LA LEYENDA DE BERLIN 36

Todo pueblo va construyendo su historia de a pocos, sobre la base de hechos e interpretaciones consensuales que las sociedades – de manera consciente e inconciente – van reconociendo como propias. Pero en el camino, también se van construyendo leyendas sobre determinados acontecimientos de la historia. Ello no sólo ocurre con la historia política y social de una nación, sino también con sus símbolos deportivos.

En el caso del Perú, nuestro principal leyenda deportiva se llama Berlín 1936, sobre todo, en lo que respecta a la participación del equipo de fútbol, hecho sobre la base del Sport Boys (campeón en 1935) y reforzado con figuras como Alejandro Villanueva y Lolo Fernández.

Los hechos comprobados son los siguientes: Perú ganó a la selección de Finlandia por un marcador bastante abultado (7-2) y tenía que enfrentar en los cuartos de final a Austría, el país natal de Adolfo Hitler. Luego de ir perdiendo 2-0, en el segundo tiempo los peruanos igualaron el marcador, derrotando a los austriacos por 4-2 en tiempo suplementario. Al día siguiente, la FIFA – que por entonces resolvía los reclamos sobre el torneo olímpico de fútbol – decidió que debía volverse a jugar el partido. El presidente peruano Oscar R. Benavides decidió que toda la delegación, en señal de protesta, regresaba al país. Así culminó nuestra primera participación en unos Juegos Olímpicos.

Las divergencias están en la parte central de la leyenda: la causa por la cual el partido debía volver a jugarse. Y aquí las versiones son diametralmente opuestas.

El relato peruano señala que Hitler movió sus influencias para que volviera a jugarse el partido, pues no toleraba que un equipo en el que habían varios afrodescendientes le ganara al “ario” equipo austriaco. Esta es la versión que nos han contado generación tras generación y que repetimos cual letra del Himno Nacional.

Sin embargo, en el extranjero se tiene una mirada diferente del asunto. Así, la página web de la FIFA señala lo siguiente sobre dicho suceso:

That turned out to be the warm-up for the quarter-final confrontation between Peru and Austria. Peru rallied from a two-goal deficit in the final 15 minutes of normal time. During extra-time, Peruvian fans ran onto the field and attacked an Austrian player. In the chaos, Peru scored twice and won, 4-2.

Or so the South Americans thought. Austria protested and the International Olympic Committee ordered a replay without any spectators. Peru refused and their entire Olympic squad left in protest as did Colombia

.

La versión también es recogida en la versión en inglés de la Wikipedia:

The following day at the Hertha Platz, Austria played Peru in an astonishing game leading to a huge political row not out of keeping with the times.

The Peruvians overturned a 2 goal deficit at the half to take the tie into extra-time. All was fine until Villanueva’s goal, Peru’s fourth, in the last minute of extra-time. Time Magazine reported: In Lima President Oscar Benavides of Peru last week addressed an angry crowd. Said he: “I have just received cables from the Argentine, Chile, Uruguay and Mexico solidifying the Peruvian attitude against the crafty Berlin decision.” The crowd, which had already torn down an Olympic flag, surged on to listen to more speeches in the Plaza San Martin. Later it proceeded to the German Consulate to throw stones at the windows until police arrived in trucks. At Callao, Lima’s seaport, workmen on the docks refused to load two German vessels.

“The “crafty Berlin decision” concerned a soccer game. Last fortnight Peru’s Olympic team won a hard match against Austria, 4 goals to 2. After the game, Austria protested that Peruvian players had manhandled them, that spectators, one brandishing a revolver, had swarmed down on the field. FIFA ordered the game replayed. When the Peruvian team failed to appear, the game was awarded to Austria by default. Peru’s whole Olympic team of 50 promptly decided to quit the Games. “Said Michael Dasso of the Peruvian Olympic Committee: “We’ve no faith in European athletics. We have come here and found a bunch of merchants.”

Por cierto, hace unos años la edición peruana de la revista Don Balón tomó como cierta la versión que acabamos de reseñar, es decir, el reclamo austriaco fue legítimo y el partido tenía que volver a jugarse.

El periodista Jaime Pulgar – Vidal, investigador del programa Crónicas de Balón, aunque no toma partido por ninguna de las dos posiciones, señala algunas cosas que parecen sintomáticas del manejo político que se dio al tema desde Lima y que me hacen pensar que la versión que nos han contado desde pequeños no es del todo cierta:

El 11 de agosto Perú anunció oficialmente su retiro de los Juegos Olímpicos. Desde el día anterior las manifestaciones del público habían sido masivas. Incluso, el presidente de la República, el general Oscar Benavides aprovechó para hablar frente a la muchedumbre. Era un año electoral y sumarse a la indignación le venía muy bien. Aunque Benavides no participó de las elecciones, se quedó en el poder luego que anulase los comicios tras el triunfo de Luis Antonio Eguiguren. Todo ello ocurrió en medio de un clima de indignación y luego de fiesta.

