LA ULTIMA SEMANA: EL PSICOSOCIAL COMO EMBLEMA

Esta semana, la última de la campaña electoral, las pocas ideas que se esbozaron durante los debates – presidencial y técnico – fueron dejadas de lado, para dar paso a la atimañna, al insulto y a la torpe maniobra psicosocial, digna más de los peores capítulos del “El Super Agente 86” que de nuestro Voldemort criollo, hoy convertido en escritor y “analista político”.

Durante los últimos días hemos vito acusacioens de fraude, lanzamientos de huevos y otros objetos contundentes, balaceras, correos electrónicos provenientes de solo Dios sabe dónde, presuntas infiltraciones extranjeras destinadas a crear el caos y hasta folletines escritos en la Base Naval. Todas armas que desaprobarían cualquier curso básico de inteligencia, e incluso los cursos de desinfomación de la Escuela de las Américas.

No nos detenderemos en comentar cada una de estos dardos al oponente, dados desde ambos lados de la campaña y algunos desde fuera de la misma. Lo consideramos una pérdida de tiempo. Lo que si lamentamos es que personas cuyas calidades personales y académicas estaban por encima del promedio se hayan convertido en portavoces o artífices de estas maniobras de distracción.

El resultado de todo esto es que ninguno de los candidatos ha logrado aclarar las dudas que ya se tenían sobre su conducta y competencia para ejercer la Presidencia de la República. Por el conrario, ante tanta descarga de desinformación, que el público promedio no está acostumbrado a procesar o discriminar, la confusión puede haber amentado y, con ello, la desconfianza hacia los dos postulantes al cargo más alto de la Nación. Una lástima.

Advertisements

A LOS SEÑORES CANDIDATOS

A continuación reproducimos un comunicado emitido por una serie de personalidades del ámbito académico y artístico, las cuales resumen las peticiones que desde esta humilde tribuna hemos hecho a los candidatos: precisión de ideas en lo referido a la lucha anticorrupción y a la defensa de los derechos humanos.

Se que para muchos este no es un tema que importe a la mayor parte de candidatos, pero, en nuestra opinión, creemos que es un imperativo ético pedir a quienes pretenden convertirse en el nuevo Presidente de la República un compromiso serio con dos problemas que enfrenta nuestro país, en particular durante los últimos 25 años, y cuyas consecuencias aun siguen latentes.

Sin más precedentes, allí va el comunicado:

El domingo 4 de junio los peruanos elegiremos al candidato que debe asegurarnos el fortalecimiento de la vida democrática, expresada en una sociedad plural, tolerante, donde imperen la justicia, la equidad y la ley, y en la que se promuevan, respeten y defiendan los derechos humanos. Para ello, es necesario que quien sea elegido Presidente de la República tenga una conducta honesta y una postura firme contra la impunidad, respecto a quienes han participado en hechos de corrupción y graves violaciones de los derechos humanos.

En medio de un clima electoral enrarecido por mutuas acusaciones y denuncias, y frente a los vacíos y silencios en torno a temas de especial trascendecia nacional, los que suscriben la presente consideramos un deber ético y ciudadano demandar a ambos candidatos un expreso compromiso para:

1. Rechazar cualquier acuerdo o pacto político que implique conceder la impunidad, por cualquier vía, a quienes hayan incurrido en actos de corrupción y violación de los derechos humanos.

2. Garantizar la continuidad de los esfuerzos del Estado y la justicia peruana en el proceso de extradición del ex presidente Alberto Fujimori Fujimori, a fin de que sea juzgado con todas las garantías de la Ley.

3. Contribuir al esclarecimiento de los hechos, materia de investigaciones y procesos judiciales, por violación de los derechos humanos, incluyendo expresamente aquellos en los que las denuncias los comprendan personalmente.

4. Fortalecer las políticas de Estado en materia de lucha contra la corrupción y de promoción y respeto de los derechos humanos, asumiendo en su integridad las sugerencias de la Iniciativa Nacional Anticorrupción, las políticas del Acuerdo Nacional y las recomendaciones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación.

En tal sentido, pedimos a ambos candidatos se pronuncien públicamente sobre estos temas antes del día de las elecciones. Asimismo, exhortamos a nuestros conciudadanos a mantenerse alertas y vigilantes para rechzar la corrupción y toda forma de impunidad. En la etapa que se inicia con un nuevo gobierno a partir de julio próimo, una sociedad civil vitalizada y activa resultrá indispensable para afianzar el proceso democrático justo e inclusivo en el país, de manera que el Perú se conduzca hacia un desarrollo sostenido, cpaz de garantizar a todas y todos el ejercicio de una ciudadanía efectiva.

