TOLEDO: BALANCE FINAL

No es una tarea fácil hacer el balance de un periodo de 5 años. Muchas cosas se quedarán sin duda en el tintero y, muy probablemente, todos tengamos opiniones distintas sobre lo que ocurrió en el quinquenio que culmina este viernes. Pero haremos el intento de hacer un juicio severo y, a la vez, desapasionado de lo que ocurrió durante la presidencia de Alejandro Toledo.

PARENTESIS PARA LA REFLEXION

Quisiera comenzar por una reflexión personal. Días antes de que comenzara el periodo gubernamental, en los canales de televisión se propaló un spot publicitario en el que situaciones de la vida cotidiana eran presentadas junto a frases que representaban lo que, en ese entonces, se decía de la política:
– Ya no hay dictadura (mientras una persona cerraba el paso con su auto a otro)
– Ya no hay violaciones a los derechos humanos (mientras una persona roba su cartera a una señora)
– Ya no hay impunidad (mientras un conductor soborna a un policía).
El comercial culminaba con unas palabras que, a decir verdad, eran todo un mensaje a la Nación en sí mismas: Para que el país cambie, sólo falta que cambiemos nosotros.

Una pregunta que deberíamos hacernos es: ¿cuánto hemos hecho, cada uno de nosotros, para que el país cambie durante estos cinco años?

Ahora sí, entremos en materia.

DEMOCRACIA, INSTITUCIONALIDAD Y DERECHOS HUMANOS: ENTRE EL RESPETO Y LAS REFORMAS QUE DEJARON DE HACERSE:

Uno de los principales activos del Presidente Toledo es su respeto por las instituciones democráticas. Salvo algunos incidentes menores, no han existido mayores contratiempos en las relaciones que ha tenido con los otros poderes del Estado y los organismos constitucionalmente autónomos. Toledo no intervino en el Poder Judicial y no ha existido, como algunos desprevenidos alegan, una “persecución política” en contra de nadie. Además, ha celebrado elecciones libres, justas y transparentes, donde fue elegido como su sucesor Alan García Pérez.

Este hecho, que en otros países sería algo natural, es un logro en el Perú. Nuestra historia ha estado plagada de dictadores y de presidentes que, elegidos por el voto popular, vulneraron la Constitución en múltiples oportunidades.

Toledo tuvo que enfrentar, sin embargo, la precariedad de su bancada parlamentaria. Más de 300 proyectos de ley fueron observados por el Presidente, muchos de los cuales fueron propuestos por los miembros de su bancada. Las disputas internas dentro de su grupo político – muchas de las cuales alcanzaron ribetes de escándalo – minaron la credibilidad presidencial.

Toledo ha respetado la libertad de expresión, derecho ejercido con total libertad durante este periodo, incluso con excesos e insultos contra el propio Presidente. La prensa se convirtió, como no lo hizo durante la década pasada – algunos por convicción, otros por miedo, la mayoría por venta de línea editorial – en un ente fiscalizador. Pero, en ocasiones, pareció concentrarse demasiado en los gestos antes que en las acciones (u omisiones) de gobierno.

Otra diferencia con buena parte de sus predecesores es el respeto que el régimen tuvo frente a los derechos humanos. Recordemos que los gobiernos de Belaúnde y García (en su primer periodo) toleraron violaciones contra los derechos fundamentales de los peruanos, mientras durante el fujimorato no solo se toleraron sino que también se cometieron desde la estructura del Estado. Merece destacarse, además, la aprobación del Plan Nacional de Derechos Humanos.

Sin embargo, creemos que Alejandro Toledo, más allá de las palabras, olvidó que su labor, como Presidente de una transición democrática, era iniciar y consolidar un conjunto de reformas institucionales que permitieran asegurar al país, al cabo de 5 años, una democracia más sólida.

Si bien se iniciaron algunas transformaciones en la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas – instituciones maltratadas durante el régimen fujimorista – estas no permanecieron en el tiempo por la salida de sus impulsores de los Ministerios que las encabezaban: Fernando Rospigliosi, Gino Costa y Aurelio Loret de Mola.

En lo que respecta al Poder Judicial, si bien se tuvo la voluntad política de crear la Comisión Especial para la Reforma Integral de la Administración de Justicia (CERIAJUS), no se implementaron sus recomendaciones, algunas de las cuales competían al Poder Ejecutivo.