La salida de Perú de los Juegos fue un acto que involucró a todos los peruanos. En medio de las manifestaciones populares, la Negociación vinícola Pedro Venturo y Cia. publicó un aviso que incluía palabras del presidente Benavides: “Yo estaré siempre a la cabeza de todos los peruanos cuando se trate de dignificar el esfuerzo y robustecer los sentimientos patrios, que son los vínculos indisolubles que rigen las nacionalidades”; y un lema de la Sociedad Nacional de Industrias que exaltaba el nacionalismo. Éste decía, “Consuma productos peruanos, su nacionalismo salvará al Perú”.

¿Algún día conoceremos todos los detalles de esta historia?

10 thoughts on “LA LEYENDA DE BERLIN 36

  1. La version de Pulgar Vidal es verosímil, sobretodo tomando en cuenta la conocida simpatía que tenía Benavides por el sistema nacionalsocialista y, sobretodo, por el sistema fascista. Antes de poner en riesgo su puesto, hacer lo que ahora hacen mucho: Sacar la cuchara, la olla y a meter guaracha junto al pueblo.

    Me gusta

  2. No existe una sino miles de historias como diría Stephen Hawking. Hay varios hechos que no me “cuadran”, por ejemplo:1. Los aficionados que invadieron sucesivamente el campo de juego, ¿acaso eran peruanos? ¿Cuántos peruanos pudieron estar viviendo o viajado a Berlin en 1936 para observar el partido de fútbol? Austria es vecino de Alemania, y teniendo en cuenta que el ministro de propaganda Goebbles, estaba interesado en mostrar al mundo dicha supremacía a través de los Juegos Olímpicos… no es descabellado pensar que moviera sus influencias para que se volviese a jugar dicho partido.2. ¿Nuestros jugadores hablaban el alemán o inglés para indisponer a los jugadores austríacos?… no creo que eso haya influido, el fútbol de esa época era fuerte y recio.3. Lo de Benavides es entendible, todos los presidentes se suben al coche cuando existen triunfos… no debiese ser así, pero a veces los gobernantes necesitan identificarse con su pueblo. Hace poco expecté una película sobre la reina de Inglaterra y su negativa a ir al sepelio de Diana, esto puso en jaque la monarquía porque el pueblo no se identificaba con este tipo de comportamiento distante, frío y lejos de ellos.Pero bueno… excelente blog. Saludos

    Me gusta

  3. de todas formas esa olimpiada desde que surgio estaba manchada, se sabia que ese gorbierno intentaria hacer algo para ganar y si no lo hizo en el soccer lo hizo en otro deporte. De todas formas dicha leyenda no iguala en gloria a las medallas de oro y plata en tiro ni a la gesta de las chicas del voley, es mas que nada otra manera en que la aficion fulbolera construye un supuesto pasado de potencia que no fue tal sino por episodios muy concretos en la decada de los 70 mas que nada.