Firman:

Walter Albán Peralta
Rolando Ames Cobián
Monseñor Luis Bambarén Gastelumendi
Enrique Bernales Ballesteros
Jorge Bruce Mitriani
Javier Ciurlizza Contreras
Gino Costa Santolalla
Javier de Belaúnde López de Romaña
Fernando de Szyzslo Valdelomar
Gastón Garatea Yori ss.cc.
Miguel Giusti Hundskopf
Javier Iguiñiz Echevarría
Salomón Lerner Febres
Cármen Lora de Gautier
Sofia Macher Batanero
Elba Greta Minaya Calle
Javier Neves Mujica
Pepi Patrón Costa
Delia Revoredo Marsano
Alvaro Rey de Castro Iglesias
Rosemary Rizo Patrón Boylan
Pablo Rojas Rojas
Catalino Romero Cevallos
Francisco Soberón Garrido
Carlos Iván Degregori Caso
Hans Landoldt Pardo
Eduardo Pretell Zárate

EL CODIGO BERRINCHE

Como era de esperarse, el estreno de la película “El Código Da Vinci” ha causado todo tipo de polémicas alrededor de los temas que toca, los personajes e instituciones aludidas y se ha dejado en segundo plano lo referido a la calidad cinematográfica del producto.

Lo que me pareció más curioso del asunto es que Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima, le dedique todo un programa de su espacio sabatino “Diálogo de Fe” (que más bien, debería llamarse “monólogo” porque al pobre Alvaro Ugaz solo lo deja para las preguntas que le dan pie a Monseñor para que suelte sus puntos de vista) a recomendarnos a los fieles católicos que no veamos la película, pero que si nos vayamos a Internet a ver la página web que el Arzobispado ha montado para hacer la campaña de rigor en contra de la cinta.

Con lo que no contaba Cipriani es que desde la Conferencia Episcopal Peruana le viniera una suerte de “estate quieto”. Tanto el Obispo Bambarén como Monseñor Cabrejos le respondieron que, si bien no estaban de acuerdo con los contenidos de la película, no iban a sumarse a una campaña de boicot contra la misma, dejando en libertad a sus fieles para que la vean, si lo creen conveniente.

A ello, el Cardenal respondió airadamente a Bambarén, recordando la serie de pullas que habían tenido en diversos temas (y que aquí nos permitimos recordar: posiciones frente a Fujimori, defensa de los derechos humanos, temas políticos).

Como me dijo un sacerdote amigo – un joven de 69 años – la polémica levantada es, en verdad insulsa. Si una persona tiene clara su fe y que es lo que cree, entonces ésta no se verá alterada por una película polémica o por el libro que le da origen. Y, por lo demás, hay inmoralidades – cito a mi amigo cura – que son peores: la pobreza, la falta de trabajo, la violación de los derechos de las personas, el hambre, el hacinamiento en las cárceles. Y terminaba esta reflexión diciendo: ¿no debemos ocuparnos de dichos temas antes que ponernos de censores o críticos de cine?

Entiendo que Cipriani se sienta alterado. Igual me sentiría si yo fuera miembro del Opus De y vieran los ataques que se hacen a dicha organización. Pero lo que no puede hacer es imponernos a todos los católicos su punto de vista. ¿Cómo pretende que critiquemos la película si no la vemos? Por lo demás, le doy la razón a mi amigo sacerdote: hay cosas más importantes que ponernos de censores o revivir el tristemente célebre Index de libros prohibidos. Más aun, si la mayor parte de las personas que ven la película saldrán satisfechas o no de ver un entretenimieto, antes que cuestionarse su fe en base al supuesto matrimonio de Jesús.

Termino. He recibido muchos mails de amigos católicos haciendo campaña en contra de lo que consideran un atentado a la fe. Respeto su punto de vista, pero más atentado contra ella es no amar al prójimo como a nosotros mismos. Quizás si lo entendiéramos, el mundo sería un lugar mejor para vivir.

CUIDADO CON LAS PATEADAS DE TABLERO

Trabajo en una institución que procura ayudar, desde la experiencia universitaria, a que la democracia y los derechos humanos sean respetados en el Perú. Quizás ello explique el tono y enfoque de los post que hago en este blog y explique el siguiente texto.