Si bien debe reconocerse que el gobierno respaldó – en el discurso y con recursos – la labor de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, tuvo una incomprensible lentitud en la implementación de sus recomendaciones, en particular, de las reformas institucionales planteadas por este grupo de trabajo. En general, el gobierno careció de un real entendimiento de lo que estas recomendaciones planteaban: los requisitos para la consolidación de una democracia a largo plazo en el Perú y no meros programas sociales focalizados.

En lo que respecta a la lucha contra la corrupción, no se apreció una política integral sobre la materia ni se tuvo el apoyo político (y presupuestal) requerido. No sin sobresaltos, los procuradores anticorrupción han cumplido, en términos generales una muy buena labor. Pero el gobierno no implementó la Iniciativa Nacional Anticorrupción propuesta durante el gobierno de Paniagua, ni se hizo un deslinde claro con algunos parlamentarios de la bancada oficialista que hacían primar sus intereses particulares por sobre los del país y la transparencia. Jorge Mufarech es el caso más clamoroso.

Esta carencia de espíritu reformista es lo que no hace a Toledo un gran presidente (a despecho de lo que Garavito y Sheput digan por calles y plazas). A ello se sumó una conducta errática referente a gestos – como el sueldo presidencial, el reconocimiento de su hija, o la carencia de críticas hacia sus hermanos que cometían incidentes pasibles de investigación penal, o los constantes gazapos de la Primera Dama – que poco ayudaron a que la institución presidencial recuperara el prestigio perdido durante los noventa.

A esto se sumó el hecho de que un grupo de parlamentarIos de la oposición y un sector de la opinión pública pidieran la vacancia presidencial sin que existiera un motivo de fondo o causal para ello. Esto debilitó al gobierno a tal grado que su vocación reformista se diluyó rápidamente.

Finalmente, el gobierno supo capear con cierto éxito la asonada de Andahuaylas, donde Antauro Humala tomó una comisaría para obligar al gobierno a renunciar. Ello acabó con la detención de Humala y sus seguidores por rebelión contra el Estado democrático. Lamentablemente, perdieron a vida 6 personas, entre ellas 4 policías.

REFORMA DEL ESTADO Y DESCENTRALIZACION: RETOS PENDIENTES:

La mejor noticia en reforma del Estado fue la aprobación de la reforma constitucional del régimen pensionario del Decreto Ley 20530, que tenía como agregado la llamada “cédula viva” que homologaba el sueldo de los pensionistas con el de los trabajadores en actividad. Asimismo, el inicio del proceso de descentralización, con todas sus complicaciones, puede considerarse como un logro de este gobierno.

Sin embargo, no se avanzó mucho en materia de reforma del Estado. Aun el aparato estatal sigue siendo desordenado, sin una escala de sueldos y sin asegurar una carrera pública por méritos. A ello se suma el hecho de la precariedad laboral con la que se maneja como empleador.

En el caso de la descentralización, su capacidad de gestión sigue siendo limitada, tanto por las limitadas transferencias como por los pocos proyectos que pasaron la valla del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP).

RELACIONES EXTERIORES: ACEPTABLE PERO…:

Alejandro Toledo tuvo una buena imagen en el exterior. Su historia personal de éxito y su origen andino, además de sus contactos internacionales, le permitió mantener una buena relación con la mayor parte de líderes mundiales importantes.

Toledo tuvo una relación muy cercana con los Estados Unidos. Prueba de ello fueron la visita que hizo George W. Bush a Lima, la ampliación del Acuerdo de Preferencias Arancelarias Andinas (APTDEA) y las negociaciones para la firma de un Tratado de Libre Comercio, cuya aprobación está pendiente en Estados Unidos. Sin embargo, esta cercana relación hizo que Torre Tagle se callara en algunos temas, como la invasión norteamericana a Iraq, donde el Perú pudo tener una posición menos ambigua y más firme en rechazar dicha intervención.

Otro país con el que se tuvo una mejor relación fue con Brasil. Sin duda, se avanzaron pasos importantes para privilegiar una alianza estratégica con quien es el país más poderoso de la región. La construcción de las Carreteras Interocéanicas es parte de esta relación más fluida.

Las relaciones con Chile se vieron deterioradas, básicamente por la hipersensibilidad que se vivió frente a algunos temas (Aerocontinente, Lan Perú, Lucchetti y la compra de armas por el Ejército chileno) y al no resuelto tema de los límites marítimos. El caso con Venezuela fue diferente: fueron las palabras de Hugo Chávez las que minaron la relación.

