REFORMA VERDE

La reestructuración que las Fuerzas Armadas no quieren impulsar.

EL ESTADO DE LA CUESTION

La dictadura instaurada por Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos durante la década de los noventa se basó en el apoyo de la cúpula de las Fuerzas Armadas. Al culminar dicho periodo de nuestra historia, quedaba en claro lo siguiente:
a) Los altos mandos de las Fuerzas Armadas participaron en un gobierno autoritario, en lugar de defender la democracia y el Estado de Derecho, tal cual es su obligación ante la Nación.
b) Las Fuerzas Armadas intervinieron en política, a pesar que su carácter “no deliberante” no lo permite. El extremo de eta práctica fue la firma de “cartas de sujección” al régimen.
c) La cúpula militar se enriqueció ilícitamente, a través de negociados en la compra de armamento y otras adquisiciones, así como de relaciones con el narcotráfico y desvío de fondos.
d) Se encubrieron y/o perpetraron violaciones a los derechos humanos.
e) Los ascensos y bajas dentro de las instituciones castrenses se produjeron sobre la base de lealtades políticas con el régimen de turno y no de acuerdo a los méritos.
f) El uso de los servicios de inteligencia para la hostilización de opositores y el proyecto reeleccionista de Fujimori.

Asimismo, esta situación fue permitida por una educación militar que no prepara a los hombres de armas para la democracia, así como por una cultura del secreto y un mal entendido “espíritu de cuerpo” que encubre o elude responsabilidades sobre actos ilícitos cometidos por miembros de las Fuerzas Armadas.

Era claro, entonces, que una de las tareas de la transición democrática era la reforma de las Fuerzas Armadas, a fin de garantizar su operatividad dentro de un sistema democrático, con mecanismos de transparencia y profesionalidad y sin encubrir delitos cometidos tanto en el pasado como en el presente.

El gobierno de Valentín Paniagua emprendió la creación de un sistema anticorrupción que permitió que los miembros de dicha cúpula militar fueran procesados y enviados a una prisión común, siendo la mayoría sentenciados por actos de corrupción. Asimismo, se declararon nulos los ascensos producidos al final de régimen fujimorista, las Fuerzas Armadas ingresaron al ámbito de vigilancia de la Contraloría General de la República y al Sistema Integrado de Administración Financiera del Estado. De otro lado, los Comandantes Generales de las Fuerzas Armadas pidieron perdón al país por su sujeción a la dictadura fujimorista y se manifestaron a favor de la creación de la Comisión de la Verdad para la investigación de las violaciones a los derechos humanos cometidas durante el conflicto armado interno.

El gobierno de Alejandro Toledo debía liderar un esfuerzo de reforma integral de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, comenzó con mal pie, al nombrar a David Waisman como Ministro de Defensa. Waisman no era una persona capacitada para el cargo y depositó la dirección del Ministerio, en la práctica, en asesores de dudosa reputación y capacidad.

A finales del 2001 se constituyó la Comisión para la Reestructuración Integral de las Fuerzas Armadas, conformada por miembros del gobierno, militares en retiro y especialistas civiles en el tema militar. Esta Comisión contó con el apoyo de Narcis Serra, el Ministro de Defensa español que lideró un proceso similar en su país. Al final de su trabajo, se emitió un Informe Final sobre las siguientes bases:
a) La reestructuración de las Fuerzas Armadas es parte del proceso de modernización del Estado y de la consolidación democrática.
b) La reestructuración debe situar a las Fuerzas Armadas en el marco del Estado Democrático de derecho, sujetas a la autoridad del gobierno elegido. Debe apuntar a la normalización de las relaciones entre civiles y militares en un contexto democrático.
c) La reestructuración es un conjunto de medidas a aplicar en el corto, mediano y largo plazo. El acto inicial determinante es la creación de un Ministerio de Defensa que funcione como órgano de diseño, ejecución y supervisión de la política de defensa, siendo el instrumento básico del control civil democrático de las Fuerzas Armadas.