Durante buena parte de la campaña hemos asistido a manifestaciones, declaraciones y acciones de parte de los principales candidatos presidenciales en contra de la democracia, del respeto a las instituciones y a los derechos humanos.

La candidata de Unidad Nacional, Lourdes Flores Nano, es una persona honesta y que cumplió un importante rol en el Congreso para derrotar a la dictadura de Fujimori y Montesinos. Sin embargo, parece haber olvidado dicho rol cuando “olvidó” decir palabra alguna sobre la Comisión de la Verdad y Reconciliación en su Plan de Gobierno y, más aún, cuando terminó alegando que le robaron el triunfo en la mesa al reconocer su estrecha derrota ante Alan García Pérez. Le dio el pretexto perfecto a Humberto Lay a decir que había fraude en el conteo de votos parlamentarios (en favor de Perú Posible, aunque sus reclamos han cesado cuando se ha conocido que ambos partidos pasarían la valla electoral) y, como veremos después, Ollanta Humala ha tomado las declaraciones de Lourdes como pretexto para alegar un supuesto fraude que no existe.

Vale la pena tener en cuenta que, salvo algunos errores menores, la actuación del Jurado Nacional de Elecciones y la ONPE ha sido impecable. Hace solo 6 años nos lamentábamos de ser el hazmereir de América Latina por no tener un proceso limpio, justo ni transparente. Hoy lo tenemos. Incluso Toledo, de quien se esperaba hasta una mayor intervención en el proceso, se ha portado bastante mejor de lo que se esperaba. Solo una persona que realmente cree en las teorías del complot puede alucinar que los organismos electorales están manipulados.

Alan García tampoco no se salva de las críticas. Sigue defendiendo en todo mitin que va (antes de tomarse el vaso de cerveza o pisco y cantar a toda voz “La Vida es un Carnaval”) la pena de muerte para los delincuentes más avezados. A pesar que quizás muchos lectores de este blog estén de acuerdo con la pena de muerte, yo no lo estoy, no solo por razones éticas, sino también por razones prácticas. ¿Alguién me puede demostrar la relación entre matar gente y disminuir la delincuencia?

Por si fuera poco, García habla de disolver el Congreso – por la vía constitucional, aclara – si es que no aprueban sus medidas para rebajar los sueldos. Lo que García no explica del todo bien (y extraña siendo abogado) es que para ello se necesita que 2 gabinetes sean censurados por los Congresistas. Y dudo mucho – sí, aun me queda espacio para esa duda – que prefieran que se les acabe el sueldo antes que rebajárselo.

Lo de Ollanta Humala da para una serie de posts, pero creo que la trayectoria la conocen: Madre Mía, lo de Andahuaylas (que sí apoyó, por cierto), la hoja de periódico que lleva su nombre y en la que hablan vituperios de todo el mundo. Pero por sobre todo, las alusiones a la violencia.

Cierto es que el país se caracteriza por sus exclusiones, racismos y deliberados olvidos a los más pobres o a quienes tienen menos oportunidades. Pero la solución para ello no es enfrentarnos entre peruanos ni mucho menos apelar a la violencia, sea esta verbal (Daniel Abugattas es el mejor ejemplo de ello) o física.

Ayer hemos presenciado los sucesos más bochornosos de la campaña electoral. ambos candidatos recibiendo impactos de “objetos voladores en forma de óvalo” (léase, huevos) y una extraña y medio confusa pelea callejera en el Cusco, donde corrieron piedras y hasta balas. Ocram ha registrado esto en su visita al ombligo del mundo y lean su crónica sobre dichos hechos para que puedan formarse una opinión.

Lo curioso es que ambos candidatos dicen amar al Perú o tener a Perú en su nombre. Y ahora ambos dicen querer reparar a las víctimas de la violencia. Sin embargo, olvidan que la Comisión de la Verdad y Reconciliación, a la que ahora parecen recordar, señala que los partidos políticos deben comprometerse a no utilizar la violencia en sus acciones y a defender el sistema democrático.

La democracia está en peligro. Pero no solo por los conocidos aprestos autoritarios de Humala, quien ahora alega fraude para intentar patear el tablero, sino también por estas actitudes de personajes que representan a partidos con cierta trayectoria democrática. Ahora más que nunca y, gane quien gane, a partir del 28 de julio debemos estar alertas para que la democracia, imperfecta y con problemas, pero nuestra, no sea perdida. Ayudemos a fortalecerla y no a dejarla morir, como en 1992 y en tantas otras veces.

