuncia, que hubiera sido poner algo de decencia en juego? ¿Acaso está siendo chantajeado para seguir en el cargo? ¿Nos gobierna Al Capone?

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s