¿UN INFORME DE ZURDOS?

En el interesante debate que se ha formado sobre el posicionamiento de la Comisión de la Verdad y Reconciliación en la agenda nacional, iniciado por Martín Tanaka, ha vuelto a aparecer – aunque sin los epítetos repetidos hasta el hartazgo por cierto sector de la prensa – el argumento sobre si la presencia de personajes que militaron antes en partidos de izquierda condicionó el trabajo hecho por la CVR.

Para comenzar, habría que decir que de los 12 comisionados, solo serían 5 personajes los que corresponderían a este perfil: Carlos Tapia, Rolando Ames, Enrique Bernales, Sofía Macher y Carlos Iván Degregori. Ninguno de los mencionados estuvo a favor de la lucha armada durante el periodo del conflicto. Como lo recuerda Caretas:

Algunos críticos de la CVR se han valido de los antecedentes marxistas en el currículo de varios comisionados para desvirtuar los contenidos del informe. Una mirada un poco más inteligente revela un grupo heterogéneo del que las investigaciones se favorecieron.

Carlos Iván Degregori es un antropólogo y estudioso especializado en los temas de violencia, particularmente en todo lo acontecido en Ayacucho. Rolando Ames y Enrique Bernales son ex congresistas, pero ambos presentan perfiles muy distintos. Mientras que Ames es sociólogo y cientista político, Bernales se desarrolló como abogado constitucionalista y se desempeña como Director Ejecutivo de la Comisión Andina de Juristas. La socióloga Sofía Macher es ex secretaria ejecutiva de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos. Carlos Tapia estudió a fondo el fenómeno senderista. Y en esa mescolanza se termina la presencia de la izquierda en la CVR.

Esa presencia no desvirtuó el trabajo hecho. Por el contrario, se tuvo la distancia suficiente para hacer un capítulo bastante crítico sobre el papel de los partidos de izquierda durante los años ochenta, en el que se cuestiona de manera bastante dura el tardío deslinde que se hizo con relación a la violencia como medio para llegar al poder. También se describe el precario equilibrio y las divisiones que caracterizaron a Izquierda Unida. De haberse tenido algún sesgo, no se habría escrito un capítulo como este.

En ningún momento el Informe es condescendiente con Sendero o con el MRTA, como algún despistado director de un diario ha manifestado hoy. El informe señala que ambos grupos fueron los principales responsables de las muertes, se condena claramente su accionar y en ningun momento se plantean amnistias para ellos. Como contaba Salomon Lerner a los que ayer estuvimos en el Campo de Marte: ninguna muerte es justificable o aceptable, sea quien fuere la victima o el victimario.

Y para mayores señas, me permito colocar el primer párrafo del Tomo II del Informe Final, con el que comienza la explicación sobre Sendero Luminoso:

El Partido Comunista del Perú, conocido como Sendero Luminoso (PCP-SL), es una organización subversiva y terrorista, que en mayo de 1980 desencadenó un conflicto armado contra el Estado y la sociedad peruana. La CVR ha constatado que a lo largo de ese conflicto, el más violento de la historia de la República, el PCP-SL cometió gravísimos crímenes que constituyen delitos de lesa humanidad y fue responsable del 54% de víctimas fatales reportadas a la CVR.

Tampoco el Informe es antimilitarista o anticlerical, dos de las banderas que tradicionalmente se señalan como patrimonio zurdo. Se reconoce el esfuerzo y heroísmo de nuestras Fuerzas Armadas, pero no por ello se deja de señalar aquello que, desde una perspectiva ética totalmente compatible con la democracia liberal, debía decirse: que existieron violaciones a los derechos humanos que no fueron simples “excesos” o “costos a pagar”, sino que fueron severos daños a la dignidad humana. En el caso de la Iglesia Católica, termina siendo una de las instituciones que queda mejor paradas en el Informe Final. Claro, distinguiendo la actuación específica en Ayacucho, que ha sido documentada no solo por la CVR, sino en varios libros sobre la historia reciente de la Iglesia en el Perú.

Voy más allá y lanzo una idea más provocadora aún. Si se quiere calificar de alguna manera al sesgo de la CVR, tendría que ser un “sesgo liberal”. Me explico. El Informe Final contiene un detallado relato y caracterización jurídica de los hechos de violencia ocurridos entre 1980 y 2000. Muchos de estos hechos son violaciones a los derechos humanos que, por cierto, no fueron inventados por Marx, sino que tienen una raigambre liberal bastante fuerte. De hecho, el reconocimiento de los derechos a la vida y a la integridad personal, por mencionar los dos más afectados en un conflicto armado, fueron producto de las distintas revoluciones liberales en Europa.

