AND JUSTICE FOR ALL?

Aristas del debate sobre medidas del gobierno para defender a militares y políticas procesados por violaciones a los derechos humanos.

Sentimientos y reacciones encontradas me causa la decisión del gobierno de Alan García de solventar la defensa judicial de los militares y policías acusados de violaciones a los derechos humanos. Por ello, pretendemos abordar desde diversas aristas un tema sin duda complejo, pero necesario de procesar por la sociedad peruana.

EL CONTEXTO

Todos quienes vivimos en el Perú durante aquellos años de violencia reconocemos que el Estado tenía todo el derecho de utilizar a la Policía Nacional y a las Fuerzas Armadas para enfrentar un problema que amenazaba la existencia de la democracia y la vida e integridad física de nuestros compatriotas, como lo era la absurda guerra que Sendero Luminoso y el MRTA le declararon al país durante las décadas de 1980 y 1990.

También es necesario reconocer – como lo hizo la Comisión de la Verdad y Reconciliación – el valor y heroísmo de muchos de los integrantes de las fuerzas del orden, de los cuales más de un millar perdieron la vida o quedaron discapacitados en cumplimiento de su deber, así como a todos aquellos que combatieron a la subversión respetando la Constitución, la Ley y los derechos humanos.

Sin embargo, así como reconocemos dichas muestras de coraje y valentía, nos corresponde como sociedad asumir que no nos comportamos a la altura de las circunstancias.

En el caso de las Fuerzas Armadas y Policiales, estrategias inadecuadas (o la carencia de ellas), una visión discriminadora y sospechosa sobre nuestros compatriotas que habitaban las zonas más afectadas por el conflicto, la anuencia del Estado – incluyendo a los tres gobiernos que dirigieron al país durante aquellos años – y de parte de la sociedad para que el conflicto acabe a cualquier costo (sin importar las vidas humanas afectadas por una medida de tal naturaleza) y una cultura militar poco proclive a aceptar límites y controles democráticos generaron que el drama iniciado por Sendero Luminoso se volviera algo peor.

Durante años, periodistas de diversas tendencias, organizaciones de defensa de los derechos humanos, miembros de las Iglesias Católica y evangélicas y, finalmente, la Comisión de la Verdad y Reconciliación, denunciaron, con bastantes elementos de juicio, la comisión de violaciones a los derechos humanos cometidos por miembros de las Fuerzas Armadas y Policiales. Asesinatos, desapariciones forzadas de personas, torturas, violencia sexual contra la mujer, tratos crueles e inhumanos y reclutamiento forzado fueron las prácticas que no podemos considerar como simples excesos en una guerra. En algunos lugares y momentos, estas violaciones fueron de tal dimensión que podemos hablar de vulneraciones sistemáticas y generalizadas a los derechos humanos cometidas por miembros de las Fuerzas Armadas.

Estas denuncias no fueron el producto de fantasías, ni de un deseo de destruir a las Fuerzas Armadas, como algunos defensores de ellas (o encubridores de la realidad), pretenden hacernos creer. Por el contrario, fueron un acto doloroso, pero necesario, no sólo para humanizar un hecho que de por sí es difícil de humanizar – la guerra -, sino también para que se haga justicia y no queden sin castigos conductas que la sociedad rechaza, así como también alertar al Estado para que no actúe de esta manera.

Un comentario editorial de César Hildebrandt, a raíz de la masacre de Cayara en 1988, refleja dicha posición:

Soy enemigo visceral, moral, intelectual de Sendero Luminoso. Deseo que la democracia derrote al terror en una batalla complicada, no solo militar sino social, económica, etc. Hay que barrer con los abismos sociales que son el caldo de cultivo de la violencia. Yo quiero que mi país gane la guerra, por eso esto me preocupa, así la vamos a perder”.

Sobre la base de sus indagaciones y comprobaciones – que no deben confundirse con la actividad jurisdiccional, pues son de naturaleza distinta – la Comisión de la Verdad y Reconciliación estableció que 47 casos investigados de acuerdo al mandato que el Estado peruano le dio, contaban con los indicios suficientes para que el Ministerio Público hiciera las investigaciones correspondientes y formulara las acusaciones penales de comprobarse los indicios presentados. Asimismo, en su Informe Final presentó un capítulo entero en el que describe el análisis sobre el que basó sus conclusiones sobre las posibles consecuencias jurídicas de sus investigaciones. Afirmar que la CVR fue un tribunal o pretendió establecerse como tal implica desconocer la naturaleza de las comisiones de esclarecimiento histórico de sucesos de violencia, cuyo carácter y prerrogativas son distintas a las de un órgano jurisdiccional o del Ministerio Público.

El Ministerio Público y el Poder Judicial ampliaron el rango de militares en actividad o retiro comprendidos en las investigaciones judiciales o procesos penales. Por ello se elevó el número de personas procesadas por estos casos, así como el de investigados.

Sin duda, hay casos en los que dicha ampliación obedece a la realidad de los hechos ocurridos durante aquellos años. Pero hay otros – como en el caso Cayara – en el que consideramos que la actuación judicial no tomó en cuenta los criterios establecidos por la CVR y por el derecho penal, comprendiendo a personas que no tenían participación directa en estos hechos, casos que han servido como emblemáticos para la toma de la medida gubernamental.

A ello debe sumarse las deficiencias en el diseño del subsistema penal de procesamiento a violaciones a los derechos humanos, las cuales han hecho que los procesos judiciales no se lleven con la celeridad debida, a fin de que las víctimas alcancen la justicia a la que tienen derecho y quienes sean inocentes puedan reivindicar su nombre y prestigio.

Es en este contexto que se plantea la medida presentada por el Presidente García e impulsada por el Ministro de Defensa Allan Wagner.

LAS CONSECUENCIAS Y PROBLEMAS DE LA MEDIDA TOMADA

Toda persona tiene derecho a la defensa y a un debido proceso. De eso no hay duda, es un derecho que alcanza a todo ciudadano, por más que haya cometido delitos execrables, como es el caso de Abimael Guzmán, Vladimiro Montesinos o los integrantes del “Grupo Colina”.

Asimismo, toda persona tiene derecho a que se le presuma como inocente, hasta que el Poder Judicial demuestre lo contrario.

Sin embargo, existen casos límite, en los cuales la evidencia sobre la responsabilidad es tan grande que la culpabilidad se lee en la cara de los acusados. Ese es el caso con los integrantes del Grupo Colina, como el de oficiales como Alvaro Artaza (a) “Comandante Camión”, responsable de desapariciones en Huanta, Telmo Hurtado, responsable de la masacre de Accomarca o José Valdivia Dueñas, quien fue el responsable de la matanza de Cayara.

Allí encontramos la primera dificultad de la medida tomada.

El Decreto Supremo N° 061-2006-PCM lo que hace es ampliar los alcances de una norma (el Decreto Supremo N° 018-2002-PCM) que establece las medidas que el Estado tomará para la defensa de altos funcionarios que sean acusados durante el ejercicio de sus funciones. La norma publicada el sábado 23 de septiembre amplía estos supuestos para los casos de militares y policías que en el ejercicio de sus funciones habrían cometido violaciones a los derechos humanos.

La norma no establece límite alguno para ello, por tanto, cualquier persona, incluyendo a los casos límite antes señalados, podría acogerse a este beneficio.

Si bien el Ministro Wagner (y otros voceros apristas) han señalado que la medida no contemplará todos los casos y que habrá exclusiones, lo cierto es que los Ministerios de Defensa e Interior no podrían arrogarse facultades de decidir sobre la inocencia o culpabilidad de alguien. Asimismo, no quedan muy claros los parámetros sobre los cuales se definirán los mecanismos de exclusión para acceder a lo contemplado por la norma bajo comentario, parámetros que podrían ser incompatibles con el derecho a la defensa o la presunción de inocencia.

