NO HAN APRENDIDO NADA

Para los políticos, empresarios y militares peruanos, los derechos humanos siguen siendo una cojudez.

Hace unos pocos días, lamentábamos la inclusión en la plancha del Partido Aprista Peruano del almirante Luis Giampietri, procesado por su participación en la Matanza del Frontón en 1986 (durante el gobierno de Alan García) y uno de los principales de la campaña de “satanización” contra la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR). Hoy debemos lamentar que el grueso de la clase política, empresarial y militar no hayan aprendido las lecciones de la década pasada.

En las últimas horas, el congresista Luis Iberico, candidato a la segunda vicepresidencia de la República por el FIM, ha señalado que varios oficiales de las Fuerzas Aramdas y la Policía Nacional vienen siendo “injustamente procesados” en el Poder Judicial, por haber combatido al terrorismo y devuelto el orden al país. Ha indicado, además, que la apertura de procesos penales le ha restado ganas a las Fuerzas Armadas de combatir a la subversión.

Como “solución” a este problema, Iberico señala que para que las Fuerzas Armadas y Policiales, quienes deben combatir ahora a las columnas senderistas que aun quedan, vuelvan a tener capacidad de combate, es necesario plantear una Ley de Amnistía en favor de militares y policías que sean “indebidamente procesados”, nombrando para ello una Comisión especial que evalúe cada caso.

Esta posición ha sido rápidamente respaldada por Arturo Woodman, candidato a la primera vicepresidencia por Unidad Nacional. Woodman ha sido – junto a buena parte del empresariado, comunicado de la CONFIEP incluido – un detractor de la CVR en lo que se refiere a su evaluación sobre el rol cumplido por las Fuerzas Armadas. Los empresarios siguen tomando en cuenta como visión del orden las bayonetas y evitar cualquier protesta social, o que cualquier foco de rebelión solo puede ser combatido a sangre y fuego.

Pero Woodman no es el único personaje de Unidad Nacional a favor de la medida. También Luis Castañeda, alcalde de Lima, ha hecho suya esta propuesta. Castañeda fue un detractor del Informe Final apenas salió, sin siquiera leerlo. Si sumamos a Rafael Rey, detractor y denostador de todo lo que sea derechos humanos (admirador confeso del almirante Emilio Massera, uno de los ejecutores de desapariciones durante la dictadura militar argentina 76-83), toda Unidad Nacional está alineada en este tema. ¿Qué dirán Lourdes Flores y Antero Flores – Araoz, quienes votaron en contra de la ley de amnistía de 1995?

En congruencia con su candidato a la vicepresidencia, el congresista aprista Luis González Posada (para mayores señas, cuñado de Juan Velasco Alvarado), ha señalado que el APRA apoyaría esta iniciativa, pues, en su opinión la amnistía sería una solución política que “corregiría una injusticia con los militares que lucharon contra el fenómeno terrorista”. ¿Alan García habrá dado su venia? Muy probablemente, si consideramos la plancha presidencial que tiene y las denuncias por violaciones a los derechos humanos que aun carga como pasivo.

Iberico ha soltado esta propuesta con el amen de su líder Fernando Olivera, quien ha señalado que esta propuesta debe someterse al Consejo de Estado, entidad que agrupa a los tres poderes estatales y a los principales organismos constitucionalmente autónomos.

Paniagua, fiel a su costumbre, no ha dicho nada. Pero esta vez su silencio no responde a una táctica electoral, sino a su fastidio frente a como la CVR dejó mal parado al gobierno de Acción Popular. Del Presidente de la transición solo queda el renombre, pues los votos los sigue perdiendo día a día.

Humala tampoco ha dicho nada. Pero su opinión ya la adelantó en el programa “Dos Dedos de Frente”, donde mencionó que se estaba “persiguiendo” a las Fuerzas Armadas de manera indebida.

Como vemos, un frente amplio que abarca, con declaraciones y silencios, a varios personajes importantes de la política peruana, del empresariado y que refleja el sentir de los cuarteles.

