HUMALISMO UNIDO ¿JAMÁS SERA VENCIDO?

Las locuras y extravíos que pueden sacar a Humala de la carrera

Hasta el momento, Ollanta Humala había conseguido morigerar en algo su discurso radical y permanecer indemne ante las acusaciones.

Por un lado, había convocado a cuadros técnicos de cierto prestigio (Gonzalo García Nuñez y Félix Jiménez) y había presentado un Plan de Gobierno que, sin dejar de ser radical en algunos aspectos (como convertir en empresas mixtas a las empresas privatizadas o cambiar la Constitución) había morigerado sus apetitos radicales e, incluso, se dio el lujo de respaldar el trabajo de la Comisión de la Verdad y Reconciliación.

Por otro lado, las múltiples denuncias en su contra le crearon una imagen de víctima, lo cual, en nuestro país, le da un plus, pues nuestra idiosincracia hace que nos identifiquemos con aquel que parece más débil. A ello se suma la poca cultura proclive a la protección de los derechos humanos en nuestro país, pues Humala habría tenido que renunciar a su candidatura por las denuncias sobre torturas y ejecuciones extradiciales, que en cualquier lugar del mundo que se precie de ser garante de los derechos fundamentales habrían generado una descalificación moral del candidato. Sin embargo, como en el Perú aún existe el sentido común de que para vencer a los terroristas eran necesario violar derechos humanos – sin importar el costo de vidas y familias destrozdas, además de ser, en términos prácticos, una insensatez – el efecto teflón de Humala permanecía indemne ante cualquier crítica.

Sin embargo, un fantasma se cierne sobre la candidatura de Ollanta Humala: su familia.

Ayer vi los programas de televisión y no me sorprendió escuchar a Antauro Humala, en medio de su aparatosa salida a un hospital, cuando señalaba que Ollanta – a quien había criticado por su entorno y “desviación ideológica” – sería el próximo Presidente del Perú. Lo mismo han señalado sus padres, verdaderos forjadores de un clan con ideas trasnochadas y que han preparado a sus hijos para gobernar al país. A su estilo, claro.

Y es que, a pesar de los matices que quieran darse, los hermanos Humala parten de la misma corriente de pensamiento: el nacionalismo. Que no es otra cosa que echarle la culpa a los demás de los problemas nacionales, para luego encerrarnos en nosotros mismos y salir adelante como una autarquía. Lo contradictorio del tema es que generan más discriminaciones de las que dicen combatir (contra los homosexuales, los ricos, los blancos, los defensores de derechos humanos) y se alian con países cuya política exterior busca que otros países se sumen a sus ideas para así controlarlos (Cuba y Venezuela). Es un proyecto autoritario, no solo porque propongan una Asamblea Constituyente o el cierre del Congreso, sino porque el poco respeto a las diferencias es en sí mismo muestra de una cultura autoritaria.

Y para confirmar esta impresión, de mera casualidad sintonicé una radio local donde el patriarca del clan, Issac Humala, señaló, sin que se le inmutara la voz, que de llegar al gobierno amnistiarían a Abimael Guzmán y a los miembros de Sendero Luminoso, pues – y cito aqui las declaraciones textuales – “el senderismo ya no es peligro. Está derrotado”. Y con relación al MRTA, manifestó que “El MRTA ya no es un peligro político. El señor Polay ya no es un delincuente común, es un delincuente político y debe salir. No hay razón”.

Parece que el señor Humala se olvida que Abimael Guzmán y el grupo de fanáticos que lo acompañó en su sangrienta aventura desencadenaron un conflicto armado interno que nos costó a los peruanos más de 69,000 víctimas, cuantiosos daños materiales, el debilitamiento del sistema democrático y la violación sistemática y generalizada de los derechos humanos, que en el caso de Sendero Luminoso alcanzó niveles lindantes con el genocidio. A la persona que dio la orden para masacrar campesinos en Lucanamarca, para eliminar ronderos en diferentes zonas del país, a quien ordenó poner los coches bomba en Tarata, a quién mandó matar a María Elena Moyano, Bárbara D’Acchille, Orestes Rodríguez, quien atentó contra Domingo García Rada y quien pretendió dominar el campo a sangre y fuego no se le puede dar una amnistía. Con la misma energía que nos oponemos a cualquier intento de impunidad que favorezca a los miembros de la Fuerza Armada y la Policía Nacional, estamos en contra de una amnistía en favor de los cabecillas de Sendero Luminoso, quienes, curiosamente, propugnan dejar las armas a cambio que se les deje libres.

Y en el caso de Víctor Polay, si bien parece haber mostrado cierto arrepentimiento por sus demenciales acciones, no es posible el perdón para quien ponía coches bomba, secuestraba comisarías, mandó asesisnar a Enrique Lopez Albujar y secuestraba personas en las terroríficas “cárceles del pueblo”. Las víctimas de estas violaciones a los derechos humanos merecen reparación y una de dichas formas es aplicando la justicia, con respeto al debido proceso, pero aplicando la ley con toda severidad.

De esta manera, el proyecto humalista muestra su verdadera faz: la de avalar asesinatos y masacres (en las que están involucrados algunos de los integrantes de este clan familiar), en promover el odio como doctrina, en dejar de lado los principios de mercado de la economía.

Así, me ratifico en la posición que diera en diciembre último: rechazo la candidatura de Humala. Espero que los lectores de esta columna elijan entre una alternativa democrática seria y responsable, pues, a pesar de las discrepancias que se puedan tener con ellos, Lourdes Flores, Alan García, Valentín Paniagua, Susana Villarán, Javier Diez Canseco, Alberto Borea, Humberto Lay, Natale Amprimo y Jaime Salinas representan opciones que postulan cambios dentro de los lineamientos de un Estado Democrático de Derecho.

Un autoritarismo violento, retardatario en sus propuestas y vulneratorio de los derechos humanos, no es lo que quiero para mi pais. Espero que el 9 de abril votemos a conciencia, a pesar que la esperanza de que ello ocurra se desvanezca por momentos.

One thought on “HUMALISMO UNIDO ¿JAMÁS SERA VENCIDO?

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s