NO, VALENTIN, MUERTITO NO VALE, VALENTIN


Me encuentro dentro del importante porcentaje de peruanos que valora el importantye esfuerzo realizado por Valentín Paniagua al frente del gobierno democrático de transición que permitió la entrada del Perú al tercer milenio en un ambiente democrático, de combate a la corrupción y de lucha contra la impunidad.

Sin embargo, el prestigio ganado por Paniagua no le ha servido de mucho hasta el momento para remontar su cuarto puesto en las encuestas, ni la sensación que su candidatura hasta el momento no levanta vuelo.

Para muchos analistas, Paniagua tuvo un gran momento de indecisión luego de renunciar a la Presidencia de Acción Popular. Lo que fue un intento de desmarque de su partido de origen para un esfuerzo de concertación más amplio culminó en una alianza de 2 partidos de centro con un grupo de tecnócratas independientes.

La alianza con Somos Perú y la Coordinadora Nacional de Independientes también le ha sido contraproducente en cierto modo. Si bien no hay cadáveres en política, para muchos Alberto Andrade “ya fue”, además que el líder de Somos Perú no logra proyectar una dimensión (política) nacional. Por su parte, Kisic le aporta los cuadros técnicos necesarios para armar un plan de gobierno consistente (en efecto, el plan de Paniagua lo es), pero no le da la empatía con los sectores populares. Quizás Paniagua hubiera ganado algo más de presencia social con Susana Villarán y Yehude Simon, pero eso sería hacer política ficción.

La audacia no es el juego de Paniagua. Sus maneras de caballero señorial de los años 50 nos recuerdan nostálgicamente a nuestros mejores catedráticos o a personas a las cuales valía la pena escuchar, pero no despierta pasiones, ni adhesiones grandes. Más aún, se le encasilla dentro de la llamada “clase política tradicional”, aquella que para la gente no podrá resolver sus problemas inmediatos, que habla demasiado de democracia e instituciones que para la mayor cantidad de personas en nuestro país son extraños o lejanos.

Lo único que le queda a Paniagua para remontar en los 70 dìas que quedan de campaña es ser más audaz. Nadie le pide que deje de ser el hombre honesto e íntegro que es, pero sí que de, alguna forma, logre el clic con la población que requiere para volver a Palacio de Gobierno. Aunque, si perdiera, no dejaría de ser la voz prudente de un ex presidente de quien, como dijimos al inicio, muchos guardamos un buen recuerdo.

(Foto: La República)

One thought on “NO, VALENTIN, MUERTITO NO VALE, VALENTIN

  1. 95% de acuerdo contigo. Además el Dr. Valentín Paniagua me parece que sería un Presidente de lujo… Sin embargo, lamentablemente en los últimos tiempos los peruanos parecemos tener una extraña tendencia a votar autodestructivamente por personajes de dudosas cualidades -por decir lo menos- llámense Garcia, Fujimori, Toledo… ¿Ahora quién seguirá?… ¿o como pueblo tendremos precisamente en el momento final aunque sea un breve instante de lucidez y haremos un voto inteligente y responsable esta vez? ¿qué opinas?

    Me gusta

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s