Con Asia las relaciones no fueron fluidas como se esperaba. En el caso específico de Japón, no se pudieron superar las susceptibilidades dañadas por la presencia del prófugo Alberto Fujimori. De todas maneras, se logró la firma de un TLC con Tailandia, el inicio de negociaciones para otro acuerdo similar con Vietnam y la sede de la cumbre de la APEC para el 2008.

En suma, una gestión exterior aceptable, pero que pudo haber sido aún mejor.

LA ECONOMIA: NOTABLES AVANCES…:

Sin duda, este ha sido el campo donde mejor se ha manejado Toledo. Veamos algunas cifras:
– Crecimiento económico en promedio de 5% anual durante el quinquenio. 58 meses de crecimiento sostenido.
– Las exportaciones pasaron de 7.3 a 17.2 mil millones de dólares. Además, el rango de productos se amplió, en base al boom agroexportador de la costa.
– Inflación baja, gracias a una política fiscal y monetaria sana.
– Los compromisos de inversión ascendieron a US$ 5 mil millones y se concentraron en los sectores minería, electricidad y comunicaciones.
– Desarrollo de proyectos de inversión como Camisea, Las Bambas, Olmos, Yuncán, Alto Chicama, La Granja y Bayovar. También debe sumarse la reciente concesión del Muelle Sur del puerto del Callao.

Creemos que estos logros son meritorios y lo son más por la situación de la que veníamos.

En 1995, Jorge Camet, luego de la farra fiscal que constituyó la campaña de reelección de Fujimori declaró que había que “enfriar” la economía. Y Camet cumplió la promesa, pues a partir de 1996 – y más nitidamente, en 1998 – el Perú entró en crisis recesiva, producto del mal manejo frente a las crisis internacionales, la campaña por la re-reelección y la corrución presente en dicho periodo.

Mérito de Toledo, pero también del equipo económico que lo acompañó durante estos años.

…PERO QUEDA UNA DEUDA SOCIAL AUN PENDIENTE:

La gran paradoja del gobierno de Toledo es que, teniendo cifras positivas en lo económico, el tema social salió a relucir en toda su dimensión.

Al inicio del gobierno existieron expectativas bastante altas sobre lo que sería el gobierno. Muchos salieron a reclamar solución pronta a sus problemas. Las promesas en la campaña del 2001 fueron muchas y a ello se sumó el hecho de que el gobierno no pudo comunicar o explicar cual era la situación real del país al momento de asumir el mando. Tampoco pudo ser capaz de tener una posición firme frente a algunas demandas sociales, entendidas como capacidad de disuación y persuación (no meter bala o ir para adelante, como muchos pretendían que se hiciera). Esto fue lo que ocurrió en el caso de Arequipa (a raíz de las privatizaciones de las empresas eléctricas) y en las huelgas que se produjeron a mediados del 2003.

Los sectores sociales del gobierno fueron, sin duda, los que tuvieron un manejo más errático.

En el caso de Educación, no se tuvo una conducción política – salvo al inicio y al final, con Lynch y Sota Nadal – que pudiera controlar al SUTEP o con vocación de reforma. Si bien se cumplió con la promesa de aumentos salariales a los maestros, esto no se vio reflejado en una mejora de la calidad de la educación. El Plan Huascarán, presentado como la revolución tecnólogica, no fue bien manejado por el apresuramiento gubernamental en obtener mayores réditos en las encuestas.

En el caso de Salud, la ampliación de la cobertura del Seguro Integral de Salud hizo patente las carencias presupuestales de un sector que merece mayores recursos y mejores compras en equipo y medicamentos.

En lo que se refiere a la lucha contra la pobreza, resultó francamente patético ver a los equipos de transferencia pelearse por los puntos en que se redujo la pobreza. Lo cierto es que urge mejorar la calidad de los programas sociales y fortalecer algunos esfuerzos hechos como la Mesa de Concertación de Lucha Contra la Pobreza y el programa “Juntos”.

Finalmente, el único tema social donde el gobierno se desenvolvió con cierta holgura fue el campo de la vivienda. Los programas Techo Propio, Mi Vivienda y Mi Barrio funcionaron con cierta solvencia. El reto será en ampliar estos programas para la población más pobre y convertirlos también en un instrumento para revalorizar el centro histórico de la ciudad.

