EL VERDADERO PERRO DEL HORTELANO

Hace una semana, el Presidente de la República nos planteó, en un artículo publicado en El Comercio, su opinión sobre las personas y situaciones que nos impedirían el crecimiento. Bajo el título de El síndrome del Perro del Hortelano, el primer mandatario indica que la oposición a una economía basada en la mera extracción de riquezas constituye el principal lastre para mantener el crecimiento económico que durante casi 6 años viene manteniendo del país.

Desde mi punto de vista, el Presidente comete dos serios errores de concepto. El primero de ellos es seguir pensando que una economía que solo extrae materias primas es la única receta para salir del subdesarrollo. Se deja de ver que los países que mayor desarrollo han obtenido son aquellos que han dado mayor valor agregado a sus productos de exportación. Debe tenerse este punto en cuenta cuando estamos ad portas de la aprobación del TLC con Estados Unidos y se requieren de mecanismos para que los beneficios de dicho instrumento lleguen a todos los peruanos.

El segundo de ellos tiene que ver con la satanización que se hace de las preocupaciones ambientales. El Presidente cree que la oposición a una extracción intensiva de madera o minerales es oponerse al desarrollo. Lo que denota, más bien, es no conocer las preocupaciones mundiales por tener un desarrollo sostenible, que permita a los países seguir creciendo y brindando mayores servicios a sus ciudadanos, pero sin descuidar el impacto que tiene sobre el entorno social y natural.

El verdadero perro del hortelano no está en los supuestos opositores de la inversión, a los que el Presidente sataniza a lo largo de su artículo. Por el contrario, para que dicha inversión pueda ser bien aprovechada, bien distribuida y en condiciones que garanticen el respeto de los derechos fundamentales se requiere contar con instituciones sólidas, un Estado que verdaderamente funcione y que sepa gastar los ingresos provenientes de una mayor recaudación tributaria. Y ello se puede hacer en colaboración con la sociedad civil, desde la cual se tienen ideas creativas para participar en dicho esfuerzo, de carácter nacional.

Sin embargo, el año y medio transcurrido nos ha demostrado que en Palacio de Gobierno ésta no es la preocupación más importante. Por el contrario, todo intento de reforma institucional ha sido dejado de lado por esta administración y los problemas acontecidos durante este periodo nos han demostrado que justamente se requiere de una mayor y mejor presencia estatal en la regulación de determinadas áreas económicas, en la cobertura de servicios básicos, en el combate contra la corrupción y en la generación de capacidades para que cada ciudadano pueda labrar su propio destino. Y, además, todo intento de incursión de organizaciones no gubernamentales es convenientemente satanizado tanto por el propio gobierno como por cierto sector de la prensa que no muestra interés en las reformas de fondo.

Es allí donde se encuentra el verdadero perro del hortelano que nos impide crecer: la inexistencia de una vocación reformista, la satanización de quienes si la tienen y el mantenimiento de una precaria institucionalidad que, aunque nos permite seguir creciendo a tasas altas, no nos lleva a contar con mayor desarrollo y ciudadanía para todos los peruanos. Aun se está a tiempo de cambiar.

SOBRE EL SINDROME DEL PERRO DEL HORTELANO:
Editorial de El Comercio: ¿Cómo superar el síndrome del perro del hortelano?
Antonio Brack: Sobre el perro del hortelano
Modesto Montoya: Ciencia sin perro lazarillo
Daniel Córdova: ¿Un cambio de rumbo?
Francisco Sagasti: Tesis del Perro del Hortelano es una cantaleta
Jorge Bruce: El perro y su amo
Nelson Manrique: El perro del hortelano y el plato de lentejas
Sinesio López: En defensa del perro del hortelano
Agencia Perú: Debate entre Jorge Bruce y Gonzalo Prialé
Luis Solari: ¿De hortelanos a falderos?
Enrique Bernales: Potencialidades desperdiciadas
Marco Sifuentes: Alan García columnista
Luis Rey de Castro: Alan García, el caballo y el perro
Bloguiarquía: Alan y el hortelano
Roberto Bustamante: Alan García, jalado en redacción