NUBES GRISES

Comentarios sobre un debate anodino

El viernes expresábamos nuestro deseo de que el debate respondiera algunas interrogantes y despejara las dudas que motivaban la desconfianza sobre Ollanta Humala y Alan García.

Desafortunadamente, no ha sido así.

Ayer domingo, fuimos testigos del debate presidencial más aburrido e intrascendente de la historia. Como manifestamos 48 horas antes del debate, el formato no ayuda. El propio moderador del debate, Augusto Alvarez Rodrich, señala que debiera pensarse en modificar la estructura actual, con tiempos demasiado cortos para las exposiciones. Quizás debiéramos tomar la tendencia mexicana o estadounidense, donde los candidatos presidenciales tienen 3 o 4 debates, en cada uno de los cuales se discute sobre 2 temas como máximo y se contemplan preguntas (o de un panel o del propio moderador). Y sin cortes comerciales tan seguidos como los que hubo ayer (solo faltaba propaganda de “Ña Pancha” o “Sibarita”).

Antes que pensar en su abolición, debemos pensar en institucionalizar el debate presidencial como una saludable costumbre democrática, pero con reglas distintas a las vistas el día de ayer y que, consideramos, fueron determinantes para el pobre espectáculo que vimos.

En lo que respecta a temas de forma, García optó por un tono más académico y circunscrito a sus temas. Aprovechaba los minutos iniciales o finales de una alocución para lanzar dardos o responder a los insultos de Humala. Pero, en términos generales, estuvo bastante serio – incluso enojado por momentos -, tratando de proyectar una imagen de estadista. Comenzó mal incluso, a pesar del detalle de la tardanza de Humala, leyendo su discurso, mirando hacia abajo, defecto que fue corrigiendo a lo largo del debate.

Humala, por el contrario, empezó con bastante ímpetu su alocución, incluso superando el incidente de la “hora Locumba”. Su lenguaje fue bastante coloquial por momentos, intentando acercarse a los sectores populares, llegando incluso a usar jerga. Pero poco a poco fue perdiendo el impulso inicial, abusó de la lectura de documentos, por momentos perdió los papeles y culminó con una suerte de proclama militar (con firma incluida) que nos hizo recordar a su admirado Juan Velasco Alvarado. En suma, lo hizo mejor de lo que se podía esperar de él.

En lo que respecta a los planteamientos, ambos candidatos siguieron apuntando a su mismo público, en lugar de procurar arrebatarle votos al otro. García estuvo más cauto en sus propuestas, procurando asegurar el voto limeño que muy probablemente le permita ganar la elección; mientras que Humala optó por volver al tono radical de la primera vuelta, esperando que no se le vayan los votos del sur andino y buscando el voto de algunos descontentos entre los indecisos o potenciales votantes en blanco. Así vistas las cosas, en términos electorales se habrá presentado lo que todos los analistas señalaron: no se moverá mucho o nada la intención de voto.

Más allá del como ganar una elección – donde creemos que, para esos términos, García ganó el debate -, es importante saber y conocer como gobernarán ambos candidatos. Y allí es donde se encuentran los principales problemas. Si bien ambos coinciden en los diagnósticos para enfrentar los temas planteados en el debate, las soluciones planteadas no llegan a ser del todo convincentes y en los puntos en los que mayor consistencia podría haber, optaron por una exposición genérica, sin decirnos cómo harán para resolver estas cuestiones. Como bien lo dijo César Hildebrandt en su lúcida reaparición de ayer, se nos ofrecieron demasiadas generalidades, pero no cómo concretizarlas y, peor aún, se nos siguió vendiendo la idea de que los graves problemas de injusticia, desigualdad y carencia de instituciones sólidas se resolverá en un quinquenio.

Veamos los aciertos, errores y omisiones, tema por tema:

DEMOCRACIA, GOBERNABILIDAD Y DERECHOS HUMANOS:

Alan García:
Acierto: Basar la gobernabilidad en un crecimiento sostenido de la economía y en el combate a la pobreza. Mayor mesura en cambios constitucionales y rechazo al autoritarismo.
Error: Ausencia de referencias al Poder Judicial y su reforma.
Omisión: Recomendaciones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. En general, no dijo ni una sola palabra sobre el tema derechos humanos, ni prestó atención a lo referido a la CVR. Ni siquiera dijo lo escueto que sobre el tema se consigna en su Plan de Gobierno. Como ha señalado Salomón Lerner Febres, fue un silencio consciente, pensando en las responsabilidades de su compañero de fórmula Luis Giampietri y en las suyas propias.