Sin embargo, por más que exista cierto consenso entre ellos, debemos decirles que incurren en un grave error.

Se olvidan que las leyes de amnistía consagran la impunidad, pues evitan que aquellas personas que cometieron crímenes de lesa humanidad puedan ser procesadas. Vulneran los tratados internacionales sobre derechos humanos, en particular, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, tal como lo ha declarado la Corte Interamericana en su sentencia sobre el caso “Barrios Altos”. Así pues, de adoptarse la amnistía, esta no tendría efectos prácticos, ya que una corte internacional podría declararla sin efectos, tal como se hizo antes.

Por otro lado, el dolor de las víctimas de las violaciones a los derechos humanos es ignorado de la manera más triste por quienes dicen ser la clase dirigente del país. Los mismos problemas que detectó la CVR – la exclusión, la falta de oportunidades, el racismo, la discriminación y el abandono de la sierra y selva peruanas – se ponen de manifiesto con propuestas como estas, que dejan de lado la necesidad de justicia que tiene la población. A lo largo de este año, desde este pequeño espacio, hemos tratado de sensibilizar a los lectores de esta columna sobre este tema. No sé si habré cumplido el objetivo. Lo que es cierto es que los poderes políticos y económicos no les importa el tema, espero que por lo menos alguno de mis lectores pueda haberse sensibilizado y comprendido que el habitante del ande, de la amazonía, del asentamiento humano es tan peruano como aquel que vacaciona en Asia, que compra libros en el Jockey Plaza, que tiene la suerte de estudiar en una universidad como la Católica o la de Lima.

La propuesta de Iberico tiene, además un error puntual: ¿Cómo identificar a quienes son “injustamente procesados” ¿Qué criterios se utilizarían para determinar cuando un caso puede judicializarse o cuando no? Creemos que esta es una tarea que compete estrictamente a la justicia, es decir, al Ministerio Público y al Poder Judicial, por lo que creemos que deben seguir adelante los procesos. Dicho sea de paso, en los procesos penales contra los militares que habrían violado los derechos humanos no se han vulnerado las garantías del debido proceso. Es más, avanzan a un rítmo bastante lento.

Como lo hemos mencionado en ocasiones anteriores, la CVR reconoció el heroísmo y el sacrificio de miles de sus hombres en la lucha antisubversiva, brindó homenaje a las víctimas integrantes de los institutos armados, indicó que fue la labor de inteligencia y la acción coordinada con la población (en especial, con las rondas urbanas y campesinas) la que permitió los grandes avances en la lucha antiterrorista. Pero también señaló que hubo oficiales violadores de los derechos humanos, que deben ser sometidos a juicio por los crímenes cometidos, pues la impunidad no servirá de nada ni para la democracia, ni para las víctimas que reclaman justicia en cada uno de sus casos. De manera tal que la moral de las FFAA y la Policía no se verá afectada. Todo lo contrario: allí estarán sus victorias, sus aciertos y también sus errores, de manera tal que la historia les dará las lecciones necesarias para ello.

No se puede poner como excusa para la amnistía lo que a todos luces es un chantaje: combato la subversión, a cambio de impunidad. De darse una norma como esta no solo el Congreso se desprestigiaría, sino también el propio sistema democrático, que llegaría a transar con aquellos que vulneraron los derechos humanos de la población cuyos derechos tiene el Estado la obligación de proteger.

Es hora de movilizarnos para parar esta iniciativa. Es cierto, son fechas de fin de año, en las que todos estamos en otra cosa y pensando en como armar la gran juerga para recibir el año. Yo también lo haré. Pero creo que los peruanos de buena voluntad no podremos dormir tranquilos si no detenemos el error que podría cometerse. Apelamos también a aquellos congresistas decentes que aun quedan en el edificio de la Plaza Bolivar, pero sobre todo, a aquellos que llamaron a la dictadura, dictadura, al crímen, crímen, a quienes no tranzaron con Sendero, a quienes luchan todos los días por hacer de este país un lugar mejor.

