CVR: EL DEBATE CONTINUA

Como lo comentaba de pasada en el post anterior, Martín Tanaka ha escrito el artículo más interesante y provocador sobre el debate producido alrededor del Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, presentado hace exactamente 4 años.

El centro de las dudas tanakianas – perdón por el neologismo – se centran en una pregunta: ¿Qué ha hecho que el Informe Final y sus repercusiones no hayan tenido mayor repercusión?. Martín nos presenta dos explicaciones: por un lado, los sectores que respaldan políticamente el trabajo de la CVR – principalmente la izquierda – no han tenido mayor apoyo electoral y, de otro lado, las diversas formas en que se percibió el conflicto en las distintas regiones del país.

Tengo algunos matices con relación a esta opinión. Comparto con Augusto Alvarez Rodrich que los derechos humanos no representan un patrimonio exclusivo de la izquierda, sino que debieran constituir un patrimonio común de todos los sectores políticos. De hecho, hay gente en la izquierda que sigue creyendo que Cuba y Venezuela son democracias y que hace de la vista gorda sobre vulneraciones a los derechos humanos ocurridas en estos países. De otro lado, gente a la que no podríamos catalogar ni por asomo como marxistas, como Mario Vargas Llosa, Fernando de Szsyzlo o Rosa María Palacios, ha respaldado consecuentemente los mensajes dados por la CVR.

Creo que si ha existido el intento incipiente de los sectores liberales, tanto de derecha como de izquierda, de tender puentes. Si no fuera así, por poner un ejemplo, a Rosa María Palacios, a la que antes tachaban de “neoliberal”, no la habrían tildado de “caviar”. Sin embargo, coincido con Tanaka que esas alianzas han sido meramente coyunturales y que los esfuerzos por un trabajo conjunto entre estos sectores podrían ser mayores para impulsar las recomendaciones.

El problema es más profundo aún. En todos los sectores de la clase política hay gente opuesta al trabajo de la CVR. Y ello por distintas razones: un mal entendido espíritu de cuerpo con los gobiernos que tuvieron que hacer frente al conflicto armado interno o con las Fuerzas Armadas, defensa de intereses particulares, indolencia o simplemente el convencimiento de que las violaciones a los derechos humanos cometidas por los agentes del Estado eran un “costo a pagar” por la pacificación.

Esto debe enmarcarse dentro la disputa abierta sobre las versiones sobre la violencia, lo que llaman batallas por la memoria. De un lado, la visión “Fujimori y los militares derrotaron a Sendero y no importan los excesos cometidos, pues tenía que pacificarse el país”. Del otro, el rebate a dicha posición (ver post de Marco Sifuentes), sumado a una visión que veía las formas distintas de afectación de la violencia por regiones y problemas estructurales del país en la base de lo ocurrido y como lo afrontamos.

Esa batalla por la memoria se ha llevado en un solo plano, el guiado por quienes tenían que defenderse de las responsabilidades imputadas. El debate entre ambas memorias giró en torno a tópicos que, aunque importantes, desviaron la atención sobre aspectos centrales de la relación que la CVR establecía entre lo ocurrido durante los años de violencia y la consolidación de la democracia y los derechos humanos. Por ello, la discusión sobre la composición y metodología de la Comisión, así como el tema de las responsabilidades políticas, penales y sociales de los actores involucrados en el conflicto han sido el eje central de la discusión durante 4 años, dado que eran los terrenos en los que los defensores del discurso oficial querían defender.

Con esto no se me malentienda. Soy de los primeros que desea una sanción a los culpables y por eso miro con expectativa el anuncio de Allan Wagner de que se pondrán a los militares en actividad que tienen juicios pendientes a disposición del Poder Judicial. Pero sí creo que el centro del debate sobre la CVR debería ser no sólo el “que hizo o que no hizo cada quien”, sino que hacemos para reparar a las víctimas y para que esto no se repita, sobre la base del diagnóstico dado.

Tanaka también deja algunas preguntas para responder y sobre las que doy mi punto de vista:

– Las propuestas de reformas institucionales de la CVR: ¿No son demasiado generales? ¿No hay un trabajo pendiente de aterrizarlas y actualizarlas?

Aunque no es mi estilo, hago una repregunta a Martín: ¿Podían ser menos generales al momento de plantearse en el Informe Final? Y aquí hago el enganche. La CVR planteó una serie de reformas institucionales que, efectivamente, tenían bastante de genérico. Sin embargo, eran perfectamente compatibles con otros esfuerzos de “arquitectura transicional” en marcha o puestos en la mesa: los Planes de Reestructuración de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, la CERIAJUS, el Proyecto Educativo Nacional. La CVR lo que vendría a dar a todos estos esfuerzos un enfoque distinto, el de un pacto social democrático e inclusivo, congruente con su diagnóstico: el país no puede seguirse gobernando de la misma manera.

– ¿No están demasiado mezclados algunos espacios de militancia política y de acción ciudadana en las organizaciones de DD.HH.? Esa superposición les quita eficacia a los primeros y legitimidad a los segundos.

Creo que más que militancia política y acción ciudadana mezclada con organizaciones de derechos humanos, lo que tiene que existir es un replanteamiento de estilos. Y con ello no digo que se deje de lado la denuncia – siempre necesaria – ni los espacios de incidencia pública o política. Las organizaciones tienen que sustentar su posición sobre la base de un sólido trabajo teórico, una mayor relación con los ciudadanos de a pie – quienes muchas veces no sienten a estas instituciones como cercanas – y la articulación de alianzas con sectores que vayan más allá del círculo en que por lo general se mueven estos sectores. Seguir insistiendo en articular esfuerzos con los sectores liberales más consecuentes – en los temas en que coincidan – es una alternativa para “desizquierdizarse” en términos de imagen.

