UNA HISTORIA DEL FRAUDE 2000

Esta historia no la he contado antes, pero creo que es pertinente ponerla en la memoria de todos los que pasan por este espacio. Trata de como me vi involucrado de manera indirecta y casual en una de las mayores mentiras de la historia peruana. Pero, sobre todo, demuestra que la elección del año 2000 fue un auténtico fraude.

10 de abril de 2000. Era lunes, al día siguiente de uno de los días más largos de mi historia personal y de la historia del país. Luego que estuviera con mi polo de Transparencia verificando cuantas infracciones a la Ley Electoral se cometían el día anterior y de indignarme con el cambiazo de las cifras de la tarde – noche anterior, me disponía a iniciar una mañana en la PUCP, con mi Liberación bajo el brazo. En clase de Filosofía Antigua, ningún comentario sobre lo de ayer, pero claro, el clima hervía y la convocatoria a la marcha para hacer presión y evitar que el Chino se proclamara vencedor en primera vuelta – contra la voluntad popular – no se hizo esperar.

Fui a casa a almorzar y de allí salir para el Centro. Cuando llegué, veo a mi abuela viendo Canal N y en la pantalla, un lugar que me parecía bastante familiar.

La noticia, que semanas más tarde contó Caretas, decía más o menos así:

Jorge Enrique Mejía (el sujeto que ven en la foto) fue encontrado el 10 de abril, manipulando actas electorales en una cabina pública de Internet en el exclusivo distrito limeño de La Molina.

Sorprendido por periodistas de Canal N, Mejía aseguró trabajar para la organización política oficialista Perú 2000. Explicó además que se encontraba ingresando resultados de mesas de votación del distrito de San Borja, a una página web del mencionado grupo político.

A pedido de la Asociación Civil Transparencia, la página web fue cancelada, ante la posibilidad de que sea una puerta falsa de acceso a los sistemas informáticos de la Oficina Nacional de Procesos Electorales, ONPE.

Ahora les cuento la historia detrás de esa noticia.

Por esa época, como toda familia de clase media, había que ver de donde obtener más recursos para continuar para adelante. Mi mamá se asoció con tres personas con las que trabajaba y puso unas cabinas de Internet en el Centro Comercial La Fontana, que ustedes ubican en la cuadra 52 de Javier Prado Este, por el Colegio Recoleta.

Pues bien, ese día, mientras solo estaban los chicos que atendían, llegó esta persona, Jorge Enrique Mejía a las cabinas. Pidió tiempo libre. En sus manos tenía varias actas de sufragio. La dirección que apretó remitía a un servidor en Nueva Zelanda que lo conducía a una página en la que ingresó una serie de resultados electorales, similar a la que tenía la ONPE para registrar sus resultados.

Mejía sabía que había poca gente a esa hora. De hecho, un muchacho que fue el primero que contrataron para que atendiera, se fue a las pocas semanas a trabajar a la ONPE, que en ese momento sabemos que estaba controlada por el gobierno. No era difícil deducir quien le había dado el dato de un lugar discreto donde poder hacer lo que todos sabemos que hizo.

Afortunadamente, un cliente vio la página, las actas y salió a llamar por teléfono público. A los pocos minutos, llegaron las cámaras de Canal N y lo pescaron al tipo con las manos en el mouse. Mejía salió raudamente y tomó un taxi. Los reporteros de N lo persiguieron por Javier Prado, el auto se dirigió a un local en la cuadra 10 de la avenida Rosa Toro, donde funcionaba un local de Perú 2000. Allí le tomaron la foto que fue portada de Caretas durante una semana. La revista descubrió que Mejía pertenecía a una mafia de hackers que habían saboteado el sistema de la UPC para alterar sus calificaciones y aparecer como canceladas sus boletas de pago.

Desde ese día, tengo el pleno convencimiento que esa página no solo había sido operada desde la cabina con la que tenía vinculación – y que hace varios años que no existe – sino desde otros puntos de Lima y del país. Y me confirmó que dicha elección no solo era inconstitucional, sino que se había hecho trampa.