El beneficio, por otro lado, no es similar a la defensa de oficio a la que todo ciudadano tiene derecho de acuerdo a la Constitución. Se contrata a estudios de abogados o se forma un pool de ellos para estos casos, lo cual pone en desigualdad de condiciones a presuntos perpetradores y a víctimas, como veremos más adelante.

Retrocedemos algunos pasos. Es cierto que los funcionarios públicos son muchas veces acusados injustificadamente por medidas tomadas en el ejercicio de sus funciones, pero también es cierto que actos de corrupción o de violaciones a los derechos de las personas han sido cometidas por representantes o funcionarios estatales. ¿Debe el Estado solventar estos procesos directamente con nuestros impuestos? Quizás una medida intermedia sea el descuento a todos los funcionarios públicos para un fondo de defensa judicial a usarse en casos excepcionales. Lo cierto es que la medida utilizada desde el 2002 es ciertamente controvertida e incluso mereció proyectos de Ley en el Congreso con el fin de eliminarla, sin éxito.

Pero, además de las implicancias económicas y jurídicas de este tema, es necesario que el Estado deje en claro que es lo que espera alcanzar con esta medida.

Por un lado, si nos atenemos a las declaraciones del Ministro Wagner, podría entenderse que el Estado asume una responsabilidad por los hechos ocurridos, corriendo con los gastos de defensa de los acusados por violaciones a los derechos humanos y, con ello, comprometiéndose a respetar el resultado final de dichos procesos, incluyendo, por supuesto, una sentencia condenatoria. De ser así, la decisión tomada por el gobierno sería una contribución a la reconciliación nacional.

Pero las declaraciones del Presidente García no dejan muy claro hacia donde se va y que es lo que el gobierno piensa, en conjunto, sobre el tema.

UNA MALA PRESENTACION DE LA MEDIDA

Considero que la presentación de la medida por parte del Presidente García fue inadecuada, en particular cuando empleó frases como las siguientes:;

El Estado se compromete a defender a soldados, marinos, aviadores, oficiales y a todos aquellos que sufren acusaciones, a todos aquellos a los que se enrostra actos por que es responsabilidad del gobierno defender aquellos a los que en algún momento envió a defender a la patria, y no vamos a vejar, ni marginarles, no desasistir a los que sufren condenas, procesos, inquisiciones y muchas veces investigaciones que no acaban nunca, y que mancillan su honor y destruyen sus carreras (…)Cuanta sangre pusieron los que hablan, cuanta sangre pusieron, con cuanto esfuerzo y sacrificio o perdida de vida humana los que ahora se permiten posar sus palabras contra las FFAA”.

La presentación asume que toda acusación presentada es una vejación. Pero olvida que muchas de dichas acusaciones son fundadas. Además, repite el argumento dado por los militares procesados o investigados, en particular por el Primer Vicepresidente Luis Giampietri, investigado por los sucesos en el Frontón, en 1986 y que intentan desprestigiar a cualquiera que haya denunciado estos hechos.

De otro lado, repite un argumento falaz: “todo aquel que critique a las Fuerzas Armadas es un antipatriota y no entiende los rigores de la guerra”. Si bien es cierto que en un conflicto es necesario crear consensos nacionales sobre como enfrentarlo, las críticas son necesarias, dado que pueden cometerse errores que lamentar y, además, por que las Fuerzas Armadas, como toda institución estatal, están sujetas al control democrático y al escrutinio ciudadano. Apartarlas y convertirlas en un ghetto – como se ha hecho durante estos años formando colegios, viviendas o clubes que las apartan de la sociedad – no permiten que los miembros de las fuerzas del orden puedan ser ciudadanos de verdad, con los derechos y obligaciones que nos competen a todos los peruanos. Seguimos padeciendo por momentos de aquel mal colonial que fue la división en estamentos de la sociedad, a los cuales se les otorgaba mayores o menores derechos según lo valorara la autoridad estatal.

Pero, por otro lado, no reconocer que muchas de las acusaciones y procesos judiciales se basan en sucesos que ocurrieron implica seguir avalando, tal como se hizo entre 1980 y 2000, prácticas que fueron vulneratorias de los derechos humanos de miles de peruanos – fundamentalmente, de los más débiles, desprotegidos y excluidos de la sociedad – y que en el fondo revelaría el desprecio por la vida de muchos compatriotas que un sector de la sociedad y de la clase política tuvo durante el conflicto interno. Muchos consideraron que la vida de habitantes de la sierra o de la selva era un costo a pagar por la pacificación, como algún desafortunado animador de televisión lo dijera hace algunos años. Parece ser que ese pensamiento, que no considera a quienes habitan en Ayacucho, Huancavelica, Apurímac o Junín como iguales a quien vive en Lima, sigue siendo moneda corriente en nuestra sociedad.

Finalmente, el discurso de García pretende ignorar que parte de la responsabilidad durante esos años le correspondió a su gobierno y a su persona, en particular. No pueden olvidarse a los mártires apristas de aquellos años, ni dejar de reconocer los esfuerzos realizados por preservar el sistema democrático, la elección de autoridades y la libertad de prensa durante aquellos años, así como el impulso, a inicios del gobierno 1985 – 1990, por consolidar una política alternativa contra la subversión. Sin embargo, al igual que los gobiernos de Fernando Belaúnde y Alberto Fujimori, el gobierno de Alan García no tomó las medidas y previsiones suficientes para impedir los atropellos de los derechos fundamentales de la población, vigentes aún cuando se declararan estados de emergencia y que desatendió las denuncias de violaciones a los derechos humanos. Ello fue lo que ocurrió en casos como el de Cayara o la aparición de un comando paramilitar que llevó el nombre de un mártir. Asimismo, se actuó de manera poco inteligente frente a provocaciones de Sendero Luminoso, como en los sucesos de los penales de 1986.

¿Y LAS VICTIMAS?

Quizás lo más controversial de las acciones tomadas por el gobierno es la desigualdad con la que se trata a los acusados de perpetrar violaciones a los derechos humanos y a las víctimas de dichos crímenes por parte del Estado.

Por un lado, los representantes del gobierno exigen una actuación más célere por parte de la administración de justicia, pero no sobre la base del derecho de las víctimas a alcanzar justicia y a conocer la verdad de lo ocurrido, sino para tener un documento sobre la inocencia de un oficial o suboficial de las Fuerzas Armadas. Esta visión olvida que, tan importante como el saneamiento moral de una institución, también lo es el derecho de un ciudadano a obtener del sistema de administración de justicia la solución a un reclamo o a un problema que llevan 10, 15 o más de 20 años en resolverse.

Por otro lado, se olvida la situación de indefensión de quienes reclaman justicia y que ha documentado ampliamente la Defensoría del Pueblo y que se refleja en los siguientes datos:
a) Más del 70% de víctimas comprendidas en los procesos judiciales por violaciones a los derechos humanos no cuentan con una asesoría legal que les ampare. Las organizaciones de derechos humanos no cuentan con los recursos y abogados suficientes para hacerse cargo del patrocinio de más de 1,500 personas. El Estado tampoco cuenta con los defensores de oficio suficientes para emprender esta tarea.
b) No existen mecanismos de protección para víctimas y testigos de violaciones a los derechos humanos, los cuales son amenazados constantemente.
c) De los 5 juzgados a los que se encargo la tarea de procesar judicialmente estos casos, 2 se encuentran acéfalos desde hace algunos meses, teniéndose que ampliar la carga procesal de los 3 juzgados existentes a la fecha.
d) De los 5 juzgados que ven estos procesos, 4 se encuentran en Lima, lo que aumenta el costo de la defensa de las víctimas, tanto para su traslado para las audiencias, como para el conocimiento de los procesos por parte de los abogados.
e) Se requiere mayor capacitación para jueces y fiscales, quienes tienen problemas en el uso de instrumentos internacionales sobre derechos humanos, así como en la doctrina y criterios propios del derecho penal para este tipo de casos.