De otro lado, el Informe no cuestiona al mercado como productor de recursos. Por el contrario, señala como una de las secuelas más importantes la pérdida del aparato productivo, lo que ha generado más atraso en el país o menores posibilidades para captar los beneficios del crecimiento macroeconómico. Quizás este sea un dato que nuestros economistas – tanto los de una orilla como los de otra – debieran tener en cuenta en sus análisis.

Finalmente, la CVR propone una serie de recomendaciones para refundar el Estado y establecer un pacto social en democracia, no para instaurar la dictadura del proletariado.

Así, el sesgo “zurdo” se vería reducido a las cuestiones como pobreza, exclusión o discriminación, puestos como telón de fondo del conflicto, que generalmente han sido banderas de la izquierda. Sin embargo, con los nuevos enfoques de economía del desarrollo, señalados por Amartya Sen de manera clara, estas preocupaciones pasan a interesar a los liberales más consecuentes. De hecho, este enfoque termina señalando que el desarrollo de las capacidades humanas y, por ende, del desarrollo humano, está directamente relacionado con la vigencia de todos los derechos humanos.

En suma, calificar al trabajo de la Comisión de la Verdad y Reconciliación como un producto de la izquierda no tendría mucho sustento. Quizás la pregunta tendría que ser porque nuestra derecha no ha defendido con la misma vehemencia que el libre mercado a los derechos humanos.

MAS SOBRE EL TEMA:
Salomón Lerner Febres: García ha hecho poco por DDHH
La República: Investigaciones por la violación de derechos humanos sigue siendo una tarea pendiente.
Juan Paredes Castro: Apelando a la acción del Estado, ¿de qué Estado?
Mirko Lauer: ¿Damnificados hasta cuando?
José Talavera: Lugares comunes sobre el Informe Final de la CVR

6 thoughts on “¿UN INFORME DE ZURDOS?

  1. Apreciado Godoy Creo que la respuesta a tu pregunta es que erróneamente se confunde la “derecha” con el liberalismo (como justamente tú lo asumes en tu pregunta…)La derecha de nuestro país da vergüenza… y está plagada de empresarios mercantilistas (para empezar me refiero a los dueños de los medios) que se comportan como las rabonas del poder.Lástima porque esta confusión le ha hecho daño al liberalismo y ese es justamente uno de los logros de la llamada “derecha” , que por intereses mercas (con muy pocas excepciones) se adueñó del término de “liberal desde el fujimorismo” y, en efecto, defendió algunas medidas que favorecieron el mercado, pero no hubo – en mi opinión- un asunto de principios sino de conveniencia, la prueba es que el gobierno de fujimori y sus líderes terminó como terminó… y ahora estamos con un presidente q también está siendo “pragmático” como el chino, pero que de liberalismo toma aquello que le conviene.Entonces, a mi no me extraña para nada que la derecha nacional no defienda los derechos humanos, ni tampoco el gobierno actual .

    Me gusta

  2. Ok. 5 personajes que eran de izquierda. ¿Y qué me dices del cura rojo (teología de la liberación) y del grupo de filósofos de la casita caviar: la cato?La CVR no es anticlerical ni antimilitar (no antimilitarista, porque eso si lo deberían ser, dado que dicen de SL fue un partido con tendecias militaristas, sino seía contradicción), porque tampoco pueden tapar el sol con un dedo pues, los de la CVR serán tontos pero nunca tanto, no lo ponen en el IF final explícitamente, no obstante la práctica es otra, no son anti, sino que no son fieles a la realidad, y además lo que hay en el IF no es suficiente, son descripciones historigráficas y medias apartadas del asunto, no se toma una posición ferrea (y sin ello ¿cómo es posible hablar de verdad?)[1]Pueden tratar muy “duro” a los terrucos en el IF, pero igual colan cuestiones como el PCP-SL con prácticas terroristas, osea para una vez ya, pero ¿porqué no simplemente terroristas todas la demás veces? Ahí hay ambigüedad.Ahora eso del IF y las concluciones y las mecidas que hicieron la CVR, los marxistas y los medios de comunicación[2], es un indicativo de la falta de seriedad sobre el asunto. Hay muchas cosas que resolver en torno a este tema que es muy amplio y extenso. Saludos.———————————-[1]Hice un coment al respecto en el post de Martín, pero creo que ya se fue a dormir y no lo ha aceptado aún.[2](http://josetalavera.blogspot.com/2007/08/lugares-comunes-sobre-el-informe-final.html#comment-3253386447125634383)