Este proceso debía realizarse, tomando en consideración las siguientes dificultades:
a) La herencia nefasta del régimen fujimorista.
b) Problemas por superar en el ámbito de los derechos humanos.
c) Un alto nivel de autonomía de las instituciones castrenses respecto del poder político institucional.
d) Tendencias autoritarias incluso en partidos democráticos.
e) Falta de normas que normen de manera clara la seguridad, la defensa y el orden interno.
f) Escaso número de civiles y organizaciones que ayuden al diseño de políticas en el ámbito de seguridad y defensa y que ejerzan un mecanismo de fiscalización por fuera del Estado.
g) Problemas de seguridad derivados de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y de la inestabilidad de la región.

En 2002, Aurelio Loret de Mola es designado como Ministro de Defensa y se compromete con el paquete de reformas. El cambio que más impulsó fue la creación de un nuevo Ministerio de Defensa, cuya implementación duró un año. Loret de Mola, que impulsó además la creación de un Centro de Estudios en Derecho Internacional Humanitario, entre otras labores, salió en protesta por las dificultades presupuestales del sector. El Ministro consideraba que era necesario elevar el presupuesto para las Fuerzas Armadas, tanto por su operatividad como para que los militares aceptaran los cambios a implementarse.

Luego de la partida de Loret de Mola, se retoma la costumbre de nombrar militares en retiro en el cargo. Fue el caso de Roberto Chiabra, un oficial competente, pero con un proceso pendiente por supuestos actos de corrupción y poco compromiso con la reforma militar. A ello se sumó su participación en las propuestas de ascensos del año 2004, donde acabo cediendo tanto a presiones políticas como a quienes reclamaban mayor autonomía militar en este aspecto. Posteriormente fue nombrado Marciano Rengifo, otro militar en retiro, perteneciente al partido de gobierno, donde la cosa desencadenó en la creación del Fondo de Defensa Nacional, con total autonomía de manejo por parte de los institutos armados y el retroceso en muchos de los aspectos avanzados.

En el fondo, se comprobó que una reforma solo era posible si es que se institucionalizaban los mecanismos para efectuarla y existía una voluntad política del gobierno. Pero ambos se fueron diluyendo durante el gobierno de Toledo.

A ello se suma que el tema de la reforma militar no fue tocado por los principales candidatos presidenciales y que, además, sus “expertos” en la materia fueron oficiales en retiro, en lugar de capacitar a los miembros de sus partidos en la problemática de seguridad y defensa. En suma, la clase política, como en muchas cosas, se hizo de la vista gorda.

SIGNOS OMINOSOS

En julio de 2006, ya durante el gobierno de Alan García, fue nombrado como Ministro de Defensa Allan Wagner, un reconocido diplomático de carrera, que incorporó como viceministros y equipo asesor a civiles destacados como Fabián Novak, profesor de Derecho Internacional, y Renzo Chiri, secretario ejecutivo de la Comisión Andina de Juristas.

Wagner llegó con ideas nuevas. Planteó una reestructuración administrativa de su Ministerio que duraría 300 días, anunció que los aumentos presupuestales se darían en base a una determinación de las amenazas a la seguridad y tiene la intención de que las Fuerzas Armadas asuman el saneamiento de su pasado, tanto en temas de derechos humanos como de corrupción.

Han sido los problemas del pasado (y algunos del presente) los que han generado mayores dudas al Ministro y los primeros signos ominosos de parte de personas que no están involucradas con la reforma y que, además, muestran las dificultades que tendrá Wagner en su gestión. Aquí un repaso:
a) El escándalo de la construcción de la carretera a Cabana durante las postrimerías del régimen de Toledo demostró dos cosas. La primera: las Fuerzas Armadas no tienen porque involucrarse en la construcción de vías. La segunda: hay mafias que siguen operando, como la de los Aybar Cancho, involucrados en el tráfico de armas a las FARC.
b) El fuego cruzado de acusaciones entre el actual Comandante General del Ejército, Cesar Reinoso, y el General Rafael Hoyos de Vinatea, a quien se abrió un proceso sumario por lo de la carretera a Cabana. El final se ve venir: ambos pasarían a retiro en diciembre.
c) La adquisición de pertrechos y alimentos en mal estado para las bases contrasubversivas encargadas del combate a los remanentes a Sendero Luminoso. Todo un desaliento a las personas que deberían estar mejor atendidas.
d) El robo de pertrechos militares para venderlos a las FARC. Es decir, el “Plan Siberia” de Montesinos en versión artesanal.
e) La denuncia hecha por Perú.21 sobre un desfalco en la Fuerza Aerea.
f) La denuncia hecha por Caretas sobre la compra de vehículos lujosos para militares de alto rango. Un balazo a la austeridad. Compra felizmente detenida por el Ministro Wagner.
g) El encendido y patético discurso del almirante Luis Giampietri, primer Vicepresidente de la República y congresista, defendiendo la impunidad para sus compañeros de armas que violaron derechos humanos durante la guerra contrasubversiva.
h) El escándalo alrededor del accidente del avión Fokker de la Marina donde viajaba el equipo de Alianza Lima en 1987.
i) Las propuestas parlamentarias para volver al servicio militar obligatorio y la instrucción pre militar en los colegios.