Visto este panorama, la pregunta que nos hacemos es: ¿Por qué el Estado peruano no hace algo para cambiar esta situación? ¿O es que sigue percibiendo a las víctimas como ciudadanos de “segunda categoría”?

COLOFON

Durante los años noventa, el sentido común construido sobre la derrota de las organizaciones subversivas incidió en que sólo las medidas autoritarias eran las necesarias para combatir a estas organizaciones. Creo que este paradigma es errado. Por el contrario, las vejaciones a los derechos humanos y la vulneración del Estado de Derecho no sólo son acontecimientos pasibles de condena ética, política y, en algunos casos, judicial, sino que constituyeron (y aún constituyen) obstáculos para una auténtica pacificación.

Dichos actos fueron crímenes execrables, que demoraron la derrota de Sendero Luminoso y el MRTA, toda vez que retrasaron la ruptura de la población civil con las organizaciones subversivas y no evitaron que el conflicto se expandiera por casi todo el país.

Nosotros ganamos la guerra, cierto, pero lo hicimos a pesar de las violaciones de los derechos humanos. Por eso es necesario procesar estos hechos en el Poder Judicial, a fin de dar un gran paso hacia una reconciliación nacional basada en la reconstrucción de lazos sociales y con el Estado que eliminen todo vestigio de impunidad y exclusión en nuestro país.

La justicia en el Perú debe ser para todos, no sólo debe guiarse por criterios corporativos o intereses de grupos interesados. Si no lo entendemos de esta manera, no habremos aprendido la dolorosa lección de aquellos años de horror y deshonra para los peruanos.

ENLACES:
Augusto Alvarez Rodrich: Revindicación… ¿Y justicia?
Los Ministros no son Jueces
.
Editorial de La República (24/09/2006): Cara y sello de un Decreto.
La República: Gian Carlos Pinto:un caso que sí merece atenderse. El caso Cayara: CVR sólo recomendó acusar a 13 militares.
Salomón Lerner Febres: No sólo militares pusieron el pecho. Amplíen atención a las víctimas.
Allan Wagner: “No defenderemos a violadores de derechos humanos”.
Enrique Bernales: Los riesgos del Decreto Supremo.
El Útero de Marita: Humala tiene razón.
Comisión de la Verdad y Reconciliación: La dimensión jurídica de los hechos.
El Blog del Morsa: El APRA dice: “Me gustan los militares porque tienen uniforme”.
El Otro Tambor: ¿A quién defiende el Estado?
Jomra: ¿”Acto de Justicia”?

35 thoughts on “AND JUSTICE FOR ALL?

  1. SaludosComo siempre, bastante de acuerdo con lo reseñado, tanto en el contenido como en las conclusiones.Para mi gusto lo fundamental es “¿Por qué el Estado peruano no hace algo para cambiar esta situación? ¿O es que sigue percibiendo a las víctimas como ciudadanos de “segunda categoría”?”. Si hablásemos de “Acto de Justicia” lo que debiéramos hacer es justamente revertir una situación injusta, en que el Estado no brinda una verdadera posiblidad de “justicia para todos”, como el acceso gratuito a la misma de quienes no pueden procurarse buena asistencia jurídica.Pero no, una vez más, en vez de consolidar derechos, dan privilegios. Y la explicación de García es coherente con el discurso de su partido, siguen tapando la porquería que montaron al crear o mantener un sistema de impunidad para que el ejército o las fuerzas de seguridad actuaran con total “independencia”, impidiendo la fiscalización (necesaria en todo Estado de Derecho); eso sumado a las acusaciones de antipatriotas a todo aquel que no refrende su “especial” discurso.Hasta Luego 😉

    Me gusta

  2. Saludos Godoy,Una vez más diste en el clavo.Les dejo un extracto del editorial de Alvarez Rodrich en Perú21 de hoy 26 de setiembre. Respecto al aclare del ministro de defensa de que “no se defenderá a todos sino solo a aquellos que realmente lo merezcan”. Rodrich dice lo siguiente:”Si se preserva el principio de presunción de inocencia, la defensa debería incluir -lamentablemente- a todos, porque un ministro no es nadie para apropiarse de la función de un juez, quien es, finalmente, el que decide la culpabilidad de un procesado.Asimismo, la defensa judicial que ofrece el Estado debe ser equitativa para todas aquellas personas a las que legalmente les corresponda este derecho. Por ello, ante el planteamiento de algunos ex integrantes de la CVR sobre quién defenderá judicialmente a los parientes de víctimas del terrorismo y violaciones de los derechos humanos, es inapropiada la respuesta del Gobierno en el sentido de que para eso existen los abogados de oficio.¿Por qué los militares y policías no pueden ser defendidos por los mismos abogados que los civiles? Esto implicaría que el Gobierno ofrezca una defensa judicial con dos categorías de abogados: los ‘buenos’ para unos,los ‘malos’ para otros.”

    Me gusta

  3. Un comentario adicional, muchachos, y que actualiza el contenido del post. La norma expedida para la defensa de los militares (y anunciada por Alan con bombos, platillos y ataques a la comunidad de derechos humanos), el Decreto Supremo N° 061-2006-PCM, “amplía” los alcances del D.S. N° 018-2002-PCM para los militares y policias procesados por violaciones a los derechos humanos cometidas durante la lucha antisubversiva en el ejercicio de sus funciones. Pero, dos detalles:1. El D.S. N° 018-2002-PCM fue publicado el 8 de marzo de 2002 (durante el gobierno de Toledo) y brinda la posibilidad de que a todo funcionario o servidor público procesado en la via civil, administrativa o penal, el Estado le pueda contratar un abogado particular. Esta norma no distingue ni establece exclusiones. Es decir, cualquier funcionario o servidor público podía solicitar este beneficio. Y los militares y policías son servidores públicos. 2. Al amparo de esta norma, el 30 de marzo de 2003 el Ministro de Defensa de ese entonces, Aurelio Loret de Mola, aprobó la contratación del abogado Sergio Tapia para la defensa de los marinos procesados por los sucesos ocurridos en el Frontón en 1986. Es decir, no fue necesaria una “norma aclaratoria” para dar asistencia legal a los militares procesados por violaciones a los derechos humanos. En conclusión: o el Ministro Wagner tiene asesores que andan en la luna de Paita, o estamos ante un efectismo tribunero más de Alan García.

    Me gusta

  4. SaludosAcá la cuestión es cuando se considera una actuación dentro de sus funciones y cuando no, y es ahí donde esta norma hace lo mismo que durante el fujimorismo cuando se consideró que la actividad era “las 24 horas del día” y por tanto, todo lo que hiciera un militar en zonas de conflicto pasaba al fuero militar saltándose los ordinarios a la torera.Supongo que acá estamos en las mismas, que situaciones que no comprenderían “las funciones” (el asalto a un penal lo vemos claramente dentro de una orden de actuación y todo eso), como podría ser el ir a por los campesinos de una zona tras un ataque, el día antes, de la base militar. O unos fusilamientos (esto es extrajudicial totalmente, por tanto, fuera de sus funciones). Con esta norma pareciera que estos sujetos ya “entran” en la cobertura legal de la norma con la “ampliación”.Y esto lo digo, que conste en acta, sin leerme los decretos. Pero es la impresión que tengo tras leer un par de noticias sobre el tema.Hasta Luego 😉

    Me gusta

  5. Jomra:Todo indica que más bien ese sería el único argumento que tendría Wagner para justificar que a algunos militares les den defensa y a otros no. Pues de no hacerse la distinción, hasta los del grupo Colina podrían acogerse al beneficio.