Por un país sin impunidad, en verdad, justicia y reconciliación.

Esperando un mejor año (y un voto reflexivo el 9 de abril), volvemos el próximo año.

Advertisements

UNA REFLEXION EN NAVIDAD

Si algo contribuye a procurarnos un poco de alegría en nuestras vidas, son sin duda: “los regalos”…
Y creo que muchas veces hemos pensado en términos de “cosas” para regalar.
Olvidamos tal vez que todo hombre es un regalo.
Un regalo para alguien, pues fuimos creados para entregarnos mutuamente los unos a los otros.
Algunos nos vienen magníficamente envueltos, otros en papel ordinario, pero sigue siendo cierto que lo más importante no es el aspecto físico ni la envoltura sino lo que hay dentro…

Nosotros, como los niños, fácilmente nos equivocamos pensando que el regalo de más tamaño o mejor envuelto es el mejor. Hay regalos a quienes el correo de la vida ha golpeado y cuyo embalaje da pena, pero lo más valioso sigue siendo lo que está dentro y, en definitiva, el hecho de ser regalos.

Hay regalos que se hacen esperar, como se espera un amigo o al hijo que un día vendrá. A veces los regalos son difíciles de abrir. No quieren ser desgarrados en su envoltura, anhelarían irse abriendo con la ilusión y el respeto de los grandes misterios o quizá se tenga miedo que una vez abierto no sea recibido…Por eso todo regalo debe darse en la esperanza de ser aceptado y en la confianza de ser bien acogido.

¡Soy una persona: soy, pues, un regalo!

Un regalo, primero, para mí mismo, que debo ir abriendo a pocos y con ilusión. Mi envoltura (aunque de alguna mportancia) no es lo primordial. ¿He mirado ya dentro de mi embalaje? Tal vez no quiera ser el regalo que soy…

¿Cuántas veces preferí abrir o que se me deje abrir otros paquetes de regalo y el mío no lo dejo abrir por nadie? … para muchos, es cierto, seré una envoltura andando…un regalo que no llega a nadie…

Todo encuentro humano es siempre un intercambio de “regalos”. No temas dejar romper tus primeras envolturas, porque el interior nunca se agota y se puede renovar siempre.

La amistad es un regalarse, de persona a persona, tal vez bajo expresiones y signos diversos, pero en definitiva entrega de un yo a un tú, tal como es cada uno…

Yo quiero ser “un buen regalo” y recibir muchos “regalos”.

FELIZ NAVIDAD

P.D.: Esta columna regresará el 26 de diciembre

CONTRA EL OTRO SENDERO

Planteando el final de la lucha contra el terrorismo

Las primeras palabras de esta columna van para las familias de los 8 policias que fallecieron en cumplimiento de su deber, víctimas de una emboscada de Sendero Luminoso. Estas muertes impactan solo por el hecho o la forma en como ocurrieron, también lo hacen porque la mayoría de peruanos habíamos olvidado lo que significaba que uno de nuestros compatriotas fallezca a manos de Sendero Luminoso.

Lo hemos dicho en otras oportunidades y lo diremos ahora: el proyecto político de Sendero Luminoso y sus acciones son contrarias al orden democrático, vulneran los derechos humanos y deben ser controladas lo más pronto posible. No puede ser posible que un grupo minúsculo de personas siga poniendo – en menor medida que antes, es cierto – al país en una situación de zozobra.

Pero para ello urge tener un plan concreto de acciones con el fin de acabar con Sendero Luminoso.

En primer lugar, debe señalarse que el PCP-SL de hoy no es el mismo de hace unos años: ideologizado, con bases en todo el territorio nacional y en busca del poder. Hoy lo que SL busca es sobrevivir en su actividad, seguir presente en el ambiente político peruano, pero ya sin las tesis de Guzmán, sino convirtiéndose en el guardían de narcotraficantes y traficantes de madera en las zonas del Alto Huallaga y del valle del Rio Ene.