A ello se suma la campaña que desde los periódicos “Expreso” y “La Razón”, voceros oficiosos de todo aquel que se oponga a reforma democrática alguna, se hace para que el Ministro Wagner despida a sus colaboradores, no toque a las Fuerzas Armadas o se vaya a su casa.

¿POR DONDE ENCAMINAR LA REFORMA?

Para volver el impulso de reforma, es necesario tomar medidas de corto plazo, como las siguientes:
a) Salida del Comandante General del Ejército y del General Hoyos de Vinatea, así como de la cúpula de la Fuerza Aerea.
b) Presentación y aprobación de una ley de ascensos y situación militar en las Fuerzas Armadas.
c) Continuar con la reestructuración administrativa del Ministerio de Defensa.
d) Revisar el Libro Blanco de la Defensa Nacional, a fin de identificar las amenazas a la seguridad nacional de manera clara y sobre esa base, aumentar el presupuesto militar.
e) Establecer un sistema de control externo de los gastos de las Fuerzas Armadas, así como un departamento de asuntos internos.
f) Descartar cualquier iniciativa de vuelta al servicio militar obligatorio o a la instrucción pre militar.
g) Establecer mecanismos de adquisiciones que garanticen transparencia, control y accionar conjunto. Someter las contrataciones y adquisiciones al control de CONSUCODE.
i) Formulación de un Código de Etica que entatice los valores de respeto a los principios constitucionales, democráticos, a los derechos humanos y a practicar la honestidad y el honor militar.
j) Proseguir con una política de colaboración en los procesos judiciales e investigaciones seguidas contra militares por violaciones a los derechos humanos.
k) Formular las nuevas leyes de justicia militar, de acuerdo a los criterios señalados por el Tribunal Constitucional

Ello implica no dejar de lado las recomendaciones de la Comisión para la Reestructuración Integral de las Fuerzas Armadas, que implican cambios constitucionales, legales, administrativos y educativos que deben comenzar a ser implementados por el Poder Ejecutivo y el Congreso.

Como vemos, no es un problema de recursos del que adolece nuestras Fuerzas Armadas. Es un problema institucional de más amplio rango. De boicotearse nuevamente un esfuerzo de reforma, quizás esta misma columna se repita con las mismas palabras, pero agregando lo que no se hizo (o se hizo mal) durante el gobierno de Alan García.

ENLACES:
Fernando Rospigliosi: Cambios en las FF.AA.
Salomón Lerner Febres: “Tenemos un Estado precario que no impulsa las reformas institucionales”.
Iris Jave: Poder Civil.
Carlos Basombrío: Guerra en los cuarteles.

PRIVACIDAD E INTERES PUBLICO: ¿DONDE ESTA EL LIMITE?

En la esfera blogger y en los pasillos periodísticos, el tema más tocado durante el fin de semana ha sido el referido a la presunta paternidad extramatrimonial del Presidente de la República.

El hecho, hay que mencionarlo, era conocido desde hacía meses en varios círculos periodísticos. Recién el viernes salió de manera oficial, a raiz de una denuncia hecha por César Hildebrandt sobre la vacunación masiva para la rubeola, pues las vacunas habrían sido compradas al propietario de Eske Group, una empresa cuyo propietario es el médico Hugo Díaz, el principal proveedor de las “Boticas del Pueblo” fundadas por el APRA en varios distritos de Lima. Díaz, a la sazón, sería el pediatra del sexto hijo del Presidente.