REFLEXION FINAL:

En el balance final, el gobierno de Alejandro Toledo ha tenido éxitos y desaciertos. Respetó la democracia, pero la frivolidad y la carencia de reformas institucionales la siguen haciendo frágil. No violó los derechos humanos, pero no implementó a buen ritmo las recomendaciones de la CVR. Tuvo un buen manejo macroeconómico, pero no se comenzó a reformar el Estado para tener mejores servicios para el ciudadano. Crecimos como nunca, pero seguimos pobres como siempre. A mi modo de ver, fue más lo que se dejó de hacer que lo que se hizo, lo que no implica que no se deje de reconocer aquellas cosas positivas del gobierno que culmina y que deberán ser continuadas por las próximas gestiones.

Finalmente, culmino con otra reflexión sobre la peruanidad y el sino que ha caracterizado a nuestros gobiernos.

Jorge Basadre tuvo, entre todas sus obras, una fundamental: la Historia de la República. Al final de todos los tomos que componen dicho texto que todo peruano debiera leer, el historiador tacneño describe, con acierto, lo que han sido nuestros gobiernos y la eterna promesa – incumplida, pero latente – de construir un lugar mejor donde vivir. Los dejo con las palabras del maestro:

Grandes esperanzas súbitas y largos silencios; algarada de pronunciamientos; el legislador que copia las leyes de otros estados; servilismos e inconsecuencias al lado de rebeldías tenaces y lealtades antiguas; condenaciones enfáticas del pasado y anuncios vibrantes de reformas radicales; retórica en los manifiestos y optimismo en los mensajes presidenciales; editoriales ampulosos en los diarios circunspectos e insidia sutil y certera, feroz y aplaudida en los eventuales; oportunidades que se pierden; capacidades malogradas y hombres que se sobreviven a sí mismos; desgracias que parecen irremediables y renacimientos asombrosos; fulgures de heroísmo espartano al lado de disputas bizantinas; refinamientos de raza vieja y primitivismos de tribu; el culto por las formas y las precedencias; la exaltación desaforada y el olvido fácil; la inteligencia ágil y la envidia pronta; las sombras nunca definitivamente triunfantes de la anarquía y el despotismo; la supervivencia providencial del Perú, a pesar de todos los contrastes y pruebas; la majestad de una historia donde hay remordimientos y hay también glorias y donde los abismos están bordeados por cumbres.

Y, a pesar de todos los esfuerzos, una inmensa tarea por hacer.

Y, a pesar de todas las realizaciones, una bella promesa aún no cumplida“.

11 thoughts on “TOLEDO: BALANCE FINAL

  1. Al fin gracias a Dios se fue, se acabó, se extinguió por fin murió ese gobierno tan patético, aburrido, lamentoso y desastroso gobierno como el de Alejandro Toledo, por fin esa llama, ese guanaco con aires de gringo; se fue para nunca más volver…de la mano de su patética y repulsiva esposa, Eliane Karp, la odiosa bruja con los cabellos de color fuego, que tan sólo lo único que sabía hacer era derramar fuego y ácido muriático por la boca, por no decir heces y otras cosas más

    Me gusta

  2. Y para discrepar con Toledo le tienes que decir “guanaco con aires de gringo”? Y a Karp “odiosa bruja con los cabellos de color fuego” que derramaba “fuego y acido muriático por la boca”?

    Me gusta

  3. Bueno es mi estilo para describir a esos personajes esperpénticos de la política peruana de los últimos tiempos…..y para que veas como se ha ido degenerando la política, paso a paso con el correr de los años….no vas a comparaer a Alejandro Toledo o Eliane Karp, con personajes ilustres e importantes como Winston Churchill, el Mariscal Tito, Bill Clinton, Alvaro Uribe, Gerhard Schroeder o el gran Charles de Gaulle…..por favor, eso personajes son tan miserables en comparación con ellos, que no les llega pero nio a la punta de los talones. He dicho!!!!