Desconozco si Mejía fue procesado por este caso. Lo único cierto es que, con o sin sentencia, esta historia nos demuestra lo que fue una década de oprobio.

13 thoughts on “UNA HISTORIA DEL FRAUDE 2000

  1. Me has hecho acordarme de esa época: los que éramos personeros de Perú Posible en los centros de cómputo (el año 2000, cuando aún no eramos la multitud del 2001), éramos “agredidos” sicológicamente de la siguiente manera: aparecían dos fulanos, de porte militar, con chalecos “ONPE” y se ponían a tomarnos fotos, la placa del carro, etc., como para decirte: “no sabes los problemas que te estás creando”. ¿Cómo será el 2011?

    Me gusta

  2. Noctambulo:El conteo rápido decía que habia segunda vuelta. Ahora bien, hubo muchas dificultades para hacerlo. Ahora creo que con esta historia queda demostrado porqué.

    Me gusta

  3. siguen con el psico-social porfavor… dejen que la justica haga su trabajo sin presionarlos. pregunto cuantos estan en la carcel por el supuesto fraude que ocurrio en el 2000. TODOS QUEREMOS SABER LA VERDAD DE LO QUE OCURRIO YA QUE ES DE ASUNTO PUBLICO. ESO DE QUE ES CULPABLE LE COMPETE A LOS MAGISTRADOS QUE LO VAN A ENJUICIAR…. ME PARECE MAL QUE TODOS LOS PERIODICOS , RADIOS LE AGAREN COMO PIÑATA AL SR FUJIMORI (LE ESTAN HACIENDO UN JUICIO APARTE). NO SOY FUJIMORISTA, PERO CREO QUE SE LE DEBE RESPETAR SU DIGNIDAD COMO PERSONA ASI COMO LA PRESUNCION DE INOCENCIA….NO SERA QUE ESOS MEDIOS QUE TANTO EMITEN COMENTARIOS DE CORRUPTO Y CULPLABLE DE CIERTOS CRIMENES.TENGAN SU VIDEO…POR ALLI.. MACHACANDO SU IMAGEN PARA QUE DESPUES PRESENTADO EL VIDEO NO SE DE LA MAYOR IMPORTANCIA…

    Me gusta

  4. Hay que recordar tambien a todos esos personajes que ayudaron al fraude y que hoy quieren aparecer como democratas y salen en la TV y Radio a opinar de moral. Casos de la Martuchas, Keiko, Kenyi y demas.

    Me gusta

  5. Recuerdo aquellas elecciones, como voluntaria en Transparencia…los problemas en el conteo, un intento de bronca en una mesa del local en el que estaba, y la avalancha de personeros fujimoristas, sonrientes y victoriosos antes de tiempo. Frases como “igual va a ganar el chino”, adquieren (mayor) sentido con historias como esta.

    Me gusta

  6. uhm. yo no vi ni un fraude en el local que me tocó chekear como “transparente” en la primera vuelta del 2000. es más, me quedé hasta tardazo bromeando con los tombos.:P

    Me gusta

  7. Me has hecho recordar que en esas elecciones del 2000 yo estuve a punto de ir a trabajar para la ONPE en la lejana Caballococha… suerte que no acepté la chamba (y eso que pagaban bastante). Al final terminé como personero de Perú Posible en mi local de votación (la PUCP, para variar).Algún día contaré esa historia al detalle.

    Me gusta

  8. No me explico cómo metieron la pata así, ¿tan dificil era alquilar con nombres falsos un dpto y una línea de internet y hacer la trafa con tranquilidad?

    Me gusta

  9. Y por qué no recuerdan cuando le hicieron la comparsa a Leonor la Rosa, ya se sabe que canal N es y ha sido parte de la farsa informativa de aquella época, tanto con pinchi pinchi como por la entrega de nuestros cielos a lan chile, rosa maría nunca pudo demostrar el chuponeo con un pedazo de radio transistorizado de los 70 pegado con gutapercha a su cable de teléfono y ni sus lavaditas de bandera le resultaron. Tarde o temprano, la historia demostrará quer canal N fué y es un canal sin moral.