Pues bien, en lo que se refiere al hecho que merece la atención pública, es decir, el de la vacunación, el Ministerio de Salud ha aclarado que las vacunas fueron compradas a una empresa india a través de la Organización Panamericana de la Salud. Hildebrandt ratificó ayer domingo su renuncia y señaló que el doctor Díaz era el representante de esta empresa en el Perú. Queda por aclarar los intereses de Diaz en este caso y, sobre todo, la necesidad de iniciar una campaña masiva para prevenir una enfermedad, que en efecto, puede causar graves daños a madres gestantes y recién nacidos, pero cuya emergencia no se veía tan clara.

Lo que no terminamos de entender es porque el periodista tuvo que sacar a la luz un hecho de la vida privada del Presidente para hacer una denuncia que, valgan verdades, sí debe ser investigada a fondo.

Hay varias preguntas que cabría hacernos en este caso:

¿Hasta qué punto es de interés público saber si el Presidente de la República tiene o no un hijo fuera del matrimonio? (ojo, no tomen el simple morbo o chisme como sinónimo de interés público).

¿De qué manera tratar el tema: convertirlo en un show mediático, como se hizo con el caso de Zaraí Toledo, o tocarlo de manera delicada, tal como lo hizo Cecilia Valenzuela en su entrevista con la hija extramatrimonial de Valentín Paniagua, o simplemente no tocarlo, como lo ha hecho la mayoría de medios con el caso de Alan?

Mi posición sobre el tema es la siguiente: toda persona, incluso un personaje público de alta trascendencia, tiene derecho a la intimidad y a que aspectos de su vida no puedan ser revelados por una noticia periodística. Y en el caso que sí tengan relevancia pública o que el propio involucrado (con palabras y actitudes) ventile el tema (como fue el caso de Alejandro Toledo), estos deben ser tocados de una manera respetuosa y no como en el caso de Zaraí, exacerbando el protagonismo de la chica y llevándola a convertirse en un personaje mediático más.

Se que hay posiciones contrarias, que sí consideran el caso relevante por demostrar que los supuestos “actos de contrición” y moralina de AGP son más falsos que un billete de 4 dólares y que ello había que demostrarlo. Yo considero que Alan García no ha cambiado, pero no comparto los métodos utilizados para demostrarlo en este caso, ni me sumo al llamado de Jaime Bayly para que García toque el tema en público. La poca capacidad de reforma de este gobierno o sus debilidades no se demuestran con un hijo extramatrimonial, ni menos exponiendo su identidad tan alegremente.

UPDATE: Alan García acaba de reconocer que tiene un hijo extramatrimonial, al que apoya y cuida.

De El Comercio:

Frente a los rumores periodísticos por la existencia de un sexto hijo, el presidente Alan García, acompañado de su esposa Pilar Nores, reconoció en conferencia de prensa su paternidad y dijo que el niño de año y nueve meses fue registrado como suyo desde el momento de su nacimiento. “(Federico García Cheesman) Es un niño lindo y bello“, señaló”.

De Perú.21:

El presidente de la República, Alan García, aceptó esta tarde que durante el tiempo en que estuvo separado de su esposa, Pilar Nores, mantuvo una relación con otra persona, con quien tuvo un hijo. “El presidente no tiene vida personal”, indicó en una declaración pública por TV Perú.”

“Entre abril del 2004 y octubre del 2005 estuve separado de mi esposa (…) En ese periodo mantuve una relación con una persona de altas cualidades de la que nació un niño en febrero del 2005”, contó García Pérez en compañía de Nores de García.

El presidente dijo que el menor fue reconocido y que lo asistió desde el primer día de su existencia. “Tiene todos sus derechos y mis derechos. Voy a garantizarle como padre, la relación afectiva que un padre debe tener con un hijo, le garantizaré su educación y todo aquello en lo que pueda asistirlo”.

El mandatario consideró el reconocer públicamente la existencia del pequeño porque es su deber como presidente de la República. “Yo no rehuyo mis responsabilidades“.

Claro, con esto queda mejor parado que Toledo que reconoció a su hija a regañadientes. Pero, lo que me sorprende es el machismo que trasunta en la pareja presidencial y que a mi modo de ver, no da un buen ejemplo al páis. El mensaje de su Presidente es: “saquen la vuelta, que una mujer digna los va a perdonar”. Machistas del mundo uníos, que su nuevo gurú acaba de salir a la luz.

