PARA RESPETAR A LA POLICIA

Hoy se celebra el día de la Policía Nacional. Y hoy también aparece en algunos medios los resultados de una encuesta elaborada por la PUCP sobre la percepción ciudadana frente a la Policía. Esta muestra de opinión no hace sino confirmar la mala imagen que buena parte de la ciudadanía tiene de la Policía Nacional, en la que la mayoría de los encuestados no termina de confiar.

Sin duda, la mala práxis de algunos miembros de la PNP ha provocado una reacción de este tipo. Denuncias de corrupción menuda, maltratos en comisarías o la sensación de que dejan libre a los ladrones de poca monta que más daño hacen a la población provocan una percepción bastante extendida.

Pero, como indica hoy en su editorial Augusto Alvarez Rodrich, el problema es más complejo:

El policía es, para empezar, un servidor público mal pagado, mal vestido, mal tratado. No se le ofrece las condiciones básicas para que pueda cumplir su papel, lo cual afecta la posibilidad de que se desempeñe con honestidad y eficiencia. Por ello, me pregunto lo que debe sentir un policía honesto cuando se entera del poco cuidado que se tiene en el uso de los recursos escasos del sector.

Pues bien, congresistas como el actual Presidente del Congreso se desesperan por salir ante cámaras para proponer mejoras en las condiciones salariales de la Policía o para descartar huelgas policiales. Sin embargo, ¿qué hacen nuestros polìticos para reformar la estructura policial?

Hace 6 años, el gobierno de aquel entonces conformó una Comisión de Reestructuración de la Policía Nacional, que elaboró un Plan de Reforma con plazos, metas e indicadores bastante claros. Se avanzó algo, pero la salida de los impulsores de la reforma del Ministerio del Interior terminó liquidando este esfuerzo.

Sin embargo, dicho plan aun está allí, a disposición de este gobierno, para que lo pueda ejecutar. Pero parece que el sector seguridad e interior, más allá de la retórica, no interesa.

Y es que las recientes compras frustradas de patrulleros y la cuestionada adquisición de pertrechos hacen pensar que el problema tiene que ver también con una reestructuración del Sector Interior, que vaya más allá de la reforma policial. De lo contrario, compras como esta seguirán constituyendo un maltrato a una institución que merece un mejor futuro, para el bienestar de todos los peruanos.

2 thoughts on “PARA RESPETAR A LA POLICIA

  1. Cualquier intento de reforma que no contemple en primer lugar el factor humano, sera un fracaso: El proceso de admisiòn a sus escuelas de formaciòn, la selecciòn de los futuros policìas, su formaciòn, sus instructores, la currìcula, la disciplina, su cultura, doctrina, valores, etc. estan vinculados al lado humano del futuro policia y todo eso tiene que cambiar prioritariamente antes que su organizaciòn, su estructura o su equipamiento, porque actualmente esta muy mal. Si esto no es asì, seguiremos formando al Policia del Siglo XXI de la forma como los nuevos policias ya lo vienen internalizando, veamos las fotos:
    http://blogdehugomuller.blogspot.es/

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s