    Me gusta

  6. Me parece excelente y extraordianrio el apoyo que el actual gobierno del dr. Alan García Pérez, viene brindando a las Fuerzas Armadas del Perú; ya que por 6 largos años han venido siendo objeto de infundios, maltratos verbales, mitos paranoicos y calumnias infundadas por parte del gobierno del innombrable y del Sr. Paniagua (quien actualmente se encuentra en coma); hacia las gloriosas Fuerzas Armadas del Perú.Es importante el valor histórico del reconocimiento que el actaul gobierno les viene brindando, para poder recordar y saber valorar, que gracias al denuedo, valentía, coraje y tesón con el que fueron a combatir a los primos ideológicos de los caviares, o sea los terroristas; es de un valor invalorable para la historia y el proceso de formación y consolidación de la República.Esos señores militares, a quienes debo mi respeto y admiración, sacrificaron sus vidas en su mayor parte, dejando a sus familias, madres ancianas, hijos y wesposas con tan sólo el fin de velar, proteger y garantizar el respectivo ejercicio del derecho a la legítima defensa, que tiene la sociedad en su conjunto para combatir a esta plaga del mal, llamada terrorismo y todos cuantos pretendan asolapar o crear calumniosos informes en los que se pretenda mancillar el grado de honorabilidad de estos soldados valientes del bien y de la Patria!!!.Es necesario hacer un reconocimiento público a todos aquellos soldados muertos, fallecidos en pleno campo de batalla, y/o ajusticiados por las fuerzas del mal y del demonio, representadas por Sendero Luminoso y el MRTA.s neceasrio tambien recoradar a los militares lisiados que perdieron una pierna, perdieron un brazo, que ahora ya no pueden caminar, coger adecuadamente un objeto porque su brazo fue dislocado o porque quedaron con traumas psicológicos post-combate, es decir después del combate; y a todas sus familias que los supieron apoyar moralmente ty supieron confiar en la gracia y la voluntad de dios Padre Todopoderoso, en que sus hijos, padres, esposos, hermanos; iban a regresar con vida a sus casas con el sólo hecho de compartir con ellos nuevamente su amor, su cariño y su afecto, que tuvieron que postergarlo por el simple hecho postergarlo para defender a unos desconocidos compatriotas suyos, que para nada los conocían pertencientes a la sociedad peruana; pero que por cumplir con su deber moral, patriótico y espiritual, fueron a combatir a las fuerzas de Satanás, de los terroristas, logrando lo que tanto se temía que se podía conmseguir finalmente. Al final logramos vencer al terrorismo con decisión, valentía y coraje con el denuedo de miles de “soldados anónimos”, que perdieron sus vidas luchando en pleno campo de batalla.A todos ellos, soldados anónimos, miembros conspicuos y valerosos de las Fuerzas mi total y absoluto apoyo y reconocimiento por la labor y las acciones emprendidas en el campo de Batalla!!!Viva el Perú!!!Que Vivan nuestras gloriosas Fuerzas Armadas!!!Viva el Perú!!!

    Me gusta

  7. Ahora resulta que ejecuciones extrajudiciales, desapariciones, torturas, violencia sexual contra la mujer o reclutamiento forzado son “infundios, maltratos verbales, mitos paranoicos y calumnias infundadas”. ¿Por qué no son más sinceros quienes dicen estas cosas y aceptan abiertamente su aval a estas prácticas? ¿Por qué la tendencia a confundir a héroes con criminales?¿Por qué el corporativismo con una institución que tiene que aceptar que varios de sus miembros cometieron errores y crímenes?

    Me gusta

  8. Waltercito, si hubieras leído al menos las conclusiones del Informe Final de la CVR, hubieras encontrado esto:39. La CVR señala que las fuerzas policiales tenían el deber de enfrentar a los grupos subversivos que vulneraban los derechos fundamentales de los ciudadanos y reconoce la esforzada y sacrificada labor que sus miembros realizaron durante los años de violencia. Asimismo, rinde su más sentido homenaje al más de un millar de valerosos miembros de las fuerzas del orden que perdieron la vida o quedaron discapacitados en cumplimiento de su deber.53. La CVR reconoce la esforzada y sacrificada labor que los miembros de las fuerzas armadas realizaron durante los años de violencia y rinde su más sentido homenaje a los más de un millar de valerosos agentes militares que perdieron la vida o quedaron discapacitados en cumplimiento de su deber.”Ahora, no por rendir homenaje a los valientes y valerosos, los peruanos vamos a hacernos de la vista gorda frente a quienes cometieron abuso sexual, homicido, tortura, etc.Espero algo hayas entendido Waltercito, porque más no puedo. Ya aprende a leer por ti mismo, digo, no?.

    Me gusta

  9. No hay necesidad de ello amigo aguafiestas, porque yo ya he leído dicho informe y por eso es que tengo la autoridad moral de acusarlo y hablar de esa forma al respecto.El informe final de la CVR, es un informe espurio y bastardo desde su origen y su nacimiento.

    Me gusta

  10. Y quien va a estar perdiendo su tiempo en leer esos 9 tomos llenas de pura basura de sesgos ideológicos????Simplemente me he leído las conclusiones para poder estar informado de sus posturas y posición ideológicas, respecto a la lucha antisubsersiva.

    Me gusta

  11. Concuerdo con WV: El informe final de la CV contiene un planteamiento fundamentalmente ideológico. En tal sentido, es un documento que observa la realidad desde un ángulo particular, lo cual lo convierte en un documento incompleto (ojo, incompleto) y básicamente político. Nadie pedía un 100% de objetividad sino más pluralidad y visiones distintas.

    Me gusta

  12. Exactamente mi querido “usuario anónimo”, el informe de la CVR, tiene un contenido mayoritariamente sesgado, parcializado, cargado absoluta y totalmente con un planteamientomeramente ideológico, y totlamente mediocre en su planteamiento en cuanto a la solución de dichos problemas de la inclusión social, del racismo y la violencia de la subversión.Así que si queremos realmente saber la verdad de lo que realmente sucedió en esos veinte años, tendremos que realizar un nuevo Informe Objetivo de la Realidad Peruana en la Lucha contra la Subversión (1980-200), y no denominarlo Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, como le puso Paniagua, al cual Toledo le agregó el calificativo de Reconciliación; ya que suena muy cursi y poco objetivo; ya que la “verdad”, es simplemente la “verdad” de esos comisionados, donde han depositado sus criterios, sus ideas y sobre todo parcialidad ideológica; y si no pregunten cuál es el pasado político de los actuales ex-comisionados, todos absolutamente todos han estado vinculados ha partidops políticos de izquierda, que como fracasaron políticamente, perdieron y no ganaron políticamente, se areciclaron, se agruparon y se reunieron en estas dichosas ONGS de Derechos Humanos;.A quien se han creido que van a venir a engañar, ellas sólo engañaran a los incautos o gente de buena fe o de poca verguenza que no analizan las cosas desde un ambito mas profundo, desde el punto de vista político por ejemplo.Así que es necesario que no hagamos caso de esta izquierda reciclada, manteniendo con firmeza y convicción nuestros propios criterios, para beneficio de las mayorías de la sociedad peruana. Saludos, Walter Villegas

    Me gusta

  13. Walter, Walter, Walter… mira no me pidas que te siente en mis rodillas para leerte una a una las conclusiones del Informe Final de la CVR. Es algo que deberías hacer por tí mismo.Tú admitiste que no lo habías leído porque no podías perder el tiempo(quién sabe, estarías ocupado escribiendo sobre Fidel),pero haz un esfuerzo, vamos. Dime una línea, una sola, donde tú consideres que exista sesgo ideológico. Si no lo haces, vas a quedar como un perfecto troll, eh.