10 thoughts on “EL VERDADERO PERRO DEL HORTELANO

  1. Esa carta de Alan Garcia se la debe haber dictado la Sociedad de Mineria que fueron los unicos que lo aplaudieron. Realmente yo no seria tan elegante para escribir el blog que has escrito, para mi simplemente la publicacion de Alan Garcia es burda carta lobbysta en favor de los grupos interesados en levantarse los recursos naturales al peso y una vez que se acaben dejaran al pais en las misma miseria en que se encuentra y con una contaminacion mas grave.Que facil la manera de gobernar del APRA, seguir entregando los recursos aun con mas contratos de estabilidad. Cuantas comisiones se van a depositar en cuentas extranjeras sin que nos enteremos porque ahora las mafias de cuello y corbata son casi indetectables. Si es que algun dia se detectan ya sera demasiado tarde y sus hijos seran los nuevos empresarios del pais como ocurre con los Pinochet.Mientras el pueblo se desborda, Lima se incendia a plazos y la corrupcion permanece intocable, el gobierno se dedica a privatizar todo lo que no le pertenece.Eso es una traicion a la democracia y al voto del pueblo, lo unico que queda es exigir la convocatoria adelantada a elecciones. Nadie ha votado por esta verguenza de programa que el APRA ha sacado debajo de la manga.Alan Garcia grita a los cuatro vientos que los grupos que han perdido las elecciones son los que protestan, la gente no ha votado por lo que el esta haciendo y tiene todo el derecho a exigirle un cambio.

    Me gusta

  2. Se equivoca Jorge Bruce cuando dice que “Por eso no es casual la metáfora que ha elegido, acaso inconscientemente: el perro del hortelano es ese animal que “ni come ni deja comer a su amo”. La fábula de Esopo, que origina el dicho del “perro del hortelano” es así: Un labriego tenía un enorme perro como guardián de sus extensos cultivos. El animal era tan bravo que jamás ladrón alguno se atrevió a escalar la cerca de los sembrados.El amo, cuidadoso de su can, lo alimentaba lo mejor que podía, y el perro, para mostrar su agradecimiento, redoblaba el cuidado de los campos.Cierto día, el buey del establo quiso probar un bocado de la alfalfa que su amo le guardaba, pero el perro, poniéndose furioso y enseñándole los dientes, trató de ahuyentarlo.El buey, reprochando su equivocada conducta, le dijo:- Eres un tonto, perro envidioso. Ni comes ni dejas comer.Y añadió: – Si el amo destina a cada cual lo que le aprovecha y la alfalfa es mi alimento, no veo que tengas razón para inmiscuirte en negocio ajeno. A Bruce le podríamos recomendar otro refrán: “quien mucho abarca, poco aprieta”.

    Me gusta

  3. Vía La Primera:Una demanda por daño moral y destrucción del hogar familiar presentó el abogado y militante aprista Raúl Sotelo contra el presidente Alan García, a quien ha denunciado también por acoso y seducción telefónica sistemática e indebida a su joven esposa y madre de sus dos hijos, Dayana Dal Pont de Sotelo, de 25 años de edad. Además, ha solicitado una indemnización de medio millón de dólares para su familia.Aunque la denuncia tiene más de un año, y los hechos dos, vale la pena preguntarse a qué se debe el interés de este diario en sacar una noticia de este tipo en estos momentos, cuando tenemos cosas mucho más importantes que tratar en la agenda política, que las intimidades de Alan. ¿Qué se busca?Previo: ¿Alan y su reacción responsable?Del Blogueril: Su ex ministro también lo echa y si así son son los compañeros, para qué necesito enemigos?