    Me gusta

  10. Hola Jorge Alejandro Godoy.
    En primer lugar te felicito por lo que nos has contado, ya que en tu artículo, nos muestras el “lado oscuro” en que vivió nuestra sociedad peruana (en abril del 2000), y nos ayuda a estar alerta en los tiempos actuales.
    Por ello, deseo complementar “la otra historia detrás de la noticia”:
    En aquella época, trabajaba en una empresa que tenía alquilado una oficina en el 2° piso de Centro Comercial La Fontana. Dicha oficina no contaba con Internet, así que teníamos que bajar al 1° piso, donde estaban ubicada la cabina de Internet (que ahora me entero era de tu sra. madre). Pues bien, esa mañana, del 10 de abril del 2000, como siempre, la gerente de dicha empresa, me invitó a ir a la cabina y compartir la media hora que alquilábamos, para revisar nuestros correos. Tu bien sabes que cuando uno ingresa a una cabina, no anda mirando lo que hace el resto, pero algunas mujeres, si. Yo estaba conversando con ella, y en eso ella me dice: “Mira al fondo”, y yo miro y a la verdad no veo nada extraño, luego ella, al ver mi falta de percepción, me dice: “¡Mira bien, mira lo que tienen en sus cabinas!”, y ahi si pude reparar lo que tenían: ACTAS ELECTORALES.
    Entonces pensé: “¿Que hacen con actas electorales hoy 10 de abril?” y “¿Cómo era posible eso?”, así que me acerque hacia ellos (en realidad eran tres personas: Jorge Enrique Mejía, el mas joven, otro adulto de aprox 45 años y una mujer de aprox 40 años). Ellos estaban dándome las espaldas, y como era una cabina abierta (no privados), pude ver, al acercarme, sus monitores. Me quede unos segundo viendo lo que hacían, es especial del tal Jorge, y he aquí lo que vi:
    Eran una pantalla de color azul, con letras amarillas, casi tipo D.O.S., pero en realidad era Windows, además tenían abierto la Calculadora de Windows. En la pantalla estaban todos los partidos políticos de ese entonces, con sus respectivos votos al lado, asi como la suma final de los votos de dicha mesa, en otras palabras era una especie de Acta de Sufragio pero digital. Soy sincero, por los pocos segundos que me quede parado detrás del tal Jorge, no vi que si estaba modificando o reemplazando algo. Pero ¿Para qué la calculadora? ¿Porque una pagina tan escasa en gráfica y con los votos del día anterior?.
    Por ello me acerque mas y me anime a preguntarle, como haría cualquier ciudadano decente, y le dije: “Amigo, ¿que eso que estas haciendo?” y el, el tal Jorge, agriamente me respondió: “Y tú quien eres, ¡Identifícate!”, a lo cual le dije: “Simplemente soy un usuario de esta cabina y además alguna vez he sido presidente y secretario de mesa, y me sorprende que tengas Actas Electorales al día siguiente de las elecciones”, a lo cual el tal Jorge me respondió: “Vete a la m…. y has tus cosas”. Ante tal agresión verbal, opte por retirarme yo solo de la Cabina, y no por cobardía (porque era fácil para mi meterle un golpe a este insolente), sino que me puse a pensar: “Porque este tipejo se ha puesto así”, “Aquí hay algo que huele mal”, “Porque si estuviera haciendo algo legal, no tendría que haber respondido así”.
    Así que mientras meditaba, subiendo las escaleras, yendo a mi oficina, me dije: “Tengo que hacer algo” “Esto no puede quedar así”, pero “¿Y a quién acudo?”, quiero recordar, como bien sabes, que todo el aparato estatal estaba copado por la dictadura Fujimori-Montesinos, ademas casi toda la prensa estaba aliada a ese régimen nefasto.