    Me gusta

  14. A ver amigo aguafiestas ahí te va una joyita, en el informe de la CVR, por qué no mencionar con la total exactitud de las palabras y tal cual se lo merecen las hordas terroristas; por qué las tratan como PCP-SL o sea Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso; y no los catalogan tal cual son, una organización criminal con fines políticos cuyos actos devinieron en terroristas que utilizaba métodos delicitivos para vulnerar los derechos fundamentales de las personas contemplados en la Constitución Política del Perú de 1993 y los Derechos Humanos de las personas, contemplados en los Convenios y Pactos internacionales sobre Derechos Humnanos. Hay que decir las cosas tal cual son, colocando acertadamente los puntos sobre las íes cuando es justo y neceasrio; porque cuando no se mencionan explícitamente deja un tufillo o un aire de que dolosamente o intencionalmente se están ocultando las cosas y me remito simplemente a este viejo adagio popular: “El que calla, otorga”; y los ex-comisionados al callarse y no condenar de esa forma los actos terroristas, simplemente los estás haciendo pasar por agua tibia, y eso hace que su condena moral y social, disminuya al no plasmarle de manera positivista, en dicho documento. Así que hay que decirle a los señores de Sendero Luminoso y del MRTA……TERRORISTAS, CRIMINALES POLITICOS QUE COMETIERON DELITOS DE LESA HUMANIDAD QUE ATENTARON CONTRA LA LEGALIDAD, EL ESTADO DE DERECHO, EL ORDEN Y LA TRANQUILIDAD PUBLICOS, QUE ATENTARON CONTRA BIENES DE DOMINIO PUBLICO Y PRIVADO, QUE SON CRIMINALES DE GUERRA PORQUE LO QUE HUBO ENTRE SENDERO LUMINOSO, EL MRTA CONTRA EL ESTADO FUE UNA GUERRA DE BAJA INTENSIDAD O GUERRA INTERNA, Y QUE EL ESTADO EN USO Y POSTESTAD DE SU DERECHO A LA LEGITIMA DEFENSA, ENVIO A SUS FUERZAS MILITARES PARA COMBATIR A ESTAS FUERZAS TERRORISTAS, DE CORTE PARAMILITAR, PARA PRESERVAR LOS DERECHOS HUMANOS QUE HABIAN SIDO VIOLADOS Y VULNERADOS A LA SOCIEDAD PERUANA.Esa es la verdad de las cosas, así de contundente y tajante tenía que haber sido el informe final de la CVR, y no tratarlos como simples y meros delincuentes comunes, como unos revolucionarios que por su vocacion dservicio y sensibilidad social ante la injusticia social se levantaron en armas contra el abuso y prepotencia del estado; bueno eso es lo que te da a entender el dichoso informe de la CVR.Esa es la verdad de la milanesa, mi querido amigo Aguafiestas, las cosas hay que decirlas tal cual son y no quedarse callados haciendo mutis mutandio de lo que realmente sucedió en esos 20 años trágicos en la vida y la historia republicana de nuestro querido y amado país.Es por ello que considero que el Informe de la CVR es una total y completa basura informativa de 9 tomos, al que califico de sencillamente mediocre por callar las cosas y no llamarlas por su nombre como deben ser las cosas.Hasta la vista.

    Me gusta

  15. Walter no me dejas más remedio que tener que reproducir algunas de las conclusiones del Informe Final, pero por el amor de Dios, leélas muchacho!!!! (si pongo todas corro el riesgo que no leas nada)12. La CVR considera que la causa inmediata y fundamental del desencadenamiento del conflicto armado interno fue la decisión del PCP-SL de iniciar la lucha armada contra el Estado Peruano, a contracorriente de la abrumadora mayoría de peruanos y peruanas, y en momentos en que se restauraba la democracia a través de elecciones libres.13. Para la CVR, el PCP-SL fue el principal perpetrador de crímenes y violaciones de los derechos humanos tomando como medida de ello la cantidad de personas muertas y desaparecidas. Fue responsable del 54 por ciento de las víctimas fatales reportadas a la CVR. Esta cuota tan alta de responsabilidad del PCP-SL es un caso excepcional entre los grupos subversivos de América Latina y una de las singularidades más notorias del proceso que le ha tocado analizar a la CVR.14. La CVR ha comprobado que el PCP-SL desplegó extremada violencia e inusitada crueldad que comprendieron la tortura y la sevicia como formas de castigar o sentar ejemplos intimidatorios en la población que buscaba controlar.15. La CVR ha encontrado que el PCP-SL fue en contra de las grandes tendencias históricas del país. Poniendo en práctica una férrea voluntad política, se expresó como un proyecto militarista y totalitario de características terroristas que no conquistó el apoyo duradero de sectores importantes de peruanos.16. La CVR considera que el PCP-SL sustentó su proyecto en una ideología de carácter fundamentalista, centrada en una rígida preconcepción del devenir histórico, encerrada en una visión únicamente estratégica de la acción política y, por tanto, reñida con todo valor humanitario. El PCP-SL desdeñaba el valor de la vida y negaba los derechos humanos.20. La CVR ha constatado características terroristas del PCP-SL que se desplegaron desde un comienzo a través de ajusticiamientos realizados con sevicia, prohibición de entierros y otras manifestaciones delictivas, incluido el uso de coches-bomba en las ciudades.21. La CVR encuentra asimismo un potencial genocida en proclamas del PCP-SL que llaman a pagar la cuota de sangre» (1982), «inducir genocidio» (1985) y que anuncian que «el triunfo de la revolución costará un millón de muertos» (1988). Esto se conjuga con concepciones racistas y de superioridad sobre pueblos indígenas.26. La CVR ha constatado que la violencia extrema practicada por el PCP-SL en las localidades rurales de los andes se extendió también a los centros urbanos. Lima y otras ciudades fueron también escenarios complementarios y sufrieron sabotajes, asesinatos selectivos, paros armados y actos terroristas, especialmente bajo la modalidad de coches-bomba.28. La CVR señala que, por la generalidad y sistematicidad de estas prácticas, miembros del PCP-SL, y en especial su dirección nacional y su denominada jefatura, tienen directa responsabilidad en la comisión de crímenes de lesa humanidad en el marco de ataques armados contra la población civil, cometidos a gran escala o bien como parte de una estrategia general o planes específicos. Del mismo modo, estas conductas constituyen, a juicio de la CVR, graves infracciones a los Convenios de Ginebra, cuyo respeto era obligatorio para todos los participantes en las hostilidades.5 La perfidia con la que ac-tuó el PCP-SL en el terreno, escudándose en la población civil, evitando el uso de distintivos y atacando a traición, entre otros métodos similares como el recurso a acciones terroristas, constituyó un calculado mecanismo que buscaba provocar reacciones brutales de las fuerzas del orden contra la población civil, con lo que se incrementaron en una forma extraordinaria los sufrimientos de las comunidades en cuyos territorios se llevaban a cabo las hostilidades29/30. La CVR encuentra la más grave responsabilidad en los miembros del sistema de dirección del PCP-SL por el conflicto que desangró a la sociedad peruana, por los siguientes elementos:• Por haber dado inicio a la violencia en contra del sentimiento abrumadoramente mayoritario de la población;• por haber planteado su lucha contra la democracia peruana con una estrategia sanguinaria;• por las prácticas violentas de ocupación y control de territorios rurales y poblaciones campesinas con un alto costo en vidas y en sufrimiento humano;• por su política de genocidio mediante actos de provocación al Estado;• por su decisión de proclamar el llamado equilibrio estratégico que acentuó el carácter terrorista de sus acciones.”Pero para tí eso es una basura, imagino que para los senderistas también lo es.