Deberá precisarse, además, la exacta dimensión de las vinculaciones entre Sendero y el narcotráfico, con el fin de atacar a ambos flagelos, pero colocándolos en su justa dimensión, de manera tal que no se produzca una “colombianización” de la selva peruana.

El combate al terrorismo debe plantear una estrategia clara, con una conducción política central y que combine fuerzas de la Policía y de las Fuerzas Armadas. Ello no implica que se deba dar “carta blanca” a los militares para que se vulneren los derechos humanos de la población con la aplicación de políticas de tierra arrasada, sino poner en práctica aquello que nos hizo derrotar a SL: trabajo conjunto con la población civil y acciones de inteligencia para detectar al enemigo.

Este hecho, lamentable por cierto, no nos debe hacer caer en el error de considerar que los derechos humanos son incompatibles con la lucha contra el terrorismo. Antes bien, el respeto a los derechos de la población brinda la legitimidad al estado democrático para combatir a las lacras que la quieren derribar.

Urge, finalmente, poner en práctica las recomendaciones del Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. No solo por un acto de justicia y reparación a las víctimas. También porque le quitarán base social a proyectos como el senderista o a aquellos que desde el autoritarismo desean ganar a costa de dividir a los peruanos.

La tarea que hoy tenemos la debemos emprender todos los peruanos. Y la debe comenzar este gobierno, de lo contrario, quien asuma el 28 de julio de 2006 tendrá un presente griego entre manos.

EN EL FRONTON, HERMANOS

Disquisiciones sobre verdad, reconciliación, aprismo e impunidad

Tal parece que nuestros amigos del Partido Aprista no han leido o han leido mal el Informe Final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación. Porque resulta una provocación para las víctimas de la matanza de los penales el hecho que el almirante Luis Giampietri sea el candidato a la primera vicepresidencia acompañando a Alan García.

Giampietri, no lo olvidemos, fue el comandante del operativo para debelar el amotinamiento de presos senderistas en el penal “San Juan Bautista”, ubicado en la isla El Frontón. Este debelamiento se inició con un combate con los presos que mantenían armas en sus poder. Sin embargo, luego de reducir a los comabitientes y cuando ellos se encotnrabn rendidos, se produjeron las ejecuciones extrajudiciales (léase, asesinatos por la espalda) de varios de los amotinados). Por estos hechos Giampietri viene siendo procesado en el Poder Judicial, hecho que, sin duda alguna, incomoda al almirante.

Pero Giampietri no solo se defiende a través de sus abogados, sino que utiliza el espacio que le da el diario “La Primera” para escribir cosas como estas:

Sendero ha promovido como medio de acción directa en sus fines a la Comisión de la Verdad, iniciativa de Abimael, apoyado por la izquierda huevera y las ONG Justicia Viva, IDL y otras organizaciones de derechos humanos vigentes en el Perú y el extranjero. Inexplicablemente están siendo apoyados económicamente por el gobierno norteamericano a través del Usaid. Estas organizaciones han reemplazado a las de “abogados democráticos” en sus funciones, dirigiendo y coordinando las defensas y acusaciones de los terroristas a las Fuerzas Armadas“. (20/05/2005).

Con este conocimiento, resulta difícil entender cómo es que fiscales y jueces no han tomado en cuenta hasta ahora la existencia de una amnistía dada por la ley 26479, vigente desde 1995, que comprende a todo el personal militar en situación de actividad o retiro que se encuentre investigado, denunciado, encausado, procesado o condenado por los hechos derivados u originados con ocasión o como consecuencia de la lucha contra el terrorismo, y que pudieran haber sido cometidos en forma individual o grupal; desde mayo de 1980 hasta el 1 de junio de 1995 (fecha de promulgación de esta ley)”. (05/08/2005).