    Me gusta

  4. El gobierno de Alejandro Toledo fue un gobierno débil, patético y muy lamentable en diferentes ámbitos , sobre todo en materia social y de seguridad interna, aunque la externa, a pesar de que no hay un mayor peligro exterior inminente también se vio descuidada de una manera totalmente descuidada.Además el gobierno de Toledo es un régimen que se llevado mal con diferentes sectores a nivel interno como externo: con la Iglesia Católica, con Chile, con Japón, con la Comunidad Arabe sobre todo con los de origen palestino, con los fujimoristas y sobre todo y lo peor de todo con los interese de las grandes mayorías del país, sobre todo con la gente del Ande o del Perú Profundo como él estaba acostumbrado a decir; ya que se vieron frustrados y desilusionados ante un Presidente totalmente frívolo y alejado del clamor y del sentir popular.Además hay que recordar que ha sido una gran desilusión para la gente altoandina, ya que Toledo constituía el Primer Presidente “cholo”, es deir de origen andino y más aún pobre de origen muy humilde, pero al mayoría de las personas de rasgos andinos o indígenas se lamentan y se avergüenzan de haber tenido a ese cholo com Presidente, o sea sus propios hermanos de raza y mentalidad andina, aunque claro Toledo ya no es un indio o cholo puro sino que es un “cholo con ínfulas de gringo”…que mal, que mal.Es el peor Presidente que ha tenido el Perú en cuanto al uso del castellano, ya que habla de una manera horrorosa y francamente sí que me molesta y me fastidia haber tenido un Presidente de la República con esas caracterícticas, que aparte de ser vicioso, cacinómano, mujeriego y débil de carácter, nos mostró no una verdadera, real ni auténtica democracia, sino una democracia débil, demacrada y totalmente enferma, es decir una democracia que padecia de cáncer…..Eso es Alejandro Toledo…quien ahora…por fin que en pax descanse!!!, alejado de nuestra política nacional…He dicho!!!

    Me gusta

  5. La seguridad nacional (Defensa) no es el tema central de ningun gobierno de AL, sino la lucha contra la pobreza. Precisemos: – Con Chile la relación se enturbió por factores ajenos a Toledo y a Lagos (más bien fueron los pleitos entre empresas los que primaron).- Con la Iglesia Católica se llevó bien. Cipriani no es toda la Iglesia.- Con Japón la relación fue mala, justamente x las negativas a atender el tema de la extradición de Fujimori. Fue el prófugo quien las entubió. – Con la comunidad árabe se han mantenido buenas relaciones. Toledo estuvo en las dos cumbres Mundo Arabe – América Latina. No hubo siquiera amenaza de “judaización”, si eso es lo que te preocupa. – La relación con el fujimorismo era insalvable, tampoco es que los fujimoristas quisieran conversar con el.