ENLACES:
Augusto Alvarez Rodrich:Vida privada e interés público.
César Hildebrandt: ¿Setenta millones de soles en vacunas que no son imprescindibles compradas a un pediatra aprista? Sobre la rubeola y las mentiras.
El Utero de Marita: Reventó lo del otro hijo de Alan García. ¿Qué hacemos con Federico Dantón?
Gran Combo Club: Lo Privado vs. lo público.
Comunicado del Ministerio de Salud sobre la rubeola.
Renato Cisneros: El Derecho de Nacer.
Sobrevivencia Emocional en Lima:Chessmangate (los afectos privados y el derecho a la privacidad). El amor y los escándalos políticos (Alan García).
Juan Gargurevich: Inelegancias.

VITOCHO II

Esta vez el roche fue internacional y no lo provocó el parlamentario de Acción Popular.

De Perú.com

Metió la pata. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dio por muerto a Fidel Castro tras lamentar que no haya promovido una apertura política en Cuba.

“Ustedes saben que soy amante de la revolución cubana. Sólo lamento que Fidel Castro no haya hecho el proceso de apertura política cuando estaba vivo”, aseguró en un aparente lapsus al diario ‘Folha de San Pablo’.

Lula rectificó al recordársele que el líder cubano aún está vivo y dijo que éste dejó pasar la oportunidad en que podía haber promovido una apertura en Cuba.”Es que él podía haber hecho en el tiempo la apertura política. Podía haber dado un salto de calidad en Cuba”, afirmó.

¿Lapsus o le salió el subconsciente? Lo cierto es que es una gran chiquita al régimen cubano, poco democrático en sus formas y en sus propuestas. ¿Qué dirá el gobierno de la isla y Hugo Chávez?

¿CUATRO AÑOS MAS DE UNA CIUDAD SIN NORTE?

Lima opta por un voto suicida.

Las elecciones municipales que se producirán el 19 de noviembre han despertado pocas expectativas en la población, por lo menos en lo que se refiere a la disputa de la Alcaldía Metropolitana de Lima.

Dicha apatía no sólo es producto de lo que fue una intensa y larga campaña por la Presidencia de la República, sino, fundamentalmente, por la impresión favorable de la población respecto al actual Alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, lo cual le ha permitido al actual burgomaestre obtener índices de intención de voto bastante altos sin que tenga que hacer campaña.

Sin embargo, cabría preguntarse si la impresión de la población es cierta, o si sólo nos encontramos ante un fenómeno mediático, sin bases sólidas, donde ha primado más la imagen del Alcalde antes que un plan coherente que ofrecer a la ciudad.

Castañeda ha hecho obras viales importantes, es cierto. La avenida Canadá y la vía expresa de la avenida Grau son dos ejemplos de ello. Sin embargo, parece haber existido poca transparencia en el manejo de los fondos utilizados. Una reciente denuncia del diario Perú.21 apunta a que la importante empresa alemana Siemens cobró más de la cuenta por la semaforización de la vía expresa de Grau.

Ha existido cierta preocupación social en Castañeda, también es cierto. Prueba de ello son sus escaleras en los cerros de los conos de Lima y sus hospitales móviles y fijos en la ciudad. Lo que sí molesta es el autobombo descarado con el que se publicitan dichas obras: “Escaleras de la Solidaridad”, “Hospitales de la Solidaridad”, todo pintado con el color amarillo que caracteriza a su agrupación política (llamarla partido sería un exceso). Campaña permanente, le dicen. Mismo estilo heredado del fujimorismo, donde comenzó su notoriedad política. Ya no es naranja, sino amarillo. Hasta Carmen Lozada de Gamboa se lo ha recordado.

Pero, recordando la campaña del 2002, las promesas hechas y las necesidades de la ciudad, es mucho lo que dejó de hacer el actual burgomaestre de la capital del país por la ciudad que maneja.

Benedicto Jiménez y Gino Costa han incidido en el tema de la seguridad ciudadana. Es cierto que Lima es una ciudad insegura, aunque no a tal punto como otras ciudades importantes de la región como Sao Paulo, Bogota o Caracas. En este tópico, hay que decirlo, hay una co-responsabilidad de todos los actores involucrados: Policía, alcaldes, gobierno central y la propia ciudadanía. Asimismo, el enfoque adoptado para intentar solucionar el tema es meramente represivo y olvida los programas de prevención, cuestión que sí corresponde de manera crucial a los alcaldes provinciales y distritales, como los planes de apoyo a la juventud, o establecer “mapas del delito”, donde se identifiquen las zonas donde los delincuentes tienden a operar. De ello, Castañeda, cero balas, cero puntos.