Giampietri no entiende, no quiere entender o se hace el loco, sobre lo siguiente:

1. Como lo mencionó el informe final de la CVR, los principales responsables de la violencia fueron Sendero Luminoso y el MRTA. De eso no hay duda y se dieron las cifras pormenorizadas, pues el número de víctimas fue mayor al que conocíamos, del cual más de la mitad se deben a ambos grupos. Su condena al accionar de SL y del MRTA fue clara, calificándolos grupos terrorista, con tendencias genocidas y violadores de los derechos humanos, señalando que, dadas sus estructuras verticales, los principales líderes de estas organizaciones eran responsables directos de los crímenes cometidos. Más aún, ni Abimael Guzmán ni terrorista alguno perteneciente a la cúpula senderista que siga la línea de este sujeto ha querido dar su testimonio ante la opinión pública. Ellos no quisieron “legitimar” a la CVR, pues saben que su informe los condenó ante la historia y ante el país como causantes de la violencia sufrida en los 80 y 90. Por ello es que Salomón Lerner Febres, ex presidente de la CVR, mencionó su oportunidad que “Guzmán debe aclarar al país porque se ha negado a dar su testimonio”. Señalar que la CVR sirvió a Sendero es la demostración de ignorancia o prejuicio sobre este tema.

2. La Ley de Amnistía fue declarada inaplicable por la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Barrios Altos en el año 2001. En una sentencia aclaratoria, la CIDH señaló que la inaplicabilidad era para todos los casos de violaciones a los derechos humanos, ya que dicha norma era contraria a la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Esta sentencia ya ha sido tomada en cuenta por los fiscales y jueces que vienen investigando dichos crímenes.

3. Y para que le quede más claro al almirante, las matanzas no acabaron con el terrorismo. Todo lo contrario, el accionar de los grupos terroristas aumentó y, más aún, en lo que constituyó un grave error estratégico (además de la violación de derechos humanos), se puso a la población civil en contra de los militares, pues los campesinos eran víctimas de 2 fuegos: los terroristas y los sinchis (militares y policías).

Pero el “velo de ignorancia” no solo es patrimonio del ex oficial de marina. Sus ahora compañeros de ruta electoral también cometieron los mismos errores de apreciación en otros temas vinculados a la violencia que azotó nuestro país durante 20 años. En el documento “El APRA y la Comisión de la Verdad” (para los interesados en verlo completo, chequeen la página web del APRA http://www.apra.org.pe) se señalan cosas como las siguientes:

El APRA, sin embargo, muestra su extrañeza frente al hecho de que el informe de la CVR haya calificado el accionar de las Fuerzas Armadas como una práctica sistemática y generalizada de violación de derechos humanos. Creemos que no ha sido así.

No se puede confundir las transgresiones y violaciones de los derechos humanos, como algunos asesinatos execrables, las torturas y las violaciones de mujeres campesinas, como si fuera una acción sistemática, es decir, planificada y ordenada por la superioridad y el Estado. Los hechos denunciados deben ser investigados y sancionados como casos concretos y particulares“.

A diferencia de la responsabilidad penal que la CVR señala en el caso de Fujimori y de su gobierno, precisa que el PAP sólo tiene responsabilidad política.

Pues bien, las responsabilidades políticas las sanciona y las redime el pueblo. Toda responsabilidad política se asume ante él, puesto que no es jurídicamente condenable, aunque obligue, como el aprismo lo reconoce, a una autocrítica colectiva y democrática.

El pueblo pudo haber castigado al PAP en las elecciones del 1990, de 1995, y del 2000 pero ya lo ha redimido plenamente en las elecciones del 2001 y del 2002“.

Bueno, algunos puntos que aclararles a los compañeros:

1. La CVR reconoció el heroísmo y el sacrificio de miles de sus hombres en la lucha antisubversiva, brindó homenaje a las víctimas integrantes de los institutos armados, indicó que fue la labor de inteligencia y la acción coordinada con la población (en especial, con las rondas urbanas y campesinas) la que permitió los grandes avances en la lucha antiterrorista. Pero también señaló que hubo oficiales violadores de los derechos humanos, que deben ser sometidos a juicio por los crímenes cometidos, pues la impunidad no servirá de nada ni para la democracia, ni para las víctimas que reclaman justicia en cada uno de sus casos. De manera tal que la moral de las FFAA y la Policía no se verá afectada. Todo lo contrario: allí estarán sus victorias, sus aciertos y también sus errores, de manera tal que la historia les dará las lecciones necesarias para ello. Y sí, en algunos lugares y momentos las violaciones a los derechos humanos cometidas por las Fuerzas Armadas fueron sistemáticas y generalizadas.