    Me gusta

  6. HAGO UNA ACLARACION, NO ME PREOCUPA LA DIZQUE “JUDAIZACION” DE LATINOAMERICA, LO QUE REALMENTE ME PREOCUPA ES NO MANTENER UN BUEN NIVEL DE RELACIONES DE MANERA ALTURADA CON LA COMUNIDAD ARABE, POR EL SIMPLE HECHO DE LA PRESENCIA DE LA PRIMERA DAMA, ELIANE KARP, QUIEN JUSTAMENTE ERA LA QUE ENTURBIABAEL AMBITO DE LAS RELACIONES CORDIALES CON ESTA GRAN COMUNIDAD INTERNACIONAL, Y PARA EL CASO DE MANTENER RELACIONES INTERNACIONALES, DADO QUE SON LOS PRIMEROS PRODUCTORES DE PETROLEO A NIVEL MUNDIAL; POR OTRO LADO CLARO QUE ME INTERESA EL PAPEL QUE JUEGA LA COMUNIDAD JUDIA A NIVEL INTERNACIONAL, YA QUE NO PUEDES CORTAR RELACIONES POLITICAS, ECONOMICAS NI COMERCIALES CON NINGUN PAIS O ESTADO Y MENOS CON LOS JUDIOS QUE MANEJAN LOS PRINCIPALES MANEJOS E INTERESES DEL CAPITAL INTERNACIONAL….QUIERA O NO QUIERA TENGO QUE ACEPTAR QUE LA COMUNIDAD JUDIA ES IMPORTANTE POR LA RAZON ANTERIORMENTE EXPUESTA.EN EL CASO DE JAPON, FRANCAMENTE FUE PENOSO Y BRUTAL EL MANEJO DE LAS RELACIONES INTERNACIONALES EN LA CANCILLERIA, A MI FRANCAMENTE ME CAUSABA REPUGNANCIA EL NIVEL DE UN MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES COMO OSCAR MAURTUA, UN POBRE BORRACHO BEODO, QUE CNVIRTIO A LA CANCILLERIA EN EL BAR DE SU BARRIO Y AL AVION PRESIDENCIAL EN UNA SUERTE DE “AVION PARRANDERO” JUNTO CON EL EX PRESIDENTE TOLEDO.MAURTUA NO TIENE EL TALANTE NI EL GRADO DE PREPARACION CULTURAL NI PROFESIONAL, TANTO DEL DR FERNADO DE TRAZEGNIES Y EL DR JOSE ANTONIO GARCIA BELAUNDE….SRES DOCTORES DIGNOS REPRESENTANTES DE LA CANCILLERIA.EN CUANTO A LAS RELACIONES INTERNACIONALES CON JAPON, NO SE PUEDE PERMITIR QUE POR QUERERSE EXTRADITAR A UN PERSONAJE POLEMICO COMO FUJIMORI, VAYAS A TENER QUE MALOGRAR LAS RELACIONES ECONOMICAS Y COMERCIALES QUE MANTENIA EL PERU CON JAPON….ESO SE LLAMA OBRAR DE MANERA IRRACIONAL, TAN SOLO LLEVADOS DE UN ESPIRITU PASINAL DE ANTIFUJIMORISMO Y NO LLEVADOS POR LA INTELIGENCIA POLITICA NI ESTRATEGICA A NIVEL DEL MERCADO INTERNACIONAL….FRANCAMENTE FUE UNA ETAPA OSCURA DE RELACIONES CON JAPON, TOLEDO Y LA CANCILLERIA COMETIERON MUCHISIMOS ERRORES EN CUANTO AL CASO FUJIMORI QUE POCO A POCO DE NADA LES SIRVIO NI LES VA A SERVIR HABER EMPRENDIDO ALGO QUE NI SIQUIERA ELLOS MISMOS ESTABAN SEGUROS DE PODER HACERLO.EN EL CASO DE LOS FUJIMORISTAS, NADA QUE VER, PERO ES OBVIO COMO CREES TU QUE LOS FUJIMORISTAS VAN A QUERER ALIARSE DE MANERA NATURAL CON LOS TOLEDISTAS, CUANDO ESTOS SUBHUMANOS SIMPLEMENTE SON PERSONAS DE UN ESCASO Y BAJISIMO NIVEL RACIONAL E INTELECTUAL SIMPLEMENTE LLEVADOS POR INSTINTOS SALVAJES DE PERSECUCION Y DE SUPERVIVENCIA….ADEMAS ES OBVIO QUE UN MOVIMIENTO DE MASAS COMO LO FUE EL FUJIMORISMO EN SU DEBIDO MOMENTO Y A UN LO PUEDE SEGUIR SIENDO SE VAYA A UNIR CON UN PARTIDO MEDIOCRE Y DESORGANIZADO COMO LO ES O MEJOR DICHO LO ERA “PERU PSIBLE”, CUYAS BASES PARTIDARIAS NI SIQUIERAN ESTABAN BIEN CONSOLIDADAS NI SURGIAN UN COMUN ACUERDO ENTRE ELLAS, BAJO EL TEDIOSO Y ABSURDO CUENTO DE LA DEMOCRACIA ORTODOXA. Eran mas bien los toledistas quienes por su propia supervivencia politica debieron si bien es cierto, dadas claras diferencias de corte pragamático con el fujimorismo, no digo necesariamente haber tendido puentes pero sí debieron haber llevado la fiesta en paz con los fujimoristas y no estar iniciando pues, una suerte de “época del terror robesperrniano o maratiano al estilo chicha o mejor dicho al mejor estilo de un indio cholo llamado Alejandro Toledo” y simplemente gobernar solos llevando al Perú adelante, pero no lo hicieron, y lo que mas hicieron mas bien fue una suerte de “té de tías” con el mal llamado Acuerdo Nacional, porque no estuvieron todas las fuerzas políticas de por medio…eso es mentira, ya que faltaron los fujimoristas, ahora los de Restauración Nacional, el partido de Humberto Lay Tsung, con las organizaciones sociales de base tales como las rondas campesinas y los comedores populares, es decir el pacto debió haber sido directamente con el pueblo y no con tanto politicastro o político de por medio que no aporta nada útil para el bienestar del país.

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s