    Me gusta

  16. Sólo dos comentarios.Al igual que Walter (y creo que la gran mayoría), tampoco leí el texto completo del informe de la CVR. No lo necesito: Viví los días de Sendero Luminoso, y la dureza de esa realidad pulveriza radicalmente los elegantes intentos del mero ejercicio intelectual y refinado del informe antes mencionado. Una vez más, copiamos mal el producto extranjero.En segundo lugar, es curioso ver cómo en todas las citas que el aguafiestas copió para nuestra lectura, el sesgo políticamente correcto y abiertamente ideológico nos golpea como un contundente upper cut: La continua alusión a Sendero como “El Partido Comunista”… esa sutil manera de integrarlos a la vida política no es más que la puerta abierta a su destilamiento e impunidad. Más allá de la nomenclatura y ansias frustradas de reordar a sus distantes padres orientales, era un grupo de asesinos.

    Me gusta

  17. Claro…!!!! Los llaman genocidas, sanguinarios, violadores de DDHH, perpetradores de crímenes, realizadores de sabotajes, asesinatos selectivos, paros armados y actos terroristas… porque buscan una “sutil manera de integrarlos a la vida política”.Ja ja ja…Estas peor que Walter, definitivamente.

    Me gusta

  18. Cachosito eres, bactracio de alcantarilla y aguadito de caviar.Es evidente que tú tampoco has leído el mamarracho y esperpéntico informe de la CaViaR.A continuaciób voy a realizar un breve análisis interpretativo de lo que realmente has dicho, o sea como diría Charly Ferrero Costa, vamos a hacer una “TRADUCCION”, a la miseria de palabras que has vomitado en tu anterior comentarioTú dices lo sgte, respecto al “DEFORME de la CaViaR”: Que según el punto sgte de la CaViaR:21. La CVR encuentra asimismo un potencial genocida en proclamas del PCP-SL que llaman a pagar la cuota de sangre» (1982), «inducir genocidio» (1985) y que anuncian que «el triunfo de la revolución costará un millón de muertos» (1988). Esto se conjuga con concepciones racistas y de superioridad sobre pueblos indígenas.Tú dices que en el “Deforme”, los llaman genocidas.TRADUCCION: Los CaViaRes dice “inducen al genocidio” Además el “deforme” dice que se les encuentra un “potencial genocida, en las proclamas de SL”, cuando no sólo fueron las proclamas un potencial genocida; sino que los actos de Sendero Luminoso, fueron total y absolutamente genocidas, por lo que se convierten en actos terroristas, que deben ser sentenciados como crímenes de lesa humanidad.14. La CVR ha comprobado que el PCP-SL desplegó extremada violencia e inusitada crueldad que comprendieron la tortura y la sevicia como formas de castigar o sentar ejemplos intimidatorios en la población que buscaba controlar.Tú dichoso “deforme” dice que el PCP-SL,(cuando de facto debería decir la organización criminal y genocida, Sendero Luminoso)cometieron extremada violencia e inusitada crueldad que comprendieron la tortura y la sevicia, como formas de castigar o sentar ejemplos intimidatorios en la población que buscaba controlar……Nada más??? Nada más que simples actos de crueldad y de sevicia (para que te entre tu cabezita, la sevicia es un acto de crueldad o de violencia doméstica, es decir cuando tu papito le pega tu mamita o cuando tu mamita le pega a tu papito, o cuando ellos te dan tu “tas tás”, o sea un par de palmazos o chicotazos en tu potolín, claro esto ocurrirí si es que se presentaran estos hechos de violencia doméstica en tu familia nuclear). Dime tú, aguafiestas, y dónde quedan los miles de crímenes de guerra de estos repudiables criminales, dónde están los asesinatos, muertes y torturas psicológicas de miles de madres campesinas en Ayacucho, Huancavelica y otra zonas altonadinas del país, al observar que sus bebés eran descuartizados como el pollo que tú compras en el mercado, al abrir a estos nenes de piernas y “zás”, matándolos como si fueran cualquier animal, al desgarrar sus miembros. Dime tú explicame esta situación, por qué se le olvidó al deforme todos estos casos y hechos de la vida real??? o es que habrán estado estreñidos los señores de la secta, consumiendo harto champagne, caviar y frambuesa???El “deforme” dice: La CVR encuentra la más grave:• por haber planteado su lucha contra la democracia peruana con una estrategia sanguinaria;TRADUCCIÓN: El “deforme” de la “CaViaR”, sí utiliza la palabra “sanguinaria”, pero ojo, ojito, tranquilito mi pescadito; escucha bien, abre bien los ojos, anda toma tu raíz de valeriana para que te puedas relajar, y puedas entender lo que te voy a decir: sí es cierto, el “deforme” utiliza la plabra “sanguinario”, pero no para referirse a los individuos integrantes de esta mafia y corporación criminal de alto vuelo, tampoco aluden o hacen referencia a los actos delictivos, que realizron en la realidad material y objetiva, o sea el “deforme” no admite, sino que se calla, haciendo mutis mutandi; respecto a que los terroristas, cometieron ACTOS SANGUINARIOS, QUE CONFORMAN CRIMENES DE LESA HUMANIDAD.Es claro que el “deforme” hace una abstracción y un deslinde intelectualoide, al momento de hacer una distinció entre el “Partido Comunista del Perú” (PCP) y su denominada estrategia; lo que conlleva a las siguientes consecuencias, que el PCP-SL, sólo tendría que cambiar o modificar su estrategia, para integrarse de manera total y plena a la vida política del país, dentro del sistema constitucional y democrático de Derecho; lo que posee un contrasentido; ya que según tu dichoso “deforme”, ellos combaten al sistema democrático.El error de fondo es que Sendero Luminoso, no es un Partido Político, sino que constituye un Ejército paramilitar, que sin su estrategia criminal, delictiva y sanguinaria; no tiene ningún fundamento ni razón alguna para poder subsistir, ni existir.Ahora con esa pretensión del “deforme”, se le estaría disminuyendo moralmente, socialmente y obviamente, jurídicamente, la situación legal de Abimael Guzmán y CIA, pasando de ser un criminal de guerra a un perseguido político.En consecuencia, el “deforme”, equipara los crímenes de lesa humanidad (“estrategia”, para los caviares); como una forma de acción más a seguir que tienen los partidos dentro de un sistema constiucional y democrático de Derecho.Espero que todo lo que te he comentado en este pequeño espacio virtual, quede bien grabadito en tu cerebrito. AMEN (por si no loentiendes “amicu”, ASI SEA).Hasta la vista, baby.