2. Con respecto al APRA, es claro que hay fantasmas en el closet que los compañeros más cercanos a Alan García quieren ocultar. Dos casos en particular los asustan: la Matanza de los Penales y los hechos cometidos por comandos paramilitares presuntamente vinculados con Agustín Mantilla. Hagamos algunas precisiones. Lo ocurrido en los Penales en 1986 es algo condenable. Nos queda claro que hubo en algunos casos enfrentamientos duros con terroristas amotinados. Pero en otros casos hubo ejecuciones extrajudiciales. Son esas ejecuciones las que hay que investigar. En el caso de los comandos paramilitares, al menos para nosotros nos queda clara su existencia y su vinculación con Agustín Mantilla, pero creemos que las investigaciones deben profundizarse. Por lo que los miembros del APRA deben entender que hay muchas cosas que aclarar.

3. Somos de la opinión que Alan García debiera aclarar sus acusaciones sobre violaciones a los derechos humanos. Ello le haría bien a la salud moral del país y del propio Partido Aprista. Y si García es hallado responsable, deberá responder ante la justicia por los hechos cometidos, que, de existir, no debieran manchar la historia del partido más antiguo del país.

Es por las razones antes expuestas que, adelantando opinión de nuevo, lo más probable es que este columnista no vote por Alan García. Dice bien el dicho, “por sus obras los conocereís”. Pues bien, el camino señalado por AGP y su plancha incide en un solo lema: en el Fronton y en la impunidad, hermanos. Y eso no se condice con un postulante a la Presidencia de un país que sigue viviendo con la violencia a flor de piel.

¿LE ALCANZARA LA GASOLINA HASTA ABRIL?

Los problemas de Lourdes Flores

Si vemos las recientes encuestas, la favorita para ganar las próximas elecciones presidenciales es Lourdes Flores. Sin embargo, no tiene el triunfo asegurado, no solo por la competencia dura que tendrá en sus oponentes, sino por sus propios demonios y por la percepción que tienen los electores sobre ella.

Siendo objetivo, el discurso que maneja Lourdes Flores es bastante articulado. Intenta mezclar una imagen de disciplina económica, con seguridad y énfasis en algunos programas sociales. Su exposición en CADE tuvo ese sello y causó buen impacto.

Además del discurso, Lourdes proyecta una imagen de liderazgo, constancia y perseverancia en sus ideas. El hecho de ser mujer la beneficia, pues es percibida por la población como eficiente y honesta, cualidades que con más reconocidas en las personas de género femenino.

Sin embargo, Lourdes aun no puede remontar la imagen de candidata de los sectores más privilegiados y eso puede ser un escollo muy duro para su postulación y sus opciones.

Como bien sabemos, si bien la población tiene claro que es necesario tener inversiones para generar trabajo, se percibe a los empresarios peruanos – en particular a aquellos que se encuentran agrupados en torno a la CONFIEP – como preocupados meramente de sus intereses de bolsillo (Dionisio Romero dixit), en busca de un nuevo Fujimori que les otorgue los mismos favores que en la década pasada – cuando se hizo tabla rasa de los derechos laborales, se les redujo impuestos y sus abogados privados eran al mismo tiempo asesores del Estado – y preocupados en reprimir la protesta social sin atacar sus causas.

De otro lado, juega en su contra el entorno conservador y poco confiable que rodea a Lourdes. Rafael Rey y José Barba Caballero, como sabemos, se han dedicado a petardear a este gobierno y a alabar al señor Fujimori, en denostar de los derechos humanos y proteger a los militares, en imponer sus ideas conservadoras sobre control de la natalidad o planificación familiar. Este entorno y las figuras señeras del PPC le dan una imagen conservadora que ahuyenta a quienes quieren cambios profundos dentro de la democracia.