El transporte en Lima es un caos. Y no solo me refiero a la alta cantidad de unidades en mal estado, al pésimo servicio de los choferes y a la informalidad imperante tanto en empresas como en rutas. Se ha desordenado de nuevo el tema de los taxis (que Alberto Andrade comenzaba a solucionar), no ha hecho grandes terminales de transporte interprovincial (y los informales, bien gracias). Y de las revisiones técnicas, sólo un pleito grande con la empresa que ganó la licitación y la mitad de los equipos para hacerla. Del tren eléctrico, mejor ni hablemos, pues ha sido una de las grandes mentiras con la que la ciudad ha sido estafada (comenzando por su creador, que hoy es nuevamente inquilino de Palacio de Gobierno). Los autobuses, una promesa incumplida más.

No existe un planeamiento de la ciudad. El actual Plan Metropolitano, hecho en la época de Alfonso Barrantes (hace 20 años), no ha sido modificado ni actualizado. Se sigue percibiendo a cada distrito como una entidad aparte, por consiguiente, tenemos zonificaciones distintas, caóticas y sin relación entre sí.

La cultura ha sido un déficit para Castañeda. Dejó de lado los proyectos de reconstruir el Teatro Municipal (luego de cuatro concursos de proyectos), la Bienal de Lima simple y llanamente la liquidó, los escenarios de la ciudad no son aprovechados y se ha comprado un innecesario pleito con los artistas alternativos con los intentos de clausura de “El Averno”, uno de los principales centros alternativos de la capital.

Finalmente, ha primado un estilo poco transparente en la gestión y en la campaña electoral. No doy entrevistas salvo para informar de mis obras. No convoco a Asamblea Metropolitana de Alcaldes. No respondo cuestionamientos. No debato. No veo a mi ciudad como región.

Este es el alcalde que la mayoría de limeños – en parte por apatía, en parte por el complejo peruano de sólo ver algo bueno cuando hay cemento de por medio, en parte por el nivel cansino de las otras candidaturas – reelegirán. Un alcalde sin líneas maestras, sin planes para la ciudad. En suma, cuatro años más sin un norte claro.

TORPEZA MILLONARIA

Francamente, hay gente que no sabe que hacer con su plata. Pero la explicación de este multimillonario a la torpeza que leeremos a continuación pasa todas las barreras.

Del diario El Mundo, de España:

La famosa pintura ‘Le rêve’ (‘El sueño’), de Pablo Picasso, se ha convertido en la pesadilla del magnate de Las Vegas Steve Wynn, que accidentalmente dio un codazo a la valiosísima obra e hizo un agujero en el lienzo.

Wynn acababa de vender el cuadro a otro coleccionista, Steven Cohen, por 139 millones de dólares y hace unas dos semanas se lo mostraba a unos amigos cuando lo golpeó accidentalmente.

La directora y guionista de cine Nora Ephron (directora de “Tienes un E-mail” o “Sintonía de Amor”), que fue testigo del incidente y lo contó en su blog en ‘The Huffington Post’, dijo que Wynn les estaba explicando detalles del cuadro, como el pene que forma parte de la cabeza de la amante del pintor, Marie-Thérèse Walter, cuando hizo el movimiento que provocó los daños.”

“”Le dió en el medio (…) era un agujero negro del tamaño de un dólar de plata. ‘Oh, mierda’, dijo él. ‘Miren lo que he hecho. Gracias a Dios fui yo’“, relató Ephron

Arriba pueden chequear el cuadro destrozado por el multimillonario. Hasta el pobre Munch, a quien habían robado algunos de sus cuadros en el museo de Bélgica donde se exhibían, corrió con más suerte que el pintor español.

JNE VS. ONPE: ROUND 13,453

Una añeja pelea, un proyecto inoportuno, un falso dilema

Ya sé, vieron el titulo y de seguro van a cambiar de canal (o de blog). Pero ya era tiempo de un tema que escapa (en algo) a la politiquería (y ausencia de temas políticos) de estas semanas.