Ollanta Humala:
Acierto: Mencionar, por lo menos genéricamente, la reforma judicial y el cumplimiento de las recomendaciones de la CVR.
Error: Sigue equivocando los enfoques: no por cambiar la Constitución de 1993 mejoraran las condiciones de vida de los peruanos, circunscribe el tema de la CVR solo a las reparaciones y habla genéricamente de los planes de la CERIAJUS para la reforma judicial.
Omisión: Deslinde claro con posiciones autoritarias. El discurso final ahondo dichas dudas.

Omisiones en ambos: No se dijo ni una sola palabra sobre el Plan Nacional de Derechos Humanos. Tampoco se propusieron reformas del sistema político para hacerlo más inclusivo, ni se propusieron reformas institucionales importantes como las del Poder Judicial o las Fuerzas Armadas.

POLÍTICA ECONÓMICA Y LUCHA CONTRA LA POBREZA:

Alan García:
Acierto: Dar un horizonte de país: ser la primera nación del Pacífico Sur. Énfasis en el tema empleo como componente de la lucha contra la pobreza.
Error: No delinear metas macroeconómicas claras, insistir en la libre desafiliación de las AFP en lugar de una reforma del sistema de pensiones, seguir insistiendo en la rebaja de sueldos como único componente para obtener recursos.
Omisión: Definición clara sobre el TLC, reconversión de algunas actividades agrícolas, aumento de la competitividad.

Ollanta Humala:
Acierto: Solo en el diagnóstico: una economía que crece pero que no mejora la calidad de vida.
Error: Insistir en propuestas como rebajas de los combustibles y el gas doméstico a niveles que podrían hacer peligrar la caja fiscal, seguir con un discurso en contra de la inversión extranjera.
Omisión: No precisó a que se refiere con nacionalización de actividades económicas, no presentó un programa alternativo de comercio exterior al TLC con Estados Unidos.

Omisiones en ambos: En políticas económicas, no se señalaron lineamientos de política macroeconómica, lo que se hará con el tema de la deuda externa y, fundamentalmente, una política tributaria que permita financiar sus promesas. En lo que se refiere a lucha contra la pobreza, se extraño que no se hiciera referencia alguna a la gerencia de los programas sociales, a como se manejarán los nuevos programas propuestos y al rol de la Mesa de Concertación de Lucha Contra la Pobreza.

POLÍTICAS SOCIALES Y LUCHA ANTICORRUPCIÓN:

(Por favor, alguien explíqueme porque juntaron estos dos temas)

Alan García:
Acierto: En políticas sociales, el énfasis en el aumento de las horas lectivas de clase en los colegios estatales. En lucha anticorrupción, la reducción del gasto innecesario y el incentivo al sistema de compras estatales electrónicas.
Error: Carencia de una política en salud.
Omisión: No precisó de que manera hará cumplir los derechos laborales. Omitió responder sobre el tema Montesinos.

Ollanta Humala:
Acierto: Auditoria a los gobiernos regionales y eliminación de la prescripción en tema anticorrupción.
Error: Reactivación de la colonia penal “El Sepa”. Este establecimiento fue cerrado el tratamiento infrahumano que se daba a los reclusos, quienes merecen respeto a sus derechos.
Omisión: No habló sobre control del gasto y mejora de mecanismos de transparencia.

Omisiones en ambos: En políticas sociales: fue evidente que no tenían un plan en educación, ni hicieron referencia a lo que harán frente al SUTEP y las evaluaciones de maestros, no dijeron nada sobre el tema salud (salvo por la mención a los medicamentos que hizo García). En lucha anticorrupción, carecieron de una visión de mediano y largo plazo: no se mencionó la reactivación de la Iniciativa Nacional Anticorrupción, tampoco el fortalecimiento del sistema judicial anticorrupción y la Contraloría General de la República, la mejora de la enseñanza como mecanismo preventivo y tampoco se habló nada sobre la extradición de Alberto Fujimori.