    Me gusta

  4. Tengo 34 años, soy ingeniero industrial egresado de la universidad Católica y con una Maestría en Administración de Negocios en la Escuela de Negocios de la misma Universidad; lo que he logrado con mucho esfuerzo por ser mi origen muy humilde, en los barrios de La Perla en el Callo. No soy aprista y me considero antialanista del período 1985-1990; porque buena memoria tengo.Pero no puedo negar la certeza de los comentarios del Presidente en su artículo ‘El síndrome del perro del hortelano’. Ha mostrado el camino, y los obstáculos que se presentan en él. Luego, leyendo varios artículos relacionados y opositores al original, no puedo más que concluir que no solo existen los perros del hortelano, sino que hasta escriben en los diarios!He leído artículos que mencionan la oligarquía, derecha, izquierda, etc.. Dicho autor no se ha enterado que dichas clases ya no existen. Ahora existen dos clases político-sociales: los que están insertos en la economía global y los que no lo están. Punto. Los primeros tienen razones para guardar grandes esperanzas en el futuro, Los otros, que Dios los ayude y que encuentren ‘desahogo temporal’ en los oídos de los perros del hortelano. ¿Y cómo insertar a este segundo y gran grupo?: Alan García ha dado con el camino (al fin!)Otro artículo hace relación a ‘amistad’ del Gobierno con el Diario Decano del país, por publicar el artículo. Sin comentarios.Sin embargo, un artículo bastante crítico (pero constructivo) complementa el mensaje de García, indicando que es mejor agregar valor al producto antes de exportar sólo la materia prima. Totalmente de acuerdo. Para ello se requiere inversión.Lo único que nos da escalofríos, dado el pasado histórico del partido de gobierno de turno, respecto al respeto de los bienes y la riqueza del país. Peo eso no puede frenar el progreso; pro sí alertar a la opinión pública y al poder de la prensa, estar atentos.Señor García: Usted sabe que este es su última oportunidad como Presidente y como partido político para hacer las cosas bien. Creo que por ello es que ha replanteado el discurso para (en mi opinión) tomar el camino correcto. Pero falta recorrerlo. Planeamiento e Implementación son importantes, pero lo segundo es más aún, y m´s difícil de lograr. Manténgase en esa línea, sin caer en seducciones de los que lo rodean. Usted no lo necesita; y sobretodo amarre las manos inquietas de muchos de sus partidarios que tienen distintos intereses de los que planeta en su artículo. Y concrételo. No haga caso a los ladridos.

    Me gusta

  5. Es interesante el intercambio de opiniones, que se generó debido a la publicación de Alan García, concuerdo con lo señalado por el Sr. Antonio Brack, que el presidente no ha considerado los esfuerzos de las asociaciones de micro y pequeños empresarios que a nivel nacional, con poca o ninguna ayuda del estado, están produciendo y exportando, consecuentemenet están generando ingresos para sus familias, la región y el estado. Debería el estado apoyar decididamente a las MYPE del Perú, que como sabemos genera alrededor del 80% de empleo aún sea este en gran porcentaje subempleo o empleo informal;porque es sabido que no existe una política dirigida a las MYPE,como si existe en Chile por ejemplo, por lo que estamos supeditados a lo que los inversionistas con grandes capitales puedan hacer y a los que Alan García ve como los únicos salvadores del Perú, es decir el estado no cree en su gente y rehuye a su obligación de promover,fomentar y desarrollar a las MYPE, que con un adecuado planeamiento puede ser el soporte de las grandes transformaciones a las que aspiramos, lógicamente debe acompañarse con una adecuada política en la formación de recursos humanos, que permitan a las MYPE despegar y ser competitivas.Sabemos que, nuestra mayor falencia como país son los recursos humanos, por ejemplo siendo un ciudadano, común y corriente, aspiro ocupar un cargo público para llegar al poder y una vez allí hago mal uso del mismo, vean los municipíos y gobiernos regionales, convertidos en negocios familiares y de intereses de pequeños grupos; esto se debe a que nuestro sistema educativo o formativo, no responde a las necesidades de la nación, por el contrario seguirá engendrando corruptos, avivatos, aprovechadores, sin ninguna responsabilidad social y ciudadados con ninguna o poca oportunidad de crecimiento, a lo que la gestión presidencial actual le sigue haciendo juego, por tanto seguiremos esperanzados en que otros (inversionistas extranjeros o lobbys nacionales) solucionen nuestros problemas, cuando está en nuestras manos la solución a los mismos. Es un camino largo, pero ineludible que Alan García como lider debe emprender, y no esperar que en su período todos los problemas se solucionen mágicamente con inversión foránea, sino pregúntense donde está el chorreo que no lo veo, y ahora se pretende hecharle la culpa de nuestros males, simplistamente, al perro del hortelano.