Contemos la historia por partes.

Entre 1930 y 1995, todas las elecciones celebradas en el Perú las organizaba el Jurado Nacional de Elecciones (JNE). Al mismo tiempo, el JNE tenía la facultad de resolver cuanto reclamo en materia electoral hubiera. Es decir, era juez y parte en estas elecciones.

El JNE tuvo un buen periodo entre 1979 y 1990, cuando todas las elecciones que se celebraron en esa época no tuvieron visos de fraude alguno. Pero también tuvo baldones, como la amarrada elección de 1950, donde Odría – único candidato – fue “elegido” Presidente, o la elección parlamentaria de 1995, donde más de un millón de votos se “perdieron”.

La Constitución de 1993 separó al otrora superorganismo en 3: la RENIEC, que no es otra cosa que el Registro Civil (donde sacas tu DNI o tu duplicado), la ONPE, que se encargaría de organizar las elecciones y el JNE, que tendría la función de justicia electoral.

Desde esa época, el JNE ha reclamado, piteado, sacado comunicados y poco le faltaba hacer una marcha para que lo devuelvan a la situación de “super JNE”.

Es cierto que, en la época en que se dio este cambio, la intención no fue técnica sino política. Vale decir, manejar los organismos electorales a fin de hacer que las votaciones del Chino se inflaran como la espuma. Juristas como Valentín Paniagua denunciaron esta intención en escritos académicos y no académicos. Las elecciones del 2000, que fueron un fraude de principio a fin, confirmaron la hipótesis del recientemente fallecido ex Presidente.

Pero, también es cierto que con una o con tres instituciones electorales, el fujimorismo manipularía las elecciones de la re-reelección. No solo puso su gente en la ONPE, sino que por lo menos 3 magistrados del JNE pasaron por la salita del SIN y no precisamente a tomar té y galletitas con Vladimiro.

Pues bien, los procesos electorales manejados por la ONPE luego que regresara la democracia (es decir, de 2001 hasta hoy) han sido medianamente eficientes y constituyen la prueba de que, en efecto, era necesario contar con un organismo independiente que organizara las elecciones, distinto del encargado de resolver los litigios electorales.

Sin embargo, la ambición del JNE por volver a ser la entidad que otrora fue, sumado a las contradicciones sobre competencias que existen en la Ley Orgánica de Elecciones, dan motivo a que, de cuando en cuando, JNE y ONPE se jalen de las mechas (en especial, el Presidente del JNE contra el jefe de la ONPE).

Pero el nuevo capítulo en esta historia larga de peleas ha sido un proyecto bastante inoportuno presentado por la Celula Parlamentaria Aprista. Es decir, con la venia de Alan.

Inoportuno por dos razones. La primera, la oportunidad. Estamos a un mes de las elecciones y eso de exacerbar conflictos entre instituciones electorales como que no es muy proper a esta altura del partido. La segunda, lo que dice: se trata de una reforma constitucional para liquidar la OPNE y volver al “super JNE”.

La tendencia en América Latina es que ambas funciones se separen en dos entidades distintas. Y la verdad, con los resultados tan apretados que tenemos ahora en nuestras elecciones (México y Ecuador son el mejor ejemplo de ello), es mejor que así sea. Por lo demás, es técnicamente mejor que dichas funciones estén en dos organismos separados, a fin de brindar mayores garantías de que lo que tú decidiste sea lo que se refleje en el resultado final.

¿Otro proyecto al aire en el APRA, escuché por allí?

HOMENAJES A UN SEÑOR PRESIDENTE

ALAN GARCIA, Presidente de la República
El Perú y la democracia están de duelo. He venido a rendir homenaje a Valentín Paniagua, el joven estudiante cusqueño, el diputado del pueblo, el ministro de Justicia y Educación, el hombre que en las horas difíciles supo llevar el país con mano firme para la reconstrucción de la democracia. Él debe ser un ejemplo para las generaciones futuras de nuestro país.

ALEJANDRO TOLEDO, ex Presidente de la República
Era un Presidente que practicaba la democracia, nunca tuvo rencor contra nadie y nunca persiguió a nadie.

