A 6 CUADRAS DE LA PLAZA DE ARMAS

Afortunadamente no fue una tragedia, me decía el vigilante de mi oficina a la hora que terminaba mi jornada de trabajo.

Y sí, que el incendio de ayer y hoy en Mesa Redonda no haya sido una tragedia es producto de la fortuna.

Hace apenas un par de semanas comentaba en este blog sobre la injusta sentencia a los responsables del incendio en Mesa Redonda que costó 300 víctimas. La sensación de que la justicia no era una realidad para las personas de escasos recursos fue algo que estaba muy presente en el ambiente y que los familiares de las víctimas manifestaron en todo momento.

No es de extrañar que el peligro se repitiera. Por un lado, existe una seria responsabilidad de la Municipalidad Metropolitana de Lima en el control de las galerías existentes. De hecho, el edificio incendiado pasó la inspección municipal. Mi pregunta es: ¿que pasó con el alcalde ausente que se olvidó de la existencia de una tragedia que aprovechó bien en su campaña electoral inicial?

Pero también compete un serio llamado de atención a los comerciantes. Esta bien que, como todos en el Perú, querramos ganar dinero para vivir decentemente. Sin embargo, ¿esto se tiene que hacer a costa de la seguridad de los demás? Ya lo vivimos con las personas que se encargan del transporte urbano en Lima o con los comerciantes en otra zona concurrida de la ciudad como Gamarra. ¿Vale menos la vida humana y la seguridad de los demás antes que la venta del día? Pues el mensaje que nos envian es que sí.

Sin duda, para que tengamos un Estado que funcione de verdad es necesario que las autoridades hagan su tarea. Pero también es responsabilidad de los ciudadanos exigir a sus pares que cumplan con las normas mínimas de convivencia. Esto me hace acordar cierto comercial que enfatizaba todos los horrores de la dictadura y que nos hacía ver que nosotros los cometíamos en nuestra vida cotidiana. Quizás el mensaje final de dicha propaganda deba volver a nuestros oidos: Para que el país cambie solo falta que cambiemos nosotros.

MAS SOBRE EL TEMA:
El Comercio: En Mesa Redonda no se aprendió la lección
Augusto Alvarez Rodrich: Tierra de Nadie
Rosa María Palacios: Y de nuevo
Octavio Salazar, jefe de la Séptima Región Policial: Solo han maquillado las cosas
James Atkins, jefe de Defensa Civil de Lima: Esto es responsabilidad municipal
Utero de Marita: El caballero de Mesa Redonda
Cuaderno de Borrador: Otro incendio, misma mesa, mejor suerte

3 thoughts on “A 6 CUADRAS DE LA PLAZA DE ARMAS

  1. En el tema de la seguridad. existe aqui una responsabilidad compartida entre las autoridades municipales y los comerciantes. Sin embargo, la primera responsabilidad sobre nuestra vida (no solo la propia sino la de terceros) es de cada uno de nosotros. Aun cuando las autoridades estuvieran haciendo inspecciones cada dia del año, es literalmente imposible poder controlar a todos y cada uno de los comerciantes, ni mucho menos su evidente y reiterada exposición irracional al riesgo. No habría policia ni serenazgo en el mundo los suficientemente grande y numeroso para poder controlar permanentemente a todos los comerciantes de Lima. Tan evidente es esto que, incluso, en el momento del incendio ultimo, cientos de comerciantes se negaban a abandonar los alrededores del local. Algunos se encerraron es sus negocios, otros impidieron la labor de los bomberos y policias.Entonces, resulta bastante cómodo ser irresponsable y luego, cuando el siniestro se ha producido, pedir “josticia” sanción a las autoridades, resarcimiento de daños e indemnización, apelando al maniqueismo de mostrarse como personas humildes, que de hecho los son, pero ello no puede ni debe servir de excusa para tamaña irresponsabilidad..

    Me gusta

  2. LA caotica situacion que vive la ciudad de Lima se da en todos los estratos sociales y economicos, recordemos el no muy lejano incendio en la Discoteca Utopia. Ubicada en un distrito como Surco, en uno de los mejores sino el mejor Centro Comercial del Peru (Jockey Plaza) y constituida por “niños bien”, educados, viajados, adinerados y cibertenizados. Aun asi violaron casi todas las normas de seguridad y estoy seguro usaron sus influencias para lograr su funcionamiento y para colmo organizaron una fiesta huachafa con fuegos artificiales y animales salvajes, tampoco olvidemos el reciente hundimiento de la bolichera convertida en “Crucero” al estilo Miami donde murio una joven y acsi mueren muchos otros, nadie ha revelado los resultados de la investigacion de ese accidente, nadie sabe quienes son los accionistas de esa empresa, acaso se habra arreglado todo bajo la mesa para evitar los nombres de esos empresarios irresponsables, acaso seran allegados al poder?Con estas referencias quiero hacer notar que los culpables son todos los peruanos de todo nivel social y economico sumados a las autoridades incompetentes que elegimos y otras que no elegimos pero que son amigos de los que elegimos. Al mismo tiempo rechazo la burla racista del comentarista anterior de decir “josticia” y hacer creer que solo los humildes cometen estas irresponsabilidades.

    Me gusta

  3. “Con estas referencias quiero hacer notar que los culpables son todos los peruanos de todo nivel social y economico sumados a las autoridades…”Amigo, si todos somos culpables, entonces nadie es culpable.En el caso de mesa redonda, es evidente que la informalidad de los comerciantes es un peligro mortal; ya hubieron cientos de muertes en el 2001 y todavía no aprenden.Eso sí, luego a la hora de pedir “josticia”, ahí sí son los primeros.

    Me gusta

Añdir un comentario a Manito de cuy Cancelar respuesta

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s