    Me gusta

  19. Absolutamente alucinante tu “interpretación auténtica”. Pero creo que darte de bruces con la realidad te ha dejado un tanto malhumorado, por decir lo menos.A ver waltercito, vayamos al mataburros (sin alusiones, eh)Real Academia Españolawww.rae.esinducir. (Del lat. inducĕre). 1. tr. Instigar, persuadir, mover a alguien. 2. tr. ocasionar (//ser causa). sevicia. (Del lat. saevitĭa). 1. f. Crueldad excesiva. 2. f. Trato cruel. ¿lesa humanidad?28. La CVR señala que, por la generalidad y sistematicidad de estas prácticas, miembros del PCP-SL, y en especial su dirección nacional y su denominada jefatura, tienen directa responsabilidad en la comisión de crímenes de lesa humanidad en el marco de ataques armados contra la población civil, cometidos a gran escala o bien como parte de una estrategia general o planes específicos. Del mismo modo, estas conductas constituyen, a juicio de la CVR, graves infracciones a los Convenios de Ginebra, cuyo respeto era obligatorio para todos los participantes en las hostilidades.5 La perfidia con la que ac-tuó el PCP-SL en el terreno, escudándose en la población civil, evitando el uso de distintivos y atacando a traición, entre otros métodos similares como el recurso a acciones terroristas, constituyó un calculado mecanismo que buscaba provocar reacciones brutales de las fuerzas del orden contra la población civil, con lo que se incrementaron en una forma extraordinaria los sufrimientos de las comunidades en cuyos territorios se llevaban a cabo las hostilidades.Lo demás resulta ininteligible, wWltercito. Tus lecturas diarias de Expreso han comenzado a hacer mella. Si te calmas un poco y ordenas tus ideas te puede salir algo mejor.Algo más: Dos y dos son cuatroVamos, haz tu interpretación auténtica y dime que son cinco.

    Me gusta

  20. Una aclaración:”Se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpretados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal: a) Matanza de miembros del grupo; b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo; c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; d) Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo; e) Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo.”Convención para la prevencion y sancion del delito de genocidio.De acuerdo a esto, la CVR concluyó que se podía hablar de potencial genocida en SL, pero que solo podría configurarse tal delito en el caso de los ashaninkas (Revisen el tomo VI, en la parte sobre “la violacion de derechos colectivos”) donde SL sí tuvo la intención de exterminar a esta población. Los otros casos configuran crimenes de lesa humanidad y/o violaciones al derecho internacional humanitario. Revisen sus manuales de Derecho, muchachos.

    Me gusta

  21. Aclaración 2: Sobre el carácter de partido político de SL, basándome en la explicación que dio Salomón Lerner Febres, en junio de 2002, al Congreso sobre este tema. – “Ser partido político ni es garantía de pureza democrática. Afirmar que Sendero Luminoso es una organización política no es una blasfemia ni una estupidez. Es una verdad de Perogrullo, indispensable sin embargo para conocer adecuadamente a dicho grupo y poder enfrentarlo no solo en el terreno policial y militar sino también en el terreno político e ideológico, un terreno que las elites políticas han descuidado clamorosamente en las ultimas décadas, a pesar de ser el ámbito en el cual les corresponde dar la batalla por difundir valores democráticos y combatir ideas totalitarias”.- “La Comisión no esta aquí para otorgar calificativos, denominaciones o justificaciónalguna a ningún grupo, aunque si lo hará respecto a sus conductas, en cuanto impliquen responsabilidad activa o pasiva en los crímenes y violaciones a los derechos humanos. Se entiende como institución estatal con sentido nacional y por ello seadscribe – como ni puede ser de otro modo – a la labor de fortalecimiento de la democracia constitucional”.- “Desde el punto de vista fáctico, de la pura realidad, efectivamente puede definirsecomo organización o partido político a aquella pugna por llegar al poder y, desde él,gobernar para transformar la realidad según sus propuestas. En esta definición no hay prescripción alguna sino mas bien el intento de describir adecuadamente una organización determinada. Negar el carácter político de una organización que intenta llegar al poder y gobernar implica desconocer la naturaleza de las cosas”.”En suma:1. Partido político es:Una organización basada en una ideología y que procura la conquista del poder.Ideología + ideario / programa + plan de acción = partido político2. En la caracterización general hay partidos democráticos y partidos totalitarios. Losprimeros reconocen otros partidos, los segundos no reconocen “las reglas de partidos” características de los regímenes democráticos.3. La estrategia de algunos partidos totalitarios puede ser criminal si el objetivo es laeliminación física de opositores. No todos los partidos totalitarios son criminales. Pero sí debemos recordar que los peores crímenes de lesa humanidad fueron cometidos por partidos u organizaciones políticas. El partido nacional socialista de los trabajadoresalemanes, el partido italiano, el Partido comunista de Kampuchea, el cual incluso aún después de su derrocamiento por la invasión vietnamita, mantuvo por largos años su sitio en las Naciones UnidasEn busca del poder: innumerables ejemplos, como SL, que buscan la creación de un “nuevo estado” intentando destruir el orden legal y político existente apelando adiversos métodos, especialmente de terror.4. Partido político no es sinónimo de legalidad: pueden haber partidos ilegales por decisión de quienes detentan el poder aplicando normas jurídicas especificas del país.”.- Finalmente, Lerner llega a citar hasta a las FFAA. Por favor revisar los siguientes párrafos:”En primer lugar, quiero referirme a una publicación que no es ni de la Comisión de la Verdad y Reconciliación ni de ningún grupo político u organización no gubernamental. Me refiero al manual “Subversión: ideología y Doctrina”, producido y editado por el Ministerio de Defensa en 1996. En dicho documento se sintetiza la estrategia antisubversiva de las Fuerzas Armadas, incluyendo una evaluación de lo que se considera el enemigo interno, vale decir, las organizaciones subversivas. En dicho texto se señala, a propósito de los objetivos de Sendero Luminoso que las ideas que este grupo sostiene se hacen “para diseñar los objetivos y las políticas que debe regir el Partido Comunista del Perú Sendero Luminoso” (página 30).Este texto no es una publicación marxista. Es un texto oficial de nuestras Fuerzas Armadas, en donde ellas realizan una análisis franco y abierto de la naturaleza del enemigo, pues – como se ha demostrado en múltiples ocasiones –es fundamental educar en doctrina antisubversiva a fin de asegurar la eficacia de la lucha contra lamisma subversión.Ese manual señala, en su página 30, que el objetivo de la subversión de Sendero Luminoso es “la obtención del poder como medio para llegar a la revolución mundial comunista”. Es decir, este texto oficial de nuestras Fuerzas Armadas considera al PCP –SL como parte del Movimiento Comunista Internacional. Este análisis, obviamente, asigna a Sendero Luminoso una organización basada en una ideología y un programa, así como una estrategia violentista para llegar al poder. Una organización de estascaracterísticas es política.Sin embargo, los métodos y las estrategias, así como los fines que persiguen, no pueden llevarnos a decir de ninguna manera que Sendero Luminoso forma parte de lospartidos políticos democráticos.A mayor detalle, vuelvo a citar este manual militar. Refiriéndose a la ideología adoptada por Sendero Luminoso señala: “es una organización político – militarencuadrada en el marxismo – leninismo – maoísmo” (página 15)- Y para concluir, Lerner indica que:”Galdos o pondecos, las organizaciones subversivas tiene una naturaleza particular queno desaparecerá simplemente porque alcemos la voz o porque nos trabemos en competencias de palabras gruesas. Nuestro deber – el de la Comisión de la Verdad yReconciliación y también, permítame recordarlo con todo respeto, el de los representantes de la Nación – es conocer mejor la profundidad del fenómenosubversivo, que nosotros rechazamos por sus métodos violentistas”.(El documento completo lo pueden ver en: http://www.pucp.edu.pe/idehpucp/docs/rec3_210606.pdf).