    Me gusta

  4. Sobre los olímpicos del 36 así como sobre cualquier otro tema que no es de actualidad, deberíamos hablar con mucha base y fundamento por cuanto no fuimos testigos directos de lo acontecido, y debemos tener mas cuidado aún cuando hacemos referencia a determinadas “fuentes fidedignas (1)”, en primer lugar la FIFA no se habría de desdecir de lo actuado y en segundo lugar la influencia política del Tercer Reich se hace notar en la intermediación del Ministro de Propaganda Goebbles ver:”http://cronicasdefutbolperuano.blogspot.com/2007/03/los-olmpicos-del-36.html”ahora bien, si como dicen ciertos “cronistas” hubo vicio e incluso trampa por parte del equipo peruano , no le habría cabido duda alguna a la FIFA y simplemente hubiera descalificado al Perú por la vía rápida, pero se hace muy difícil entender esto por cuanto la colonia peruana en alemania probablemente no sería muy numerosa en primer lugar y en segundo lugar si la hinchada hubiera sido del tipo turista con toda seguridad no habrían sido simarrones sino “señoritos bien” es decir gente con recursos y educación suficiente como para saber comportarse en cualquier parte del mundo sin necesidad de exabruptos ni arrebatos de naturaleza ninguna, además porqué agredir a jugadores en pleno partido si íbamos ganando con dos goles de diferencia en el alargue, y aun en la remota suposición de ello ¿cuando se habría producido este hecho, con 2 goles de por medio? no hubiera habido tiempo más que suficiente para que el propio arbitro anulase el partido a la primera de cambios tal como ya nos había anulado 3 goles con anterioridad, y finalmente si esto se hubieradocumentado tal como se documentaron todos los actos deportivos de la selección aria como ocurrió con el atletismo,la natación y un sinnúmero de deportes en los que se registráron precisamente lo que el régimen y Goebbles pretendían (la falsa supremacía)y que los Olímpicos del 36 y Jesse Owens se encargaron de sepultar para el resto de la historia y que devinieron en la histeria del fürer, eso fué lo que jamás se presentó como prueba fehaciente porque ¡no se puede documentar la falsedad! y es por eso que ante la presión política de ESE momento la FIFA (como el Vaticano en SU momento) pretende encubrir con un “arreglo de medianoche” de un partido extra SIN expectadores, mi estimado amigo el espíritu de los OLIMPICOS DEL 36 radica NO en el fútbol sino en el hecho digno de una nación pequeña que protestó en el momento adecuado y con las maneras adecuadas ante el consenso internacional y además por que por una vez en muy pocas los peruanos actuaron con UNIDAD y recibiéron como héroes no solo al equipo de fútbol sino a toda la delegación olímpica en pleno.(1)Wikipedia es una enciclopedia abierta, no necesaria ni rigurosamente científica o histórica, en ella podemos

    Me gusta

  5. Ese articulo recogido de un libro de reciente data que trata de confundir a la opiniòn publica no es mas que un ejemplo màs de que la reconstrucciòn historica de los hechos deben dejarsela a profesionales en ese campo y no a aficionados como dicho autor. Sus fuentes “fidedignas” son los reportes oficiales dela FIFA! como ya lo señalo otro comentario, esas son fuentes objetivas? y si claro, les creo mucho que los peruanos invadieran el campo en plena epoca de dominio nazi y hasta se dieran el lujo de mostrar armas, que tirado de los cabellos. Han esperado que se muera el Mago Valdiviezo para publicar ese bodrio, que afan de figuretismo de ese autor que no merece que ni se recuerde su nombre. Gloria a los olimpicos del 36!