– Los militantes de Sendero Luminoso: ¿Son víctimas del conflicto armado o victimarios? Este es el fondo del debate sobre qué hacer con los nombres del monumento ‘El ojo que llora’.

Esta pregunta, derivada de una afirmación de un texto de Paulo Drinot que Tanaka recomendó hace un tiempo, es imprecisa. La CVR en ningún momento dijo que todos los miembros de Sendero Luminoso eran víctimas, por el contrario, condenó sin medias tintas el accionar de esta agrupación, sus métodos, su ideología y señaló claramente que sus acciones no podían quedar sin castigo.

El debate sobre “El Ojo que Llora” fue más complejo. La existencia de nombres de personas que fueron ejecutadas extrajudicialmente en el Penal Castro Castro, bajo las órdenes de Alberto Fujimori, en 1992, se debió a que se consideró que aquellas personas que habían sido muertas o desaparecidas a través de vulneraciones de los derechos humanos o del Derecho Internacional Humanitario podían ser consideradas como víctimas. Ello no legitima su accionar ni sus criminales acciones, simplemente pone un estándar de humanidad mínimo a un conflicto. El comentario de Rafael Barrantes explica de mejor manera este punto.

– El humalismo: ¿Es un adversario o un aliado? ¿Y el Apra? ¿Y el Gobierno? ¿Hace bien Sofía Macher al trabajar en el Consejo Nacional de Reparaciones?

Cabe indicar que 69 congresistas de todas las tiendas políticas – incluyendo humalistas, apristas y hasta fujimoristas – firmaron una declaración de respaldo a la CVR e impulso de sus recomendaciones. Por tanto, hay cierto consenso sobre algunas de las recomendaciones a atenderse – salud mental, identidad e inclusión de contenido del Informe Final en currículo educativo – por parte de todas las tiendas políticas.

Y sobre el trabajo de Sofía Macher, creo que en política todo espacio vacío se llena. Es mejor que haya una persona que no deja de ser crítica con las acciones que se emprenden sobre la reconciliación a que no exista el Consejo de Reparaciones.

El debate es saludable. Espero que todo esto contribuya a que los temas planteados por la Comisión de la Verdad y Reconciliación puedan visibilizarse en mejor medida de lo que se han venido haciendo durante los últimos 4 años.

MAS SOBRE EL TEMA:
Roberto Bustamante: Cuatro años después del informe de la CVR

6 thoughts on “CVR: EL DEBATE CONTINUA

  1. Lo peor que le pudo pasar al Informe en su credibilidad es que Carlos Tapia se pase al bando de un inculpado por violaciones de Derechos Humanos. ¿Escopeta de dos cañones?Tambien la predominancia de gente ligada a la izquierda hace que no se acepte totalmente el Informe.EL ADVERSARIO

    Me gusta

  2. Si en lugar de distraernos con el “Especial del Humor”, donde el montesinista Carlos Álvarez con la ayuda de Cecilia Valenzuela pretende que nos olvidemos de su venalidad; si en lugar de hacer miniseries sobre las “Sabrosas” en lugar de contarnos sobre lo que ocurrió durante el período que cubre el informe de la CVR; si en lugar de recordarnos a los reyes de la Nueva Ola o de embutirnos con los reggaetoneros importados y nacionales alienados; si en lugar de tanta propaganda oficial y aprista al omnipresente y verborreico García; si en lugar de informarnos sobre las rutas que calzones hacen por los diferentes moteles o las aventuras de un tal Bratt Pizza; si en lugar de entregar canales a fantasmas como Ángel Gonzáles con testaferros nacionales como Marcelo Cúneo; si en lugar de tener ofertas lights como las Odiosas o los 3 ges; si en lugar de comentar acerca del papel de los medios en ocuparse de informar a la sociedad sobre aquello que bulle en lo profundo del sistema en lugar de ocuparse de las superficialidades de Sony Canal o E entertainemt; si en lugar de promocionar obras seudoculturales como Puro Cuento o las naderías de Galdós; si en lugar de documentarnos sobre las ocho maneras de tener una erección más duradera o de que filman a primas en pleno chuculún;… y no sigo más porque ya me cansé…, concluyo que tal vez la población en general estaría un poco mejor informada de lo que es el informe de la CVR y de lo que dice. Desafortunadamente la realidad lo demuestra: Del informe de la CVR no sabemos nada, y los medios tienen mucho que ver en esto.

    Me gusta

  3. Al parecer la vida del comentarista Anonimo de las 12:24, se encuentra irremediablemente reducida a los contenidos, puntos de vista, programas, publicidad y repertorio que puede encontrar en su aparatito de televisión.Si en lugar de prender el televisor estuvieras documentándote un poco mas, te darías cuenta que el mundo es mas que la aburrida tele y sus frivolidades..

    Me gusta

  4. Le respondo al anónimo de las 9:35 am que lamentablemente los que vivimos prendidos del televisor somos la mayoría y eso lo saben los medios, que son a quienes les interesa un comino difundir el informe de la CVR porque más les interesa el informe de IBOPE. Y por eso nos mantenemos en la ignorancia. Tal vez si Tanaka estudia este aspecto (esto es, cuánto han hecho los medios (SNRTV) para ilustrar a la población sobre el informe de la CVR) pueda (Tanaka) encontrar una respuesta más adecuada a nuestra indolencia nacional en este aspecto.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s