Dependerá de la propia Lourdes Flores salvar sus propios errores, entornos y, sobre todo, hacer más campaña de la que viene haciendo. Se reclaman definiciones claras y hasta el momento, ella las muestra. El elector elegirá si es que esa es la visión de país que desea para los próximos cinco años.

LOS DERECHOS HUMANOS NO SON COJUDECES

En el Día Internacional de los DD.HH., un recordatorio a quienes no creen en ellos.

Se violan los derechos humanos cuando:
– Ponen un coche bomba y matan a 30 personas
– Te llega una carta bomba a tu oficina
– Dos aviones se estrellan contra un conjunto de edificios y matan a miles de personas
– Te sacan de tu universidad junto a tu profesor y otros compañeros, te matan, queman tus restos y los entierran clandestinamente.
– Te detienen por no portar documentos.
– Violan a tu madre o a tu hermana y, peor aún, el hecho no se conoce hasta después de algunos años, porque vives en provincia y no tienes acceso a los medios de comunicación
– Dejas que tu pareja te maltrate, te pegue, te manipule psicológicamente
– Compran los diarios y la televisión, para que te dejen de informar
– Compran armas antes que pensar en hacer más escuelas y postas médicas
– Invaden un país, con el pretexto de acabar con un dictador
– Se instala una dictadura, con la excusa de combatir al terrorismo o cualquier otra “justificación”
– A pesar de que seas el peor criminal, no te dejan defenderte en un juicio justo
– Te juzga un juez sin rostro
– Te torturan
– Te quitan la nacionalidad
– Se comete un fraude electoral
– Te tratan mal por ser inmigrante
– La policía te pega por ser negro, cholo, blanco, chino, hombre, mujer, opositor, gobiernista
– Algún fanático anuncia que fusilará a los que no son de determinada raza o condición social.
– Se exterminan a 6 millones de personas, con el pretexto de tener una “raza superior”.
– Matan a un rendido
– Te sacan de tu trabajo por pensar distinto que el jefe
– Te discriminan por amar a alguien del mismo sexo, o usar ese pretexto para destruirte políticamente
– No reconocen tu paternidad
– No te presentas a aclarar si violaste o no los derechos humanos
– Pides amnistía para los violadores de derechos humanos
– Dan leyes de amnistía para los violadores de derechos humanos
– Encarcelas a periodistas que piensan distinto a ti
– No permiten más de un partido político
– Presionas para que no salga una información en tu contra, a pesar de que es de interés público.
– Una banda manipula a mujeres y niños para que mendiguen por las calles de la ciudad.
– Un imprudente sube borracho a manejar su auto
– Te ponen a cumplir tu condena en una cárcel a donde tus familiares no pueden visitarte
– Encierran a un inocente en prisión.
– El profesor no enseña como debe enseñar a los alumnos
– Los maestros humillan o golpean a sus alumnos
– Hay una bronca a la salida del colegio
– Las barras bravas arman una trifulca, rompen tus lunas, roban tu cartera, tu billetera
– Desaparecen a 6 mil personas por pensar distinto
– La gente tiene que dejar el lugar donde vive a causa de un conflicto armado
– Se sentencia a alguien a la pena de muerte y cuando esta se ejecuta
– Te acosan sexualmente
– Te quitan tu propiedad privada, por no estar de acuerdo con determinada política del gobierno, o sin pretexto alguno
– Una minera o una fábrica contamina tu medio ambiente con desechos
– No te reconocen tus derechos como trabajador
– Te botan por pertenecer al sindicato de la empresa
– Te echan a la calle por estar embarazada
– Un proxeneta maneja la “carrera” de una prostituta
– Se señala que todos los musulmanes son terroristas
– Se aprovecha un estado de emergencia para hacer cualquier barbaridad
– Se bloquea una carretera como medio de protesta
– Traficas con armas para vendérselas a terroristas
– Manipulan los programas sociales con fines electorales
– No te dejan ser socia de un club por ser mujer