DESCENTRALIZACIÓN:

Alan García:
Acierto: Regionalización transversal y fortalecimiento del Centro de Planeamiento Estratégico.
Error: No indicar que competencias serían transferidas antes de emprender una descentralización fiscal, indicada por los expertos sobre la materia como último paso en materia de descentralización.
Omisión: No señaló plazos para la conformación de las nuevas regiones.

Ollanta Humala:
Acierto: Referencias a la regionalización transversal.
Error: Señalar que los presidentes regionales no serían elegidos por asambleas, cuando han sido elegidos por voto popular en el año 2002. Dedicar demasiado tiempo al tema Montesinos.
Omisión: No indicó cual es su proyecto en materia de descentralización.

Omisiones de ambos: Fue, en general, el bloque más bajo del debate. Ambos candidatos no han fijado posición sobre que harán con el actual Consejo Nacional de Descentralización, ni cual será el rol de la participación ciudadana en el proceso. Siguen hablando de transferencias de recursos, antes que empoderamiento de las regiones. Tampoco se precisó como se canalizarán las inversiones hacía las regiones.

SEGURIDAD CIUDADANA:

Alan García:
Acierto: Ampliación del número de policías
Error: Establecimiento de pena de muerte a los violadores, olvidando tratados internacionales ya suscritos y la propia Constitución. Ataque a los comités de autodefensa y rondas campesinas, comparándolos con los “Comités de Defensa de la Revolución Cubana”.
Omisión: No se hizo referencia a instituciones conexas con este problema, como el Poder Judicial o el INPE.

Ollanta Humala:
Acierto: Rol de los comités de autodefensa y rondas campesinas en la seguridad ciudadana en sierra y selva.
Error: Señalar que los alcaldes no tenían atribuciones para cuestiones de seguridad ciudadana, cuando por Ley 27933 si las tienen.
Omisión: No aclaró las dudas sobre la municipalización de la Policía Nacional.

Omisiones de ambos: Ninguno de los candidatos hizo énfasis en la prevención, solo buscaron señalar medidas efectistas. De otro lado, no se indicó nada sobre una reforma integral de la Policía Nacional, paralizada a mediados del gobierno de Alejandro Toledo. No se habló sobre la participación de juntas vecinales, ni sobre la mejora del presupuesto y condiciones de trabajo de la Policía.

En resumen, continúan siendo más las dudas que las certezas en lo que respecta a ambos candidatos. Las omisiones registradas así lo confirman. Quizás el debate de técnicos del próximo domingo (si se llega a realizar) pueda aclararnos muchas de las dudas a las que hemos hecho referencia. Pero, como en el Perú la política es antropomórfica y presidencialista, sin duda, ambos postulantes perdieron una gran oportunidad. El país lo lamenta.

(Foto: RPP Noticias)

EL DEBATE: LAS PREGUNTAS QUE DEBIERON HACERSE (Y QUE AUN PUEDEN RESPONDER)

Habemus debate. El domingo 21 por la noche, si es que no hay corrida humalista al estilo Pedro Paulet o no se cruza un plato de bacalao en el camino de alguno de los candidatos, tendremos como plato fuerte en la televisión las exposiciones de Alan García y Ollanta Humala.

Se escogió a un buen moderador como Augusto Alvarez Rodrich, uno de los mejores periodistas del medio y, además, experto en ciencia política. Y los temas parecen ser interesantes, aunque se han hecho unas mezclas temáticas que, a mi modo de ver, intentan quitarle espacios en la discusión en temas que incomodan a ambos candidatos, como derechos humanos y corrupción. Así, lo que se discutirá el domingo girará alrededor de:
1. Democracia, gobernabilidad y derechos humanos.
2. Política económica y lucha contra la pobreza.
3. Políticas sociales y lucha contra la corrupción.
4. Descentralización.
5. Seguridad Ciudadana.

El formato del debate impedirá que se puedan hacer preguntas a los candidatos. No hay panelistas y el moderador solo controlará que las reglas pactadas durante estos días se cumplan. Hubiera sido interesante que los candidatos tengan más tiempo para exponer sus ideas (mal que me cueste, tengo que coincidir con Alan, 3 minutos para la primera exposición de cada tema es muy poco) pero más interesante aún es que pudieran contestar a las preguntas que, panelistas y/o moderador mediante, muchos hubieran querido que AGP y OH respondan.