JORGE DEL CASTILLO, Presidente del Consejo de Ministros
La pérdida que sufre el país es incomparable. Gracias a Valentín Paniagua alcanzamos la restitución democrática. Por eso hemos venido (al local partidario) a rendirle homenaje y a expresar nuestra solidaridad a Acción Popular. Juntos peleamos por la reconstrucción de la democracia. Como presidente estuvo impecable, a gran altura

LUIS BEDOYA REYES, Fundador del Partido Popular Cristiano.
La pérdida de Valentín Paniagua es la pérdida de un hombre probo con carácter de extraordinaria personalidad, que ha vivido dándonos el testimonio de una conducta ejemplar. El país, desde la sencillez de Valentín, siente su pérdida. No es un hombre que hubiese brillado por la arenga. Era un hombre sencillo, pero su huella es honda

BEATRIZ MERINO, Defensora del Pueblo
La democracia no es solo un postulado teórico o una propuesta política. Es un conjunto de valores que adquieren vigencia histórica cuando encarnan en algunos pocos hombres, indispensables. El doctor Valentín Paniagua Corazao ha sido uno de esos hombres, pues en su larga y productiva trayectoria vital, tanto en el plano personal y académico, como en el político, enseñó al país la recia contextura de un hombre identificado con el gobierno del pueblo.

SUSANA VILLARAN, Presidente del Partido por la Democracia Social
Valentín Paniagua fue capaz de conducir, junto con concertación de las fuerzas políticas, una transición pacífica en un momento que pudo ser terriblemente doloroso para el país, convirtiéndolo en un proceso ejemplar en toda América Latina.
Él nos demostró que es posible hacer un gobierno con responsabilidad, honestidad, firmeza y alto sentido democrático.

EL COMERCIO, Editorial
Su impronta en la política nacional es, pues, profunda. Las campanas de la Catedral de Lima, donde ayer se velaron sus restos, nos recordaron su ejemplar quehacer en este Perú nuestro que ayudó a formar, en una labor que las nuevas generaciones, sobre todo aquellas integradas por jóvenes políticos, deberán continuar. Allí tienen un ejemplo por seguir.

AUGUSTO ALVAREZ RODRICH, Director de Perú.21
Don Valentín Paniagua tuvo una trayectoria prolongada y fructífera en la política peruana, y deja un legado de decencia y consecuencia con los fundamentos democráticos, los principios jurídicos y la lealtad partidaria.

MIRKO LAUER, columnista de “La República”
La de Paniagua es una lección de rectitud ciudadana y probidad personal, de austeridad en el estilo, pero sobre todo de valentía. La manera decidida, y a la vez equilibrada, en que Paniagua y su equipo de gobierno actuaron frente a la plaga de corrupción deja muy mal parados los esfuerzos, por así llamarlos, del gobierno que vino después.

ALDO MARIATEGUI, Director de “Correo”
No pienso ser hipócrita y deshacerme en elogios desmesurados, como típicamente se estila cuando alguien muere en el Perú. Fui muy crítico con Paniagua por decisiones que tomó durante su breve gobierno (básicamente la CVR y la política económica), así como por la hasta ahora inexplicable terquedad de no retirarse de una campaña electoral perdida y beneficiar así indirectamente a un candidato que suscitaba bastante desconfianza por su gestión anterior (y, lamentablemente, eso me hizo perder amistades colegiales). Pero lo que sí puedo decir es que Paniagua tenía mucho de Bustamante y Rivero. “Y eso es bastante”, como me dijeron 35 años atrás.

CESAR HILDEBRANDT, columnista de “La Primera”
Paniagua, en cambio, no necesitó hacer ningún sacrificio para ser un hombre de centro, un mesurado por naturaleza que creía que la equidad era lo más parecido a la justicia.
Y por eso, sin partido, a pulso, de pura terquedad, obtuvo cientos de miles de votos.
Fue el único candidato explícitamente de centro. Fue el único que jamás prometió lo que no podría haber cumplido.
Por eso perdió. Porque no gritaba frases grandilocuentes ni amenazaba con baños de sangre ni anunciaba el séptimo cielo flotando en la enésima promesa de la pendejada. Porque era sobrio y bueno, honrado para más señas, por eso perdió las elecciones.
El Perú, tal como es hoy, no se merecía a Valentín Paniagua. Paniagua no se merecía a la mayoría de sus lloronas de ocasión.