    Me gusta

  6. A cada peruano que le interese. ¿Cuánto de perro del hortelano tienes?El Presidente García no ha hecho otra cosa más que revelar, sacar a la luz, al entendimiento popular más que académico, una de nuestras mayores taras “no comer, ni dejar comer”, es decir no hacer ni dejar hacer las cosas. ¿Será una de las viejas taras heredadas de los españoles (hablando de aquellos corruptos aventureros que llegaron a América) y que no hemos tenido el valor, decisión y coraje para deshacernos? En todo caso, si García tiene o no razón en lo que a su modo de enfocar el asunto respecta, no es lo único importante dentro del orden de cosas en este momento, SI QUE TE EXAMINES HONESTA Y OBJETIVAMENTE, y verás que en un 98% de probabilidad, a mi juicio, hallarás un perro del hortelano dentro de ti.Sostengo firmemente que cuando no permitas ladrar a tu “perro interior” y así los miles de peruanos que lo deseen, tu familia y con ésta el Perú, nuestro amando Perú se estará liberando en gran medida. SIN NECESIDAD DE SER POLITICOS DE PARTIDO ALGUNO, pues el Estado Paquidérmico (al que alguien en algún interesado blog se refiere), pensado y estructurado casi con seguridad, desde antes de la “independencia” de España es producto de los errores, abusos, desinteligencias, intereses de grupo y omisiones, precisamente de la mayoría de nuestra no menos paquidérmica clase política. Sin desmerecer algunas heroicas y realmente revolucionarias jornadas de lucha; sería mezquino no reconocerlo.Derecha, centro, izquierda, movimientos armados, golpes militares, etc. y lo que es peor, gravísimo, la pasividad que caracteriza la anuencia, complicidad y coparticipación de nosotros, de LA CLASE CIVIL DESORGANIZADA O NO, de cada peruano que durante muchísimas décadas viene uniendo uno a uno “sus perros internos” para vivir cómodamente y “arreglarse” en el sistema de corrupción del que proclamamos liberarnos.¡Reacciona, honestamente, objetivamente, científicamente. Despréndete un momento de tu ego que te lo impide, y notarás que necesitas impedir que “tu perro interno” ladre y conviértete en el hortelano que empiece hoy mismo a empujar a nuestra Nación (revisa el concepto de Nación), hacia el progreso y desarrollo que exigen los cambios mundiales, a los que no estamos desconociendo en su típico carácter y comportamiento en nuestras latitudes.Sugiero a cada buen peruano que repase la herencia intelectual que recibimos de Mariátegui, de Haya de la Torre, de González Prada (Agreguen ustedes más). Reafirmemos o iniciemos realistamente nuestros conceptos de desarrollo (en los términos y ámbitos que prefieras), respeto al equilibrio ecológico, crecimiento económico sostenible, papel de la educación en el crecimiento social (Agreguen lo que consideren), etc. pero dentro de la coyuntura de globalización muy particular e inevitable de nuestros pueblos.Sería muy honesto recordar y tener presente que la Reforma del Estado, la burocracia, los conflictos ideológicos, impacto ambiental, posiciones e posiciones (no poses) ambientalistas, restinga (como leí en algún blog), Estado anquilosado y miope, Matriz de desarrollo, etc. son conceptos y estructuras, cuando no instituciones en cuya génesis y pervivencia nosotros también hemos participado, sea con nuestra participación activa o con nuestra indiferencia y ausentismo, no son tan solo responsabilidad de nuestras diversas clases políticas gobernantes.Muchos entendidos, “eruditos” y bien leídos “peruanos de lucha” hacen gala de su conocimiento del tema en cuestión ahora que las condiciones de libre expresión emocionan y despiertan afanes de notoriedad (en muchos casos al nivel de lo patológico) cuando en tiempos de dictadura no muy lejana ni siquiera lo pensaban, tal vez y estaban alimentando a su “perro interno” al que intentan desconocer en estos tiempos nuevos.A muchos que aún no entienden en su verdadera magnitud (no se si voluntaria o interesadamente) el mensaje del Presidente García, les sugiero lean el segundo artículo que publica acerca del tema que, en buena hora ha causado tanto revuelo ¡Que bueno, ¿no?¡ No me extraña en él ese sentido de apertura y receptividad a las opiniones de los más diversos sectores. Un estadista que no es dinámico y relativista en su pensamiento y acción no será quien implante acertadamente los planteamientos y planes que nos lleven al desarrollo y liderazgo regional que tanto necesita América Latina.Finalmente, por ahora, esto de los perros me trae a la mente el recuerdo de una vieja frase del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha. “LOS PERROS LADRAN, SANCHO, SEÑAL QUE AVANZAMOS”. Patria libre o paquidermia anquilosante, Gran dilema ¡Venceremos!!!

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s