A Ollanta le hubiera preguntado:
– ¿En qué te basas para decir que Venezuela es actualmente una democracia? Ya, cuñao y el Chino era Premio Nobel de la Paz.
– ¿Para qué una nueva Constitución? Alternativas: a) Otro Fuji que quiere tener su documento para hacer lo que quiera, b) Carta blanca para nacionalizar, subsidiar, estatizar y demás verbos económicos en “ar”, c) Pasar a la historia como autor de la decimo cuarta Constitución de nuestra historia, d) Todas las anteriores.
– ¿Cómo dices que vas a cumplir las recomendaciones de la CVR si no te sometes a la justicia por lo de Madre Mía? Creo que ni con Tapia soplándole al oido podría responder a la pregunta.
– ¿Qué significa estatizar? La pregunta no es mía. Se la hizo Rosa María Palacios en una ya célebre entrevista. Digamos que la respuesta, aquella vez, fue un homenaje al inmortal Mario Moreno “Cantinflas”.
– ¿Qué quiere decir que una reforma trunca del velascato fue la de los medios de comunicación? Hummm, que yo me acuerde, cerraron Caretas por dos años y, con el pretexto de dar a los trabajadores o sectores “representativos”, todos los diarios fueron expropiados. ¿A eso se le puede llamar reforma?
– ¿Qué quiere decir “impuesto a las sobreganancias”? ¿Cómo diantres determinas qué es una “sobreganancia”? Creo que ni Keynes me soluciona este “aporte” a la economía (eso y tampoco podría resolver aquello de “inflación bruta” e “inflación neta”, gran teoria de Saberbein, ex ministro de Economía de Alan ).
– ¿No crees que tu lenguaje violento, duro, “antisistema” va a incentivar nuevos Ilaves, gente que tome mineras, carreteras o que incluso pretenda emular a tu hermano en caso no ganes? ¿No te acuerdas de los años de violencia que hemos vivido?
– ¿Me puedes explicar como vas a subsidiar a los exportadores que se vean perjudicados porque no quisiste firmar el TLC con Estados Unidos? (léase, ¿de dónde vas a sacar el money para ello?).
– ¿Vas a impulsar la extradición de Fujimori? Porque la respuesta del jueves, fue bien tibiona…
– ¿Cuáles van a ser tus primeros pasos para emprender la Reforma Judicial? En enero, mandaste a un foro sobre el tema a tu primer vicepresidente e hizo un papelón. ¿Ya saben algo sobre el tema de justicia?
– ¿Tu política educativa es la misma de Abugattas, es decir: 100 ranas, Instrucción Premilitar (para quienes tienen menos de 30, preguntenle a sus viejos que era eso), control total del tiempo libre?
– ¿Sigues pretendiendo municipalizar la Policía? ¿No la harías perder la poca eficiencia que aun le queda?
– ¿Vas a retomar la reforma militar que Toledo dejó trunca? Y si lo haces, ¿será para consolidar el poder civil?

Por supuesto, Alan no se habría salvado de mis poco polémicas preguntas:
– Compañero: autocrítica en serio. Está bien, el libro de John Crabtree sobre tu gobierno (“Alan García en el Poder 1985 – 1990, 40 soles en Crisol o El Virrey) coincide contigo en que el contexto nacional e internacional en que gobernaste no era precisamente el jardín del Eden. Pero hasta ahora sobre tu responsabilidad como Presidente, naca la pirinaca.
– Eres abogado y sabes bien que no se pueden ampliar los supuestos de aplicación de la pena de muerte, porque tenemos tratados internacionales firmados. ¿O pretendes que nos quedemos sin Corte Interamericana a la cual acudir o convertirnos en parias internacionales?
– ¿Qué solución inteligente podrías dar al tema de la deuda externa? Ojo, fue caballito de batalla de tu primer gobierno y ahora, mutis. Y el problema sigue allí.
– Derechos Humanos: Se que el tema te incomoda, pero, si tu partido fue el único que fijó posición institucional sobre el Informe Final de la Comisión de la Verdad, ¿por que no pusiste nada sobre el cumplimiento de sus recomendaciones? ¿No será porque no quieres pelearte con Giampietri?
– Explícame bien como se come eso de “Sierra Exportadora”. Porque los pisos ecológicos de la sierra (lease, nuestra abrupta geográfica o las 8 regiones naturales del Perú, Pulgar Vidal dixit) hace imposible que el mismo plan exportador de la Costa lo apliques en los Andes.
– ¿Qué porcentaje del presupuesto vas a dar al Ministerio de Trabajo? Pregunta clave para ver si es real tu compromiso con la defensa de los derechos laborales.
– ¿Tienes algún plan para reformar la Justicia o será lo mismo que en el primer gobierno, es decir, jueces cantando la Marsellesa? ¿De tenerlo, cuales serían tus primeras medidas?
– ¿Te vas a enfrentar al SUTEP y sí aplicarás la evaluación a los maestros, o pretenderás que sigamos con la peor educación de América Latina?
– Una de las pocas cosas que hiciste bien fue unificar a la Policía. ¿Impulsarás su reforma y que medidas concretas tomarías?
– Preséntame a tu equipo económico, que sea de confiable para arriba. Y, además, ¿podrías jurar ante la Biblia que no intervendrás en el manejo económico?
– Misma pregunta que a Ollanta: ¿Vas a impulsar la extradición de Fujimori? Otro que fue bien tibio. Acuerdate cuando quisieron secuestrarte con un par de tanques en la puerta de tu casa.