    Me gusta

  6. Esta historia, de la que me he documentado con muchas fuentes originales (a favor y en contra en cada versión europea, americanas y peruana) me permite, a colación del comentario de Broncovox, realizar algunas puntualizaciones y añadir mi opinión:
    1. Es cierto que hay que tener cuidado cuando enjuiciamos el valor de las versiones para considerarlas “fidedignas”, en este caso aconsejo despojarnos de ideologización alguna y atender a la lógica de los HECHOS, confrontarlos con otros datos de índole estadística, sociológica, contexto histórico-geográfico, psico-sociológico, político ideológico y hasta biográficos .
    2. La influencia política del III Reich en aquellos años es indudable, pero solo queda en conjetura (porque no existen pruebas directas ni indirectas que así haya ocurrido) su papel en el hecho de que hayan presionado para que la FIFA anule el partido y declare se juegue nuevamente y a puerta cerrada.
    3. No existía propiamente una colonia peruana en Berlin, lo más adecuado seria decir que aquel día había una barra de adherentes con la selección peruana compuesta de estudiantes universitarios, visitantes por las olimpiadas y miembros de las delegaciones latino-americanas (donde se mezclan muchas personas con variopinto nivel cultural y emocional), esto está probado por muchas fuentes periodísticas, crónicas oficiales de los juegos, memorias de deportistas, remembranzas de participantes de aquellas jornadas y hasta por información diplomática. Existen versiones de la alta diplomacia que acusa la presencia de “agentes de desorden” dentro de aquellos espectadores.
    4. La versión que no era necesario agredir a jugadores austriacos porque íbamos ganando es falsa, la demanda austriaca habla (y por el informe de los comisarios olímpicos neutrales del partido que lo corroboraron) que dicha agresión ocurrió al momento de empatarse el encuentro 2-2 en el tiempo reglamentario y en el interregno de jugarse el suplementario (cuando ocurrió una invasión descontrolada del campo de juego. Igualmente por la crónica minuto a minuto de aquel partido (existe en versiones alemán, francés e ingles, aparte que se publico traducida al castellano en el diario El Comercio de Perú y en portugués en diarios de Brasil) no señala haberse anulado gol alguno a la selección de Perú, mas bien en la posición del reclamo austriaco se habla de fallos parciales a favor de Perú del arbitro (por demás europeo y de una nación enemiga de Alemania) de aquel partido.
    5. Es falso el ideario que nos han contado acerca de la “Teoría de Supremacía Racial Ario-germánica”, este aserto ocurre como parte de la PROPAGANDA y DESINFORMACIÓN TOTAL con que se ha bombardeado sistemáticamente desde esos años por todos los medios de información del bando vencedor de la 2da. guerra mundial y que ha calado como un dogma en la cultura popular, sin dar espacio al juicio crítico para llegar a la verdad histórica, por tanto es falsa (y ya se ha demostrado plenamente en nuestros días) en el caso de la historia de Jesse Owens y el desplante de Hitler (un mito a la norteamericana como tantos otros que se aprecian en su cine, periodismo y cultura que nos venden), similarmente hay que indicar que el fútbol por aquellos años no era un deporte de tanta trascendencia como otros para los alemanes, el mismo Hitler no era un aficionado asiduo del mismo y ni siquiera estuvo presente aquel día en Berlín ni en el estadio Hertha Platz (según la crónica diplomática que está plenamente comprobada por su biógrafos, estuvo en Munich atendiendo asuntos políticos).
    6. Es falso que hubo un arreglo de medianoche de la FIFA, el reclamo austriaco se presentó temprano al día siguiente, el comité de justicia del COI lo reviso y pidió opinión a la comisión FIFA designada, que organizaba el torneo olímpico de Fútbol, estos citaron a los delegados peruanos para su descargo los cuales no llegaron por atender otras tareas, se reitero la invitación al día siguiente (10:00 am), pero tampoco llegaron (según la memoria del responsable peruano Sr. Divos Dammert, una parada militar, común en el Berlín de esos días les impidió llegar a tiempo, la sesión entonces tras la espera de una hora definió repetir (en lugar de eliminar directamente a Perú) el partido y comunicandoseles así a la llegada de la delegación peruana (11:30), como debía ser por la tarde ese mismo día, a las consultas por cable con el presidente Benavides éste ordenó el retiro de toda la delegación olímpica de Perú (de acuerdo a la crónica diplomática peruano-estadounidense salta a la vista la sumisa disposición peruana en acatar una consigna norteamericana para manchar aquellos juegos) por tanto es falso que la decisión del presidente Benavides tenga algo de nacionalismo y más bien calzaba muy bien con el ambiente político que deseaba por las venideras elecciones presidenciales en nuestro país, es decir puro cálculo politiquero convertido en patrioterismo barato (casos como este son muy comunes en nuestro país).
    7. De acuerdo a lo vertido por Emerson Martín Fuentes Torres en su Blog Historia Tradición y Fútbol, bitácora dedicada a la investigación deportiva e historia del fútbol peruano, aparte de confirmar la falsedad del mito, señala la manera como el periodismo central y el marginal (la prensa “Chicha” de aquellos años) trataron el tema, siendo los segundos quienes oscuramente ideologizaron los hechos para presentarlo como un despojo a nuestra nación (cuando lo real era simplemente a un representativo olímpico de nuestro fútbol) por tanto moviendo pasiones y fomentando la imaginería polular con los mitos raciales y supremacía aria con la cual se desinformaba interesadamente en todo nuestro continente. De acuerdo con las diversas fuentes (revistas, diarios, entrevistas, etc) que he leído esa idea quedo como una apostilla que luego del final de la guerra (con Hitler como el “malo” de la película”) sirvió para anunciar a nuestros jugadores olímpicos, como gancho publicitario diciendo que eran los que “habían humillado al ya odiado dictador nazi”, para Arias Schereiber (quien hizo un serio trabajo de desmitificación de este partido) eso le dio mayor esplendor al mito.
    8- Finalmente respondo a la pregunta del artículo ¿Algún día conoceremos todos los detalles de esta historia?, Eso lo sabemos ya aquellos que nos gusta leer y brindamos esfuerzo mental, económico y de tiempo para acercarnos a la verdad e intentar librarnos de tanta mediocridad.
    El problema es que nuestra realidad educativa (transculturizada en sus vertientes formal e informal) interesadamente busca solo mentes recortadas que acepten sin mas ni mas toda la basura que le disfrazan de cultura, educación y entretenimiento formando mentes que apelen a juicios básico-emocionales sin una pizca de racionalismo (que es lo que nos distingue de otras especies biológicas) con el espurio interés de fomentar el consumismo irracional para beneficio de sus negocios.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s