    Me gusta

  22. Aclaración 3: Sobre el tema la posibilidad de que SL pueda ser legalizado o avalado en sus prácticas. La CVR, en el tomo IX, señaló lo siguiente:”En cuanto a “la solución política y la democratización de la sociedad,” conviene señalar que ambos temas se vinculan estrechamente. El PCP-SL pide una solución política y no militar para enfrentar su derrota en el proceso de la reconciliación nacional. Sin embargo, el PCP-SL no plantea que, para la solución que propone, se requiera la renuncia absoluta a la violencia y la lucha armada como instrumentos de la acción política. La verdadera solución política al conflicto no es la que propone una “amnistía política” de los presos que participaron en el conflicto. Mientras que el PCP-SL no haga un reconocimiento público de su renuncia a la violencia como método de su accionar político, está manifestando que su propuesta de reconciliación no está fundada en el interés de la sociedad y de la nación, sino que sigue anclada en sus intereses de grupo. El PCP-SL ha convertido a la violencia y el terror en parte indesligable de su existencia, y por ello la renuncia que se exigiría a dichos métodos significaría en el fondo solicitarle al PCP-SL que se niegue a sí mismo. Hay que distinguir, sin embargo, entre la organización misma y sus militantes, los cuales, una vez que hayan pagado su deuda con la justicia – si ése fuere el caso – podrán, como cualquier ciudadano, hallarse expeditos para ejercer sus derechos dentro de una sociedad que encuentra que la política es incompatible con la violencia. En relación al “proceso de democratización de la sociedad,” él sólo se dará en la medida en que todas las fuerzas políticas y democráticas del país asuman la tarea de fortalecer la democracia sin recurrir a la violencia. Será en función de la democratización, y por ella, que podrá darse el auténtico proceso de reconciliación y solucionarseel conflicto armado con los remanetes del senderismo que todavía existen en el Perú. El PCP-SL se ha puesto fuera de la ley y de la construcción democrática del país”. (IF CVR, Tomo IX, página 44 y 45).

    Me gusta

  23. Ultima aclaración: Para que vean que la CVR le da la mayor responsabilidad a SL, vean este párrafo del Tomo II. “El Partido Comunista del Perú conocido como Sendero Luminoso (PCP-SL) es una organización subversiva y terrorista que en mayo de 1980 desencadenó una guerra contra el Estado y la sociedad peruanos. A lo largo de ese conflicto, el más violento de la historia de la República, el PCP-SL cometió crímenes de extrema gravedad que configuran delitos de lesa humanidad y se constituyó en el principal culpable del alto número de víctimas producido. La Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) ha constatado que el PCP-SL fue responsable del 54% de las muertes y desapariciones que le fueron reportadas durante su investigación y, sobre la base de los cálculos realizados, estima que la cifra total de víctimas fatales ocasionadas por dicha organización asciende a 31, 331 personas”. (IF CVR, Tomo II, página 25). Concluyo el tema con una reflexión. Tanto Walter como el anónimo sólo han hecho referencia a la responsabilidad de SL, la cual, como sabemos y como ha confirmado la CVR, fue la mayor en el conflicto. Sin embargo, quedarse solo en los calificativos y no entender el fenómeno de la violencia de manera más compleja (con todas las cuestiones etnicas y de género que tuvo y las manifestaciones de exclusión que llevó consigo) es solo ver un árbol en un amplio bosque. Por lo demás, me extraña que en ningún párrafo no hagan alusión a aquellas violaciones a los derechos humanos que cometieron algunos miembros de las FFAA y Policía. No por negar la realidad 60,000 veces ésta va a cambiar.

    Me gusta

  24. Parece que alguien perdio los cabales. pero bueno, era esperable…Al margen de la ferrea defensa a Lerner y compania (quienes parecen ser infalibles), creo que la gran mayoria esta de acuerdo con el caracter terrorista del ejercito comunista, y la necesidad de combatirlos… si quieren lucha, tendran lucha.Seria interesante que, aunque sea por puro ejercicio, quienes dicen haber leirdo todo el informe hagan una (auto)critica y, si en un arfranque de generosidad nos ofrecen sus discrepancias, mejor todavia.

    Me gusta

  25. Sres Caviares:Ya me quedó bien en claro una cosa, que viene a ser lo siguiente:Ustedes caviares aunquwe no lo quieran reconocer ni aceptar, por rechazo y repudio social que puedan tener sus convicciones; queda muy en claro que ustedes si bien es cierto no tienen el mismo planteamiento ideológicom, ustedes comparten una admiración y afecto escondido a las fuerzas “justas”, “revolucionarias” y “sociales” de Sendero Luminoso; de manera muy particular y singular a como el antiguo Alan García, en su etapa de juventud reconocía en las fuerzas paramilitares del MRTA, a “verdaderos revolucionarios y luchadores sociales”, liderados por su amiguísimo Víctor Polay Campos; cosa que ya quedó en el pasado.sean más honestos, francos y sinceros en reconocerlo; así podremops determinar la nobleza de su espíritu en vez de star pasnado por agua calientwe, todos esos hechos criminales y repudiables, ejecutados por las fuerzas criminales de Sendero Luminoso y del MRTA. Así que si ustedes no entienden de buenas razones, ya entenderán en su debido momento, con buenas acciones. He dicho!!!

    Me gusta

  26. Sres Caviares:Ya me quedó bien en claro una cosa, que viene a ser lo siguiente:Ustedes caviares aunquwe no lo quieran reconocer ni aceptar, por rechazo y repudio social que puedan tener sus convicciones; queda muy en claro que ustedes si bien es cierto no tienen el mismo planteamiento ideológicom, ustedes comparten una admiración y afecto escondido a las fuerzas “justas”, “revolucionarias” y “sociales” de Sendero Luminoso; de manera muy particular y singular a como el antiguo Alan García, en su etapa de juventud reconocía en las fuerzas paramilitares del MRTA, a “verdaderos revolucionarios y luchadores sociales”, liderados por su amiguísimo Víctor Polay Campos; cosa que ya quedó en el pasado.sean más honestos, francos y sinceros en reconocerlo; así podremops determinar la nobleza de su espíritu en vez de star pasnado por agua calientwe, todos esos hechos criminales y repudiables, ejecutados por las fuerzas criminales de Sendero Luminoso y del MRTA. Así que si ustedes no entienden de buenas razones, ya entenderán en su debido momento, con buenas acciones. He dicho!!!

    Me gusta

  27. Compartir admiración por un criminal no es mi estilo, ni mucho menos. Por el contrario, Guzmán me parece una de las personas más abominables que ha existido en el Perú. La CVR en ningún momento avaló sus conductas, ni les concedió carácter “revolucionario”. Por el contrario, las consideró como contrarias al avance de la democracia en el Perú. Como dije antes, lee el Informe completo, para que te liberes de prejuicios. Pero, ya que hablamos de admiraciones por criminales, que me dices de las tuyas por Pinochet o Fujimori.

    Me gusta

  28. Que graciostito eres godoycito!!!Deja de hacerme reir y dile mas bien a tu amiguita susanita villaran, que apoye a sus amigo caviar Gino Costa, ya que necesita de mucha ayuda para que pueda salir electo alcalde de Lima, ya que ni el gordo Andrade, lo apoya; a peasr de que postrula por la lista de “Somos Puré”, perdón….”Somos Perú”; perdón es así como se llamba la agrupaciónm política del Gordo sabrsoó, no???

    Me gusta

  29. Sí pues “Somos Puré”, así era como lo llamaba tu respetadísimo gordo Bressani por órdenes de Montesino. Waltercito, sigues añorando la prensa basura, no?

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s