– Se usa la “buena presencia” como motivo encubierto de discriminación, desde el ingreso al trabajo o pasar un buen rato en una discoteca
– Censuran una película, un concierto, una obra de teatro, una manifestación cultural
– No dejan que tu hijo ingrese a un colegio por “no tener un buen apellido”, tarjetas de crédito o no pertenecer a un “buen círculo social”.
– Cobras una pensión miserable luego de 30 años de trabajo
– Te cierran tu programa de televisión por no pensar igual que el dueño o por presión del poder
– Pasan 50 años y judíos y musulmanes no logran vivir en paz
– Pagas por una casa bien construida y recibes un lugar inhabitable
– No te dan atención médica por no tener plata para pagar
– Consideran que ya no debes recibir ayuda médica porque tienes una enfermedad incurable
– Te secuestran para que permanezcas en una asociación religiosa
– En nombre de tu fe, te tratan con humillación y te dan órdenes que atentan contra tu dignidad
– No dejan que celebres los cultos propios de tu religión
– En nombre de la religión, quieran apredrearte por tener un hijo fuera del matrimonio
– Evitan que firmes para que se realice un referéndum, o impiden la realización de una consulta popular.
– Vayas a ayudar a un pueblo invadido y termines en el cementerio a causa de un coche bomba
– Te obliguen a casarte con quien no quieres
– Eviten que te asiles en otra nación, si no has cometido delitos
– Hacen que firmes cartas de sujeción a alguien o a una organización
– Entran a tu casa para registrarla, sin orden judicial
– Te detengan sin orden judicial
– Violan a un menor de edad
– Linchan a un delincuente
– Te tengan detenido largo tiempo, sin decirte la causa por la que te acusan
– No presuman tu inocencia hasta que se demuestre lo contrario.
– Un grupo de compatriotas inicie una guerra contra la sociedad
– Las fuerzas de orden que están destinadas a cuidarnos vulneran nuestros derechos
– Se consagra la impunidad, demorando los juicios por violaciones a los derechos humanos
– No vemos como iguales a quienes no piensan, sienten o se ven como nosotros
– Pedimos que nuestros problemas se resuelvan a cualquier costo, sin importar los derechos de los demás.
– No permitimos la educación bilingüe a quienes tienen un idioma distinto al nuestro
– Se sostiene que la lucha armada es el recurso para tomar el poder
– No se da cuenta a los ciudadanos de las acciones que se hacen en el ejercicio de un cargo público
– Tenemos ciudadanos de segunda categoría
– Enseñamos, en las escuelas a odiar a los demás, sean nacionales o extranjeros
– Te difaman en un diario
– No repares los daños cometidos por el Estado
– Dices que las organizaciones de derechos humanos son cojudeces
– Señalas que los homosexuales no están en los planes de alguna religión
– Te entierran en una fosa común
– No te dan acceso a métodos de planificación familiar
– Se hace esterilizaciones quirúrgicas forzadas
– Te hacen un “corralito financiero” y te quitan los ahorros de toda una vida
– Las cárceles se convierten en centros de hacinamiento o escuelas de delincuentes
– No te informan sobre lo que pasó con tu familiar desaparecido
– Las colas en los hospitales impiden que a tu abuelo lo puedan atender
– Te saquen en un talk show para pelearte o lamer axilas por un puñado de billetes
– Una cámara viole tu intimidad con tu pareja
– En nombre de una ideología, sea de izquierda o de derecha, condenes al hambre a un pueblo
– Das a tus clientes comida en mal estado
– Las compañías presentan publicidad engañosa y/o discriminatoria
– Roban la plata del Estado para provecho personal
– Frente a un informe que revela las peores violaciones de los derechos humanos cometidas en un país, se ataque a quienes lo trabajaron y, peor aún, se ignore y ni siquiera se lea dicho documento.

“Y es posible que los hijos puedan cambiar lo que hicimos
y la casa nunca más desaparezca”
(Fito Paez, “La Casa Desaparecida