    En eso lo único que tenía en ese momento me dije “Diario Liberación, de Cesar Hildebrandt (en ese entonces), pero pensé, es muy pequeño, además la gente va a pensar que es sesgado, me dije mejor no…. ya sé, voy a llamar al Canal N”, y así fue. Recuerdo que una amiga del trabajo me proporcionó el número de Canal N y fue así que llame, aún recuerdo el dialogo:
    “Aló Buenos Dias, este es Canal N, en que puedo ayudarlo”
    “Buenos días, les llamaba para sentar una denuncia”
    “Mire, para las denuncias, envíe un e-mail ha …..”
    Entonces le interrumpí y le dije:
    “No Señorita, esto está sucediendo ahorita, mire deje que le explique: Yo estaba en una cabina y ….”
    Y le conté todo el rollo, punto por punto, al final ella me dijo:
    “Señor, ahoritita le envío una Unidad Móvil para allá, no se preocupe”
    Y en ese momento, para que sea mas creíble mi historia, le dí a ella, mi nombre y el N° de DNI (un error que luego te comparto)
    Luego de todo esto, me quede parado en el balcón del 2° Piso, a la espera de la Unidad Móvil del canal N.
    Pasaron unos 20 a 25 minutos, y veo que en el patio del 1° piso llegan primero un camarógrafo, y a los minutos otro, el primero de Canal N y el otro de ATV. Y veo, desde arriba, como graban a la cabina desde afuera (ya que toda la entrada era de vidrio y no había cortinas), y porque además estos tipejos habían literalmente tomado la Cabina, encerrándose dentro de ella. Por lo cual, los camarógrafos solo atinaron de grabar desde afuera a través del vidrio. Fue entonces que me pregunte: “Bajo o no bajo?” “Y si bajo y declaro lo que ví?, pero… y mi familia, mis hijos?”. Todo esto me pasaba por la mente a 100 por hora. “Y si me capturan o me hacen algo peor?….”. Pero entonces recordé algo: “La VERDAD nos hace LIBRE”.
    Así que me armé de valor y baje y les dije: “Ah, hola que tal, ustedes son de Canal N, no?, pues yo soy el que les llamó”, enconces uno de ellos me preguntó: “Le gustaría declarar en el aire lo que vió?” a lo cual dije: “Claro, porque no”. Y casi inmediatamente me poncharon con sus cámaras y declare todo lo que había visto…
    Bueno, el resto de historia, ya lo conocemos todos, ademas en los registros de Canal N y ATV está mi declaración (que me gustaría tenerlos como testimonio).
    Ante todos estos hechos, ese día, opte por retirarme del trabajo, e irme a mi casa. Al día siguiente, según me contó mi amiga, la gerente, que me habían ido a buscar a la Oficina, dos tipos de aspecto militar, para llevarme a declarar y averiguar todo lo que había declarado por la tv. Ella negó que yo trabaja ahí, sólo que era alguien eventual y no conocía donde yo vivía. Así que con todo ello, opte, como muchos, sumarme a la protesta contra este Fraude, en la Plaza San Martín. Así pase a la clandestinidad, hasta que declararon que pasaban a 2da Vuelta Toledo y Fujimori. Ya entonces me dije, no hay razón para perseguirme, y así fue…
    Un Dato Interesante: En la cabina estaban el tipejo Jorge Enrique Mejía y dos personas más. Según me contó, después, mi amiga, que se quedó en la cabina, que a estos tres ya los había visto antes, en una oficina del 3° piso de la Fontana, y adivina de quién era esa oficina, de un ex congresista, al cual alguna vez lo había visto por la Fontana. Así que vamos atando cabos para la historia, mi querido Jorge Godoy.
    Bueno, eso es todo, si tienes alguna pregunta o detalles de aquellos días, ahi tienes mi email.
    Cuidate, y sigue adelante, porque LA VERDAD NOS HACE LIBRES.

    Me gusta

  11. Ah y el ex-congresista, era el que decía: “Fuera los corruptos”. Si este tipo tenia oficinas en el 3° piso de la Fontana, y ahi también estaban estos 3 tipos.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s