Pregunta final, esta para ambos: Expliquenme de que manera cumplirán con el compromiso de incrementar el presupuesto de los sectores Educación y Salud y como mejorar el manejo de los programas sociales. Pregunta clave para un país con 54% de pobreza.

Esperamos que el domingo, por lo menos algunas de las preguntas que hemos hecho con algo de sarcasmo y sorna, pero con mucho de verdad en el fondo, puedan ser absueltas. De lo contrario, nos conformaremos con ver una hora y media de puyas, cabes e insultos, como en el resto de la campaña. Ojala cumplan con el país.

El lunes comentaremos que tal fue el esperado debate.

SE PUEDE FUGAR

Controvertida decisión da libertad provisional a Fujimori.

Hace unos cuantos minutos la Corte Suprema de Chile otorgó libertad provisional a Alberto Fujimori, el ex dictador peruano que viene enfrentando un proceso de extradición en el país del sur.

Esta orden implica que Fujimori, previo pago de una fianza, pueda salir de la Escuela de Gendarmería de Santiago de Chile, para trasladarse a una cómoda residencia en la zona de Las Condes (equivalente a Casuarinas o a La Planicie). La Corte dictó orden de arraigo, que implica que Fujimori debería quedarse en el país para continuar con su proceso de extradición en curso.

La Corte Suprema chilena consideró que no existía peligro de fuga, por lo que procedió a otorgarle el beneficio correspondiente.

Sin embargo, discrepo abiertamente de la posición de la Corte mapochina. Sí existe peligro de fuga, debido a los antecedentes de Fujimori. Recordemos que en noviembre de 2000, siendo Presidente de la República, aprovechó un viaje a la cumbre de la APEC en Brunei para luego irse a Japon y ampararse en su nacionalidad japonesa. Asimismo, aun queda por aclarar su misteriosa llegada a Chile, en avión privado y sin que pudiera ser detenido por las autoridades migratorias a su arribo al aeropuerto.

Como recordamos, Perú reclama la extradición de Fujimori por varios delitos. Los principales están vinculados a violaciones de los derechos humanos cometidas durante su gobierno, sobre las cuales existen pruebas de su conocimiento y consentimiento, dadas por ex integrantes del escuadrón de la muerte “Colina” y por el informe final de la Comision de la Verdad y Reconciliación.

Asimismo, Fujimori tiene acusaciones por delitos vinculados con enriquecimiento ílicito, malversación de fondos públicos y corrupción. De acuerdo a historiadores y expertos en el tema de corrupción, la década fujimorista fue el periodo donde se registró mayor corrupción estatal durante la historia republicana peruana.

Si bien el proceso de extradición continuará su curso y muy probablemente culmine de manera favorable para los intereses del Perú y de la lucha contra la impunidad, sin duda, esta decisión puede poner en peligro lo avanzado, pues Fujimori podría fugar al Japón.

Estemos alertas.

UPDATE: Se viene un gran descontento en Chile. El 93% de chilenos está a favor de la extradición, según últimas encuestas. Los mismos periodistas están indignados con la irrisoria fianza que se ha puesto para la libertad de Fujimori (US$ 2,830).

UPDATE 2: A las 3:00 p.m. Fujimori salió campante de la Escuela de Gendarmería. A las 4:30 habrá movilización de rechazo a esta decisión frente a la Embajada de Chile (Cuadra 7 de la avenida Javier Prado Oeste).

(Foto: Agencia EFE)