    Me gusta

  3. EL INFORME DE LA CVR SE PRESTA PARA QUE CADA UNO JALE AGUA PARA SU MOLINOSI LO HUBIESEN HECHO LOS POLÍTICOS TRADIOCIONALES, NO SERÍA MUY DIFERENTEAH, Y EN LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE POLAY CITARON UNOS PASAJES DEL INFORME COMO ARGUMENTO PARA QUITAR LA ACUSACIÓN DE TERRORISMO Y REEMPLAZARLA POR LA DE REBELIÓN Y/O INSURGENCIASALUDOS A LOS PROGRES

    Me gusta

  4. “Como contaba Salomon Lerner a los que ayer estuvimos en el Campo de Marte: ninguna muerte es justificable o aceptable, sea quien fuere la victima o el victimario.”Amigo, comentarios como ese sólo alimentan la alienación de la CVR respecto a la gran mayoría de la población que sí entiendió correctamente lo que ocurrió en le Perú en las décadas de los 80s y 90s: Hubo una guerra declarada por una organización comunista y terrorista que pretendía convertir al Perú en la Kampuchea sudamericana.En una guerra hay que matar al enemigo, antes de que este te mate a tí, Sendero Luminoso era el enemigo. Un terrorista muerto no es una “víctima” a la que hay que indemnizar, ni aquél que le mató es un “victimario”.Lo dicho por Lerner es una soberana estupidez y refleja la ignorancia y el desprecio hacia aquellos que pelearon y murieron por salvar al Perú de esa versión andina del Khmer Rouge que era Sendero Luminoso.Y luego hay gente que se sorprende de que todo lo relativo a la CVR sea visto como “caviar” o “proterrorista”.

    Me gusta

  5. Manuel Enrique: ¿Qué tiene que ver los SCV en todo esto? Es un sofismo ad hominen, además de no ser una paridad, hablas de categorías. Gran parte de la teología de la liberación fue marxista, fue una ultra-izquierda que sólo traji estragos en la Iglesia de latinoamérica. Los sodálites, con sus errores y lo que quieras, yo mismo soy crítico ante ellos, no son ni ultra-derecha eclesial como algunos argumentan, ni menos neonazis, tu comentario es intrinsecamente contradictorio.Por otro lado al sr. Anónimo digo: creo que los adjetivos hacia la CVR no deben ser absolutos, y creo que al adjetivisar siempre hay que dejar un margen de parcialidad, no fueron antieclesiales ni antimilitares y el porqué yo lo explique antes, en bloquiarquia también hablo un poco de ello, el punto es que lo que habla Lerner es una verdad, en significado todos deberiamos estar deacuerdo, en ningún momento hace apología terrorista o algún acto antimilitar, más bien lanza una proposición al aire, ahora bien, ¿porqué lo relacionas tu así como dices? Creo que por el mismo motivo por el cual un grueso de personas lo hacen: por la misma práxis de la CVR, más allá del IF y de las conclusiones, el modus vivendi -si me permiten extender el termino- de la CVR puede ser deducida como tal, a saber: relativista, que deja pase abierto a pensar que los terroristas fueron no sólo victimarios, sino también víctimas, todo ello en sentido absoluto, es más, en el monumento en Jesús María de hecho algún terrorista se debe haber colado y está junto a caidos que eran inocentes, e incluso a terroristas que eran obligados por la cúpula a actuar así, no se justifica, peri es un atenuante. No hay que ser tan rígidos tampoco en los juicios a algunos comisionados, que si bien no estoy de acuerdo en mucho de la CVR, no es para satanizarla, ya bastante hay para criticar desde sus gruesos errores. Además, por más guerra que sea no justifica los medios para llegar al fin, por más que éste sea bueno, ciertos uniformados actuaron mal, eso se debe provar, la actitud terrorista es mala de facto, eso no se prueba ni se demuestra, es evidenete, en ese caso hay que ver que terroristas eran condicionados en su actuar libre por la cúpula terrorista.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s